Universidad de las Américas Facultad de Educación Sede Viña del Mar



Descargar 37,28 Kb.
Fecha de conversión04.06.2017
Tamaño37,28 Kb.

Universidad de las Américas

Facultad de Educación

Sede Viña del Mar


Grandes sistemas de teorías filosóficas de la educación
Naturalismo y JJ Rousseau
CONTEXTO HISTÓRICO DE ROUSSEAU - Su pensamiento se desarrolla en la Francia del siglo XVIII. Un enfrentamiento entre la burguesía + la nobleza = Revolución Francesa. - Surge la Ilustración - un movimiento que pretende la liberación y la felicidad humanas a través de la razón. - Ante la situación política los ilustrados consideran que: la razón es el instrumento que permite adecuar las sociedades humanas a las leyes naturales abriéndose así el campo para la búsqueda y la investigación de nuevas leyes sociales y culturales. - La idea central de la filosofía de Rousseau es que el orden social debe estar de acuerdo con las leyes de la Naturaleza. ROUSSEAU (1712- 1778)

CARACTERÍSTICAS DEL NATURALISMO DE ROSSEAU. - La educación para él era el camino idóneo. - La observación y la experimentación: el camino por el cual el niño inicia la aprehensión del mundo que lo rodea. - Él no estaba de acuerdo con la educación tradicional. - Se dio cuenta que el sistema educativo imperante era incapaz de llevar a cabo esta labor. EL NATURALISMO PEDAGOGICO Ve en la naturaleza el fin y el método de la enseñanza. Aparece en el siglo XVIII. - «La educación es obra de la naturaleza, de los hombres o de las cosas» «la educación es el arte de educar a los niños y formar a los hombres»; - «la educación no es sino la formación de hábitos».


El naturalismo pedagógico es un poderoso principio que sirvió de fundamento al surgimiento de la Escuela Nueva; junto con la libertad del niño, la autoactividad, el laicismo y la coeducación. - El naturalismo, aplicado al campo de la educación, y su variante pedagógica debe sus raíces a varios tiempos históricos y por eso mismo se nutre de ideas que corresponden a la filosofía griega, a la época de la Ilustración o a la propia Revolución Francesa; incluso, hacia finales del siglo XIX e inicios del XX, encuentra nuevos desarrollos e interpretaciones a partir de los avances en la biología y la psicología. La influencia del Naturalismo en la escuela del S. XIX
La importancia y la novedad de Rousseau en el terreno educativo radican justamente en su capacidad de dar al niño una nueva dignidad y una dimensión autónoma frente al adulto.

La crítica de Rousseau no es crítica educativa sino una crítica al sistema social. El niño es producto de un ambiente social y en tanto éste ésta correspondida, la educación de los niños debe constituirse en una manera de protegerlo de ese ambiente.

Rousseau planea una educación ideal que permitiría al niño incorporarse a la sociedad con mayor capacidad para evitar su corrupción.

Rousseau señala que desconocer las diferencias fundamentales entre el niño y el adulto conlleva a que los educadores cometan dos errores:

Atribuirle al niño conocimientos que no posee, lo que deriva que se razone o se discuta con él "cosas que no está capacitado para comprender e incluso con razonamientos incomprensibles para el niño" Para Rousseau el niño es aún incapaz de emplear la razón.

Inducir a que el niño aprenda a partir de motivaciones que le son indiferentes o inteligibles.

El proceso educativo debe de partir del entendimiento de la naturaleza del niño, del conocimiento de sus intereses y características particulares. Así debe reconocerse que el niño conoce el mundo exterior de manera natural haciendo uso de sus sentidos, consecuentemente es erróneo hacerlo conocer el mundo en esta etapa a partir de explicaciones o libros.
Racionalismo (Valentín Letelier en Chile)
La característica central de] pensamiento en las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX fue la consolidación de una visión del mundo secularizada. Esta nueva comprensión de la realidad fue contrarrestado a el tutelaje ideológico ejercido por las clases dominantes a través de la manipulación religiosa y de los aparatos coercitivos del Estado. El desarrollo paulatino de una conciencia crítica, inspirada en el humanismo racionalista, redundó en el abandono de las concepciones fideístas y dogmáticas.

Un segundo rasgo distintivo del pensamiento fue el surgimiento de proyectos societarios específicos de la realidad chilena, como el racionalismo laico, el social cristianismo, el socialismo y el pensamiento nacional antiimperialista. Estas corrientes coexistieron junto con las ideologías tradicionales del siglo XIX, el conservadurismo y el liberalismo que siguieron superviviendo pero sin el papel relevante que jugaron hasta entonces.



El racionalismo laico, de inspiración liberal, logró hegemonizar los emergentes círculos intelectuales de los sectores medios. Uno de los principales promotores fue el historiador Diego Barros Arana (1830-1907), quien impulsó la educación científico-humanista y tuvo una copiosa producción, sobre todo su Historia General de Chile en 16 volúmenes, publicada entre 1884 y 1904.

Asimismo, con la fundación del Instituto Pedagógico en 1889 y la contratación de académicos alemanes se reforzó la rigurosidad científica en los métodos de la enseñanza secundaria y superior. Numerosos cuadros profesionales provenientes de la pequeña burguesía fueron reclutados por la Masonería. Los miembros del Gran Oriente Local -fundado en 1862- asumieron decididamente un anticlericalismo militante e influyeron en la educación y en la administración pública.

La filosofía de Comte y las ideas de progreso y evolucionismo social de Bentham, Mills y Spencer influyeron en el desenvolvimiento del positivismo chileno. Continuadores de José Victorino Lastarria fueron Juan Serapio Lois, Valentín Letelier, los hermanos Juan Enrique, Jorge y Luis Lagarrigue Alessandri y el discípulo de éstos, el profesor y abogado Carlos Vicuña Fuentes (1887-1977). Muerto prematuramente Jorge Lagarrigue, sus hermanos se transformaron en apóstoles de la religión de la humanidad. Juan Enrique (1852-1927), se dedicó a escribir epístolas dirigidas a distintas personalidades de Chile y el mundo; Luis (1858-1946), se abocó a comentar la obra inconclusa de Comte: La Síntesis Subjetiva.

Valentín Letelier (1852-1919) fue el filósofo laico más relevante del período. Abogado y maestro de literatura e historia, se inició en el positivismo con Lastarria. Estudió en profundidad las doctrinas de Comte y Littré. Desde su juventud militó en el Partido Radical, al cual representó como parlamentario en varios períodos. Como educador fue uno de los gestores de la creación del Pedagógico, llegando a ocupar la rectoría de la Universidad de Chile.

En 1891, escribió Filosofía de la Educación. Inspirada en la ley de los tres estadios de Comte; descarta la educación dogmática y sostiene que aún la ciencia no supera la etapa metafísica. Rechaza la enseñanza de las lenguas clásicas y propone una educación orientada a la inserción en la sociedad industrial. Partidario de una nueva enseñanza histórica y moral, pero sustituyendo los resabios de la moral religiosa por una positiva. A las universidades les corresponde la tarea de "hacer ciencia", esto es, promover la investigación basada en la observación y la experiencia.

En 1895 Letelier publicó La Lucha por la Cultura donde defiende la idea del "Estado Docente", es decir, una mayor intervención estatal en la promoción de la enseñanza, en oposición a los sectores conservadores que se negaban a la educación primaria obligatoria. Conocida es la consigna de Letelier, que años después retomaría su discípulo Pedro Aguirre Cerda: "Gobernar es educar"293.

En La Evolución de la Historia (1900) profundiza su ensayo anterior: ¿Por qué se rehace la historia? (1888), donde expone su concepción de la historia. Asume la teoría evolucionista de la sociedad como un organismo que se desarrolla hacia estadios superiores y afirma la perfectibilidad del género humano.

La historia debe ser una ciencia objetiva destinada a hacer una exposición imparcial de los hechos. Letelier hace un análisis crítico de las fuentes de la historia como la tradición, la mitología, las leyendas y las crónicas. Estos géneros son fases sucesivas que culminan con la constitución de la historia como una disciplina científica.

La historia a su vez también ha experimentado cambios por la influencia de las creencias religiosas y las distintas filosofías de la historia como el providencialismo de Bossuet, la ciencia nueva de Vico, el materialismo de Montesquieu y Buckle y el sistema de Herder.

Valentín Letelier propone sustituir los métodos tradicionales de la historia, basados en los testimonios imprecisos, por una metodología con valor heurístico que incorpore las técnicas auxiliares como el análisis de documentos, la paleografía, la numismática y la arqueología. El historiador debe tener una preparación científica para comprender rigurosamente los "hechos históricos" y su tarea es establecer las causas naturales del pasado. Finalmente plantea que la sociología es una ciencia abstracta y la historia una ciencia concreta, por lo que deben com-plementarse.

El pensamiento de Letelier también jugó un papel importante en la discusión de la cuestión social. En su ensayo Los Pobres, de 1896, analiza la aparición del movimiento obrero y los partidos socialistas. En 1906, en la discusión de programa del Partido Radical, se enfrentó a las posiciones del liberalismo individualista de Enrique Mac Iver y logró introducir un voto en que el radicalismo asumía un carácter "socialista democrático".

Sus últimos trabajos fueron la Génesis del Estado y de sus Instituciones Fundamentales (1917) y Génesis del Derecho y de sus Instituciones civiles fundamentales, partes de un proyecto mayor de interpretación sociológica del fenómeno político. En síntesis, Valentín Letelier fue indiscutiblemente uno de los pensadores chilenos más importantes de principios del siglo XX.

Esencialismo
Por oposición al existencialismo, el esencialismo filosófico pretende que la esencia precede la existencia, lo que tiene por resultado negar la libertad del individuo, entonces reducido al producto de determinismos que lo definen y que no puede extraer.
El esencialismo tiende a reactualizar un debate que opone la naturaleza y la cultura. Este esencialismo sirve de base ideológica para el segregacionismo, que, apoyándose en diferencias presuntas de "naturaleza" entre los hombres, divide la sociedad en entidades distintas, a menudo jerarquizadas entre ellas, y les atribuye características, aptitudes, un papel social o unos estatutos específicos. Según los criterios retenidos para establecer estas discriminaciones, hablaremos entonces de sexismo, racismo, homofobia u otros tipos de segregacionismo. Annabela

El "Existencialismo" es un principio filosófico "individualista". Sostiene que son los seres humanos, en forma personal, los que crean el significado y la razón de sus vidas. El existencialismo fundamentalmente defiende y sostiene que no existe un poder o inteligencia trascendental, que determine todo. Este es básicamente un principio materialista. Esto implica que el individuo es libre y, sustenta que él es totalmente responsable de sus acciones.

El "Esencialismo" es un término bastante vago que engloba toda búsqueda o estudio de la esencia divina que es el impulso vital de todo lo existente en forma general. El Esencialismo contempla las cosas no por lo que aparentan ser, sino por lo que se cree son en el fondo. Considera que tras todo lo existente hay una causa invisible, que ordena, alienta y vitaliza las formas que obran en el devenir físico.

Feuerbach se pronunció por el materialismo (prioridad del ser sobre el pensamiento) y critica a Hegel por haber convertido al hombre en puro espíritu, en lugar de considerarlo como un ser real y sensible.

Feuerbach sitúa al hombre real y concreto como punto de partida y único fundamento válido de su sistema filosófico. Huye del idealismo y espiritualismo abstracto que caracterizó a Hegel y a Kant. Intenta estudiar al hombre concreto en su entorno social y cultural. 

Lo que caracteriza al hombre como especie es su conciencia de sí mismo, de ser humano, que le diferencia del resto de los animales. 



Platón fue uno de los primeros Esencialistas, creyendo en el concepto de formas ideales. o sea, una entidad abstracta de la cual objetos individuales son meros facsímiles o copias ilusorias. Según el idealismo platónico, la característica humana que refleja su particularidad permanente y eterna, señala que una esencia proyecta una sustancia u objeto, como formas o ideas. Esta esencia es permanente, inalterable, eterna; y presente en cada mundo posible. El Humanismo clásico tiene una concepción Esencialista del ser humano, que significa que cree en una naturaleza humana eterna e inalterable. Cristo, Buda, Krishna, etc.

Este punto de vista ha sido criticado por Marx, Nietzsche, Sartre y muchos pensadores modernos y existenciales.

Hasta el presente todos los logros y fracasos que el hombre ha experimentado, han quedado asentados confusamente en la historia de la humanidad, sin que éste haya alcanzado el grado supremo de eficacia y de conocimiento de la condición humana como para hacerlo capaz de vivir en paz y armonía fraternal entre todos los hombres sin excepción alguna.

Religiones, filosofías, ideales políticos, etc., y todas las búsquedas de esa "Esencia Divina" que unos llaman Dios, otros Jehová, Allah, Brahma, Buda o los diversos nombres que cada cual utiliza para definirlo, lograron asentar algunos logros en el mejoramiento de la especie humana, aunque, a la vez, han obtenido innumerables fracasos y errores, que han sido causa de guerras, persecuciones y confrontaciones de toda clase.

Las frustraciones motivadas por ello, ha hecho que el hombre deseche los logros y las experiencias como si todo fuera errado, declarándolo culpa de las pasadas religiones y filosofías, hundiendo al hombre en su anti-naturaleza, llevándolo a degradarse cada vez más y a ser objeto de pasiones terribles y bestiales.

Progresismo: Progresismo y progresista son términos ideológicos de aplicación genérica, que agrupan doctrinas filosóficas, éticas y políticas identificables de un modo amplio con la Revolución francesa de 1789 y los movimientos sociales en Estados Unidos y Europa a inicios del siglo XIX. En términos sociales, el progresismo tiende a ser identificado con la lucha por las libertades individuales y homologado al concepto liberal.

El progresismo actual varía en sus posturas ampliamente:

-En Europa: representa un sinónimo de la "nueva izquierda", de carácter democrático y no necesariamente marxista, que se amplía para defender ciertas posturas: aborto, libertad sexual, eutanasia, laicismo, ecologismo, regionalismo, etc.

-En América Latina: el progresismo está asociado a muchas corrientes políticas complejas y a veces contrarias entre si que promueven desde el estado benefactor, el movimiento ecologista y el nacionalismo hasta las más radicales como son el antiimperialismo o incluso el socialismo-marxista.



-En Estados Unidos: existen dos grupos distintos que disputan el uso del término progresista. Por un lado, se encuentra la militancia en el ala más radical del Partido Demócrata (seguidores de Obama) y que promueven cambios sustantivos en lo económico y político. Por otro lado, existe el movimiento progresista tradicional, que busca romper el bipartidismo y generar "cambios radicales" desde el centro, como por ejemplo, cambios en la política inmigratoria y mayor Intervención del estado en la economía.

ACTIVIDAD

Realice un análisis crítico del texto leído.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal