Unidad 2 berger y luckman. La construccion social



Descargar 142,52 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño142,52 Kb.
1   2   3

• Significación social: cubiertas q resguardan el orden institucional a la vez q la biografía individual. Proveen delimitación de la realidad social.

• Ordena la historia y ubica todos los acontecimientos colectivos dentro de una unidad coherente q incluye pasado, presente y futuro: vincula a los hombres con antecesores y sucesores en una totalidad significativa, q sirve para trascender la finitud de la existencia individual, y q adjudica significación a la muerte del individuo.

• Proporciona una amplia integración de todos los procesos institucionales aislados, es decir q, la sociedad entera adquiere sentido.



b) Mecanismos conceptuales para el mantenimiento de los universos simbólicos

Todas las legitimaciones son mecanismos para el mantenimiento de universos, q requieren en buena medida de sofisticación conceptual desde el principio. Es necesario legitimar universos simbólicos por medio de mecanismos conceptuales específicos para el mantenimiento de universos. Los procedimientos específicos para el mantenimiento de los universos se hacen necesarios cuando el universo simbólico se convierte en un problema.

La socialización nunca se logra totalmente. El problema se acentúa si algunos grupos de habitantes llegan a compartir versiones divergentes del universo simbólico (alternativa). El universo simbólico no sólo legitima, sino q también se modifica mediante los mecanismos conceptuales construidos para resguardar el universo oficial contra el desafío de grupos heréticos. Para el universo propio es menos chocante tratar con grupos minoritarios de desviados q enfrentar a otra sociedad q tiene sus propias definiciones de la realidad, y q considera las nuestras como ignorancia o perversidad, y sin embargo prosperan como empresa activa. Esto demanda un mecanismo conceptual de gran sofisticación. Ciertos individuos o grupos dentro de nuestra propia sociedad pueden sentir la tentación de emigrar del universo tradicional o de cambiarlo según el modelo nuevo. El éxito de los mecanismos conceptuales particulares se relaciona con el poder q poseen los q los manejan. Los mecanismos conceptuales q mantienen los universos simbólicos siempre entrañan la sistematización de legitimaciones cognoscitivas y normativas q ya estaban presentes en la sociedad de un modo más sencillo, y q cristalizaron en el universo simbólico en cuestión.

Mecanismos conceptuales

Mitología:

• Forma más arcaica del mantenimiento de universos.

• Plantea la continua penetración del mundo de la experiencia cotidiana por fuerzas sagradas.

Teología:

• Sistemas mitológicos más elaborados q se esfuerzan por eliminar incoherencias y mantener el universo mitológico en términos integrados teóricamente: mitologías canónicas.

• Se distingue de su antecesor mitológico en términos de un mayor grado de sistematización teórica.

• El pensamiento mitológico funciona dentro de la continuidad q existe entre el mundo humano y el de los dioses. El pensamiento teológico sirve para mediar entre esos dos mundos

• Es paradigmática para las posteriores conceptualizaciones filosóficas y científicas del cosmos.

Ciencia

• Corona el alejamiento de lo sagrado del mundo de la vida cotidiana, y también aleja de ese mundo al conocimiento para el mantenimiento de universos en cuanto tal.


2 aplicaciones de los mecanismos conceptuales para el mantenimiento de los universos:

Terapia:

• Debe ocuparse de las desviaciones q se apartan de las definiciones oficiales de la realidad, tiene q desarrollar un mecanismo conceptual q dé cuenta de tales desviaciones y mantenga las realidades cuestionadas. Requiere de un cuerpo de conocimiento q incluya una teoría de la desviación. Dicha desviación radical requiere una práctica terapéutica sólidamente fundada en una teoría terapéutica.

• Debe existir un cuerpo de conceptos diagnósticos, y una conceptualización del proceso curativo.

• Un mecanismo conceptual semejante permite su aplicación terapéutica por los especialistas indicados. Puede ser internalizado por el individuo atacado de desviación.

• Utiliza un mecanismo conceptual para mantener a todos dentro del universo de q se trate.

Aniquilación:

• Liquidar conceptualmente todo lo q esté fuera de dicho universo.

• Niega la realidad de cualquier fenómeno o interpretación de fenómenos que no encaje dentro de ese universo.

• Se puede efectuar de 2 maneras: 1º, a los fenómenos de desviación puede atribuírseles un status ontológico negativo con fines terapéuticos, o sin ellos. Suele usarse para individuos o grupos extraños a la sociedad e indeseables para la terapia. La amenaza a las definiciones sociales de la realidad se neutraliza adjudicando un status ontológico inferior, y un status cognoscitivo carente de seriedad. El mismo procedimiento conceptual puede aplicarse también a los desviados de la sociedad y luego proceder a la terapia. En 2º lugar, la aniquilación involucra el intento más ambicioso de explicar las definiciones desviadas de la realidad según conceptos q pertenecen al universo propio. La meta final es incorporar las concepciones desviadas dentro del universo propio y así liquidarlas definitivamente.

Cap 3: LA SOCIEDAD COMO REALIDAD SUBJETIVA

INTERNALIZACION DE LA REALIDAD



a) Socialización primaria

El individuo no nace miembro de una sociedad, nace con una predisposición hacia la socialidad, y luego llega a ser miembro de una sociedad. En la vida de todo individuo existe una secuencia temporal, en cuyo curso el individuo es inducido a participar en la dialéctica de la sociedad. La internalización constituye la base para la comprensión de los propios semejantes, y para la aprehensión del mundo, en cuanto realidad significativa y social. Cuando el individuo internaliza q no sólo vivimos en el mismo mundo, sino q participamos cada uno en el ser del otro, puede considerárselo miembro de la sociedad. El proceso por el cual esto se realiza se denomina socialización y, por lo tanto, puede definirse como la inducción amplia y coherente de un individuo en el mundo objetivo de una sociedad o en un sector de él.

La socialización primaria es la 1ª por la q el individuo atraviesa en la niñez; por medio de ella se convierte en miembro de la sociedad. La socialización secundaria es cualquier proceso posterior q induce al individuo ya socializado a nuevos sectores del mundo objetivo de su sociedad. La socialización primaria suele ser la más importante para el individuo, y la estructura básica de toda socialización secundaria debe semejarse a la de la primaria. Todo individuo nace dentro de una estructura social objetiva en la cual encuentra a los otros significantes q están encargados de su socialización, y q le son impuestos. Las definiciones q los otros significantes hacen de la situación del individuo le son presentadas a éste como realidad objetiva. De este modo, él nace, no sólo dentro de una estructura social objetiva, sino tb dentro de un mundo social objetivo. Los otros significantes, q mediatizan el mundo para él, lo modifican en el curso de esa mediatización. El mundo social aparece “filtrado” para el individuo mediante esta doble selección. La socialización primaria comporta algo más q un aprendizaje puramente cognoscitivo. Se efectúa en circunstancias de enorme carga emocional. No es un proceso mecánico y unilateral: entraña una dialéctica entre la autoidentificación y la identificación q hacen los otros, entre la identidad objetivamente atribuida y la q es subjetivamente asumida. El niño aprende q él es, lo q lo llaman. Las apropiaciones subjetivas de la identidad y del mundo social son nada más q aspectos diferentes del mismo proceso de internalización, mediatizados por los mismos otros significantes.

La socialización primaria crea en la CC del niño una abstracción progresiva, q va de los roles y actitudes de otros específicos, a los roles y actitudes en gral. Esta abstracción de los roles y actitudes de otros significantes, se denomina “el otro generalizado”. La formación, dentro de la CC, del otro generalizado señala una fase decisiva en la socialización. Implica la internalización de la sociedad en cuanto tal, y de la realidad objetiva en ella establecida y tb, el establecimiento subjetivo de una identidad coherente y continua. Cuando el otro generalizado se ha cristalizado en la CC, se establece una relación simétrica entre la realidad objetiva y subjetiva. La realidad objetiva puede “traducirse” fácilmente en realidad subjetiva, y viceversa. El lenguaje es el vehículo principal de este proceso continuo de traducción en ambas direcciones. Las 2 realidades se corresponden mutuamente, pero no son coextensivas.

Ningún individuo internaliza la totalidad de lo q se objetiva como realidad en su sociedad, ni aún cuando esa sociedad y su mundo sean relativamente simples. Además, siempre existen elementos de la realidad subjetiva q no se han originado en la socialización, como la CC del propio cuerpo anterior a cualquier aprehensión socialmente entendida de aquél y aparte de ésta. La biografía subjetiva no es totalmente social. El individuo se aprehende a sí mismo como estando fuera y dentro de la sociedad. En la socialización primaria no existe ningún problema de identificación, ninguna elección de otros significantes. La sociedad presenta al candidato a la socialización ante un grupo predefinido de otros significantes a los q debe aceptar en cuanto tales, sin posibilidades de optar por otro arreglo. El niño no internaliza el mundo de sus otros significantes como uno de los tantos mundos posibles: lo internaliza como el mundo. Por esta razón, el mundo internalizado en la socialización primaria se implanta en la CC con mucha más firmeza q los mundos internalizados en socializaciones secundarias. Los contenidos específicos q se internalizan en la socialización primaria varían de una sociedad a otra. Es sobre todo, el lenguaje, lo q debe internalizarse. En la socialización primaria, pues, se construye el 1º mundo del individuo. Su calidad de firmeza debe atribuirse, en parte, a la inevitabilidad de la relación del individuo con sus otros significantes del comienzo. La socialización primaria comporta secuencias de aprendizaje socialmente definidas, las cuales tienen una gran variabilidad histórico-social. El carácter de la socialización primaria también resulta afectado por las exigencias del acopio de conocimiento que debe transmitirse.

La socialización primaria finaliza cuando el concepto del otro generalizado (y todo lo q ello comporta) se ha establecido en la CC del individuo. A esta altura ya es miembro efectivo de la sociedad y está en posesión subjetiva de un yo y un mundo.



b) Socialización secundaria

Resulta posible concebir una sociedad en la q no se produzca otra socialización después de la primaria. Dicha sociedad tendría un acopio de conocimiento muy sencillo.

La socialización secundaria es la internalización de “submundos” institucionales, o basados sobre instituciones. Su alcance y carácter se determinan por la complejidad de la división del trabajo, y la distribución social concomitante del conocimiento.

Es la adquisición del conocimiento específico de “roles”, lo q significa la internalización de campos semánticos q estructuran interpretaciones y comportamientos de rutina dentro de un área institucional. Los “submundos” internalizados en la socialización secundaria son generalmente realidades parciales q contrastan con el “mundo de base” adquirido en la socialización primaria. Además, los submundos requieren los rudimentos de un aparato legitimador, acompañados con frecuencia por símbolos rituales o materiales. El carácter de la socialización secundaria depende del status del cuerpo de conocimiento de q se trate dentro del universo simbólico en conjunto.

En la mayoría de las sociedades la transición de la socialización primaria a la secundaria va acompañada de ciertos rituales.

Los procesos formales de la socialización secundaria presuponen un proceso previo de socialización primaria; o sea, debe tratar con un yo formado con anterioridad y con un mundo ya internalizado. Esto presenta un problema de coherencia entre las internalizaciones anteriores y las nuevas, porq la realidad ya internalizada tiende a persistir. Cualquiera sean los contenidos q ahora haya q internalizar, deben superponerse a esa realidad ya presente. En la socialización secundaria, las limitaciones biológicas se vuelven cada vez menos importantes en las secuencias del aprendizaje, el cual ahora llega a establecerse en términos de las propiedades intrínsecas del conocimiento q ha de adquirirse, o sea, en términos de la estructura fundacional de ese conocimiento. Mientras la socialización primaria no puede efectuarse sin identificación con carga emocional del niño con sus otros significantes, la mayor parte de la socialización secundaria puede prescindir de esta clase de identificación y proceder con la sola dosis de identificación mutua q interviene en cualquier comunicación entre seres humanos. Su consecuencia más importante consiste en atribuir al contenido de lo q se aprende en la socialización secundaria, una inevitabilidad subjetiva mucho menor q la q poseen los contenidos de la socialización primaria.

Se necesitan fuertes impactos biológicos para poder desintegrar la realidad internalizada en la 1ª infancia, pero éstos pueden ser mucho menores para destruir las realidades internalizadas más tarde. Esto posibilita el separar una parte del yo y su realidad concomitante, como algo q atañe sólo a la situación específica del rol de q se trata. El individuo establece una distancia entre su yo total y su realidad por un lado, y el yo parcial específico del rol, y su realidad por la otra. El desarrollo de esta capacidad de “esconderse” constituye un aspecto importante del proceso para llegar a la adultez.

El acento de realidad del conocimiento internalizado en la socialización primaria se da casi automáticamente; en la socialización secundaria debe ser reforzado por técnicas pedagógicas específicas, debe hacérselo sentir al individuo como algo “familiar”.

Cuanto más logren estas técnicas volver subjetivamente aceptable la continuidad entre los elementos originarios del conocimiento y los elementos nuevos, más prontamente adquirirán el acento de realidad. La socialización secundaria adquiere una carga afectiva hasta el grado en q la inmersión en la nueva realidad y el compromiso para con ella se definen institucionalmente como necesarios.

La distribución institucionalizada de tareas entre socialización primaria y secundaria, varía de acuerdo a la complejidad de la distribución social del conocimiento. En tanto resulte sencilla, el mismo organismo institucional puede pasar de la socialización primaria a la secundaria y realizar, en gran medida, la 2ª. En los casos de gran complejidad, tendrán q crearse organismos especializados en socialización secundaria, con un plantel exclusivo y adiestrado para las tareas. Fuera de este grado de especialización, puede existir una serie de organismos socializadores q combinen esa tarea con otras. El desenvolvimiento de la educación constituye un ej inmejorable de la socialización secundaria, q se efectúa bajo los auspicios de organismos especializados.



c) Mantenimiento y transformación de la realidad subjetiva

El carácter más “artificial” de la socialización secundaria vuelve más vulnerable la realidad subjetiva de sus internalizaciones frente al reto de las definiciones de la realidad, no porq aquéllas no estén establecidas, o se aprehendan como algo menos q real en la vida cotidiana, sino porq su realidad se halla menos arraigada en la CC y resulta, por ende, más susceptible al desplazamiento.

Es posible distinguir 2 tipos generales de mantenimiento de la realidad: mantenimiento de rutina y mantenimiento de crisis. El 1º está destinado a marcar la realidad internalizada en la vida cotidiana, y el 2º en las situaciones de crisis.

La realidad de la vida cotidiana se mantiene porq se concreta en rutinas, lo q constituye la esencia de la institucionalización. Los otros significantes constituyen, en la vida social del individuo, los agentes principales para el mantenimiento de su realidad objetiva. Los otros menos significantes funcionan como una especie de coro. La relación entre los otros significantes y el “coro” en el mantenimiento de la realidad es dialéctica, o sea, q interactúan unos con otros, así como con la realidad subjetiva, q sirven para confirmar.

El vehículo más importante del mantenimiento de la realidad es el diálogo. Gran parte del diálogo cotidiano mantiene la realidad subjetiva; esta última adquiere solidez por la acumulación y la coherencia del diálogo casual, el cual puede permitirse ser casual porq se refiere a las rutinas de un mundo q se da por establecido. La pérdida de la cualidad de casual indica una ruptura de las rutinas y, una amenaza a la realidad establecida. Al mismo tiempo q el aparato conversacional mantiene continuamente la realidad, tb la modifica de continuo. Esta fuerza generadora de realidad q posee el diálogo, ya se da en el hecho de la objetivación lingüística. Al establecer este orden, el lenguaje realiza un mundo, en el doble sentido de aprehenderlo y producirlo. El diálogo es la actualización de esta eficacia realizadora del lenguaje en las situaciones “cara a cara”, de la existencia individual. En el diálogo, las objetivizaciones del lenguaje se vuelven objetos de la CC individual. Para poder mantener eficazmente la realidad subjetiva, el aparato conversacional debe ser continuo y coherente. En cuanto se produce algún quebrantamiento en su continuidad y coherencia, se plantea, ipso facto, una amenaza a dicha realidad. La realidad subjetiva siempre depende, pues, de estructuras de plausibilidad específicas, es decir, de la base social específica y los procesos sociales requeridos para su mantenimiento. La ruptura del diálogo significativo con los mediadores de las estructuras de plausibilidad respectivas amenaza las realidades subjetivas de q se trata. La estructura de plausibilidad constituye también la base social para la suspensión particular de dudas, sin la cual la definición de realidad en cuestión no puede mantenerse en la CC.

En situaciones de crisis se utilizan los mismos procedimientos q para el mantenimiento de rutinas, salvo q las confirmaciones de la realidad tienen q ser explícitas e intensivas. Se ponen en juego técnicas de ritual. Si bien el individuo puede improvisar procedimientos para mantener la realidad frente a una crisis, la sociedad establece procedimientos para situaciones q presenten riesgo de una ruptura en la realidad. En estas situaciones se incluyen ciertas situaciones marginales, como por ej la muerte.

La realidad subjetiva pueda transformarse. Vivir en sociedad ya comporta un proceso continuo de modificación de la realidad subjetiva. Hablar de transformaciones, pues, involucra examinar los diferentes grados de modificación. En particular, la transformación se aprehende subjetivamente como tal, lo q, por supuesto, tiene algo de engañoso. Puesto q la realidad subjetiva nunca se socializa totalmente, no puede transformarse totalmente mediante procesos sociales. Hay ej de transformaciones q parecen totales si se las compara con otras de menor cuantía: las alternaciones.

La alternación requiere procesos de re-socialización, q se asemejan a la socialización primaria, porq radicalmente tienen q volver a atribuir acentos de realidad y, consecuentemente, deben reproducir en gran medida la identificación fuertemente afectiva con los elencos socializadores característicos de la niñez. Son diferentes de la socialización primaria porq no surgen ex nihilo y, como resultado, deben contender con un problema de desmantelamiento al desintegrar la anterior estructura nómica de la realidad subjetiva.



Condiciones sociales y conceptuales de la alternación:

1) La condición social más importante consiste en disponer de una estructura de plausibilidad eficaz, o sea, de una base social q sirva como “laboratorio” de transformación. Esta estructura de plausibilidad será mediatizada respecto del individuo por otros significantes, con quienes debe establecer una identificación fuertemente activa.

2) Elenco socializador: éstos son quienes han de actuar como guías para penetrar en la nueva realidad: representan la estructura de plausibilidad en los “roles” q desempeñan vis-a-vis del individuo y mediatizan ese mundo nuevo para el individuo.

El prototipo histórico de alternación es la conversión religiosa.

3) La estructura de plausibilidad debe convertirse en el mundo del individuo, desplazando a todos los demás mundos, especialmente a aquel en q el individuo “habitaba” antes de su alternación. La alternación comporta, por lo tanto, una reorganización del aparato conversacional.

4) El requisito conceptual más importante para la alternación consiste en disponer de un aparato legitimador para la serie de transformaciones. Lo q debe legitimarse no sólo es la realidad nueva, sino tb las etapas por las q ésta se asume y mantiene, y el abandono o repudio de todas las realidades q sean alternativas. La realidad antigua, así como las colectividades y otros significantes q previamente la mediatizaron para el individuo, debe volver a re-interpretarse dentro del aparato legitimador de la nueva realidad.

5) Mantener distancia física y afectiva con respecto a los otros significantes q mantenían la realidad anterior: la realidad antigua, así como las colectividades y otros significantes q previamente la mediatizaron para el individuo, debe volver a re-interpretarse dentro del aparato legitimador de la nueva realidad. La biografía anterior a la alternación se elimina típicamente colocándola dentro de una categoría negativa q ocupa una posición estratégica en el nuevo aparato legitimador. Además de esta nueva interpretación, deben producirse nuevas interpretaciones particulares de hechos y personas del pasado con significación pasada. Procedimientos similares se adoptan en situaciones en las q las transformaciones son de índole drástica pero q se definen como temporarias por su duración, por ejemplo, en el adiestramiento para un servicio militar de corta duración, o en casos de hospitalización durante un período breve.

En la re-socialización, el pasado se re-interpreta conforme con la realidad presente, con tendencia a retroyectar al pasado diversos elementos q, en ese entonces, no estaban subjetivamente disponibles. En la socialización secundaria, el presente se interpreta de modo q se halle en relación continua con el pasado, con tendencia a minimizar aquellas transformaciones q se hayan efectuado realmente. O sea, q, la base de la realidad para la re-socialización es el presente, en tanto q para la socialización secundaria es el pasado.



1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal