Xviii congreso aecit



Descargar 0,73 Mb.
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño0,73 Mb.
XVIII CONGRESO AECIT

Grupos de trabajo del XVIII Congreso AECIT (26-28 nov 2014, Benidorm)
Título de comunicación: Vigilancia tecnológica, inteligencia competitiva y fomento de la innovación ambiental, caso MIPyMES hoteleras en Ixtapan de la Sal, México.
Participantes: Marcelino Castillo Nechar y Elva Esther Vargas Martínez.1
Área I. Dirección y gestión de empresas de servicios turísticos

Coordina: Juan Antonio Mondéjar Jiménez (Universidad de Castilla-La Mancha)

GT 1.2 Emprendimiento e Innovación: Nuevos modelos de negocio en la empresa turísticas. Coordina/n: Francisco García Rodríguez (Universidad de La Laguna).


Resumen
Ixtapan de la Sal como destino turístico tradicional, vive actualmente una reconfiguración de su oferta hotelera para el mejoramiento de la competitividad del sector. Por ello, las micro, pequeñas y medianas empresas hoteleras requieren establecer estrategias relacionadas con la tecnología e innovación ambiental, en su propósito de lograr ser más rentables y responsables con la naturaleza. El presente proyecto de investigación tiene como objetivo diseñar y desarrollar un modelo de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva que permita fomentar innovaciones ambientales en la hotelería. Aborda la vigilancia tecnológica como herramienta para la obtención de información estratégica del entorno del sector, igualmente se considera la inteligencia competitiva como un instrumento que atiende al análisis en función de las necesidades de la empresa para la innovación ambiental.
Abstract
Ixtapan de la Sal as a traditional tourist destination is undergoing a reconfiguration of its hotels to improve the competitiveness of the sector. Therefore, the micro, small and medium hotel companies need to establish technology-related and environmental innovation, in order to achieve it’s become more profitable and responsible nature strategies. This research project aims to design and develop a model of technology watch and competitive intelligence that allows foster environmental innovations in the hotel industry. It addresses technological surveillance as a tool for obtaining strategic information environment sector, also considered as a competitive intelligence tool that addresses the analysis based on the business needs for environmental innovation.
Palabras clave: Vigilancia tecnológica, inteligencia competitiva, innovación ambiental.

Introducción
Los resultados de la presente investigación toman como referencia el destino turístico Ixtapan de la Sal, en el Estado de México. Siendo un destino turístico tradicional, vive actualmente una reconfiguración de su oferta hotelera para el mejoramiento de la competitividad sectorial, además, por la importancia que representa su entorno ambiental para las actividades turísticas, el estudio de este demanda vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para el fomento de la innovación ambiental. El estudio toma en cuenta las micro, pequeñas y medianas empresas hoteleras en Ixtapan de la Sal, las cuales, para renovar su condición tradicional, requieren establecer estrategias relacionadas con la tecnología e innovación ambiental, en su propósito de lograr ser más rentables y responsables con la naturaleza.
La investigación tiene como objetivo diseñar y desarrollar un modelo de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para las MIPyMES hoteleras en Ixtapan de la sal con la finalidad de fomentar innovaciones ambientales que les permita ser más competitivas y responsables con la naturaleza. Para ello, se parte de la consideración que la vigilancia tecnológica es una herramienta para la obtención de información estratégica del entorno del sector; en cuanto a la inteligencia competitiva, se la concibe como un instrumento que atiende al análisis en función de las necesidades de la empresa para la innovación ambiental.
El turismo por años ha demostrado su gran capacidad y dinamismo para tener un rápido crecimiento en el mundo, no obstante, su industria hoy en día se encuentra en un momento crucial de su desarrollo, donde los aspectos de rentabilidad económica, social y ambiental están siendo cada vez más decisivos para el logro de su competitividad.
La creciente apertura de nuevos destinos turísticos y la renovación de aquellos ya tradicionales provoca que una reconfiguración de la oferta turística en función de la innovación y la preservación de los recursos naturales. En ese sentido, la Organización Mundial de Turismo (OMT) promueve -desde la última década- que la gestión de las comunidades anfitrionas satisfagan las necesidades económicas cumpliendo con la integridad cultural, los procesos sociales, la diversidad biológica y los sistemas que dan soporte a la vida (OMT, 1998:102). Pero además, el escenario de la industria turística para los próximos años está inmerso en un nuevo panorama competitivo, donde el capital humano, la tecnología y el conocimiento, se articulan para dar pie a una nueva dinámica de gestión empresarial en donde destaca la innovación, como capacidad para afrontar los cambios y desafíos del entorno que la rodea.
Así la gestión empresarial que se había venido centrando en una maximización de las utilidades, buscando cada vez una mejor posición en el mercado turístico, hoy busca asumir una responsabilidad con la sociedad y la naturaleza. Desde la última década del siglo pasado las empresas turísticas en general y las hoteleras en particular, han ingresado a una transformación que las impulsa a responder a profundos cambios tecnológicos en los mercados turísticos.
En este sentido, las micro, pequeñas y medianas empresas del sector turístico no pueden quedar relegadas de esta posibilidad de integrar una nueva generación de empresas de clase mundial, que empiecen a desarrollar sus dimensiones productivas, comerciales, ambientales y de calidad, para el fomento de su competitividad.
En este marco, se diseña un modelo para que las MIPyMEs hoteleras empiecen a utilizar herramientas eficaces como la vigilancia tecnológica y la inteligencia competitiva, para no sólo innovar con la introducción de nuevos productos, tecnologías, procesos o servicios, sino que también sean más rápidas y eficientes que sus competidores, al momento de adoptar y absorber esos desarrollos y/o conocimientos. Ante los complejos entornos que se viven en los destinos turísticos tradicionales, la empresa debe percibir señales indicadoras de cambios que le ayuden a controlar las actividades de todos aquellos actores que se encuentran dentro y fuera del sector.
Aunque algunos estudios han insistido en señalar que el sector servicios es menos innovador que el sector industrial, con respecto a la I+D, la aplicación de tecnologías y el conocimiento e información a favor de la naturaleza está cobrando gran relevancia y, a pesar de que -en general- se sostiene que la industria turística está excluida del mundo de la innovación, temas como la ecoeficiencia, la ecoinnovación o la ecotecnología empiezan a integrarse y ser apropiadas para la hotelería, reforzando el compromiso de las empresas por el cuidado de los recursos naturales, como un modelo integral y sustentable no solo en lo económico, sino en lo ambiental, social y cultural.
La adopción de nuevas tecnologías que procuren el cuidado del ambiente en las empresas hoteleras de Ixtapan de la Sal, no constituirá una ruptura substancial de la forma en la que éstas ofertan su servicio, sino que causará una evolución del modelo en el que actualmente operan generando mejores condiciones para los distintos actores involucrados: hoteleros, visitantes, comunidad local y funcionario públicos.
La gestión tecnológica como posibilidad de competitividad para las MiPYMEs turísticas
El turismo por años ha demostrado su gran capacidad y dinamismo para tener un rápido crecimiento en el mundo, no obstante, su industria hoy en día se encuentra en un momento crucial de su desarrollo, donde los aspectos de rentabilidad económica, social y ambiental están siendo cada vez más decisivos para el logro de su competitividad.

La creciente apertura de nuevos destinos turísticos y la renovación de aquellos ya tradicionales provoca que una reconfiguración de la oferta turística en función de la innovación y la preservación de los recursos naturales. En ese sentido, la Organización Mundial de Turismo (OMT) promueve -desde la última década- que la gestión de las comunidades anfitrionas satisfagan las necesidades económicas cumpliendo con la integridad cultural, los procesos sociales, la diversidad biológica y los sistemas que dan soporte a la vida (OMT, 1998:102). Pero además, el escenario de la industria turística para los próximos años está inmerso en un nuevo panorama competitivo, donde el capital humano, la tecnología y el conocimiento, se articulan para dar pie a una nueva dinámica de gestión empresarial en donde destaca la innovación, como capacidad para afrontar los cambios y desafíos del entorno que la rodea.

Así la gestión empresarial que se había venido centrando en una maximización de las utilidades, buscando cada vez una mejor posición en el mercado turístico; hoy busca asumir una responsabilidad con la sociedad y la naturaleza. Así desde la última década del siglo pasado las empresas turísticas en general y las hoteleras en particular, han ingresado a una transformación que las impulsa a responder a profundos cambios tecnológicos en los mercados turísticos.

Las micro, pequeñas y medianas empresas del sector turístico no pueden quedar relegadas de esta posibilidad de integrar una nueva generación de empresas de clase mundial, que empiecen a desarrollar sus dimensiones productivas, comerciales, ambientales y de calidad, para el fomento de su competitividad.

Así, en este marco, es necesario que las MIPyMEs hoteleras empiecen a utilizar herramientas eficaces como la vigilancia tecnológica y la inteligencia competitiva, para no sólo innovar con la introducción de nuevos productos, tecnologías, procesos o servicios, sino que también sean más rápidas y eficientes que sus competidores, al momento de adoptar y absorber esos desarrollos y/o conocimientos. Ya que ante los complejos entornos que se viven en los destinos turísticos, la empresa debe percibir señales indicadoras de cambios que le ayuden a controlar las actividades de todos aquellos actores que se encuentran dentro y fuera del sector.

Temas como la ecoeficiencia, la ecoinnovación o la ecotecnología no han logrado ser apropiadas por la hotelería reforzando la falta de compromiso de las empresas por el cuidado de los recursos naturales.

En contraparte, algunos trabajos aseguran que en el sector turístico también se desarrollan e implementan todo tipo de innovaciones, pero a diferencia de otras industrias, en el turismo son más frecuentes y evidentes las innovaciones tecnológicas blandas2 o gestionales. Del mismo modo, en el turismo también se implementan innovaciones tecnológicas duras3 pero desarrolladas por otros sectores. Tal es el caso de las ecotecnologías utilizadas por diferentes empresas prestadoras de servicios turísticos.

En este momento, la falta de estudios empíricos aplicados a las micro, pequeñas y medianas empresas hoteleras, no permite rechazar o confirmar estas posturas, menos aún, si se carece de resultados acerca de las empresas establecidas en el país.

Al mismo tiempo, la dificultad que enfrenta el turismo en el Estado de México es notable, al ser un sistema complejo que integra un gran número de empresas prestadoras de servicios turísticos. El destino tradicional de Ixtapan de la Sal (hoy incluido en Las Agendas de Competitividad de la Secretaría de Turismo Federal, cuyo propósito es impulsar la innovación de la oferta y elevar la competitividad del sector), cuenta con una planta hotelera constituida en su mayoría por micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales hacen evidente la necesidad de estrategias e instrumentos que aumenten las posibilidades de éxito en la toma de decisiones. Dichas herramientas se pueden ir adaptando al grado de madurez de la empresa, tanto en lo organizativo, como en lo tecnológico, sobre todo teniendo en cuenta los procesos y gestión ambiental específicos del sector.

La adopción de nuevas tecnologías que procuren el cuidado del ambiente en las empresas hoteleras de Ixtapan de la Sal, no instituirá una ruptura substancial de la forma en la que éstas ofertan su servicio, sino que causará una evolución del modelo en el que actualmente operan. En este sentido, las empresas prestadoras de servicios turísticos deben propiciar el uso de tecnologías que causen el menor impacto posible a la naturaleza; además de impulsar procesos que no dañen el ambiente natural.

La vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva (VTIC) reúnen esos instrumentos que ayudan a tomar las decisiones para orientar las estrategias en las organizaciones; ya que la vigilancia tecnológica es un proceso organizado, selectivo y permanente, de captar información del exterior y de la propia organización sobre ciencia y tecnología, seleccionarla, analizarla, difundirla y comunicarla, para convertirla en conocimiento para tomar decisiones con menor riesgo y poder anticiparse a los cambios” (norma UNE 166006:2006 Sistema de Vigilancia Tecnológica), y .la inteligencia competitiva (IC), es una evolución de la vigilancia tecnológica, abarca las acciones de control de la información sobre un determinado sector, alertando a los administradores, sobre toda innovación tecnológica, o cualquier cambio del entorno que le afecte o beneficie (BAI, 2007).

Acercamiento al estado de la cuestión
En la actualidad, la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva son consideradas como una herramienta fundamental para la competitividad e innovación de las empresas –dada la velocidad de desarrollo y difusión de tecnologías y conocimiento a nivel mundial- ya que permiten a la organización recolectar, analizar y publicar información precisa de acuerdo a sus necesidades, permitiendo de esta manera el diseño de estrategias, el desarrollo de nuevos productos o servicios, así como la introducción o modificación de los procesos, entre otros.

Hace cuatro décadas la Investigación y el Desarrollo (l+D) comenzaron a recibir atención, pero la gestión de la tecnología y su inclusión en la estrategia empresarial son un área mucho más reciente, cuyo inicio puede situarse a comienzos de los ochenta. El término de vigilancia tecnológica surge a principios de los años 90 en Francia, y es acuñado por Jakobiak (1992) quien señala que la vigilancia tecnológica “consiste en observación y el análisis del entorno científico, tecnológico y de los impactos económicos presentes y futuros para identificar las amenazas y oportunidades de desarrollo”. Es así, que la vigilancia tecnológica se convierte en una herramienta que comienza a utilizarse principalmente por las empresas del sector industrial, para tener un conocimiento más profundo sobre su entorno económico, social o tecnológico, con el fin de diseñar estrategias que les permitan alcanzar la competitividad.

Generalmente, la vigilancia tecnológica se asocia a las acciones de observación, captación y análisis de información del entorno empresarial, para conocer cuáles son las tendencias y novedades que pudieran proteger el presente, y orientar el futuro de la empresa (Morcillo, 1997; Palop y Vicente, 1999; Morcillo, 2003; Montes et al. 2012); otorgándole una visión prospectiva, determinando el éxito de la organización. Por lo tanto cabe señalar que las acciones realizadas durante el proceso de vigilancia tecnológica deben darse de forma continua, sistemática y organizada, cuyos factores indagados puedan implicar una oportunidad o amenaza para la organización (Escorsa y Maspons, 2001), representando la vía para alcanzar la inteligencia competitiva (Montes et al., 2012),

Respecto a la inteligencia competitiva, el concepto fue aplicado primero a la tecnología (Palop y Vicente, 1999), y más adelante su significado fue aplicado a los ámbitos comercial, jurídico y financiero (Escorsa y Maspons, 2001). Este término bajo una noción de orden estratégico se introdujo en estudios realizados por Baumard (1991) y Rodríguez (1999).

Hidalgo et al. (2002) señalan que la inteligencia competitiva se diferencia básicamente de la vigilancia tecnológica, en que esta última persigue la obtención y análisis de la información más relevante del entorno para los intereses de la empresa y la inteligencia hace énfasis en otros aspectos como la presentación y materialización de esa información en un formato adecuado para la toma de decisión y en el análisis de la evaluación de los resultados obtenidos mediante su uso. Así entonces, de acuerdo con García (2000) la información se convertirá en inteligencia, sólo sí, su planteamiento tiene implicaciones para la empresa, es decir, si el resultado de su análisis ayuda a la empresa a tener éxito, a salvar obstáculos, a descubrir oportunidades o a prevenir una amenaza.

En síntesis, la inteligencia competitiva se podría definir “como el conjunto de conceptos, métodos y herramientas que sirven para desarrollar, de forma coordinada, las actividades de búsqueda, obtención, análisis, almacenamiento y difusión de la información relevante de cara a la toma de decisión en la organización de acuerdo con su estrategia de actuación” (Morcillo, 2003).

Dada la importancia central de la tecnología para la competitividad de las empresas que operan en el sector turístico, existen estudios que tienen como resultado el diseñar acciones substanciales de contribución al desarrollo de una mayor competitividad para el sector turismo en el futuro (Fayos, 1994; Orfila-Sintes, 2003; Alzua-Sorzabal y Abad, 2006; Jacob y Aguiló, 2008; Bedia y López, 2011).

También existen trabajos que abordan el tema de innovación pero desde el enfoque de la gestión del cambio tecnológico (Rizo y Pérez, 2003 y Orfila-Sintes, 2003), reconociendo la importancia de la tecnología para la competitividad de las empresas que realizan su actividad en el sector turístico. Otra visión ha sido el esquema de patrones de innovación, donde se identifican y contrastan las tendencias en la actividad innovadora. Identificando que: la tendencia a innovar aumenta con el tamaño empresarial y la facturación, y que la mayor parte de las innovaciones se dan en el proceso de producción y en la distribución o entrega del servicio (Jacob, Simonet y Aguiló, 2004; Jacob y Groizard, 2007).

Igualmente, durante la primera década de este siglo, se desarrollaron investigaciones que abordan la innovación en las empresas turísticas, considerando que el éxito de la innovación depende de la vigilancia de las necesidades de la demanda, es decir, de los gustos y preferencias de los turistas (Germann, 2006; Calero, Parra y Santana. 2010; Tourism Intelligence Bulletin, 2011; Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas, 2012). Esta vigilancia se da principalmente, con base en la búsqueda, análisis y difusión de información científica y tecnológica, que le permita a la empresa identificar las tendencias emergentes y obsoletas para el sector.

Específicamente las pesquisas acerca de la innovación ambiental en las empresas hoteleras muestran que las innovaciones ambientales más adoptadas son aquéllas que requieren una inversión baja y una implementación simple (González y León, 2002; Fuyang et al. 2002; Yang, 2007 y Hong y Shuai, 2008), también existen trabajos que plantean la introducción de tecnologías verdes (Troyo et al., 2010; Izquierdo, 2011; Rawat et al. 2011); no obstante, esos trabajos no consideran la vigilancia tecnológica y la inteligencia competitiva como herramientas para alcanzar el éxito de la innovación para el cuidado de la naturaleza4.

Estudios con orientación de consultoría sobre las actividades de vigilancia e inteligencia tecnológica para las empresas turísticas; son efectuadas por fundaciones u oficinas no gubernamentales, proporcionando las herramientas necesarias sobre tendencias previsibles, para la toma de decisiones empresariales; y dotando a las organizaciones de un sistema de vigilancia tecnológica, que les provea un conocimiento continuo de los desarrollos relevantes de mayor incidencia en el sector turístico (ASHOTEL, 2014; Canadian Tourism Commission, 2014; Fundacio Universitat-Empresa de les Illes Balears, 2014; Observatorio De Vigilancia Tecnológica en el Sector Turístico, 2014).

La United Nations Conference on Trade and Development (UNCTAD, 2008), presenta informes donde sostiene que la inteligencia competitiva es una función vital para cualquier empresa, y trata además de exponer, cómo esas tecnologías se distribuyen e influyen dentro de las organizaciones.

Estas investigaciones se han realizado principalmente en España, y en ellas se exponen, tanto datos como hechos directamente relacionados con las actividades turísticas, mismos que podrían vincularse e influir en el funcionamiento presente o futuro de las empresas turísticas (Calero et al. 2010a; Fundación Universitaria de las Palmas, 2011; Kepa et al. 2011). En el caso del sector hotelero, existen pocos trabajos documentados, que asocien el tema de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. Lo mismo sucede con su estudio o aplicación a las MIPYMES. Tomando como punto de partida estos estudios, se podrá comprender el entorno de la empresa hotelera, con el diseño de estrategias que lleven a la adopción de nuevas tecnologías; Tena y Comai (2003) afirman que una adecuada vigilancia será un factor determinante para el éxito de la innovación de la empresa, ya que se logran conocer las capacidades y necesidades tecnológicas de la organización. Por lo tanto, la presente investigación será fundamental para identificar las nuevas tecnologías que erradiquen o minimicen el daño que causan las empresas turísticas a la naturaleza, para finalmente contribuir a la sustentabilidad del destino.

Consideraciones metodológicas para el diseño del modelo

El presente proyecto pretende recabar información tecnológica que permita desarrollar capacidades para la innovación ambiental en las MIPyMEs hoteleras; la revisión de la literatura desempeña un papel importante al permitir identificar las variables de investigación, así como el planteamiento de preguntas e hipótesis de investigación. Se pretende describir y explicar los elementos que constituyen la innovación ambiental y su correspondencia con la empresa turística, las posibles implicaciones de la actividad tecnológica; reconociendo los enfoques teóricos, conceptuales y aspectos que configuran su naturaleza.


Ante la escasa información existente de estudios en el ámbito empresarial turístico mexicano, la investigación asumirá una naturaleza particularmente exploratoria (Sekaran, 2003), pues indagará información desconocida para la hotelería. Se identificarán los diversos instrumentos de innovación ambiental disponibles y aplicables a las MiPyMES hoteleras; definiendo sus propósitos y requisitos que se deben cumplir para conseguirlos.
El estudio asumirá un método mixto, es decir, la combinación del método cualitativo con el cuantitativo, el cual permite analizar de manera integral el objeto de estudio, y dependerá de cada uno de los momentos o fases de la investigación, en donde se utilizarán ciertos instrumentos para recopilar la información. Será un estudio de tipo transeccional, ya que se llevará a cabo en un período determinado. Bajo esa finalidad la metodología cumplirá con tres fases: una de exploración, otra de análisis, y una última de diseño y desarrollo.
Fase de exploración (Vigilancia tecnológica)

Para la primera fase, implicará establecer el punto de partida para el proyecto; así en términos generales primero se realizará un diagnóstico que dé como resultado el estado actual de la gestión ambiental en el sector hotelero; con base en esto se determinará el sistema de vigilancia tecnológica (VT) en el área de innovación ambiental, que consistirá en: definir los ejes temáticos sobre los que versará la información, identificar y jerarquizar la misma, plantear las actividades específicas, los tiempos de ejecución y los recursos requeridos.

Como el sentido del sistema de VT, es el procesado, análisis y extracción de información derivada del entorno tecnológico de las empresas hoteleras para la innovación ambiental, el resultado de esta fase será el estado de conocimiento tecnológico. La población del presente estudio está delimitada por las MiPyMES hoteleras presentes en el destino turístico de Ixtapan de la Sal. Las técnicas de investigación se basarán en la revisión de literatura, estudio de mercado (tecnologías disponibles y emergentes, proveedores, demanda, etc.). Se busca cerrar esta fase con la presentación de un informe de búsqueda.
Tabla N° 1 Relación de actividades de la Fase 1

Actividad

Herramientas

Diagnóstico de la GA en el sector hotelero

Identificación de factores críticos de vigilancia

Presentación de un informe de diagnóstico



Caracterización de los ejes temáticos

Matriz para identificar áreas de vigilancia

Identificación de aspectos fundamentales para la VT

Selección de fuentes de información

Definición de estrategias de búsqueda

Clasificación genérica de la información

Definición de los recursos asociados a las fuentes de información

Determinar los medios de acceso a dichas fuentes

Definir el personal y los tiempos asignados para sus actividades.

Presentación del informe de búsqueda


Instrumentos para recopilar datos

Lista de verificación de factores

Cuestionario de diagnóstico

Bases de datos

Artículos

Internet


Preguntas de investigación

¿Cuáles son las principales líneas de investigación?

¿Qué tecnologías emergentes están apareciendo?

¿Qué hacen los competidores?

¿Quiénes son los líderes? (Centros de investigación, equipos, personas, etc.)




Fase 2: Análisis (Inteligencia competitiva)

Una vez comprendida la herramienta de VT y su aplicación para el turismo, en la segunda etapa, se diseñarán las estrategias de Inteligencia Competitiva más convenientes para los establecimientos de hospedaje de Ixtapan de la Sal. La segunda fase se basa en el análisis de la información y conocimiento aplicando así la inteligencia competitiva (IC), implicando necesariamente la contribución de los distintos actores, así como el empleo de un conjunto de técnicas de prospectiva tecnológica.

El resultado del aprovechamiento de la información y conocimiento obtenido durante el proceso de VT, será clasificado de acuerdo a las necesidades del sector hotelero para plantear estrategias con valor competitivo, lo que permitirá que las empresas sean más innovadoras ambientalmente al tangibilizar ese conocimiento.

Una vez llevada a cabo la VT, será necesario validar las técnicas de análisis de acuerdo con el nivel requerido para el estudio. Se prepara la información aplicando un análisis detallado con la participación de expertos. Se formaliza el sistema de vigilancia tecnológica a través de un ejercicio integrando al personal de algún caso de estudio poniendo en perspectiva el proceso desarrollado con la práctica actual, con el fin de realizar una evaluación objetiva que permita generar las estrategias tecnológicas lo más apegadas a la gestión empresarial. Se cierra esta etapa con la entrega de un reporte de análisis.

Tabla N° 2 Relación de actividades de la Fase 2

Actividad

Herramienta

Definición de objetivos y metodología de IC

Cuadro de mando de necesidades y fuentes del proyecto

Jerarquización de necesidades

Informe final de Vigilancia Tecnológica

Análisis de la información y evidencias obtenidas

Matriz en función de las necesidades planteadas

Diseño de estrategias

Normas y certificaciones

Presentación del informe de análisis

Reporte final

Herramientas de referencia e instrumentos para recopilar información

Mapas conceptuales

Entrevistas estructuradas y a profundidad

Cédula de observación


Fase 3: Propuesta del modelo de VTIC

Finalmente para la propuesta del modelo de VTIC para las MIPyMES hoteleras, que lleva implícito la creación de un procedimiento de evaluación a través de las variables que representan las funciones de la VTIC; algunos autores señalan (Arana, 2008 y Palop y Martínez, 2012) que no existe un modelo ideal, único y cerrado de VTIC, puesto que cada organización, en función de sus particularidades –tamaño de la empresa, modelo de negocio, industria o sector al que pertenezca- debe encontrar un equilibrio entre el valor que le aporta la forma en la que está organizada y atenta para aprovechar y anticiparse a los cambios del entorno que la rodea y el costo que le supone esa dedicación de recursos.

En esta fase se definirá la estrategia colaborativa que permita la construcción de una propuesta de innovación ambiental con capacidad de respuesta a las necesidades del sector hotelero. Se revisarán los procedimientos, flujos de información, y herramientas empleadas durante el proyecto. Una vez realizado lo anterior se establece un plan de acción con las actividades a desarrollar para generar cambios en la empresa que la mejoren en la gestión ambiental.

Tabla N° 3 Relación de actividades de la Fase 3



Actividad

Herramienta

Análisis de la gestión empresarial

Matriz

Diseño del modelo

Propuesta final

Instrumento para recopilar datos o información

Lista de verificación

Cédulas de observación

Revisión de documentos

Entre los impactos y beneficios que la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva generan a la empresa hotelera como una oportunidad para la innovación ambiental se identifican los siguientes:



  • Impactos sobre la estructura del sistema de innovación (capital humano, agentes innovadores, turistas) y sobre la cultura del sistema de innovación (cultura empresarial sobre el campo tecnológico).

  • Reducir el impacto ambiental de las empresas hoteleras, proporcionándoles métodos, herramientas y servicios para una adecuada operación y gestión.

  • Mejorar el grado de conciencia entre los administradores hoteleros en actividades de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) que permita mejorar los servicios otorgados.

  • Reducción de riesgos de toma de decisiones.

  • Conocer las necesidades de los clientes respecto a las nuevas tecnologías amigables con el ambiente.

  • Impactos sociales: beneficios sobre la seguridad y la calidad de vida de los empleados y turistas, que son los actores principales en la operación del servicio de hospedaje.

  • Mejora de las condiciones de vida de los habitantes, ya que si las empresas innovan ambientalmente se reducirá el consumo de recursos energéticos e hídricos, lo que asegura el mantenimiento de recursos por mayor tiempo para toda la comunidad.

  • Impactos económicos estratégicos sobre el desarrollo local, desarrollo geográficamente equilibrado y la atribución de poder a las MIPYMES en un nivel turístico regional.

  • Todo este proceso de captura de información bien analizada e interpretada se convierte en conocimiento para la empresa y su aprovechamiento dentro de la organización permite incidir en su competitividad.

  • Generar cambios de las tecnologías y cambios en los mercados próximos al entorno.

  • Conocer mejor donde se va a posicionar la organización con la puesta de estrategias.

  • Conducir los esfuerzos organizacionales hacia nuevas tendencias tecnológicas.

  • Innovar en procesos, servicios, productos y capital humano.

  • Búsqueda de alianzas con nuevos socios o asesoramiento de expertos.

  • Contribuir con la conservación de la biodiversidad a través de la reducción de contaminantes que dañen la flora y la fauna, haciendo un uso sustentable de los recursos naturales –evitando la sobreexplotación de los mismos-.

  • Cumplimiento de la regulación y políticas ambientales.

  • Desarrollo social, mejorando las relaciones entre la comunidad, el gobierno y los medios de comunicación.

  • Impactos sobre la creación y transformación de empleo.

Los mecanismos de transferencias serán de la siguiente forma: Primeramente se elaboraran un conjunto de instrumentos que permitirán obtener información detallada de las empresas de acuerdo con las prácticas realizadas en la misma, para ello se movilizarán recursos humanos académicos hacia las empresas hoteleras generando conocimiento hacia los procesos de operación del servicio.

Un segundo apoyo, será a través de aquellos instrumentos de apoyo a la investigación que las empresas utilizarán para innovar ambientalmente. Lo que permitirá realizar una reflexión en torno a una serie de elementos tecnológicos que tienen que ver con la gestión empresarial. La transferencia más importante será el modelo de gestión tecnológica que les permita a las MIPYMES generar nuevo conocimiento para realizar innovaciones ambientales.

Con los resultados de las empresas podrán integrarse mayor número de titulados en Licenciatura, Maestría y Doctorado.

Finalmente un instrumento dinamizador de la transferencia de tecnología desde la universidad a las empresas es sin duda la patente, por lo que se realizara una guía de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para fomentar la innovación ambiental en las MIPYMES hoteleras cuya propuesta se enviara a registro de propiedad intelectual.


Esta propuesta requiere ser transmitida adecuadamente al interior y exterior de la empresa, este esfuerzo tiene una naturaleza creciente que requiere formalizar políticas y reglamentos de actuación y resolver conflictos para aclarar la participación de todos los miembros de la organización.
Hacia un modelo de gestión tecnológica
El Modelo de Gestión de Tecnología e Innovación propuesto, tiene como principal propósito impulsar el desarrollo de las empresas hoteleras del municipio de Ixtapan de la Sal de cualquier giro o tamaño, para proyectarlas de manera ordenada a niveles competitivos de clase mundial mediante una gestión de tecnología explícita, sostenida y sistemática.
La actividad de desarrollo e innovación tecnológica de las empresas turísticas se fortalece e incrementa en la medida que se gestiona de forma adecuada. Tres cuestiones son básicas para esa gestión adecuada:


  • Gestión de tecnología para maximizar sus ventajas competitivas.

  • Capacidad de desarrollo tecnológico e innovación.

  • Obtención y uso sistemático de los medios tecnológicos y organizacionales necesarios para ello.

La gestión de tecnología en las empresas hoteleras les da congruencia organizacional y método a los esfuerzos de desarrollo tecnológico, igualmente permite la incorporación de tecnologías distintivas y de innovación tecnológica, que se realizan para crear, transformar y entregar valor a los clientes y consumidores (véase figura 1).


La gestión de tecnología forma parte de las áreas de gestión de las organizaciones, en particular de aquellas interesadas en considerar la tecnología como base de competitividad de largo plazo. La gestión de tecnología complementa el esfuerzo organizacional que se realiza para agregar valor a sus productos o servicios.

Fuente: Modelo Nacional de Gestión de Tecnología (2010).


Cinco funciones de este modelo son: vigilar, planear, habilitar, proteger e implantar. Tales funciones se muestran de manera simplificada, e interrelacionada, en la Figura 2.

Fuente: Modelo Nacional de Gestión de Tecnología (2010).


Respecto al significado de las Funciones de Gestión de Tecnología (GdT), cabe señalar que estas implican:


  • Vigilar: Es la búsqueda en el entorno de señales e indicios que permitan identificar amenazas y oportunidades de desarrollo e innovación tecnológica que impacten en el negocio.

  • Planear: Es el desarrollo de un marco estratégico tecnológico que le permite a la organización seleccionar líneas de acción que deriven en ventajas competitivas. Implica la elaboración de un plan tecnológico que se concreta en una cartera de proyectos.

  • Habilitar: Es la obtención, dentro y fuera de la organización, de tecnologías y recursos necesarios para la ejecución de los proyectos incluidos en la cartera.

  • Proteger: Es la salvaguarda y cuidado del patrimonio tecnológico de la organización, generalmente mediante la obtención de títulos de propiedad intelectual.

  • Implantar: Es la realización de los proyectos de innovación hasta el lanzamiento final de un producto nuevo o mejorado en el mercado, o la adopción de un proceso nuevo o sustancialmente mejorado.

En cuanto a los procesos de gestión de tecnología cuya realización permite el cumplimiento de las funciones descritas. Por ejemplo, si una organización lleva a cabo el proceso de “gestión de la propiedad intelectual”, significa que realiza la función de gestión de tecnología llamada “proteger”. A continuación se describe la referencia a las funciones y procesos de cada uno de ellos:


Vigilar: Vigilancia de tecnologías: Benchmarking; Elaboración de estudios de mercados y clientes; y, Monitoreo tecnológico.

Planear: Planeación de tecnología: Elaboración y revisión del plan tecnológico y de la cartera de Proyectos.

Habilitar: Habilitación de tecnologías y recursos: Adquisición de tecnología: compra, licencia, alianzas, otros. Asimilación de tecnología. Desarrollo de tecnología: investigación y desarrollo tecnológico, escalamiento, etc. Transferencia de tecnología. Gestión de cartera de proyectos tecnológicos. Gestión de personal tecnológico. Gestión de recursos financieros. Gestión del conocimiento.

Proteger: Protección del patrimonio tecnológico: Gestión de la propiedad intelectual.

Implantar: Implantación de la innovación: Innovación de proceso. Innovación de producto. Innovación en mercadotecnia. Innovación organizacional.
A fin de dar aplicabilidad al modelo antes descrito es necesario tener claro cómo se integra dicho modelo.
La integración del sistema de gestión de tecnología incluye las actividades, proyectos y procesos que despliega la organización con el propósito de contar con un sistema de gestión de tecnología. Incluye por ejemplo el modelo que utilizan como referencia de su sistema y la forma como se integra y alinea la gestión de la tecnología.
La integración de la gestión de tecnología en la organización incluye: la coordinación entre los distintos procesos de la gestión de tecnología, su articulación con otras áreas de la organización; y, en el caso de contar con un área de gestión de tecnología, la definición de sus responsabilidades, el nivel que ocupa dentro de la estructura organizacional y los recursos de los que dispone.
La alineación de la gestión de tecnología incluye entre otras actividades: la alineación de la estrategia tecnológica con la estrategia de negocios de la organización, la incorporación de la tecnología en la organización y la verificación de que los procesos de gestión de tecnología estén en concordancia con la visión y la estrategia del negocio.
La incorporación de la tecnología en la organización implica: la forma como se implanta la estrategia tecnológica en las diversas operaciones, la coordinación y supervisión por la Alta Dirección de dicha estrategia, y la manera en que se define la introducción y uso de tecnologías en las diferentes áreas, entre otras actividades.
En cuanto a la vigilancia competitiva, se entiende como el esfuerzo sistemático y organizado por la empresa de observación, captación, análisis, difusión precisa y recuperación de información sobre los hechos del entorno económico, tecnológico, social o comercial; relevantes para la misma por poder implicar una oportunidad o amenaza para la empresa. Por lo tanto, la práctica de la vigilancia competitiva supone que la empresa está informada de lo que está ocurriendo en un determinado entorno.
En tanto, la oportunidad es todo aquello que pueda suponer una ventaja competitiva para la empresa, o bien representar una posibilidad para mejorar la rentabilidad de la misma o aumentar su cifra de negocios. Se define como amenaza toda fuerza del entorno que puede impedir la implantación de una estrategia, o bien reducir su efectividad, o incrementar los riesgos de la misma, o los recursos que se requieren para su implantación, o bien reducir los ingresos esperados o su rentabilidad. Por lo tanto, la vigilancia competitiva es una herramienta de gestión que permite a la empresa detectar amenazas y por tanto reducir el riesgo en sus decisiones.
Respecto a la PYME, antes de llevar a cabo cualquier actividad, se preocupa por saber qué es lo que ocurre en su entorno, particularmente en relación con sus competidores y proveedores, con el fin de analizar en qué medida puede afectar a sus objetivos.
Para mantener la competitividad en los actuales entornos complejos y de alta velocidad de cambio, la empresa debe tener la capacidad o habilidad de percibir las señales que indican cambios significativos en el entorno, así como controlar día a día las actividades de actores de dentro y fuera del sector. El objetivo de todo ello es poder reaccionar a tiempo y hacerlo en el momento oportuno, ya que las actividades para conocer el entorno y decidir la estrategia pasan cada vez menos por los análisis económicos y la investigación de mercado, y más por los sistemas de vigilancia competitiva.
Otro factor importante para el éxito de la PYME es la innovación, y a pesar de su importancia, pocas empresas han desarrollado capacidades para identificar, crear y explotar oportunidades para innovar de manera sistemática.
Consideraciones finales
La propuesta a implementarse sin duda constituirá una palanca al desarrollo de las MIPYMES, pero igualmente un giro a la manera convencional de posicionase de tales empresas al incorporar aspectos fundamentales de la competitividad, la innovación y la vigilancia tecnológica que permita esa consolidación del destino en el Estado de México.

La investigación permitirá reconcebir los argumentos y revalorar los conocimientos con los cuales se aborda esta realidad.


Bibliografía

Asociación Hotelera y Extra hotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, ASHOTEL (2014). Recuperado el 11 de mayo de 2014, de: http://www.ashotel.es/es/apartados/innovacion/proyectogehotel

Calero, F., Parra, E. y Santana, A. (2010a). Análisis de la demanda tecnológica en alojamientos turísticos en Canarias: Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva, en VIII Congreso “Turismo y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones” TURITEC 2010.

Calero, F., Parra, E. y Santana, A. (2010b). Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva: un análisis de la demanda tecnológica en alojamientos turísticos en Canarias, Revista de Análisis Turístico, núm. 9, pp. 30-41.

Canadian Tourism Commission (2014). Recuperado el 9 de mayo de 2014, de http://en-corporate.canada.travel/

Escorsa, P. y Maspons, R. (2001). De la Vigilancia Tecnológica a la Inteligencia Competitiva. España. Editorial Prentice Hall.

Fundacio Universitat-Empresa de les Illes Balears (2014). Recuperado el 9 de mayo de 2014, de http://www.fueib.org/

Fundación Universitaria de las Palmas (2011). Vigilancia Tecnológica: Nuevas formas de comercialización en turismo, en Observatorio sobre Innovación en el Sector Turístico.

Fuyang, P.; Guangbo, Z. y Jiayun, L. (2002). Ecological transference in technological innovation. Journal: Social Science. Núm. 18. Pp. 49-54.

Germann, J. (2006). Watch us wander: mobile surveillance and the surveillance of mobility, Environment and Planning, vol. 38, pp: 377-393.

Hidalgo, A., León, G. y Pavón, A. (2002). La gestión de la innovación y la tecnología en las organizaciones. Madrid: Editorial Pirámide.

Hong, C. y Shuai, S. (2008). Research of local government behavior in eco-technological innovation process. Management Science and Engineering, Vol.2 Núm. 1. Pp. 86-96.

Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas, INVATTUR (2012). Boletín INVATTUR.

Jacob, M. y Aguiló, E. (2008). La innovación en el sector turístico: el caso de Baleares. Revista de Ocio y Turismo. Vol. 1, Núm. 1. Pp. 51-64.

Izquierdo, A. (2011). Ecotecnología y ecoturismo. Noticias de Michoacán.

Jakobiak, F. (1992). Exemples commentés de veille technologique. Les Editions d´Organisation, Paris.

Kepa, J., Alzua, A., Ibarguren, I., Roman, I. y Espinoza, N. (2011). Competitive Intelligence applied to Tourism Destination Management: Hotel Market Monitor. Centre for Cooperative Research in Tourism.

Montes, J., Gallego, B. y Cataño, J. (2012). Modelo de laboratorio para la prestación de servicios de prospectiva, vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. Fondo Editorial ITM.

Morcillo, P. (2003). Vigilancia e inteligencia competitiva: fundamentos e implicaciones, en Revista Madrid, núm. 17.

Observatorio De Vigilancia Tecnológica en el Sector Turístico, OITUR (2014). Recuperado el 8 de mayo de 2014, de: http://www.oitur.com/wp-content/uploads/2011/04/OITUR_Servicios_G.pdf

Orfila-Sintes, F. (2003). La gestión del cambio tecnológico en la actividad hotelera. PhD Thesis, Universitat de les Iles Balears.

Palop, F., y Martínez, J. F. (2012). Guía Metodológica de Práctica de la Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva. Proyecto Piloto de Transferencia y Desarrollo de Capacidades Regionales en Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva. Valencia: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Palop, F. y Vicente, J. (1999). Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. Su potencial para la empresa española. Documentos COTEC sobre oportunidades tecnológicas. Fundación COTEC para la innovación tecnológica. España.

Rawat, L., Maikhuria, R., Negi, B., Bahugunaa, A., Rao, K., Raob, Agarwalc, S. and Sexena, K. (2010). Managing natural resources with eco-friendly technologies for sustainable rural development: a case of Garhwal Himalaya. International Journal of Sustainable Development & World Ecology. Vol. 17, núm. 5, pp. 423–430.

Tena, J. y Comai, A. (2003). Cómo la Inteligencia Competitiva apoya a la Innovación, en Puzzle, núm. 8, pp. 14-18.

Tourism Intelligence Bulletin (2011). Canadian Tourism Commission. Recuperado el 7 de mayo de 2014, de: http://en-corporate.canada.travel/research/trends-outlook

Troyo, E. (2010). Agotamiento hidro-agrícola a partir de la Revolución Verde: extracción de agua y gestión de la tecnología de riego en Baja California Sur, México.

United Nations Conference on Trade and Development, UNCTAD (2008). Creative Economy Report 2008.

Yang, J. (2007). Empirical research on the supporting function of the scientific and technological environment to the venture capital. Management Science and Engineering.



Rodríguez, A. (2005). La Propuesta de Investigación: revisión de la literatura. Seminario de Investigación Económica I. Costa Rica. Amat, P. & Ramón, F. (2004) Curso de Sociología del Turismo y del Ocio. Tirant Lo Blanch, Valencia.



1 Marcelino Castillo Nechar es Dr. En Ciencias Políticas y Sociales. Email: marcanec62@hotmail.com Elva Esther Vargas Martínez es Dra. En Ciencias Ambientales. Email: elvacolegio@hotmail.com Ambos profesores son investigadores adscritos al Centro de Investigación y Estudios Turísticos (CIETUR) de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Autónoma del Estado de México.

2 Las tecnologías blandas, llamadas también gestionales, se ocupan de la transformación de elementos simbólicos en bienes y servicios; su producto, que no es un elemento tangible, permite mejorar el funcionamiento de las instituciones y organizaciones para el logro de sus objetivos (Tecuanhuey, 2007:1).

3 Las tecnologías duras son las que tienen como propósito la transformación de elementos materiales, con el fin de producir bienes y servicios. Entre ellas pueden distinguirse dos grandes grupos: las que producen objetos sobre la base de acciones físicas sobre la materia y las que basan su acción en procesos químicos y/o biológicos (Salazar, Romero y Carranza, 2010:11).

4 Fuera del sector turístico, existe un nuevo informe de inteligencia competitiva en el campo de la eficiencia energética, que analiza la viabilidad técnica y económica de la tecnología en el transporte. En éste destaca la revisión de patentes verdes, identificando los líderes del sector, los mercados más importantes, las barreras legales y los posibles incentivos estratégicos establecidos para estas nuevas aplicaciones.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal