Teoría general del simbolismo en el Tractatus de L. Wittgenstein: pensar, decir y mostrar



Descargar 86,95 Kb.
Fecha de conversión19.05.2017
Tamaño86,95 Kb.

UNIDAD 10


Teoría general del simbolismo en el Tractatus de L. Wittgenstein: pensar, decir y mostrar.




Índice esquemático


1. INTRODUCCION

2. LA ONTOLOGIA DEL TRACTATUS: OBJETO, HECHO, MUNDO Y REALIDAD

3.LA TEORIA DEL SIMBOLISMO: EL PENSAMIENTO COMO LENGUAJE

4. LA TEORIA DEL LENGUAJE: NOMBRES Y PROPOSICIONES

5. PENSAR, DECIR Y MOSTRAR

6. LA INFLUENCIA DEL TRACTATUS


INTRODUCCION


El Tractatus es primordialmente una obra de lógica filosófica, una obra cuyo objetivo fundamental es aclarar la naturaleza de las verdades lógicas y su necesidad. Wittgenstein deseaba ante todo establecer una frontera neta entre lo lógico y lo empírico, y definir de modo riguroso los conceptos correspondientes de verdad lógica y verdad empírica. Ahora bien, en el curso de sus investigaciones, se vio obligado a formular una concepción global sobre la relación del lenguaje con el pensamiento y la realidad. La lógica no es sino un sistema simbólico, de carácter sumamente abstracto, cuya comprensión requiere no solamente la elucidación de su sintaxis, sino también la captación de su significado. En este sentido, comparte con otros sistemas simbólicos la propiedad de representar una realidad, simbólica o no, diferente de ella misma. Wittgenstein, en el Tractatus, exploró las condiciones trascendentales de la lógica como sistema simbólico, generalizando sus tesis al lenguaje natural mismo. Así, propuso una teoría del simbolismo en general, centrada sobre las propiedades que debe tener cualquier sistema simbólico para ser significativo, esto es, representativo de una realidad.

Como en el caso de Russell, las reflexiones de Wittgenstein sobre la naturaleza del lenguaje están estrechamente ligadas a cuestiones ontológicas y epistemológicas. La concepción filosófica sobre la naturaleza de las relaciones entre el lenguaje y la realidad requiere no sólo el análisis del carácter de aquél, de su peculiar estructura, sino también la comprensión de lo que en realidad hay que nos permite hablar de ella. La concepción filosófica exige pues la determinación de una cierta ontología, una teoría de aquello sobre lo que se habla y sobre su estructura, estructura que ha de tener algún tipo de relación con la estructura propiamente lingüística.

Una de las fuentes de la fascinación que ejerce el Tractatus, aparte de sus innegables cualidades estilísticas, es que la teoría del simbolismo que en ella expone Wittgenstein constituye el núcleo que conforma toda su concepción filosófica, condicionando disciplinas tan dispares como la filosofía de la matemática y la ética. El Tractatus suscita pues una imagen de obra extremadamente coherente y rigurosa, que tiene algo de credo religioso. Exige una aceptación o un rechazo globales, pues su estructura trabada no parece admitir fisuras. Si se acepta la médula teórica de la obra, la explicación de cómo significa cualquier lenguaje, es difícil desligarse del resto de las tesis de la obra, desde las lógicas hasta las más metafísicas.

Esa estructura cerrada que presenta el Tractatus es la razón de que el orden de su exposición sea relativamente indiferente. Se puede partir de la teoría de¡ lenguaje y progresar a través de la teoría del conocimiento hasta llegar a las tesis más abstractas y generales de la ontología, lo cual haría justicia a la jerarquía conceptual de la obra. 0 se puede seguir el orden propio de Wittgenstein, desde los supuestos ontológicos a la teoría de la representación figurativa, de la cual es parte su teoría lingüística. En cualquier caso, esta presentación breve se limitará a los aspectos propiamente lingüísticos del Tractatus, dejando para otros la elucidación de sus consecuencias más filosóficas.

LA ONTOLOGIA DEL TRACTATUS: OBJETO, HECHO, MUNDO Y REALIDAD
El Tractatus comienza con una serie de proposiciones que especifican una teoría ontológica similar a la de B. Russell, aunque no pueda ser calificada estrictamente de atomista lógica. En primer lugar, Wittgenstein establece que los elementos componentes del mundo son los hechos y no las cosas:

«1. El mundo es todo lo que acaece

1.1. El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas» (Tractatus -TLF-, pág. 35).
El elemento último que Wittgenstein admite en su ontología son los hechos. Y aunque reconoce que los hechos son entidades complejas, en general, a diferencia de Russell no se preocupa de realizar un análisis lógico más profundo de la naturaleza de esos componentes. La descomposición del mundo en hechos no es un enunciado de una teoría física, sino lógica. Los hechos son los elementos del mundo más simples que son significativos desde el punto de vista lógico. Las partes constitutivas del hecho sólo tienen pertinencia lógica en la medida en que contribuyen a la conformación de hechos:

«2. lo que acaece, el hecho, es la existencia de estados de cosas.

2.01. El estado de cosas es una combinación de objetos (cosas).

2.011. Es esencial a la cosa poder ser constitutiva de un estado de cosas.

2.012. En lógica, nada es accidental: si la cosa puede entrar en un estado de cosas, la posibilidad de¡ estado de cosas debe estar ya prejuzgada en la cosa» (TLF, págs. 36-37).
Wittgenstein enuncia pues la imposibilidad de considerar los objetos como elementos lógicos últimos. El objeto no se puede concebir al margen de un hecho en el que entra a formar parte, o de la posibilidad de hacerlo. Eso es todo lo que interesa desde el punto de vista lógico; no es preciso ir más allá, como B. Russell, y preguntarse en qué consiste, si es una suma de datos de los sentidos, si es objeto o no de una construcción psicológica. Lo esencial del objeto es cómo es concebido, cuáles son las condiciones necesarias para que sea pensable y, desde esa perspectiva, poco importa si se trata o no de un particular:
«2.0121. ... Lo mismo que no nos es posible pensar objetos espaciales fuera del espacio y objetos temporales fuera del tiempo, así no podemos pensar ningún objeto fuera de la posibilidad de su conexión con otros ...

2.0123. Si yo conozco un objeto, conozco también todas sus posibilidades de entrar en los hechos atómicos» (TLF, pág. 37).


El conocimiento de un objeto implica que, dado un determinado hecho, se puede decir si el objeto en cuestión puede formar parte de él. Esto equivale al conocimiento de las propiedades lógicas del objeto, esto es, al conocimiento de sus propiedades combinatorias, las propiedades externas e internas de las que habla Wittgenstein (2.01231). El conocimiento de todos los objetos supone por tanto el conocimiento de todos los posibles estados de cosas y, en consecuencia, el conocimiento del mundo.

Los objetos son la sustancia del mundo, según Wittgenstein, es decir, aquello de lo que las unidades del mundo están compuestas. Pero no hay que pensar esos objetos como unidades físicas, sino como entidades lógicas, necesarias para que el mundo se pueda concebir:

«2.022. Es claro que, por muy diferente del real que se imagine un mundo, debe tener algo - una forma en común con el mundo real.

2.023. Esta forma está constituida por los objetos.

2.026. Sólo si hay objetos puede haber una forma fija del mundo» (TLF, pág. 41).
Por tanto, objeto es cualquier cosa lógicamente posible que pueda entrar a formar parte de un estado de cosas. Wittgenstein no pone ejemplos de esos objetos lógicos y esa es una de las críticas más comunes a su teoría ontológica. A fuerza de ser abstracta, su noción de objeto resulta indeterminada. Del objeto solamente dice: a) que tiene formas, esto es, modos de determinación, como el espacio, el tiempo o la propiedad de tener un color, y b) que tiene propiedades relacionales, esto es, que se puede combinar con otros objetos:
«2.0272. La configuración de los objetos forma el hecho atómico.

2.03. En el hecho atómico los objetos dependen unos de otros como los eslabones de una cadena.

2.031. En el hecho atómico los objetos están combinados de un modo determinado.

2.032. El modo como estén conectados los objetos en el estado de cosas es la estructura del estado de cosas» (TLF, pág. 43).


El estado de cosas o hecho atómico no es por tanto una totalidad indiferenciada, sino que está interiormente ordenado por relaciones existentes entre sus componentes. Pero Wittgenstein diferencia entre la forma y la estructura del estado de cosas. La primera es la posibilidad de la segunda: el hecho atómico tiene una estructura determinada, pero podría tener otra sin que carnbiara la forma de sus objetos componentes. Por ejemplo, si consideramos el enunciado 'Pedro ama a María' podemos afirmar que ese enunciado tiene una estructura representada por la fórmula lógica 'aRb'. La estructura del enunciado 'María ama a Pedro' sería diferente, representada por 'bRa', pero la forma de ambas proposiciones sería la misma, pues la forma viene dada por los objetos que entran a formar parte del estado de cosas, y en este caso son los mismos.

Un punto más en que la teoría ontológica del Tractatus coincide con la de Russell es en la admisión de hechos inexistentes. La totalidad de los hechos existentes conforma el mundo. Si añadimos a ella los inexistentes, obtenemos el conjunto de la realidad:

«2.04. La totalidad de los estados de cosas existentes es el mundo ...

2.06. La existencia y no existencia de los estados de cosas es la realidad (a la existencia de los estados de cosas la llamamos también un hecho positivo, a la no existencia un hecho negativo» (TLF, pág. 43).


El mundo es pues, a pesar de ciertas afirmaciones contradictorias de Wittgenstein (2.063) un subconjunto de la realidad. Esta ha de concebirse como una especie de mapa o espacio lógico en que los puntos que lo conforman son los estados de cosas posibles, existentes y no existentes. Los estados de cosas existentes determinan cuáles no existen, como si la realidad fuera un mapa doblado por la mitad en que un hecho positivo correspondiera a un hecho negativo. Pero los estados de cosas existentes son independientes entre sí, están desconectados desde un punto de vista lógico: a partir de la existencia de uno no se puede concluir la existencia de otro. En esto, y no en otra cosa, es en lo que reside el posible atomismo de L. Wittgenstein: los estados de cosas son lógicamente independientes entre sí, de tal modo que la lógica no puede determinar si existe o no un hecho. Lo único que puede afirmar es que, si existe un hecho, éste ha de ser un hecho posible en el espacio lógico, un acontecimiento que ya está prefigurado por la forma de los objetos que lo componen.
LA TEORIA DEL SIMBOLISMO: EL PENSAMIENTO COMO LENGUAJE
La proposición básica de la teoría general de¡ simbolismo que mantuvo Wittgenstein en el Tractatus es la siguiente:

« 2. 1. Nosotros nos hacemos figuras de los hechos» (TLF . . pág. 43)


El término alemán que Wittgenstein utiliza es Bild, que se puede traducir, y se ha traducido, como figura, representación o pintura. En realidad, cualquiera de los tres términos es adecuado siempre que se tenga en cuenta que Wittgenstein daba un sentido muy concreto a esta noción. Para Wittgenstein, la representación es un modelo de la realidad (2.1.2.), esto es, una reproducción de la realidad a otra escala. Para que se dé tal reproducción, esto es, para que la figura sea tal figura es preciso que se produzca una relación de correspondencia:
«2.1.3. A los objetos corresponden en la figura los elementos de la figura.

2.1.3.1. Los elementos de la figura están en la figura en lugar de los objetos.

2.1.4. Que los elementos de la figura estén combinados unos respecto a otros de un modo determinado representa que las cosas están combinadas también unas respecto de las otras» (TLF, págs. 43-45).
La figura es una combinación de elementos. En ese sentido es un hecho. Pero un hecho de un tipo especial, que comparte con otros hechos una determinada disposición de los objetos que lo componen y mantiene con ellos una relación de correspondencia entre elementos componentes. Es una realidad simbólica. Como tal realidad simbólica está estructurada, y esa estructura forma la espina dorsal de su existencia como figura. Wittgenstein, en lo que se puede llamar su teoría semiológica, distingue entre estructura figurativa, forma figurativa y relación figurativa:
«2.1.5 ... A esta conexión de los elementos de la figura se llama su estructura y a su posibilidad su forma de figuración.

2.1.5.1. la forma de figuración es la posibilidad de que las cosas se combinen unas respecto de otras como los elementos de la figura.

2.1.5.1. la relación figurativa consiste en la coordinación de los elementos de la figura y las cosas» (TLF, pág. 45).
La estructura figurativa consiste pues en la disposición concreta de los elementos que componen la figura. El hecho de que puedan disponerse de ese modo es lo que permite la forma figurativa, mientras que la relación que une a la figura y lo figurado es la relación figurativa. Ahora bien, ¿qué es lo que permite que se dé tal relación? Según Wittgenstein, es precisamente la forma figurativa la condición trascendental de la figuración. De tal forma que, si tenemos una figura de forma espacial de figuración, podremos concluir que la combinación de los objetos en lo figurado es también espacial; si la forma de figuración es temporal, lo figurado tendrá una dimensión temporal, y así sucesivamente. Ahora bien, hay algo común a todas las figuras, sea cual sea su forma de figuración, y a todos los estados de cosas figurados: la forma lógica:
«2.1.8. Lo que cada figura, de cualquier forma, debe tener en común con la realidad para poderla figurar por completo -correcta o falsamente- la forma lógica, esto es, la forma de la realidad» (TLF, pág. 47).
La forma lógica es la estructura sumamente abstracta de la realidad, que está más allá de las determinaciones temporales o espaciales. Es ese esqueleto lógico del estado de cosas lo que deben tener en común dos hechos para poder afirmar que uno es figura o representación del otro. Por eso, cualquier figura es también una figura lógica, aparte de su modalidad específica de figuración. La forma lógica, por sí sola, determina un lugar en el espacio lógico, al expresar una combinación posible de elementos. Pero la verdad o falsedad de la figura no se puede establecer por pura inspección de su forma lógica; es preciso compararla con lo figurado. En consecuencia, no hay verdades a priori, ni siquiera las verdades lógicas.

Toda figura es una figura lógica, pero existe una clase de figuras que son solamente lógicas. Estas figuras son los pensamientos:

«3. La figura lógica de los hechos es el pensamiento

3.001. 'Un hecho atómico es pensable' significa: nosotros podemos figurárnoslo» (TLF, pág. 49).


La esencia de la teoría epistemológica del Tractatus es considerar el pensamiento como una especie de simbolismo. Pensar consiste en representarse la realidad por medio de figuras lógicas. Dicho de otro modo, el pensamiento es una representación cuya forma de figuración es lógica.

Para comprender ciertas tesis del Tractatus que hacen referencia a cuestiones metafísicas, es preciso entender que, de acuerdo con Wittgenstein, el pensamiento agota la realidad. Esto se halla expresado en

«3.02. El pensamiento contiene la posibilidad del estado de cosas que piensa.

Lo que es pensable es también posible.

3.03. Nosotros no podemos pensar nada ilógico, porque de otro modo tendríamos que pensar ilógicamente» (TLF, pág. 49).
Esto es, según Wittgenstein, no se puede pensar nada que no pueda darse. En el mismo hecho de ser representaba está ya contenida la posibilidad de la existencia del hecho. Y lo que es más interesante, ni siquiera se puede decir lo que no puede existir porque, si se pudiese decir, ya sería pensable y, en consecuencia, podría existir. El mundo podría ser de muchas formas posibles, pero por el mismo hecho de ser posibles sería un mundo lógico, esto es, concebible. El espacio lógico que determina la realidad no es un plano delimitado en que se puede decir qué hay más allá de ese plano. Ni siquiera se puede decir que la realidad tiene límites, puesto que la misma noción de límite implica que hay dos superficies delimitadas.

LA TEORIA DEL LENGUAJE: NOMBRES Y PROPOSICIONES

La teoría lingüística que Wittgenstein propone en el Tractatus no es sino una aplicación especial de su teoría del simbolismo o de la figura. Parte del hecho de que el lenguaje es, ante todo, una representación sensible del pensamiento, el modo en que la figura que es el pensamiento se manifiesta de una forma perceptible:

«3.1. En la proposición, el pensamiento se expresa perceptiblemente por los sentidos.

3.1.1. Nosotros usamos el signo sensiblemente perceptible de la proposición (sonidos o signos escritos, etc.) como una proyección del estado de cosas posible.

El método de proyección es el pensamiento del sentido de la proposición» (TLF, pág. 51).
Wittgenstein emplea el término 'proyección' en el sentido geométrico, lo que da una idea de lo concreta que es la correspondencia entre la proposición y el estado de cosas que representa. El pensamiento del sentido de esa proposición es el que posibilita su traslado al plano de los hechos, el que permite determinar el lugar indicado en el espacio lógico. Pero en la proposición no se halla su sentido, sino solamente la posibilidad de expresar su sentido. La proposición tiene una determinada estructura, una determinada disposición de las palabras componentes. Es asimismo un hecho. Pero la estructura de esa proposición puede variar la forma de la proposición como tal: la forma posibilita diferentes sentidos.

La proposición se encuentra, con respecto al pensamiento, en la relación en que éste se encuentra respecto al estado de cosas pensado:

«3.2. En las proposiciones, el pensamiento puede expresarse de modo que a los objetos del pensamiento correspondan los elementos del signo proposicional» (TLF, pág. 53).
Esto sucede cuando la proposición se encuentra completamente analizada, esto es, como sucede en la teoría de Russell, cuando se ha sacado a la luz la auténtica forma lógica de la proposición, que puede hallarse enmascarada. El análisis consiste esencialmente en la determinación de los 'signos simples' de que se compone la proposición, la especificación de la relación en que se encuentran, que se da por añadidura. Una vez analizada la proposición, puede ponerse en relación de isomorfía con respecto al estado de cosas que describe: a cada elemento de la proposición le corresponde un objeto, y a la relación sintáctica entre los componentes de la proposición la relación que se da entre los objetos:
«3.2.1. A la configuración de los signos simples en el signo proposicional correspondiente la configuración de los objetos en el estado de cosas» (TIF, pág. 53).
Wittgenstein concibe la proposición como una combinación de nombres. Su noción de nombre no es exactamente la de Russell, pero, al igual que él, mantuvo que los nombres son elementos designadores simples, esto es, expresiones cuya única función semántica es la de designar un objeto:
«3.2.0.2. Los signos simples empleados en la proposición se llaman nombres.

3.2.0.3. El nombre significa el objeto. El objeto es su significado ('A' es el mismo signo que 'A').

3.2.2. El nombre representa en la proposición al objeto.

3.2.2.1. Sólo puedo nombrar los objetos. Los signos los representan. Yo solamente puedo hablar de ellos; no puedo expresarlos. Una proposición únicamente puede decir cómo es una cosa, no qué es una cosa» (TIF, págs. 53-55).


Así pues, los nombres y las proposiciones ejercen funciones semánticas diferentes: mientras que los nombres designan, las proposiciones describen. Esas dos funciones semánticas son características de cada una de las categorías lingüísticas mencionadas. Así, a diferencia de la teoría semántica de G. Frege, ni los nombres tienen contenido descriptivo ni las proposiciones designan valores de verdad. La utilización del nombre propio no lleva aparejada el conocimiento de descripciones que lo identifiquen. Ni siquiera se puede especificar su significado, pues ello indicaría que no es una expresión simple:
«3.2.6. El nombre no puede ser subsecuentemente analizado por una definición. Es un signo primitivo.

3.2.6.3. El significado de los signos primitivos puede explicarse por elucidaciones. Elucidaciones son las proposiciones que contienen los signos primitivos. Estas sólo pueden pues ser comprendidas si los significados de estos signos son ya conocidos» (TLF, págs. 55-57).


Wittgenstein mantiene pues que el significado de una expresión nominal simple no es sino su referencia fregeana, esto es, el objeto que designa. En esto coincide con la teoría de los nombres de J. Stuart Mill y B. Russell. El significado de un nombre no puede ser captado sino en el seno de una proposición que lo contiene pero, a su vez, la proposición no puede ser entendida si no se conoce previamente el significado de sus expresiones simples. Wittgenstein no llega tan lejos como Russell, que afirmaba que el único conocimiento posible de lo referido por el nombre es un conocimiento por familiaridad. Pero es indudable que pensaba que el conocimiento del objeto (no del particular russelliano) requería un contacto directo con ese objeto. La función de las elucidaciones es mostrar que el objeto en cuestión forma parte de ciertos estados de cosas, esto es, contribuye a especificar su forma. Pero es difícil pensar que Wittgenstein admitiera que un objeto se puede conocer sin tener plena conciencia de su forma.

Uno de los principios más importantes de la semántica que expone el Tractatus es el de la definición contextual del significado. En él se expresan de una forma concreta las intuiciones de Frege y Russell sobre la carencia de significado de ciertas expresiones aisladas. El principio en cuestión señala a la proposición como la unidad semántica mínima, dentro de la cual adquieren sentido las expresiones componentes:


«3.3. Sólo la proposición tiene sentido; sólo en el contexto de la proposición tiene el nombre significado» (TLF, pág. 57).

«3.1.4.4. los estados de cosas se pueden describir, pero no nombrar.

(Los nombres son como puntos; las proposiciones, como flechas: tienen sentido» (TLF, pág. 53).

El nombre aislado no puede figurar por tanto un determinado hecho, ni siquiera el hecho de que lo designado por él existe, porque en realidad la existencia o no existencia de un objeto no es una propiedad del objeto, y por consiguiente no constituye un hecho. Y, a la inversa, la proposición no puede nombrar un hecho, pues nombrar significa indicar, y la proposición sólo puede expresar, mediante su configuración lógica interna, cuál es el hecho representado. En este contexto de elucidación de cómo significan las proposiciones, distingue Wittgenstein entre expresiones simbólicas y signos:

«Llamo una expresión (un símbolo) a cada una de las partes de la proposición que caracteriza su sentido.

(la proposición misma es una expresión).

Expresión es todo aquello, esencial para el sentido de la proposición, que las proposiciones tienen en común unas con otras.

3.3.1.1. La expresión presupone la forma de todas las proposiciones en la cual puede encontrarse. Es la nota característica común de toda clase de proposiciones» (TLF, pág. 57).


La definición de 'expresión' que Wittgenstein propone sitúa esta categoría en un plano abstracto. Las expresiones no se identifican con ocurrencias físicas concretas (como vibraciones en el aire, o marcas en el papel). Son componentes conceptuales de las proposiciones que pueden adquirir una realización concreta pero, en cuanto entidades abstractas, pueden ser compartidas por diversas proposiciones. A modo de explicación se puede considerar la expresión-tipo /el árbol/; las rayas entre las cuales se encierra indican que no hay que confundir tal expresión con su realización física, expresan que se significa una entidad abstracta. De esa entidad abstracta se pueden dar diferentes realizaciones físicas (habladas y escritas) que pueden entrar en diferentes proposiciones. Pero las posibilidades combinatorias de la expresión están predeterminadas en la expresión misma, por ejemplo, por su pertenencia a una categoría lingüística concreta. Eso es lo que Wittgenstein quiere decir cuando afirma que la expresión presupone la forma de todas las proposiciones en que puede figurar: las posibilidades combinatorias están limitadas por la propia naturaleza de la expresión. Sucede lo mismo que, en el nivel ontológico, ocurría con los objetos: determinan la forma de los estados de cosas en que pueden entrar a formar parte.

La proposición misma es una expresión en el sentido de que puede ser considerada en ese nivel mismo de abstracción. Por ejemplo, /el árbol está a la derecha de mi casa/ es una expresión oracional abstracta de la cual se pueden dar diferentes realizaciones concretas (que además, en este caso, puede figurar diferentes estados de cosas concretos).

Tanto las expresiones oracionales como las expresiones componentes de las oraciones pueden, por su misma naturaleza abstracta, considerarse variables, esto es, expresiones vacías que pueden adquirir valores. Según Wittgenstein, los valores de las expresiones no oracionales son las proposiciones en que pueden entrar a formar parte, mientras que las expresiones proposicionales tienen como valores las proposiciones concretas que se corresponden con (tienen en común) la variable proposicional:
«3.3.1.3. La expresión está pues representada por una variable cuyos valores son las proposiciones que contienen la expresión.

(En el caso límite, la variable se hace constante; la expresión, una proposición.)

Llamo a tal variable una 'variable proposicional'.

3.3.1.7. La determinación de los valores de la variable proposicional está dada por la indicación de las proposiciones cuya nota común es la variable» (TLF, págs. 57-59).


En contraste con el carácter abstracto del símbolo, el signo es algo concreto, físico, perceptible:

«3.3.2. El signo es la parte del símbolo perceptible por los sentidos.

3.3.2.1. Dos símbolos diferentes pueden tener también en común el signo (el signo escrito o el signo oral). Los designan de diferente modo y manera.

3.3.2.3. En el lenguaje corriente ocurre muy a menudo que la misma palabra designa de modo y manera diferentes porque pertenezca a diferentes símbolos o que dos palabras que designan de modo y manera diferentes se usen aparentemente del mismo modo en la proposición» (TLF, pág. 61).


El ejemplo que Wittgenstein propone para aclarar estas relaciones entre signos y símbolos es el clásico del verbo 'ser'. La palabra 'es' es un signo que comparten al menos tres símbolos: el /es/1 que corresponde a la cópula, como en /el árbol es verde/; el /es/2 de la identidad como en 'Clark Kent es Superman', y el /es/3 de la existencia como en /Pegaso no es nadie/. Pero los ejemplos no se limitan a ese verbo, que tiene especial relevancia filosófica. Cuando Wittgenstein se refiere a que un signo, una palabra, puede designar 'de modo y manera diferente', también está indicando que expresiones nominales, con modalidades referenciales diferentes, son símbolos diferentes. Así, en 'el árbol está a la derecha de mi casa' y en 'el árbol es un vegetal', el signo 'el árbol' pertenece a dos símbolos, uno correspondiente a la designación genérica y otro a la específica. Según Wittgenstein, éste es un fenómeno típico del lenguaje natural que debe ser evitado en los lenguajes técnicos, del conocimiento y la filosofía:
«3.3.2.5. Para evitar estos errores debemos emplear un simbolismo que los excluya, no usando el mismo signo en símbolos diferentes ni usando aquellos signos que designen de modo diverso, de manera aparentemente igual. Un simbolismo, pues, que obedezca a la gramática lógica -a la sintaxis lógica» (TLF, pág. 63).
Como Frege y Russell, Wittgenstein aboga por la constitución de un simbolismo transparente, en el sentido de que no quepan en él la indeterminación y la ambigüedad características del lenguaje común. Pero, mientras se llega a ese ideal, la filosofía tendrá como tarea principal la elucidación lógica de los enunciados filosóficos. Su misión será eliminar de la filosofía los problemas que surgen de la utilización impropia del lenguaje, impropia desde el punto de vista lógico, lo cual quiere decir confusiones categoriales, indeterminación referencial, etc.
Según Wittgenstein, el signo sólo contribuye a especificar una forma lógica cuando el significado de ese signo está completamente determinado:
«3.3.2.7. El signo determina una forma lógica sólo unido a su aplicación lógico-sintáctica. Así, si consideramos una proposición en que resulte ambiguo cómo designa un signo, como en 'el hombre tiene derecho a la libertad' sucede con el signo 'el hombre', tal signo no determina una forma lógica en esa proposición porque no se sabe cuál es la aplicación lógico-sintáctica de la expresión. Pero la forma lógica no depende del significado de las expresiones, es lo que es al margen de la especificación de la modalidad referencial o la acepción de las palabras empleadas. Esto quiere decir que, para establecer cuál es la forma lógica de una proposición, no hay que analizar el significado de las expresiones componentes.
«3.3.3. En sintaxis lógica el significado de un signo no debe desempeñar ningún papel; la sintaxis lógica debe poder establecerse sin que haya que hablar por ello del significado de un signo; debe sólo presuponer la descripción de la expresión» (TLF, pág. 63).
Dicho de otro modo, en la proposición no puede darse explicación del significado de sus componentes, no puede averiguarse, a partir de ella misma, cuál es dicho significado. La proposición es un hecho, pero que no puede representarse a sí mismo, ni siquiera parcialmente, sino que sólo puede figurarse mediante otra proposición.

Cualquier proposición con sentido, por ese mismo hecho, establece una posibilidad de existencia en la realidad:


«3.4. La proposición determina un lugar en el espacio lógico. La existencia de este lugar lógico está garantizada sólo por la existencia de las partes constitutivas, por la existencia de la proposición con significado.

3.4.1. El signo proposicional y las coordenadas lógicas: eso es el lugar lógico.

3.4.1.1. El lugar geométrico y el lógico concuerdan en que ambos son la posibilidad de una existencia (TLF, págs. 67-69).
Cada uno de los puntos de ese espacio de posibilidad que es el espacio lógico corresponde pues a una proposición con sentido. Por eso, el lenguaje, considerado como el conjunto de las proposiciones con sentido, cubre por completo el ámbito de la realidad. No hay literalmente nada más allá de lo expresable mediante el lenguaje.
PENSAR, DECIR Y MOSTRAR
El espacio lógico es un espacio abstracto, el ámbito de las posibilidades lógicas de combinación de los objetos. Ese espacio, en cuanto tal, es independiente del pensamiento, no precisa de él para su constitución. Más bien sucede lo contrario, que el pensamiento no puede desenvolverse si no es en ese espacio lógico de posibilidad. Esto no quiere decir, como en el Tractatus subraya Wittgenstein en varias ocasiones, que el pensamiento está limitado por el espacio lógico. El espacio lógico es el esquema formal de todo lo que es posible que acaezca, por lo que resulta absurdo preguntarse por la posibilidad de que un determinado hecho no pueda tener lugar. La posibilidad del hecho está predeterminada en la forma de sus constituyentes, en la combinación de sus componentes: si el hecho es posible figura en el espacio lógico; si no lo es, no figura en ninguna parte, ni puede describirse; ni tampoco pensarse.

Ahora bien, ¿cómo se realiza la determinación subjetiva de un lugar en el espacio lógico? ¿Cómo puede el hablante designar en él un determinado punto y no otro? La respuesta del Tractatus es que el pensamiento ejerce esa función. Dicho de otro modo, pensar consiste en determinar, mediante la concepción de la proposición, un lugar en el espacio lógico:

«3.5. El signo proposicional aplicado, pensado, es el pensamiento

4. El pensamiento es la proposición con sentido» (TLF, pág. 69).

El pensamiento comparte con el lenguaje la propiedad de ser articulado, esto es, no es un acto de contenido global, indiferenciado, sino una totalidad psíquica compuesta por elementos unidos por relaciones especificabas. Además, se encuentra indisolublemente unido al lenguaje, hasta tal punto que pensar no consiste sino en representarse proposiciones significativas. No hay modo de concebir el objeto, sino nombrándolo; no hay forma de representarse los hechos, sino figurándolos en las proposiciones:

«4.0.1. La proposición es una figura de la realidad.

La proposición es un modelo de la realidad tal como la pensamos» (TLF, pág. 71).

No obstante, no hay que pensar que la relación pensamiento-lenguaje sea problemática. La función primordial del lenguaje, la de reflejar el pensamiento, es obstaculizada por la naturaleza e historia de aquél, en particular por la evolución autónoma de su forma externa:


«4.0.0.2. ... Es humanamente imposible captar inmediatamente la lógica del lenguaje. El lenguaje disfraza el pensamiento, y de tal modo que por la forma externa del vestido no es posible concluir la forma del pensamiento vestido; porque la forma externa del vestido está diseñada con un fin completamente distinto del de permitir reconocer la forma del cuerpo ... » (TLF, pág. 69).
La labor del análisis lógico es necesaria, al igual que mantenía Russell, para desvelar la estructura del pensamiento tal corno se refleja en la proposición. En ésta hay que distinguir entre una forma externa o superficial y una forma interna, profunda. Sólo ésta última recoge de modo adecuado la naturaleza lógica de la proposición, sacando a la luz su estructura figurativa o pictórica. Sólo la captación de la forma lógica permite comprender la relación interna en que se encuentran la proposición y el hecho, la relación interna en que se hallan todas las figuras de un mismo hecho:
«4.0.0.1.4. El disco gramofónico, el pensamiento musical, la notación musical, las ondas sonoras están todos, unos respecto de otros, en aquella relación interna figurativa que se mantiene entre lenguaje y mundo.

A todos ellos es común la estructura lógica» (TLF, pág. 73).


De ese modo, hay que concebir la estructura lógica de la proposición, no como una sucesión lineal de signos, sino como una especie de jeroglífico (4.0.1.6.) en que se dan simultáneamente varias relaciones entre los signos componentes y la realidad. De modo parecido a cómo se entiende la escritura jeroglífica e ideográfica, de forma inmediata, así se entiende la proposición, sin necesidad de paráfrasis o de comparaciones con la realidad:
«4.0.2. Y así vemos que nosotros comprendernos el sentido de¡ signo proposicional, sin que nos sea explicado.

4.0.2.1. La proposición es una figura de la realidad, pues yo conozco el estado de cosas que representa si yo entiendo el sentido de la proposición. Y yo entiendo la proposición sin que me haya sido explicado su sentido» (TLF, págs. 73-75).


Para entender el sentido de la proposición hay que entender el significado de los nombres (saber a qué refieren) y la forma lógica que adoptan sus componentes, esto es, la peculiar combinación en que se mezclan. Esta peculiar combinación describe la forma lógica de un determinado hecho. El hecho puede ser positivo o negativo, pero en todo caso la proposición ha de afirmar que la realidad es de tal o cual modo:
«4.0.2.2. ... La proposición, si es verdadera, muestra cómo están las cosas. Y dice que las cosas están así.

4.0.2.3, La realidad debe ser fijada por la proposición en sí o en no.


Lo mismo que la descripción de un objeto lo describe según sus propiedades externas, así la proposición describe la realidad según sus internas propiedades ... » (TLF, pág. 75).
Wittgenstein distingue pues entre dos funciones semánticas, en la proposición: por una parte, lo que una proposición afirma, que los hechos son de un determinado modo. Por otro lado, lo que la proposición muestra, esto es, cómo son los hechos. Por ejemplo, en el cuadro titulado 'La rendición de Breda', el título describe lo que el cuadro dice, a saber, que sucede un determinado hecho. En cambio, el cuadro muestra, a través de su forma de representación, cómo sucede el hecho, y lo hace mediante una determinada composición y elementos constitutivos (las figuras).

Entre ambas funciones de la proposición, decir y mostrar, no hay conexión posible; en especial, una proposición no puede decir nada de cómo muestra un determinado hecho, no puede afirmar nada sobre su propio sentido:


«4.1.2. La proposición puede representar toda la realidad, pero no puede representar lo que debe tener en común con la realidad para poder representarla, la forma lógica.

4.1.2.1. La proposición no puede representar la forma lógica; ésta se refleja en aquélla.

Lo que en el lenguaje se refleja, el lenguaje no puede reflejarlo. lo que en el lenguaje se expresa, nosotros no podemos expresarlo por el lenguaje.

La proposición muestra la forma lógica de la realidad. La exhibe» (TLF, pág. 87).


Siguiendo con la comparación del cuadro, la pintura no dice nada de lo que en el cuadro sucede, no guía al espectador hacia la interpretación correcta. Esta se produce cuando el espectador sabe cuáles son las figuras representadas y entiende la relación en que están, pero sobre ello el cuadro mismo no afirma nada, ni puede hacerlo. De acuerdo con la teoría de Wittgenstein, en que la propia figura es un hecho (2.1.4.1), resultaría un absurdo que la proposición figurara dos hechos a la vez: por una parte, el estado de cosas que la proposición describe y, por otro, el hecho que constituye la propia proposición.

De esa imposibilidad de hablar con sentido de la forma lógica de las proposiciones extrajo Wittgenstein multitud de consecuencias. La más importante entre ellas es la ilegitimidad de cualquier disciplina que pretenda hablar del sentido de las proposiciones, puesto que ésta es una actividad a la que la propia teoría lingüística del Tractatus desprovee de sentido. De ahí también la ilegitimidad del propio Tractatus en cuanto pretende decir algo sobre la naturaleza del lenguaje, sobre su relación con el pensamiento y la realidad. El Traetatus tiene utilidad, según Wittgenstein, más por lo que muestra que por lo que dice, que carece de sentido:

«6.5.4. Mis proposiciones son esclarecedoras de este modo; que quien me comprende acaba por reconocer que carecen de sentido, siempre que el que comprenda haya salido a través de ellas fuera de ellas. (Debe, pues, por así decirlo, tirar la escalera después de haber subido.») (TLF, pág. 203).
LA INFLUENCIA DEL TRACTATUS
El sentido global del Tractatus es el de la delimitación del reino del sentido. Independientemente de la repercusión filosófica de las teorías que presenta, desde un punto de vista puramente lingüístico, el Tractatus puede ser considerado como una especie de gramática lógica. De acuerdo con ella, el lenguaje posee unos límites, los que le marcan las reglas lógicas de combinación de los signos, que coinciden con los del pensamiento y los de la realidad. El Tractatus pretende solucionar los problemas filosóficos (todos los problemas filosóficos) estableciendo primero claramente lo que puede ser dicho con sentido y lo que no, de tal modo que quede perfectamente delimitado cuáles son los genuinos problemas, los que tienen respuesta(s):

«6.5.1. El escepticismo no es irrefutable, sino claramente sin sentido si pretende dudar allí donde no se puede plantear una pregunta.

Pues la duda sólo puede existir cuando hay una pregunta; una pregunta, sólo cuando hay una respuesta, y ésta únicamente cuando se puede decir algo» (TLF, pág. 201).
En el curso de su proyecto de dar solución a los problemas filosóficos, Wittgenstein se vio en la necesidad de formular un criterio de demarcacíón entre las proposiciones con sentido y las carentes de él. Tal criterio de demarcación no es natural, en el sentido de que no depende de las instituciones semánticas de los hablantes, ni de la forma exterior del lenguaje. Es un criterio lógico-semántico, que no es fruto de una postulación arbitraria, sino que trata de ajustarse a la forma Interior del lenguaje, a la estructura lógica que lo sustenta.

Wittgenstein, al igual que Frege y Russell, y que filósofos posteriores del lenguaje, era un firme practicante de lo que se ha denominado estrategia de la forma engañosa. Según ésta, hay que buscar un orden en el lenguaje que no se encuentra manifiesto, sino velado, en su forma superficial. El lenguaje no revela sin más su estructura lógico-semántica. Pensar que así lo hace es la causa de gran parte de los problemas filosóficos que se suelen plantear. El lenguaje engaña, disfraza la auténtica forma del pensamiento. Por tanto, es preciso llevar a cabo un esfuerzo de análisis que permita alcanzar la naturaleza profunda del lenguaje. Esa naturaleza, de acuerdo con el Tractatus, es lógica, esto es, formal, constituida por relaciones entre elementos que tienen una conexión directa con la realidad. El examen de esa lógica interna y la captación de sus reglas es lo que permite delimitar la clase de las proposiciones con sentido del conjunto de los sinsentidos.

En el Tractatus lo que se puede decir con sentido es exiguo, por las exigencias planteadas por las teorías ontológica y semiótica que allí mantiene Wittgenstein. La teoría del lenguaje como representación de la realidad reduce el lenguaje a su función descriptiva. La proposición es la única unidad significativa, porque es la única que está en conexión interna con el hecho. La proposición viene a coincidir pues con la oración enunciativa, aquella que se utiliza primordialmente para expresar un pensamiento y para afirmar una creencia. Todo el resto del lenguaje carece literalmente de sentido, puesto que no figura ninguna parcela de la realidad; la expresión de deseos, la manifestación de juicios de valor (y otras cosas que se pueden hacer con el lenguaje) quedan fuera del ámbito de lo que se puede decir significativamente. Incluso la propia semántica, en la medida en que pretende realizar afirmaciones sobre lo que no puede ser dicho, es igualmente ilegitima.

La influencia más relevante de la teoría del Tractatus sobre la filosofía del lenguaje posterior hay que buscarla pues más en su forma especial de concebir la semántica que en la huella que pudieran dejar las tesis expuestas en él. Los rasgos fundamentales de esa concepción son:


a) reducción de las funciones sernánticas lingüísticas a la descriptiva o enunciativa; el lenguaje es considerado como el instrumento que permite acceder a la estructura de la realidad (y del pensamiento), porque es un reflejo de ella

b) el análisis semántico consiste esencialmente en la búsqueda de una estructura lógica oculta bajo la forma superficial del enunciado; el lenguaje natural tiene una forma contundente, que no permite captar de forma inmediata el significado de la proposición;



c) la estructura lógica es la base de la interpretación semántica; el significado de la proposición tiene que ver con la conexión entre los elementos que la componen y la realidad, conexión que, en el caso del Tractatus, es directa e inefable.

Aunque no se identificaran con la aplicación concreta de esta concepción general del Tractatus, muchos filósofos posteriores la han compartido, de tal modo que se puede afirmar que se encuentra en el origen de la revolución teórica de la semántica filosófica moderna.
: dpto log -> ebustos -> Publicaciones -> Filosofia%20del%20lenguaje
Filosofia%20del%20lenguaje -> Significado y contexto: de la semántica a la pragmática
Filosofia%20del%20lenguaje -> Semiosis y sistema semiótico: del signo a la lengua
Filosofia%20del%20lenguaje -> Unidad 8 Sentido, referencia y representación: la filosofía del lenguaje de G. Frege
Filosofia%20del%20lenguaje -> Unidad 4 Las ideas y el origen de la semiótica en J. Locke
Filosofia%20del%20lenguaje -> Unidad 1 lenguaje, conocimiento y realidad en la antigüedad clásica
Filosofia%20del%20lenguaje -> Unidad 15 El programa naturalista de N. Chomsky: mente, cerebro y lenguaje
Filosofia%20del%20lenguaje -> Unidad 2 Modi significandi: la filosofía del lenguaje en la Edad Media
Filosofia%20del%20lenguaje -> Significado y estereotipo nombres comunes, clases naturales y rigidez
Filosofia%20del%20lenguaje -> Unidad 5 El análisis del lenguaje y el pensamiento en el siglo de las Luces




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal