Tema central del curso 2003-04 Concejo Educativo de Castilla y León



Descargar 252,36 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión02.10.2017
Tamaño252,36 Kb.
  1   2   3   4   5   6
TEMA CENTRAL DEL CURSO 2003-04
Concejo Educativo de Castilla y León
www.concejoeducativo.org

Hacia una educación

diferente,
cómo abordar
el modelo LOCE

Contenido



Introducción 3

I.- “Aprender o empollar” (La LOCE, un modelo academicista) 5

Introducción 6

1.-Estructura de contenido 7

2.-Metodología 11

3.-Consecuencias en el alumnado 14

4.- Algunas reflexiones finales 17



II.- Perder diversidad, perder riqueza (La LOCE, un modelo de Ley segregadora) 19

Introducción 20

1.- ¿Cuándo un modelo educativo es segregador? 20

2.- Cuadros resumen de los aspectos segregadores del modelo LOCE (sociedad, centros educativos, alumnado) 29




Documento elaborado por Concejo Educativo de Castilla y León,
dentro del Tema central del curso 2003-2004 >

www.concejoeducativo.org/3edu-dif-loce.htm


Puede verse un resumen en Html de este documento, y también acceder al documento completo en línea >
www.concejoeducativo.org/alternat/edu-dif-loce.htm

Introducción


Este documento trata de analizar el modelo educativo propuesto por la LOCE, que ya en su primer año de existencia ha comenzado a dificultar enormemente el mantenimiento, no sólo de nuestra práctica educativa más comprometida, sino también, nuestra idea de educación, y su repercusión social.
No se intenta en este documento simplemente reflejar una serie de ideas críticas sobre la LOCE, se quiere ir más allá. La situación en que nos encontramos en este curso y el que viene resulta contradictoria en una Comunidad como Castilla y León. Por una parte podremos participar, de alguna forma, en el debate sobre la nueva ley. Por otra, vamos a sufrir la aplicación de una ley tan segregadora e impositiva como la LOCE, al depender de un gobierno autonómico partidario a ultranza de ella.
No pensamos que vayan a ser algunas medidas concretas las que se aplicarán de la LOCE, sino algo que es mucho más grave. Será la intencionalidad de esta ley en su conjunto lo que se trate de llevar a los centros, sea cual sea la ley orgánica que exista (siempre con las diferencias que el marco de cada una señale). Mucho nos tememos que la intención selectiva del alumnado, privatizadora, impositiva y carente de participación y autonomía en los centros va a ser una constante en Castilla y León mientras tengamos un tipo de gobierno como este, independientemente de la ley que rija en ese momento.
Por todo esto hemos transformado nuestro título de cómo abordar la LOCE, por cómo abordar el modelo LOCE. A lo largo del documento las referencias a la LOCE deben entenderse así. De esta forma creemos que las ideas que se recogen en este documento, surgidas al hilo del análisis de una ley concreta como la LOCE, pueden ser útiles para reflexionar sobre nuestra realidad educativa mientras parte de ella siga vigente y mientras su espíritu sea el que se trate de imponer.
Somos conscientes de que habría que profundizar y contrastar bastantes campos pues en la LOCE están marcados muchos ámbitos que van a tener que ser revisados: currículo, participación, autonomía, privatización, etc. En ese sentido este documento es parcial, está inacabado ya que en él sólo se recogen dos campos. El primero referido al trabajo más de aula: el academicismo. Avanzar en un campo tan propio de la renovación pedagógica lo exigía así. El otro de carácter más social: la segregación. La razón que hizo escogerlo es que uno de los detonantes que generaron (mejor que se utilizaron) para el desarrollo de la LOCE fue la preocupación social por el alarmante fracaso escolar en los centros, la desmotivación del alumnado y la pérdida de autoridad de la escuela como referente educativo. Una preocupación así es, para algunas personas, real. Son aquellas que desean revisar la forma en que no sólo el alumnado sino también la Escuela debe cambiar para acercarse y llegar a entenderse. Entre esas personas nos encontramos. No obstante somos conscientes de que para otras fue, o es, la disculpa para separar a parte del alumnado, en general el más desfavorecido. En esa perspectiva se sitúa el modelo LOCE.
La estructura que adopta el desarrollo de ambos temas es similar: partimos de una visión general de lo que desde nuestra perspectiva significa un modelo de ley como la actual, contrastándola con las propuestas y alternativas que a lo largo de los últimos años ha venido desarrollando Concejo Educativo. Posteriormente, se analiza con más detalle qué aspectos en la articulación de una ley como LOCE se destacan cómo academicistas o segregadores. Esto último nos ayudará a interpreta mejor la nueva legislación que pueda irse produciendo.


I.- “Aprender o empollar”
(La LOCE, un modelo academicista)

Introducción: La LOCE, un modelo academicista

1.- Estructura de contenido

2.- Metodología

3.- Consecuencias en el alumnado

4.- Algunas reflexiones finales




Introducción

La finalidad de este documento es tratar de clarificar qué entendemos por academicismo, en qué medida la LOCE lo hace suyo en numerosos aspectos de su desarrollo y cuáles, desde nuestra postura, son los puntos fundamentales a “denunciar” para contrarrestar sus efectos.


Hemos seleccionado tres ejes como organizadores de nuestro análisis con el fin de comprobar cómo la nueva ley suscribe este modelo: estructuración del contenido, metodología y consecuencias para el alumnado. Por último, brevemente, puesto que está desarrollada ampliamente en los documentos de Concejo, y como contraste, mostraremos nuestra alternativa a la LOCE.
Con el fin de hacer más visible esta triple perspectiva del tema, y para evitar ser redundantes hemos diferenciado las distintas posturas visualmente: tras una breve explicación del tratamiento que una perspectiva academicista hace de los diversos aspectos que conforma cada eje, el primer recuadro hace referencia directa a la LOCE, mientras que el segundo recuadro ofrece la postura de Concejo Educativo.
Por qué consideramos que la LOCE es academicista: Algunas ideas de partida
La LOCE impulsa una educación academicista, parcelada y de contenido exclusivamente conceptual. Los desarrollos curriculares que proponen están basados en la lógica de la ciencia como disciplina. El currículo se fragmenta y se distribuye en cursos sin ningún tipo de referencia a la cultura experiencial del alumnado, ni al tipo de realidades y problemas sociales al que se enfrenta o se va a enfrentar y al que tiene que dar respuesta.
El saber está condicionado no a las necesidades vitales de cada persona en cada momento de vida sino a la consecución del éxito de una etapa con respecto a la siguiente. El desarrollo integral de la persona al que alude la LOCE se limita a la adquisición de contenidos disciplinares. Lo emocional y lo relacional no tiene cabida ni como contenido ni como forma de aprender.
Los procesos de cómo se adquiere, se procesa y se produce la información quedan limitados a la capacidad individual de cada alumno y alumna para aprender por su cuenta. No tiene en cuenta la existencia de distintos estilos de aprendizajes, ni la diversidad de realidades existentes en el aula.
La orientación predominantemente academicista de la LOCE habilita al alumnado para defenderse con mayor o menor éxito en el contexto escolar (y en último término en el universitario) pero no le capacita para desenvolverse en la sociedad como ciudadano crítico en condiciones de igualdad. Hay una serie de habilidades, de discursos, que no entran en un formato academiscista-transmisivo y que necesitan conocer y desarrollar para saber interpretar y manejar la información del mundo, así como para desenvolverse como personas.
La selección de contenidos que propone para cada materia, nivel y etapa está en función de la lógica disciplinar, prescindiendo de las fuentes psicopedagógicas y sociológicas. Cómo se aprende y se construye significado queda limitado a una enseñanza-aprendizaje transmisiva-memorística.
El tipo de contenidos, aún respondiendo, a las necesidades epistemológicas, carece de actualización científica y no aborda los problemas y conflictos sociales, naturales y tecnológicos con los que se enfrenta la sociedad. En muchas ocasiones los desarrollos de los contenidos son totalmente incoherentes e incluso contradictorios con los principios y finalidades que se señalan en las introducciones de cada uno.
Se da una visión aséptica del mundo. Los conflictos sociales y científicos o se evitan o son meras descripciones donde la realidad sólo es posible una interpretación.
Esta propuesta academicista que asume totalmente la LOCE tiene, además, una consecuencia directa clara: la exclusión social.
El academicismo produce exclusión pues parte de varias posturas falsas:

-todo el mundo tiene las mismas oportunidades,

-todo el mundo tiene una única forma de aprendizaje,

-la motivación en todo el alumnado se produce por la consecución del máximo que oferta el sistema educativo (la universidad).


Es decir, no tiene en cuenta la desigualdad social de partida, ni la diversidad de personas que existen ni las diferentes aspiraciones que tienen.
Intenta solucionar el fracaso aumentando la cantidad de contenidos, lo que produce más fracaso, y deja como única posibilidad el impartirlo de forma tradicional. Esto producirá, necesariamente, una mayor frustración en los centros y como consecuencia aumentarán los problemas en éstos, que tratarán de salvarse con una mayor grado de separación todavía del alumnado.
El academicismo presupone una persona-tipo y a ella se ajusta una propuesta curricular que refleja la visión de “personas expertas que han tenido ya éxito escolar en su especialidad”. Esta persona-tipo se corresponde con la población que tiene mayores aspiraciones, que generalmente, pertenecen al sector más favorecido.

Por tanto, el academicismo se aleja de nuestra pretensión de una educación integral de la persona, de una escuela que prepara para la vida. El alumno o alumna no debe ser un mero consumidor (de información, de productos, de emociones, etc.) sino una persona con capacidad para pensar críticamente, y de participar activamente en la sociedad en la que vive y transformarla, produciendo ó adaptándose a los cambios no acomodándose a ellos. Este concepto de educación choca frontalmente con el academicismo de la LOCE que pretende una formación de la persona muy parcial (acumulación de contenidos), personas acríticas, sumisas e individualistas.



  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal