Uaeh/icshu/leli primero Uno Arechiga Aguilar Alheli



Descargar 229,49 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño229,49 Kb.
1   2   3




Perspectivas sobre el Amor


El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirad”

Gustavo Adolfo Bécquer

Perspectiva popular


Habitualmente se asocia el término con el amor romántico, una relación pasional entre dos personas. En la mayoría de los casos significa un gran afecto por algo que ocasiona felicidad o placer al que ama. Sobre todo en el mundo occidental, suele ser contrastado, evitado o contrarrestado por el odio, desprecio o egoísmo.

Popularmente, el amor se considera un sentimiento real. En los casos más comunes es el origen de una emoción basada en la atracción y la admiración de un sujeto hacia otro, que puede ser o no correspondido.



Perspectiva espiritual


En la cultura religiosa monoteísta, el amor suele mencionarse y ser apoyado por Dios. Aquellas personas cuyo amor está o se supone que está cercano al Amor Universal, o a Dios, reciben el nombre de santos.

Perspectiva psicológica


Desde el punto de vista cognitivo-conductual, el amor es un estado mental orgánico que crece o decrece dependiendo de cómo se retroalimente. La retroalimentación depende de factores tales como el comportamiento de la persona amada, sus atributos involuntarios o las necesidades particulares de la persona que ama (deseo sexual, necesidad de compañía, voluntad inconsciente de ascensión social, aspiración constante de completitud, etc.)

Desde la psicología cognitiva, Robert J. Sternberg propuso la existencia de tres componentes en su teoría triangular del amor:




  • La intimidad, entendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión.

  • La pasión, como estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades.

  • La decisión o compromiso, la decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor.

Por tanto se plantean seis clases de amor por combinación de estos elementos:




  • Confianza – Amistad: cuando únicamente existe Intimidad. Por ejemplo, la relación que se puede tener con un psicólogo con el cual tenemos mucha confianza. También se aplica al cariño que sentimos por un amigo.

  • Encaprichamiento: sólo hay Pasión, y se caracteriza por existir únicamente deseo sexual. Es el llamado amor a primera vista.

  • Amor vacío: un amor donde sólo hay Compromiso: la Pasión y la Intimidad han muerto o jamás existieron.

  • Amor Fatuo: existen Pasión y Compromiso. Es más intenso que el encaprichamiento.

  • Amor Romántico: existe la Pasión y la Intimidad.

  • Amor Sociable: donde hay intimidad y compromiso, es el que se da en las parejas que han perdido la Pasión.

  • Amor Completo: un amor con las tres características se supone que es el amor ideal, aunque según la psicología no suele durar mucho: es difícil de mantener y suele derivar en alguno de los otros tipos de amor.

Desde corrientes psicoanalíticas, para Erich Fromm el amor es un arte y una acción voluntaria que se emprende y se aprende, no una pasión que se impone contra la voluntad de quien lo vive. Fromm decía que la mayoría de la gente cae en el error de que no hay nada que aprender sobre el amor, motivados, entre otras cosas, por considerar que el principal objetivo es ser amado y no amar, de modo que llegan a valorar aspectos superficiales como el éxito, el poder o el atractivo que causan confusión durante la etapa inicial del pretendido enamoramiento pero que dejan de ser influyentes cuando las personas dejan de ser desconocidas y se pierde la magia del misterio inicial.


Es duro, es doloroso, no ser amado cuando se ama todavía, pero es bastante más duro ser todavía amado cuando ya no se ama”

Georges Courteline
El que ama, desea y anhela el bien y la felicidad del ser amado, y lo hace por encima de todas las cosas. El dar sin recibir a cambio, el sacrificar y anteponer las necesidades del ser amado por encima de las de uno mismo, sin que uno lo considere como sacrificio sino como oportunidad para prodigar el sentimiento, suele considerarse una antesala al desequilibrio emocional.

Cuando establecemos las condiciones de un amor de pareja saludable, definimos una zona, una demarcación realista más que romántica, a partir de la cual una relación debe terminarse o transformarse, así el sentimiento amoroso exista. Sin embargo, pasar los límites de lo razonable no implica que afecto tenga que disminuir necesariamente, sino que a partir de ese punto, el amor por sí solo no justifica ni valida el vínculo afectivo debido a los costos psicológicos, morales, físicos y/o sociales. [Wal06]


Esperar a que te quieran puede ser una de las experiencias más humillantes y tristes”[Wal06]

Ejercicio en Hot Potatoes


Perspectiva biológica


Dice que el amor es un medio para la supervivencia de los individuos y de la especie. Si la supervivencia es el fin biológico más importante, es lógico que la especie humana le confiera al amor un sentido muy elevado y trascendente. Desde la psicología sí tiene sentido encontrar las bases orgánicas de estados mentales concretos.

Sin embargo, en la mayoría de las especies animales parecen existir expresiones de lo que se llama amor. Algunos biólogos tratan de explicar dichos comportamientos en términos de cooperación para la supervivencia o de conductas excepcionales poco significativas.

La neurobiología está avanzando una definición tripartita del amor, en que se diferenciarían tres procesos cerebrales distintos, cada uno regulado hormonalmente:


  • El impulso sexual indiscriminado o grado de excitación sexual para la búsqueda de pareja, regulado por la testosterona.

  • La atracción sexual selectiva, pasión amorosa o enamoramiento; regulado por la dopamina.

  • El cariño o apego, lazo afectivo de larga duración que permite la continuidad del vínculo entre la pareja, regulado por la oxitocina y la vasopresina.

En el enamoramiento, el cerebro libera feniletilamina que actúa sobre el sistema límbico y provoca las sensaciones y sentimientos comunes en el enamoramiento.

Helen Fisher, una experta mundial en este tema, divide la experiencia del amor en tres etapas parcialmente superpuestas: lujuria, atracción y apego. La lujuria expone a las personas hacia el resto; la atracción romántica anima a las personas a enfocar su energía en el apareamiento; el apego implica la tolerancia de la pareja (o de los hijos) durante un tiempo suficiente como para criar a la prole hasta que ésta pueda valerse por sí misma.

Los mecanismos de la atracción


La psicología define una serie de componentes de la atracción:


  • El momento: hay que estar dispuesto a enamorarse, y esto no sucede siempre.

  • El entorno: es más común enamorarse de gente cercana.

  • El misterio: nos atrae más la gente que no conocemos del todo.

  • La personalidad: existe un componente cultural/intelectual/personal.

  • El físico: es un factor importante que tocaremos más adelante.



El amor con los ojos y no con la mente


Las caras simétricas nos resultan más atractivas. De la simetría facial se puede asumir que existe un buen material genético. En las mujeres, la proporción física idónea es una relación cintura-cadera de 0.7, es decir, la cintura ha de ser un 70% de la cadera. En los hombres lo que más llama la atención físicamente es una forma triangular.

La atracción en los hombres se produce mucho más rápido que en las mujeres, debido al hecho de que dan más importancia a los factores físicos. Las mujeres por su parte tienen mayor actividad de memorización, una mujer siempre recuerda los detalles de lo que ha vivido con una persona.



Perspectiva materialista


El amor es considerado como un conjunto de comportamientos y actitudes involuntarias y desinteresadas que se manifiestan en seres capaces de desarrollar inteligencia emocional o emocionalidad.


Ejercicio en Hot Potatoes







El Mito del Andrógino

Amor y muerte, amor mortal, si no es toda la poesía, es lo menos todo lo que hay de popular, todo lo que de universalmente emotivo en nuestras literaturas; tanto en nuestras más bellas leyendas como nuestras más bellas canciones”[Den06]


En la mitología griega, eran tres los sexos: lo masculino era en un principio descendiente del sol, lo femenino, de la tierra, y lo que participaba de ambos, de la luna. Estos tres sexos, y su manera de avanzar, eran, precisamente como la luna, circulares. Así pues, eran terribles por su fuerza y su vigor y tenían gran arrogancia, hasta el punto de que atentaron contra los dioses. Ante esta situación, Zeus y lo demás dioses deliberaron, y se encontraron ante un dilema, ya que no podían matarlos o hacer desaparecer su raza fulminándolos con el rayo como los gigantes, ni permitir que siguieran siendo altaneros.

Tras mucho pensarlo, al fin Zeus tuvo una idea y dijo: “Me parece que tengo una estratagema para que continúen existiendo estos seres y al mismo tiempo dejen de ser insolentes, al hacerse más débiles. Ahora mismo voy a cortarlos en dos a cada uno, y así serán al mis tiempo más débiles y más útiles para nosotros, al haber aumentado su número.” Así pues, Zeus llevó a cabo su plan, y una vez que la naturaleza de estos seres quedó cortada en dos, cada parte empezó a echar de menos a su mitad, a reunirse con ella y rodearla con sus brazos, a abrazarse la una con la otra anhelando se una sola por naturaleza. Desde entonces, el amor de unos a otros es innato en los hombres y mujeres y aglutinador de la antigua naturaleza, y trata de hacer un solo individuo de dos. Por eso, cuando se tropiezan con aquella verdadera mitad de sí mismos, sienten un maravilloso impacto de amistad, afinidad y de amor, de manera que no están dispuestos a separarse.



Bibliografía y Webgrafía




Mar99: , (Chagra, 1999),

Jes09: , (Gasset, 2009),

Wal06: , (Riso, 2006),

Wal06: , (Riso, 2006),



Den06: , (Rougemont, 2006),




Arechiga Aguilar Alheli, Austria Ortega Susana, Castillo Ortiz Héctor Página

1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal