Una aproximación a las dimensiones del trabajo inmaterial y el desarrollo de las tecnologías de la información y de la comunicación -tic’S



Descargar 134,46 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño134,46 Kb.
  1   2   3   4
  1. UNA APROXIMACIÓN A LAS DIMENSIONES DEL TRABAJO INMATERIAL Y EL DESARROLLO DE LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y DE LA COMUNICACIÓN -TIC’S


Teixeira, Tania Cristina1
            1. Departamento de Economía Aplicada

Universitat de València

Tania.C.Teixeira@uv.es e taniacri@hotmail.com


RESUMEN

El presente articulo analiza los cambios del sistema capitalista y el lugar de las tecnologías de la información y de la comunicación. Relaciona la presencia de la inmaterialidad en el sistema de producción actual y los condicionantes de la flexibilidad y precariedad en el contexto actual. Busca establecer relaciones con el trabajo inmaterial y la nueva economía, analiza los impactos generados en los sectores donde las TIC’s están más presentes y sus reflejos en las relaciones sociales.



PALABRAS CLAVE: Economía de la Información, TIC’s, Innovación, Relaciones laborales, inmaterialidad.


  1. Introducción.

    1. El capitalismo y sus crisis

Las teorías sociales que analizan el capitalismo en los dos últimos siglos han generado diversas líneas de investigación respecto a los procesos de expansión y de recesión del orden capitalista en ámbito mundial. Una de las permanentes cuestiones apuntadas y una de las de mayor relevancia se refiere a las características de la estabilidad / inestabilidad del sistema, es decir a la cuestión de la mayor o menor vinculación al sistema de los procesos de crisis, los causantes de la inestabilidad y el origen de las propias crisis.


Autores como el propio Karl Marx(1979), Aglieta(1976), Berman(1986), Mandel(1986) Offe(1989), Lipietz(1991), Castoriadis(1992), Harvey(1993), Drucker(1993), Levy(1993), Landes(1994), Kurz(1996), Arrighi(1996), Adda(1996), Hobsbawm (1997), desde distintas perspectivas, consideraron que las crisis del capitalismo son cíclicas, sistémicas, originadas por el propio proceso de acumulación, que es capaz de generar periodos de expansión y de retracción económica, sea en ámbito internacional, regional o local. El sistema podrá presentar crisis en determinados sectores y expansiones en otros, estableciendo una relación dialéctica, es decir, el crecimiento del sistema puede convivir con la contracción del sector agrícola y la expansión de los servicios, sin amenazar el funcionamiento del sistema en términos generales. Por tanto, la estabilidad y la inestabilidad forman parte de un único proceso cuyo fin consiste en mantener la acumulación capitalista.
En este sentido J. Shumpeter (1928) consideró que
... los cambios del modo de funcionamiento del sistema presupone que hay un orden del cual contribuye con la mutación del sistema, (...) y la estabilidad del sistema capitalista es la misma que genera la inestabilidad del orden capitalista.”2
Pero, si por un lado, hay inestabilidad con relación al funcionamiento del sistema; por otro, hay posibilidades de ajustes estructurales, de transformaciones institucionales. Esta aportación teórica, incorporada por los regulacionistas es importante porque nos permite concluir que no hay independencia entre estos dos fenómenos- la inestabilidad y la estabilidad, y sí una relación dialéctica entre ambos.
Se añade además a este análisis que el estilo de vida, los cambios culturales y las motivaciones de los empresarios son capaces de generar cierta estabilidad económica. La mentalidad y el estilo de vida generados por las transformaciones estructurales e institucionales son propagadores de contradicciones y generan incompatibilidades entre el régimen y la organización social y también en el propio orden de acumulación capitalista. Es la misma estabilidad del sistema capitalista la que induciría a la inestabilidad: destruir y reconstruir el sistema y el orden capitalista estaría en su propia esencia.
En este contexto, los analistas se debaten entre si caminamos o no hacia a la una sociedad postmoderna desencadenada por una ola globalizante que emergió a partir de los años setenta. Para dilucidar este extremo quizás sea necesario realizar una reflexión acerca del fordismo y de su proceso de fragmentación.

      1. 1.2- La Crisis del Fordismo y la Ruptura del capitalismo Industrial.

La evolución y las crisis presentadas por el sistema de cierto modo permitió que el fordismo se consolidase en las economías a través de un elevado grado de industrialización a partir de 1950, hasta los años setenta. Sin embargo, las crisis desencadenadas en los países desarrollados a partir de mediados de los 70, pusieran en cuestión el mismo régimen de acumulación en curso.


En esto sentido, verificase que algunas economías y las empresas multinacionales o transnacionales actuaban en un escenario donde los desequilibrios generados por este mismo proceso exigieron nuevas regulaciones y estrategias a escala mundial, pues el sistema normativo, su regulación y las bases anteriores eran incapaces de cumplir con la función de regular el sistema. Además, el Shock petrolero y las variaciones de los precios de ciertas materias primas desencadenaron un proceso inflacionario que pasó a generar cierto estancamiento y desempleo en las economías implicadas en este cambio en el orden global de acumulación. Por otra parte, el proceso de trabajo taylorista dentro de la empresa y el fordismo de modo general presentaban indicios de agotamiento de sus posibilidades de aumentar o de mantener la productividad y de continuar generando el mismo excedente económico creciente con relación a los periodos anteriores.
Lipietz (1989) ha señalado que el paradigma fordista se conformó en medio de la decadencia del taylorismo, cuyos principios básicos son conocidos por:

...una estandarización rigurosa de los gastos operatorios y una separación entre la oficina de diseño y el taller, entre la concepción y la ejecución manual(... El fordismo propiamente se distingue del taylorismo en el hecho de que las normas mencionadas están incorporadas en el dispositivo automático de las máquinas.”(Lipietz et Allí. 1989:22,23)


Para los investigadores que creen en este postulado defendido por Lipietz(1989), estos cambios producidos por el fordismo se intensificaron en el siglo XX. Pero este periodo de gran crecimiento culminó en un declive donde el sistema mostró indicios de crisis, trayendo consigo la decadencia del fordismo a finales del siglo XX y principios del XXI. Este autor explicó que esta crisis estaba latente en el paradigma industrial, pues ya se veía una reducción de la productividad y un crecimiento de la relación capital/ producto, lo que condujo a una reducción de la rentabilidad en los años setenta y se mantuvo en los ochenta hasta los noventa.
En este periodo tuvieron lugar dos procesos que hay que mencionar. El primero se refiere a una mayor internacionalización y transnacionalización de las empresas y el segundo a la implantación de manera generalizada de políticas de austeridad por parte de los gobiernos. Estas medidas condujeron a una crisis del empleo y a la reducción del Estado de Bienestar, del Estado Providencia. En función de esto, Lipietz(1989) afirmó categóricamente que esta crisis fue generada por el lado de la demanda. 3
En relación con lo anterior, Mora Jiménez4 (1996) observó que las crisis económicas internacionales5 que se generaron a partir de mediados del siglo XX provocaron la perdida de importancia del “management tradicional” y lo que llevó a gran cantidad de académicos y empresarios a buscar soluciones capaces de contener la crisis a través del desarrollo tecnológico como ya sucedió en otras fases de crisis del capitalismo en periodos anteriores. Estas innovaciones incorporadas a los procesos productivos y a la circulación de los bienes y del capital dieron un nuevo impulso al sistema. Este proceso de búsqueda de solución para la crisis culminó en la elaboración de un nuevo concepto que fue denominado nuevo paradigma. En el cuadro I, presentamos una comparación entre el supuesto paradigma tradicional y el nuevo paradigma a partir de una perspectiva técnico y tecnológica desarrollada a lo largo del siglo XX.
Cuadro I. Transformaciones del Paradigma Tecnológico

TRADICIONAL

NUEVO PARADIGMA

Intensivo en energía

Intensivo en información y conocimiento

Grandes unidades de producción y trabajadores

Reducción del tamaño de la producción y número de trabajadores

Producto homogéneo de una unidad de producción

Diversidad de producción

Estandarización

Customised (dirigida al cliente)

Mix estable

Transferencias rápidas no mix de productos

Plantas y equipamientos especializados
          1. Sistema de producción flexible

Automático

Sistematización

Habilidades especializadas

Multi-habilidades, interdisciplinaridades

Fuente: Adaptación de FREEMAN & OLDMAN (1996) in Versiani y Allí
Es importante resaltar que el nuevo paradigma también se refiere a la estrategia de internacionalización de las empresas transnacionales que establecieron relaciones de competencia y procuraron transferir y diversificar sus actividades en las diferentes regiones de un país o en el sistema mundial. Por lo tanto, estos nuevos modelos de comercio y de producción establecidos por empresas transnacionales buscaron mantener las ventajas competitivas a través de la introducción de las nuevas tecnologías, de los cambios en el ámbito organizacional y de estrategias que les permitiesen ampliar el margen de beneficios, la localización pasó a tener también una gran importancia6.
Los cambios procesados en el ámbito organizacional se dieron a través de la introducción por parte de las empresas lideres de procedimientos e innovaciones tecnológicas y organizacionales, con la reducción del tamaño de las plantas empresariales, optando por los procesos de descentralización en la esfera de la producción y por la subcontratación de parte de la producción, incluso, de la propia mano de obra. Estas estrategias, integran lo que fue denominado como nuevo paradigma y fueron elaboradas a fin de dar respuesta a los cambios que se estaban operando en los mercados, surgidos a partir de los procesos de flexibilidad productiva intensificada por el uso de las tecnologías más avanzadas, donde la informática y la introducción de las TIC aceleraron los cambios del modo de producción.
Es importante considerar, además, que los mercados, a mediados y finales del siglo XX, tendieron a obedecer, en gran medida, a esta nueva lógica denominada nuevo paradigma dado que
... la palabra clave que expresa esta nueva forma de organización de las empresas y las transacciones económicas, de los distintos mercados es NETWORK y presenta características diferenciadas del paradigma tradicional relacionados con la movilidad de las alianzas, la flexibilidad al negociar, las configuraciones sutiles y la multiplicidad de modos de coordinación”. (Krugman. 1994: P. 22)11
Finalmente, hay que señalar que, los mercados globales y regionales y el nuevo orden de comercio internacional actual son resultado de los movimientos de capital y del sector financiero que, día a día, reproducen y crean nuevas formas de competencia, establecen nuevas reglas, regulan el comercio entre naciones y definen configuraciones sectoriales que son internacionalizadas por las empresas. Este rasgo también se denomina de nuevo paradigma.
La comparación que estamos haciendo entre el paradigma tradicional y el nuevo nos permite reflexionar sobre la configuración de NETWORK y la fragmentación del modelo de producción y de comercio considerado tradicional. Se observa que el mercado internacional buscó formas de perfeccionar los sistemas de información y de difusión del conocimiento más allá de la reducción del tiempo muerto en la esfera productiva.
Podemos constatar que el paradigma tradicional no evidencia en su fundamento teórico variaciones que expliquen los factores del lado de la demanda, de la economía de escala y del dominio del mercado. Sin embargo, el nuevo paradigma presenta las exigencias del nuevo orden económico internacional en la esfera global y local.

      1. 1.3- El Nuevo Paradigma y su influencia en la geografía del capitalismo

Las tendencias en el ámbito del comercio internacional indican que, a principios de los años sesenta, éste se concentraba en intercambios que estaban relacionados con bienes y servicios ofertados por las economías dirigentes, pues “... obtienen ventajas concentrándose en naciones que son más eficientes y usan parte de su producción para pagar importaciones de otros países no extranjeros”. (Krugman. 1994.P.690)


En los años 90, el comercio internacional adoptó un nuevo rumbo, principalmente en cuanto al mercado internacional de capitales y a la presencia de una red de centros financieros mundiales monitorizados por sofisticados sistemas de comunicación, posibilitando un mayor intercambio de activos (acciones, bonos de diferentes países, depósitos en diferentes monedas) entre naciones/ empresas.
En 1997 el capital financiero movilizaba diariamente cerca de US$ 1,5 trillones en una red conformada por los mercados de capitales. Una nueva etapa superior del proceso de internacionalización de la economía denominada globalización, se manifiesta no sólo en el ámbito de circulación de capitales, sino también en el avance tecnológico y en el crecimiento del volumen de intercambio entre países.
Los países en vías de desarrollo no han presentado el mismo rendimiento que los desarrollados y se enfrentan a dificultades de inserción en el comercio internacional, dado que,
... los mercados en países en vías de desarrollo son limitados y están sujetos a fuertes controles del gobierno local; los gobiernos poseen una parte significativa de las empresas de su economía, y el gasto público representa un porcentaje muy elevado del PNB; el gobierno financia gran parte de sus gastos imprimiendo dinero. Esta práctica tiene como consecuencia elevados índices de inflación, y a veces, no indica el nivel general de los precios de los salarios, de los contratos de empréstitos y de otros precios monetarios; (...) los préstamos y créditos privados internacionales están fuertemente restringidos, el gobierno solamente permite que los residentes compren divisas para ciertos propósitos. En algunos países se aplican diferentes tipos de cambio para diferentes tipos de transacción. Los recursos naturales de bienes agrícolas constituyen una parte importante de las exportaciones de muchos países en vías de desarrollo”. (Krugman.1994, P. 735)13
En fin, el nuevo orden mundial actual genera muchas trabas al desarrollo de las economías que están en condiciones de desigualdad, creando graves impedimentos para que estas economías puedan participar activamente del ciclo positivo en ámbito técnico y tecnológico, uno de los elementos claves para la inserción en el sistema mundo en condiciones de competitividad en el mercado global. Hasta el momento el nuevo paradigma no ha cambiado las relaciones producidas por el paradigma tradicional que generan graves desigualdades en las sociedades locales y regionales subdesarrolladas. Es más crea “islas, fragmentos, burbujas del nuevo paradigma” en sociedades periféricas, en un estado de subdesarrollo permanente.

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal