Universalidad de los derechos humanos y crítica de las teorías de la naturaleza humana en el pragmatismo de richard rorty rafael Enrique Aguilera Portales


El problema de la universalidad de los derechos humanos



Descargar 195,6 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión04.06.2017
Tamaño195,6 Kb.
1   2

4. El problema de la universalidad de los derechos humanos.

Rorty desconfía e impugna todo universalismo político y jurídico. En contraposición a Habermas que insiste que es necesario pensar en términos universalistas y se pregunta: ¿cómo es posible hablar de derechos humanos y no pensar en términos universalistas? “El pragmatismo deja a un lado esa suposición e insta a considerar que la noción de humanidad carece de límites fijos, que la palabra humano nombra un proyecto impreciso pero prometedor, no una esencia.”43

No obstante, la universalidad de los derechos humanos pese a la opinión de Rorty es un ingrediente básico e inherente de la formación histórica del concepto actual de derechos humanos. Como afirma el profesor Antonio Enrique Pérez Luño: “El gran invento jurídico-político de la modernidad reside, precisamente, en haber ampliado la titularidad de las posiciones jurídicas activas, o sea, de los derechos a todos los hombres, y, en consecuencia, de haber formulado el concepto de los derechos humanos”44

Los derechos humanos, desde el inicio de la modernidad, han significado un conjunto de facultades jurídicas básicas comunes a todos los hombres. Por consiguiente, un rasgo fundamental que marca el origen de los derechos humanos es su carácter universal. Como señala el profesor Truyol y Serra: “La conciencia clara y universal de los derechos humanos es moderna; es en la modernidad cuando a la conciencia universalista de dignidad, una vez hecho el recorrido desde los medievales “derechos estamentales” hasta los “derechos del hombre”, se añade la reivindicación de la protección jurídico-política de los derechos que a dicha dignidad corresponden”45

Sin lugar a dudas, los derechos humanos precisan de mayor clarificación y dilucidación conceptual. Dentro del proceso irreductible de la globalización nos encontramos con dos tendencias opuestos entre universalidad y diferencialidad que nos están sometiendo a todo tipo de dilemas y contradicciones que de alguna forma tenemos que afrontar (tradición comunitarista y liberal).46

La Declaración de 1948 no se limitó sólo a fundamentar los derechos humanos en una lógica estrictamente iusnaturalista, sino que también comenzó a utilizar la categoría de consenso como referente fundante de los mismos. Como dice el profesor Xavier Etxeberria: “[...] un mínimo de “iusnaturalismo deontológico”, un mínimo ideal de valores que gire en torno a la “esencial” dignidad de la persona humana es imprescindible como revulsivo permanente y universal contra toda legalidad y todo poder negador de la misma.”47

Peter Häberle desarrolla plantea la tesis de la dignidad humana como “premisa antropológica-cultural”48 del Estado Constitucional y la democracia como su consecuencia organizativa. De esta forma, el conjunto de derechos y deberes permiten al ser humano llegar a ser persona, serlo y seguir siéndolo. El cómo es que el ser humano llega a ser persona nos ofrece indicios de lo que sea la “dignidad humana”, y aquí debemos distinguir dos cuestiones: cómo se forma la identidad humana en una sociedad, y en qué medida puede partirse de un concepto válido entre culturas y, por tanto, universal.

Igualmente, David Hume en su Investigación sobre los principios de la moral nos habla de los “sentimientos de humanidad”49, barajando una idea o concepto de dignidad humana presente en todo hombre cuando se produce un atropello de los derechos humanos. Estos sentimientos de humanidad compartidos y universales nos permiten levantar un muro frente a la brutalidad, la injusticia y el sufrimiento. Y la razón, algo que olvida frecuentemente Rorty, trabaja para el sentimiento, a fin de no caer en un sentimentalismo banal, manipulación emocional, engaño, ilusión o fantasía. La razón, por tanto, juega un papel importante en la elaboración de un juicio moral, el mismo Hume era consciente de que teníamos que dilucidar y reflexionar en torno a las circunstancias que rodean un determinado hecho o una experiencia.

Si tratamos de defender un universalismo ético, político y jurídico podemos acudir a la experiencia común universal a todos los seres humanos como es el sentimiento de indignación o repulsa ética. En la experiencia de indignación ética o de lo intolerable como ¡no hay derecho¡ reconocemos la verdad transhistórica de la común dignidad50 de los humanos, desde la que podemos exigirnos deberes comunes. Esta categoría contingente e histórica de la dignidad humana nos muestra la convicción de cómo el ser humano no puede ser usado como puro medio o instrumento, aunque también podemos reconocer la contingencia histórica de cómo la esclavitud fue una práctica generalizada normal en nuestra civilización hace siglos, así como la subordinación de la mujer.

La exigencia de universalidad sigue siendo una condición imprescindible y necesaria para el reconocimiento de unos derechos inherentes a todos los seres humanos excluyendo todo tipo de discriminación o marginación.



5. Crítica al fundacionalismo de los derechos humanos.

El problema de la fundamentación de los derechos humanos, para Rorty, es una cuestión filosófica trasnochada, pasada de moda, que guarda un cierto sabor a metafísica rancia, caduca y dogmática. Sólo debemos atender a su utilidad social y política, nunca a su fundamentación. Richard Rorty, como detractor de los discursos fundacionalistas, afirma la inutilidad de la pregunta ¿por qué ser solidario y no cruel? Sólo los teólogos y los metafísicos piensan que hay respuestas teóricas suficientes y satisfactorias a preguntas como esta. Por el contrario de lo que se trata es de afirmar que tenemos la obligación de sentirnos solidarios51 con todos los seres humanos y reconocer nuestra “común humanidad”. Explicar en qué consiste ser solidario es tratar de descubrir una esencia de lo humano, sino en insistir en restar importancia a las diferencias de raza, sexo, religión, edad en comparación al sufrimiento, humillación y crueldad a la que están sometidos amplias mayorías de seres humanos, sin renunciar al nosotros que nos contiene a todos.

Pero, desde este pragmatismo52 basado en la eficacia, podríamos preguntarle a Rorty: ¿Cómo difundir los derechos humanos si no cabe argumentación racional en su defensa?, ¿cómo podemos difundir y propagar los derechos humanos de forma eficaz si no podemos ejercer la crítica racional contra la vulneración y conculcación de los mismos?, ¿cómo propagar los derechos humanos sin un apoyo sólido y firme que posibilite y explique su elección preferencial?, ¿cómo articular una mayor protección jurídica de los derechos humanos si no podemos articular estrategias fundacionales que ayuden a comprender su enorme valor axiológico-deontológico (ético), político-legitimador (sociológico) y valorativo-interpretativo (iusfilosófico)?

Rorty huye de toda categoría y teoría que posibilite argumentar y generar una cultura sólida y profunda de los derechos humanos. Su miedo antiesencialista le impide ver que precisamos de nociones como humano e inhumano, dignidad, persona que nos permitan distinguir un mayor o menor nivel de reconocimiento, respeto y protección de los derechos humanos. Estas nociones nos sirven para profundizar, argumentar y difundir la cultura de los derechos humanos.

Rorty está reduciendo la difusión y propagación de los derechos humanos a una simple cuestión de mera sentimentalidad, despojándolos de su fuerte carácter cognitivo, educativo, valorativo y racional desde una ética banal y frívola como: “Producir generaciones de estudiantes amables, tolerantes, prósperos, seguros y respetuosos con los demás en todas partes del mundo es justamente lo que se necesita para alcanzar una utopía ilustrada. Mientras más jóvenes así podamos criar, más fuerte y más global será nuestra cultura de los derechos humanos”53.

Como señala el profesor J. L. Rubio Carracedo: “[…] Rorty ha denunciado todos los intentos planteados, por sustentarse más o menos directamente en el cognitivismo. Pero la denuncia de los abusos congnitivistas no legitima el arrojarse en brazos del irracionalismo y declarar, como hace Rorty, que la solución está en la educación de los sentimientos.[…]”54

Considero que incluso dentro de una concepción pragmática de nuestras instituciones políticas podemos concebir una fundamentación teórica que las legitime y justifique. Y esta es la tarea y función de la filosofía moral, política y del Derecho: la de servir de instancia fundamentadora de nuestras instituciones políticas y jurídicas.

Cuando hablamos de fundamentación de los derechos humanos no entendemos esta expresión en una sentido “fundamentalista”, como sinónimo de “búsqueda de un primer principio indemostrable, a partir del cual pueda deducirse un conjunto de normas morales”, sino más bien en un sentido “holista”, esto es, atento a la totalidad de las condiciones que hacen posible el fenómeno de fundamentar. Este tipo de fundamentación es el que predicó Kant cuando buscaba las “condiciones de posibilidad” del faktum de la moral.55

El propio Norberto Bobbio asevera que es inútil buscar un fundamento absoluto56 de los derechos humanos, aduciendo cuatro razones para justificar su postura, la vaguedad de la expresión, la variabilidad histórica de los mismos, su heterogeneidad y las antinomias que aparecen entre los derechos invocados por los distintos sujetos. Como bien señala el fundamento absoluto no es sólo una ilusión, sino que a veces ha sido un pretexto para defender posiciones reaccionarias. Aunque como él dice, nos se trata de llegar a un fundamento absoluto, sino hallar los diversos fundamentos posibles. Por tanto, no hay que renunciar a distintos intentos limitados y plurales de argumentación racional en defensa de los derechos humanos en general y, en particular, tampoco a buscar una adaptación y extensión de los mismos a los nuevos contextos de la sociedad contemporánea.

Todos los filósofos morales, políticos y jurídicos han resaltado este carácter práctico de la problemática de la fundamentación, en la que la reflexión filosófica parte y hace un seguimiento a la situación política concreta en la que nos hallamos inmersos. Sin duda, es probable que la vieja idea de Platón del filósofo-rey que pusiera en práctica algunos planes cuidadosamente pensados es un cuento de hadas inventado por la aristocracia terrateniente ateniense58. Y existe una evidente desconexión entre teoría y praxis, en cuanto a su plasmación y a su realización. Pero todas las revoluciones políticas han partido y han surgido de planes racionales, ideas, sueños, emociones, pasiones, que evidencian la necesidad de un cambio de rumbo. Las ideas filosóficas han ejercido un notable influjo en la historia y han sido causas de relevantes acontecimientos históricos, políticos y sociales. La historia nos demuestra la conexión e implicación entre las distintas formulaciones filosóficas como el movimiento intelectual de la Ilustración y su realización sociopolítica e histórica concreta en acontecimientos como la revolución Gloriosa (1688), la Revolución Francesa (1789) y en la Revolución americana.59 La filosofía pragmatista clásica de John Dewey es una respuesta a la pregunta: ¿Qué puede hacer la filosofía por los Estados Unidos? No podemos negar que las construcciones teóricas e intelectuales ejercen su influjo sobre la realidad sociopolítica. El reconocimiento y emergencia de los derechos humanos no sólo se debe, como piensa Rorty, a narrativas tristes y sentimentales, sino al desarrollo progresivo de un cultura sólida y fuerte sobre los derechos humanos y una mayor investigación y conocimiento ético, jurídico y político sobre los mismos.

Ernesto Laclau suscribe la posición de Rorty de que la ética no puede proporcionar ninguna clase de fundamento del tipo “filosofía primera”. Los valores éticos están sólo “conversacionalmente” fundados es decir, que son social y discursivamente construidos; pero el proceso de persuasión, por ejemplo, puede ser resultado de presiones demagógicas, sin que tengan que apelar a ningún principio fundacional. Así Ermesto Laclau resalta que Rorty no ha explorado suficientemente el espectro de prácticas posibles que son compatibles con su “fundamentación redescriptiva”60 y que se ha acoplado con demasiada rapidez a un “conversacionalismo” simple que es ciertamente afín a sus preferencias liberales, pero que es sólo uno de los juegos de lenguaje existente. El conversacionalismo rortyano admite que éste se puede llevar a cabo a través del proceso de persuasión. Y que puede ser resultado de presiones demagógicas sin que tengan necesidad de apelar a ningún principio funcionalista. Este conversacionalismo pragmático rortyano61 de iniciar la conversación sin saber el rumbo al que nos dirigimos me parece falaz y peligroso.

Rorty admira a Rawls porque permanece en la superficie, filosóficamente hablando, y no busca fundamentos filosóficos que justifiquen el modelo democrático. Para Rorty, “una teoría de la Justicia” no debe ofrecer una interpretación del ser humano, sino una descripción histórico-sociológica de la forma política en que vivimos. En este sentido, nuestras instituciones políticas y jurídicas son vistas más desde una perspectiva más política que metafísica.

Rawls no desea una visión deontológica completa, que explicase por qué debemos dar a la justicia la prioridad sobre nuestra concepción del bien. A Rawls no se interesa por la condiciones de la identidad del yo o localizar una determinada visión antropológica de cómo es el hombre, sino solamente por las condiciones de la ciudadanía en una sociedad liberal. Rawls no trata de proporcionar un fundamento filosófico a las instituciones democráticas, sino que simplemente intenta sistematizar los principios e intuiciones característicos de los liberales norteamericanos.

“[...] estos derechos no dependen de ninguna doctrina moral comprensiva o concepción filosófica de la naturaleza humana según la cual, por ejemplo, todos los seres humanos son personas morales y tienen igual dignidad u ostentan ciertos poderes morales e intelectuales particulares que los invisten de esos derechos”62.

John Rawls ha contribuido positivamente a insistir en que en las sociedades democráticas, en las que no existe un bien común y único, sino que lo central es el pluralismo y la diversidad de ideas y cosmovisiones. La concepción de justicia no puede derivar de una concepción religiosa, moral o política de vida buena determinada y particular. Los comunitaristas se equivocan en tratar de fundar una comunidad política unificada por un orden moral objetivo. Existe de una relevante diferencia entre ¿cómo quiero vivir? y la pregunta ¿cómo queremos vivir? Ralws habla en este sentido, de un “consenso entrecruzado” (overlapping consensus)63.

6. La Modernidad como proyecto político y jurídico universal.

El desacuerdo entre Rorty, Habermas y Rawls, es más teórico (búsqueda de fundamentos), que político (proyecto moderno); todos comparten el proyecto político de la Ilustración, la cultura de los derechos humanos y la democracia; pero disienten drásticamente en la visión que tienen de cómo hay que realizar dicho proyecto64. Para Habermas, habría que conservar al menos un eje seguro para no abandonar la “crítica racional de las instituciones existentes”, considerando que todo el que abandone tal enfoque es irracionalista, porque desecha las nociones que se han utilizado para justificar las diversas reformas de la historia de las democracias occidentales desde la Ilustración. Abandonar esta perspectiva “universalista” es traicionar las esperanzas sociales que han sido nucleares en la política liberal. Rawls, en cambio ocupa una posición intermedia entre Habermas y Rorty.

Considero que pensadores postmodernos como Foucault, Derrida, Rorty deberían distinguir entre confort metafísico proporcionado por nuestra tradición filosófica y los fundamentos políticos de nuestras instituciones sociales y jurídicas. Es cierto que, hay un enorme lastre metafísico del racionalismo ilustrado; pero no veo tan fácil deshacernos de esta metafísica ilustrada cuando precisamente ésta impregna y contagia las concepciones de derechos humanos, ciudadanía y Estado Constitucional que hemos conformado históricamente. Por otro, lado la Ilustración posibilita una renovación y revisión crítica constante de léxicos y prácticas lingüísticas, discursivas y políticas. Estamos ante una proyecto incompleto e inacabado, todavía no concluido, como sugiere Habermas, que indudablemente precisa de una heterogeneidad y pluralidad de prácticas variadas posibles, fundacionales, pragmáticas, argumentativas y discursivas. Soy escéptico y dudo que podamos desprendernos de la retórica y el paradigma ilustrado cuando éste invade e inunda todas nuestras instituciones políticas y jurídicas y, sobre todo, nuestro léxico actual. Si, como dice Gadamer:“somos tradición” y tenemos que dialogar con la tradición: ¿Cómo desprendernos de lo que nos ha conformado y constituido?, ¿cómo despojarnos de una tradición ilustrada que ha construido nuestro pensamiento y nuestra crítica? ¿cómo deshacernos de nuestra propia piel una visión de la realidad que ha conformado nuestros valores, principios e sentimientos? Albretch Wellmer ha denominado a esta situación “la persistencia de la modernidad”65.

La tradición constituye, para Gadamer, el sujeto propio del comprender, pues ella determina nuestros planteamientos, prejuicios y nuestra propia conceptualidad. De aquí, una hermenéutica filosófica definida como comprensión de “lo que acontece con nosotros por encima de nuestro querer y hacer”66 (La comprensión es el modo de ser fundamental del Dasein (ahí del ser). La realidad de la historia y de la tradición determina todo acto de comprensión. El verdadero sujeto de la comprensión es la tradición porque su acción nos determina, “actúa” en nosotros, nos envuelve como un horizonte en el que nos movemos y existimos. No podemos pensar en la tradición moderna desde una distancia alienante, ni desde una oposición ilustrada indiferente y radical. Como “seres históricos” nos encontramos inmersos siempre en tradiciones, es decir, nos envuelve siempre ese acontecer que es la tradición. De esta forma, podemos decir que somos-en-la-tradición en el mismo sentido que Heidegger definía el Dasein como “ser-en-el-mundo67. Somos un producto de la historia.”En verdad-dice Gadamer- no es la historia la que nos pertenece, somos nosotros los que pertenecemos a ella”68

Hilary Putnam y Habermas se unen a la condena del relativismo que ven tanto en Foucault y Derrida como en Rorty. Putnam señala que cuando se trata de romper totalmente con la tradición, como hizo Nietzsche al intentar una moral nueva, el resultado es una monstruosidad. Estos pensadores postmodernos evitan hablar de cómo serán las cosas después de que las deconstrucciones genealógicas destruyan de una vez para siempre la gran tradición ilustrada. Se niegan a explicar lo que hay más allá de nuestra tradición (que también es la suya). Y aceptan la idea de que hemos llegado a ser lo que somos por nuestra propia tradición histórica; pero quieren echar abajo su autoridad. Putnam en La herencia del pragmatismo nos dice: “no hay nada erróneo en los grandes valores de la Ilustración; es sólo el tipo de seguimiento que hace Occidente de esos valores lo que es defectuoso”69

Considero que Rorty es excesivamente crítico cuando cuestiona las pretensiones de los filósofos de inspiración kantiana como Habermas, quien trata de encontrar un punto de vista que esté por encima de la política para legitimar y garantizar la superioridad de los derechos humanos. Rorty cree que este intento es vano, porque nuestros principios democráticos y liberales defienden un único juego de lenguaje posible entre otros. Es inútil buscar argumentos que no sean contexto-dependientes. No es posible derivar una filosofía moral universalista de la filosofía del lenguaje, como intentan Apel y Habermas, por tanto, es absurdo buscar una fundamentación externa a la sociedad liberal. Hay que fomentar la sociedad liberal por sí misma y dejar de dotarla de “fundamentos filosóficos”, porque dotarla de fundamentos es presuponer y preestablecer un orden natural a la confrontación y discusión de léxicos. Desde su pragmatismo conversacionalista, una sociedad liberal es aquella que se limita a llamar “verdad” al resultado de combates, sea cual sea el resultado. Rorty está planteando una redescripción estética del liberalismo a través de la cultura liberal poetizada. En mi opinión, soy escéptico de que una cultura poetizada logre convencer a los nazis, neoliberales de mercado, marxistas ortodoxos, fundamentalistas de todo tipo del privilegio moral de la libertad sin acudir a fundamentos y argumentos racionales.

Para Rorty, no hay nada en la naturaleza del lenguaje que pueda servir de base para justificar la superioridad de nuestras instituciones políticas y jurídicas como los derechos humanos. Insiste en que conectar racionalidad y democracia es absurdo desde la perspectiva del evolucionismo cultural, como si la democracia fuera la solución racional al problema de la convivencia humana. Y que otros pueblos llamados “irracionales” adoptarán la democracia cuando dejan de ser “irracionales”. Lo que se está debatiendo nada tiene que ver con la racionalidad, sino que es una cuestión de creencias compartidas. La acción democrática no requiere de una teoría de la verdad y nociones como incondicionalidad y validez universal, sino más bien una variedad de prácticas y movimientos pragmáticos destinados a persuadir a la gente que amplíe el campo de su compromiso con los demás, de que construyamos una comunidad más inclusiva. Esta es la razón por la que resulta falaz el intento de suplantar la fundamentación de los derechos humanos por una dimensión narrativa.70

El pragmatismo rortiano otorga más importancia a los vocabularios compartidos para la difusión de los derechos humanos que a los argumentos sofisticados de las teorías morales universalistas y racionalistas. El verdadero camino no es encontrar argumentos para justificar la racionalidad y la universalidad de los derechos humanos, sino crear un ethos democrático en nuestros contextos existenciales. Un ethos democrático a través de una movilización de pasiones y sentimientos, una multiplicación de prácticas, instituciones y juegos de lenguaje.



Muchos teóricos liberales obvian este tipo de reflexión procedimentalista pues parten de una concepción metafísica que considera al individuo como previo a la sociedad, como poseedor de derechos naturales, como sujeto racional autosuficiente, como aislado de las relaciones sociales, de poder, de lenguaje, de cultura y que lo conforman. Rorty combate este tipo de liberalismo que busca una justificación racional y universal, y que cree que las instituciones democráticas serán más estables si pude probarse que fueron elegidas por individuos racionales bajo el velo de ignorancia (Rawls) o en una situación de comunicación no distorsionada (Habermas). El teórico liberal está obligado a bajar al terreno de las prácticas y los problemas de la democracia para construir una ciudadanía democrática.

* Profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Autónoma de Nuevo León, ciudad de Monterrey, México. Docente-investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la U.A.N.L. y miembro del Sistema Nacional de Investigadores, CONACYT. Correo electrónico: sisifo2005@hotmail.com

1 DE ASÍS ROIG Rafael, Escritos sobre Derechos humanos, Ara editores, Lima, 2005; PEREZ LUÑO, Antonio Enrique, Trayectorias contemporáneas de la Filosofía y la Teoría del Derecho, Lima, Palestra, 4° ed., 2005

2 MIGUEL REALE, profesor de la Universidad de Sâo Paulo, ha distinguido esta triple dimensión del derecho. Debemos observar que en oposición a una visión ecléctica que puede ver una absoluta dispersión temática en la filosofía del derecho, existe una coincidencia entre los autores respecto a los problemas fundamentales. Miguel Reale advierte que la contribución de RECASENS SICHES a la teoría tridimensional del derecho es relevante, tanto en el estudio de la concepción general del derecho como en la concreción del fenómeno jurídico-normativo, como producto cultural y, por tanto, histórico. REALE, Miguel, Teoría tridimensional del Derecho, Madrid, Tecnos, 1997, véase también Reale, Miguel (1976) Fundamentos del Derecho, Palma, Buenos Aires, REALE, Miguel. Filosofía Do Dereito. Edit. Saravia Sao Pablo, Brasil, 1972. RUIZ MIGUEL, Alfonso, Una filosofía del derecho en modelos históricos: de la antigüedad a los inicios del constitucionalismo, Trotta, Madrid, 2000

3 GRAY, John, Perros de paja, Barcelona, Paidós, 2000, p. 215. Véase también Glover, Jonathan, Humanidad e inhumanidad. Una historia moral del siglo XX, trad. Marco Aurelio Galmarini, Madrid, Cátedra, 2001. Cuando contemplamos los nefastos acontecimientos de Auschwitz, los Gulags e Hiroschima podemos corroborar el poco o nulo avance que hemos realizado en materia de derechos humanos en nuestro siglo pasado y actual. Estos acontecimientos nos deberían interpelar a realizar un mayor esfuerzo teórico y práctico de defensa, difusión y propagación de los derechos humanos. POPPER, K.O., En busca de un mundo mejor, Barcelona, Paidós, 1994.

4 RUBIO CARRACEDO, J.L., “Globalización y diferencialidad de los derechos humanos” en Revista ALFA (Asociación Andaluza de Filosofía), año IV, nº8, 2000, pp. 69-91.

5 El pragmatismo es un movimiento filosófico surgido en Estados Unidos de América, en torno a la década de 1880 con Sanders, Peirce, William James y John Dewey. No era una teoría, ni una escuela filosófica, ni un movimiento unitario. El pragmatismo terminó en diluirse en corriente de pensamiento, como la filosofía analítica con la que presenta algunas afinidades. En este sentido, se presentó como un instrumento crítico para la clarificación del pensamiento; pero el pragmatismo quiso ser más que una concepción analítica de la filosofía. El pragmatismo pretende recuperar la razón y los valores humanos para el dominio sobre una acción. No es una ideología de la “acción por la acción” o del encubrimiento de la “razón técnica”, sino una teoría de la acción inteligente y liberadora y de la razón responsable. FAERNA GARCÍA BERMEJO, A. M.: Introducción a la teoría pragmática del conocimiento; BELLO Gabriel “El pragmatismo americano” en CAMPS V. (Comp.) Historia de la Ética Alianza editorial, Barcelona, 1989 pp.39; KURTS, Paul: La Filosofía norteamericana contemporánea” México. Cátedra. 1965, HOTTOIS, Gilbert: Historia de la Filosofía. Del renacimiento a la postmodernidad; Madrid, Catedra. p. 495 RUSSELL, Beltrand: Ensayos filosóficos Madrid. Alianza editorial, 1983.

6 BERNSTEIN, Richard: “El resurgir del pragmatismo” en Rubio Carracedo J. El giro posmoderno. Philophica Malacitana, suplemento nº1, Málaga, 1993, p. 24 PUTNAM, Hilary, Reason, Truth and Histoy, Cambridge: CambridgeUniversisty Press, 1981, (edición en castellano: Razón, verdad e historia, (trad. J.M. Esteban Cloquell), Madrid, Tecnos, 1988). PUTNAM, H., Meaning and the moral sciences. London: Routledge& Kegan Paul.

7 Ibidem. P. 25

8 COREL WEST, antiguo alumno de RORTY siguiendo la tradición pragmática ha estudiado los temas emersonianos del poder, la provocación y la personalidad, y llama a un “pragmatismo profético” nuevo y revitalizado. Como intelectual negro comprometido con las fuertes tendencias gramscianas y cristianas, WEST revisa y reflexiona críticamente sobre muchos postulados del pragmatismo clásico. Y hace una penetrante crítica de aburguesamiento, acomodamiento y ceguera persistente hacia el racismo y el sexismo endémicos en la sociedad norteamericana. El pragmatismo no desarrolló nunca realmente un discurso público adecuado para tratar las confusas cuestiones de clase, raza o género. WEST admira profundamente a DEWEY y proclama que el pragmatismo americano alcanza su nivel más elevado en la elaboración comprometida de John Dewey. Cornel West parte de los mismos supuestos filosóficos que Rorty y desde la misma tradición pragmatista; pero ambos pensamientos se diferencian en que West pondrá más énfasis democrático deweyano que el liberalismo político de Rorty. A West no le interesa acudir a narrativas como la de Marx, Durkheim, Weber, De Beauvoir…de contenido más emancipatorio. En definitiva, postula un pragmatismo ironista más comprometido políticamente, más profético en sus denuncias sociales, y menos conformista y estético. BERNSTEIN, R.: New Costellation. The ethical-political Horizons of Modernity/Postmodernity Oxford, Polity Press, 1991, p. 287. WEST, Corel: The American evasion of Philosophy. Genealogy of pragmatism Madison: University of Winconsin press, 1989, p. 4, BERNSTEIN R.J. “El resurgir del pragmatismo” en RUBIO CARRACEDO J. El giro posmoderno Philosophica Malacitana , suplemento nº 1, Málaga, 1993, p. 18

9 El término “pragmatismo”, señala RORTY, es una palabra vaga, equivoca, ambigua y demasiado tergiversada. Se trata de un término desgastado y mal utilizado que tenemos que rescatar definiéndolo como antiesencialismo. El antiesencialismo puede aplicarse contra las nociones de “verdad”, “conocimiento”, “lenguaje”, “moralidad”. De este modo, recordando la definición de William James, sobre la verdad como “lo que es bueno creer”, y considera que la “verdad” no tiene esencia. JAMES, Williams: Pragmatism, Longmans, Green, Nueva York, 1907, (v. Trad. Cast. Rodríguez Aranda, Pragmatismo, Aguilar Argentina, Buenos Aires, 1974; The meaning of Truth, Loggmans, Green, Nueva York, 1909, El significado de la verdad, traducción L. Rodríguez Aranda, Aguilar Argentina, Buenos Aires. RORTY, R: La filosofía y el espejo de la naturaleza. Madrid. Cátedra, 1989 MURPHY, John Pragmatism. From Peirce to Davidson, Introd. Richard Rorty, Westview Press, 1990.

10 El término “contingencia” es una término frecuentemente empleado por Rorty en toda su obra, con este término trata de expresar el carácter inestable y azaroso de todo proceso humano y social. En oposición a una concepción antropológica determinista, fija y estable, Rorty pretende resaltar los elementos relativos y fortuitos que se dan en la configuración y construcción de subjetividades en nuestras sociedad. PUTNAM H.: Renewing Philosphy , Cambridge, Mass, Harvard University Press, 1992., p.118.

11 HEIDEGGER, M, Ser y tiempo, FCE, México, 1980, p. 225. Hay que precisar que nos encontramos ante el primer Heidegger, un Heidegger que todavía no ha realizado el giro lingüístico.

12 SARTRE, J.P.: El existencialismo es un humanismo. Ediciones del 80, Buenos Aires, 1985, p. 14.

13 Este solipsismo cartesiano, o quedarse sólo en el pensamiento puro y vacío, ha sido fuertemente criticado por pensadores posteriores. Sigmund Freud pone en evidencia que no existe un yo autónomo. El yo psicológico cartesiano es una ficción, entelequia o fantasía. El psicoanálisis nos obliga a revisar esta visión demasiado consciente del sujeto humano, a través de su noción de inconsciente. Para Freud, todos los contenidos del inconsciente determinan y condicionan nuestra personalidad.

14 Figuras como Nietzsche, William James, Freud, Proust, Wittgenstein ilustran lo que ha llamado “libertad como reconocimiento de la contingencia”. Este programa filosófico desafía abiertamente la tradición cristiano-hegeliano-marxista, caracterizada por una visión teleológica-lineal del tiempo y la historia, propulsados por leyes providentes-conceptuales-económicas que gobiernan la historia. La concepción rortina parte de la concepción contingente de la historia, el individuo y la sociedad por la cual somos puros experimentos azarosos y fortuitos. RORTY, R., Essays on Heidegger and Others. Philosophical Papers, vol. 2. Cambridge, Cambridge University Press, 1991.

15 En esto, sigue la tradición emprendida por Freud, Darwin y J.S Mill, por la cual deberíamos concebirnos a nosotros mismos como uno de tantos experimentos de la naturaleza y no como la realización finalista y teleológica del designio de la naturaleza, Dios u otra instancia superior. Por tanto, somos un experimento social e individual de vida, incluso, la democracia sería un experimento más entre otros, un experimente frágil, contingente y vulnerable. HOOK, Sidney, Pragmatism and the tragic sense of life, Basic Books, Nueva York, 1974.

16 La epistemología moderna inaugurada por Descartes, continuada posteriormente por Kant, parte del sujeto cognoscente como sujeto hegemónico del conocimiento de la realidad del Universo, por tanto estamos ante una tradición fuertemente representacionalista, objetivista, esencialista que concibe el mundo como figura o representación de nuestro pensamiento. RORTY, R., La filosofía y el espejo de la naturaleza (trad. de J. M.Esteban ), Madrid, Tecnos, 1989 y su obra RORTY, R., The Linguistic Turn. Recent Essays in Philosphical Method. Chicago, University of Chicago Press, 1967 (existe traducción al español).


17 RORTY, R., Contingecy, Irony, and Solidarity. Cambridge, Cambridge University Press, 1988. ( trad. de A. E. Sinnott Contingencia, ironía y solidaridad,Barcelona, Paidós, 1991, p. 53. El propio Freud nos advirtió que el psicoanálisis era algo más que una terapia curativa contra la neurosis. El psicoanálisis no se limitado a las neurosis, y por esto ha atraído la atención de los intelectuales. RICOEUR, Paul, Freud: una interpretación de la cultural, México, siglo XXI, 1970.

18 RORTY, R., Essays on Heidegger and Others. Philosophical Papers, vol. 2., Cambridge, Cambridge University Press, 1991. RORTY, R.: Ensayos sobre Heidegger y otros pensadores contemporáneos. Escritos filosóficos 2, (Trad. De J. Vigil Rubio) Barcelona. Paidós, 1993, p. 201. La concepción de Freud que propone solo parecerá plausible si se establece una distinción clara en dos sentidos del inconsciente:1) un sistema de creencias, y deseos bien articulados, sistemas que son complejos, sofisticados y dotados. 2) una enorme masa de energías instintivas incapaces de expresarse, una reserva de libido para la cual es irrelevante la congruencia.

19 Véase Jeffrey Stout, Ethics after Babel, Boston, Beacon Press, 1988. p. 53. El sujeto trascendental kantiano parte de la capacidad racional de convertir una máxima determinada y subjetiva en principio de legislación universal. Para que exista un fundamento ético claro y distinto, esto es evidente para todos, podemos acudir a la formulación del imperativo categórico de Kant: “Actúa de tal modo que puedas convertir tu máxima (principio moral subjetivo) en una ley universal válida para la humanidad”. KANT, E.: Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Madrid, Espasa-Calpe, 1988, p. 145. El criterio de selección es pues que ese principio moral sea válido para todos, no para una determinada persona o un determinado grupo.

20 El pragmatismo debe definirse como la afirmación de que la función de la investigación es, en palabras, de Francis Bacon, “aliviar y beneficiar la situación de los hombres” hacernos más felices permitiéndonos afrontar con más éxito el entorno físico y la convivencia humana. El pragmatismo de Rorty nos plantea un vocabulario de la praxis, más que un vocabulario de la teoría o contemplación, en el cual uno puede decir algo útil acerca de la verdad. En segundo lugar el pragmatismo de Rorty parte de la idea de que no hay diferencia epistemológica entre la verdad de los que es y la verdad de lo que debe ser (falacia naturalista) como tampoco hay diferencia metafísica entre hechos y valores, ni diferencia metodológica entre moralidad y ciencia. RORTY, Richard, Consequences of pragmatism (Essays 1972-1980), Mineapolis: University of Misessota, 1982( trad. de J. M Esteban Cloquell Consecuencias del pragmatimo, Madrid, Tecnos, 1995). RORTY, R.,“Norteamericanismo y pragmatismo”, Isegoría, 1993, nº 8, 5-25. RORTY, R. ¿Esperanza o conocimiento? Una introducción al pragmatismo, Buenos Aires, F.C.E., 1987.

21 Rorty nos recuerda que la distinción humano-animal, adulto-niño, hombre-mujer constituyen tres formas principales en las cuales nosotros, humanos paradigmáticos, nos distinguimos de los casos fronterizos. Rorty opina que si bien Nietzsche tenía razón con toda la insistencia de Kant en la incondicionalidad no deja de ser una expresión de resentimiento, sin embargo se equivocaba en ver la cristiandad y las revoluciones democráticas como un signo de degeneración humana. Kant y Nietzsche compartían algo en común, lo que Iris Murdoch ha llamado “sequedad” y Jaques Derrida “falocentrismo”. “El elemento común en su pensamiento era el deseo de pureza. Esta clase de pureza consiste no sólo en ser autónomo, dueño de sí, sino también en tener la autosuficiencia consciente que Sartre describe como la síntesis perfecta del en-sí y el para-si” RORTY, R., “Human rights, Rationality and sentimentality” in Shute, S. And Hurley, S.: On Human Rights. Oxford. The Oxford Amnesty Lectures, Basic Books, 1993. RORTY, R.,:Derechos humanos, racionalidad y sentimentalidad” en SHUTE S. y HURLEY S. (comp.) De los derechos humanos. Madrid, Trotta, 1998, p.132. También se puede consultar su trabajo donde hace una interpretación pragmática de Nietzsche, RORTY, R. “Un filósofo pragmático” en Revista de Occidente, Marzo, nº226, 2000.

22 Su radicalismo individual intenta salvar al individuo de la influencia perniciosa de la masa. Esto le lleva a realizar una crítica radical de la democracia moderna, acusando al sistema democrático de ser la forma histórica más efectiva de empequeñecimiento y aniquilamiento de la personalidad individual. Para él, es demasiado evidente que los hombres no son por naturaleza iguales, como reza el dogma liberal, ni tampoco todos disfrutan de la misma dignidad. DELEUZE, G., Nietzsche y la filosofía, trad. Carmen Artal, Barcelona, Anagrama, 1971; ENGUITA Esteban y QUESADA, J. (comp.) Política, Historia y verdad en la obra de F. Nietzsche, Burgos, Huerga e Fierro editores, 2000; CONILL, Jesús: El poder de la mentira (Nietzsche y la política de la transvaloración), Madrid, Tecnos, 2001; GUERVÒS, Santiago, Arte y poder (Aproximación a la estética de Nietzsche), Madrid, Ed. Trotta, 2004.

23 NIETZSCHE, F.: La genealogía de la moral, Madrid, Alianza Editorial,1979, p.99. El problema fundamental de la civilización occidental es su decadencia y nihilismo, dado que los más altos valores de la civilización occidental han perdido su vigencia condenando al hombre a la desnudez y la intemperie más radical y absoluta. El problema de la decadencia de la cultura occidental responde a su la indeterminación, la alteración, el miedo y cobardía del ser humano y, sobre todo, como los valores decadentes y débiles han triunfado en nuestra sociedad. Véase para ampliar AGUILERA PORTALES, Rafael, “El horizonte ético-político de F. Nietzsche” en CASTILLA, Antonio, Nietzsche y el espíritu de ligereza, México, Editorial Plaza y Valdés, 2006.

24 RORTY, R., Batallas éticas (con Abraham T. y Badiou A.) Buenos Aires, Nueva Visión, 1995. Nuestra tradición occidental ha insistido en la concepción racional del ser humano concepción determinista y teleológica en oposición a esta visión siempre ha habido propuestas transgresoras como la de Pico Della MirandolaIa, filósofo humanista del siglo XV, entendía que el ser humano, ist quamodo omnia, de algún modo es todas las cosas. Es decir que no tiene una naturaleza fija e inamovible, sino que es un proyecto abierto, libre e inacabado. En su obra, Ser y nada afirma: la existencia precede a la esencia, en el sentido de que el hombre primero existe, esto es, se encuentra en el mundo, y después se define por lo que es o quiere ser. Igualmente, Ortega y Gasset aseveraba: el hombre no tiene naturaleza, tiene historia, o sea, somos pura indeterminación, un proyecto en blanco, en absoluta desnudez, sin vinculación alguna que nos ate con esencia alguna. Esta afirmación es la negación de toda visión determinista del ser humano.

25 RAWLS, John, El liberalismo político Barcelona, Gedisa, 1996.

26 SANDEL, Michael: (1982) Liberalism and the limits of Justice. Cambridge University Press, 1982; SANDEL, Michael, Liberalism and its critics., 1987.

27 SANDEL, Michael, op. Cit.., p. 234.

28 DE ASÍS, Rafael, Las paradojas de los derechos fundamentales como límites al poder, Debate, Madrid, 1992, De Asís, R., (2001), Concepto y fundamento de los derechos: Una aproximación dualista, Cuadernos Bartolomé de las Casas, 17, Dykinson, Madrid. Fernández, E., (2001), Dignidad humana y ciudadanía cosmopolita, Cuadernos Bartolomé de las Casas, 21, Dykinson, Madrid.

29 RORTY, R.,:Derechos humanos, racionalidad y sentimentalidad” en SHUTE S. y HURLEY S. (comp.) De los derechos humanos. Madrid, Trotta, 1998, p.132. Richard Rorty aunque suscribe abiertamente el liberalismo político, sin embargo, en este aspecto simpatiza con una fundamentación comunitarista de los derecho humanos. Los comunitaristas argumentan que la teoría liberal desfiguran la vida social y política desde una concepción excesivamente individualista de derechos humanos. No podemos entender un mundo donde hombres y mujeres estén desligados de todo tipo de relaciones sociales, literalmente sin compromisos. Para ampliar más véase mi trabajo “Entre la Ética y la política: debate contemporáneo entre liberales y comunitaristas” en VALDÉS C. y SÁNCHEZ BENÍTEZ, Roberto, Ética, Política y Cultura desde Cuba publicado en Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (México) y Universidad de la Habana (Cuba), 2005 pp. 69-85.

30 RORTY se apoya en el antifundacionalismo defendido por el jurista y filósofo Eduardo RABOSSI en su artículo “los derechos humanos naturalizados” defiende al carácter irrelevante y anacrónico del fundacionalismo de los mismos, así mismo, los filósofo deben pensar el cambio cultural actual como un hecho nuevo y positivo del mundo posterior al holocausto.

31 RORTY, R.:Derechos humanos, racionalidad y sentimentalidad” en SHUTE S. y HURLEY S. (comp.) De los derechos humanos. Madrid, Trotta, 1998, p.121

32 RONALD DWORKIN considera los derechos humanos como inalienables y no da una respuesta correcta a los dilemas morales. La concepción iusnaturalista moderada de Dworkin se enfrenta a la posición positivista que sostiene que sólo son normas jurídicas aquellas que son reconocidas por su origen fáctico y perfectamente distinguibles de las normas morales. Su posición se apoya en la admisibilidad de ciertos tipos de estándares morales como parte del Derecho, el alcance de la discreción judicial y la posibilidad de justificar proposiciones jurídicas sobre la base de prácticas sociales. Estos tres elementos se enfrentan radicalmente a la visión positivista. Veáse al respecto el trabajo NINO, Carlos Santiago, “Dworkin y la disolución de la controversia positivista versus iusnaturalismo” en SQUELLA Agustín, Ronald Dworkin, Revista de Ciencias sociales, Universidad de Valparaíso, Chile, nº38, pp. 495-528. DWORKIN, Ronald, Talking Rights seriously, Dockworth, 1978, London, 2° ed. (existe trad. Cast. De M. Guastavino, con prólogo de A. Casamigila, Barcelona, Ariel, 1984).

33 RORTY, R.: ¿Esperanza o conocimiento? Una introducción al pragmatismo, Buenos Aires, F.C.E., 1997, p.95.

34 AGUILERA PORTALES, Rafael, “El problema del etnocentrismo en el debate antropológico entre Clifford Geertz, Richard Rorty y Lévi-Strauss”, en GACETA DE ANTROPOLOGÍA, Granada, nº18, 2002.

35 Como apunta Rafael DEL ÁGUILA, “el insuficiente tratamiento rortiano del nosotros es quizá uno de los puntos más débiles de su pragmatismo. Su ya aludida ingenuidad al ver en el nosotros el producto de una sola tradición, aproblematiza precisamente las decisiones más trágicas a las que nos vemos forzados en el seno de nuestra cultura occidental.” Véase DEL ÁGUILA, Rafael: “El caballero pragmático: Richard Rorty o el liberalismo con rostro humano” en Isegoría, nº8, 1993, pp 26-48, p.45. Véase también la crítica que realiza. Martha NUSSBAUM, basándose en el cosmopolitismo estoico de Marco Aurelio, Cicerón y Séneca así como en Emerson y Thoureau, es fuertemente autocrítica con el etnocentrismo excluyente creciente. Nussbaum señala la apabullante ignorancia de su propio país (USA) en cuanto se refiere a la mayor parte del resto del mundo y aboga por una educación cosmopolita para aprender más acerca de nosotros mismos. NUSSBAUM, Martha C. (comp.) Los límites del patriotismo. Identidad, pertenencia y ciudadanía mundial. Paidós. Barcelona, 1999, p.26

36 Rorty se está apoyando en el pensamiento moral de Annette BAIER, filósofa norteamericana contemporánea y una de las principales intelectuales feministas de Estados Unidos, que sigue la tradición emotivista y utilitarista de David Hume. Esta pensadora considera los sentimientos y la sentimentalidad como centrales de la conciencia moral. BAIER propone que sustituyamos como concepto moral fundamental la noción de “obligación” por la de “confianza apropiada”. De este modo nos dice: “para la filosofía moral el villano es el racionalista, la tradición de la ley fija, que opina que detrás de toda intuición moral yace una regla universal”. BAIER, Annette: Postures of the Mind , Minneapolis: University of Minnesota Press. HOOK, Sidney, Pragmatism and the tragic sense of life, Basic Books, Nueva York, 1974.

37 En los últimos siglos el progreso moral se debe gracias a los especialistas de la particularidad, no de la generalidad (filósofos, teólogos, ect..). Especialistas de lo concreto y lo local, como historiadores, novelistas, etnógrafos, periodistas,…. Los especialistas de la universalidad como filósofos y teólogos en la formulación de principios morales generales han sido menos útiles para el desarrollo de las instituciones liberales. Nuestra sociedad ha renunciado tácitamente a la idea de que la teología o la filosofía van a proporcionar reglas para resolver estas cuestiones. RORTY, R.,Objetividad, relativismo y verdad. Escritos filosóficos 1 ( trad. de J. Vigil Rubio). Barcelona, Paidós, 1993.

38 RORTY, R.:Derechos humanos, racionalidad y sentimentalidad” en SHUTE S. y HURLEY S. (comp.) De los derechos humanos. Madrid, Trotta, 1998, p.121P. 132. Esta “educación sentimental” en la que la gente se haga moralmente mejor con discursos banales y simples adolece de una enorme ingenuidad política, y no descubre las implicaciones sociales y políticas que tiene la ética personal. Como decía el profesor Aranguren: “ la virtud sola, por muy social que sea, no basta para la producción de una orden colectivo justo”. Y existe una eticidad positiva del estado y de la sociedad civil organizada. La moralización no puede ser confiada exclusivamente a los individuos, sino que se requiere ser institucionalmente convertida en una función, en una servicio público. Para hacer mejores objetivamente a los ciudadanos necesitamos también instituciones liberales, no sólo actitudes individuales bondadosas o virtuosas.

39 Para ANNETTE BAIER la moralidad comienza, no como obligación, sino como una relación de confianza entre los miembros de un grupo estrechamente vinculado, tal como una familia o un clan. Así las familias se confederan en tribus, y las tribus en naciones. Kant lo describiría como una conflicto entre obligación moral y sentimiento, según una visión no kantiana, seria un conflicto entre un conjunto de lealtades y otro. Rorty se apoya en la distinción realizada por Michael Walzer entre moralidad densa y moralidad tenue, o sea el contraste entre historias concretas y detalladas que pueden estar cerca y próximas a nosotros, y una historia esquemática, distante y abstracta que puedes contar como ciudadano del mundo. WALZER, Michael: Moralidad en ámbito local e internacional. Madrid, Alianza, 1996, Las esferas de la justicia. México. F.C.E., 1993

40 RORTY, R.: ¿Esperanza o conocimiento? Una introducción al pragmatismo, Buenos Aires, FCE, 1997. Ibid. p. 121.

41 Para HABERMAS el “mundo de vida” son los mundos socioculturales de la vida, donde se encuentran la interacción de los individuos. Habermas trata de investigar desde su pragmática universal los “universales del habla”. En este sentido conecta con los programas de investigación de Chomsky sobre la “gramática universal” desde una perspectiva innatista, y con los programas de investigación de Piaget y Kolhberg sobre “competencias universales de la especie” desde una perspectiva evolutiva. HABERMAS, J.: Teoría de la acción comunicativa. Taurus , Madrid, 1983. Habermas, J., Ensayos políticos, (trad. de R. García Cotarelo), Península, Barcelona, 1988.

42 RORTY; R.: Pragmatismo y política (trad. Rafael Del Águila) Barcelona, Paidós, 1998, p. 102. Rorty nos plantea dilemas morales como conflictos entre lealtad y justicia, donde tenemos que decidir entre la lealtad expresada como sentimiento y la justicia expresada como el ideal de lo que sería mejor, basada en la razón. Conflictos entre grupos más pequeños o más amplios. Véase también RORTY, R.,Forjar un país. El pensamiento de izquierdas en los Estados Unidos del siglo XX. Barcelona, Paidós.

43 RORTY, R.: ¿Esperanza o conocimiento? Una introducción al pragmatismo, Buenos Aires, F.C.E., 1997, p.50.

44 PEREZ LUÑO, Antonio Enrique, Trayectorias contemporáneas de la Filosofía y Teoría del Derecho, Lima, Palestra, 4° ed., 2005, p. 23

45 TRUYOL Y SERRA, Antonio, Los derechos humanos, Madrid, Tecnos, 1984, 12 Rorty critica el enorme grado de abstracción del cristianismo trasladado al universalismo ético secular. Para Kant, no debemos sentirnos obligados hacia alguien porque es milanés o norteamericano, sino porque es un ser racional. Rorty critica esta actitud universalista tanto en su versión secular como en su versión religiosa. Para Rorty existe un progreso moral, y ese progreso se orienta en realidad en dirección de una mayor solidaridad humana.

46 THIEBAUT, Carlos, Los límites de la comunidad. Centro de estudios constitucionales, Madrid, 1992; THIEBAUT, C. Vindicación del ciudadano, Paidós, Barcelona, 1998.

47 ETXEBARRIA, Xavier, “Universalismo ético y derechos humanos” en RUBIO CARRACEDO, J. L. Retos pendientes en Ética y política Revista Malacitana, nº5. Consúltese este trabajo donde desarrollo más extensamente esta problemática. AGUILERA PORTALES, Rafael, “Multiculturalismo, derechos humanos y ciudadanía cosmopolita” en Revista LETRAS JURÍDICAS, Universidad de Guadalajara, México, nº3, Otoño, 2006, pp. 1-29, p. 17.

48 Véase HÄBERLE, Peter, El Estado constitucional, (trad. Hécor Fix-Fierro) Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2001. p. 169.

49 David Hume (1711-1776) defiende un escepticismo moderado y racional, no caprichoso y arbitrario, un escepticismo consecuente, fruto de un análisis serio sobre nuestras facultades intelectuales y los límites de nuestro conocimiento. Con todo esto, Hume nos quiere hacer ver que no es la razón quien guía nuestra vida, sino que es la creencia o el hábito; pero esto no quiere decir que Hume niegue la importancia de la razón, aunque es cierto que la relativiza notablemente.HUME, David: Tratado de la naturaleza humana, Aguilar, Buenos Aires, 1973.

50 CAMPS, V., “El descubrimiento de los Derechos humanos” en MUGUERZA, J.: El Fundamento de los derechos humanos, ed. Debate, Madrid, 1989. FARIÑAS, M. J., Globalización, ciudadanía y derechos humanos, Cuadernos Bartolomé de las Casas, Dykinson, Madrid, 2000.

51 Rorty esta planteando una nueva concepción de solidaridad como el intento de ampliar el ámbito del nosotros tanto como podamos, viendo similitudes entre el "ellos" y el "nosotros". No podemos partir del lugar en el que no estamos, como hacen las éticas universalistas, cuando hablan de entes abstractos como "la humanidad", "todos los seres racionales", porque nadie puede llegar a una identificación con estas abstracciones. La solidaridad sería, pues, la habilidad para restar importancia a las diferencias tradicionales y disminuir su peso cuando se comparan con el sufrimiento y la humillación de los seres humanos. Esta definición es semejante a la que Habermas da, cuando define lo que es una identidad pos-tradicional, cuando se relativiza la propia forma de existencia, atendiendo a las pretensiones legítimas de las demás formas de vida. RORTY, R., Contingencia, ironía y solidaridad (trad. de A. E. Sinnott), Barcelona, Paidós, 1991. Consultar también DE LUCAS, J., El concepto de solidaridad, Fontamara, México, 1993.

52 En este sentido, según Rorty, deberíamos traducir la idea de “objetividad” como intersubjetividad o solidaridad y conocimiento como solidaridad. Debemos traducir el deseo de objetividad como el deseo de alcanzar el mayor acuerdo intersubjetivo posible. “Objetividad” ha de entenderse, en definitiva, como “acuerdo” entre los miembros de nuestra comunidad epistémica y otras comunidades, sólo así podrá lograrse un diálogo y comunicación entre todos los participantes. RORTY, R., La filosofía y el espejo de la naturaleza (trad. de J.M. Esteban ),Madrid, Tecnos, 1989.

53 RORTY, R.: “Derechos humanos, racionalidad y sentimentalidad” en SHUTE S. y HURLEY S., op. Cit., p. 130.

54 RUBIO CARRACEDO, J.L., “Globalización y Direncialidad en los Derechos humanos” en Revista ALFA Ética y Responsabilidad. El futuro de los derechos humanos, año IV, Nº8, pp. 69-91. p. 83. También se puede consultar la reflexión crítica del profesor PANEA MÁRQUEZ, José Manuel.- "¿Una ética sin obligaciones universales? Rorty y los derechos humanos" Isegoría, Madrid, nº 22, 2000, pág. 181-196.


55 VEASE CORTINA, A. y Martínez Navarro, E.: Ética, Akal, Madrid, 1996.

56 BOBBIO, Norberto. “sobre el fundamento de los derechos del hombre”, incluido en su libro El problema de la guerra y las vías de la paz, Gedisa, Barcelona, 1982, pp. 117-128.

58 LEWIS, Sian, News and Society in the Greek Polis (Studies in the History of Greece and Rome). The University of North Carolina Press, Chapel Hill, 1996. VERNANT, Jean-Pierre, y Pierre VIDAL-NAQUET, Miyth and tragedy in ancient Greece, trad. Ing. Janet Lloyd, Nueva York, Zone Books, 1980. BLOOM, Allan, The Republic of Plato, Nueva York, Basic Books, 1968.

59 BERNSTEIN, R. J., Praxis y acción, Madrid, Alianza, 1979, (e. original ; Praxis and Action) Pensylvania: University of Pensylvania Press. Inc. 1971) y BERNSTEIN, R. J.,La reestructuración de la teoría social y política. México, Fondo de Cultura Económica, 1983.

60 LACLAU, E., “Deconstrucción, pragmatismo y hegemonía” en MOUFFE, C. (comp.) Deconstrucción y pragmatismo, Buenos Aires, 1998, Paidós, p.126

61 HABERMAS, J.: “El giro pragmático de Rorty”(Trad. Pere Fabra) en Isegoría nº 17, 1995, pp 5-36, p.5. La única salida que nos brinda Rorty es una salida privada e individual, basada en la recreación simbólica o poética. Una salida únicamente válida para nosotros a nivel privado, nunca como sujetos activos inmersos en una comunidad política. Nuestra tarea es más poética que política, más estética que ética, más redescriptiva que constructiva.

62 RALWS John, “The Law of People”, en S. SHUTE Y S. HURLEY (comps.) On Human Rights ,1993, Nueva York, Basic Books, p. 71

63 RALWS, J., El liberalismo político, (trad. cast. A. Doménech), Crítica, 1996, pp.165 ss.

64 BERCIANO VILLALIBRE, Modesto, Debate en torno a la postmodernidad, Madrid, Editorial Síntesis, 1998. Rorty, R.: Forjar un país. El pensamiento de izquierdas en los Estados Unidos del siglo XX, Barcelona, Paidós,1999

65 WELLMER, Albrecht: “Modelos de libertad en el mundo moderno” en THIEBAUT, C. (eds.)La herencia crítica de la Ilustración , Barcelona, Crítica, 1991.

66 GADAMER, Verdad y Método II, Salamanca, Sígueme, 1992. p10.

67 HEIDEGGER, Martín, Ser y Tiempo, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.

68 GADAMER, Verdad y Método II, Salamanca, Sígueme, 1992. p.344.

69 PUTNAM, Hilary:(1995) Pragmatism, Cambridge, Mass: Blackwell, 1995, (edición en castellano, La herencia del pragmatismo Barcelona, Paidós,1997).La herencia del pragmatismo. Barcelona, Paidós, 1995, p. 193 Habermas se pregunta: ¿está la modernidad tan caduca y agotada como afirman los postmodernos? ¿O, antes bien, resulta que la renombrada postmodernidad es únicamente algo pasajero? Habermas inicia El discurso filosófico de la modernidad (1985) considerando que la modernidad se ha convertido en tema filosófico ya desde finales del siglo XVIII. Distinguiendo entre la modernidad como idea y la modernidad como proyecto; mientras aquélla está estrechamente vinculada a la evolución del arte europeo, sobre todo durante el siglo XIX desde Baudelaire; se trataría de ampliar la mirada a todo el desarrollo cultural europeo, como ha hecho Max Weber. HABERMAS, J., El discurso filosófico de la modernidad. Madrid. Taurus, 1988. HABERMAS, J.,“El giro pragmático de Rorty” Isegoría nº17, pp.5-36, 1997.

70 Rorty considera que la literatura y otros géneros de discurso han desempeñado un papel más importante que los tratados filosóficos y jurídicos para promover el progreso moral y de los derechos humanos. Véase el trabajo de THIEBAUT, Carlos: “Filosofía y literatura: de la retórica a la poética” en Isegoría nº11,1985, pp. 81-107, p.85.

Universitas. Revista de Filosofía, Derecho y Política, nº 5, enero 2007, ISSN 1698-7950





Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal