The hacker crackdown (la caza de hackers)



Descargar 1,21 Mb.
Página1/24
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño1,21 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

THE HACKER CRACKDOWN

(LA CAZA DE HACKERS)

Ley y Desorden en la Frontera Electrónica


por Bruce Sterling

Traducción de : El Equipo de Traductores

ÍNDICE


Prólogo a la edición electrónica de *The Hacker Crackdown*

Cronología de la Caza de Hackers

Introducción

Primera Parte: REVENTANDO EL SISTEMA

Breve Historia del Teléfono / El prototipo imaginario de Bell / Servicio Universal / Los Chicos Locos y Las Damas de los Cables / Las Comunidades Electrónicas / El Gigante Maligno / El Desguace / En Defensa del Sistema / Autopsia del Fallo del Sistema / Derrumbes en el Ciberespacio /Epílogo Electrónico de *The Hacker Crackdown*, Día de Año Nuevo de 1994

Introducción a la edición electrónica inglesa


1 de enero de 1994 - Austin, Texas

Hola, Soy Bruce Sterling, el autor de este libro electrónico.

En el tradicional mundo de la imprenta, *The Hacker Crackdown* tiene el ISBN 0-553-08058-X, y está catalogado formalmente por la Biblioteca del Congreso como "1. Delitos informáticos – Estados Unidos. 2. Teléfono - Estados Unidos - Prácticas ilegales. 3. Programación (computadores) – Estados Unidos - Prácticas ilegales." 'Prácticas ilegales', siempre me ha gustado esa descripción. Los bibliotecarios son gente muy ingeniosa. La edición en rústica tiene el ISBN 0-553-56370-X. Si compras una versión impresa de *The Hacker Crackdown*, algo a lo que te animo, te darás cuenta de que al principio del libro, debajo del copyright - "Copyright (c) 1992 Bruce Sterling" - está este pequeño bloque de texto legal del editor. Dice, y cito textualmente: "Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida de ninguna manera y por ningún medio, electrónico o mecánico, incluyendo la fotocopia, la grabación, o cualquier otro sistema de almacenamiento y recuperación de información, sin permiso escrito del editor. Para más información, diríjase a Bantam Books."

Este es un buen descargo de responsabilidad, dado el estilo habitual de estos descargos. Colecciono descargos de propiedad intelectual, y he visto docenas de ellos, y éste es al menos bastante franco. Sin embargo, en este caso particular, no es bastante preciso. Los de Bantam Books ponen este descargo en todos y cada uno de los libros que publican, pero Bantam Books no posee realmente los derechos electrónicos del libro. Yo los poseo, gracias a ciertas maniobras que mi agente y yo hicimos antes de que se escribiera este libro. Quiero ceder esos derechos de publicación electrónica a través de ciertos canales sin fines de lucro, y he convencido a Bantam de que es una buena idea.

Dado que Bantam ha decidido pacíficamente ajustarse a mis esquemas, los de Bantam Books no van a andar metidos en el asunto. Con tal de que no intentes vender este libro, no te molestarán hagas lo que hagas con la copia electrónica. Si quieres comprobarlo personalmente, puedes preguntárselo; su dirección es Broadway, 1540 Nueva York, Nueva York 10036. Sin embargo, si has sido tan estúpido como para imprimir este libro y empezar a venderlo, sin respetar mi copyright y los intereses comerciales de Bantam Books, entonces Bantam, una parte del gigantesco grupo editorial multinacional Bertelsmann, sacará de su estado de hibernación a algunos de sus indestructibles abogados y te aplastarán como a una cucaracha. Es lo lógico. No escribí este libro para que tú pudieras ganar dinero. Si alguien va a ganar dinero con este libro, ésos seremos mi editor y yo.

Mi editor se merece ganar dinero con este libro. Los chicos de Bantam Books no sólo me encargaron que lo escribiera y me pagaron una buena suma por ello, sino que además, valientemente, imprimieron un documento electrónico cuya reproducción podría ser un delito federal. Bantam Books y sus numerosos abogados fueron muy valientes con este libro. Es más, mi antigua editora de Bantam Books, Betsy Mitchell, se preocupó sinceramente por este proyecto, y trabajó duro en él, y dio muchos y muy sabios consejos sobre el manuscrito. Betsy se merece que se reconozcan sus méritos, algo que rara vez los editores consiguen.

Los críticos se portaron bien con *The Hacker Crackdown*, y comercialmente hablando, le ha ido bien al libro. Por otro lado, no escribí este libro para arrebatar hasta el último centavo de los bolsillos de estudiantes ciberpunks de secundaria con escasos recursos. Los adolescentes no tienen dinero - (no, ni siquiera los seis dólares que cuesta la edición en rústica de *The Hacker Crackdown*, con su atractiva portada en rojo brillante y su útil indice). Es una de las razones principales por las que los adolescentes sucumben a veces a la tentación de hacer cosas que no deberían, como mangarle mis libros a las bibliotecas. Niños: éste es completamente vuestro, ¿entendido? Id a devolver la versión en papel. *8-)

Los bienintencionados activistas pro derechos civiles tampoco tienen mucho dinero. Y parece casi criminal sacarle dinero a la mal pagada comunidad de agentes especializados en delitos electrónicos. Si eres un policía electrónico, un hacker, o activista pro ciberderechos, eres el lector ideal de este libro.

Escribí este libro porque quería ayudarte, y ayudar a otra gente a entenderte a ti y a tus, exclusivos, eeeh, problemas. Escribí este libro para ayudarte en tus actividades, y para contribuir al debate público de importantes asuntos políticos. Difundiendo el texto de esta manera, estoy contribuyendo directamente al objetivo definitivo del libro: ayudar a civilizar el ciberespacio.

La información *quiere* ser libre. Y la información que hay dentro de este libro anhela su libertad con una especial intensidad. Creo que en realidad el hábitat natural de este libro es una red electrónica. Es posible que este no sea el método más sencillo de conseguir ganancias para el autor, pero eso no importa; este libro pertenece a este lugar por su naturaleza. He escrito otros libros - muchos otros – y escribiré más, y estoy escribiendo más, pero éste es especial. He hecho que *The Hacker Crackdown* esté disponible electrónicamente lo más ampliamente posible, y si te gusta el libro, y crees que es útil, haz tú lo mismo.

Puedes copiar este libro electrónico. Copiálo mil puñeteras veces, sé mi invitado, y dále esas copias a todo el que lo quiera. El aún joven mundo del ciberespacio está lleno de administradores de sistemas, profesores, ciberbibliotecarios, gurús de la red, y varias especies de ciberactivistas. Si perteneces a alguno de estos grupos, sé como eres, y sé por lo que pasas cuando intentas ayudar a la gente a conocer la frontera electrónica. Espero que tener este libro en formato electrónico aliviará tus dificultades. Ciertamente, este tratamiento de nuestro espectro social electrónico no es de lo mejor en rigor académico. Y políticamente puede ofender y molestar a casi todo el mundo. Pero, eh, me han dicho que es legible, y el precio no está nada mal.

Puedes hacer disponible el libro en BBS, en nodos de Internet, o en grupos de noticias. No lo dudes y hazlo, te doy permiso desde ahora mismo. Disfruta.

Puedes copiar el libro en un diskette y difundirlo así mientras no obtengas beneficios por ello.

Pero este libro no es de dominio público. No puedes atribuirte el copyright. Yo poseo el copyright.

Intentar piratear el libro y ganar dinero vendiéndolo puede meterte en serios pleitos. Créeme, no vale la pena hacerlo por la miseria que vas a ganar. Este libro no te "pertenece". De una extraña manera, siento incluso que tampoco me "pertenece" a mí. Es un libro sobre la gente del ciberespacio, y distribuirlo así es la mejor manera que conozco de hacer esta información fácil y gratuitamente accesible a toda la gente del ciberespacio - incluyendo a gente lejos de las fronteras de los Estados Unidos, que de otra forma puede que nunca tuvieran oportunidad de ver una edición de este libro, y hasta es posible que aprendan algo útil de esta extraña historia de distantes y oscuros, aunque portentosos, acontecimientos en el llamado "Ciberespacio Americano".

Este libro electrónico es ahora freeware literario. Ahora pertenece a la emergente región de la economía de la información alternativa. No tienes ningún derecho a convertir este libro en parte de flujo comercial convencional. Déjale ser parte del flujo de conocimiento: hay diferencia. He dividido este libro en cuatro secciones para que sea más fácil de descargar de una red; si hay una sección en especial que puede ser importante para ti y tus colegas, puedes copiar esa parte y olvidarte del resto.

Simplemente haz más cuando lo necesites, y dáselas a cualquiera que las pida.

Y ahora, disfrútalo.

Bruce Sterling - bruces@well.sf.ca.us

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal