Universidad de pamplona facultad de artes y humanidades programa de comunicaci



Descargar 8,3 Mb.
Página1/25
Fecha de conversión26.01.2017
Tamaño8,3 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

“OBSERVACIÓN AL FENÓMENO DE LA DROGADICCIÓN DESDE UNA PERSPECTIVA CINEMATOGRAFICA”

JUAN DIEGO AGUIRRE GÓMEZ

UNIVERSIDAD DE PAMPLONA

FACULTAD DE ARTES Y HUMANIDADES

PROGRAMA DE COMUNICACIÓN SOCIAL

CAMPUS VILLA DEL ROSARIO

SAN JOSÉ DE CÚCUTA

2014

“OBSERVACIÓN AL FENÓMENO DE LA DROGADICCIÓN DESDE UNA PERSPECTIVA CINEMATOGRAFICA”



JUAN DIEGO AGUIRRE GÓMEZ

Trabajo de grado presentado como requisito para optar al título de

Comunicador Social

Asesor


Orlando González.

UNIVERSIDAD DE PAMPLONA

FACULTAD DE ARTES Y HUMANIDADES

PROGRAMA DE COMUNICACIÓN SOCIAL

CAMPUS DE VILLA DEL ROSARIO

SAN JOSÉ DE CÚCUTA

2014

DEDICATORIA
El proyecto está dedicado a todas las personas que luchan en la calle, que han participado de los documentales “Lo que se quiere ocultar”, “Cali Ciudad Marihuana”, “Destinos de Dakota y “Urimaco Lucha por su Tierra”, y que de alguna manera u otra, a pesar de vivir en condiciones deplorables, reprochables e injustificables -sin ellos saberlo- nos enseñan la importancia de la vida.

AGRADECIMIENTOS
Agradecido con mi familia que me ha apoyado desde el principio en realizar este proyecto.

En la misma medida, a los compañeros que sin escrúpulos, humildes y sin fanfarronería, me colaboraron en la producción y ejecución del rodaje del cortometraje.


Además, muestro mi agradecimiento por la seguridad y vigilancia de la Policía Metropolitana de Cúcuta al mando del Teniente Coronel Giraldo y el Comandante Necton, también al Grupo de Operaciones Especiales (GOES) en el momento del rodaje.
Agradecimientos especiales al tutor Orlando Gonzales que me guió en el proceso de investigación y gracias a sus conocimientos pude llevar a cabo el proyecto de grado. De igual forma, al comité de trabajo de la Universidad de Pamplona por darme el espacio del laboratorio de televisión para editar el cortometraje.
Por último, sin el apoyo de Martin Manzano y Nancy Ramírez, directores de la Fundación el Camino, esto sería imposible.

CONTENIDO

pág.

INTRODUCCIÓN 7

CAPÍTULO 1

1. EL PROBLEMA

1.1 Planteamiento 10

1.2 Formulación 15

1.3 Objetivos 15

1.3.1 Objetivo general 15

1.3.2 Objetivos específicos 15

1.4 Justificación 16

1.5 Limitaciones 19



CAPÍTULO 2

2. MARCO TEÓRICO

2.1 Antecedentes 21

2.2 Bases teóricas 26

CAPÍTULO 3

3. MARCO METODOLÓGICO

3.1 Nivel de investigación 41

3.2 Diseño de investigación 48

3.3 Población y muestra 50

3.3.1 Población 50

3.3.2 Muestra 50

3.4 Técnicas e instrumentos de recolección de datos 51

3.5 Técnicas de procesamiento y análisis de datos 51



CAPITULO 4

4. PROPUESTA

4.1 Conclusiones 53



4.2 Cronograma 56

REFERENCIAS

ANEXOS

INTRODUCCIÓN
La investigación se centrará en evidenciar y describir la dinámica social y los diferentes fenómenos colectivos que aqueja el uso indebido de las sustancias psicoactivas (SPA) ilegales por parte de los internos de la Fundación el Camino en la ciudad de Cúcuta.
Se busca difundir y describir de manera objetiva: las costumbres, hábitos, actitudes, nociones, motivos, la circunstancia social; las consecuencias del consumo de drogas para los drogodependientes que están en rehabilitación.
Dado lo anterior, dentro de las diversas necesidades que podemos hallar en la capital nortesantandereana se encuentra el problema de salud de la drogadicción, enfermedad somática y anímica que resulta de la dependencia extrema hacia una droga o fármaco. Como consecuencia, debemos proponer en el estudio una alternativa comunicacional que refleje el fenómeno social-moral de la droga y su impacto en la comunidad.
La investigación comprende un análisis etnográfico enriquecedor del consumo de drogas ilícitas, así como los efectos en los usuarios crónicos y en la sociedad.
Desde la cinematografía y la comunicación social -herramientas interdisciplinares de divulgación, de expresión artística y narrativa audiovisual- se busca exponer un cortometraje con: características, consecuencias y discurso –de tono documental- de una historia inspirada en hechos reales de los farmacodependientes que han padecido trastornos y traumas que los llevaron a consumir drogas.
Cabe señalar que se abordará el uso y abuso de las drogas prohibidas o ilegales, puesto que estás son las que consumen los usuarios que están en tratamiento de control y desintoxicación en la Fundación el Camino.
Igualmente, como antecedente de investigación, se realizó un producto audiovisual con la Fundación el Camino en el año 2012. El cortometraje documental reflejó la labor social en la ciudad de esta entidad sin ánimo de lucro y describió la situación de las personas que en estado de vulneración de derechos viven en medio de la marginalidad y consumen algún tipo de droga. “Lo que se quiere ocultar” realizado en la ciudad de Cúcuta fue promocionado y divulgado a nivel nacional e internacional: Selección oficial en: el X Festival Internacional de cortometrajes y escuelas de cine El Espejo (2013); IV Festival de Cine de Infancia y adolescencia, Bogotá (2013); Festival Cuarto de Hora (2013) y IV Festival Audiovisual Montes de Maria (2013).
Partiendo de lo anterior, las personas con las que se trabajará presentan características de: analfabetismo, antecedentes penales y judiciales, carencia de educación primaria y secundaria, problemas intrafamiliares, traumas infantiles y carencia de un estilo de vida digna y confortable.
Por consiguiente, está es una oportunidad para que estas personas –estigmatizadas y excluidas- sean partícipes del proyecto como parte de la reintegración que buscan dentro de la sociedad y en su vida.
La intención de esta investigación es aportar con capacitación, participación, difusión y promoción. Partiendo del campo de la comunicación y como herramienta de información, la creación de un producto audiovisual que abordará la temática de las drogas ilegales en la ciudad de Cúcuta, además de ejecutarse como proyecto piloto en la Fundación el Camino.

CAPITULO 1

1. EL PROBLEMA

1.1 Planteamiento
Para conocer la problemática y el consumo de millones de personas en la actualidad, se debe entender su historia, la evolución del concepto (droga) y las representaciones culturales en la sociedad. De la misma forma el contexto social en Colombia.

Inicialmente el uso de la droga se remonta al periodo de la Pre-historia y la Edad de Piedra, 4.000 a.c. El hombre primitivo fue el primer consumidor en el planeta y las usaban como sustancias sagradas que permitía curar enfermedades. A partir de allí se gestaron los primeros conocimientos sobre farmacología. (Escohotado, 1998 y Nuñez, 1998).

Civilizaciones antiguas como: los egipcios, sumerios, mayas, aztecas, griegos, chinos, indo-americanos y egipcios; las usaban con fines esotéricos, curativos y reflexivos. Como sucedió en Grecia, los filósofos las empleaban para rituales de iniciación (Zamudio, s.f y Escohotado, 1998).

La sociedad griega no desacreditaba, no consideró a las manifestaciones o comportamientos humanos relacionados con el consumo de alucinógenos, morales o inmorales.

Entrada la edad media el Imperio Romano y su religión oficial, el cristianismo, fueron los primeros en oponerse a los rituales. Los romanos consideraban a estas conductas de indecentes e inapropiadas y toda aquella persona que lo practicara sería un hereje. Para los cristianos, el estado de trance por medio de sustancias psicoactivas era brujería. La tradición cristiana fundamentó el concepto como acto pecaminoso. Escohotado, (1998).

De ahí, los primeros cristianos expresaron dudas sobre los placeres del cuerpo, en este caso el consumo de droga era considerado acto pecaminoso ante Cristo. Por ello, durante el siglo IV las personas que consumían estas sustancias eran catalogadas de hechiceras y se introdujeron en la sociedad las primeras leyes anti-drogas, según ellos, las prohibiciones a cualquier este tipo de prácticas de “magia negra”. Escohotado, (1998).

Estas fueron las primeras cruzadas contra las drogas, el punto de partida del debate moral sobre el empleo de las drogas y la connotación teológico-moral que el Imperio Romano, el clérigo y la religión cristiana establecieron.

A partir del descubrimiento del Nuevo Mundo la religión cristiana se propagó en América. Se consolidó como el sistema dominante en occidente y gracias a su influencia, entre el siglo XV y XVI las drogas adquirieron una concepción negativa en la sociedad. El concepto manejado concebía a las SPA como una amenaza. Las masas y la industrialización comenzaron a relegar de las multitudes y aglomeraciones a las minorías que usaban SPA y se convirtió en un símbolo de marginalidad. En medio de transformaciones y avances de la civilización, los monopolios farmacéuticos buscaban dominar el mercado con sus productos, al mismo tiempo batallaban para que se prohibiera otra clase de drogas, en síntesis, el principal objetivo era manejar el mercado mundial del fármaco medicado y lo lograron. A partir de acá se dividen las drogas legales –ventas formales en farmacias- e ilegales –ventas informales y clandestinas en las calles-. Escohotado, (1998).

En la segunda mitad del siglo XX los norteamericanos comenzaron una cruzada frontal contra los narcóticos. En 1968 el presidente norteamericano Richard Nixon anunció el comienzo de la guerra contra las drogas. Según Torres, (2011).

La masificación de los medios de comunicación y la propaganda crearon estereotipos sociales de los consumidores de drogas ilegales: la criminalidad, los asesinatos, la violencia, fueron representaciones sociales que se relacionaron con los delitos de la producción y el consumo de las SPA. Hernandez, (2000).

En la actualidad, según el último Informe Mundial Sobre las Drogas 2013, el número de fallecidos provocados por estas, son de 210. 546 mil personas, en el que Asia ocupa el primer lugar con el 50% de las muertes y le sigue Estados Unidos con 47. 813 muertes. Latinoamérica presenta 4.756 personas que perdieron la vida a causa del consumo de algún tipo de droga.

En los últimos años el tema de la droga ilícita ha creado distintos discursos y posturas. La postura preponderante de algunas naciones es la de prohibir. El estigma del consumo, el símbolo social y mediático del uso instauró una concepción negativa de la droga (Reyes, Paz, Sismondí y Buffa, 2011).

El adicto es visto como criminal, dañino y perjudicial y la cultura de masas ha creado estandares sociales, practicando la exclusión y la prohibición.

Como lo vemos en la historia, a los consumidores los relacionaron con la sociedad delincuencial. Justamente en Colombia la época más violenta en el país la protagonizaron los carteles de narcotráfico, como lo fueron el Cartel de Medellín y luego el Cartel de Cali. El principal objetivo de las bandas criminales, era la producción y distribución de la droga, de tal forma que Colombia se convertiría en el principal exportador de cocaína hacia el mundo.

El fenómeno del narcotráfico acompañó el desarrollo de la nación latinoamericana por más de 50 años. En esta medida, Colombia ha sido desde el año de 1980 uno de los países más violentos del mundo. En medio de la lucha contra las drogas 80 por cada 100.000 habitantes fallecieron por causas violentas como lo describe Pecaut, (1997)
Aquejados por la guerra frontal contra la distribución y producción de los alucinógenos, en Colombia los carteles expandieron la dinámica de distribución y fortalecieron el tráfico departamental, regional y local, denominado el microtráfico de droga.
Particularmente, el consumo se transfirió con notoriedad a las ciudades, dentro de los barrios, parques, zonas residenciales y de esparcimiento etc. A causa de ello, la juventud estuvo expuesta a consumir desde temprana edad, ya sea por la curiosidad –en los niños-o por traumas familiares o sociales que dieron como consecuencia el consumo de alguna sustancia SPA.
Un último estudio realizado por el Gobierno Nacional de Colombia y ejecutado por el Ministerio de Justicia y del Derecho y el Ministerio de Salud de Colombia con jóvenes de entre 11 y 18 años (92.929 estudiantes de ambos sexos) refleja que el 12% de estudiantes han consumido algún tipo de droga ilícita. Del cual, la marihuana representa el 7% y la cocaína el 2,8%.
En Cúcuta y según los datos que manejan los sistemas de salud pública y privado de la capital nortesantandereana, existen 60 adictos que reciben tratamiento en la ciudad. Sin embargo, se prevé que la cifra sea más elevada, dado que no se contabiliza a las personas que viven en la calle en medio del anonimato y los que no reconocen la enfermedad (La Opinión, 2013).
El estudio tiene como finalidad la participación de los internos de la Fundación el Camino en Cúcuta. Reconocer y develar los testimonios de vida de los adictos a las drogas y la oportunidad de examinar una problemática actual que está presente en los barrios y en las calles del país.

1.2 Formulación del problema
¿Cómo se puede crear una estrategia audiovisual con los internos de la Fundación el Camino que refleje la adicción a las drogas en Cúcuta?

1.3 Objetivos
1.3.1 Objetivo general
Crear un cortometraje audiovisual sobre los internos de la Fundación el Camino en la ciudad de Cúcuta que permita sensibilizar sobre el consumo y uso de las sustancias psicoactivas.
1.3.2 Objetivos específicos
-Reflejar la dinámica social de los adictos a las drogas de la Fundación el Camino.

-Divulgar en la comunidad en general de la ciudad de Cúcuta, en el Departamento y a nivel nacional e internacional el cortometraje protagonizado por los adultos y jóvenes que están en etapa de rehabilitación.

-Describir el hábito y conducta de un adicto a las drogas, que se encuentra en etapa de resocialización por una fundación de ayuda al drogodependiente.

1.4 Justificación
Según el Informe de la ONG Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal de México, de las 50 ciudades más violentas del mundo se encuentra Cúcuta en el puesto 33 y en el 4° puesto a nivel nacional con 260 homicidios en el 2013 superando a históricas ciudades con alto índice de homicidios, como: Pereira (34) y Medellín (35).
Además, según el Informe de desplazamiento del 2012, el departamento Norte de Santander se ubica en el séptimo lugar de los 15 departamentos con mayor número de desplazamientos, con 7.670 desplazados.
Cúcuta no fue ajena a esta lucha contra las drogas, se convirtió en una zona importante para el control de las rutas de narcotráfico hacia el norte del país y la nación vecina, Venezuela.
En resumen, la Consultoría para los Derechos Humanos y Desplazamiento (2012) determinó que:

“En muchos de los municipios el desplazamiento está ligado a la disputa de las mafias por el control territorial en función del tráfico y microtráfico de sustancias psicoactivas. Lo que implica conflicto armado interno, disputas, disturbios y violaciones masivas de los Derechos Humanos”.


Debido a los pocos espacios que existen en el país para comprender la problemática de las drogas ilegales, la comunicación social surge como alternativa interdisciplinar que permite divulgar y promocionar un cortometraje de ficción que refleje este fenómeno social. Las causas, consecuencias y conflictos desde el punto de vista de un adicto, las drogas en su diario vivir.
Es así que Barroso asegura (2010). “…la comprensión del lenguaje audiovisual, refleja valores y actitudes sanas de la realidad cotidiana, favorece la creatividad, participación y trabajo en equipo, y promueve la corresponsabilidad en los mensajes.” (16).
A pesar de todo, el consumo de sustancias psicoactivas va en aumento y consigo el número de usuarios que deciden probarla y ser consumidores activos de este tipo de sustancias ilegales.
Para contextualizar, la Secretaría de Bienestar Social en la ciudad de Cúcuta informa que entre el Canal Bogotá y el Parque de la Sexta existen 274 personas que viven en la calle. De los cuales el 99% consume algún tipo de alucinógeno (La Opinión, 2011).
También en el mismo periódico (2013) se publica las acciones tomadas por la alcaldía de Cúcuta entorno al tema de las drogas.
Luego de la intervención de la Policía Metropolitana contra el microtráfico de droga en la ciudad en el año 2013 ordenada por el alcalde Donamarís París Lobo, las ollas desmanteladas provocaron el desplazamiento y esparcimiento masivo de consumidores a diferentes sectores de la ciudad (…) Como consecuencia, la alcaldía puso en marcha los programas Centro Día y la Finca Salazar de las Palmas, donde se estimula a los drogodependientes con terapias de resocialización, desintoxicación y con oportunidades de empleo.
En consecuencia, es necesario reseñar esta problemática de la adicción a las drogas con la participación de la población vulnerable. Contarlo de una forma llamativa y entretenida por medio de un cortometraje de género dramático, que genere debate y nuevas estrategias para comprender el problema.
Cabe resaltar que desde hace algunos años el cine y las artes se han venido usando como terapias didácticas para creación de valores y resolución de conflictos. El objeto de estudio se aborda mediante el cine y es una ventana para la comprensión y la comunicación (Barroso, 2010).
Empero, no solo será la proyección del cortometraje y el análisis del entorno social, la participación y la actuación forman parte del proyecto de investigación, los mismos consumidores de drogas personificarán personajes y le darán un tono verídico –desde la dramaturgia- a la narración audiovisual.
Las herramientas de comunicación y de información servirán para reconocer y difundir la labor realizada por los internos y reconstruir espacios culturales y de aprendizaje para que esta clase de personas muestren sus demás capacidades.

1.5 Limitaciones
En la investigación se reflejaron múltiples factores que limitaron el trabajo de la producción del cortometraje, así como en la preproducción y preparación del rodaje.
El analfabetismo de los internos de la Fundación el Camino. Los internos que participaron, no sabían leer ni escribir, por ello se demandó acompañamientos personalizados en cada sesión de capacitación en donde se enseñaba el guión de forma práctica.
Ante todo los actores supieron la esencia y la idea general de la película y de cada escena, empero no se lograron aprender el guión por completo, en consecuencia se modificaron escenas, se redujeron tiempos de grabación y se eliminaron diálogos.
Igualmente algunos internos fueron echados en etapa de preproducción, otros se escaparon. La reconfiguración de actores y selección del personal en la puesta de escena fue una constante. Por esta situación pusieron en riesgo la continuidad del proyecto.
Otro de los temas neurálgicos fue el trato con cada uno de ellos. Algunos internos de la fundación se opusieron a participar y mostraron su descontento con el trabajo a medida que se avanzaban en las grabaciones.
En algunas ocasiones los repentinos cambios de estado de ánimo de algunos internos, causaron peleas entre los mismos. La intervención del director Martin Manzano siempre resolvía las situaciones.
La grabación en el “Barrio Chino”, zona de alta tasa de criminalidad y violencia. Por ello fue de vital importancia el acompañamiento de la Policía Metropolitana de Cúcuta y el Grupo de Fuerzas Especiales (GOES).
De modo similar, tocar temas neurálgicos en la región que no son profundizados por los medios de comunicación local.
Por ser una producción audiovisual, los altos costos en logística hacen que sea laborioso el trabajo e intenso.
Por otra parte, la inexperiencia del equipo de producción en trabajar con temáticas sociales y trabajos de campo en zonas de alto riesgo.
Por último, la falta de apoyo de la comunidad en Cúcuta para realizar este tipo de proyectos. Políticos, microempresas, organizaciones privadas y medios de comunicación local se rehusaron a colaborar con la difusión, promoción y ejecución del proyecto.

CAPITULO II

2. MARCO TEÓRICO

2.1 Antecedentes
Como precedentes de esta investigación, se han realizado diversos estudios que han implementado la estrategia audiovisual con comunidades vulnerables o expuestas a la adicción a las drogas. Asimismo, Festivales de cine y campañas publicitarias que promulgan por la responsabilidad del uso de las sustancias psicoactivas y la inclusión social.
Cabe resaltar que ninguna de las estrategias induce a eliminar o erradicar el consumo de drogas. La estrategia es de control y busca reducir el uso y abuso, bajo espacios controlados.
Iniciamos con una campaña realizada en Uruguay desde el 2003, “Consumo Cuidado”. La Junta Nacional de Drogas a través del Programa Itinerante de Reducción de Riesgos y Drogas, realiza la campaña apoyándose de la parte audiovisual y mediante comerciales o spots publicitarios muestra los diferentes conceptos que se tienen de la droga y la interpretación que se da en la sociedad al consumidor.

De tal forma impulsan en construir un pensamiento constructivo y objetivo en torno al consumo de drogas, sin excluir y mediante la gestión de riesgo construyen una mirada realista y científica.


En el marco del cortometraje EL CANAL es importante, refleja el concepto tergiversado construido culturalmente, los actos delictivos, el manejo de los medios de comunicación y la catalogación a los consumidores.
Asimismo, una segunda propuesta colombiana en el 2007 y creada por la Fundación Red Social de Medios de Comunicación, puso en desarrollo un Proyecto Pedagógico Audiovisual de Aprovechamiento del Tiempo Libre y Protección Ambiental para la Prevención del Consumo de Drogas en Jóvenes Vulnerables y de Bajos Recursos, bajo una serie documental dirigida a la audiencia juvenil con una duración de 13 capítulos por temporada.
El principal objetivo era prevenir el consumo de drogas en menores de edad desarrollando actividades de exploración, recreación y ecoturismo. La pedagogía enseñaba a niños y niñas las oportunidades del aprovechamiento del tiempo libre involucrándolos en entornos ecológicos para el desarrollo de capacidades cognitivas.
Es destacable para la investigación, por qué promueven la participación de la población, en este caso los niños cultivan la prevención y conciencia a temprana edad. Sin embargo, no ahondan en el tema de las drogas, la estrategia es de prevenir el consumo, sin contar el consumo mismo.
Igualmente, en una propuesta más cercana al campo cinematográfico, el proyecto español que se lleva a cabo desde el año 2001 en la ciudad de Madrid, “La Creación de un Cortometraje: Un proceso de mediación en la promoción de la salud del adolescente” dirigido al público juvenil, pretende utilizar el cine como estrategia pedagógica en el desarrollo social y personal.
Como estrategia metodológica, la visualización de largometrajes en el aula de clase. Se educarán en la resolución de conflictos, el desarrollo intelectual, la estética de la imagen, los gustos personales e incentivando la creatividad en los jóvenes críticos de cine. (Barroso, 2010).
Esta segunda propuesta se enfoca en la visualización y crítica de obras de cinematografía. Del mismo modo, el proyecto EL CANAL ejecutó espacios para contemplar largometrajes de género dramático, como La Vendedora de Rosas y Huelepega. Los internos aprendieron mediante talleres de cine, dramaturgia y narrativa audiovisual.
En cambio, la propuesta Jaque Mate del 2012 realizada en la ciudad de Bogotá, Colombia, al igual que el cortometraje EL CANAL, permite crear a partir de los testimonios recolectados, la realidad del problema, las consecuencias del consumo de drogas.
El proyecto “Jaque Mate” maneja el género documental y se realizó con el fin de promover la prevención del consumo de drogas la sociedad en general. Busca evitar el consumo de droga y proponerles a los consumidores activos a salir del problema de adicción.
El cortometraje EL CANAL orienta a la sensibilización y educación a través de la personificación de los adictos a las drogas y de manera objetiva reflejar las consecuencias que conlleva el consumo de sustancias que alteren el sistema nervioso.
Por otro lado la ONG Acción Técnica Social en Colombia, realiza el programa “Échele cabeza cuando se de en la cabeza” y mediante puestos de información ubicados en lugares estratégicos de alto consumo, buscan mitigar, en esa medida, reducir los daños y la sobredosis en el cuerpo. Pereira es la primea ciudad donde se implementó el programa, en la actualidad se desarrolla en Bogotá.
Además, el proyecto realiza festivales de cine relacionados con el tema de las drogas y dan la oportunidad de mostrar productos audiovisuales que oriente a los jóvenes frente al tema de las drogas. El Festival de Cortos Psicoactivos, realizado en el año 2014, es el primer festival de cortometrajes a nivel nacional que permite cualquier tipo de producto audiovisual que se relacione con las sustancias psicoactivas.
Asimismo, en Colombia diferentes organizaciones no gubernamentales como el Ojo Al Sancocho, la Corporación Festival de Infancia y Adolescencia en Bogotá, promueven por medio del cine, la educación y la defensa de los derechos humanos.
El Festival Ojo Al Sancocho nace en el 2008 y se celebra en la localidad de Ciudad Bolívar cada año como un festival de cine alternativo, independiente y comunitario para mitigar estas problemáticas que aqueja zonas de estratos bajos del país. Por medio de la realización y promoción del audiovisual en los barrios, crea diálogos interculturales, territorios de paz y comunitarios que construyen valores en sociedad.
Igualmente la Corporación Festival de Cine de Infancia y Adolescencia es creada en el 2010 en Bogotá para intervenir en la población infantil de zonas vulnerables. Crea espacios formativos por medio del audiovisual, los menores se ven beneficiados en la participación y desarrollo integral.
Por ello, la realización del proyecto en la Fundación el Camino pretende enriquecer las aptitudes físicas, psicológicas y generar espacios de competencias que les permitan a los internos, ser un ciudadano integral.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal