Un yoga de luz



Descargar 73,1 Kb.
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño73,1 Kb.



UN YOGA DE LUZ
Por Geoffrey Hodson
Introducción
En el corazón del Cosmos está el Uno. Ese Uno tiene Su santuario y templo en el corazón de todo ser humano. El primer descubrimiento espiritual en conciencia más importante del hombre es el de esta Presencia Divina dentro de sí, “el Inmortal Gobernante Interno establecido en los corazones de todos los seres”. (El Bhagavad Gitã) De allí, de la identidad con el Único Uno, se logra la plena absorción consciente “como el agua en el agua, el espacio en el espacio, la luz en la luz” (Ãtma-Bodha, Shankarâcharya) por siempre jamás en el eterno auto-existente Todo. Esta es la meta final del hombre. La meditación regular sabiamente dirigida puede apresurar su logro.
El primer objetivo de la meditación es descubrir la propia Individualidad Espiritual de uno como distinta de los vehículos personales, físico, emocional y mental, y la conciencia activa dentro de ellos. Devotos de un cierto temperamento (es posible que otros no encuentren ayuda en este método), comienzan, por consiguiente, con un ejercicio de disociación, buscando realizar la diferencia entre el Ego Inmortal y sus vehículos personales mortales, y conocer el Ser Espiritual. Conocer al conocedor puede parecer imposible para la mente analítica. Sin embargo, la aparente paradoja se resuelve al nivel de la inteligencia sintetizadora e intuitiva en el hombre, su mente profética, para quien, durante la meditación, el centro de conciencia se pone de relieve deliberadamente.
El segundo objetivo es realizar que el Ser Espiritual del hombre es por siempre una parte integral del Ser Espiritual del Universo. El hombre es uno con Dios, y a través de Él, con todo lo que vive. El Espíritu del hombre y el Espíritu de Dios son un solo Espíritu, y conocer esta verdad de verdades transforma la vida.
El descubrimiento anterior y el de la naturaleza divina dentro de uno y su unidad con la naturaleza divina en todo, son experiencias en la conciencia, y el uso positivo de la imaginación creativa en la meditación le puede ayudar a uno a lograr esas experiencias. La práctica de la disociación es seguida, por consiguiente, de afirmaciones de la unidad del hombre con Dios. Estas afirmaciones pueden llevar al devoto a una contemplación silenciosa y una experiencia profunda de unidad con la Deidad trascendente y que todo lo penetra, el inefable, el desinteresado, el Único Uno.
El logro espiritual de un hombre hace más fácil y cercano el mismo logro para todos los hombres. La realización de este hecho hace parte del motivo en yoga. Sin embargo, el aspirante a yogui es también impelido con insistencia desde adentro; para él o ella “no hay ningún otro Sendero que seguir.” (Shvetãshvatara Upanishad, VI, l5).
Se presenta este folleto como una guía preliminar, (eventualmente cada uno encuentra su propio camino), para los que buscan un método seguro y bien comprobado.
UN MÉTODO DE MEDITACIÓN

PERSONAL Y EN GRUPO
(La meditación en grupo debe ser dirigida como sigue por una persona asignada, un coordinador, haciendo pausas apropiadas)
PREPARACIÓN:

  • Cuerpo relajado.

  • Emociones armonizadas.

  • Mente alerta y cargada de voluntad.

  • Centro de conciencia establecido en el Ser Superior, el Alma Espiritual, el Ego Inmortal.


DISOCIACIÓN

Afirmar y realizar mentalmente:



  • No soy el Cuerpo Físico.

  • Yo soy el Ser Espiritual.

  • No soy las Emociones.

  • Yo soy el Ser Espiritual.




  • No soy la Mente.

  • Yo soy el Ser Espiritual.


MEDITACIÓN

  • Yo soy el Ser Divino. (Piense en la Mónada)

  • Inmortal.

  • Eterno.

  • Radiante de Luz Espiritual.

  • Yo soy el Ser de Luz, ese Ser soy yo.

  • El Ser en mi, el Ãtma,1 es uno con el Ser en Todo, el Paramãtma.2

  • Yo soy el Ser en Todo; ese Ser soy yo.

  • El Ãtma y el Paramãtma son uno.

  • Yo soy ESO. ESO soy yo.


CIERRE

Lleve el centro de la conciencia:



  • A la mente formal, iluminada y responsiva a la intuición.

  • A las emociones, irradiadas de Luz Espiritual.

  • Al cuerpo, enriquecido de poder por la Voluntad Espiritual, vitalizado internamente, y recogido en el Ser a través del día, recordando la Divina Presencia en el corazón, el Inmortal Gobernador Interno, que mora en los corazones de todos los seres.

  • Relaje la mente y permita que el efecto elevador de la meditación se extienda a todas las otras actividades del día.

*****
(Puede seguirse el mismo procedimiento en privado, en la meditación auto-dirigida).


*****
COMENTARIO ACERCA DE LA MEDITACIÓN
Se buscan dos objetivos en la meditación:

I. Conciencia Egóica.

II. Realización de la unidad con el Señor Supremo y con la Vida del Universo.
Este logro está regido por ciertas leyes fijas que deben ser obedecidas para obtener un pleno éxito.
1. Las leyes físicas son:
a) Privacidad y liberación de intrusiones.
b) Relajación completa del cuerpo, sin lo cual la conciencia no se puede liberar totalmente del enredo del cerebro y del cuerpo. Así es que, deliberadamente, como una práctica constante y como un arte, cada nervio y cada músculo debe estar completamente relajado y el cuerpo debe estar a gusto y tranquilo.
La relajación es a la meditación como el engranaje de los dos primeros ganchos de la cremallera para su cierre. Si los dos primeros ganchos engranan, cerrará, y si no nunca se podrán cerrar. En la misma forma, la relajación física es esencial para el vuelo del Alma.
c) La respiración debe ser más lenta, como una tercera parte o la mitad del ritmo normal. Esto generalmente se vuelve automático en la medida que la meditación prosigue.
d) La postura durante la meditación debe permitir que fluyan del sacro, por la columna vertebral al cerebro, cantidades adicionales de kundalini3 y prãna4. Por consiguiente la columna debe mantenerse recta y, excepto en las posturas de yoga orientales, no deben cruzarse ni los brazos ni las piernas. La postura egipcia es muy apropiada para los occidentales. El dolor de cabeza es una advertencia de error en la técnica que debe corregirse antes de continuar.
2. La naturaleza astral necesita ser armoniosa y calmada. Las emociones de fricción, tensión y discordia, también pueden detener el vuelo del Alma e inhibir la libertad de conciencia.
3. La mente debe estar alerta y la voluntad positiva, o si no un tipo de imaginación soñadora puede confundirse con una experiencia espiritual, cuando en verdad es la antítesis.
*****

Es por este medio que la triple naturaleza personal se lleva a una condición en la cual se reduce al mínimo su aprisionamiento de conciencia. Sin embargo esto no es suficiente, y la conciencia debe liberarse deliberadamente. A la práctica de disociarse de los cuerpos, sigue entonces la preparación de estos. Esto se dirige como sigue:


El centro de la Conciencia se establece en el Ser Superior, el Alma Espiritual, el Ego inmortal.
Mentalmente afirme y realice:


  • No soy el cuerpo físico.

Yo soy el Ser Espiritual.

  • No soy las emociones.

Yo soy el Ser Espiritual.

  • No soy la mente.

Yo soy el Ser Espiritual.
Al llegar a este punto, por medio de la imaginación creativa, el centro de observación, la conciencia, la Yoidad, se retira del cerebro físico y se centra en el Ego.5 De la misma manera la conciencia también se retira de los cuerpos emocional y mental y se centra en el Cuerpo Causal.6
Con la práctica este procedimiento puede llegar a ser innecesario.
La práctica regular con plena intención y determinación, permitiendo que la imaginación positiva tenga libertad total, transferirá el total de la concentración de la conciencia y de la existencia del hombre mortal al inmortal, al Ego en el Cuerpo Causal.
Entonces sigue un intento de ascender hacia la Mónada, con la aspiración de alcanzar la conciencia Ãtmica.
EL COORDINADOR CONTINÚA:

  • Yo soy el Ser Divino, (Manas)

Inmortal, (Buddhi)7

Eterno. (Ãtma)


Aquí el objetivo es la realización del Ser como Voluntad Espiritual pura (Ãtma).


  • Radiante de Luz Espiritual.

Es de gran ayuda pensar en sí mismo como un centro de luz pura y blanca, que se difunde a través del universo. Al identificarse plenamente con esa luz, el devoto afirma:




  • Yo soy ese Ser de Luz Ese Ser soy yo.

La práctica constante de este método, a la larga lo capacita a uno para lograr esta transferencia de conciencia de los niveles físico, emocional y mental a los niveles mental superior e intuicional y a estados puramente espirituales de conciencia.


Entonces el Ser se reconoce como un centro radiante de luz universal y espiritual, que se concentra en un punto de ardiente intensidad, como la luz del sol se puede enfocar con un lente en un punto de luz brillante.
Entonces sigue el movimiento de la conciencia hacia el segundo objetivo en la meditación. Este culmina en la realización de la unidad del Ser Espiritual como Luz con la Luz Única, con el Espíritu Supremo del Universo que todo lo penetra.
La concentración y la meditación sobre el Ser Ãtmico se funde en la absorta contemplación de unión con el Paramãtma, el Ser Ãtmico de Todo, Trascendente e Inmanente.
EL COORDINADOR ENTONCES CONTINÚA:


  • El Ser en mi, el Ãtma, es uno con el Ser en todo, el Paramãtma.

Aquí, de acuerdo con el temperamento, la conciencia se dirige hacia la realización de la identidad del Ãtma, el Ser Espiritual en el hombre, con el Paramãtma, el Ser Espiritual en toda la Naturaleza. Uno debe visualizar el corazón espiritual del Sol y sentirse uno con él.


Las palabras “El Ãtma y el Paramãtma son Uno”, constituyen una frase mántrica8. Es una sentencia de poder que define el logro máximo de la conciencia humana que es plena realización de unidad e identidad con el Ser Uno en todo.
En consecuencia, la afirmación final es:


  • Yo soy Aquello. Aquello soy yo.

El sentido de personalidad separada, tarde o temprano desaparece. El libre pensamiento prolongado de realización de la identidad con Dios, finalmente es lo único que queda.


Después de las etapas preliminares de yoga la mente formal se aquieta y entonces se mantiene “en esa fijeza de mente que ninguna brisa podrá llevar un pensamiento mundano dentro de ella”. El pensamiento cesa. La quietud invade toda la naturaleza, que se llena de paz, aunque una expansión inmensa y un poder dinámico se experimentan en los niveles más elevados y espirituales de la conciencia humana.
Tanto tiempo como pueda disponerse debiera emplearse en una contemplación no mental de la unidad con Dios, y, a través de Él o Aquello, en el Ser Espiritual en todo lo que vive.


EL REGRESO A LA CONCIENCIA FÍSICA
Cuando finalmente tiene que cesar la meditación, es importante regresar a la conciencia cerebral por el mismo camino seguido en el viaje hacia el interior. Una razón para esto es que los canales entre el ser inferior y el Ser Superior se están abriendo por un esfuerzo concentrado, y deben usarse tanto en el ascenso como en el regreso de la conciencia, ensanchándose y manteniéndose abiertos por este medio.
Otra razón para regresar a través de los cuerpos mental y emocional es que es eminentemente deseable traer todos los frutos de la experiencia espiritual a los vehículos personales, iluminándolos y purificándolos y acelerando su evolución de esta manera. Este es un tercer objetivo en la meditación, el de acelerar la evolución de los cuerpos mental, emocional y físico por un poderoso “descenso”9 de fuerza y experiencia espiritual.

EL CENTRO DE CONCIENCIA
Es importante descubrir el centro de conciencia de uno y el nivel en que está operando, como también poder situarlo a voluntad en cualquiera de los vehículos. Si un trabajo requiere que se opere a nivel mental, uno debe ser capaz de funcionar allí. Si se requiere la presencia en el plano astral, entonces uno debe poder enfocarse allí. Generalmente esto último lo hacemos inconscientemente. Los intereses intelectuales ubican el centro de conciencia en la mente y en el cerebro. Las actividades culturales, artísticas y las que buscan placer, lo enfocan automáticamente en las emociones y en el corazón.
Para lograr buen éxito en la meditación se requiere un buen control de este movimiento del centro de vida y conciencia de uno. El proceso, entonces, se practica deliberadamente y forma parte de este método de meditación. Al terminar la práctica de yoga la conciencia se centraliza fuertemente en el cuerpo mental, dentro del cual la luz de los mundos superiores se atrae intensamente, y la mente se abre a la intuición. Esto es posible porque los pensamientos son cosas. Aceleramos poderosamente la evolución de nuestros vehículos personales llenándolos e interpenetrándolos de Poder Espiritual de aquellos niveles a los que hemos tratado de ascender.

EL COORDINADOR ENTONCES DICE:


  • Trae el centro de conciencia a la mente formal, iluminada, y responsiva a la intuición.

Después de una pausa apropiada, la instrucción es como sigue:




  • A las emociones, irradiadas de Luz Espiritual.

Por un esfuerzo fuerte de voluntad un rayo de fuego ãtmico blanco y puro se trae de lo alto para traspasar el cuerpo astral como si fuera con una lanza. Tal espiritualización del cuerpo astral hace que la materia más tosca y los estados emocionales indeseables sean desplazados por fuerzas espirituales más poderosas. Esto es parte del significado de esculturas tales como San Jorge matando al dragón con su lanza, y Shri Krishna venciendo a Kãliya, la serpiente negra, y bailando entonces sobre su cabeza, y también de todas las otras victorias de Salvadores y héroes sobre reptiles que se refieren en otros libros sagrados del mundo. Estas historias representan en parte fases del yoga dramatizadas y descritas gráficamente.


Entonces, finalmente, la conciencia se enfoca en el cuerpo físico. Esto debe hacerse muy pausadamente, situando el centro de conciencia en medio de la cabeza, donde reside normalmente. Entonces los poderes del triple Ser descienden al cuerpo. El coordinador dice:


  • Al cuerpo, por el poder de la Voluntad Espiritual.

El fuego del Ãtma se establece de esta manera en el cuerpo como una irresistible Fuerza de Voluntad, disponible a la conciencia despierta.




  • Vitalizado interiormente.

Al decir estas palabras se visualiza la Vida Buddhica, la Vida Una, el Prãna espiritual, como inundando y llenando completamente el cuerpo físico, el cual puede pensarse entonces como cargado con su vida y luz doradas, rebosante de vida, a menudo con mucho beneficio para la salud.


La Mente Superior ejerce entonces control sobre la mente inferior, sobre las emociones y sobre el cuerpo. Estos deben ser:


  • Auto-aquietados a través del día,

lo cual significa que estén calmados, equilibrados, atentos, enraizados en lo Eterno. Para lograr esto, las palabras y pensamientos finales son:




  • Recordando la Presencia Divina en el corazón, el inmortal Gobernador Interno, que mora en los corazones de todos los seres.

Esta Presencia es la Mónada-Ego, el Ser Espiritual, presente en el corazón, no sólo en uno mismo sino en todos los seres. Esta práctica de auto-aquietamiento, por sí misma, tranquiliza y da paz; mantiene la conciencia centrada en la realidad interior, y nunca totalmente absorta en el transitorio mundo externo.


Uno no debiera romper o salir de la meditación súbitamente, pues podría producirse un choque en el sistema nervioso y dejarse de lado y perderse parcialmente la experiencia interna. Esto siempre debe evitarse, y uno debe retirarse gradualmente del estado meditativo antes de emprender los deberes del día. En su ejecución, la vida diaria debe conformarse tan estrechamente como sea posible a los ideales espirituales aceptados.




Un Yoga de Luz


Una guía para la Meditación

GEOFFREY HODSON

Sociedad Teosófica Colombiana

Carrera 6 No.56-40, Bogotá, Colombia

Teléfono 310 45 19 - Fax 235 66 35



1Ãtma, Sánscrito, La Esencia Espiritual del hombre.

2Paramãtma, Sánscrito, La Esencia Espiritual del universo.

3 Kundalini, Sánscrito, la eléctrica y creativa Fuerza Vital que reside en el Sacro.

4 Prãna, Sánscrito, el Aliento Vital del universo.

5Ego. La individualidad espiritual en evolución.

6Cuerpo Causal. El vehículo de la conciencia a nivel del pensamiento abstracto.

7Buddhi, Sánscrito, La Vida Espiritual del universo y del hombre. Sabiduría intuitiva.

8Mantra, Sánscrito, palabra o frase de poder.

9Sólo en forma diagramática; realmente surge de adentro hacia afuera.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal