Y su imaginario cultural



Descargar 343,71 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño343,71 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7
LA RELIGIOSIDAD EN LOS JÓVENES

Y SU IMAGINARIO CULTURAL

José María Bautista

El mundo de la religión



es un mundo de símbolos”

(J. Martín Velasco)

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN. ATERRIZAJES FORZOSOS MIENTRAS BUSCAMOS LAS ÓRBITAS 3

1. EL IMAGINARIO CULTURAL DE LOS JÓVENES 3

2. NECESITAMOS TRES TIPOS DE ALFABETIZACIÓN 4

3. BUSCAMOS LAS CAUSAS 4

4. ¿DÓNDE ESTÁ LA CLAVE? 4

5. TRES ALFABETIZACIONES PENDIENTES 5

6. ¿QUÉ ES EL UNIVERSO SIMBÓLICO O IMAGINARIO CULTURAL? 5

7. LA PASTORAL DEL UMBRAL 7

8. TRES VÍAS DE ACCESO AL UNIVERSO SIMBÓLICO DE LOS JÓVENES: 8

I. PRIMER PASO. APRENDER A DECODIFICAR: EL IMAGINARIO MUSICAL COMO REFERENTE IDEOLÓGICO Y VITAL. (ALFABETIZACIÓN SEMÁNTICA) 9

1. HOJA DE RUTA PARA ENCONTRAR LA ZONA DE DESARROLLO PRÓXIMO. 9

2. HOJA DE RUTA PARA LOGRAR UN APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO DESDE EL IMAGINARIO MUSICAL 10

3. MENÚ DE UNIVERSOS SIMBÓLICOS DEL IMAGINARIO MUSICAL 13

1. Música hip hop 13

2. Música Radical 16

3. Música Alternativa 21

4. Música Pop 25

5. Música Techno 29

6. Música Étnica 33

II. SEGUNDO PASO: APRENDER A RECODIFICAR: CÓDIGOS CULTURALES DEL IMAGINARIO GENERACIONAL. (ALFABETIZACIÓN FORMAL) 37

1. Generación S. 37

2. Generación X. 37

3. Generación Y. 37

4. Códigos formales. 37

III. TERCER PASO: APRENDER A CONECTAR: APRENDER DEL IMAGINARIO PUBLICITARIO. (ALFABETIZACIÓN PRAGMÁTICA) 37

1. Capitalismo de producción. 37

2. Capitalismo de consumo. 37

3. Capitalismo de ficción. 38

IV. CREAR UNA NUEVA RELIGIOSIDAD DESDE LOS PARADIGMAS CULTURALES DE NUESTRO TIEMPO. 38

1. El paradigma emocional. 38

2. Satisfacer la autonomía persona. 38

3. Crear virtualidades para hacer interpretaciones sistémicas. 38

4. Situar a las comunidades vivenciales e interpretativas como eje del discurso religioso. 38

5. Provocar ganancias de significatividad. 38

6. Buscar formas y colores afectivos. 38

7. Flexibilidad plurívoca y abierta. 38

8. Diversión, ritmo, sentidos, sensaciones y rituales 39

9. Encarnar en personajes 39

10. Formas extremas, polémicas, marginales. 39

11. Hacer vivenciar. 39

12. Persuadir con comunicación seductora 39

13. Intercambio simbólico 39

14. Cultura comunicativa del grupo 39

15. Contagiar estilos de vida 39

BIBLIOGRAFÍA 40



INTRODUCCIÓN. ATERRIZAJES FORZOSOS MIENTRAS BUSCAMOS LAS ÓRBITAS

1. EL IMAGINARIO CULTURAL DE LOS JÓVENES

Cuando uno quiere hacer una fotografía no puede enfocar todos los planos con nitidez, tiene que elegir. Si no elige, todos los planos salen borrosos. Por eso el objetivo de esta segunda sesión es analizar el universo simbólico de la cultura juvenil, que en adelante llamaremos “imaginario cultural”, su relación con la crisis de la religiosidad de los jóvenes y las claves de identificación que encuentran los jóvenes en la cultura y en la religión sobre las que trabajar en Pastoral.

Javier Elzo abordará el tema desde una perspectiva sociológica. A mí me toca establecer un puente para pasar de la perspectiva cultural a la perspectiva pastoral, apuntando ya concreciones y líneas actuación. Pedro José, desde un punto de vista puramente pastoral, establecerá las conclusiones más prácticas.

2. NECESITAMOS TRES TIPOS DE ALFABETIZACIÓN

"Como cristianos, tenemos que preguntarnos qué tipos de alfabetización necesitamos a principios del siglo XXI que nos ayude a entender los cambios y movimientos de nuestro mundo, a leer los signos de los tiempos y a plantear los retos adecuados." (Davey, 2003: p. 68)

La tesis que manejamos es la siguiente: para afrontar la crisis de religiosidad en los jóvenes debemos emprender tres líneas de actuación:


  1. Aprender de nuevo el alfabeto interpretativo de la “de-codificación” para aprender a percibir, para poder primero leer la realidad y después descubrir en ella los signos de los tiempos.

  2. Emprender una segunda alfabetización de la “re-codificación” para elaborar nuestros mensajes siguiendo determinados códigos formales y estéticos, que hagan que nuestro mensaje y nuestra presencia sea inteligible y sepa estar en el mundo.

  3. Emprender una tercera alfabetización de la “conexión” para saber manejar las formas y estrategias comunicativas para que sepamos persuadir a nuestro destinatario de una forma seductora y atractiva.

3. BUSCAMOS LAS CAUSAS

Proponemos esos tres retos porque vemos que no están funcionando ni los contenidos, ni las formas, ni su transmisión:



  1. Los contenidos que las instituciones religiosas y educativas están trasmitiendo no son significativos porque están alejados de los paradigmas culturales actuales.

  2. Las formas del universo religioso están muy alejadas del universo cultural de los jóvenes, están anquilosadas y son herencia de otros tiempos.

  3. La comunicación religiosa no sabe conectar con el destinatario, no es interesante, ni impactante. No ha experimentado los cambios que otros sectores de la sociedad.

En el I Congreso Nacional de Profesores Religión Juan Vecchi se preguntaba ¿cómo es percibida por el joven una religión que se identifica con el pasado y cómo es vista una iglesia dogmática, ética, jerárquica, normativa del culto en un momento en el que van ganando terreno las tendencias contrarias? (Vecchi, 1999: p. 34)

4. ¿DÓNDE ESTÁ LA CLAVE?

Nos cuesta ver que los tiempos han cambiado y ahora tenemos que mentalizarnos de que los tiempos estarán cambiando continuamente. Sin embargo las instituciones religiosas y educativas buscan seguridades por miedo a los cambios y les cuesta darse cuenta de que el río fluye y por mucho que busquen seguridades sólo lograrán aferrarse a los pedruscos del fondo del río, mientras la realidad corre a nuestro alrededor resbalándonos y siguiendo su curso.

El miedo a ser arrollados por la corriente nos paraliza.

“¿Qué le ocurre al cristianismo en esta situación? Se encuentra mal equipado. Había adquirido el estatuto dialogante con el proyecto de la modernidad cuando los vientos culturales soplaban ya en otra dirección." (Mardones, 1988: p. 154)

5. TRES ALFABETIZACIONES PENDIENTES

Estructuramos nuestra intervención en tres apartados, que son tres los pasos que en estos momentos necesitan dar nuestras instituciones religiosas y educativas:


  1. Aprender a decodificar: El imaginario musical como referente ideológico y vital. (Alfabetización semántica)

  2. Aprender a recodificar: Los códigos culturales del imaginario generacional. (Alfabetización formal).

  3. Aprender a conectar: Aprender del imaginario publicitario. (Alfabetizción pragmática).

6. ¿QUÉ ES EL UNIVERSO SIMBÓLICO O IMAGINARIO CULTURAL?

Vamos a desenredar el concepto de universo simbólico o imaginario cultural, entendido como el conjunto de procesos sociales mediatizados semióticamente que viven los jóvenes.



1) El universo simbólico es el conjunto de mediaciones por las que una persona pasa de los estadios psicológicos elementales a los superiores.

Vigotsky considera que cuando una persona sabe manejar los códigos simbólicos se encuentra en uno de los estadios más avanzados de su madurez psicológica. Señala cuatro criterios para distinguir el paso de las funciones elementales a las funciones superiores (Wertsch, 1988) (Vigotsky, 1993):



  • Paso del control del entorno al individuo.

  • Realización consciente.

  • Naturaleza social.

  • Uso de signos como mediadores.

2) El universo simbólico es el espacio donde se configura la sociabilidad del individuo.

Según Vigotsky las formas de vida social que tienen consecuencias profundas en la vida psicológica de la persona residen en las esferas simbólico-comunicativas por las que los hechos humanos producimos medios para regular el comportamiento. (Wertsch, 1988) (Vigotsky, 1993).



3) La formación de la conciencia y de la interioridad no se produce mediante la introspección, sino mediante la capacidad social y cultural de la persona (dialógica y semiótica).

Una de las más claras conclusiones que se derivan del redescubrimiento de autores como Vigotsky y Bajtin, que escribieron a principios del siglo XX, es que la formación de la personalidad tiene un carácter semiótico y dialógico. Después de Piaget los psicólogos intentaron derivar el comportamiento social del comportamiento individual, sin embargo estos dos autores rusos mostraron cómo la respuesta individual surge de las formas de vida colectiva. Mi conclusión es que la introspección no es la única vía para la formación de la conciencia y para el desarrollo de las distintas potencialidades de la persona. Vigotsky y Bajtin defendieron que para formar las estructuras interiores de la persona es necesario potenciar su sociabilidad. Se abre así un camino a nuevas asignaturas pendientes donde el "universo simbólico" se sitúa en el centro de la labor educativa.



4) El universo simbólico es la función de mediación por la que una persona construye sus esquemas de percepción y de discurso.

Según Vigotsky toda función psicológica superior ha tenido que pasar por la fase externa antes de convertirse en una función psicológica interna. De esta manera el dominio de la interioridad -que Vigotsky denomina internalización- se produce cuando existe el dominio sobre las formas de los signos externos (Wertsch, 1988, p. 81).



5) El simbólico es un tipo de conocimiento, distinto del analítico, por el que accedemos a la realidad, constituyéndola en hechos culturales desde universos de valores.

Otros autores tienen argumentos similares. Cassirer dice que la representación de la realidad -mímesis- es la función básica de la conciencia trascendental, cuyo funcionamiento puede descifrarse de forma indirecta a partir de las relaciones gramaticales de las formas simbólicas (Habermas, 1988: p. 87). Cassirer define el "universo simbólico" como la función de mediación por medio de la cual el espíritu, la conciencia, construye sus universos de percepción y de discurso (Ricoeur, 1970: p. 13). Cassirer denomina "pregnancia simbólica" a esa limitación o potencial que tiene el pensamiento por el hecho de que para actuar necesita integrar su objeto de conocimiento en un sentido. Esto es una limitación porque no podremos conocer si no es de forma hermenéutica, pero es un gran potencial porque es la conciencia humana la que representa la realidad, la realidad no puede "presentarse" ella sola (Cassirer, 1988).

G. Durand, uno de los creadores de la corriente llamada "Poética del Imaginario", hace una lectura del giro kantiano en esta misma línea. La ciencia, la moral y el arte no pueden contentarse con leer analíticamente el mundo, sino que tienen que formar un universo de valores donde el concepto ya no es un el signo indicativo de los objetos, sino una organización instauradora de la realidad. El conocimiento es constitución del mundo y la síntesis conceptual se forja por obra de la imaginación (Durand, 1971: p. 69).

M.Lipman sitúa a la "interpretación simbólica" como una de las tres funciones principales del conocimiento y por lo tanto como uno de los tres objetivos más importantes del aprendizaje, junto con la explicación científica y la pregunta filosófica (Lipman, 1998).



6) El universo simbólico tiene el poder ontológico de re-descubrir la realidad y enriquecer la comprensión de nosotros mismos.

P. Ricoeur da esta definición de símbolo: "Llamo símbolo a toda estructura de significación en que un sentido directo, primario, literal, designa por exceso otro sentido indirecto, secundario, figurado, que no puede ser aprehendido más que a través del primero." (Ricoeur, 1975: p.17). Pero el aspecto semántico es sólo el aspecto más abstracto del símbolo. La riqueza del símbolo es que aporta "universalidad, temporalidad y alcance ontológico a la comprensión de nosotros mismos" (Ricoeur, fic: 38). De forma que el "universo simbólico" sería el espacio por el que las personas nos encontramos con nuestro ser y el ser del mundo. El mayor potencial educativo y religioso que esconde el término "universo simbólico" es que es aquí donde se desarrolla el poder ontológico de la metáfora, que hace que tengamos una experiencia re-descubridora de la realidad (Ricoeur, 1980: p.15).



7) La experiencia religiosa necesita una plasmación simbólica y cultural para existir.

En otras épocas lo religioso era en un verdadero referente cultural. Su desaparición del universo simbólico actual puede explicar, en parte, la actual crisis de la religiosidad en los jóvenes.

Martín Velasco recuerda que el hombre es un animal simbólico, necesita del símbolo para vivir. Además El hombre necesita de lo simbólico para vivir y expresar lo “metaempírico”: su interioridad, la trascendencia, lo mistérico, lo cuestionante, el caos, etc. “El símbolo es una realidad compleja en la que una parte captable empíricamente hace presente otra parte de naturaleza metaempírica” (Martín Velasco, 2002: p. 168)

8) Evangelizar es una tarea de buscar umbrales al filo de las experiencias ontológicas y metafísicas.

Éste es el primer peldaño de una escalera espiritual y es un espacio privilegiado para provocar posibles saltos a una experiencia espiritual (García Baró, 1993). “Preguntarse 1 con seriedad: ¿Quién soy yo? O, de forma equivalente: ¿Qué sentido tiene mi vida? ¿Qué me cabe esperar?, es tomar conciencia de la desproporción interior en que consiste en los, del más allá de nosotros del que sufrimos, hacia el que nos orientamos, pero con el que no logramos coincidir. Es tomar conciencia de la Trascendencia que nos habita como origen y fundamento de nuestro propio ser". (Martín Velasco, 2002: p. 176).

7. LA PASTORAL DEL UMBRAL

Los jóvenes configuran sus estructuras personales, sus valores, sus criterios de decisión, el conjunto de intereses, los esquemas para satisfacer sus necesidades, sus formas de expresión y comunicación con la mediación de su imaginario cultural contenido en la música, el cine, las revistas, los programas de televisión, la ropa, etc.

Éste es precisamente el umbral de entrada para que un joven pueda experimentar a Dios. El objetivo de transmitir a Dios lo consideramos metafísico, inabordable o descarnado. El objetivo más próximo a nuestras posibilidades es atraer a los jóvenes a este umbral, verdadero campo del "juego pastoral".

El encuentro con Dios no puede ser provocado, es un camino que cada cual debe encontrar y recorrer de forma autónoma. No somos agencia de contactos. Pero sí podemos llevarles al umbral de ese camino, por ejemplo provocando ruptura de esquemas y catarsis ontológicas, tan necesarias en nuestro mundo unidimensional.

La Pastoral del Umbral no es la que da las mejores respuestas, sino la que genera preguntas. Saber preguntarse es una capacidad, como otras. Si los jóvenes no la desarrollan no están capacitados para una experiencia espiritual, que pertenece a un peldaño superior, en el aprendizaje espiritual. (Botana, 1994) (FERE, 1994, 1995).

8. TRES VÍAS DE ACCESO AL UNIVERSO SIMBÓLICO DE LOS JÓVENES:

El universo simbólico está constituido por el conjunto de manifestaciones de la cultura mediática y de la cultura de la calle que se convierten en claves de identificación y en referentes vitales. Para acceder a este universo proponemos tres vías:


  1. Acceso semántico: los plexos o conjuntos estructurados de gustos, intereses, valores y tendencias ideológicas que caracterizan a los diversos grupos de jóvenes y que constituyen las claves de identificación personal y sus referentes vitales. Nosotros hemos optado por tomar este acceso a través del "imaginario musical" como códigos ideológicos.

  2. Acceso formal: el conjunto de tendencias estéticas presentes en fenómenos culturales como el cine, la moda, las revistas, los espacios de ocio, los ídolos, etc. que ocupan los espacios culturales en el tiempo de ocio de los jóvenes. Buscaremos qué códigos generacionales están funcionando en la llamada generación X y la generación Y.

  3. Acceso pragmático: el conjunto de códigos de comunicación y de transmisión cultural, de corte retórico, que configuran los patrones que siguen las relaciones interpersonales. En este caso hemos buscado estas claves en el imaginario publicitario.


I. PRIMER PASO. APRENDER A DECODIFICAR: EL IMAGINARIO MUSICAL COMO REFERENTE IDEOLÓGICO Y VITAL. (ALFABETIZACIÓN SEMÁNTICA)

1. HOJA DE RUTA PARA ENCONTRAR LA ZONA DE DESARROLLO PRÓXIMO.

Para que el aprendizaje sea significativo el educador tiene que moverse, buscar y desplazarse hasta calibrar dónde está la zona del desarrollo próximo del joven.

En la primera sesión de este seminario José Luis Corzo decía, más o menos: “La pregunta es ¿por qué no vienen los jóvenes a nosotros? O ¿por qué nosotros no vamos a los jóvenes?”

Vigotsky define la ZDP como la distancia entre el nivel de desarrollo real del niño, tal y como puede ser determinado a partir de la resolución independiente de problemas, y el nivel más elevado de desarrollo potencial, tal y como es determinado por la resolución de problemas bajo la guía del adulto o en colaboración con sus iguales más capacitados".

Para que un aprendizaje se desarrolle en esta zona son necesarias algunas condiciones:



  1. "La instrucción únicamente es válida cuando va más allá del desarrollo. Entonces despierta y engendra toda una serie de funciones que se hallaban en estado de maduración y permanecían en la zona de desarrollo próximo" (Vigotsky, 1993, p. 243). Muchas pedagogías están bien planteadas, son atractivas o lúdicas pero no aportan nada, no cuestionan, no son aprendizaje.

  2. La segunda condición es que el educador no logra el desarrollo "tirando" sino "empujando", es decir para pasar del piso inferior al piso superior el educador tiene que bajar al inferior, no es posible subir al educando tirándole de los pelos. Además "el desarrollo de los conceptos espontáneos comienza en la esfera de lo concreto y lo empírico y se mueve en la dirección de las propiedades superiores de los conceptos: el carácter consciente y la voluntariedad" (Vigotsky, 1993, p. 254).

  3. La tercera condición es que el educador debe centrar la atención no en las funciones reales del alumno sino en las funciones potenciales. Vigotsky pone un ejemplo muy elocuente: si un agricultor quiere evaluar el estado de su huerto no puede limitarse a valorar por ejemplo los manzanos que ya han madurado y ya han dado fruto, sino que tiene que tener en cuenta los árboles que están en maduración. El educador al valorar el estado del desarrollo tiene que tener en cuenta no sólo las funciones maduras, sino las que están en fase de maduración (Vigotsky, 1993, p. 238).

  4. El éxito del aprendizaje depende exclusivamente de como el educador ajusta al mínimo la distancia entre el desarrollo real y el aprendizaje potencial. Son ineficaces las estrategias de reproducción y de imitación. La capacidad de una persona de realizar algo imitando no dice nada en favor de su inteligencia, no puede caracterizar el aprendizaje. La única imitación que contribuye al aprendizaje es la que el niño puede hacer desde la zona de sus posibilidades intelectuales propias. Si no sé jugar al ajedrez, aunque el mejor ajedrecista del mundo me muestre cómo ganar una partida yo no seré capaz de conseguirlo. Si yo ya tengo unos conocimientos matemáticos suficientes y me encuentro con un problema complicado, si alguien me muestra la solución del mismo me ayudará a resolver futuros problemas. Si yo estoy en el escalón nº 4 del aprendizaje, el educador no se puede poner en el nº 7, se tiene que situar próximo a la zona de desarrollo real, por ejemplo en el nº 5.

  5. El aprendizaje depende de las expectativas. Vigotsky dice: "la enseñanza debe orientarse no al ayer, sino al mañana del desarrollo". Por lo tanto educar es estimular, es avivar la actividad del niño, despertar y poner en funcionamiento una serie de procesos de desarrollo, donde el componente emocional es el que genera expectativas proactivas.

  6. Otra clave del aprendizaje es el poder de la influencia social. Dice Vigotsky que el aprendizaje se produce en la esfera de la integración con las personas que rodean al niño y en colaboración con sus compañeros, pero en el curso del desarrollo se convierten finalmente en propiedades internas del niño.

  7. Los conceptos son abstractos pero para vivirlos es necesario que estén plasmados en un imaginario simbólico y cultural. Esta plasmación se produce siguiendo dos tipos de estructuras: espaciales y temporales. Para que se produzca el aprendizaje debemos abandonar la vía introspectiva y experimentar nuevas vías pedagógicas donde los conceptos estén encarnados en imágenes, personajes, sentimientos, hechos históricos, productos de la fantasía, juegos imitaciones, creaciones, cuentos, sueños... lo único necesario es que estén plasmados espacial y temporalmente. (Vigotsky, 1998).

2. HOJA DE RUTA PARA LOGRAR UN APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO DESDE EL IMAGINARIO MUSICAL

Acción educativa multidireccional.

El aprendizaje es tipo concreto de acción comunicativa donde un agente educativo (nunca unipersonal) lanza un mensaje a un destinatario que lo decodifica, lo comprende y recodifica, estableciendo un flujo comunicativo con el agente. Durante mucho tiempo se ha concebido este tipo de acción comunicativa como una acción unidireccional, donde un educador tiene el encargo de la transmisión de un acervo cultural a las nuevas generaciones.

Hoy día la acción educativa sólo se puede concebir como multidireccional, del educador al educando, del educando al educador, con las influencias multidireccionales sociales y culturales que intervienen en la educación. El hecho básico que ha provocado esta situación ha sido la desaparición de la idea de jerarquía educativa (Tedesco, 1995). Además se multiplican y se hacen más complejas las interacciones hasta convertirse en sinergias: centro educativo como grupo humano, centro educativo como institución, familia, comunidades educativas que incluye a la escuela y a la familia, directrices políticas, cultura educativa de la sociedad, sensibilidad educativa de los medios de comunicación, etc.

Otro fenómeno que enreda aún más las cosas es que los agentes educativos ya no son exclusividad de las escuelas. Es más, hay autores que diagnostican que la escuela ha perdido su capacidad para formar la personalización y socialización del alumno, mucho más influido por la cultura oral de los medios de comunicación y de la calle (Tedesco, 1995).

Aparece la cultura del botellón y la cultura de la noche, los primeros agentes socializadores que congregan en masa a miles de jóvenes cada fin de semana. Aparecen los medios de comunicación con numerosos referentes de identificación: nuevos héroes, aficiones, modas, juegos, películas, personajes de televisión, ropa, piercing, revistas, etc.

Primera clave de identificación: buscar pertenencias.

Querámoslo o no ésta es la cultura que están viviendo los jóvenes y también nosotros.

El hilo conductor propone un "hilo musical". La música es el verdadero motor ideológico para los jóvenes: aporta los cajones categóricos para clasificar la realidad y aporta algo tan simple como temas de conversación ante una cerveza. Aquel pueblerino "Y tú ¿de quién eres?", ha dado paso a: "¿Qué tipo de música te gusta?".

Así las claves de identificación personal se constituyen buscando primero "mis pertenencias". Éstas no se encuentran en los objetos que el joven posee, por mucho que hablemos de sociedad de consumo. Un joven se siente perteneciente a una familia, grupo de compañeros del colegio, que antes coincidían más con el grupo de amigos del lugar de residencia.

Ésas son "pertenencias" que el joven se encuentra dadas desde niño, y la primera pertenencia que el joven "autoconstruye" es su pertenencia a un determinado universo musical.

¿Cuál es el menú para elegir? Lo veremos ahora, en el siguiente apartado.

El hecho de que el universo musical sea la primera pertenencia que el joven autoconstruye sólo sucede en la llamada Generación X. La generación inmediatamente posterior a la Generación X, llamada generación Y, autoconstruye sus primeras pertenencias no a los catorce años, sino al inicio de su Educación Primaria, ya a los seis años. Empiezan ubicándose entre imaginario Disney y el de la Warner, entre las Barbie y las Bratz, los Digimon y los Pokemon, Shin-Chan, Simpson, etc.

Antes debemos perfilar la idea de aprendizaje significativo.

El aprendizaje significativo se produce cuando un educador, dentro de una comunidad educativa, aplica las leyes de la Zona de Desarrollo Próximo y lo hace partiendo de los intereses y necesidades de sus alumnos, usándolos como "palanca pedagógica" para que los alumnos conecten con los valores de su proyecto educativo.

Para ello proponemos que el educador siga los peldaños de la siguiente Escalera Pedagógica, que va de los peldaños más simples a los más complejos.



La escalera pedagógica y pastoral:

  1. El universo de intereses y gustos: Las elecciones en torno a "Me gusta" y "Lo odio": deportes, trabajos plásticos, comidas, viajes, compras, compañeros, rutinas del día, decoración de su habitación. Aquí se encuentra el germen de la posterior formación de criterios personales estructurados desde valores. El aprendizaje significativo se produce cuando se sabe partir de sus intereses.

  2. Su estructura de necesidades personales: Sigue siendo necesaria la Pirámide de Necesidades de Maslow. Al educador le interesa incluir en su tarea educativa la evaluación constante del nivel de satisfacción personal del alumno, que es resultante del nivel como cada alumno resuelve la satisfacción de las siguientes necesidades: a) Fisiológicas y contacto. b) Seguridad en el espacio y en el tiempo. c) Pertenencia a personas, un grupo o una entidad. d) Estima de su persona y como parte de su círculo social. e) Diversión (necesidad no contemplada por Maslow que nosotros incluimos como categoría definitoria de nuestra cultura): nivel lúdico de sus tiempos de ocio, nivel de sus relaciones sociales y su capacidad para disfrutar en solitario de su tiempo. f) Autorrealización: capacidad de realizarse en el campo del conocimiento, g) Autorrealización en su dimensión estética h) y Autorrealización en su dimensión espiritual. El aprendizaje significativo se produce cuando se saben satisfacer sus principales necesidades.

  3. Su imaginario simbólico y cultural: viene definido por los esquemas personales internalizados para satisfacer lo que llamamos "micro-necesidades", que se apoyan en mediadores culturales y que dan como resultado su identidad personal (claves de identificación personal: ¿Quién soy yo?) y sus pertenencias (claves de identificación social: ¿Quiénes son mis amigos?). Los yacimientos de estos referentes culturales se encuentran en la música, el cine, la televisión, la informática, internet y también en la cultura oral de la calle.

  4. Criterios personales de decisión: desde qué criterios hacen sus elecciones, toman sus decisiones, sus renuncias, elaboran sus proyectos de futuro.

  5. Valores personales: el nivel más complejo y abstracto de los motores vitales de una persona.

Es decir, el primer paso para educar en valores no puede ser el trabajar sobre abstracciones como la generosidad, compartir, compromiso, respeto, etc. Estoy convencido de que, desde el punto de vista pedagógico y pastoral, se convierten en anti-valores y vacunamos a los niños impidiendo ningún tipo de aprendizaje moral ni religioso.

El educador tiene que conquistar el primer escalón, la fase más concreta y simple, para conquistar el segundo y así progresivamente. De forma que trabajar sobre el imaginario musical no es sólo una forma para conectar con el alumno, sino que se convierte en la mejor forma de educar en valores.

Según esta hoja de ruta la auténtica "educación en valores" se logra trabajando el universo de intereses (fase 1), después su estructura de necesidades (fase 2) y su imaginario simbólico y cultural (fase 3). Después ya se puede hablar de dimensiones más complejas.

El hecho de que el educador empiece hablando de un valor tan abstracto como la humildad es una pérdida de tiempo tan grande que ni siquiera merecería considerarse "educación en valores".

3. MENÚ DE UNIVERSOS SIMBÓLICOS DEL IMAGINARIO MUSICAL

La hoja de ruta de la "Zona de Desarrollo Próximo” y del Aprendizaje Significativo nos llevan al mismo laberinto: el imaginario musical.

Clasificar el universo musical es una forma de hacer pensable, debatible, operativo y también falsable un maremagno que, hagamos lo que hagamos, evolucionará siguiendo las leyes de la teoría del caos, como lo han hecho todas las culturas orales de la humanidad.

Clarifiquemos, pues, de forma provisional, siempre, en diálogo retroalimentable, a poder ser.

Hemos establecido seis tipos de estilos musicales:


  1. Hip hop: bases musicales muy simples y toda la atención centrada en el mensaje, subcultura de la calle, los parques, okupas, etc.

  2. Radical: heredera del heavy o rock duro y característica de los grupos antisistema.

  3. Alternativa: desde la música grunge, los indies, hasta los más fashion, modernos y demás hijos de la movida de los ochenta.

  4. Pop: bajo el imperio de las grandes multinacionales la inmensa mayoría de jóvenes sólo busca hablar de sus cosas, sus líos amorosos y con mucho sentimiento.

  5. Techno: pueden estudiar y trabajar como el que más, pero la noche es sinónimo de fiesta, locales de diseño, los dj’s son los grandes gurús que guían el cuerpo, las sensaciones y los sentidos.

  6. Étnica: nuestro mundo multicultural trae un boom creativo con los colores y los sabores de la cultura oriental, africana, griega, eslava, asiática, hindú...

  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal