Unidad 15: problemática contemporánea II



Descargar 164,85 Kb.
Página4/4
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño164,85 Kb.
1   2   3   4

Desconstrucción, probablemente la teoría postestructuralista más conocida y apasionante (ambos términos son a menudo intercambiables), cuyo principal exponente es el filósofo francés Jacques Derrida. La desconstrucción es una forma de análisis textual aplicada no sólo a la literatura y la filosofía, sino también a la historia, la antropología, el psicoanálisis, la lingüística y la teología. Su definición resulta difícil. Preguntar: ¿qué es la desconstrucción? significa indagar en la propia esencia de la desconstrucción. Sin embargo, podemos describir su funcionamiento, que según el propio Derrida tiene lugar a través de una “lógica paradójica”. Esta noción supone una deliberada contradicción en los términos, puesto que la lógica se define como aquello que no contraviene las ‘leyes’ del pensamiento, mientras que la paradoja es explícitamente autocontradictoria y contraria a la razón. Es precisamente este aspecto de la escritura de Derrida lo que le ha hecho merecedor del desprecio de muchos filósofos, quienes le acusan de proponer teorías del significado que en su opinión carecen por completo de sentido. Sin embargo, la esencia de la estrategia desconstructiva es la demostración de la autocontradicción textual. Difiere de la técnica filosófica establecida para detectar los errores lógicos en la argumentación de un oponente en que las contradicciones puestas de manifiesto revelan una incompatibilidad subyacente entre lo que el escritor cree argumentar y lo que el texto dice realmente. Este divorcio entre la intención del autor y el significado del texto es la clave de la desconstrucción. ENCARTA
DECONSTRUCTIVISMO

Tomando los principios filosóficos de Derrida, se obtiene el sustento ideológico, para una arquitectura que intenta destruir todos los posibles sistemas de lectura por las cuales se puede hacer comprensible.

La deconstrucción es proponer alguna inevitable oposición o estructura de doble significado y evaluar que establece -en esos casos- el discurso de la cultura metafísica occidental.

Ello incluye entre muchos otros, la distinción entre forma y contenido, naturaleza y cultura, pensamiento y percepción, esencia y accidente, mente y cuerpo, teoría y práctica, macho y hembra, concepto y metáfora, discurso y escritura, etc.

La deconstrucción analiza y compara pares conceptuales, los cuales son corrientemente aceptados como propia y natural evidencia, como si estos no hubieran sido institucionalizados en algún momento, como si no tuvieran historia; porque al principio se acentuó su significado restringido y único.

La deconstrucción, es en esta instancia un comienzo; pero no el reverso de los términos dominantes de una oposición.


La deconstrucción en la arquitectura Constructivismo ruso?

La deconstrucción en la arquitectura no es solo el desmontaje de obras, aunque pueda que lo incluya.

Estos enunciados atomizados, sin explicación, ni sustento, han llevado a confusiones hasta tal punto que cualquier sistema desestabilizante y provocador, cualquier objeto interceptado, cualquier sistema bloqueado o con trazados superpuestos, ha sido denominado alegremente “deconstructivo”.

El intento de poner de manifiesto las fallas estructurales, no tiende a provocar el colapso de un objeto, mas bien lo que intenta es producir el colapso de la idea y a través de este morir y renacer, trata de crear y entender una visión diferente de la estructura, donde las fallas formen parte de la misma y que a la vez sean intrínsecas a ésta, produciendo como resultado que cualquier intento de eliminación de los defectos, lleve inexorablemente a la eliminación del todo.

La estrategia de la vanguardia rusa, era romper con las reglas básicas de la composición, para obtener a través de estas rupturas, la aparición de nuevos horizontes formales que posibilitarían ir mas allá en el campo de la voluntad del diseño propiamente dicho.

La posición greco-latina-renacentista sobre el objeto arquitectónico, fue puesta en crisis. Las relaciones clásicas y equilibradas que tendían a proyectar en un universo conocible y predecible, fueron dejadas de lado, a favor de nuevos quiebres, nuevas formas puras, que producían -ahora- resultados impuros. (Torcidos, vertebrados, atectónicos y desequilibrados)

Diseñadores constructivistas rusos como Malevitch o Tatlin; utilizaron formas simples a las que por simple adición o sustracción, se las iba modificando para producir inestabilidad, intranquilidad, sensación de inseguridad, todo ello en los tres planos direccionales que manejamos en el espacio.

La pureza de las formas tradicionales no era cuestionada, lo que se intentaba era manipular dentro de las nuevas estructuras que se iban creando o encontrando. Pero, precisamente este trabajo de producir formas retorcidas a partir de estructuras formales reconocidas y puras, les llevó a transformar la dinámica propia de la ruptura, en islas de tectonicidad y estabilidad.

La paradoja estaba planteada, las formas debían conocerse en su origen, y la pureza estructural debía proteger las formas de la amenaza de lo inestable. (Debía existir lo tectónico). En consecuencia ya estaba a la vista el fantasma del fracaso, ninguna de estas propuestas podía prosperar, por cuanto no eran capaces de alterar las condiciones tradicionales de la obra de arquitectura.

Pero hay una palabra, de la cual viene el término constructivismo que es “konstrktsia”. Significa construcción en el sentido de la existencia de una organización estructurada y encuentra su uso mas afín y literal en el sentido gramatical. Tiene que ver con la estructura de las ideas, con la construcción de argumentos a través de secuencias continuadas de pensamiento.. Esta sería, como dicen los constructivistas, una categoría intelectual. Es a través de esta distinción que nosotros podemos estudiar, y aportar algo acerca de esta extensa relación de amistad entre el histórico constructivismo y la deconstrucción. Posiblemente al término “konstruktsia” podamos asignarle como metodología un preciso ordenamiento del proceso del pensamiento.

La deconstrucción obtiene toda su fuerza del desafío que hace a los valores mismos de la armonía, la unidad y la estabilidad, proponiendo a cambio una visión diferente de la estructura. En ella los errores son vistos como inherentes al lenguaje.

El arquitecto decontructivista localiza los dilemas de los edificios, identifica los síntomas de una impureza redimida, somete a un severo interrogatorio a las formas y utiliza formas puras para producir composiciones geométricas impuras y torcidas



Es una arquitectura de disloque, ruptura, deflexión, desviación y distorsión; mas que una basada en la demolición, el desmontaje, la decadencia, la descomposición o la desintegración.

La forma no sigue a la función, sino que “la función seguirá o no a la deformación”. BERNARDELE(180-190)
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal