Unidad II la oración grmatical tema gramática del españOL



Descargar 492 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión15.01.2017
Tamaño492 Kb.
1   2

ADJETIVO


El Adjetivo es la palabra que acompaña al sustantivo o nombre para determinarlo o calificarlo; expresa características o propiedades del sustantivo. Ejemplo: El Libro Verde, El Libro Grande. Estos adjetivos acompañan al sustantivo libro, cumplen la función de especificar alguna de sus características y se dice que lo determinan, pues al añadir un adjetivo ya no se habla de cualquier libro, sino precisamente de un libro verde, o de uno grande.

El adjetivo es una clase de palabra que funciona ordinariamente como adyacente del nombre sustantivo, esto es, como complemento nominal adjunto que se sitúa delante o después del sustantivo a que se refiere, con el cual concierta en español en género y número.

Por significado, señala una cualidad atribuida a un sustantivo, bien abstracta (perceptible por la mente, como en "libro difícil"), bien concreta (perceptible por los sentidos, como en "libro azul").

Morfología


En cuanto a su morfología, el adjetivo posee en español accidente de género o de número para concordar con el sustantivo del cual es adyacente. Existen adjetivos de una terminación (fuerte, falaz, hábil, débil...) que no experimentan variación de género, aunque sí de número, y de dos terminaciones (bueno/buena, malo/mala, etc...). Dentro de los adjetivos de una terminación, el caso más común es el de los adjetivos finalizados en e como grande, fuerte, triste, insomne, alegre, inmutable, etc. También existen adjetivos que terminan en l (débil, fácil, sutil, fútil, personal); en r (peor, mejor, ulterior, particular); en z (sagaz, veloz, atroz); pocos en n (común, ruin). Por último también existen adjetivos terminados en i (sefardí).

Apócope


En posición antepuesta a un sustantivo algunos adjetivos se apocopan, es decir, pierden algunos de sus elementos finales: grande/gran, santo/san, bueno/buen, primero/primer, tercero/tercer, ciento/cien, etc.

Algunos adjetivos como tercero, grande o ciento también son usados sin su forma apocopada antes de un sustantivo, aunque generalmente el apócope es el uso más común. ("Más vale pájaro en mano que ciento volando").


Superlativo


Admite, además, afijos y morfemas de grado superlativo (los sufijos -ísimo, -érrimo). Es determinado asimismo por adverbios cuantificadores que le confieren los otros grados, el comparativo de igualdad (tan), de superioridad (más) y de inferioridad (menos), así como el grado superlativo analítico (muy, harto bueno). Lo sustantivan o transforman en sustantivo el artículo neutro lo ("lo bueno") y el masculino el y, además, la supresión del sustantivo en una lexia habitual: el barco velero = el velero, la j = la letra j, etc.

Sintaxis


En cuanto a su sintaxis, el adjetivo desempeña habitualmente cinco funciones diferentes:

  • 1. Adyacente de un sustantivo ("buen libro grande)

  • 2. Atributo de un sustantivo a través de un verbo copulativo ("Pedro es, está o parece sano")

  • 3. Complemento predicativo ("la mujer llegó cansada")

  • 4. Núcleo de un sintagma adjetivo. "Muy próximo al barrio"

  • 5. Núcleo de un sintagma preposicional. "Lo acusaron por tonto".

El adjetivo en español es también tónico y por tanto una de sus sílabas se pronuncia con mayor intensidad que las otras.

Se distingue entre: Adjetivos adjuntos cuando van unidos asindéticamente al nombre: noche oscura u oscura noche. Adjetivos atributivos, ligados al nombre mediante un verbo copulativo (ser o estar): la noche era oscura. Adjetivos en función de complemento predicativo cuando entre el adjetivo y el sustantivo hay un verbo no copulativo (aquí entra parecer, pues no es un verbo copulativo puro): La casa parece verde, el niño llegó feliz. Y adjetivos en función de aposición, cuando va unido al sustantivo con un elemento suprasegmental: la casa, verde.

Se distingue también entre adjetivos explicativos y adjetivos especificativos. El adjetivo explicativo o epíteto expresa una cualidad abstracta o concreta que el sustantivo ya informa, subrayando dicha cualidad; por ejemplo: "Dulce azúcar", "manso cordero", "fiero león". El adjetivo especificativo, por su parte, añade una información que el sustantivo por sí sólo no comunica: "Azúcar moreno", "cordero enfermo", "león distraído". También pueden distinguirse los adjetivos calificativos, que se limitan a señalar una cualidad, y los adjetivos determinativos, generalmente llamados determinantes, que actualizan, presentan, cuantifican (miden) o preguntan por el sustantivo núcleo del sintagma nominal, generalmente, aunque no siempre, situándose en posición anterior a éstos. Existen tres clases de determinantes, los actualizadores, los cuantificadores y la de los interrogativos.

Los determinantes actualizadores presentan al sustantivo núcleo del sintagma nominal, esto es, lo transforman de desconocido en conocido, lo ubican en el espacio y en el tiempo. Los determinantes cuantificadores, por el contrario, miden al sustantivo núcleo del sintagma nominal. Los determinantes interrogativos o interrogadores preguntan por el sustantivo núcleo del sintagma nominal.

Los actualizadores son cuatro; el predeterminante todo-a-s, que puede preceder a los demás determinantes y delimita la integridad del sustantivo núcleo del sintagma nominal; el artículo, que presenta al sustantivo en un espacio y un tiempo concreto (el, la, lo, los, las); el posesivo, que señala la pertenencia del sustantivo a un elemento de la situación o contexto (mi, tu, su, nuestro, vuestro, su y sus femeninos y plurales) y el demostrativo, que sitúa al sustantivo en un lugar más o menos próximo o lejano (este, ese, aquel y sus femeninos y plurales)

Los cuantificadores se agrupan en dos grandes clases, los numerales, que miden de forma precisa el sustantivo núcleo del sintagma nominal, y los extensivos o indefinidos, que lo miden o evalúan de forma imprecisa.

Los numerales pueden ser cardinales (correspondientes a la serie de los números reales: un, dos, tres, cuatro...; ordinales (que señalan precedencia o seguimiento en una lista: primer, segundo, tercer, cuarto...); multiplicativos (que multiplican el número del núcleo del sintagma nominal: doble, triple, cuádruple, quíntuple, sextuple, septuple, nónuple, décuple, undécuple...), divisores o partitivos, que dividen el núcleo del sintagma nominal (medio) y distributivos, que reparten el núcleo del sintagma nominal (ambos, sendos)

Los extensivos cuantifican de forma imprecisa el núcleo del sintagma nominal: algún, cierto, otro, mucho, poco, bastante, etc...

Los interrogativos preguntan por el núcleo del sintagma nominal: qué, cuál libro

Adjetivo sustantivado o absoluto: es el que desempeña en la frase la función de sustantivo mediante metábasis de Adjetivación.

Adjetivo verbal: es el participio en función adjetiva cuando no ha perdido aún su naturaleza verbal.

Posición


Un adjetivo puede ir tanto delante como detrás del núcleo al cual se refiere.

Existen 4 criterios para la posición de éste: criterio lógico, criterio psicológico, criterio rítmico y un criterio distribucional.


Criterio lógico


Si el adjetivo es especificativo se coloca después del núcleo. Ej. tiza blanca, mesa verde

Si el adjetivo es explicativo se coloca antes del núcleo. Ej. mal estado, buena jugada


Criterio psicológico


El adjetivo irá antes del núcleo si es subjetivo, es decir, el adjetivo es opinión del emisor. Ej. buena jugada

Criterio rítmico


Si el adjetivo tiene una longitud superior al núcleo, se escribe después de éste. Ej. chico asustadizo o también la casa deshabitada

Criterio distribucional


Si el adjetivo tiene escaso contenido informativo se escribe antes que el núcleo. Ej. buen golpe

Si el adjetivo tiene mayor grado de información se pospone. Ej. Calor solar y no solar calor


Criterio significativo


El significado cambia si el adjetivo cambia su posición. Ej: pobre hombre y hombre pobre no significa lo mismo.

En este último caso, se llama epíteto al adjetivo que tiene mero carácter estético, ya que no adjetiva ninguna cualidad del sustantivo al que acompaña (normalmente precediéndole), puesto que dicha cualidad está implícita en él. Ej: la blanca nieve. El cielo azul. El gran elefante verde.


PRONOMBRE


Los pronombres son palabras que señalan o sustituyen a otras que normalmente ya se han nombrado. Son sustitutos del sintagma nominal. Ejemplo:

Pedro no es tan listo como él pensaba. Ellos comen mucho.

En lingüística y gramática, un pronombre es la clase de palabra que funciona sintácticamente como un sintagma nominal, pero que, a diferencia de este, carece de contenido léxico propio, y cuyo referente lo determina su antecedente o la situación comunicativa. Sustituye a sustantivos, sintagmas nominales o incluso textos, mencionados antes o después de ellos, cuyo significado copian para usarlo en otro contexto, sin poseer en sí mismos significado fijo. En la pragmática o situación comunicativa se refieren con frecuencia a personas o cosas reales extralingüísticas más que a sustantivos del contexto. A esta propiedad de referirse a otros elementos tanto lingüísticos como extralingüísticos se la denomina deíxis.

El pronombre no admite apenas adjetivos (solamente los que indican identidad, como mismo en "él mismo", o número, como en "ellos tres"). Posee deíxis y persona y la mayor parte de las veces género, número y caso (solamente en los pronombres personales hay caso). Una serie de ellos son tónicos, esto es, poseen acento; otros no, son átonos y se apoyan para sonar en la palabra siguiente o anterior, por lo que se les llama clíticos; en la ortografía española los pronombres átonos se escriben adheridos al verbo si vienen después que él, pero no se hace así si están situados antes: "Dáselo" o "Se lo da"

Clases de pronombres


Por su acento se clasifican los pronombres en tónicos, si lo llevan, o átonos, si no lo llevan. Estos últimos son los llamados enclíticos. Otra clasificación, que divide a los pronombres en razón a su significado, establece las clases de los pronombres personales, demostrativos, posesivos, relativos, interrogativo-exclamativos e indefinidos.

Cuando el pronombre hace referencia a una persona, al pronombre se le denomina pronombre personal. Cuando el pronombre indica posesión, se denomina pronombre posesivo. Cuando introduce una proposición adjetiva se denomina pronombre relativo. Cuándo pregunta o expresa una emoción, se le denomina interrogativo o exclamativo. Cuando su significado es indeterminado o impreciso, se denomina indefinido.

Por otra parte existen unos tipos de pronombre personal que se distinguen según criterios sintácticos. Son los pronombres reflexivos y los recíprocos.

Pero además, existe un tipo de pronombre que no hace referencia a nadie ni nada, carecen de significado léxico y se les denomina expletivos. En inglés, por ejemplo, se emplea el pronombre expletivo para cubrir la carencia de un sujeto en oraciones impersonales, como por ejemplo el pronombre it en la oración "It rains" ("Llueve").

Los pronombres sustituyen al nombre, al sustantivo, y los determinativos, acompañan al nombre. PRONOMBRE: Maria descansaba junto a MI DETERMINATIVO: Ahora se venden DIEZ entradas más por día que el año pasado

Pronombres enclíticos


Son los pronombres átonos que, por carecer de independencia fónica, se unen, a efectos de pronunciación, con el elemento tónico (siempre un verbo) que lo precede o que lo sigue. En español son me, te, se, nos, os, lo(s), la(s), le(s) .

Pronombres proclíticos


Son los que preceden al verbo: te vi, me lo dijo. Aunque también son átonos y se apoyan para sonar en el verbo al que se unen; la ortografía española, a diferencia de los enclíticos, prefiere escribirlos separados de los mismos.

Pronombres personales


Los pronombres personales son los que hacen referencia a alguna de las tres personas gramaticales: Primera, o persona que habla; segunda, o persona a quien se habla; y tercera, o la que se refiere a cualquier otra persona o cosa. Pueden ser átonos (sin acento de intensidad): me, te, se, nos, os, lo(s), la(s), le(s); o tónicos (con acento de intensidad): yo, , vos, él, ella(s), ello(s), usted(es), nosotros/as, vosotros/as, , ti, .

ejemplo de pronombres: El perro de SU tía es muy fuerte y veloz


Pronombres recíprocos


Son los pronombres personales que se utilizan cuando una acción es mutua o intercambiada entre los miembros de un sujeto plural o múltiple, o se produce a la vez entre dos o más individuos que la ejercen los unos sobre los otros. El sentido recíproco lo aportan normalmente los pronombres átonos nos, os, se o la construcción pronominal el uno al (del, con el, etc.) otro: "Sandra y yo no nos hablamos"; "Pedro y María se quieren"; "Esos dos siempre hablan mal el uno del otro. A veces, el valor recíproco se desprende del propio verbo (no de un pronombre) que selecciona sujetos múltiples, como en intercambiar, simpatizar, etc.: "Mi padre y el tuyo simpatizan".

En pocas palabras es cuando "varias" personas realizan la acción. Ej: "Nosotras nos peinamos".



  • nos* es un pronombre recíproco

y en la oración "Berta se lava las manos".

  • se* es un pronombre reflexivo ya que la acción esta siendo realizada por una sola persona, y además cumple la función de CI (Complemento Indirecto).

Pronombres demostrativos


Son los que sirven para señalar o mostrar la persona, animal o cosa designados por el elemento nominal al que acompaña o al que sustituye. Sus formas son éste, ése y aquél, con sus variantes de género y número: "Aquella tarta es mejor que ésta"; "Eso no me gusta". Aquí, "aquella" funciona como adjetivo demostrativo, o sea, como determinante del sustantivo "tarta", mientras que "ésta" funciona como pronombre, sustituyendo al sustantivo "tarta"

Los demostrativos son fuertemente deícticos y sitúan su significado en el espacio y en el tiempo: éste como más próximo en el espacio y el tiempo al que habla; ése como más cercano en el espacio y el tiempo al que escucha, y aquél como más lejano en el espacio y el tiempo a ambos.


Pronombres posesivos


Son pronombres que indican la posesión de un objeto, etc. Esa casa es mía

1º grado de distancia 2º grado de distancia 3º grado de distancia

Singular masculino éste ése aquel femenino ésta ésa aquella neutro esto eso aquello plural masculino éstos ésos aquellos femenino éstas ésas aquellas adverbio correspondiente aquí / acá ahí allí / allá

1º grado de distancia: relativamente cerca de a la persona que habla 2º grado de distancia: ni cerca ni lejos, muchas veces se sitúa en función de los otros dos 3º grado de distancia: relativamente lejos de a la persona que habla


Pronombres relativos


Pronombre que, además de desempeñar su función dentro de la oración a la que pertenece, sirve de enlace entre dicha oración y la principal de la que esta depende. En español son los pronombres (el) que, el cual y quien, así como el adjetivo cuyo, con sus variantes de género y número.

Pronombres interrogativos


Propios de la interrogación o que sirven para preguntar; ortográficamente se distinguen de los pronombres relativos en que llevan tilde: ¿Qué hora es?; ¿Quiénes están allí?; ¿Qué hacen?; ¿Cuáles son?.

Pronombres indefinidos


Son aquellos que no tienen término definido, son los que expresan nociones de cantidad, identidad o de otro tipo de manera vaga o indeterminada, como alguno, varios, alguien, nadie, otro, cualquier(a), etc. También sirven los pronombres para reemplazar a la oración.

Pronombres expletivos


A veces se sitúa un pronombre innecesario o expletivo para señalar el especial interés que se toma su referente por la acción: "Él solito se comió un pollo entero". Podría decirse "Él solito comió un pollo entero", pero la frase pierde fuerza y expresividad; por tanto se trata de un uso meramente enfático y en realidad no se trata de una clase de pronombres definida.

ARTÍCULO


El artículo es un tipo de determinante actualizador, una categoría de la morfología. Su función es la de acompañar al sustantivo actualizándolo y precisándolo, esto es, transformándolo de desconocido y abstracto ("libro") en conocido y concreto ("el libro"), esto es, situándolo en el mundo real, el que tengo aquí y ahora y me es conocido por experiencia directa. En español hay un artículo masculino: el, los en plural; otro femenino: la, las, el ante vocal a tónica, como en "el águila" (proviene del latín illa > ela > el); y un artículo neutro singular que sirve para sustantivar adjetivos: lo. No todas las lenguas poseen artículos y, por ejemplo, el latín, del cual proviene el español, no lo tenía: el artículo español viene, sin embargo, del pronombre demostrativo latino ille, illa, illud. El uso del artículo español conserva a veces vestigios de ese significado demostrativo.

Considerando el artículo dentro de una categoría más general, la de los determinantes, pueden dividirse estos en tres tipos, actualizadores, cuantificadores e interrogativos.

Los actualizadores presentan al sustantivo núcleo del sintagma nominal y lo ubican en el espacio y en el tiempo. Los cuantificadores, por el contrario, miden al sustantivo núcleo del sintagma nominal. Los interrogativos preguntan por el núcleo del sintagma nominal.

Los actualizadores son cuatro:



  • el predeterminante todo-a-s, que puede preceder a los demás determinantes y delimita la integridad del sustantivo núcleo del sintagma nominal;

  • el artículo, que presenta al sustantivo en un espacio y un tiempo concreto (el, la, lo, los, las);

  • el posesivo, que señala la pertenencia del sustantivo a un elemento de la situación o contexto (mi, tu, su, nuestro, vuestro y sus femeninos y plurales), así como cuyo-a-s, que también funciona como pronombre relativo, y

  • el demostrativo, que sitúa al sustantivo en un lugar más o menos próximo o lejano (este, ese, aquel y sus femeninos y plurales)

Los cuantificadores se agrupan en dos grandes clases:

  • los numerales, que miden de forma precisa el sustantivo núcleo del sintagma nominal,

  • y los extensivos o indefinidos, que lo miden o evalúan de forma imprecisa.

Los numerales pueden ser:



    • cardinales (correspondientes a la serie de los números reales: un, dos, tres, cuatro...

    • ordinales (que señalan precedencia o seguimiento en una lista: primer, segundo, tercer, cuarto...);

    • multiplicativos (que multiplican el número del núcleo del sintagma nominal: doble, triple, cuádruple, quíntuple, sextuple, septuple, óctuple, nónuple, décuple, undécuple, dodécuple...),

    • divisores o partitivos, que dividen el núcleo del sintagma nominal (medio).

    • distributivos, que reparten el núcleo del sintagma nominal (ambos, sendos)

  • Los extensivos cuantifican de forma imprecisa el núcleo del sintagma nominal: algún, cierto, otro, mucho, poco, bastante, etc...

  • Los interrogativos preguntan por el núcleo del sintagma nominal: qué, cuál libro

El artículo en español es una categoría variable, por tanto tiene variación en género y en número, a fin de concordar con el núcleo del sintagma nominal. La gramática tradicional distinguía entre artículo determinado (el, la, los, las) e indeterminado (un, una, unos, unas), siendo en realidad este último un tipo de cuantificador. En el lenguaje formal nunca se usa un artículo delante de nombres propios de personas (aunque sí, en numerosos casos, de los nombres propios geográficos y otros), sólo delante de los comunes.

ADVERBIO


El adverbio es la clase de palabra que actúa como núcleo del Sintagma adverbial. En la morfología del español suelen ser invariables o con una variabilidad muy pequeña (algunos admiten sufijos: cerquita, lejísimos, lejitos). Suele añadir información circunstancial al verbo, y algunos incluso a toda la oración, ya sea de tiempo, de modo, de lugar, de duda, de afirmación, de negación... En esos casos se considera que funciona como modificador a nivel de sintagma verbal ("lo hice fácilmente") o nivel causal ("sinceramente,..."), por lo que algunos adverbios pueden funcionar como marcadores del discurso. Las funciones sintácticas del adverbio son, aparte de la de núcleo de sintagma adverbial, las de complemento circunstancial del verbo, las de cuantificador, grado o complemento del adjetivo ("muy bueno", "recién hecho") y las de cuantificador de otro adverbio ("bastante cerca"). Algunos adverbios pueden funcionar como predicados dirigidos hacia un sujeto y junto a una cópula verbal ("está divinamente").

El adverbio de modo puede formarse mediante la colocación del sufijo "-mente" al final de algunos adjetivos. Por ejemplo: rápido (adjetivo) >> rápidamente (adverbio). También pueden formarse compuestos parasintéticos adverbiales agregando el prefijo a- y el sufijo -as: A gatas, a escondidas, a ciegas... Algunos sintagmas preposicionales asimismo han sido lexicalizados como adverbios: a posta > aposta, a penas > apenas, etc...

Ambos, tanto el adverbio como el adjetivo pueden ser precedidos por cuantificadores como:

"muy" + adv //adj = "muy rápido" // "muy rápidamente"


Tipos de adverbios


  • De tiempo tenemos: ahora, ayer, anteayer, hoy, mañana, antes, anoche, aún, cuando, después, entonces, jamás, luego, mientras, nunca, primero, siempre, tarde, todavía, ya, etc.

  • De lugar tenemos: aquí, allí, allá, acá, fuera, abajo, delante, adelante, alrededor, arriba, atrás, cerca, debajo, donde, encima, enfrente, fuera, lejos, etc.

  • De modo tenemos: así, asimismo, bien, mal, casi, como, despacio, rápido, lento, deprisa, etc.

  • De negación tenemos: no, nunca, tampoco, jamás, etc.

  • De afirmación tenemos: , claro, exacto, efectivamente, ciertamente, seguramente, justo, ya, etc.

  • De cantidad tenemos: algo, nada, apenas, bastante, casi, cuanto, demasiado, más, menos, mucho, poco, todo, sólo, mitad, tan, tanto, etc.

  • De duda tenemos: quizá, acaso, probable, tal vez, etc.

Junto a esta clasificación, hay que señalar otra que obedece a criterios funcionales:

Adverbios demostrativos: aquí, entonces, ahora, así, luego, tal, tanto.

Adverbios relativos: donde, como, cuanto, cuando.

Adverbios interrogativos: cuándo, dónde, cómo, cuánto, qué.


PREPOSICIÓN


La preposición es la clase de palabra invariable que introduce el llamado sintagma preposicional. Constituye un tipo de nexo en tanto que liga palabras, sintagmas e incluso proposiciones, pero subordina una de estas unidades (el elemento regido) a la anterior (elemento regente), de la cual depende a través de la preposición. Su significado es sumamente abstracto y gramatical.

Preposiciones en español


En el latín, la lengua precursor de las lenguas románicas, las preposiciones trabajaban junto con los morfemas de caso en la asignación de roles temáticos (significados) y marcas casuales (permisos que reciben los nombres para aparecer en el sintagma cumpliendo una función gramatical). Con los cambios fonéticos que desaparecieron el sistema de flexión nominal latino, por la pérdida de ciertas consonantes finales, el uso de las preposiciones se hizo tan extensivo que en las lenguas románicas finalmente reemplazó totalmente al caso morfológico del latín.

La lista de preposiciones del idioma español, muy incompleta y tradicional y mecánicamente aprendida en la escuela es: A, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, sobre, tras , durante y mediante.

De esta serie, las únicas preposiciones tónicas son contra y según, siendo el resto átonas, y no tiene uso actual (es arcaica) la preposición cabe, cuyo significado ha sido sustituido por el de junto a. Por otra parte, so, proveniente de la preposición latina sub, es de uso más bien culto y se limita a expresiones como so color de, so capa de, so especie de, so excusa de etc...

A estas se pueden agregar también allende, con el significado de "al otro lado de", como en "allende el océano"; aquende, con el significado de "a este lado de", como en "aquende los Pirineos"; vía, con el significado de a través de, y pro, con el de en favor de ("vine a Madrid vía Barcelona, hizo campaña pro damnificados por el huracán Mitch").

Están gramaticalizándose en algunos de sus usos como preposiciones las expresiones mediante, durante, excepto, salvo, incluso, más y menos.

Se discute si pueden considerarse preposiciones postpuestas los adverbios arriba y abajo en sintagmas como "calle arriba" o "calle abajo".

Las llamadas locuciones preposicionales precisan algunos aspectos de espacio, tiempo y modo que las preposiciones existentes matizan mal: acerca de, al lado de, alrededor de, antes de, a pesar de, cerca de, con arreglo a, con objeto de, debajo de, delante de, dentro de, después de, detrás de, encima de, en cuanto a, enfrente de, en orden a, en pos de, en virtud de, frente a, fuera de, gracias a, merced a, junto a, lejos de, por culpa de, respecto a, etc...

Estas preposiciones preceden necesariamente a un sintagma nominal. En el caso de las preposiciones "a" y "de" ante el artículo determinado masculino singular "el" forman los artículos contractos "al" y "del", respectivamente.

Por otro lado, las preposiciones pueden sufrir metábasis, es decir, cambio de función, y volverse conjunciones formando locuciones conjuntivas; en español suele ocurrir algunas veces cuando la preposición va seguida de un verbo en infinitivo: Al + inf. = Cuando + verbo conjugado; De + inf. = Si + verbo conjugado; Con + inf. = Aunque + verbo conjugado; Por + inf. = Porque + verbo conjugado: Al cantar el gallo...; De venir Pedro...; Con ser tan guapo...; Por venir tarde...

Por otra parte, las preposiciones actúan algunas veces como nexos que unen los verbos auxiliares con los verbos en forma no personal en el caso de las perífrasis verbales: Voy a cantar, He de volver...


Conjunción


Conjunción, palabra o conjunto de ellas que enlaza proposiciones, sintagmas o palabras, como su etimología de origen latino explica: cum, ‘con’, y jungo, ‘juntar’; por lo tanto, ‘que enlaza o une con’. Constituye una de las clases de nexos. No debe confundirse con los marcadores del discurso.

Forma


La conjunción es una parte invariable de la lengua que se utiliza para enlazar oraciones y establecer relaciones de jerarquía entre ellas, además de explicar el tipo de relación semántica o de significado que existe entre ellas. Por ejemplo, en Luisa va a trabajar y Pedro se queda en casa se enlazan dos proposiciones para construir una mayor, el tipo de relación que hay entre ambas es de igualdad, de forma que se pueden intercambiar, y se suman los significados de ambas.

La conjunción sólo tiene significado gramatical y no posee significado léxico; su significado lo adquiere en las relaciones oracionales que puede presentar. Valor aditivo: Luisa compra y vende objetos. Valor de oposición: Carmen trabaja, y no todos los días, etc...

Hay otros muchos nexos, en su origen preposiciones, que encabezan oraciones y que adquieren valor de conjunción, aunque no tengan forma conjuntiva. A estas construcciones se les llama giros conjuntivos. Por ejemplo:


  • Al + inf. = Cuando + verbo conjugado: Al cantar el gallo, San Pedro lloró = Cuando cantó el gallo... +

  • Por + inf. = Porque + verbo conjugado: Por venir tarde, no entró = Porque vino tarde... +

  • Con + inf. = Aunque + verbo conjugado: Con ser tan listo, no aprobó = Aunque era tan listo... +

  • De + inf. = Si + verbo conjugado: De llover hoy, nos refugiaremos en el kiosko = Si llueve hoy, nos refugiaremos... +

  • Para + inf. = Para que + verbo conjugado: Hemos venido para cantar = Hemos venido para que cantemos +

Igualmente, existen algunos adverbios y pronombres que pueden funcionar como conjunciones. Si son adverbios, se denominan adverbios conjuntivos, como por ejemplo cuando, mientras, donde, como, así etc... Entre los pronombres, están los llamados pronombres relativos (que, quien-es, el-la-los-las cual-es, cuyo etc...) y pronombres que pueden funcionar en correlaciones distributivas, como uno... otro, etc...

Por otra parte, existen determinadas construcciones que agrupan preposiciones, sustantivos, conjunciones y otros elementos a fin de formar las llamadas locuciones conjuntivas, equivalentes a nexos o conjunciones; forman un vasto repertorio que expresa los más curiosos matices: de manera que, así que, a fin de + inf, por más que, pese a que, antes de que, después de que, etc...

Existe además un grupo de conjunciones correlativas que aparecen en dos partes, de forma correlativa, una parte en la primera proposición unida y otra parte por lo general encabezando la segunda: "Hasta tal punto le tenía antipatía, que vino para matarlo".

En español, las conjunciones se clasifican en propias e impropias.



Conjunciones propias son las que unen oraciones o elementos del mismo nivel sintáctico, grupo nominal o adjetivo, como son las conjunciones coordinantes o coordinativas: y, ni, pero, sino...: Luis caminaba triste y pensativo.

Conjunciones impropias son las que enlazan oraciones dependientes, como son las locuciones o partículas subordinantes: cómo, cuándo, que, porque, para que... Las conjunciones subordinantes degradan la oración en que se insertan y la transponen funcionalmente a una unidad de rango inferior que cumple alguna de las funciones propias del sustantivo, del adjetivo o del adverbio: Dijo que vendría. Lo hizo porque quiso.

Las conjunciones, según los distintos tipos de relaciones o enlaces oracionales que presentan, pueden adquirir valores significativos diversos, y se clasifican en dos tipos: coordinantes o subordinantes.


Conjunciones coordinantes o coordinativas


Las conjunciones coordinantes son: consecutivas, copulativas, adversativas, disyuntivas, explicativas o distributivas.

Conjunciones consecutivas

Una frase es el resultado de la otra. Son: con que, luego, asi que



Conjunciones copulativas

Las conjunciones copulativas sirven para reunir en una sola unidad funcional dos o más elementos homogéneos e indican su adición. Son: y, e, ni, que. Y es la conjunción más usada en la lengua coloquial: Sergio ‘y’ Daniel pasean; se repite frecuentemente en el lenguaje infantil, como expresión sucesiva de enunciados: El perro es mi amigo ‘y’ lo quiero mucho ‘y’ juega conmigo. Este uso pleonástico se mantiene en la lengua popular de las narraciones, y como recurso expresivo intensificador. Se emplea e cuando la palabra siguiente empieza por i o hi, para evitar la cacofonía: Se reunieron ‘e’ hicieron los trabajos. Vinieron los padres ‘e’ hijos. La conjunción ni equivale a y no y señala la adición de dos términos, pero implica que sean negativos: No hizo los trabajos ‘ni’ estudió. A fin de marcar la expresividad, se antepone a veces a todos los términos unidos: ‘Ni’ tengo trabajo ‘ni’ dinero. La conjunción copulativa que es de uso arcaizante, aunque también figura en locuciones con valor intensificador: Y tú llora ‘que’ llora. Lo mismo da que da lo mismo.



Conjunciones adversativas

Las conjunciones adversativas son las que contraponen dos oraciones o términos sintácticos. La contrariedad puede ser parcial o total; la parcial expresa una corrección o restricción en el juicio de la primera oración, de modo que la coordinación es restrictiva: mas, pero, aunque. Existe una serie de conjunciones que proceden de formas lingüísticas más extensas y que se han gramaticalizado total o parcialmente que se usan como nexos adversativos: sin embargo, empero, con todo, a pesar de, no obstante, más bien, excepto, salvo, menos...

Si hay incompatibilidad entre las dos oraciones coordinadas de manera que la afirmativa excluya totalmente a la negativa, la coordinación es exclusiva: sino, sino que, antes bien, al contrario: No lo hizo Juan ‘sino’ Pedro.

Las conjunciones adversativas más utilizadas son pero y sino: Iría contigo ‘pero’ no puedo; mas está reducida a la lengua escrita y principalmente a la lengua literaria y expresa una corrección más suave que pero: Hizo un juramento, ‘mas’ en vano; empero pertenece al estilo literario afectado; pero y mas, pueden encabezar una cláusula con sentido enfático. ¡’Pero’, Juan, si tú no estabas!



Conjunciones disyuntivas

Las conjunciones disyuntivas indican alternancia exclusiva o excluyente: o, u, se coloca entre los términos que indican la alternancia o antepuesta a cada uno de ellos: Llamó Pedro o Juan. Se emplea u cuando precede a una palabra iniciada por o u ho: Lo hará uno ‘u’ otro, también para evitar la cacofonía. Otras veces, o indica que los términos unidos son equivalentes y sirven para designar una misma realidad: Todo ocurrió ‘o’ sucedió en un momento.



Conjunciones explicativas

Son aquellas que unen proposiciones que expresan lo mismo, pero de distinta forma, a fin de explicarse mutuamente. Son por lo general giros aislados entre comas como o sea, esto es, es decir, mejor dicho, id est, es más: Se fue al otro mundo, es decir, se murió.



Conjunciones distributivas

Las conjunciones distributivas indican distribución o alternancia; repiten los términos: o... o; se emplean a veces unidades


Conjunciones subordinantes o subordinativas


Las conjunciones subordinantes se dividen en tres grandes grupos:

  • las que introducen subordinadas sustantivas.

  • las que introducen subordinadas adjetivas, también llamadas de relativo (que en vez de conjunciones son en realidad pronombres relativos)

  • las que introducen subordinadas adverbiales, tanto si introducen proposiciones circunstanciales como si introducen proposiciones lógicas.

Las conjunciones subordinantes o subordinativas que introducen subordinadas sustantivas introducen oraciones que desempeñan las funciones propias de un sintagma nominal (sujeto, atributo, complemento directo, complemento indirecto, suplemento, complemento del nombre). Las conjunciones sustantivas se clasifican según la función que la oración sustantiva desempeñe dentro de la oración principal. Se utiliza que, conjunción completiva, para la función de sujeto y de complemento directo: Me molestó ‘que’ no me lo dijeras; Dijo ‘que’ lo haría. A veces, se emplea que con alguna preposición, por ejemplo en función de suplemento: Él se convenció ‘de que’ era importante. También se emplea si para las interrogativas indirectas: "Me pregunto si vendrá". También pueden utilizarse pronombres y adverbios interrogativos: "Me preguntó cómo vendrían". "Me preguntó cuántos vendrían".

Las proposiciones subordinadas adjetivas van introducidas por pronombres relativos (que, quien, el cual, cuyo y sus variantes), que desempeñan al mismo tiempo una función sintáctica dentro de la proposición subordinada que introducen. Estos pronombres relativos pueden ir precedidos de preposición o no. "El libro que me prestaste era muy bueno". "El libro de que me hablabas era bueno."

Dentro de las adverbiales existen generalmente dos grupos de conjunciones que introducen proposiciones subordinadas: las que introducen proposiciones circunstanciales de tiempo, modo, lugar y comporación, y las que indican operaciones o relaciones lógicas entre la proposición subordinada y la proposición principal como son la causa, la consecuencia, la consecuencia inesperada o no deseada llamada concesión, la finalidad y la condición.

Las que introducen proposiciones subordinadas adverbiales circunstanciales pueden ser meras conjunciones, adverbios conjuntivos, giros conjuntivos o locuciones conjuntivas y pueden indicar



  • Tiempo (cuando, al + inf., mientras, después de que, antes de que).

  • Lugar (donde, adonde, por donde, en donde, desde donde...)

  • Modo (como, según, conforme, como si, de la forma, manera, modo que).

  • Comparación (tan... como; más... que; menos... que). En este último caso se utilizan nexos discontinuos o correlativos.

Las que introducen proposiciones subordinadas adverbiales lógicas pueden indicar:

  • Causa (porque, ya que, por + inf., etc...)

  • Consecuencia, esto es, implicación o seguimiento lógico (así que, por tanto, pues, conque, así pues, de forma, manera, modo o suerte que)

  • Concesión, esto es, consecuencia inesperada o no deseada, esto es, complicación (aunque, por más que, a pesar de que, con + inf., pese a que, etc...)

  • Finalidad, aplicación (para que, a fin de que, con el cometido, intención o propósito de que, a fin de + inf., etc...).

  • Condición (si, caso que, en el caso de que, de + inf., como etc...

Tabla de preposiciones y adverbios organizada por categorías



Interjección


Las interjecciones no constituyen, aunque algunos gramáticos las incluyen en el inventario de clases de palabras, una parte de la oración, sino que son equivalentes de oración que expresan un sentimiento vivo (¡ay!), una llamada enérgica (¡eh!, ¡alto!) o describen elementalmente una acción (¡zas!) sin ser léxicamente y gramaticalmente organizadas. Son, pues, signos pregramaticales que desempeñan las tres funciones del lenguaje que halló Bühler: expresiva, conativa y representativa. Equivalen también a oraciones sin desarrollo las expresiones interjectivas del tipo ¡Cielo santo!', ¡Dios mío!, ¡Rayos y truenos!, ¡Demonios!, ¡Cielos! etc...

Las interjecciones suelen ser palabras o frases cortas y se emplean principalmente en el lenguaje oral, y en el escrito que reproduce el lenguaje oral, muchas veces como expresión expletiva de desahogo o explosiones de emotividad, a menudo de modo casi reflejo. Pueden formar sintagmas enteros interjectivos por su núcleo (¡Caramba!, ¡Ay de mí!) o bien ser otro tipo de sintagmas más o menos gramaticalizados como interjecciones (¡Por Dios!) Estructuralmente, se clasifican en su mayor parte como un tipo de oración unimembre averbal de carácter interjectivo. Esto porque sólo posee un término (a saber, la palabra o frase corta que existe) y carece de un verbo conjugado.


Más ejemplos


  • Ah: usada para denotar comprensión ante algo que anteriormente no se entendía.

  • Eh: usada para expresar desacuerdo, llamar la atención de alguien.

  • Auch: usada para expresar dolor.

  • Ehhhh...: cuando uno intenta recordar, piensa.

  • Oh: para denotar sorpresa.

  • To: para expresar que algo es evidente, podría sustituir a "toma claro". Se utiliza en Ávila, Cáceres, Salamanca, Valladolid y Zamora para indicar extrañeza.

  • Uh, vaya: usadas ocasionalmente para mostrar desagrado

Bibliografía

Gramática de la lengua castellana (2002), Real Academia de la Lengua Española.



TEMA 2 LA ORACIÓN GRAMATICAL

Criterios para definir la oración

En muchos casos, las nociones más usadas son las más difíciles de definir. Así como existen miles de definiciones de "palabra", existen también muchos intentos de explicar el concepto exacto de oración, Sin embargo, basados en la Gramática de la Academia de la Lengua Española (2002) Ediciones Santillana (1999) y Navarrete ambos de Lima – Perú (1998), además de otros estudiosos compendia los contenidos básicos de la teoría de la gramática castellana.


El concepto de oración es tan amplio que se puede definir desde diferentes perspectivas o criterios: el criterio semántico, el criterio sintáctico, el criterio ortográfico y el criterio fonológico.



  • El criterio semántico

Según este criterio, la oración es una unidad que tiene sentido completo.

Por ejemplo, si decimos: Nosotros viajamos ayer en tren, hemos construido una oración; en cambio, si decimos en nosotros ayer tren viajamos, tenemos un grupo de palabras que no tiene sentido y que, por lo tanto, no es una oración.


  • El criterio sintáctico

Según este criterio, la oración es una unidad Independiente.


(Carmen se fue de viaje) (En el monte vimos a los lobos)
Los elementos sintácticos (sujeto, predicado, núcleos, modificadores) de cada una de estas oraciones, no pertenecen a la otra oración ni dependen de ella. Por eso decimos que cada oración es sintácticamente independiente.


  • El criterio ortográfico

Según este criterio, la oración se identifica porque se inicia con mayúscula y termina en punto. En caso de que la oración sea exclamativa o interrogativa, empieza y termina con el respectivo signo.


Teresita siempre viene a conversar con nosotros.

¿Cuándo será el partido?

¡Me encanta pasear por la orilla del mar!


  • El criterio fonológico

Según este criterio, la oración es una unidad con una entonación propia. Además, al final de cada oración se produce una pausa.




  • Salí a correr el viernes, (pausa) hacía un calor insoportable.

  • ¿Qué pasó ayer? (pausa) ¿Por qué no llegó Paola?

Unamos todos estos criterios para averiguar si un grupo de palabras cualquiera es una oración. Por ejemplo:


Los mejores recuerdos provienen de la infancia.
Concluimos que este grupo de palabras si es una oración por las siguientes razones:


  • Es una unidad con sentido completo e independencia sintáctica

  • Comienza con mayúscula y termina con punto

  • Tiene una entonación definida.



Clasificación de las oraciones



1. Desde el punto de vista semántico
Esta clasificación depende de la actitud o la intención que expresa el hablante al pronunciar la oración. De acuerdo con este criterio, las oraciones pueden ser:
Enunciativas: el hablante dice, declara o informa algo

Exhortativas: el hablante expresa una orden, un ruego o un consejo.

Interrogativas: el hablante pregunta o interroga,

Exclamativas: el hablante se sorprende o se admira

Desiderativas: el hablante expresa un deseo.

Dubitativas: el hablante expresa una duda, una incertidumbre.


Además, todas estas oraciones pueden ser afirmativas o negativas.
Por ejemplo:
¿No Salieron de Viaje tus padres? (interrogativa negativa)

¡Felizmente fui al dentista a tiempo! (Exclamativa afirmativa)

Quisiera dormir hasta mañana. (Considerativa afirmativa)
2. Desde el punto de vista sintáctico
Las oraciones también pueden clasificarse según su estructura; es decir, según cómo estén conformadas. De acuerdo con este criterio, las oraciones pueden ser bimembres o unimembres; simples o compuestas.


  • Oraciones Bimembres

Son las oraciones que pueden ser divididas en sujeto y predicado.


S P

La fiesta de Patricia resultó animadísima.


Sujeto

Tácito Llegaré




  • Oraciones Unimembres

Son aquellas que no se pueden dividir en sujeto y predicado. Sin embargo, son oraciones porque, tienen independencia sintáctica, sentido completo, entonación propia y terminan en punto. Ejemplos:




  • ¡Auxilio!

  • Silencio, por favor.

Las oraciones unimembres pueden ser de dos clases:




  • Las que tienen un verbo impersonal funcionando como núcleo de la oración, Los verbos impersonales son aquellos que no admiten sujeto. Son verbos impersonales, por ejemplo, los que indican fenómenos de clima o tiempo.


Llovió toda la tarde. Amanece Hace mucho tiempo de eso.

Hizo mucho frío Era de noche.


  • También es impersonal el verbo haber siempre que va solo; es decir, cuando no funciona como auxiliar de otro verbo compuesto.


O. unimembres O. bimembres
Verbo Al fondo hay sitio Verbo Él ha comido

Impersonal Ayer hubo clases compuesto Yo había ido.


  • Hay otras oraciones unimembres que no tienen un verbo. Adquieren valor de oración por el contexto

- ¿Cuándo llegaste?

Oraciones - Ayer.

unimembres - ¿Y muy cansado? - Sí.

  • Oraciones Simples

Las oraciones simples son aquellas que no contienen proposiciones en su interior. Cada oración simple tiene un solo verbo conjugado:


Oración simple Javier toca el acordeón

V


Oración simple Mariana canta.

V




LA ORACIÓN COMPUESTA
Ya sabes que la oración compuesta es la que tiene dos o más proposiciones.
Oraciones (Estela canta valses)

Simples

(Su esposo baila la marinera)



Oraciones (Estela canta valses y su esposo baila la

Compuestas marinera)
Para reconocer a una oración compuesta, debemos buscar todos los verbos conjugados dentro de una construcción que se inicia con mayúscula y termina con punto. El número de proposiciones será igual al de los verbos conjugados que hayamos encontrado.
( (Estela canta valses) y (su esposo baila marinera). )

( (Cantamos); (bailamos) y (nos divertimos mucho). )


Clasificación de la oración compuesta
Según los enlaces que usemos para unir las proposiciones, los hablantes construimos tres clases de oraciones compuestas: por yuxtapuestas, por coordinación y por subordinación.
1. Oraciones compuestas por yuxtaposición
Son las oraciones compuestas que constan de proposiciones sintácticamente equivalentes; esto quiere decir que ninguna proposición depende de otra. Además, están unidas directamente, sin palabras intermedias. El nexo que las une es un signo de puntuación (coma, punto y coma, dos puntos)
( (Salió) , (miró todas las tiendas) , (no compró nada). )

( (Le dieron el trabajo) ; (no lo pudo cumplir). )

( ( Máncora es una maravilla) : (comes bien) , (disfrutas de la playa). )
2. Oraciones compuestas por coordinación
En estas oraciones las proposiciones tienen la misma jerarquía sintáctica. Sin embargo, las proposiciones coordinadas –a diferencia de las yuxtapuestas van unidas entre sí mediante un enlace: este enlace es una conjunción coordinante.
( (La llamé), pero (no estaba en casa). )

( (Está enferma); sin embargo (fue a la oficina). )

( (No es tonto) sino que (nunca estudia). )


CONJUNCIONES COORDINANTES FORMAS
Copulativas (idea de unión) y (e), ni
Disyuntivas (idea de opción) o, (u)
Adversativas pero, mas, sin, embargo

(idea de contraposición) sino, sino que, no obstante


Consecutivas o ilativas luego, entonces, así que, pues

(idea de consecuencia) por tanto, en consecuencia....



3. Oraciones compuestas por subordinación
Las oraciones compuestas por subordinación son aquellas que contiene dos proposiciones de diferentes jerarquías sintácticas; es decir, que una de las proposiciones depende de la otra.

Ala proposición independiente, que transmite la idea básica de la oración, se la llama proposición principal



-

Sus amigos viajaron para la boda.


A la proposición o proposiciones que expresan una explicación o que completan o modifican a la proposición principal, se las llama proposiciones subordinadas, y pueden estar en el sujeto o en el predicado de la oración principal.
S P

Los amigos que tenía viajaron para la boda que fue en Chosica

p. subord. P. subordinada


  • Los enlaces subordinantes

Los enlaces subordinantes unen la proposición principal con la subordinada.

Estos enlaces pueden ser de dos clases:
* Las conjunciones subordinantes son palabras cuya única función dentro de la oración es enlazar una proposición con otra:
proposición enlace proposición

Amanda me encargó que la esperáramos.


Las formas de las conjunciones subordinantes son las siguientes:

FORMAS EJEMPLOS FORMAS EJEMPLOS
Que Carlos aseguró que venía. si Si estudias, triunfarás

Mientas Estudia mientas yo trabajo porque Ganó porque entrenó

Como Ella canta como nadie lo hace para que Sal para que te

distraigas



Aunque Iré aunque no quieras

* Los relativos son elementos de enlace que desempeñan dos funciones al mismo tiempo: por un lado, funcionan como elementos de enlace; por otro lado desempeñan una función dentro de la proposición que introducen, por ejemplo, de sujeto, de objeto directo, etc.


S P S P

(Omar llamó a la chica.) (La chica usaba botas.)


S P

( (Omar llamó a la chica) (que usaba botas) . )

S P

Oración compuesta


Las formas de relativos son las siguientes



FORMAS EJEMPLOS FORMAS EJEMPLOS
Que El perro que ladró es mío donde Comeré donde prefieras.

Quien Traigan a quien encuentren como Arréglalo como puedas

Cual Esa mujer a la cual admiro ganará cuando Ven cuando quieras

Cuyo Ida, cuya prima es tu amiga, llamó cuanto Logró cuanto quiso.

Clases de proposiciones subordinadas


  • Proposiciones subordinadas sustantivas

Son aquellas que cumplen las mismas funciones que el sustantivo. Por lo tanto, pueden cumplir las siguientes funciones:


Sujeto Quienes hablaron lo hicieron muy bien

.

Objeto directo Él pensaba que todo era posible.


Objeto indirecto Dieron un premio a quien bailó mejor.
Agente La obra fue presentada por quien lo dirigió
Circunstancial Me regrese con quien me quiso acompañar.
Predicativo Mi cuento es el que usted leyó ayer.
Una proposición subordinada sustantiva se reconoce porque puede sustituirse por un sustantivo o por una palabra en función sustantiva, como eso, ése, algo o alguien:
Que el examen sería difícil _ prop. Sustantiva

Nos advirtieron eso

Algo
*Proposiciones subordinadas adjetivas
Son aquellas que funcionan como adjetivo; es decir, modificando al sustantivo.
La florería (que estaba en esa esquina) cerró ayer.

Sustantivo prop. sub. Adjetiva


Una proposición subordinada adjetiva se reconoce porque posee antecedentes. El antecedente es, precisamente, el sustantivo modificador:
Háblame del problema (que te preocupa).

Antecedente prop. sub. adjetiva




  • Proposiciones subordinadas adverbiales

Son aquellas que funcionan como un adverbio: modificando el verbo. En la oración, desempeñan la función de circunstanciales.


Las proposiciones subordinadas adverbiales se reconocen porque responden a las preguntas ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿por qué?, etc.
Liliana viajará (cuando consiga los pasajes) ¿cuándo viajará?

Verbo prop. sub. adverbial


Nos encontraremos (donde tú quieras) ¿dónde nos encontraremos?

Verbo prop. sub. adverbial


Otras se reconocen porque indican condición y dificultad.
Condición (Si sale el sol), iremos a la playa.
Dificultad Así sucedió, (aunque no lo creas):
TEMA 3

LA CONCORDANCIA

La concordancia es la conformidad que debe existir entre las palabras, en lo referente a sus accidentes gramaticales.



Clases de concordancia:

a) Concordancia de sujeto y predicado

b) Concordancia de sustantivo y adjetivo

c) Concordancia de artículo y sustantivo


a) Concordancia entre sujeto y predicado

Regla general. El sujeto y el predicado concuerdan en número y persona. Ej.:

Las palomas vuelan pausadamente

Sujeto V predicado

Palomas = número: plural Vuelan = número: plural

persona: tercera persona: tercera



Casos particulares de concordancia

1. Cuando el sujeto tiene dos o más núcleos, el verbo debe ir en plural. Ej.:



Carlos, Elena y Leonor juegan en el patio.

N N N


Sujeto V predicado

Carlos, Elena y Leonor: número singular, tercera persona.

Juega: número plural, tercera persona.

2. Si los sujetos son de distinta persona, el primero tiene prioridad sobre los otros sujetos. Ej.:


Yo, tú, él iremos al río.

Sujetos V predicado

Yo = Número singular, primera persona

Tú = Número singular, segunda persona

Él = Número singular, tercera persona

Iremos = Número plural, primera persona

3. Si hay varios sujetos en singular o plural que se resumen en las expresiones ninguno, todo, nada o nadie, el verbo se pondrá en singular. Ej.:

Sujeto Predicado



Ni mi padre, ni yo, ni las gentes del pueblo, nadie tenía confianza.

N Sing. N Sing. N. Plur. V Singular

S P

Las súplicas, los ruegos, las amenazas, todo fue inútil.

N. Plural N. Plural N. Plural V Sing.

4. Cuando el núcleo del sujeto es un sustantivo colectivo acompañado de un modificador, el verbo puede ir en plural. Ej.:

S P


Un montón de monedas cayeron tintineantes.

Sus. Colectivo Sus. Plur. V Plural


b) Concordancia entre los sustantivos y los adjetivos

Regla general. El adjetivo concuerda con el sustantivo en género y número. Ej.:

Hombre tranquilo

Hombre = sustantivo masculino singular

Tranquilo = adjetivo masculino singular



Casos especiales:

Primer caso. Si un adjetivo se refiere a varios sustantivos de igual género, concuerdan en el mismo género y número plural. Ej.:

Plaza y ciudad legendarias.

Sus Sus Adj

G.F. G. F. G.F.

N.S. N.S. N. Plus



Segundo caso. Cuando un adjetivo califica a varios sustantivos de diferente género, concuerda con ellos en masculino plural. Ej.:

Montaña y valle sangrientos.

Sus Sus Adj

G.F. G. M. G.M.

N.S. N.S. N.P.

Tercer caso. Cuando el adejetivo precede a dos sustantivos, concordará con el primero de éstos en género y número.

Traidores hombres y mujeres.

Adj Sus Sus

G. M. G.M. G. F.

N. P N.P. N.P.



c) Concordancia del artículo con el sustantivo

Regla general. El artículo concuerda con el sustantivo en género y número. Ej..

La casa de Pedro es bonita.

Art Sus


G.F. G.F.

N.S. N.S.



Casos especiales:

Primer caso. Los nombres de personas suelen llevar artículo cuando los empleamos en plural.

Las Cármenes”

Art Sus

G.F. G.F.



N. P. N. P.

Segundo caso. Los apellidos de mujeres al ser nombradas llevan artículo: “La Hernández”

Tercer caso. Para evitar el hiato se usa el antes de los nombres femeninos que comienzan por a y por ha acentuadas y al tiempo de pluralizar vuelve a su género correspondiente:

El alma, las almas el hacha, las hachas, etc.

Igualmente: Un área, un ave. etc.



TEMA 4

VICIOS DE DICCIÓN
Nuestro idioma, por las distintas variaciones regionales que tiene, no es puro sino que está viciado tanto en lo oral como en lo escrito.

Así, llamamos VICIOS DE DICCIÓN O DE PALABRA a todas aquellas transgresiones del idioma, condenadas por la Gramática y el buen uso; especialmente, cuando las palabras son incorrectamente usadas en los aspectos fonético, ortográfico, morfológico, sintáctico y/o semántico.

Los vicios de dicción más frecuentes son:

Arcaísmos: Son palabras que ya han quedado en desuso pero que algunas personas todavía las utilizan. Ejemplo:

Botica por farmacia Chauchera por monedero

Refucilos por relámpagos Bicoca por gorra

Recoba por mercado Escarcela por cartera

Paletón por saco Estilógrafo por bolígrafo

Avivantes por audacia Lejura por lejanía



Extranjerismos: Son palabras extranjeras que son utilizadas como vocablos propios teniendo en nuestro idioma el término adecuado. Ejemplo:

Okey por sí Short por pantalón corto

Picnic por excursión Good por bueno

Market por mercado Closet por ropero

Sandwich por emparedado Teacher por profesor

Nota los extranjerismos, según su procedencia se denominan: Anglicismos (si provienen del inglés), galicismos (si provienen del francés) Germanismos (si provienen del alemán) italianismos (del italiano) latinismos (del latín) lusitanismos (del portugués)

Vulgarismos: Son expresiones mal dichas o mal escritas. Este término deriva de vulgo que significa pueblo; por tanto es la gente del pueblo quién utiliza más este vicio. Ejemplo:

En ahí por ahí Aurita por ahora

Hasta mientras por mientras tanto Nesito por necesito

Pa que por para que Dentrar por entrar

Fregar por arruinar Denantes por hace rato

Grampas por grapas Haiga por haya

Cuclilla por cuclillas Diabetis por diabetes

Nadies por nadie En denantes por hace rato

Educacionista por educador

Pero también se da cuando:



  • Cuando acentuamos mal las palabras (vicio ortográfico)

Méndigo por mendigo ávaro por avaro

Dómingo por domingo oido por oído

Sandia por sandía chofer por chófer


  • Cuando escribimos mal las palabras (vicio ortográfico)

Solo Dios save mi destino por Sólo Dios sabe mi destino

Fue tu herror no desirlo por Fue tu error no decirlo.

La beterraba es deliciosa por La betarraga es deliciosa

Nesecito un alvañil por Necesito un albañil



  • Cuando empleamos el hiato que es el sonido desagradable que proviene del encuentro de dos vocales iguales (generalmente tónicas) pertenecientes a palabras contiguas (vocal final con vocal inicial, respectivamente)

La aula por el aula. La águila por el águila

La haba por el haba La agua por el agua

La hacha por el hacha La hada por el hada

La ave por el ave



Nota Cambiamos la por el si queremos mantener el número gramatical en estos casos (número singular).

  • Interponemos un adjetivo, si se quiere mantener el artículo la con esto nos damos cuenta que el sustantivo mencionado es y sigue siendo de género femenino.

  • También se incurre en hiato en estos ejemplos:




INCORRECTO

CORRECTO

Leí incansablemente

Incansablemente leí

Entró otro hombre en tu casa

Otro hombre entró...

Celia y Inés son agradables

Celia e Inés - Inés y Celia...

Creo que hay siete o ocho figuras

...siete u ocho - ocho y siete


La Cacofonía

Es el sonido desagradable que se produce por el encuentro o repetición de sílabas iguales dentro de una sola expresión




INCORRECTO

CORRECTO

Está tan atontado que ni nos reconoce

Se encuentra muy aturdido...

¿Violeta dónde lo coloco?

Violeta ¿Dónde lo pongo?

La muy juiciosa y hermosa, Rosa fue premiada

La muy sensata y bella Rosa…

Jorge se cayó, yo lo vi.

Jorge se cayó, lo vi.


La Monotonía o pobreza de léxico

Es el uso inmoderado de una cantidad reducida de palabras o frases en la conversación:




INCORRECTO

CORRECTO

La hospitalizaron en aquel hospital

La internaron en aquel nosocomio

Mientras él hacía un croquis, yo hacía un problema

Mientras él trazaba un croquis, yo resolvía un problema

El niño hacía la felicidad de sus padres

El niño era la felicidad de sus padres

Mañana tendrá lugar la despedida

Mañana se efectuará la despedida


La Redundancia. Es una especie de pleonasmo vicioso. Consiste en emplear vocablos superfluos (innecesarios) que no contribuyen a dar más claridad a nuestra expresión, ni comunicarle energía o belleza, solamente repiten la idea de lo ya dicho.

En ese abismo sin fondo cayeron los dos.

El abajo suscrito se reafirma otra vez en su declaración.

En ese lapso de tiempo ocurrió el accidente.

Nos persiguió una jauría de perros.

Pudo, pero sin embargo, no lo hizo.

Le vino una terrible hemorragia de sangre.

No le dieron ni un mendrugo de pan.



Solecismos: Consiste en faltar a las reglas sintácticas (reglas de régimen o construcción y concordancia) y preposición.

Solecismos de construcción: Cuando alteramos el orden sintáctico de una oración gramatical. Ejemplo:

Se tejen chompas para jóvenes de hilo. por Se tejen chompas de hilo para jóvenes.

Se necesita empleada cama adentro con por Se necesita empleada con experiencia. experiencia, cama adentro.

Se perdió un maletín de hombre viejo por Se perdió maletín viejo de hombre.

Se hacen chamarras para señoras de por Se hace chamarras para señoras.

de cuero.

Juan abrió a María la puerta. por Juan abrió la puerta a María.

Se te avisó oportunamente por Se te avisó oportunamente.

Compré el octavo y noveno tomo por Compré el octavo y noveno tomos

Teníamos un hambre canino por Teníamos un hambre canina.

Estaba media triste por Estaba medio triste.

Son demasiadas inquietas por Son demasiado inquietas.



Solecismos de preposición: Cuando se utiliza inadecuada y/o innecesariamente la preposición. Ejemplo:

No me he dado de cuenta. por No me he dado cuenta.

Se confeccionan trajes de niños. por Se confeccionan trajes para niños.

Se hacen tortas de novia. por Se hacen tortas para novias.

Invítame una tacita de café. por Invítame una tacita con café.

Anfibologías: Consiste en faltar a las reglas de la claridad.

Son términos ambiguos que a veces expresamos dando lugar a malas interpretaciones. Ejemplo:

No parece el perro de tu padre.

Señora, ¿tiene lengua de vaca?

Señor, no tiene pan. Véndame.

Tautologías: Cuando se repiten las palabras innecesariamente. Ejemplo.

Estoy subiendo arriba. por Estoy subiendo.



Jaime, entra adentro. por Jaime, entra.

Caminaré a pie hasta tu casa. por Caminaré hasta tu casa.


Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal