Unidad 3: la gestion del potencial y el desarrollo conceptos Básicos



Descargar 157,31 Kb.
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño157,31 Kb.
UNIDAD 3: LA GESTION DEL POTENCIAL Y EL DESARROLLO
3.1. Conceptos Básicos:

3.1.1. El Potencial:

a. Concepto de Potencial.

b. Categorías básicas para calificar el potencial en un grupo de trabajo.

3.2.2. El Desarrollo:

a. Dimensiones del Desarrollo: Desarrollo laboral y desarrollo global de la persona.

b. Carrera y desarrollo; promovilidad y empleabilidad.

b. Desarrollo y Autodesarrollo.



3.2. El Potencial:

3.2.1. Potencial y Niveles de Gestión:

a. Los niveles de gestión: el aporte de E. Jaques: niveles de complejidad del rol y niveles de capacidad; el concepto de nivel de abstracción y el lapso de completamiento de las tareas (el ciclo de la efectividad).

b. Diagnóstico del nivel de potencial: métodos sincréticos y analíticos. Condiciones para la concreción y desarrollo del potencial.



3.2.2. El Potencial y Perfil Laboral:

a. Tipología de perfiles personal: el aporte de Myers-Brigss y otras metolodogías; relación entre perfiles laborales y áreas de función.

b. Diferencias culturales: el aporte de Hofstede, Davison y Trompenaars.



3.3. El desarrollo:

3.3.1 El desarrollo desde la persona: Maestría personal y plan de autodesarrollo:

a. Esquema básico para el planteo del autodesarrollo.

b. Herramientas de autonálisis.

c. Etapas del planteo del autodesarrollo en el mundo laboral.



3.2.2. El desarrollo desde la empresa:

a. Análisis demográficos básicos por familias y niveles tecnológicos.

b. Puestos Claves y esquemas de previsión de coberturas. (Key position)

c. Personal Clave y esquemas de apoyo al desarrollo.(Key people)



Prácticos: Esta Unidad no los tiene, pero en el examen se verá la aplicación de todos sus conceptos a los Prácticos 1 y 2.

Bibliografía de Consulta Obligatoria:

- E. Jaques: La organización requerida. Granica. 2000. Tercera parte, sección 1 a 4.

- O. Techint: Análisis del Desarrollo Laboral. Documento de apoyo. Promanuscrito.

- O. Techint: Autoplaneamiento del propio desarrollo. Manual de uso interno.

- www.keirsey.com : test on line de Myers-Briggs (en castellano).

- www.typelogic.com: tipología de Myers-Brigss .


Bibliografía de Consulta Obligatoria:

- Covey S. Paidós. Lo primero es lo primero. Paidos. 1995. Capítulos 1 y 2.

- Kreitner Robert y Kinicki Angel: Comportamiento de las Organizaciones M.G.Hill Cap. XV.

- Covey : Los 7 habitos de la gente altamente efectiva, Cap 5 “La proactividad”

- S.K.Hirsh y J.M.Kummerow.Introduction to Type in Organizations: MTBI Myers-Briggs Type Indicator. Oxford psychologists press.

El Potencial:
3.2.1. Potencial y Niveles de Gestión:

a. Los niveles de gestión: el aporte de Elliott Jaques

- niveles de complejidad del rol y niveles de capacidad;

- El concepto de nivel de abstracción y el lapso de completamiento de las tareas (el ciclo de la efectividad).

Para abordar el tema de potencial y relacionarlo con los niveles de gestión seguiremos la línea de pensamiento de Elliott Jaques, desarrollada en su libro “La Organización Requerida”.


En primer lugar trataremos de entender qué significa para este autor “trabajo”, dado que a partir de este concepto desarrolla su teoría acerca de la capacidad humana.
Trabajo tiene que ver con la resolución de problemas.
¿Qué es un problema?
Un problema es algo que uno valora, necesita o desea pero de lo cual no puede disponer en forma inmediata.
¿Cómo se resuelven los problemas?
En primer lugar es necesario establecer qué es lo que podría satisfacer aquello que uno valora, necesita o desea. A esto se lo denomina meta. La meta puede definirse entonces como un “qué para cuándo” (es decir, qué cosa y en qué plazo satisface aquello que se necesita, desea, anhela):

  • qué (definido en cantidad y calidad) y

  • para cuándo (definido en términos de plazo)

Una vez definida la meta es necesario definir una serie de tareas que se deberán llevar a cabo para alcanzar dicha meta, las cuales comprenden:



  • La Meta misma (qué y para cuándo)

  • Método que se utilizará para alcanzar la meta.

  • Recursos requeridos para alcanzar la meta.

  • Límites prescriptos dentro de los cuales debe realizarse el trabajo (normas, reglamentos, políticas, costumbres, etc.)


Entonces…Trabajo consiste en trazarse un camino hacia la meta.
Aclaración: Ahora bien, dado que señaláramos que trabajo tiene que ver con la resolución de problemas, cuando nos referimos a los “caminos a trazar” hacemos alusión a aquellos caminos “inexplorados” respecto de los cuales operan variables desconocidas que “generan problemas” y exigen el uso permanente de la discrecionalidad, discernimiento y toma de decisiones (no nos referiremos a los caminos conocidos, respecto de los cuales –siendo conocidos- hay conocimiento previo y por lo tanto no requieren toma de decisión sino la realización de lo que Jaques denomina un mero “cálculo”).
Por ejemplo: Si una persona tuviera asignadas una serie de tareas totalmente prescriptas respecto de las cuales un procedimiento muy preciso le indicara cómo operar en cada circunstancia, sin dejar lugar a la incertidumbre, no estaríamos en presencia de lo que aquí denominamos trabajo dado que no queda espacio para la discrecionalidad y toma de decisión, por ejemplo, el caso de una secretaria que debe pasar a máquina una carta, el data entry que debe cargar datos en una columna de una planilla de cálculo, el operario que en la línea debe agregar la etiqueta al producto, etc.
Esto quiere decir que los problemas a los que se refiere Jaques son aquellos que requieren la “toma de decisiones” proceso que tiene que ver con la incertidumbre humana que es la sensación de no estar nunca suficientemente seguro, no saber si la decisión tomada fue o no la mejor.
Este proceso de “toma de decisión” requiere de:

  • Discernimiento (es el conocimiento que permite distinguir una cosa de otra y entender las diferencias): nos permite disponer de una serie ilimitada de “opciones” para la toma de decisión.

  • Discrecionalidad o juicio (es la porción no regulada y que depende de la libre elección, consiste en evaluar las alternativas que surgen a partir del discernimiento): nos proporciona una serie ilimitada de “razones” para la toma de decisión (la mayoría de las cuales permanecen sin ser formuladas dado que “eso pareció lo mejor que se podía elegir en ese momento”).


¿Qué procesos mentales realiza el ser humano para resolver los problemas, es decir para trazarse el camino que lo llevará a la meta?
Según Jaques, el trabajo implica poner en juego dos procesos mentales:

  • Un proceso mental verbalizado (conocimiento)

  • Un proceso mental no verbalizado o subyacente (intuición, percepción, sentido, inconciente)

    • Proceso mental verbalizado: es el “conocimiento”, comprende toda clase de ideas articuladas, palabras, fórmulas, modelos, diseños, expresiones matemáticas, símbolos que se empleen para comunicarse unos con otros acerca del mundo. Todo proceso mental que se pueda verbalizar (expresar en palabras) constituye conocimiento; por el contrario, si una persona intuye o percibe algo pero no puede expresarlo en palabras, no lo conoce y entra en la siguiente categoría:

    • Proceso mental subyacente: es aquel que no tiene una forma verbal y se lo suele llamar intuición, sentido…y es la fuente de la creatividad y la innovación. El proceso mental subyacente depende de intereses, propósitos, valores, ideales, etc.


¿Cómo juegan ambos procesos mentales?
Como dijimos, el trabajo implica poner en juego ambos procesos mentales: el proceso de toma de decisión requiere del conocimiento que nos permite enfocar y dirigir el proceso mental subyacente (la intuición, percepción acerca de lo que hay que hacer) hacia el problema que tratamos de resolver.

A medida que aumenta el conocimiento, éste nos permite focalizar con mayor claridad el proceso mental subyacente (la intuición, el sentido, la percepción) hacia la resolución del problema.


De este modo, (la resolución de un problema) el trabajo es siempre una combinación entre “conocimiento” y lo que “nos parece” o lo que “sentimos”, “intuimos” como adecuado.
El trabajo humano jamás se basa exclusivamente en el conocimiento, sino que siempre interviene una porción de decisión que dependerá de procesos mentales subyacentes que se traducen en sentido, percepción e intuición y que estarán determinados por intereses, valores, propósitos o ideales. Esto explica porqué frente a un mismo trabajo una persona lo resuelve de una manera y otra persona lo resuelve de manera diferente, aún cuando ambas tengan la misma formación.

Del mismo modo, si la tarea estuviera totalmente prescripta y no dejara espacio de decisión, no estaríamos en presencia de lo que aquí entendemos por trabajo humano sino que se trataría de un mero cálculo de los que podría llevar a cabo una computadora.
Ahora bien, los problemas no son todos iguales. Entre un problema y otro pueden existir distintos niveles o grados de complejidad que estarán determinados por:

  • Cantidad de variables que deben manejarse ante una situación en un momento dado.

  • Claridad y precisión con las que pueden identificarse dichas variables, su ambigüedad.

  • Ritmo de cambio de las variables.

  • Grado de independencia o interrelación recíproca entre variables.


Por ejemplo; no es lo mismo pasar a máquina una carta, teniendo cuidado con las palabras que pueden resultar de difícil lectura que diseñar un tablero de comando, mejorando sobre la marcha el diseño en la medida que se produzcan modificaciones de contexto que evidencien que la forma de medición, el período de medición, los estándares o lo medido no es lo adecuado para el logro de la finalidad. Evidentemente entre un caso y otro hay una sustancial diferencia en cuanto a la cantidad de variables a considerar, la claridad con la que se puedan identificar las mismas y su ritmo de cambio. La complejidad del camino a recorrer para cumplir con una y otra asignación se ubica en niveles claramente diferentes.
A su vez, la complejidad de los problemas esta afectada por dos factores:

  • Grado de conocimientos

  • Tecnología

Esto significa que a medida que se dispone de mayores conocimientos y tecnología se pueden diseñar procedimientos que reduzcan la complejidad de los problemas y por ende la dificultad de las tareas. En la medida que se reduzca la complejidad de las tareas, estas se pueden delegar a estratos más bajos.
Por ejemplo, recordemos la evolución del Sector Costos: corresponde a este sector recolectar información relativa a costos, seleccionar la información más relevante, clasificarla en categorías de análisis y finalmente analizarla a los efectos de disponer de información adecuada para la toma de decisiones. En la medida que este proceso se realizaba de manera manual, implicaba una complejidad de tareas de cierto nivel. En la actualidad, con la virtualización de la información, gran parte de las tareas que realizaba “costos” se encuentran resueltas a través de la utilización de un software específico. Con esto queremos señalar que la utilización de tecnología ha reducido en gran medida la complejidad de las tareas del sector; si bien la meta no cambió, sí se modificó la complejidad del camino que debía recorrerse para llegar a dicha meta.
La complejidad de un problema radica en la complejidad del camino que debe primero construirse y luego recorrerse para llegar a la meta.
Es decir que la complejidad de una tarea no está en su meta sino en lo que debe hacerse para alcanzarla.
Los Niveles de gestión: el aporte de Elliott Jaques
El distinto grado de complejidad de los problemas es el que justifica la organización jerárquica, es decir, por niveles de gestión.

El hecho de que los problemas tengan grados de complejidad incrementales justifica la existencia de jerarquías o niveles de gestión. Ahora bien, la pregunta es: ¿cuál es el elemento que nos permite hacer el corte entre un nivel de gestión y otro?


Señala Jaques que entre una categoría de problema y otro se produce un salto cualitativo o discontinuidad de la complejidad.
Para explicar este concepto de “discontinuidad” de la complejidad de los problemas, Jaques lo compara con el cambio de estado del agua que a cierta temperatura cambia su estado líquido y se transforma en hielo y a cierta temperatura en vapor de agua. Si bien en el ínterin, el agua va cambiando su temperatura de muy fría a muy caliente, sigue siendo líquida hasta que una “x” temperatura determina su cambio de estado de líquido a sólido o gaseoso. Lo mismo ocurre con los problemas, estos van variando su nivel de complejidad sobre un continuo, pero en algún punto ocurre algo que determina que dicho problema se ubique en un nivel de complejidad de una categoría distinta.
Esta característica (salto cualitativo de la complejidad) es la que justifica que los problemas puedan agruparse en categorías las cuales debieran coincidir con los niveles jerárquicos o niveles de gestión de la organización.
En todos los niveles hay problemas más y menos difíciles que sus ocupantes deben resolver. Como es obvio, los problemas más difíciles que se encuentran al subir por la jerarquía gerencial son cada vez más complejos. Los problemas más arduos a ser resueltos por el presidente son enormemente más complejos que los de los operarios o administrativos en la base de la pirámide. El presidente no sólo debe enfrentarse con una masa enorme de datos amorfos y en cambio continuos, sino también con variables intrincadamente imbricadas, que deben ser discriminadas para arrojar información útil. Estas variables pueden incluir el costo del capital, la interacción del flujo de caja corporativo, la estructura de los mercados competitivos internacionales, las incertidumbres europeas posteriores a 1992, el desarrollo futuro de los países del pacífico, desarrollos sociales en materia laboral, tendencias políticas en Europa Oriental, el Medio Oriente y el Tercer Mundo, y los cambios tecnológicos.
El hecho de que los problemas del presidente y del tornero difieran tanto en calidad como en cantidad no sorprende a nadie. La pregunta es -y ha sido siempre- ¿dónde ocurre el cambio de calidad? En un continuo de complejidad que va desde la base hasta la cima ¿dónde se producen las discontinuidades que nos permitan identificar niveles de jerarquía diferenciados y separables, tan distintos entre sí como el hielo lo es del agua y el agua del vapor?. Dicho de otra forma, si ubicamos las tareas en una pirámide por orden de complejidad, dónde se produce el cambio cualitativo que justifica realizar un corte entre un nivel y otro.
La respuesta a esta pregunta Jaques la encuentra en lo que él denomina Intervalo Temporal o Time Span.
El nivel de complejidad de una función puede medirse mediante un lapso denominado Time Span.
¿cuál es el criterio para establecer la diferencia de nivel de responsabilidad entre gerente y subordinado?, ¿dónde debe caer el corte entre un nivel gerencial y el siguiente?
El nivel de responsabilidad de cualquier rol en una organización (sea gerencial o técnico) puede ser medido objetivamente en términos de Time Span o tiempo de cumplimiento de la tarea, proyecto o programa más largo que haya sido asignado al rol.
Cuanto más distante la fecha de cumplimiento de la tarea más larga, mayor el peso de la responsabilidad del cargo.
Por ejemplo: un supervisor cuya principal tarea es planificar las asignaciones de tarea del día siguiente y el programa de trabajo de la semana próxima, pero que también tiene una responsabilidad permanente de mantener la provisión de suministros a un mes vista, tiene una extensión temporal de responsabilidad de un mes.

Un capataz que pasa la mayor parte de su tiempo empujando la producción semanal pero que además debe desarrollar un programa para el re equipamiento de herramientas para el año siguiente tiene una extensión temporal de responsabilidad de un año o poco más.

El vicepresidente de publicidad que trabaja sobre los diseños de la semana siguiente, pero que también debe comenzar a hacer planes de contingencia para el lanzamiento de dos campañas nuevas en los medios a tres años vista tiene una extensión temporal de tres años.
Niveles de complejidad del rol:

EL INTERVALO TEMPORAL

Cuán grande es un puesto (Evaluación del Puesto)
Diferencias entre trabajo, asignaciones y roles.

Trabajo es el ejercicio del juicio o discernimiento y la toma de decisiones que realizan personas dedicadas a cumplir con las asignaciones (o tareas) que se les han encomendado en sus roles laborales.

Asignación no es sólo aquello que se le da para hacer a un subordinado, sino un “qué para cuándo” (“qué” en términos de calidad y cantidad y “para cuándo” en términos de plazo).

Rol es la posición que ocupa una persona en una organización.


El Intervalo temporal es el tiempo máximo de completamiento de la tarea más extensa asignada a un rol.
Para conocer el intervalo temporal es necesario descubrir las tareas o secuencias de tareas más prolongadas asignadas a un rol.

El “intervalo temporal” arroja una medición simple, directa y objetiva del tamaño de los roles. Si los roles A y B tienen el mismo intervalo temporal son del mismo tamaño, cualesquiera fueran sus funciones específicas.


Este período de máxima extensión o “intervalo temporal” o “Time Span” puede oscilar desde días -en el nivel de la planta- a meses -en el primer nivel gerencial- a uno, dos, tres o más años -para trabajo de desarrollo y proyectos de más largo plazo en la gerencia media-, hasta cinco, diez, veinte y más años para las metas de largo plazo en los niveles corporativos superiores.

El intervalo temporal permite medir objetivamente el tamaño de los roles arrojando una medida completa, directa y objetiva del nivel real de trabajo de los roles.



Niveles de Capacidad:

EL HORIZONTE TEMPORAL DE LA PERSONA U HORIZONTE PERSONAL:

Cuán grande es una persona (POTENCIAL)
Jaques señala que, así como las tareas incluidas en un rol son más o menos complejas (pero no a lo largo de un continuo uniforme, sino que se separan en categorías de complejidad), lo mismo ocurre con el trabajo mental que hace la gente cuando trabaja, ya que al hacerse más complejo, el trabajo mental también se diferencia en categorías de actividad mental, requiriendo cada vez niveles mayores de abstracción.
A medida que ascendemos en la jerarquía organizacional, los problemas más difíciles propios de cada nivel son cada vez más complejos, y al aumentar la complejidad de una tarea también lo hace la del trabajo mental requerido para cumplir con ella dado que es necesaria mayor capacidad mental, experiencia, conocimientos y vigor mental (para manejar la incertidumbre y la discrecionalidad previa a la toma de decisión). Esto es lo que permite a los gerentes agregar valor al trabajo de sus subordinados; lo que agregan es una nueva perspectiva, más amplia, más plena de experiencia y, lo que es más importante, que se extiende más allá en el tiempo.
En otras palabras, todas las tareas más difíciles de cada estrato dado se caracterizan por el mismo tipo o categoría de complejidad, del mismo modo que el agua permanece en el mismo estado líquido de 0 a 100 grados centígrados, aun cuando oscile de muy fría a muy caliente. Unos pocos grados más fría o más caliente y cambia de estado, a hielo o a vapor.

La jerarquía gerencial, o la estratificación sustentan la mejor adecuación entre las capacidades de las personas y las tareas por las que se los responsabiliza, y permite a los ocupantes de cualquier nivel dado agregar genuino valor a sus colaboradores en el nivel siguiente.
Si existen distintos “niveles de complejidad de problemas” que dan lugar a distintos “niveles de gestión” y los distintos niveles de gestión requieren distintos niveles de trabajo mental, ¿cómo determinamos quién es capaz de ocupar cada posición?

Para determinar la capacidad de las personas, es necesario conocer el método a través del cual la persona procesa la información y la complejidad de la información que la persona utiliza para resolver los problemas; esto lo podemos observar a través del discurso, es decir, si a la persona se le interroga acerca del trabajo que debe realizar, a través de su discurso podemos deducir su nivel de capacidad en función de:



  1. Su método de procesamiento mental

  2. Complejidad de la información que utiliza


1° Métodos de procesamiento mental
Según Jaques existen solo cuatro métodos a través de los cuales la gente procesa la información y cada uno se encuentra en un orden de complejidad superior al que le antecede:


  • Procesamiento declarativo (ó): la persona expone su posición mencionando una cantidad de razones aisladas que la avalan. Las razones son aisladas en el sentido de que dada una de ellas es presentada individualmente, por sí misma, sin que se establezcan los nexos con cualquiera de as demás razones.


Por ejemplo: “Esta es una de las razones de mi idea; esta es otra, además podría agregar ésta razón o esta otra”.(DECLARATIVO)


  • Procesamiento acumulativo (y): la persona expone su posición mencionando una cantidad de ideas diferentes, ninguna de las cuales basta para corroborar su argumento, pero en conjunto lo hacen.


Por ejemplo, un detective podría decir: “Si tomamos esta pista y le sumamos esta otra y esta otra, resulta claro que lo sucedido fue tal cosa”. (SUMATORIA).


  • Procesamiento en serie (cadena causal): la persona expone su posición construyendo una cadena de pensamientos que se compone de una secuencia de razones, cada una de las cuales lleva a la siguiente.


Por ejemplo: “Haré A porque eso me llevará a B, y B me llevará a C y C me llevará al punto al que quería llegar”. (CONDICIONAL: cada razón de la serie establece las condiciones que llevan a la razón siguiente).


  • Procesamiento en paralelo (varias cadenas causales): la persona expone su posición examinando una cantidad de otras posiciones también posibles, a cada una de las cuales arriba mediante un procesamiento en serie. Las diversas líneas de pensamiento se mantienne en paralelo y peden conectarse entre sí.


Este método de procesamiento tiene un carácter CONDICIONAL DOBLE por cuanto los diversos escenarios no sólo están vinculados entre sí, sino que además pueden condicionarse mutuamente.
2° Complejidad de la Información
Según Jaques existen cinco órdenes de complejidad creciente de la información:


  • Orden preverbal: es el orden de la información más concreto, que se expresa en la etapa preverbal de la infancia en la forma de gestos y ademanes, así como en el contacto físico con los objetos.

  • Orden verbal concreto: es el pensamiento y el lenguaje tal como lo encontramos en los niños. Las ideas y palabras están directamente ligadas al señalamiento físico de objetos en los que se pensó y a los que se hace referencia, o cosas que, si bien no están físicamente presentes, se han visto hace poco y se presume que siguen en el mismo lugar.

  • Orden verbal simbólico: es el tipo de pensamiento y de lenguaje utilizados por la mayoría de los adultos (Estrato I al IV). Las ideas y palabras ya no necesitan referirse a objetos tangibles, conocidos y señalables. Se emplean como auténticos símbolos. Puede interpretárselos y trabajarse con ellos como si fueran las cosas mismas.

  • Orden conceptual abstracto: es el tipo de pensamiento y de lenguaje requeridos para trabajar con éxito en los altos niveles de una empresa. Las ideas y palabras parecen abstractas, por cuanto remite a otras ideas y palabras en lugar de remitir a objetos; o sea, las ideas y palabras conceptuales abstractas reúnen diversas ideas; pero debe poder referírselas a cosas concretas no inmediatas.

  • Universales: aquí pasamos a lo que habitualmente se concibe como la genialidad: la creación de nuevos tipos de sociedad, de nuevos sistemas morales y éticos, de nuevos valores y culturas, de grandes teorías abarcativas. Se reformulan todas las ideas y palabras en uso.


El “método de procesamiento mental” (declarativo, acumulativo, en serie, en paralelo) que la persona aplica sumado a la “complejidad de la información” que utiliza para resolver un problema (preverbal, verbal concreto, verbal simbólico, conceptual abstracto, universal) nos da la complejidad de procesamiento mental (CPM) de esa persona.
Esto significa que la CMP nos da la medida de la capacidad de trabajo en bruto de la persona o “capacidad potencial”.

La capacidad potencial es innata y no tiene relación alguna con el género, nivel de educación, raza, cultura, clase social o edad.



Según Jaques, en virtud de esta capacidad de procesamiento mental, es posible ubicar a las personas en una escala de estratos o niveles que van de 1 a 8. Si la persona fuera ubicada en un estrato que no se corresponde con su horizonte personal, experimentará ansiedad (si está sobre staffeado) o frustración (si está sub staffeado) y fracasará en el desempeño del rol asignado.
EL POTENCIAL estará determinado por el rol de mayor tamaño que una persona podría desempeñar

* de modo satisfactorio,

* en un trabajo que la persona valora

*y para cuya ejecución ha obtenido las habilidades, conocimientos y experiencia necesarios.
El intervalo temporal de tal rol revelaría el horizonte temporal de la persona. De este modo, podríamos identificar al horizonte personal de alguien como de 6 meses, o 2 años, o 7 años.
El horizonte personal de una persona es el tiempo más largo en el futuro en el que puede planificar y ejecutar una asignación o lograr una meta.
Planificación” no quiere decir simplemente pensar en el futuro, preguntarse sobre él o tratar de imaginarlo. Se trata de un “qué para cuándo” dentro del cual la persona no sólo es capaz de planificar o definir una meta o resultado, sino que efectivamente trabaja para su logro en el marco de su plan, puede abordar el futuro, pronosticar y controlarlo haciendo cosas en una escala con la que se siente cómoda. Se trata de planificar y de ejecutar, y no solo de meditar acerca del futuro.
A partir de la combinación de estos dos conceptos: intervalo temporal (tamaño de los roles) y horizonte personal (tamaño de las personas), es posible determinar la capacidad potencial actual de una persona: para ello será necesario determinar cuál es el nivel de rol más alto en el que la persona tiene el potencial de trabajar “en el presente”. El intervalo temporal de tal rol arroja el horizonte personal, y de este modo el tamaño actual (o capacidad personal actual) de la persona.
Es decir que a partir de la medición del nivel de los roles (mediante el intervalo temporal) se conoce el horizonte personal de una persona como medida de su capacidad personal.
El concepto de nivel de abstracción y el lapso de completamiento de las tareas (el ciclo de la efectividad).
En oportunidad del desarrollo del tema de Análisis de Performance dijimos que al evaluar una posición se deben evaluar, en la medida de lo posible, dos aspectos:

  • Desempeño (forma en que se lleva adelante el trabajo mediante la utilización de competencias adecuadas y el cumplimiento del Plan de Trabajo).

  • Rendimiento (nivel de contribución efectiva, cumplimiento de la finalidad, efectividad de la gestión).

También señalamos que si tuviéramos que elegir un único aspecto, el definitorio sería el nivel de contribución o resultado.


Ahora bien, considerando que el período de Análisis de Gestión abarca un ciclo que por lo general es anual, claramente llegamos a la conclusión que cuando el Time Span o intervalo temporal correspondiente a un rol supera este ciclo anual, no podremos analizar el “rendimiento” de la persona, simplemente porque hasta que no finalice el período de time span no se podrá ver la contribución. Por lo tanto al analizar la performance de la persona cuya posición tiene un time span más extenso que el del período de análisis de performance, sólo evaluaremos los aspectos de:

  • Desempeño (forma en que se lleva adelante el trabajo de acuerdo al propio perfil de competencias y la aplicación de las mismas)

  • Cumplimiento (del Plan de Trabajo)


Por ejemplo: Si una persona asume el cargo de Rector de la Universidad de Buenos Aires, recién estaremos en condiciones de comenzar a ver algún aspecto de su efectividad transcurridos al menos 10 a 15 años, que es el período necesario para que se vean los resultados y el nivel de contribución dado que en el transcurso de este plazo egresarían las primeras camadas de estudiantes que ingresaron durante su gestión y se insertarán en la sociedad ejerciendo su profesión (seguramente para empezar a evaluar ciertos aspectos de la efectividad habrá que esperar al menos cinco años dado que en ese período aún no terminó la carrera ningún estudiante). Ahora bien, si durante este período de 10 a 15 no se puede evaluar la efectividad, ¿cuáles serán las variables que contemplará la evaluación de performance? Solo podrá evaluar el desempeño y el cumplimiento, es decir la utilización adecuada de las competencias de acuerdo al perfil de competencias por el tipo de puesto y el cumplimiento de un plan de trabajo diseñado por la persona o por otro.
Dicho en otras palabras, el tiempo de efectividad en los puestos de mayor nivel de gestión es más extenso y por ello el nivel de contribución solo podrá evaluarse en el mediano y largo plazo, en el ínterin solo podrán evaluarse aspectos de desempeño y cumplimiento del plan de trabajo, a diferencia de los puestos de mandos medios hacia abajo donde la efectividad del ciclo de gestión se puede ver en un período de seis, nueve o doce meses.
Conclusiones
La razón que justifica la existencia de organizaciones jerárquicas no es sólo que las tareas tengan distintos niveles de complejidad, sino que entre las tareas hay discontinuidades marcadas de complejidad que las separan en una serie de categorías diferenciadas.

Estas mismas discontinuidades se dan y se pueden observar en:

-El alcance y la duración de las tareas por cuyos resultados deben responder las personas (lo cual permite su clasificación dentro de determinados roles que se ubicarán según el grado de complejidad en distintos estratos)

-El procesamiento mental de los individuos que trabajan (que permite individualizar a las personas que potencialmente se pueden desempeñar en cada uno de los estratos).


Según Jaques, cada persona, dentro del nivel que le corresponda podrá realizar cualquier tarea, por encima de ese nivel se sentirá sobre exigido y por debajo de ese nivel se sentirá sub aprovechado.
Hasta aquí tenemos un análisis objetivo para categorizar el tamaño de los roles (Time Span) y el tamaño de las personas (según la complejidad del procesamiento mental de la persona) para ocupar dicho rol.

En función de ambas variables la organización puede determinar cuál es el perfil de base (cualidades innatas e indispensables para ocupar un determinado puesto) que deben tener las personas a los efectos de ubicarlas en el nivel adecuado. Pero además puede determinar su potencial, a los efectos de emprender acciones de desarrollo.


En este análisis objetivo, estamos tomando en consideración a la persona en cuanto a sus capacidades pero no en cuanto a sus preferencias, es decir, en cuanto a lo que valora y que opera como factor de motivación para lograr con mayores posibilidades de éxito, que la efectividad en la gestión se mantenga en el tiempo, por ello completamos el tema del potencial con el aporte de Myers y Briggs, que desarrollamos a continuación.
Puede que al asumir un nuevo rol la persona se encuentre altamente motivada por el desafío mismo que implica el nuevo rol -por el nivel de desarrollo vertical o lateral- pero si la dirección del desarrollo no coincide con las preferencias de la persona, es probable que el nivel de efectividad no se mantenga en el tiempo, sino que caiga en cuanto la persona se asiente en el rol y este deje de representar un desafío.
De hecho, los últimos estudios referidos al desarrollo de las personas dentro de las organizaciones apuntan a 3 variables:

  • Talento

  • Compromiso

  • Aspiración



3.2.2. El Potencial y Perfil Laboral:

a. Tipología de perfiles personal:

- el aporte de Myers-Brigss y otras metodologías;

- relación entre perfiles laborales y áreas de función.

MYERS BRIGGS TYPE INDICATOR
Myers y Briggs parten de un análisis distinto. Al igual que Jaques sostienen que las personas presentan características distintas pero señalan que estas características no configuran niveles sino preferencias personales o predisposición hacia ciertas tareas.
Según M&B las personas son combinaciones de cuatro factores en virtud de lo cual tendrán un perfil de base más orientado hacia determinadas cosas.
Basados en la teoría de los tipos psicológicos de Jung, M&B diseñaron cuatro escalas cada una de la cuales representa dos preferencias opuestas.
Para comprender lo que se entiende por preferencia, es útil emplear la analogía del uso de la mano derecha o izquierda. Para todas las personas, inclusive para aquellos que son ambidiestros, una de las manos es la dominante en el sentido de que si al escribir utilizan esta mano “preferida” lo hacen con comodidad, sin siquiera pensar en los movimientos necesarios para escribir; en cambio si escriben con aquella mano que no es la preferida requerirán mayor concentración, más tiempo, necesitan esforzarse más, quizás sufran cierta frustración y probablemente la producción no sea igual.

Esto mismo ocurre con las preferencias opuestas de las cuatro escalas, algunas veces se actúa utilizando una preferencia y otras veces otra (nunca las dos al mismo tiempo), pero en la mayoría de los casos no se utilizan con la misma facilidad.




Preferencias
¿Dónde te gusta enfocar tu atención? En el mundo interior o exterior (EI)

  • I: Introvertido:

  • Se centra más en su mundo interior;

  • recibe su energía de lo que pasa dentro de su mundo interno y tiende a enfocar su energía hacia ese mundo.

  • Prefieren las actividades que desarrollan calladamente dentro de su mente.

  • Les gusta entender el mundo antes de experimentarlo.

  • E: Extrovertido:

  • Se centra en el mundo exterior de las personas y el medio ambiente exterior.

  • Lo que pasa en el mundo exterior lo llena de energía y dirige su energía a ese mundo exterior.

  • Prefieren comunicarse hablando (antes que escribiendo).

  • Necesitan experimentar el mundo para entenderlo.


2° ¿Cómo percibes o adquieres la información? (SN)

    • S: Sensación:

    • Investiga por medio de sus funciones sensoriales (oído, vista, etc.).

    • Trabaja por lo que sucede “aquí y ahora”, por eso son muy prácticos y realistas.

    • Son hábiles para recordar y trabajar con un gran número de datos.

    • N: Intuición

    • Intuyen relaciones y posibilidades que van más allá de la información que dan los sentidos.

    • Ven la situación total y tratan de encontrar nuevas posibilidades y maneras de hacer las cosas.

    • Valoran la imaginación e inspiración.


3° ¿Cómo tomas decisiones? Una vez que has adquirido información, debes hacer algo con la misma. La información se usa para llegar a conclusiones, para tomar decisiones o para formar opiniones (TF)

    • T: Pensamiento:

    • Deciden objetivamente, basándose en las causas y posibles consecuencias.

    • Analizan toda la evidencia, incluyendo datos desagradables.

    • F: Emotividad:

    • Toman decisiones basados en valores (no sentimientos o emociones)

    • Al decidir toman en cuenta lo que es importante para ellos o para los demás (aunque no sea lo lógico)

    • Les gusta tratar con personas y tienden a ser comprensivos, apreciativos y diplomáticos.


4° ¿Qué estilo de vida adoptas al relacionarte con el mundo externo? (JP)

    • J: Juicio (Racional o mental): Actitud de juicio (de pensamiento analítico y objetivo o subjetivo y emotivo, basado en valores)

    • Tienden a vivir en forma planeada y ordenada.

    • Desean regular y controlar sus vidas.

    • Les gusta tomar decisiones, cumplirlas y seguir adelante.

    • Prefieren la estructura y la organización. Y quieren todo establecido.

    • P: Percepción: Actitud perceptiva (sensorial o intuitiva) frente al mundo.

    • Les gusta vivir con flexibilidad y espontaneidad.

    • Están más interesados en entender la vida que en controlarla.

    • Prefieren mantenerse abiertos a la experiencia, disfrutando y confiando en su habilidad para adaptarse a cada momento.


¿Qué es un tipo?
De cada una de las ocho preferencias posibles, se elige una por cada par de opuestos y de las preferencias seleccionadas surge el tipo que identifica a la persona. Todos usamos todas las funciones y actitudes en diferentes momentos, pero nuestro tipo se compone de aquéllas que más preferimos.

El tipo describe preferencias, no destrezas o habilidades.

No hay tipos individuales “buenos” o “malos”, ni mejor ni peor combinación de tipos en las relaciones interpersonales.
Aplicaciones


  • Asignación de roles o funciones:

El éxito de cualquier proyecto (en nuestro caso, el trabajo en la organización) requiere de una variedad de tipos, cada uno en su lugar preciso.
Por ejemplo:

La visión más clara del futuro viene de un intuitivo.

El realismo práctico viene de un sensorial.

El análisis más incisivo viene de un pensador

El trato más hábil viene de un emotivo.


  • Trabajo en Equipo:

Los tipos opuestos se pueden complementar. Cuando dos personas se enfrentan a un problema bajo dos puntos de vista diferentes, cada una ve algo que la otra no ve. Ven los problemas de diferentes maneras tienden a sugerir soluciones diferentes. A veces les cuesta trabajo ver le punto de vista de la otra persona.

Cuando dos tipos opuestos tienen que trabajar o vivir juntos, el entender los tipos los puede ayudar a disminuir las fricciones, Los desacuerdos son menos irritantes cuando uno se da cuenta que difícilmente sería normal que la otra persona estuviera de acuerdo. El o ella puede no estar tratando deliberadamente de llevar la contra, sino que simplemente es de untito opuesto. Los tipos opuestos pueden ser muy útiles el uno al otro cuando se les da la oportunidad.




  • Perfil de Base y Elección de Carrera:

Las personas tienden a sentirse atraídas y a estar más satisfechas en trabajos y carreras que les proporcionen la oportunidad de expresar y usar sus preferencias.
El MBTI permite comprenderse mejor a sí mismo, las propias fortalezas y motivaciones y para comprender y apreciar a las personas que son diferentes de uno.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal