Una aproximación a las dimensiones del trabajo inmaterial y el desarrollo de las tecnologías de la información y de la comunicación -tic’S



Descargar 134,46 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño134,46 Kb.
1   2   3   4

2. - El capitalismo cognitivo como explicación

Además de considerar el nuevo paradigma, algunos autores han propuesto en ese marco de cambios una nueva faceta referida al posible surgimiento de un nuevo régimen que culminaría en la conformación de un nuevo orden capitalista. Es importante considerar que estos autores no siempre están en la misma línea o escuela de pensamiento, pero Peter Drucker7(1994) y Castells(1998), dos de los exponentes de esta línea consideran que el ciclo del capitalismo industrial está en su fase terminal.


Boyer (1995), Lipietz (1989) y Lipietz y Leborgne (1989)8, Lazarrato (1996), Negri(1996), exponentes o autores influenciados por la escuela de la regulación admiten que el capitalismo en cuanto sistema pasa por un cambio profundo y por un proceso de fragmentación. Castells9(1998) considera que de esa ruptura emergió el capitalismo informacional10 y los demás, influenciados por la escuela regulacionista denominaron de capitalismo cognitivo. Observamos que los dos conceptos desarrollados por estos investigadores atribuyen un papel de gran importancia a las TIC y al conocimiento como piezas fundamentales para el desarrollo del nuevo orden capitalista en ámbito mundial a finales del siglo XX y principios del XXI.
Boyer11 (1995) se ocupó en estudiar los ciclos y el origen de las crisis del sistema y es considerado un de los teóricos que fundamentó la Teoría de la regulación y fundador de la Escuela Francesa de la Regulación. De acuerdo con él, el sistema capitalista puede ser regulado por las instituciones o estructuras a partir
a)... del origen de las regulaciones sociales y económicas en una época y en un territorio determinado de acuerdo con: la moneda, las acciones colectivas y por el crecimiento de la ganancia salarial, las reglas de la competencia, la inserción de la economía en el escenario internacional y las formas de organización social y del Estado;


  1. La noción del régimen de acumulación que caracteriza las regulaciones sociales y económicas permite un análisis del desarrollo a lo largo del tiempo, entre las dos crisis estructurales. El estudio de este régimen de acumulación consiste en explotar los ajustes y compatibilidades dinámicas entre las variables y parámetros habituales del modelo macroeconómico heterodoxo: producción, progreso técnico, demanda y partage du revenu. Hay que considerar que el régimen de acumulación sufre transformaciones a lo largo del tiempo;




  1. La noción del modo de regulación pretende caracterizar la dinámica de ajustes causantes de los desequilibrios generados por el propio proceso de acumulación. Este modelo procede de la conjunción de los procedimientos resultantes de la organización institucional, de los comportamientos efectivos de los agentes sometidos a una determinada racionalidad. Esta seria una función reproductora y busca sostener el régimen de acumulación en vigor.”(op.cit.1995)

Estos serían algunos de los parámetros mencionados por los regulacionistas para explicar los mecanismos que el sistema tiene para promover situaciones de equilibrio en un orden económico donde su propia dinámica presupone situaciones de desequilibrios.


En este sentido, los expertos influidos por los enfoques regulacionistas defienden la hipótesis de que actualmente hay otro régimen de acumulación, que surgió a partir del propio capitalismo industrial cuando éste presentó indicios de decadencia y la emergencia de este nuevo régimen corresponde a “... una nueva fase del orden capitalista, donde el impulso del capitalismo industrial en fase anterior, posibilitó la conformación de nuevas estructuras, configurando lo que denominaron capitalismo cognitivo”12.
Corzani, Dieuaide, Monnier, Vercellone y Lazarrato (1998) consideran que los cambios que pueden ocurrir en el sistema y las mutaciones estructurales que lo afectan, no son, en la mayoría de las veces, provocadas por rupturas extremas en ámbito productivo o organizacional. En esto sentido, la manifestación del capitalismo cognitivo puede ser una resultante del propio régimen de acumulación en constante evolución. Esto mismo argumento se aplicaría tanto al capitalismo cognitivo, como a otros regímenes como el capitalismo industrial. Además reconocieron la existencia de tensiones entre el orden capitalista y las nuevas condiciones de acumulación que caracterizan el régimen en construcción.
El capitalismo cognitivo es considerado un nuevo modelo por presentar cambios en la esfera de la producción, del mundo laboral y en el sistema de consumo. Una de sus diferencias a ser destacadas es que
... el capitalismo cognitivo correspondería a un régimen de acumulación, donde el objeto de acumulación es constituido principalmente por el conocimiento que es pieza clave en el proceso de producción y reproducción directa del régimen, donde la producción no está necesariamente en el locus tradicional de la empresa.” (Lazarrato y Allí.2000. p.4)
Además, el capitalismo cognitivo tiene una capacidad de controlar la acumulación y la gestión del conocimiento, y el éxito del sistema dependería directamente de la capacidad de engendrar nuevos conocimientos para mantener el ciclo virtuoso de este nuevo régimen de acumulación.
Los investigadores que desarrollaron el concepto del capitalismo cognitivo afirman que en la sociedad en la cual el capitalismo cognitivo tendería a conformarse y ejercer su supremacía con relación al capitalismo industrial, se acentuaría su control sobre el territorio, sobre los actores del conocimiento o su potencial de creatividad técnica, en los dominios de la producción, del comercio y de la organización institucional. Añadieron en sus tesis que la generación de los conocimientos técnicos y de los nuevos procesos se daba en un ritmo intenso del aprendizaje, tanto en la esfera de las empresas como de los trabajadores, a través del uso de los sistemas de comunicación y de la información.
Así siendo, los nuevos conocimientos y la percepción de los agentes producen un efecto tanto sobre el comportamiento del cuerpo social como sobre el estado cognitivo de los agentes. Ya que hay que considerar que el saber, el conocimiento “... es una manera a través de la cual el sujeto social establece relación con el mundo”13. Conocer y generar nuevos conocimientos se da a través de la construcción y de la propagación de los mismos que se reflejan o tanto en la localidad como en ámbito global.
Lazzarato(2000) ha hecho una observación respecto a la inmaterialidad y dice que ésta está presente tanto en la producción/ propagación del conocimiento, como en la difusión de la información y que la inmaterialidad está presente en los diversos ciclos del capitalismo. Enseguida, destacó que el capitalismo industrial también consideró el conocimiento como pieza clave para el desarrollo del sistema, ya que
...el conocimiento es factor de producción que se manifiesta a través de las maquinas, de la programación y del cálculo económico en las empresas, del calculo estratégico con relación al mercado. Es como un in-put de la producción y del proceso de decisión en las empresas. Sin embargo, los aspectos relacionados con el consumo del conocimiento o las actividades del espíritu, la creatividad, por ejemplo, no son contempladas en la misma magnitud. (Corzani et Allí.1998.20).
Es sabido que el desarrollo del capital humano y del conocimiento técnico y científico fueron considerados de suma importancia para el éxito del capitalismo industrial y justificaron las inversiones en investigaciones aplicadas y en el desarrollo de nuevas tecnologías durante el siglo XX. No obstante, en la fases actual, el sistema presenta un nivel sin precedente respecto a la generación de nuevos conocimientos sumado a la evolución de las nuevas tecnologías, agregando nuevas capacidades respecto al capital humano y a la cualidad del trabajo advenidas del mayor grado de inmaterialidad presentes en el presente régimen de acumulación. Este proceso ha sido cualificado en cuanto capitalismo cognitivo y es analizado en el próximo apartado.
      1. 2.1- Las TIC en el desarrollo del capitalismo cognitivo

Los aspectos que di respecto a la evolución del capitalismo cognitivo y su relación con el crecimiento de la participación de las TICs en la actividad productiva en las dos últimas décadas nos permite considerar que el capitalismo cognitivo no es un régimen que está asociado solamente a las relaciones de producciones materiales, pues incorpora el saber hacer y el saber pensar simultáneamente a la actividad productiva y nos apunta que el nuevo régimen no puede ser analizado a partir de los cambios en la esfera de la producción en función de la intensificación de las innovaciones tecnológicas, pues “... el capitalismo cognitivo no podría ser asimilado solamente al desarrollo de las TICs”. (Op.cit. p.11).


Es innegable que las TIC tienen un papel fundamental para el desarrollo y la generación del conocimiento técnico y en el proceso de circulación y codificación de la información, es decir, de la manutención de un círculo virtuoso alimentado por ese nuevo conocimiento inducido en la esfera de producción a través del uso sistemático de las TICs. En esto aspecto, hay que tener en cuenta que el desarrollo de las TICs ocurrió en función de la propia matriz hacia la acumulación productiva capitalista basada en la innovación tecnológica cuyo origen se reside en la intensificación del ritmo de las inversiones en nuevos equipamientos o en los dispositivos tecnológicos desarrollados al ámbito de la empresas y en del sistema productivo en niveles locales y globales.
Lazarrato(1999) propuse que se observe este fenómeno del capitalismo cognitivo a partir de un análisis tanto del uso de los equipamientos como de las condiciones técnicas, incluyendo la logística y la programación requeridas por las TICs, y también las cuestiones culturales, sociales y organizacionales. Sin embargo, afirmó que la introducción de nuevos equipamientos o el uso de las nuevas tecnologías no son suficientes para explicar los cambios en el sistema y en el orden capitalista actual. Por tanto, el capitalismo cognitivo no podría ser definido solamente a partir de la utilización en mayor grado de la tecnología inducida en la producción o en la circulación de los bienes, aunque es innegable que existe una correlación entre el capitalismo cognitivo y la introducción de las TICs.
Los datos publicados en un reciente informe de la OCDE(2002) nos permiten observar que las nuevas tecnologías han tenido un crecimiento significativo, pero no tan considerable como para pensar que nos estemos en un nuevo modo de producción. En 1985, el stock de bienes y de equipamientos de TICs, suponía el 12,5%, mientras que en los años setenta era del 5,8%. Para esos mismos años, la rama de las manufacturas pasó del 2% al 6,1 % y el sector servicios representaba el 7% en los 70 y el 15,5% en 1985. Dentro de la rama de telecomunicaciones este crecimiento fue bastante acentuado pues equivalía al 40,8% en los 70 y en 1985 alcanzó el 53,4%. Comprobamos que el crecimiento de la rama de informática se aceleró en los años ochenta y noventa y contribuyó a la creación de empresas cuya organización tendió a una mayor flexibilidad en cuanto a su organización y a las relaciones laborales.
Es innegable que una mayor participación de la rama de informática en los diversos sectores de la economía fomenta los sistemas en red en las empresas y del trabajo en redes, elevando la participación en grados del trabajo inmaterial en la composición del trabajo global a partir de la inducción de las TICS.
El apartado siguiente se analiza el desarrollo de las nuevas tecnologías en la fases actual y se este proceso culmina en la evolución del capitalismo cognitivo o de una nueva economía.
      1. 2.3- El capitalismo cognitivo y la nueva Economía

El debate acerca de la existencia de una Nueva economía es reciente, se originó en los finales de los años XX en función del crecimiento de la participación activa de las tecnologías de la comunicación y de la información que han sido utilizadas en segmentos de la economía que presentaban rendimientos y beneficios muy significativos en comparación con otros sectores de la economía, como las ramas de telecomunicaciones, la banca, las empresas NET y los mercados bursátiles.


Pauré14(2000) consideró que la nueva economía podría ser conceptuada de la siguiente manera:




  1. se refiere a los sectores o actividades productoras o que son indoctores de las TICs;

  2. corresponde a la rama de actividades que se dedican a la explotación o al desarrollo de las nuevas tecnologías;

  3. se refiere a un nuevo régimen de crecimiento económico, resultante de la participación creciente de las TICs en las actividades productivas y en proceso de innovación permanente.” (Paulré,B.2003.2-3)

Brousseau y Rallet (1999) abordaran el tema a partir de otra perspectiva, para estos autores los efectos de las TICs sobre el crecimiento económico y sobre la distribución de la riqueza non son tan visibles y que hay muchas controversias con relación a la capacidad autónoma de las nuevas tecnologías en modelar la economía o la sociedad futura, así siendo, desmitifican la función de las TICs en la configuración de una supuesta nueva economía y han afirmado que las tecnologías no son ni el malo ni las esperanzas de la economía o de la sociedad en ámbito local o global. Esta visión de estos autores nos llama la atención, pues ellos buscaron resaltar la importancia de la tecnología si mitifícala.



Karen Siune15(2001) al divulgar un estudio de la Sociedad de la Información afirmó categóricamente que la nueva economía no podría ser identificada en cuanto un orden tecnológico, pues presupone una revolución y una transformación en los modos de vida y se caracteriza fundamentalmente por la gran influencia de las TICs en la vida en general y en el mundo laboral y doméstico. Para ella, el mundo se podrá se transformar en una Aldea Global gracias a las tecnologías de la información y de la comunicación. Además, las nuevas tecnologías reducen las fronteras que hay entre el desarrollo del trabajo y del aprendizaje y sólo hay que determinar con total precisión las fronteras entre los tiempos de trabajo y las horas destinadas a la generación e inducción de nuevos conocimientos en los procesos de producción, a fin de impedir que eleven la tasa de desempleo. Esta autora recomienda que hay que crear mecanismos institucionales que posan regular el uso de las tecnologías visando los interese de la sociedad si impedir el desarrollo de las TICs. La autora considera que la sociedad no debería generar barreras al desarrollo tecnológico y si institucionalizar y monitorear su utilización a través del controle por parte de las empresas, de los gobiernos y de la sociedad civil.
Lazarrato (2000), Negri(2000), Corsani(1996) entienden que los avances tecnológicos y los cambios en el régimen de acumulación capitalista son acelerados por el uso intenso de las nuevas tecnologías y este proceso es denominado pelos mismos en cuanto capitalismo cognitivo. Afirman que esto representa un avance del sistema capitalista, generado por un mayor desarrollo del conocimiento en cuanto vector y sumada a la inducción de las TICs generaran cambios significativos tanto en la esfera de la producción y distribución como en la esfera de los valores y de la cultura en ámbito local y global. Añaden que el capitalismo cognitivo agrega a sus fundamentos la producción cultural, la organización social y la producción basada en la inmaterialidad.
Corsani(2000) resaltó que el capitalismo cognitivo no puede ser confundido con la llamada Nueva Economía16, ya que este concepto es utilizado para explicar un periodo concreto de la economía de Norteamérica, a que se ha dado una expansión en los años noventa y se produjo un cambio muy intenso en el proceso de producción a través del uso de la TICs, donde algunas economías obtuvieron en corto plazo, resultados muy positivos, pero no se puede considerar que hay un nuevo sistema que superponga a la economía capitalista actual basados en los fundamentos constitutivos de la nueva economía.
En este aspecto, se puede corroborar con la tesis que esa fase de expansión no correspondió a un nuevo sistema, o a un nuevo ciclo a largo plazo o que este tenga se universalizado aunque es innegable que la nueva economía generó un efecto multiplicador e influenció e influencia el mercado en ámbito internacional, pero, hasta el momento no ha suplantado el proceso de producción ni ha configurado un nuevo sistema de producción o un nuevo orden capitalista a principios del siglo XXI.
Es importante subrayar que en esa reflexión se opta por la perspectiva que entiende que la nueva economía es una de las etapas de evolución del capitalismo en cuanto sistema y en cuanto orden mundial de acumulación, y el mismo sistema presenta niveles y grados de desarrollo en diversas partes de las economías en ámbito global en función del menor o mayor grado del uso de las TICs17.
Lazarrato(2000),Negri(2000), Pauré(2000), Corsanni(2000) al diferenciaren el capitalismo cognitivo de la nueva economía establecieron un marco analítico respecto a los avances que ocurrieron en las dos décadas, donde la tecnología y el conocimiento pasaron a desempeñar un papel clave en la constitución de un nuevo ciclo capitalista denominado capitalismo cognitivo.

En esto sentido, consideramos que la visión de que hay otro ciclo del capitalismo es más pertinente que corroborar con la tesis que hay una nueva economía emergiendo y sí una fase de expansión del capitalismo a partir de las innovaciones tecnológicas generadas por los avances en curso y que éstas llegan a todos los sectores de la estructura productiva, de la distribución y del trabajo en menor o en mayor grado.


El próximo apartado se refiere al concepto de trabajo inmaterial y los cambios ocurridos a partir de la configuración de una sociedad marcada por la presencia de la inmaterialidad
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal