Universidad arcis centro de investigaciones sociales



Descargar 476,23 Kb.
Página1/13
Fecha de conversión02.05.2017
Tamaño476,23 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

UNIVERSIDAD ARCIS CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIALES





Callao 875, piso 3

1023 Buenos Aires, Argentina

Tel: (54-11) 4811-6588/4814-2301 Fax: (54-11) 4812-8459

E-mail: clacso@clacso.edu.ar



http://www.clacso.edu.ar

http://www.clacso.org



FAMILIAS NUCLEARES POBRES: VULNERABILIDADES Y FORTALEZAS.


Inés C. Reca y

María Emilia Tijoux.

Santiago, setiembre de 1996.




y así ... mi trayectoria aquí en Santiago, es esa, triste, pobreza, no más, días incluso cuando estaba embarazada sin comer nada (E: ya...) sin comer ni una cosa.

INTRODUCCION
El presente documento es una versión revisada del informe final del estudio cualitativo: "Familias Vulnerables. CaracterizaciÛn de sus principales Necesidades", realizado a fines de 1995 para el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM). Participaron en esta investigación además de las autoras de este documento, Mirta Crovetto, Andrea Bahamondes y Marlene Mesina.
La publicación de estos primeros resultados de un proceso de investigación -aún en curso- sobre las situaciones de vulnerabilidad que viven hoy familias nucleares pobres en nuestra sociedad, responde a la necesidad y el interés en compartir tanto nuestros puntos de partida, algunas conclusiones así como los nuevos interrogantes surgidos en este estudio de las familias pobres, problemática excesivamente reiterada en el discurso pero escasamente solucionada en el terreno de la práctica social.
Sin duda existe una voluntad del Estado y una preocupación bastante generalizada por los problemas que genera la presencia de sectores pobres en el contexto de una sociedad que está modernizándose de forma acelerada. Mas a pesar de esa voluntad, continúa existiendo hoy un abismo entre lo político y lo social. Este viejo abismo sigue estando presente en nuestra sociedad y habría que intentar reducirlo no sólo desde lo político hacia lo social o, en otras palabras, desde el Estado a los sectores sociales en tanto beneficiarios de políticas; sino desde lo social hacia lo político, tomando en cuenta las múltiples experiencias e iniciativas que construyen y organizan día a día los actores sociales concretos que viven las situaciones de pobreza y vulnerabilidad . Tal vez este camino pueda orientar la búsqueda de soluciones efectivas.
El estudio que nos solicitara el SERNAM se enmarca en el objetivo central de aportar conocimientos que permitan fundamentar la formulación de políticas públicas multisectoriales tendientes a modificar la situación de las familias de escasos recursos, teniendo especialmente en consideración la diversidad de tipos de organización familiar existentes en la sociedad chilena actual. Esta preocupación posibilitó la búsqueda en el terreno propiamente investigativo de aquellas características de los grupos familiares que no sólo permiten definirlos -desde el exterior - como “vulnerables” sino que - intentando ingresar en el mundo subjetivo de sus integrantes - permitan conocer las formas en que enfrentan sus duras condiciones de vida o sobrevida y que en este estudio hemos denominado las “fortalezas” de las familias pobres. Estas fortalezas son desarrolladas por los propios actores construyendo un saber hacer, al mismo tiempo que enfrentan situaciones de miseria e indigencia, difícilmente congruentes con la imagen de una sociedad cuya economía crece aceleradamente.
La problemática estudiada no es nueva en el pensamiento sociológico latinoamericano; muchas veces fue abordada bajo el enfoque de las “estrategias de sobrevivencia”, la marginalidad de los sectores que el capitalismo dependiente se mostró incapaz de integrar y hoy se nos invita a repensarla desde el enfoque de la “exclusión social”. Sin embargo, considerando que el debate teórico que atañe a la exclusión en Chile recién se inicia, con este documento se pretende contribuir al debate desde un estudio concreto sobre familias nucleares en situaciones de vulnerabilidad económica y social.
Podemos adelantar ya una de las conclusiones del estudio: el concepto de vulnerabilidad no debiera emplearse en singular; las manifestaciones de este fenómeno son múltiples, se expresan en distintos ámbitos de la vida social y se vinculan a la fragmentación del sujeto social. Por ello es preferible hablar de vulnerabilidades en diversos ámbitos. Probablemente, lo más evidente es que éstas pueden y debieran ser interpretadas como síntomas, como llamados de atención que pueden hacernos reflexionar sobre las situaciones de exclusión que probablemente se configurarán más tarde como resultado del funcionamiento de complejos mecanismo societales.
Esta contribución expresa una opción académica: realizar una reflexión teórica desde la práctica investigativa misma. Pensamos que se requiere remontar la distancia entre lo teórico que se aleja de la práctica investigativa, porque ello permitiría alcanzar nuevas proposiciones teóricas desde la investigación misma .de un sector social, de un conjunto de actores -en este caso familias nucleares pobres - . Así pudiéramos orientarnos hacia la búsqueda de alternativas que identificando y fundamentándose en los elementos que entregan los propios actores, alimente el discurso sobre la sociedad y el tiempo en que nos ha tocado vivir.
El presente documento ha sido estructurado en seis capítulos. El primero expone los objetivos generales y específicos del estudio y el problema objeto de esta investigación que, utilizando una combinación de diversas técnicas, recopiló información sobre 30 casos de familias nucleares.
El segundo capítulo presenta los aspectos teóricos que conforman el acercamiento al problema de la vulnerabilidad de las familias pobres. Se revisa la literatura pertinente en la perspectiva de analizar las percepciones, opiniones y rasgos propios de la subjetividad de las personas y grupos familiares caracterizados según diversos indicadores de "carencias" como pobres y/o vulnerables.
El tercer capítulo describe algunas características socioeconómicas y psicosociales de las familias estudiadas. En primer lugar, se presentan los rasgos específicos a partir de los cuales las familias fueron incluidas en la muestra, su ubicación por regiones y áreas rurales y urbanas. Luego, se precisa la situación de pobreza o indigencia que las afecta y otros rasgos relativos a sus condiciones de vida. Completa esta descripción un análisis de los roles y relaciones familiares en los distintos tipos de familia nuclear estudiados. La “mirada de los niños”, última sección de este capítulo, presenta la perspectiva de los hijos de las familias estudiadas.
El capítulo cuarto expone el perfil de las necesidades, fortalezas y demandas de las familias nucleares pobres, según éstas estén asentadas en áreas rurales o urbanas, sean pobres o indigentes, bi o monoparentales y la etapa del ciclo de vida familiar en la que se encuentran.
Luego, el capítulo quinto presenta algunas conclusiones relativas a la percepción - individual y colectiva - que los integrantes de estas familias "vulnerables" tienen acerca de su situación de pobreza; sus críticas sobre los servicios públicos así como los proyectos y propuestas que expresaron a lo largo de este estudio.
Finalmente, el capítulo seis entrega las principales conclusiones del estudio.
Santiago de Chile, setiembre de 1996.

CAPITULO I: OBJETIVOS, PROBLEMA Y METODOLOGIA UTILIZADA.


Diseñar políticas públicas destinadas a apoyar a las familias chilenas constituye uno de los objetivos del Servicio Nacional de la Mujer. Por ello promueve la realización de estudios acerca de los cambios que las familias han experimentado así como la identificación de sus necesidades. Generalmente los programas sociales se formulan sobre la base de una imagen única del grupo al que pretenden beneficiar, y no siempre toman en cuenta la heterogeneidad y diversidad de sus características.
Los estudios disponibles en nuestro país han reconocido ya con bastante amplitud que el universo de familias en Chile es heterogéneo y que, en consecuencia, es necesario considerar los distintos tipos de familias existentes.
Con esta perspectiva, SERNAM desarrolló en coordinación con los municipios, una experiencia piloto con Mujeres Jefas de Hogar que mostró claramente la conveniencia de implementar políticas integrales e intersectoriales orientadas a satisfacer las carencias y necesidades de grupos familiares específicos y, al mismo tiempo, a potenciar las fortalezas de estos mismos grupos1.
Por otra parte, el estudio Caracterización de las Familias Chilenas en base a los datos del XVI Censo de Población y V de Vivienda proporciona información cuantitativa sobre distintos tipos de familia a nivel nacional. El presente estudio cualitativo sobre las necesidades, demandas y fortalezas de familias de escasos recursos complementa en parte el mencionado diagnóstico .
Un estudio cualitativo de esta naturaleza, limitado a 30 casos obligó a tomar algunas decisiones relativas a su alcance. La diversidad de formas familiares diagnosticadas por la investigación antes citada, hizo aconsejable limitar la muestra del presente estudio a los distintos tipos de familias nucleares diferenciados. Al . interior de las familias extensas se presenta una variedad mayor de tipos2 que obligaría a elevar el número de casos más allá de los recursos disponibles.
Por lo tanto, los resultados y conclusiones que aquí se presentan son resultados relativos sólo a familias nucleares, que debieran complementarse con un segundo estudio sobre las necesidades, demandas y fortalezas de las familias extensas de escasos recursos. Dado que se registra una mayor proporción de éstas en los estratos socio-ocupacionales integrados por jefes y jefas con ocupaciones obreras calificadas y no calificadas y entre los hombre y mujeres inactivos, se ha planteado la hipótesis de que su formación responde principalmente a razones de índole económica.
No obstante, debe señalarse que el estudio arriba citado mostró que entre las familias con carencias existe también una importante proporción de familias nucleares biparentales en que la mujer principal del hogar - ya sea que fuera la jefa o cónyuge del jefe del hogar- era inactiva.
Este tipo de familia nuclear con mujer inactiva tiende a concentrarse en los estratos ocupacionales más bajos, de menores ingresos y se acompaña en una elevada proporción de casos de situaciones críticas con relación al estado de la vivienda y un elevado índice de dependencia. Estos indicadores pueden registrar valores más críticos que aquellas formas de familias extensas que cuentan con varios miembros económicamente activos, rasgo que se asocia a etapas avanzadas del ciclo de vida familiar3.
El interés del presente estudio sobre las familias nucleares de bajos recursos reside en mostrar que no solo en la familia monoparental sino también en la familia nuclear formada según el patrón "tradicional" (padre proveedor de recursos y madre responsable de los hijos y el trabajo doméstico) están presentes importantes rasgos de vulnerabilidad.
El menor número de miembros que trabajan, la prolongación de la fase expansiva del grupo y en consecuencia su tamaño mayor y los obstáculos que enfrenta el hombre para lograr una inserción laboral estable son, entre otros elementos, importantes factores de vulnerabilidad en este tipo de familias.
Queda así planteado el interrogante acerca de si la pareja conformada por una mujer madre-dueña de casa y un hombre proveedor enfrenta y tiene mayores posibilidades de remontar su situación de pobreza.
En síntesis, el estudio "Familias Vulnerables. Caracterización de sus principales Necesidades" describió los principales rasgos sociodemográficos, económicos y psicosociales de distintos tipos de familias nucleares de bajos recursos, asentadas en zonas urbanas y rurales de tres regiones del país (Regiones V y VII y Metropolitana).

1. OBJETIVOS DEL ESTUDIO
Los Objetivos Generales del presente estudio son los siguientes:
1.1. Caracterizar las demandas explícitas, necesidades y fortalezas de familias nucleares de escasos recursos.
1.2. Aportar elementos a la formulación de políticas públicas multisectoriales tendientes a modificar las situaciones de vulnerabilidad de las familias nucleares de escasos recursos.
En cuanto a los Objetivos Específicos:
1.3 Elaborar el perfil de necesidades y demandas explícitas de las familias nucleares de escasos recursos según su residencia en áreas urbanas y rurales.
1.4 Identificar características socioeconómicas, culturales y psicosociales de familias nucleares en situaciones de vulnerabilidad.
1.5 Contribuir a identificar tipos de vulnerabilidad o situaciones de vulnerabilidad en los distintos tipos de familias nucleares de bajos recursos (monoparentales, biparentales, mujer activa/inactiva).

1.6 Identificar potencialidades y/o fortalezas, en los distintos tipos de familias nucleares de bajos recursos, en especial la presencia de proyectos de vida, que contribuyan o hayan contribuido a superar las situaciones de vulnerabilidad descritas.
1.7 Determinar la influencia del ciclo de vida familiar en el mantenimiento o superación de las situaciones de vulnerabilidad.

2. EL PROBLEMA ESTUDIADO
¿Las familias pobres en Chile constituyen de por sí grupos vulnerables? ¿Cuáles son los factores que las hacen vulnerables? ¿Qué ocurre con estos grupos familiares? ¿Se disgregan o se cohesionan más ante situaciones críticas? ¿Cómo responden frente a las múltiples complejidades de su situación de vida en el contexto de una sociedad que se abre a la modernidad? ¿Cuáles son sus demandas y necesidades más sentidas?
Miradas desde una perspectiva positiva pero realista, y con vistas a un planteamiento propositivo en materia de políticas sociales específicas: ¿Cuáles son las potencialidades de estos grupos? ¿Tienen un proyecto como grupo familiar? ¿Necesitan ayuda o se las debe responsabilizar más en las tareas esenciales como la crianza y educación de los hijos, el logro de una inserción laboral que haga posible mejorar sus condiciones de vida u otras?
¿Favorecer el desarrollo de sus potencialidades, significa pensar en nuevas formas de relación social entre familia y sociedad, nuevas formas de participación social y una redefinición de las relaciones de género? ¿ O todo ello no es sino una pura utopía en el plano del cambio cultural?
Y desde el Estado: ¿Qué tipo de apoyo demandan y necesitan estos grupos familiares? ¿Cuáles son las características que es necesario fortalecer dado que pudieran representar potencialidades para superar sus carencias y su falta de lazos sociales personales, institucionales? ¿Qué políticas facilitarían o fortalecerían un funcionamiento que favorezcan tanto el desarrollo del grupo familiar como el de sus miembros? ¿Es posible aunar ambos objetivos?

3. METODOLOGIA.
3.1. Enfoque Cualitativo y Sistémico:
Adoptamos un enfoque sistémico para orientar este estudio sobre familia, pues ésta constituye un sistema inserto al interior de otros múltiples sistemas que interactúan en la sociedad global. Además, la familia tiene un carácter mediador entre los individuos y la sociedad global.

Utilizar un enfoque sistémico es, ante todo, una forma de abordar un conjunto de objetos, de personas en este caso, o de subsistemas más reducidos, que permite aprehender la coherencia funcional. Un sistema designa "toda entidad cuyas partes covarían unas con otras y que mantiene su equilibrio por un proceso activado por sus desviaciones"4.
Para conocer mejor la complejidad de los procesos que se desarrollan en las familias y a través de los vínculos que mantienen con otros subsistemas de la sociedad resulta útil apelar a una lectura sistémica en varios niveles de una realidad social.
El punto de partida - inicialmente adoptado - planteó que la vulnerabilidad de las familias no puede ser establecida exclusivamente a partir de carencias definidas y evaluadas "desde fuera" por terceros o técnicamente, sino que era indispensable incorporar la perspectiva de los actores, cómo ellos sienten, perciben y definen sus propias vulnerabilidades y fortalezas. Y esto fundamenta el carácter cualitativo de este estudio, entendiendo que este tipo de técnicas "se orientan (de modo intencionalmente específico) a captar (de forma concreta y comprehensiva), analizar e interpretar los aspectos significativos diferenciales de las conductas y de las representaciones de los sujetos y/o grupos investigados"5.

3.2. Instrumentos:
Se utilizaron cinco instrumentos en cada familia para realizar el análisis del caso:
1) Ficha de Identificación de la Familia:
A través de este instrumento se recopiló un conjunto mínimo de datos que corroboraran la situación de pobreza o indigencia en que vive cada una de las familias estudiadas así como la presencia de los rasgos seleccionados como criterios de "vulnerabilidad". Estos datos fueron obtenidos a través de terceras personas (las que proporcionaron el contacto con la familia) y permitieron identificar y localizar familias con las características requeridas por el estudio.
2) Entrevista en profundidad:
Consistió en una entrevista semiestructurada en la que el entrevistador dispuso de una pauta de temas que debía adecuar a las características del entrevistado y de la familia. En cada familia se realizaron dos entrevistas en profundidad; si la familia era biparental se entrevistó a la mujer y al hombre o en caso de no localizar al hombre, se entrevistó a uno de los hijos/hijas mayores de 14 años. Cuando la familia era monoparental se entrevistó la jefa de la familia y a uno de los hijos, dependiendo de la edad6.

3) Cuestionario de información demográfica, socio-económica y general sobre la familia :
Este instrumento se utilizó para recopilar información que el entrevistador obtuvo a través de observaciones, preguntas y conversaciones libres con uno de los miembros de la familia. El objetivo fue reunir datos sobre la composición y situación actual de la familia, sus características demográficas, ocupacionales y otras informaciones que cualquiera de los miembros podía proporcionar.
La secuencia de aplicación de estos instrumentos fue la siguiente:
- En la primer visita se realizó una entrevista en profundidad a la persona principal de la familia (generalmente la mujer).
- Finalizada esta entrevista, el entrevistador escuchó la grabación y completó el cuestionario volcando toda la información recogida.
- En una segunda visita se completó la información indagando sobre los aspectos poco tratados durante la primera entrevista. También en esta segunda visita se entrevistó en profundidad al segundo miembro de la familia.
4) Entrevista grupal :
Se realizaron dos modalidades de entrevista grupal:

a) a los miembros de una misma familia en el caso de que esta fuera numerosa y posible de ser reunida, o
b) a miembros de distintas familias nucleares, siempre que éstas presentaran las características de vulnerabilidad seleccionadas para escoger la muestra.
5) Técnica proyectiva :
Los niños y niñas menores de 12 años dibujaron a su familia. Se había previsto solicitar que los niños entre 12 y 14 años realizaran una pequeña redacción sobre un momento o día feliz en su familia y un momento o día triste. Esta segunda técnica proyectiva resultó de escasa utilidad debido a la gran dificultad para expresarse por escrito de estos niños.
3.3 Criterios para seleccionar la muestra:
Según lo previsto en el diseño se escogieron familias nucleares, en sus formas biparentales con hijos y monoparentales. Ello implicó identificar previamente si la familia con la que se establecía el contacto era efectivamente una familia nuclear.
En segundo lugar, se constató la presencia de los siguientes indicadores de vulnerabilidad:
1.- Situación de pobreza: es decir, que el ingreso familiar per-cápita se situara por debajo de la línea de pobreza. En ese momento - agosto 1995- significaba un ingreso inferior a los 34 mil pesos per-cápita y menos de 17 mil, para situarse en la franja de indigencia7.
2.- En cuanto al hábitat, se tomó en cuenta al menos uno de los dos siguientes indicadores:

a) Presencia de hacinamiento, es decir, que en la vivienda convivieran más de tres personas por pieza;

b) Baño en condiciones inadecuadas: en mal estado (cañerías obstruidas), que no haya baño dentro de la vivienda, que tenga baño de uso compartido, o que no esté conectado al sistema de eliminación de excretas.
3.- Alto índice de dependencia: es decir, que haya tres o más miembros dependientes por cada miembro que trabaja. Se consideraron dependientes los menores de 15 años, los mayores de 60, y los desocupados.
4.- Presencia de un miembro desocupado: cesante o buscando trabajo por primera vez.
Se seleccionaron para el estudio familias nucleares en las que estuvieran presentes al menos tres de los cuatro indicadores de vulnerabilidad indicados.
El tamaño de la familia no fue considerado como criterio para seleccionar a la familia. Y se incluyeron familias de 3 miembros siempre que presentaran también los otros 3 indicadores: ingreso familiar por debajo de la línea de pobreza, hacinamiento y un adulto desocupado.
3.4. El trabajo de terreno:
El trabajo de terreno se desarrolló sin que se presentaran dificultades de importancia, excepto la de lograr entrevistar al hombre.



En la mayoría de los casos las entrevistadoras lograron una adecuada empatía con las y los entrevistados, efectuando varias visitas al hogar y ajustándose a la disponibilidad de tiempo de las familias.

Resulta importante señalar el hecho de que algunas entrevistadas confundieron a las entrevistadoras con asistentes sociales y esto originó dificultades pues inicialmente expresaron un discurso lleno de demandas para solucionar sus problemas más inmediatos. Este hecho requiere de un profundo análisis acerca del tipo de discurso que los actores sociales construyen frente a los funcionarios del Estado u otros agentes sociales que se relacionan con ellos.
Además, en varias oportunidades algunos vecinos de las familias estudiadas, manifestaron su deseo de ser entrevistados: "también somos pobres", "también tenemos necesidades", etc. Principalmente en la Región Metropolitana resultó más difícil establecer un deslinde entre una actividad investigativa y el trabajo de las asistentes sociales.
Otros entrevistados expresaron su rechazo frente al cuestionario y manifestaron que preferían ser entrevistadas, es decir, tener una conversación y ser escuchados por personas "con las que se puede conversar". Esto fue advertido ya durante la prueba de instrumentos, por lo que se modificó la secuencia inicialmente prevista para aplicar los instrumentos. Se inició el trabajo en cada familia con una entrevista abierta y se procedió a llenar el cuestionario en base a la información recopilada a través de éstas.
Esta medida favoreció la comunicación y -suponemos- la confiabilidad de la información proporcionada, pero insumió más tiempo en la recopilación de información, lo que en muchos casos limitó las

oportunidades para profundizar en algunos temas pues ello requería aumentar el número de visitas a cada familia.
Otra dificultad - detectada también en otros estudios - consistió en que en general se hizo más difícil entrevistar a los hombres, debido a sus horarios de trabajo y al menor tiempo que pasan en el hogar.
Por último, dado que el estudio no preveía una "intervención" o asistencia a la familia, excepto la intervención que significa el escuchar y registrar la información que los distintos integrantes de los grupos familiares estuvieran dispuestos a entregar, pudo constatarse que después de la segunda visita aumentaban las expectativas de algunos miembros de la familia por recibir orientación y/o apoyo terapéutico. A menudo se detectaban conflictos personales y familiares, difíciles de profundizar puesto que no se regresaría a ese hogar ni se contaba con la calificación para abordarlos.
Es nuestra opinión que un estudio de esta naturaleza en familias de escasos recursos, debiera contar con el apoyo de un equipo de profesionales orientadores y terapeutas para brindar atención a los casos más graves detectados.






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal