Universidad de Costa Rica Escuela de Filología, Linguística y Literatura Vanguardias



Descargar 140,07 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño140,07 Kb.
  1   2
Universidad de Costa Rica

Escuela de Filología, Linguística y Literatura


Vanguardias

Siglo XX

FL - 1047 Huellas Culturales

Profesor: Emilio Arias

Sofía Conejo Alvarado B11958

Sarah Mitchell B29002

Raquel Rivera Leandro B15443




VANGUARDISMO

SIGLO XX
El objetivo del presente trabajo consiste en realizar un marco general que permita visualizar cómo y quiénes constituyeron en Costa Rica las vanguardias, para tal propósito se necesita de una previa concepción del vanguardismo, tanto de su contexto como de sus diversas manifestaciones, ya que este movimiento llega a nuestro país gracias a que distintivos artistas costarricenses tuvieron la oportunidad de viajar a Europa, y estar en contacto con todo este cambio artístico, es así como de regreso al país traen consigo cambios y transformaciones en el arte.
El término vanguardia proviene de la palabra francesa avant-garde, que designaba a la parte delantera del ejército, la de exploración y la línea del primer combate. Después esta terminación fue utilizada para denominar el movimiento artístico que surge en la Europa del siglo XX.
El contexto en el cual se produjo la fuerte ruptura con la tradición artística, sobretodo en el período de 1905 a 1949, está determinado por el final de la Segunda Revolución Industrial en 1914, del inicio de la Primera Guerra Mundial en ese mismo año y que finalizaría en 1918, y posteriormente la Segunda Guerra Mundial que transcurre de 1939 a 1945.
Por lo tanto, las vanguardias fueron el resultado a un entorno muy específico, en donde el pensamiento humano va a transgredir las normas de lo establecido como respuesta a un mundo de cambios, una era de progreso y expansión. Así, la innovación con la libertad de expresión van a posibilitar el surgimiento de nuevas formas de expresión que van a sustituir las antiguas formas de arte, que ya eran consideradas obsoletas, como el arte del renacimiento, el barroco, el rococó, el neoclásico, romanticismo, realismo, e impresionismo.
Al final del siglo XIX nacen pintores que perfeccionan las técnicas y posibilidades colorísticas, pero trataron de introducir más emoción y expresión a su obra, ellos reaccionaron contra el deseo impresionista de retratar fielmente a la naturaleza, y así presentaron una visión más subjetiva, este movimiento fue llamado postimpresionismo, que va a anteceder a las vanguardias del siglo XX, Paul Cézanne, Paul Gaugin y Vincet Van Gogh, son algunos de sus exponentes.
Ya en el siglo XX se configuraron múltiples corrientes denominadas ismos, a continuación se presentarán brevemente.
El Futurismo fue el primer movimiento que inició con estas vanguardias, nació en 1909 en Italia. Su fundador fue Filippo Tommaso Marinetti. Pretendió romper con la tradición, presentaban el valor, la audacia y la renovación, sus temas predilectos eran la máquina y el movimiento.
El Cubismo inició en 1907, pretendía la independencia y autonomía de planos, así como el estallido del volumen y el geometrismo, tenía una perspectiva múltiple y una base filosófica. Es importante en cuanto que da base a las demás vanguardias y rompe definitivamente con el arte tradicional. Pablo Picasso y Georges Braque fueron parte del cubismo.
El Fauvismo fue desarrollado en 1904 a 1908, es de origen francés y se considera a Henri Matisse como su padre. Esta basado en la fuerza expresiva del color, sentimientos y espontaneidad.
El dadaísmo surge en 1916 en Suiza, por el escritor Hugo Ball y luego transcurre en Estados Unidos, se oponían al concepto de razón dada por el Positivismo, además del artista burgués y del arte convencional, estos tenían tono de protesta, y utilizaban la burla e ironía. Entre sus exponentes se encuentra Marcel Duchamp.
El surrealismo surge en París a partir del dadaísmo, en 1920. Tiene su auge en 1938 con una exposición en París, y declina cuando explota la segunda guerra mundial, lo que produce que algunos de sus mayores exponentes viajen a Estados Unidos, en donde estimulan el inicio del expresionismo abstracto y arte pop. El surrealismo, como su nombre lo indica expresa lo que está más allá del mundo real, donde la mente no ejerza ningún control. Joan Miró y René Magritte fueron surrealistas.
Pop Art, por su parte nació en Gran Bretaña en los 50’, pretendían representar la cultura popular, y se puede contemplar en anuncios e historietas, un ejemplo sería la obra “I was a Rich man’s Plaything” de Eduardo Paolozzi.
El expresionismo nació en Alemania, en los mismo momentos que el fauvismo francés, surgió como reacción al impresionismo del siglo XIX, estos pretendían plantar en sus obras más personalidad e intuición, antepone la subjetividad del artista frente a la realidad. Este movimiento se marcó por colores “violentos” temas como la soledad y la miseria.
El arte abstracto es aquel que se opone rotundamente al arte figurativo, el cubismo y el fauvismo le abrió las puertas para su desarrollo. Hay dos tipos esenciales de arte abstracto: la expresionista y la geométrica, la primera corresponde al pensamiento vanguardista, pues la segunda tiene un principio objetivo y racional.
El expresionismo abstracto nace en Estados Unidos en los años 40’. Se considera como fundador de este movimiento al armenio Arshile Gorky, exiliado en Nueva York. Este movimiento pretendía representar lo que pasaba por la cabeza con colores, y eran imágenes simples con grandes significados.

El grupo de los 8
En los inicios de la década de los sesentas la ciudad de San José se vió sorprendida  por un hecho inusual. Una exposición de Arcadas, frente al parque Juan Mora Fernández, mostraba creaciones totalmente novedosas para el medio, de estilo abstracto y cubista. Por primera vez el arte había salido a la calle.

Este fue solo uno de los acontecimientos originados por la unión de ocho artistas costarricenses que bajo el nombre de Grupo 8 se propusieron como meta “inquietar el ambiente para estimular toda la forma de originalidad creadora”, según dice el manifiesto del grupo firmado por Luis Daell, Harold Fonseca, Rafael A. García, Hernán González, Manuel de la Cruz González, Guillermo Jiménez, César Valverde y Néstor Zeledón Guzmán.

Logramos infundir un impulso al mundo de la creatividad del país, iniciando la nueva etapa en el desarrollo cultural. Los objetivos planteados en su manifiesto marcaron una clara ruptura en el ambiente artístico nacional.

El arte continúa su marcha sin detenerse, si la creación artística del país merece, como hace treinta años, un replanteamiento, corresponderá a los artistas de las nuevas generaciones definirlo.


Luis Daell

Nacio en la ciudad de heredia el 16 de marzo de 1927. estudio en la Academia de Bellas Artes, donde recibio un premio de pintura mural y otro de oleo.


Al final de la decada de 1940 estudio en el akron art institute el cleveland, ahí se interesó por lo relativo de las ayudas audiovisuales.
Fue miembro fundador del grupo de los ocho, que desde 1961 ayudó a consolidar la abstracción y el arte moderno en el pais. Fue junto con Felo Garcia fundador de lo que hoy es el ministerio de cultura.
En washington, fue especialista de ayudas visuales en la OEA.
Fue profesor de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica, y en 1970 ayudó a fundar la carrera de Artes Graficas.

Daell murió en 1998 en el mismo año que Francisco Amiguetti y Cesar Valverde.





Felo Gracía

Como pintor es un orgullo nacional, es patrimonio cultural digno de preservar para entender nuestro desarrollo en las artes     visuales de Costa Rica. Hoy día galardonado con el premio Magón de Cultura, merecido reconocimiento a su aporte profesional  y artístico que por mas de seis décadas incansablemente nos ha ofrecido con mucha pasión, identidad y reflexión a través de sus obras, las cuales se reflejan en las obras que nos ha cedido, para realizar una muestra antológica en la     galería de La Escuela Casa del Artista.
Hernán González

Luis Ferrero                             Dice:

                           

"HERNÁN SE ENTREGÓ a la escultura cuando ya frisaba los cuarenta años de edad. Nació en San José el 31 de diciembre de 1918. Había estudiado Derecho en la Universidad de Costa Rica; estuvo metido en política y fue ministro de Cultura de 1982 a 1986, y fue dirigente bancario. La vida de Hernán González es un reto y un ejemplo de honestidad consigo mismo. Abogado, economista, banquero, agricultor, lo deja todo buscándose a sí mismo. Encontró su modo creativo en la escultura. La fibra de creador que hay en Hernán no pudo ser ahogada por nuestro medio, pobre en estímulos, adoptando una posición superficial ante la vida —señala Norma Loaiza. Cuando empezó a tallar pequeñas piedras se sintió refrenado. "Tenía todavía el complejo del abogado, temeroso de expresarme", observa. Se fue a Nueva     York a estudiar en el Arts Student League y allán trabajó dirigido por Harvey Fite quien lo posesionó de la destreza indispensable para enfrentarse a la talla directa y tratar las superficies de diferentes modos.



Regresó a Costa Rica y montó su taller en La Guácima de Alajuela donde "repuse el tiempo perdido", según cuenta él. Seis pintores y dos escultores fundaron el "Grupo Ocho" en 1960. Hernán fue uno de ellos. Expusieron en Las Arcadas y en el Parque Central de San José, Hernán se dio a conocer como animalista. Sus primeras obras tuvieron un notable realismo: terneros, lagartijas, sapos, gallinas, peces. Prontamente penetró la "escultura esencial", simple pero significativa. Al año siguiente expuso en Washington D.C., Nueva 0rleans, Miami y San José. Evolucionó notablemente su obra, gracias a su poder creador innato, a su vasta cultura, y a su sólida formación artística. Además, a su inconformismo. En una de las tantísimas conversaciones que tuvimos me dijo: Yo he tratado de añadir una nueva dimensión a mis figuras: el movimiento hacia fuera, deviniendo del material que las contiene con lo que he logrado una comunicación intensa, algunas veces con quien las observa. Ese fue Hernán González, quien fue al encuentro de su destino en 1987"
Manuel de la Cruz González

Manuel de la Cruz González Luján nació en San José en 1909.

Sus comienzos como pintor se remontan a finales de los años 20 y la década del 30 dentro de lo que se conoció como la Generación nacionalista, un grupo de artistas que buscaban rescatar lo autóctono, en especial el paisaje campesino del Valle Central.

Más adelante, en 1948 por motivos políticos, Manuel de la Cruz salió del país y se estableció en La Habana, Cuba. En 1951 viajó a Venezuela, específicamente a Maracaibo y allí inició una intensa participación en el ambiente cultural que lo llevó a compartir con artistas llegados de París quienes estaban muy involucrados con la tendencia de la abstracción geométrica.



Así inició una evolución de la obra pictórica de González hacia el uso paulatino de aspectos geométricos, que se evidencia en la serie Goajiras y lo lleva a su máxima expresión en sus lacas.

El artista falleció en 1986, dejando un gran legado para la cultura costarricense.
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal