Vanegas Guido, Marisol. Violencia intrafamiliar: del silencio aterrador a la palabra liberadora



Descargar 100,19 Kb.
Fecha de conversión24.09.2017
Tamaño100,19 Kb.

Vanegas Guido, Marisol. Violencia intrafamiliar: del silencio aterrador a la palabra liberadora. En publicación: Encuentro no. 70. Octubre-Diciembre de 2004. UCA, Universidad Centroamericana, Managua, Nicaragua.
Disponible en la web:

http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/nicaragua/uca/encuen70/vanegas.rtf

www.clacso.org

Red de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales de América Latina y el Caribe de CLACSO

biblioteca@clacso.edu.arhttp://www.clacso.org.ar/biblioteca


VIOLENCIA INTRAFAMILIAR:

Del silencio aterrador a la palabra liberadora


Msc. Marisol Vanegas Guido
Psicóloga, Psicoterapeuta, especialista en Terapia Familiar, con Maestría en Psicología Clínica, Catedrática universitaria desde 1980, formadora por más de dos décadas de generaciones de profesionales de la Psicología, dirigió el Consultorio Psicológico Popular de la Universidad Centroamericana por un período de diez años, con ejercicio profesional dentro de la Psicología Clínica, actualmente responsable de la Carrera de Psicología de la UCA de Managua, Nicaragua.
Abstract:

I have been in contact with the deep suffering felt by those people who have been victims of family violence in all its manifestations. Those people seek for psychological assistance urged by a personal malfunction which undermines their strength, their future, which darkens their present, their creative abilities inherent to human beings and diminishes the necessary vitality to be themselves. Through the daily clinical contact I have decided to seek for more effective and efficient psychotherapeutic methods to alleviate their symptoms in order to make them feel the genuine desire to live their life again. With this in mind, we have chosen six young individuals: five women and one man who, along their childhood and adolescence, were victims of abusive behavior within their families. Their ages range from 20 to 30 years. I have individually treated them with trauma resolution techniques and I have obtained satisfactory results.

One year after I finished the treatment, I called them back for a session of sustainability and evaluation of all progress they had made. During this session, we decided to put into practice a type of familiar intervention with an intergenerational approach. This approach could generate the necessary elements to break the sickly, shameful silence which perpetuated the abusive behavior in the family. This situation was quite difficult. However, after we put it into practice, the benefits were remarkable, since we obtained the commitment of other family members to break up their silence. In doing this, we found new ways of healthy communication which brought them back their dignity, their desire to live and to be free.


Resumen:
El contacto con el profundo dolor de muchas personas víctimas de la violencia intrafamiliar en todas sus formas, que acuden a la consulta psicológica motivadas por un mal funcionamiento personal, que menoscaba sus fuerzas, les ensombrece el amanecer, les nubla el aquí y el ahora del aprendizaje descubridor, de las capacidades creativas inherentes al ser humano y les resta la vitalidad necesaria para ser ellos mismos. Me ha conducido ha detenerme en el diario caminar de la atención clínica e ir tras la búsqueda de vías psicoterapéuticas efectivas y eficientes para el alivio de sus síntomas y la devolución de sus deseos auténticos de vivir. Es así como hemos seleccionado a seis jóvenes, cinco mujeres y un hombre víctimas de conductas abusivas a lo largo de la infancia y adolescencia dentro de sus propias familias de origen, con edades que oscilan entre los 20 y 30 años de edad, a quiénes les había tratado con técnicas de resolución de traumas a nivel individual con resultados satisfactorios.

Un año después de finalizado el mismo, les convoqué para una sesión de seguimiento y evaluación de los logros alcanzados, en la misma decidimos poner en práctica un tipo de intervención familiar con enfoque intergeneracional, que les brindara elementos necesarios para romper con el silencio insano, que perpetuaba las conductas abusivas dentro de la familia, situación que no fue nada fácil, sin embargo, luego de su puesta en práctica los beneficios fueron palpables logrando el compromiso de otros miembros de la familia con la ruptura del silencio y el descubrimiento de pautas de comunicación sanas que les devolvió la dignidad, los deseos de vivir y de ser libres.


Introducción:
La violencia intrafamiliar en cualquiera de sus formas “Abuso físico del niño o niña, abuso sexual del niño o niña, abuso físico del adulto o adulta y abuso sexual del adulto o adulta (DSM-IV-TR 2002: 824) constituye hoy en día un problema mundial de salud pública, “Cada año, más de 1.6 millones de personas pierden la vida y muchas más sufren lesiones no mortales como resultado de la violencia autoinflingida, interpersonal o colectiva” (OMS/ OPS, 2003:3).
Frente a esta epidemia galopante y silenciosa que afecta el bienestar integral del ser humano y el de su grupo primario de apoyo fundamental, la familia, vale la pena, observarla, tratarla e ir tras la búsqueda de alternativas psicoterapéuticas que ayuden a aliviar este flagelo que disminuye o anula la vitalidad del ser humano, oscureciendo su sentido de vida y restándole energías para aprender, crear, producir, trasformar, vivir y ser un ente activo dentro de la sociedad.
Lamentablemente este tipo de violencia tiene la particularidad que se transmite de una generación a otra y se perpetúa con el silencio aterrador, transformándose en una verdadera amenaza para la integridad de los seres que la padecen y les conduce al sufrimiento, la depresión crónica, la ideación suicida, el homicidio y el suicidio en casos extremos.

Es un fenómeno devastador y lesivo del “sí mismo”, por tanto de la salud mental de la población en sus diferentes etapas del ciclo vital desde el o la niña hasta el o la adulta mayor, sin embargo se ensaña con las mujeres, las niñas y los niños.


Por las magnitudes de esta problemática y la frecuencia con que se presenta en la demanda de atención psicológica decidí observarla de cerca y darle seguimiento desde mi práctica clínica, por las repercusiones en el funcionamiento integral de las personas, quienes presurosas y angustiadas tocan la puerta de la consulta psicológica buscando alternativas de salida, confiando al o la profesional de la psicoterapia sus sagradas vidas lastimadas y esperando encontrar respuestas que les conduzca a la liberación de sus dolencias emocionales.
En el presente estudio utilizaremos dos definiciones de violencia estrechamente vinculadas, la primera nos remite a un marco de referencia general e internacional, me refiero a la realizada por la Organización Mundial de la Salud “ La violencia es el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones” (OMS/OPS, 2003:5) y la segunda más específica y producida desde el contexto Latinoamericano “ La violencia implica siempre el uso de la fuerza para producir daño, en sus múltiples manifestaciones, es una forma de ejercicio del poder mediante el empleo de la fuerza ( ya sea física, psicológica, sexual, económica, política)… se corresponde con verbos tales como violentar, violar y forzar (Corsi, 1994: 23).
Al respecto observaremos a seis personas que llegaron a la consulta por intento suicida, y a quienes atendí con métodos psicoterapéuticos individuales para la elaboración de la situación traumática producida por actos de violencia intrafamiliar vividos desde la infancia y finalmente decidí realizar una intervención psicoterapéutica familiar.
Método:
Intervención psicoterapéutica familiar intergeneracional con enfoque Boweniano, dirigido a la diferenciación de los pacientes identificados de sus propias familias de origen, que en este caso eran seis jóvenes con edades entre 20 y 30 años de edad, cinco del sexo femenino y uno del masculino, quiénes un año atrás habían finalizado su tratamiento individual para la resolución del trauma original que les condujo al portal de la muerte, y , que en todos los casos estaba originado por diversas formas de violencia intrafamiliar, especialmente por abuso sexual, físico y emocional, después del tratamiento individual empezaron a enterarse a través de confesiones íntimas con algunas mujeres de la familia que la disfuncionabilidad no era exclusiva de ellos, sino que también la habían vivido otros miembros de la familia, especialmente las mujeres, niñas y niños dentro del sagrado recinto del hogar, a lo largo de dos generaciones anteriores a la que ellos pertenecían, por tanto, seleccioné un tipo de intervención familiar dirigida a la Diferenciación de los mismos de sus propias familias de origen, usando como instrumento principal la comunicación y revelación del secreto familiar disfuncional “el abuso sexual, físico y/o emocional” como método para romper el silencio que había incubado y perpetuado la conducta abusiva, y con ello romper con la cadena epidémica familiar, para liberar de este terrible mal a los miembros de la presente generación y consecuentemente detener la transmisión multigeneracional.

Procedimiento:
La Psicoterapia familiar con enfoque intergeneracional cuyo máximo exponente es Bowen, concibe que la conducta del ser humano esté influida por dos fuerzas vitales que tienen un fundamento biológico y son configurados por el aprendizaje, que les denomina “individualidad y espíritu gregario o de grupo”. El factor esencial en la determinación de la calidad del funcionamiento de la familia es el nivel de diferenciación de cada miembro de la familia de origen.
El concepto de diferenciación incluye a la vez una faceta intrapsíquica y otra interpersonal, las que son interdependientes. La diferenciación intrapsíquica se refiere a la habilidad para distinguir los pensamientos de las emociones y para fundamentar los juicios y acciones, por tanto, adueñarse del sí mismo y la interpersonal significa la habilidad para participar de las relaciones interpersonales sin responder automáticamente a las instrucciones implícitas y explícitas de los demás, en los diferentes intercambios que realiza dentro de la familia a la que pertenece, que en el presente fenómeno, la indiferenciación consiste en que la familia demanda a sus miembros algo fatal, ver las conductas abusivas familiares como normales, pertenecientes al espacio privado o como cualquiera otra pauta de interacción familiar sana, y por sobretodas las cosas del mundo… no hablar de lo que están viviendo, ni dentro y peor aún fuera de la familia, mantener el silencio aterrador de una generación a otra, a costa del profundo dolor de las víctimas y su mal funcionamiento psíquico.

La diferenciación interpersonal en este caso implicaría el desobedecer a este pedido inconsciente y en algunas ocasiones consciente de algunos miembros de la familia, que mantiene la conducta disfuncional, consecuentemente se rompe con esta pauta aberrante y opresora para liberar a la familia de esta epidemia que degrada al ser humano y le menoscaba su vitalidad.



Resultados:
Los datos de los seis jóvenes víctimas de violencia intrafamiliar, a quienes inicialmente se les dio atención individual para superar el trauma producido por la misma y que un año después de finalizado el tratamiento se les abordó con un tipo de intervención familiar intergeneracional serán organizados en dos tablas que resumen la situación presentada:
Tabla # 1

Características de la composición familiar de las víctimas

Características

Caso

1

Caso

2

Caso

3

Caso

4

Caso

5

Caso

6

Edad

20 a

23 a

30 a

28 a

22 a

27 a

Sexo

F

F

F

F

F

M

Estado civil

Soltera

Soltera

Soltera

Soltera

Soltera

Soltero

Religión

Católica

Católica

Católica

Evangélica

Católica

Católica

Procedencia

Urbana

Urbana

Urbana

Urbana

Urbana

Urbana

Tipo de Familia

Recons-

tituida

Mono-

parental

Recons-

tituida

Mono-

parental

Mono-

parental

Extensa

Número de miembros

13

8

10

9

7

15

Tipo de violencia

abuso

sexual

abuso

físico

psíquico

abuso

sexual

físico

sexual

físico

psíquico

abuso

sexual

psíquico

abuso

sexual

psíquico

Tiempo de experimentación

5 años

3 años

4 años

7 años

8 años

10 años

Ofensores

padrastro

padre

padrastro

abuelo

hermano

tío

Como podemos observar en el presente cuadro de las características de la composición familiar de las seis víctimas de violencia intrafamiliar, cinco de las mismas son del sexo femenino y uno es del sexo masculino, situación representativa del comportamiento mundial de este fenómeno, con edades que oscilan entre los veinte y treinta años, todos de procedencia urbana y de la ciudad capital, con creencias religiosas monoteístas de carácter católicas o evangélicas, las que en algunos casos les han servido como estrategia de afrontamiento frente al dolor vivenciado a lo largo del tiempo, tres de ellos pertenecen a una familia monoparental compuesta por madre, hermanos y hermanas, habiéndose presentado la conducta abusiva hacia la víctima durante su infancia y/o adolescencia, dos de los casos pertenecen a familias reconstituidas conformadas por ambos cónyuges, los hijos de cada uno de ellos y los procreados por ambos, y en uno de los casos a familia extensa o extendida donde cohabitan personas de varias generaciones y con diversos grados de consanguinidad; en cuanto al número de miembros que componen la familia en todos los casos las familias son numerosas, oscilando entre 8 y 15 miembros situación típica de países en desarrollo, y más aún en Nicaragua donde la tasa de natalidad es una de las más altas de Latinoamérica. El tipo de violencia intrafamiliar sufrida por las víctimas es sexual, física y emocional, asociándose con la presencia de más de un tipo de abuso o atropello a la integridad personal de los mismos, el tiempo de exposición de la víctima a las conductas abusivas varía de tres a diez largos años, los ofensores en todos los casos han sido hombres con diferentes niveles de vínculo familiar (padres, padrastro, tío, hermano y abuelo) los que en vez de proteger la vida de las y los integrantes menores y adolescentes les agraden y lesionan dentro del ámbito sagrado del hogar, que en vez de ser un lugar de protección y contención se transforma en un lugar riesgoso, amenazante y peligroso. Al respecto “La violencia sexual se registra en todos los países…los datos disponibles indican que, en algunos, casi una de cuatro mujeres puede ser víctima de violencia sexual…y hasta una tercera parte de las adolescentes informa que su primera experiencia sexual fue forzada” (OMS/OPS, 2003: 161).


Toda esta situación de violencia intrafamiliar mantenida en el tiempo conllevó al presente grupo de pacientes a experimentar malestares emocionales, tales como angustia, depresión crónica, sintomatología psicosomática, ideación suicida e intentos suicidas, trastorno postraumático, los que fueron tratados con métodos psicoterapéuticos de resolución de traumas, como forma inmediata de atención psicológica, luego que la sintomatología se fue incrementando de manera drástica y se hizo incompatible con el funcionamiento que requiere la vida cotidiana y sus retos. A continuación se presenta la tabla # 2.
Tabla #2
Particularidades del Tratamiento Psicoterapéutico familiar en los casos de estudio:


Características

Caso

1

Caso

2

Caso

3

Caso

4

Caso

5

Caso 6

Mandato familiar de Silenciar

El abuso

Si hablas te mato

Te corrijo

por tu bien y cállate

De esto no se habla con alma nacida

Nosotros para guardar secretos somos una tumba

Esto sólo es de nosotros

Si hablas no te creerán

Tipo de comunicación para develar el secreto

Verbal

Verbal

Verbal

Verbal

Escrito

y

Verbal

Escrito

y

Verbal

Miembros a los que se devela

el secreto

Hermanos y hermanas

Madre hermanos y hermanas

Todos y todas

Mujeres de la familia

Todos y todas

Todos y todas

Reacciones inmediatas

Revelacio-

nes de otras víctimas

Minimiza-

ción de la situación

Rabia y dolor

Preocupa-

ción

y dolor

Rabia y dolor

Revela-ciones de otras vícti-

mas

Reacciones tardías

Credibili-

dad y protección

Solidaridad

Negación vs

Aceptación

Protección


Protec

ción

Nega-

ción vs

Acepta

ción



Discusión:
En la base de la intervención psicoterapéutica familiar intergeneracional, elegida para el seguimiento y cierre del tratamiento, de los seis casos de jóvenes que habían sufrido uno o diversos tipos de violencia intrafamiliar, realizamos una evaluación un año después de ser tratados en terapia individual, para valorar los avances o dificultades presentadas postratamiento, donde fue evidente la necesidad de un abordaje familiar a dos niveles, primero proponiéndole al paciente identificado ( portador de la sintomatología familiar) una intervención familiar, que es precisa y necesaria en esta nueva etapa de su recuperación emocional.
Permitiéndonos con ello enrumbarnos por una nueva senda deseable y recomendable para seguir realizando otros cambios necesarios para su recuperación y consecuentemente la recuperación de su grupo primario de apoyo, que incluya a las personas más próximas de su contexto familiar, con ello pretendemos dar un giro importante en la terapéutica, que incorpora a su familia, para fortalecer sus cambios, valiéndonos de una lectura sistémica necesaria, que le permita avanzar más rápidamente y devolverle su dignidad de ser humano.

Para ello es necesario realizar la revelación dentro del seno familiar, de la situación de violencia intrafamiliar experimentada por las y los mismos a lo largo de la infancia y adolescencia a través de diversas formas de comunicación que ellos eligieran siendo éstas verbal o escrita.


Y segundo, propiciando con la intervención antes mencionada la Diferenciación del paciente identificado de su familia de origen, yendo con ello tras la búsqueda de formas de interacción familiar más sanas, que rompieran con las terribles cadenas del silencio que había congelado por años las conductas abusivas hacia sus miembros.
La intervención en todos los casos siguió los parámetros de terapia breve, con una durabilidad entre cuatro y ocho sesiones, asistiendo a la misma los miembros con mayores vínculos afectivos con la víctima, los que al iniciar las sesiones mostraron una gran resistencia al tipo de abordaje, pero paulatinamente ofrecieron un nivel aceptable de compromiso con la forma de tratamiento elegida.
Dentro de la terapia pudimos palpar las formas más aberrantes con las que se mantenía el silencio, que en todos los casos obedecía a amenazas a la integridad personal de las víctimas y tocaban los hilos sagrados de la lealtad familiar, la que se venían manteniendo de una generación a otra, a través de estrategias conscientes e inconscientes, las formas comunicativas elegidas para la revelación del secreto fueron mayoritariamente de tipo verbal y en dos casos las combinaron con la escrita para los miembros de la familia que no acudían a las sesiones.
Luego de develados los actos de violencia dentro de la familia, las reacciones inmediatas y tardías no se hicieron esperar, siendo las primeras desde la minimización del sufrimiento hasta la preocupación, rabia, dolor y la revelación en cascada de otras víctimas dentro del grupo familiar que igual que la o el paciente identificado guardaban el aterrador silencio de una manera epidémica. Y, las tardías que en algunos casos se manifestaron de diversas formas, siendo las más evidentes: la negación vs aceptación, credibilidad, solidaridad, pero sobretodo la protección colectiva hacia las víctimas y hacia los y las niñas, comportamiento respaldado por el principio de lealtad familiar, ese valioso y gran recurso que poseen las familias, sobretodo cuando es usado sanamente.
Por tanto, podemos concluir que la intervención psicoterapéutica familiar dirigida a la diferenciación de la víctima dentro del ámbito familiar, a través de la comunicación, es un recurso valioso e importante para romper el silencio aterrador, la cadena epidemiológica opresora, que incuba y mantiene las conductas abusivas y consecuentemente libera a las víctimas y a la familia de la repetición de la conducta disfuncional y le devuelve la vitalidad, la energía y el sentido de vida a las víctimas e interrumpe o rompe la pauta insana de transmisión multigeneracional de violencia intrafamiliar.
Referencias:
Corsi, J. (1994). “Violencia Familiar, una mirada interdisciplinaria sobre un grave problema social”, Buenos Aires, pp23-63.

DSM-IV-TR (2002) “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales”. Texto revisado, Barcelona, pp 824-825.

Godoy y Montealegre, dirigido por Vanegas, M (1998). “Perfil epidemiológico de la demanda satisfecha del servicio de Salud Mental del Consultorio Psicológico Popular de la Universidad Centroamericana”, Managua, pp86-91

Nardone y Watzlawick (1992) “El arte del cambio”, Barcelona, pp 57-65.

Navarro, J (1998) “Técnicas y programas en Terapia familiar” Barcelona, pp53-60.

OPS/OMS (2003) Informe mundial sobre violencia y salud, Washington, pp5 y 161.



PNUD. (2002) Informe sobre desarrollo humano. “Profundizar la democracia en un mundo fragmentado” pp53.

Vanegas Guido, M (2000) “Perfiles epidemiológicos del Consultorio Psicológico Popular del Departamento de Psicología y de la comunidad Jorge Dimitrov de Managua, realizados en la última década del siglo XX, dentro de la formación de los y las Psicólogas graduadas en la Universidad Centroamericana de Nicaragua” pp 37-38.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal