Universidad nacional mayor de san marcos



Descargar 6,42 Mb.
Ver original pdf
Página6/7
Fecha de conversión30.11.2019
Tamaño6,42 Mb.
1   2   3   4   5   6   7

DE LA VISIÓN A LA ACCIÓN

Artículo 11. Evaluación de la calidad 

a)  La calidad de la enseñanza superior es un concepto pluridimensional que debería comprender todas sus 

funciones y actividades: enseñanza y programas académicos, investigación y becas, personal, estudiantes, 

edificios, instalaciones, equipamiento y servicios a la comunidad y al mundo universitario. Una autoevaluación 

interna y un examen externo realizados con transparencia por expertos independientes, en lo posible especia-

lizados en lo internacional, son esenciales para la mejora de la calidad. Deberían crearse instancias nacionales 

independientes, y definirse normas comparativas de calidad, reconocidas en el plano internacional. Con miras 

a tener en cuenta la diversidad y evitar la uniformidad, debería prestarse la atención debida a las particularida-

des de los contextos institucional, nacional y regional. Los protagonistas deben ser parte integrante del proceso 

de evaluación institucional.

b)  La calidad requiere también que la enseñanza superior esté caracterizada por su dimensión internacional: el 

intercambio de conocimientos, la creación de sistemas interactivos, la movilidad de profesores y estudiantes 

y los proyectos de investigación internacionales, aun cuando se tengan debidamente en cuenta los valores 

culturales y las situaciones nacionales.

c)  Para lograr y mantener la calidad nacional, regional o internacional, ciertos elementos son especialmente im-

portantes, principalmente la selección esmerada del personal y su perfeccionamiento constante, en particular 

mediante la promoción de planes de estudios adecuados para el perfeccionamiento del personal universitario

incluida la metodología del proceso pedagógico, y mediante la movilidad entre los países y los establecimien-

tos de enseñanza superior y entre los establecimientos de educación superior y el mundo del trabajo, así 

como la movilidad de los estudiantes en cada país y entre los distintos países. Las nuevas tecnologías de la 

información constituyen un instrumento importante en este proceso debido a su impacto en la adquisición de 

conocimientos teóricos y prácticos.



62

MODELO EDUCATIVO SAN MARCOS



Artículo 12. El potencial y los desafíos de la tecnología 

Los rápidos progresos de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación seguirán modificando la for-

ma de elaboración, adquisición y transmisión de los conocimientos. También es importante señalar que las nuevas 

tecnologías brindan posibilidades de renovar el contenido de los cursos y los métodos pedagógicos, y de ampliar 

el acceso a la educación superior. No hay que olvidar, sin embargo, que la nueva tecnología de la información 

no hace que los docentes dejen de ser indispensables, sino que modifica su papel en relación con el proceso de 

aprendizaje, y que el diálogo permanente que transforma la información en conocimiento y comprensión pasa a 

ser fundamental. Los establecimientos de educación superior han de dar el ejemplo en materia de aprovecha-

miento de las ventajas y el potencial de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, velando por 

la calidad y manteniendo niveles elevados en las prácticas y los resultados de la educación, con un espíritu de 

apertura, equidad y cooperación internacional, por los siguientes medios:

a)  constituir redes, realizar transferencias tecnológicas, formar recursos humanos, elaborar material didáctico e 

intercambiar las experiencias de aplicación de estas tecnologías a la enseñanza, la formación y la investiga-

ción, permitiendo así a todos el acceso al saber;

b)  crear nuevos entornos pedagógicos, que van desde los servicios de educación a distancia hasta los estableci-

mientos y sistemas “virtuales” de enseñanza superior, capaces de salvar las distancias y establecer sistemas 

de educación de alta calidad, favoreciendo así el progreso social y económico y la democratización así como 

otras prioridades sociales importantes; empero, han de asegurarse de que el funcionamiento de estos com-

plejos educativos virtuales, creados a partir de redes regionales continentales o globales, tenga lugar en un 

contexto respetuoso de las identidades culturales y sociales;

c)  aprovechar plenamente las tecnologías de la información y la comunicación con fines educativos, esforzándo-

se al mismo tiempo por corregir las graves desigualdades existentes entre los países, así como en el interior 

de éstos en lo que respecta al acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y a la 

producción de los correspondientes recursos;

d)  adaptar estas nuevas tecnologías a las necesidades nacionales y locales, velando por que los sistemas técni-

cos, educativos, institucionales y de gestión las apoyen;

e)  facilitar, gracias a la cooperación internacional, la determinación de los objetivos e intereses de todos los paí-

ses, especialmente de los países en desarrollo, el acceso equitativo a las infraestructuras en este campo y su 

fortalecimiento y la difusión de estas tecnologías en toda la sociedad;

f)  seguir de cerca la evolución de la sociedad del conocimiento a fin de garantizar el mantenimiento de un nivel 

alto de calidad y de reglas de acceso equitativas;

g)  teniendo en cuentas las nuevas posibilidades abiertas por el uso de las tecnologías de la información y la 

comunicación, es importante observar que ante todo son los establecimientos de educación superior los que 

utilizan esas tecnologías para modernizar su trabajo en lugar de que éstas transformen a establecimientos 

reales en entidades virtuales.

Artículo 13. Reforzar la gestión y el financiamiento de la educación superior 

a)  La gestión y el financiamiento de la enseñanza superior exigen la elaboración de capacidades y estrategias 

apropiadas de planificación y análisis de las políticas, basadas en la cooperación establecida entre los esta-

blecimientos de enseñanza superior y los organismos nacionales de planificación y de coordinación a fin de 

garantizar una gestión debidamente racionalizada y una utilización sana de los recursos. Los establecimientos 

de enseñanza superior deberían adoptar prácticas de gestión con una perspectiva de futuro que responda a 

las necesidades de sus entornos. Los administradores de la enseñanza superior deben ser receptivos, com-

petentes y capaces de evaluar regularmente -mediante mecanismos internos y externos- la eficacia de los 

procedimientos y las reglas administrativos.


63

b)  Los establecimientos de enseñanza superior deben gozar de autonomía para manejar sus asuntos internos, 

aunque dicha autonomía ha de ir acompañada por la obligación de presentar una contabilidad clara y transpa-

rente a las autoridades, al parlamento, a los educandos y a la sociedad en su conjunto.

•  El objetivo último de la gestión debería ser el cumplimiento óptimo de la misión institucional aseguran-

do una enseñanza, formación e investigación de gran calidad, y prestando servicios a la comunidad. 

Este objetivo requiere una dirección que combine la visión social, incluida la comprensión de los 

problemas mundiales, con competencias de gestión eficaces. La función de dirección en la enseñan-

za superior constituye, por tanto, una responsabilidad social de primer orden y puede reforzarse de 

manera significativa a través del diálogo con todos los que participan en ella, y en particular con los 

profesores y los estudiantes. Teniendo presente la necesidad de mantener dentro de límites razona-

bles las dimensiones de los órganos rectores de los establecimientos de enseñanza superior, habría 

que prever la participación de los académicos en dichos órganos, en el marco institucional vigente.

 

•  Es indispensable fomentar la cooperación Norte-Sur con miras a lograr una financiación apropiada 



para fortalecer la educación superior en los países en desarrollo. 

Artículo 14. La financiación de la educación superior como servicio público

La financiación de la educación superior requiere recursos públicos y privados. El Estado conserva una función 

esencial en esa financiación.

a)  La diversificación de las fuentes de financiación refleja el apoyo que la sociedad presta a esta última y se debe-

ría seguir reforzando a fin de garantizar el desarrollo de este tipo de enseñanza, de aumentar su eficacia y de 

mantener su calidad y pertinencia. El apoyo público a la educación superior y a la investigación sigue siendo 

fundamental para asegurar que las misiones educativas y sociales se llevan a cabo de manera equilibrada.

b)  La sociedad en su conjunto debería apoyar la educación de todos los niveles, incluida la enseñanza superior 

dado el papel que ésta desempeña en el fomento de un desarrollo económico, social y cultural sostenible. La 

movilización con este fin depende de la sensibilización y la participación del público, de los sectores público y 

privado de la economía, de los parlamentos, de los medios de comunicación, de las organizaciones guberna-

mentales y no gubernamentales, de los estudiantes y de los establecimientos, de las familias y de todos los 

agentes sociales que intervienen en la enseñanza superior.

Artículo 15. Poner en común los conocimientos teóricos y prácticos entre los países y continentes

a)  El principio de solidaridad y de una auténtica asociación entre los establecimientos de enseñanza superior de 

todo el mundo es fundamental para que la educación y la formación en todos los ámbitos ayuden a entender 

mejor los problemas mundiales, el papel de la gobernación democrática y de los recursos humanos calificados 

en su resolución, y la necesidad de vivir juntos con culturas y valores diferentes. La práctica del plurilingüismo, 

los programas de intercambio de docentes y estudiantes y el establecimiento de vínculos institucionales para 

promover la cooperación intelectual y científica debiera ser parte integrante de todos los sistemas de enseñan-

za superior.

b)  Los principios de la cooperación internacional fundada en la solidaridad, el reconocimiento y el apoyo mutuo, 

una auténtica asociación que redunde, de modo equitativo, en beneficio de todos los interesados y la importan-

cia de poner en común los conocimientos teóricos y prácticos a nivel internacional deberían regir las relaciones 

entre los establecimientos de enseñanza superior en los países desarrollados y en desarrollo, en particular 

en beneficio de los países menos adelantados. Habría que tener en cuenta la necesidad de salvaguardar las 

capacidades institucionales en materia de educación superior en las regiones en situaciones de conflicto o 

sometidas a desastres naturales. Por consiguiente, la dimensión internacional debería estar presente en los 

planes de estudios y en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

c)  Habría que ratificar y aplicar los instrumentos normativos regionales e internacionales relativos al reconoci-

miento de los estudios, incluidos los que atañen a la homologación de conocimientos, competencias y aptitu-



64

MODELO EDUCATIVO SAN MARCOS

des de los diplomados, a fin de permitir a los estudiantes cambiar de curso con más facilidad y de aumentar la 

movilidad dentro de los sistemas nacionales y entre ellos.



Artículo 16. De la “fuga de cerebros” a su retorno

Sería preciso poner freno a la “fuga de cerebros” ya que sigue privando a los países en desarrollo y a los países 

en transición, de profesionales de alto nivel necesarios para acelerar su progreso socioeconómico. Los programas 

de cooperación internacional debieran basarse en relaciones de colaboración a largo plazo entre establecimientos 

del Sur y el Norte y promover la cooperación Sur-Sur. Se debería conceder la prioridad a programas de forma-

ción en los países en desarrollo en centros de excelencia organizados en redes regionales e internacionales, 

acompañados de cursillos en el extranjero especializados e intensivos, de corta duración. Habría que atender 

a la creación de un entorno que atraiga y retenga el capital humano cualificado, mediante políticas nacionales o 

acuerdos internacionales que faciliten el retorno, permanente o temporal, de especialistas e investigadores muy 

competentes a sus países de origen. Al mismo tiempo, hay que alentar un proceso de retorno de profesionales 

mediante programas de colaboración que, gracias a su dimensión internacional, favorezcan la creación y el for-

talecimiento de establecimientos y faciliten la plena utilización de las capacidades endógenas. La experiencia del 

Programa UNITWIN y de Cátedras UNESCO y los principios que figuran en los convenios regionales en materia 

de reconocimiento de títulos y diplomas de educación superior tienen, a este respecto, especial importancia.



Artículo 17. Las asociaciones y alianzas

La colaboración y las alianzas entre las partes interesadas (los responsables de las políticas nacionales e ins-

titucionales, el personal docente, los investigadores y estudiantes y el personal administrativo y técnico de los 

establecimientos de enseñanza superior, el mundo laboral y los grupos comunitarios) constituyen un factor impor-

tante a la hora de realizar transformaciones. Las organizaciones no gubernamentales son también agentes clave 

en este proceso. Por consiguiente, la asociación basada en el interés común, el respeto mutuo y la credibilidad 

deberá ser una modalidad esencial para renovar la enseñanza superior.

Nosotros, los participantes en la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, aprobamos esta Declaración 

y reafirmamos el derecho de todos a la educación y el derecho de acceder a la enseñanza superior sobre la base 

de los méritos y capacidades individuales;

Nos comprometemos a actuar juntos en el marco de nuestras responsabilidades individuales y colectivas adop-

tando todas las medidas necesarias a fin de hacer realidad los principios relativos a la enseñanza superior que 

figuran en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención relativa a la lucha contra las discri-

minaciones en la esfera de la enseñanza;

Reafirmamos solemnemente nuestros compromisos en favor de la paz. Estamos pues decididos a dar la máxima 

prioridad a la educación para la paz y a participar en la celebración del Año Internacional de la Cultura de Paz en 

el año 2000;

En consecuencia, aprobamos esta Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión y Acción. 


65

Anexo 4: Conferencia Mundial sobre Educación Superior 2009

CONFERENCIA MUNDIAL SOBRE LA EDUCACIÓN SUPERIOR-2009:

LA NUEVA DINÁMICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y LA INVESTI-

GACIÓN PARA EL CAMBIO SOCIAL Y EL DESARROLLO

Sede de la UNESCO, París, 5-8 de julio de 2009



COMUNICADO

8 de julio de 2009



PREÁMBULO 

Nosotros, los participantes en la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior - 2009, celebrada del 5 al 

8 de julio de 2009 en la Sede de la UNESCO en París, reconociendo que los resultados y la Declaración de la 

Conferencia Mundial sobre la Educación Superior de 1998 conservan toda su pertinencia y teniendo en cuenta 

las conclusiones y recomendaciones de las seis conferencias regionales (Cartagena de Indias, Macao, Dakar, 

Nueva Delhi, Bucarest y El Cairo), así como los debates y resultados de la presente conferencia, titulada “La 

nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrollo”, suscribimos este 

comunicado.

En su condición de bien público y de imperativo estratégico para todos los niveles de la  enseñanza, y por ser 

fundamento de la investigación, la innovación y la creatividad, la educación superior debe ser responsabilidad de 

todos los gobiernos y recibir su apoyo económico. Como se destaca en la Declaración Universal de Derechos Hu-

manos, “el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos” (Artículo 

26, párrafo 1). 

La recesión económica actual podría ampliar la brecha que en materia de acceso y calidad separa a países 

desarrollados y países en desarrollo y que se manifiesta también en el interior de los países, lo que plantearía 

problemas adicionales a los países donde el acceso ya está restringido. 

En ningún otro momento de la historia ha sido más importante que ahora la inversión en los estudios superiores, 

por su condición de fuerza primordial para la construcción de sociedades del conocimiento integradoras y diver-

sas, y para fomentar la investigación, la innovación y la creatividad. 

La experiencia del decenio pasado demuestra que la educación superior y la investigación contribuyen a erradicar 

la pobreza, a fomentar el desarrollo sostenible y a adelantar en la consecución de los objetivos de desarrollo acor-

dados en el plano internacional, entre otros los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y de la Educación para 

Todos (EPT). Los programas mundiales de educación deberían reflejar estas realidades. 

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR 

1.  La educación superior, en tanto que bien público, es responsabilidad de todas las partes interesadas, en parti-

cular de los gobiernos. 

2.  Ante la complejidad de los desafíos mundiales, presentes y futuros, la educación superior tiene la responsa-

bilidad social de hacer avanzar nuestra comprensión de problemas polifacéticos con dimensiones sociales, 

económicas, científicas y culturales, así como nuestra capacidad de  hacerles frente. La educación superior 

debería asumir el liderazgo social en materia de creación de conocimientos de alcance mundial para abordar 

retos mundiales, entre los que figuran la seguridad alimentaria, el cambio climático, la gestión del agua, el 

diálogo intercultural, las energías renovables y la salud pública. 


66

MODELO EDUCATIVO SAN MARCOS

3.  Los centros de educación superior, en el desempeño de sus funciones primordiales (investigación, enseñanza 

y servicio a la comunidad) en un contexto de autonomía institucional y libertad académica, deberían centrarse 

aún más en los aspectos interdisciplinarios y promover el pensamiento crítico y la ciudadanía activa, contribu-

yendo así al desarrollo sostenible, la paz y el bienestar, así como a hacer realidad los derechos humanos, entre 

ellos la igualdad entre los  sexos. 

4.  La educación superior debe no sólo proporcionar competencias sólidas para el mundo de hoy y de mañana, 

sino contribuir además a la formación de ciudadanos dotados de principios éticos, comprometidos con la cons-

trucción de la paz, la defensa de los derechos humanos y los valores de la democracia.

5.  Existe la necesidad de lograr más información, apertura y transparencia en lo tocante a las diversas misiones 

y actuaciones de cada establecimiento de enseñanza. 

6.  La autonomía es un requisito indispensable para que los establecimientos de enseñanza los puedan cumplir 

con su cometido gracias a la calidad, la pertinencia, la eficacia, la transparencia y la responsabilidad social. 



ACCESO, EQUIDAD Y CALIDAD 

7.  En los últimos diez años se han realizado ingentes esfuerzos a fin de mejorar el acceso y garantizar la calidad. 

Este empeño debe continuar. Pero el acceso, por si solo, no es suficiente. Será preciso hacer mucho más. Hay 

que llevar a cabo esfuerzos para lograr que los educandos obtengan buenos resultados. 

8.  La ampliación del acceso se ha convertido en una prioridad en la mayoría de los Estados Miembros y el aumen-

to de los índices de participación en la enseñanza superior es una de las grandes tendencias mundiales. Sin 

embargo, aún subsisten considerables disparidades, que constituyen una importante fuente de desigualdad. 

Los gobiernos y las instituciones deben fomentar el acceso, la participación y el éxito de las mujeres en todos 

los niveles de la enseñanza. 

9.  Al ampliar el acceso, la educación superior debe tratar de alcanzar simultáneamente los objetivos de equidad, 

pertinencia y calidad. La equidad no es únicamente una cuestión de acceso – el objetivo debe ser la participa-

ción y conclusión con éxito de los estudios, al tiempo que la garantía del bienestar del alumno. Este empeño 

debe abarcar el adecuado apoyo económico y educativo para los estudiantes que proceden de comunidades 

pobres y marginadas. 

10.  La sociedad del conocimiento necesita diversos sistemas de educación superior, con una gama de institu-

ciones que tengan cometidos variados y lleguen a diversos tipos de educandos. Además de los centros de 

enseñanza públicos, las entidades privadas de enseñanza superior con objetivos de interés público han de 

desempeñar una función importante. 

11.  Nuestra capacidad para alcanzar los objetivos de la EPT dependerá de nuestra capacidad para enfrentarnos 

con la escasez mundial de docentes. La educación superior debe ampliar la formación de docentes, tanto 

inicial como en el empleo, con planes y programas de estudios que den a los docentes la capacidad de dotar 

a sus alumnos de los conocimientos y las competencias que necesitan en el siglo XXI. Este objetivo exigirá 

nuevos enfoques, como por ejemplo el uso del aprendizaje abierto y a distancia y de las tecnologías de la 

información y la comunicación (TIC). 

12.  La formación de expertos en planificación educativa y la realización de investigaciones pedagógicas con el fin 

de mejorar las estrategias didácticas contribuyen también a la consecución de los objetivos de la EPT. 

13.  El aprendizaje abierto y a distancia y el uso de las TIC ofrecen oportunidades de ampliar el acceso a la educa-

ción de calidad, en particular cuando los recursos educativos abiertos son compartidos fácilmente entre varios 

países y establecimientos de enseñanza superior. 

14.  La aplicación de las TIC a la enseñanza y el aprendizaje encierra un gran potencial de aumento del acceso, la 

calidad y los buenos resultados. Para lograr que la aplicación de las TIC aporte un valor añadido, los estable-

cimientos y los gobiernos deberían colaborar a fin de combinar sus experiencias, elaborar políticas y fortalecer 

infraestructuras, en particular en materia de ancho de banda. 



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal