Un estudio sobre la recepción de los personajes femeninos de Las Tres Mellizas1



Descargar 0,76 Mb.
Página1/3
Fecha de conversión04.10.2017
Tamaño0,76 Mb.
  1   2   3



Un estudio sobre la recepción de los personajes femeninos de Las Tres Mellizas1
Alba Ambròs (aambros@ub.edu)

Universitat de Barcelona y grupo FRAC de la UB



Resumen
El arte de contar historias continúa cautivando a los más pequeños y a los adultos a causa de su viaje mágico hacia el mundo de la imaginación y los sueños. Esta investigación analiza la recepción e impacto del modelo femenino de Las Tres Mellizas en una muestra de ciento setena niños y niñas de tercero de primaria. La finalidad es contrastar los resultados teóricos hallados en una investigación anterior (Prats y Ambròs, 2008) con un estudio de campo. Las conclusiones halladas revelan que la recepción de los roles del modelo femenino en Las Tres Mellizas varía en función del sexo de los encuestados, concretamente los niños no lo reciben igual que las niñas. Las relaciones intertextuales que los niños y niñas establecen con cada una de las tres protagonistas se realizan en el campo mediático y no en el literario. Asimismo, hay una correlación directa entre el sexo del informante y el sexo de los personajes elegidos.
Palabras clave: literatura infantil, recepción mediática, dibujos animados, representación del modelo femenino e intertextualidad

Abstract
The art of storytelling continues captivating children and adults because of its magic travelling into the world of imagination and dreams. This research focuses on the reception of three illustrated child female characters who become media characters, called The Triples, and their gender impact upon a hundred and seventy eight-year-old children through the feminine models they embody. This study follows previous research Prats & Ambròs (2008). Final conclusions state the rolls and gender The Triplets exhibit are not equally received by the hundred and seventy children. Besides, intertextualities of each sister with other male and female characters in the literary and media world confirm relations are established mostly in the media field and not in the literary one. Also, direct correlations are established between the sex of the informant and the sex of chosen character.
Key words: juvenile literature, media reception, television cartoons, representation of the feminine models, intertextuality,

Résumé

L’art de raconter des histoires continue ravissant aux plus petits et aux adultes grâce au voyage magique qu’il propose vers le monde de l’imagination et des rêves. Cette recherche analyse la réception et l’impact du modèle féminin de « Les Trois Petites Soeurs » dans un échantillon de cent soixante-dix enfants du troisième cours de l’école primaire. Son but est de constater les résultats théoriques trouvés dans une recherche antérieure (Prats et Ambròs, 2008). Les conclusions découvertes indiquent que la réception des rôles du modèle féminin dans « Les Trois Petites Soeurs» diverge en fonction du sexe des interrogés : les garçons ne le reçoivent de la même façon que les filles. Les relations intertextuelles que les garçons et les filles établissent avec chacune des trois protagonistes se réalisent d’après le champ médiatique et non pas du littéraire. De la même façon, il y a une corrélation directe entre le sexe du sondé et le sexe du personnage choisi.

Paroles clé : littérature de jeunesse, réception médiatique, dessins animés, représentation du modèle féminin et intertextualité.

Introducción

El arte de contar historias continúa cautivando a los más pequeños y a los adultos a causa de su viaje mágico hacia el mundo de la imaginación y los sueños. Princesas, príncipes, brujas, hadas madrinas, reinas, burros y una lista interminable de personajes tradicionales de cuentos clásicos han formado, y siguen formando, el mundo literario y fantástico de los niños y niñas de ayer y de hoy. A través de la Literatura infantil y juvenil (LIJ) los más pequeños y los más adolescentes aprenden símbolos, hábitos, roles y modelos que integran en su modelo educativo y social según el significado que cada lector le atribuya en relación con su personalidad y su experiencia social y lectora (Colomer 1999). No podemos olvidar que, durante mucho tiempo, esta literatura ha sido el reflejo de un modelo concreto de sociedad que está cambiando. Sin embargo, muchos estereotipos y roles discriminatorios todavía se manifiestan en ciertos contextos literarios y mediáticos. En consecuencia, desarrollar el análisis crítico es fundamental para comprender los mensajes que recibimos.


Actualmente, el arte de contar historias no queda restringido únicamente a la tradición oral de narrar cuentos o a la lectura individual o colectiva de los mismos, sino que ha aparecido un “personaje” nuevo que ha asumido el papel de narrador de cuentos: las pantallas, que en voz de Buckingham (2003) son el catedrático durante las veinticuatro horas del día. Justamente en este contexto, pantallas televisivas de dibujos animados, es en el que estudiaremos la recepción de Las Tres Mellizas -tres personajes femeninos infantiles- por parte de una muestra de ochenta y cinco niños y niñas catalanes de ocho años de edad mayoritariamente. El motivo por el que las hemos escogido es doble: por su universalidad en los temas tratados, cuentos clásicos y tradicionales de diferentes culturas; y por su popularidad, la serie puede verse en 158 países y Las Tres Mellizas hablan treinta y cinco lenguas distintas (2).
En el primer apartado de la comunicación, titulado “Fundamentos literarios y mediáticos de la investigación”, contextualizaremos y explicaremos el origen del presente estudio, que es la continuación de otro iniciado hace algunos meses en el grupo de investigación FRAC (Formación receptora: un análisis de los componentes del intertexto lector) de la Universidad de Barcelona. A continuación, presentaremos a Las Tres Mellizas, protagonistas principales de la investigación realizada, y hablaremos de su obra. En el tercer apartado abordaremos de pleno el estudio realizado a ciento setenta niños y niñas a través de un cuestionario sobre sus gustos literarios y audiovisuales para finalizar con las conclusiones generales de la investigación y apuntar nuevas líneas de investigación. Después de las referencias documentales hemos añadido un apéndice para incluir el cuestionario diseñado para la investigación con un resumen del vaciado de los datos más relevantes de cada pregunta.

1. Fundamentos literarios y mediáticos de la investigación
Iniciar la redacción de las bases teóricas de una investigación con un título tan presuntuoso y extenso como el que hemos escogido en esta ocasión podría parecer un acto de soberbia por parte de la investigadora. Sin embargo, estando lejos de dicha presuntuosidad, debemos aclarar que el motivo por el que hemos escogido el título se debe a la complejidad teórica que envuelve el tema que hemos investigado: la recepción de tres personajes literarios, que se convierten en mediáticos, para centrarnos en el impacto de género que tienen en niños y niñas de ocho años sobre los modelos femeninos que presentan. Queda claro, pues, que literatura infantil y recepción mediática sustentan las bases teóricas del estudio que presentamos y son el origen del título que hemos propuesto para este apartado.
La razón por la que hemos escogido llevar a cabo esta investigación es para continuar un estudio previo iniciado con una profesora del Departamento de Lengua y Literatura de la Universidad de Barcelona (3) y del grupo de investigación en el que colaboramos, FRAC, sobre la representación de modelos femeninos de Las Tres Mellizas. Después de consultar bibliografía concreta sobre el tratamiento de género en la Literatura Infantil y Juvenil española del último tercio del siglo XX, decidimos investigar si Las Tres Mellizas seguían en la línea de transformación de roles femeninos iniciada hacia los años setena y ochenta en nuestro país o, por el contrario, permanecían estancadas en la desigualdad sexista que domina en buena parte de la literatura tradicional y fantástica universal. Las fuentes bibliográficas consultadas sobre el tema —Turín (1994), Cromer & Turín (1998), Molina (1996) y Colomer (1999)—coincidían en que había muchas diferencias, tanto a nivel visual como textual, de la valoración positiva de los roles y capacidades masculinas frente la ignorancia y menosprecio de los roles femeninos, muy concentrados y reducidos al contexto familiar y doméstico.
Las conclusiones del estudio nos llevaron a demostrar que Las Tres Mellizas marcan un cambio de rol y de género respecto el modelo de niña que se inicia en el soporte libro y que se consolida definitivamente en el soporte audiovisual. Para poder llegar a esta conclusión diseñamos una tabla cuyo punto de partida fue la delimitación de diferentes núcleos temáticos de análisis seleccionados de las lecturas consultadas y la serie televisiva. Sintetizamos la información leída del corpus teórico en cinco núcleos temáticos —-escenarios, ropa y complementos, roles, cualidades y actitudes y acciones—- que nos parecieron los más representativos de los cuentos y los álbumes infantiles. Dentro de cada núcleo concretamos entre cinco y siete aspectos que analizamos en seis colecciones de Las Tres Mellizas, que iban desde el primer cuento en las que nacen los tres personajes (1983) hasta los cómics que se escribieron a partir del guión audiovisual (1995). Para una mejor comprensión hemos elaborado un breve resumen visual (véase figura 2 del apartado segundo) que contiene el cuento a partir del que se crea la serie de dibujos animados, y luego muestra los libros que se escriben a partir del guión audiovisual de la serie.
Analizando y comparando punto por punto los aspectos de cada núcleo conceptual nos dimos cuenta de que las diferencias más llamativas aparecían en los núcleos de los roles, las cualidades y actitudes y las acciones que realizaban las niñas. Por ese motivo concluimos el estudio previo diciendo que Las Tres Mellizas aportan un nuevo modelo femenino en la literatura infantil que se consolida a partir de la creación de la serie televisiva. Los dibujos animados convierten a Las Tres Mellizas en personajes mediáticos, según Fedorov (2008), por el simple hecho de aparecer de forma reiterada en textos mediáticos.
A pesar de las coincidencias entre la colección de 1985 y los dibujos animados, los cambios más sorprendentes entre las ilustraciones y texto del libro y la serie de dibujos animados son, sucintamente, los que pertenecen al aspecto físico y madurativo, la ropa y los complementos. La imagen de Las Tres Mellizas animadas se corresponde a unas niñas entre cinco y seis años de edad, mientras que su mentalidad e inteligencia equivaldría a unas niñas de siete u ocho años. Hemos observado un proceso de infantilización de las niñas de los cuentos a las niñas mediáticas. La ropa y los complementos también varían, de modo que en televisión siempre aparecerán vestidas con un peto azul y una camiseta a conjunto del color del lacito que las identifica, indumentaria que se repite posteriormente. Desde un punto de vista más literario, también nos hemos dado cuenta de que la reescritura de algunos cuentos se modifica en el cambio de soporte, afirmación que se ampliará y ejemplificará en el segundo apartado. Llegados a este punto, decidimos contrastar las conclusiones obtenidas con un estudio de campo en el que los niños y niñas fueran los protagonistas. Con esta finalidad diseñamos y desarrollamos la presente investigación.
Tanto desde un punto de vista literario como mediático, podríamos afirmar que la transmisión cultural de roles, modelos, conductas e ideas es inherente al acto comunicativo en sí mismo, independientemente del soporte empleado. Sin embargo, con la aparición de los medios de comunicación, nace una preocupación por los efectos provocados por los medios. Influencias y efectos que han suscitado numerosos y valiosos estudios que, sustentados en la visión apocalíptica e integradora de Eco (1965), han continuado la discusión. Sirvan de ejemplo las posturas de Postman (1983) y Tapscott (1998). Mc Quail (2000:426) expone que los efectos pueden ser de tres tipos: cognitivos, afectivos y conductuales y en función de ello diseña un cuadro en el que considera todos los posibles efectos de los medios a partir de la combinación de dos variables: la intencionalidad y el tiempo de respuesta del emisor.
Wolf (1992-1994), desde un punto de vista educativo, añade que el impacto de los medios depende de factores más centrados en las condiciones de recepción del alumno, las mediaciones con otros agentes educativos, la predisposición y el desarrollo cognitivo del niño o niña, opinión que compartimos plenamente. La obra de Strasburguer & Wilson (2002) realiza un excelente repaso sobre los diferentes efectos de los medios en los niños y niñas y los adolescentes. A lo largo de ocho capítulos exponen estudios monográficos de los efectos de la violencia, la droga, el sexo y la publicidad en diferentes medios y edades. Insisten mucho en la idea difundida de que los mensajes mediáticos son interpretados de forma diferente según la edad de la audiencia y explican los cinco procesos mentales que se activan en los más pequeños (seleccionar la información que se debe procesar; secuenciar la mayor parte de las acciones en alguna historia; realizar inferencias a partir de las pistas aparecidas en el mensaje; dar sentido a las indicaciones implícitas y explícitas del mensaje; y evaluar el mensaje recibido a partir de un “me gusta” o no “me gusta” lo que he visto).
Como conclusión a este sintético e incompleto repaso de las teorías de los efectos de comunicación (4), lo que sí queda claro es que los medios ejercen un impacto sobre la audiencia y que los significados e interpretaciones de la sociedad se construyen en el plano social. En consecuencia, cuanto más contacto tengamos con los medios, más representaciones mediadas recibimos del complejo mundo físico y social en el que vivimos. Según las investigaciones más recientes en el campo de los efectos de los medios que citan Rubin y Haridakis (2001), esta investigación aporta un poco de luz sobre los retratos y estereotipos de las mujeres en los medios, en este caso mediante la animación de Las Tres Mellizas, además de la recepción o impacto en niños y niñas de ocho años.
En el título de la comunicación aparece el término “recepción” con el que designamos

la capacidad de saber leer tanto imágenes y textos como una “gestalt” siendo conscientes de que en voz de Duran (2007) […] “Todo texto y toda imagen, todo libro y especialmente un libro álbum, se convierte en una representación para el lector”. ¿Cuál es la representación de Las Tres Mellizas que tienen los niños y niñas que han participado en la investigación? En el apartado tercero, después de ahondar un poco más en Las Tres Mellizas, responderemos a esta pregunta.



2. Las Tres Mellizas: unas gemelas de película
Las Tres Mellizas son unas hermanas gemelas, Ana, Teresa y Elena, que desde que Roser Capdevila las creó en 1983 en Barcelona se han convertido en personajes mediáticos infantiles en Cataluña y fuera de ella. Inspirada en sus tres hijas gemelas, la autora ilustró sus aventuras e historias en diferentes series y colecciones que han ido aumentando paulatinamente a lo largo de los años. Dos años después de su creación, Las Tres Mellizas tienen una nueva compañera que las ayudará a entrar dentro del mundo de la ficción: la Bruja Aburrida, a partir de la que se reescribirán cuentos clásicos en diferentes colecciones e idiomas. En este mundo fantástico, Las Tres Mellizas contribuirán de forma muy activa a la reescritura de dichos cuentos.






Fig.1: Las Tres Mellizas y la Bruja Aburrida

Las colecciones de cuentos de Las Tres Mellizas han aumentado paulatinamente en diferentes series, lenguajes y múltiples formatos. Desde 1983, las hermanas gemelas nos narran cuentos clásicos, fantásticos, biografías de autores, obras de autores, etc., una prolífera producción que desde 1994 se combina con la serie de dibujos animados que lleva el mismo nombre. En dicho año, una productora catalana, Cromosoma, inició una coproducción con Televisió de Catalunya para emitir la serie de dibujos animados de Las Tres Mellizas. Como ya se ha comentado anteriormente, la serie llega a 158 países y se ha traducido a treinta y cinco lenguas. En diez años, un equipo profesional de doscientas personas que trabajan en Cromosma ha producido 104 capítulos, motivo por el que es una de las series más largas de Europa. En la página web de Las Tres Mellizas citada en la bibliografía pueden consultarse todos los títulos y una breve sinopsis de cada uno.


La estructura narrativa que se repite tanto en los cuentos a partir de 1988 como en la serie es la siguiente: Las Tres Mellizas aparecen en un contexto real conocido: la escuela, su casa, la calle, casa de su abuela, etc. en el que las niñas cometen alguna travesura. Acto seguido aparece la Bruja Aburrida para “castigarlas” dentro de algún cuento relacionado con algo de lo que ha sucedido anteriormente, por ejemplo, en el de Blancanieves las niñas están ensayando una obra de teatro sobre el cuento en el colegio. Una de las hermanas no acaba de interpretar bien el papel de Blancanieves y la señorita le dice que piense cómo se sentiría una princesa antes de morir. Después de un pequeño alboroto, la Bruja Aburrida, que siempre las espía, las castiga al cuento de la Blancanieves para que nunca puedan volver y aprendan la lección. Las niñas son enviadas al cuento por arte de magia. Normalmente, siempre aterrizan en el clímax del nudo para resolverlo; llegar felizmente al desenlace de la historia, que no excede los veinticinco minutos, y burlarse de la Bruja Aburrida.
Las Tres Mellizas siempre respetan la estructura conocida de las historias, pero realizan variaciones argumentales, nuevas reescrituras de las historias a partir de recursos propuestos por Rodari (1984) que terminan por actualizar y modernizar el cuento. Su actuación siempre es la de protagonistas y coprotagonistas indispensables para resolver el conflicto creado. Retomando el ejemplo de Blancanieves, observamos que las niñas se encuentran con los tres hijos mellizos de Blancanieves que las llevan ante su madre para que pueda contestarles la pregunta que les había hecho la señorita. Una vez resuelto el enigma o el problema, la Bruja Aburrida devuelve las niñas al mismo escenario del que habían salido, y al cabo de breves instantes se termina el cuento.
De hecho, compartimos la afirmación de Lluch (1999:6) cuando decía que los libros de la primera colección de Las Tres Mellizas (1983) siguen el mismo patrón que las series televisivas porque parten de una situación fija y estable, con unos personajes reiterativos sobre los que giran unos personajes secundarios que van cambiando y las protagonistas se dirigen a un “vosotros” con una página final que incita a la lectura del siguiente número. Lluch todavía añade un dato interesante, que los dibujos animados basados en la colección de 1985 hacen una variación definida como un loop (variación de la serie con estructura de flash-back en la que los diferentes capítulos que la conforman prolongan el prototipo sin avanzar en el tiempo).

A continuación (figura 2) mostraremos el breve resumen visual anunciado en el apartado anterior que muestra el libro de partida para la creación de la serie y los posteriores libros editados a partir del guión audiovisual. Es fácil apreciar los cambios de ropa y aspecto físico comentados anteriormente.



  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal