Viajando en un olor



Descargar 37 Kb.
Fecha de conversión30.08.2017
Tamaño37 Kb.
VIAJANDO EN UN OLOR
Algunos olores me transportan. El preferido es de la goma Milán Nata que me lleva a la infancia. ¿Quién no ha viajado alguna vez en el olor de una goma de Milán Nata? Cierro los ojos. Huele dulce.

Regreso a la mañana en que con un nudo de litio, potasio y magnesio en el estómago me dirijo a la escuela mirando la punta de mis únicos zapatos, buscando un lugar donde grabar aquella perorata hasta que consiguiera vomitarla en el papel. Ya en clase, litio, silencio, miedo, frío, potasio.

Nadie hablaba hasta no pasar el examen, no podíamos meter nada en la cabeza hasta haber sacado aquel lío de símbolos químicos, no fuera a explotar la mezcla. Llegó doñamarialuisa. Todos sentados, litio, cabeza gacha, como reos, potasio, que sea lo que dios quiera pero que sea ya.

Empieza la tortura; el paseo hacia el fondo de la clase era lo peor porque la perdías de vista y no sabías por dónde iba a atacar. De repente: “Daniel, ¡levante su hoja!”. Eso quería decir que me había tocado. Que sospechaba de mí. Yo también sospechaba de mí. Un sabor de cola-cao y magnesio subió a mi boca. El resto de mí cayó al suelo. Una neurona ordenaba a mi mano que levantara la hoja, otra la sujetaba como si ocultara algo.

El grito de doñamarialuisa ganó el pulso. Nadie respiraba. Yo tampoco. Fui levantando el papel lentamente como quien despega la etiqueta del premio millonario para alargar la emoción. Pero no era el caso. Finalmente apareció, bajo la hoja, sobre el viejo pupitre, aquella mancha de tinta roja que anidó allí hacía años. Ni rastro de apuntes.

Todos respiraron aliviados. Yo también. No estaba seguro de haber resistido la tentación. La maestra continuó buscando víctimas por el pasillo de la culpabilidad. Siempre me salvé pero nunca tuve sensación de inocente, sino de fugado.


EJERCICIOS SOBRE EL TEXTO NARRATIVO


  1. Enuncia el tema del texto.




  1. Señala las partes en que se divide el texto indicando de qué trata cada una de ellas.




  1. ¿Qué tipo de narrador se da?




  1. ¿Qué tipo de personajes aparecen?




  1. ¿Qué tiempos verbales son los habituales en un texto narrativo? Señala ejemplos del texto. ¿Se utiliza algún otro tiempo verbal en este relato? ¿A qué se debe?




  1. En el texto se utilizan algunas figuras literarias, fundamentalmente metáforas e hipérboles. Pon ejemplos y di qué significan.




  1. ¿Por qué crees que “doñamarialuisa” aparece escrito así?




  1. Describe las siguientes formas verbales del texto: ha viajado, huele, consiguiera, haber sacado, sea, era, levante, cayó, levantara, respiraron, tuve.




  1. En el texto hay varias perífrasis verbales. Localízalas, clasifícalas y di cómo están formadas.




  1. También hay alguna locución verbal. Búscala.




  1. Si te fijas, el texto contiene pocos adjetivos. Pero hay algunos: di cuáles e indica cuál está en grado superlativo.




  1. Di qué clase de palabras, atendiendo a cómo están formadas, son: millonario, culpabilidad, alargar.




  1. Di qué clase de sustantivos son, atendiendo a su significado: clase, silencio, pasillo, cola-cao.


SOLUCIONES. EJERCICIOS SOBRE EL TEXTO NARRATIVO
Revisa tus respuestas y lee con atención estas que se te ofrecen. Un resumen se puede hacer de muchas maneras, pero el resto de las preguntas admiten poca variación, así que lee el documento con atención, comprobando los datos EN EL TEXTO.


  1. Al percibir el aroma de una goma de borrar, un hombre recuerda su infancia, en particular un día en que, durante un examen de Química, la profesora sospechó que estaba copiando. En su relato incluye la descripción de sus sensaciones en aquella situación que le marcó.




  1. El texto se puede dividir en tres partes:




  • Las dos primeras líneas (hasta “…huele dulce”) constituyen una introducción. El narrador presenta la causa de su evocación.

  • El nudo del relato abarca las líneas 3 a la 15. Se cuenta cómo el narrador-protagonista se siente angustiado por un examen de Química y, una vez en la clase, la profesora, que vigila atenta cualquier intento de copia por parte de los alumnos, se fija especialmente en su pupitre.

  • El desenlace, que abarca las cinco últimas líneas, muestra la inocencia del protagonista, que, pese a ello, siempre se sintió sospechoso en situaciones similares.




  1. Narrador en primera persona, interno, en concreto, narrador-protagonista.




  1. Como el relato es muy corto, apenas hay desarrollo de los personajes. Pero sí apreciamos que son el protagonista, Daniel, un chico inseguro; la antagonista, que es la profesora doña María Luisa, severa y autoritaria y, para crear el ambiente necesario, los personajes tangenciales, que son los demás alumnos.




  1. Los tiempos habituales en la narración son el pretérito perfecto simple de indicativo (en el texto: llegó, subió, cayó, ganó, apareció, anidó, respiraron, continuó, me salvé, tuve) y el pretérito imperfecto de indicativo, que sirve para la descripción (en el texto: hablaba, era, sabías, quería, sospechaba, ordenaba, sujetaba, respiraba, estaba).

Se emplean otros tiempos: al principio, el presente de indicativo (me transporta, cierro, huele, etc.) le sirve al narrador para partir de un momento actual y, a partir de ahí, recordar lo ocurrido en un momento del pasado (salto temporal, flash-back), pero también, en otros casos, lo emplea como un uso desplazado llamado “presente histórico”, con el que logra acercar la acción y que los lectores perciban sus sensaciones con más intensidad: Me dirijo a la escuela, empieza la tortura. También se utilizan tiempos compuestos del pretérito para señalar acciones anteriores: ha viajado, haber sacado, había tocado, etc. Y las formas de subjuntivo para acciones hipotéticas: consiguiera, fuera a explotar, ocultara, sea, etc.




  1. Metáforas: Viajar en el olor de una goma de Milán nata (evocar un momento del pasado gracias a ese aroma, que le trae recuerdos) – vomitarla en el papel (escribirla por fin, con lo que sentiría alivio) – el grito de doñamarialuisa ganó el pulso (con el grito de la profesora se acabó la tensión de la incertidumbre).

Hay un tipo especial de metáfora que se llama sinestesia, que se caracteriza por una mezcla de sensaciones correspondientes a distintos sentidos. Un ejemplo del texto: Huele dulce.


Se pueden considerar también recursos metafóricos en cierto modo las animalizaciones del texto. Hay varias referidas a la maestra: “no sabías por dónde iba a atacar” es un ejemplo. También referidas a la supuesta “chuleta”: “mancha de tinta roja que anidó allí hacía años”. Y encontramos alguna personificación: “una neurona ordenaba a mi mano…”
Próximo a la metáfora se encuentra el símil: “…como quien despeja la etiqueta del premio millonario para alargar la emoción”.
Hipérboles: Empieza la tortura – buscando víctimas por el pasillo de la culpabilidad – El resto de mí cayó al suelo, etc. Se pueden considerar hiperbólicas todas las frases referidas a la mezcla de elementos químicos (litio, potasio…) y sensaciones (miedo, frío, etc.).


  1. Porque el narrador-protagonista la recuerda como alguien autoritario, sin matices, no como persona sino como una parte más de su pasado de estudiante. Por eso no separa en su recuerdo el nombre del tratamiento (doña).




  1. Ha viajado: 3ª persona del singular, pretérito perfecto compuesto de indicativo, en voz activa, del verbo “viajar”, de la 1ª conjugación. – Huele: 3ª persona del singular del presente de indicativo, en voz activa, del verbo “oler”, de la 2ª conjugación – Consiguiera: 1ª o 3ª persona del singular del pretérito imperfecto de subjuntivo en voz activa del verbo “conseguir”, de la 3ª conjugación - Haber sacado: infinitivo compuesto en voz activa del verbo “sacar”, de la primera conjugación - Sea: 1ª o 3ª persona del presente de subjuntivo en voz activa del verbo “ser”, de la 2ª conjugación – Era: 1ª o 3ª persona del singular del pretérito imperfecto de indicativo, en voz activa, del verbo “ser”, de la segunda conjugación Levante: 1ª o 3ª persona del singular del presente de indicativo en voz activa del verbo “levantar”, de la 1ª conjugación – Cayó: 3ª persona del singular del pretérito perfecto simple de indicativo, en voz activa, del verbo “caer”, de la 2ª conjugación – Levantara: 1ª o 3ª persona del singular del pretérito imperfecto de subjuntivo, en voz activa, del verbo “levantar”, de la 1ª conjugación – Respiraron: 3ª persona del plural del pretérito perfecto simple de indicativo, en voz activa, del verbo “respirar”, de la 1ª conjugación – Tuve: 1ª persona del singular, del pretérito perfecto simple de indicativo, en voz activa, del verbo “tener”, de la 2ª conjugación.



  1. (No) podíamos meter (perífrasis modal de posibilidad) – (No) fuera a explotar (aspectual incoativa, indica comienzo de la acción) – fui levantando (aspectual durativa, indica progresión de la acción) – continuó buscando (aspectual durativa) – iba a atacar (aspectual incoativa, indica acción que va a comenzar).




  1. Perder de vista es locución verbal. También “sea lo que dios quiera” se puede considerar una locución.




  1. Adjetivos: dulce, únicos, químicos, millonario, viejo, roja, seguro, inocente. El adjetivo en grado superlativo es “lo peor”.

Hay varios participios que funcionan como adjetivos: preferido, sentados, aliviados, fugado.




  1. Millonario (derivada por sufijación), culpabilidad (derivada por sufijación), alargar (parasintética).




  1. Clase (común, concreto, contable, colectivo), silencio (común, abstracto), pasillo (común, concreto, contable, individual, inanimado), cola-cao (es, en origen, un nombre propio por tratarse de una marca comercial, pero se utiliza como nombre común, concreto, incontable).



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal