Tema 9 Los Contratos advertencia necesaria



Descargar 154,14 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión11.01.2017
Tamaño154,14 Kb.
1   2   3

OJO: son normas de orden público aquellas vinculadas a la interpretación de los contratos y a su calificación.

-art. 12 cpc.: (omissis) “… En la interpretación de contratos o actos que presenten oscuridad, ambigüedad o deficiencia, los Jueces se atendrán al propósito y a la intención de las partes o de los otorgantes, teniendo en mira las exigencias de la ley, de la verdad y de la buena fe.”

- art. 1160 cc: “Los contratos deben ejecutarse de buena fe y obligan no solamente a cumplir lo expresado en ellos, sino a todas las consecuencias que se derivan de los mismos contratos, según la equidad, el uso o la Ley”.-

V.- Nociones Generales acerca de algunos contratos nominados:

- La venta: Artículo 1 474.- La venta es un contrato por el cual el vendedor se obliga a transferir la propiedad de una cosa y el comprador a pagar el precio.

- El Arrendamiento:

- Cesión de créditos: Artículo 1.549.- La venta o cesión de un crédito, de un derecho o de una acción son perfectas, y el derecho cedido se transmite al cesionario, desde que haya convenio sobre el crédito o derecho cedido y el precio, aunque no se haya hecho tradición. La tradición se hace con la entrega del título que justifica el crédito o derecho cedido.

- Sociedad: Artículo 1.649.- El contrato de sociedad es aquel por el cual dos o más personas convienen en contribuir, cada uno con la propiedad o el uso de las cosas, o con su propia industria, a la realización de un fin económico común.

- Mandato: Artículo 1.684.- El mandato es un contrato por el cual una persona se obliga gratuitamente, o mediante salario, a ejecutar uno o más negocios por cuenta de otra, que la ha encargado de ello.

- Transacción: Artículo 1.713.- La transacción es un contrato por el cual las partes, mediante recíprocas concesiones, terminan un litigio pendiente o precaven un litigio eventual.

- Préstamo de uso: (comodato) Artículo 1.724.- El comodato o préstamo de uso es un contrato por el cual una de las partes entrega a la otra gratuitamente una cosa para que se sirva de ella, por tiempo o para uso determinados, con cargo de restituir la misma cosa.

- Préstamo de consumo: (mutuo): Artículo 1.724.- El comodato o préstamo de uso es un contrato por el cual una de las partes entrega a la otra gratuitamente una cosa para que se sirva de ella, por tiempo o para uso determinados, con cargo de restituir la misma cosa.

- Depósito: Artículo 1.749.- El depósito en general es un acto por el cual una persona recibe la cosa ajena con obligación de guardarla y restituirla.

- Prenda: Artículo 1.837.- La prenda es un contrato por el cual el deudor da a su acreedor una cosa mueble en seguridad del crédito, la que deberá restituirse al quedar extinguida la obligación.

- Hipoteca: Artículo 1.877.- La hipoteca es un derecho real constituido sobre los bienes del deudor o de un tercero, en beneficio de un acreedor, para asegurar sobre estos bienes el cumplimiento de una obligación.



VI.- Diferencia y/o relaciones entre contratos mercantiles y contratos civiles:

Introducción:

El cco. contiene un conjunto de normas en materia de contratos mercantiles en general, que, en su gran mayoría coinciden con la regulación más amplia y genérica del cc, aplicable subsidiariamente en lo no previsto en el cco. y que solo en pequeña parte contiene reglas especiales en relación a aquél.-

Un contrato mercantil es un negocio jurídico bilateral que tiene por objeto un "acto de comercio". Un "acto de comercio" es todo aquél acto regulado en el Código de Comercio, o cualquier otro análogo.

Un negocio jurídico puede ser considerado un "acto de comercio" en función de la condición de las partes que intervienen en él (si son comerciantes o no), en función de su objeto (si el Código de Comercio lo considera mercantil, o no), o en función de los dos criterios tomados conjuntamente.

Como ejemplo, el "contrato de compañías" siempre presenta carácter mercantil, en función de su objeto (la puesta en común de bienes e industria con ánimo de lucro), independientemente del carácter de comerciantes o no de las partes que lo suscriban, mientras que el contrato de préstamo será mercantil si cualquiera de las partes es comerciante y las cosas prestadas se dedican a actos de comercio.

La legislación aplicable a los contratos mercantiles denota diferencias en relación con la legislación civil común, debido a que busca adaptarse a las necesidades del tráfico mercantil, el cual necesita soluciones distintas (normalmente más ágiles y rápidas) que el ámbito civil.

Los contratos mercantiles se rigen por el Código de Comercio y las leyes especiales de comercio, y, en todo lo que éstas no previeren, por las reglas generales de las obligaciones y contratos del Código Civil

Relaciones y/o diferencias:

A.-) En cuanto a la fuerza vinculante de la propuesta u oferta: el cco. en sus arts. 110 y 111:disponen: 110: “Para que la propuesta verbal de un negocio obligue al proponente, debe necesariamente ser aceptada inmediatamente por la persona a quien se dirige; y en defecto de esa aceptación, el proponente, queda libre.” 111.- La propuesta hecha por escrito debe ser aceptada o desechada dentro de veinticuatro horas, si las partes residieren en la misma plaza”. En cambio, en el cc art. 1137 se dispone: “El contrato se forma tan pronto como el autor de la oferta tiene conocimiento de la aceptación de la otra parte. La aceptación debe ser recibida por el autor de la oferta en el plazo fijado por ésta o en el plazo normal exigido por la naturaleza del negocio.- El autor de la oferta puede tener por válida la aceptación tardía y considerar el contrato como perfecto siempre que él lo haga saber inmediatamente a la otra parte. El autor de la oferta puede revocarla mientras la aceptación no haya llegado a su conocimiento. La aceptación puede ser revocada entre tanto que ella no haya llegado a conocimiento del autor de la oferta. Si el autor de la oferta se ha obligado a mantenerla durante cierto plazo, o si esta obligación resulta de la naturaleza del negocio, la revocación antes de la expiración del plazo no es obstáculo para la formación del contrato. La oferta, la aceptación o la revocación por una cualquiera de las partes, se presumen conocidas desde el instante en que ellas llegan a la dirección del destinatario, a menos que éste pruebe haberse hallado, sin su culpa en la imposibilidad de conocerla. Una aceptación que modifica la oferta, tendrá únicamente el valor de una nueva oferta”.



B.-) En cuanto al perfeccionamiento de los contratos bilaterales y unilaterales. El art. 112 del cco. dispone: El contrato bilateral entre personas que residen en distintas plazas no es perfecto, si la aceptación no llega a conocimiento del proponente en el plazo por él fijado o en el término necesario al cambio de la propuesta o de la aceptación, según la naturaleza del contrato y los usos del comercio. El proponente puede dar eficacia a una aceptación extemporánea, dando inmediatamente aviso al aceptante. Cuando el proponente requiera la ejecución inmediata del contrato sin exigir respuesta previa de aceptación, y ésta no sea necesaria por la naturaleza del contrato y según los usos generales del comercio, el contrato es perfecto al comenzar la otra parte su ejecución. En los contratos unilaterales las promesas son obligatorias al llegar a conocimiento de la parte a quien van dirigidas”. Se consagra la tesis del conocimiento, en el sentido de que la aceptación debe llegar a conocimiento del proponente en el plazo por él fijado o en el término necesario al cambio de la propuesta o de la aceptación, según la naturaleza del contrato o los usos del comercio. En materia civil, el art 1137 del cc se establece una presunción iuris tantum del conocimiento desde el instante de la llegada de la aceptación a la dirección del destinatario; igualmente, la eficacia de una aceptación extemporánea otorgada por el proponente con aviso al aceptante, tiene igual tratamiento en ambas normas.

C.-) El segundo aparte del art. 112 del cco., que se corresponde con el art. 1138 del cc., establece que cuando el proponente requiera la ejecución inmediata del contrato sin exigir respuesta previa de aceptación, y ésta no sea necesaria por la naturaleza del contrato “y según los usos generales del comercio”, concepto éste último ajeno al cc, el contrato es perfecto al comenzar la otra parte su ejecución.- Artículo 1.138:” Si a solicitud de quien hace la oferta, o en razón de la naturaleza del negocio, la ejecución por el aceptante debe preceder a la respuesta, el contrato se forma en el momento y en el lugar en que la ejecución se ha comenzado. El comienzo de ejecución debe ser comunicado inmediatamente a la otra parte”.

D.-) En los contratos unilaterales mercantiles, la promesa es obligatoria al llegar a conocimiento de la parte a quien va dirigida. (último aparte del art. 112 cco.). En materia civil, la promesa es obligatoria una vez que el proponente tiene conocimiento de la aceptación de la persona a quien fue dirigida. (art. 1137 cc.).

E.-) En materia de fianza civil, es de la esencia de dicho contrato la circunstancia de que el fiador es titular de los derechos de excusión y división, salvo pacto en contrario ( 1812 y 1819 cc.). En materia mercantil, el fiador responde solidariamente con el deudor principal sin poder invocar los beneficios de excusión o división (art. 547 cco.).

Otras diferencias:


  • La causa en los contratos civiles es económica. En los mercantiles es el lucro.-

  • En los civiles quedan establecidas, en muchos casos, condiciones de formalidad. En los mercantiles no es preponderante la formalidad.

  • Para que un contrato sea considerado mercantil tiene que participar por lo menos un comerciante

  • En materia mercantil existen contratos especialísimos.

VII.- Características de los contratos mercantiles:

Es un medio (instrumento jurídico) de la circulación mercantil.

Es regulado por el Código Civil y el Código de Comercio.

Tiene Libertad de Forma aunque el Estado obliga a realizar numerosas operaciones con arreglo a formas rígidamente preestablecidas. Su intención es la de proteger el interés del público en general.



Reducción del principio de la autonomía de la voluntad en materia de contratación. Los contratos mercantiles se suponen elaborados en igualdad de condiciones por las partes contratantes. Sin embargo, en la realidad, existen compañías privilegiadas que “imponen” su ley a los clientes. Es el caso de contratos bancarios, seguros, transportes, suministros de gas, agua, electricidad, etc. Son los denominados contratos-tipo en los que raramente se realizan modificaciones por exigencias de particulares.

VIII.- Clasificación de los contratos mercantiles:

1. De colaboración asociativa: En estos contratos existe un acuerdo de organización entre varias partes, de los que nace una relación duradera y que va dirigido a regular las relaciones de los socios entre ellos, y las de cada uno con la sociedad. Es ejemplo de este tipo los contratos de sociedad. 2. De colaboración simple: Son todos aquellos mediante los cuales, una de las partes, coopera con su actividad para conseguir el fin de otra. Son la mayor parte de los arrendamientos de servicios como por ejemplo, los contratos de comisión, publicidad, gestorias.

3. De garantía: En este tipo se da como finalidad principal, asegurar el cumplimiento de una determinada obligación. Por ejemplo el contrato de fianza.

4. De cobertura de riesgo: En estos, una de las partes se compromete a cubrir las consecuencias que un determinado riego pueden llegar a producir en la otra parte contratante. Este es el caso de los contratos de seguros y aquí el documento que refleja el contrato se denomina póliza de seguros y para que el contrato tenga efecto el asegurado debe pagar una cantidad de dinero denominada prima.

5. De concesión de crédito: Estos son los que realizan las entidades financieras cuando nos conceden algún tipo de crédito.

6. De custodia: Una de las partes se obliga a guardar o custodiar algo por cuenta de otro. Este es el caso del contrato de depósito turístico o el servicio de caja fuerte en un hotel.

7. De cambio: Tienen como finalidad la circulación de la riqueza, utilizando cualquiera de los medios previstos en derecho, son de destacar en este tipo: Contrato de compraventa: Su finalidad es fijar las condiciones en que el comprador y vendedor han de llevar a cabo la compraventa de un determinado bien o derecho, en el que deben especificarse las personas, los bienes o derechos que son objeto de la compraventa, el precio y las condiciones de pago. Contrato de suministro: Las empresas necesitan obtener diversos suministros como es el caso de la electricidad, agua, gas o teléfono, en este tipo de contrato el suministrador se compromete a llevar a cabo una serie de prestaciones con una continuidad fijada y el suministrado se compromete a pagar el precio establecido, en la gran mayoría de las ocasiones estos contratos son de adhesión, es decir, las condiciones están prefijadas por la empresa suministradora en un contrato tipo.

8.Contrato de hospedaje: Es un contrato atípico, ya que carece de regulación específica, sin embargo se le aplican las normas generales relativas a los contratos. Se trata de un contrato consensual, ya que las partes consienten libremente en obligarse, una de ellas se obliga a prestar alojamiento con los servicios complementarios que procedan a cambio de un precio, y la otra a pagar por los servicios recibidos.

9.Contrato turístico de mediación: En este contrato existe una relación contractual entre un particular y una agencia mediadora, mediante el cual el particular viene a solicitar los servicios de dicha agencia, esta adquiere un servicio por el que paga un precio, siendo su destinatario un cliente, se trata de un acto de comercio pues los servicios adquiridos, lo son a otros empresarios como hoteles, restaurantes, empresas de transporte y otras agencias de viajes.

IX.- Noción de los distintos tipos de contratos mercantiles
Contrato de sociedad mercantil: La sociedad es un contrato y está sometida a las condiciones que el derecho común exige para el perfeccio­namiento de los contratos en general. Es preciso distinguir entre las condiciones o requisitos esenciales para la validez o para la existencia de todos los contratos ( vistos anteriormente) y los elementos que caracterizan o dan fisonomía propia a cada uno de estos y en cuya virtud la ley les da un nombre particular y les señala efectos determinados.

Características.

1.- Todo contrato de sociedad es eminentemente personal, porque se forma en consideración a las personas contratantes.

2.- Es sinalagmático, porque en el momento de su formación, cada uno de los asociados se obliga a hacer un aporte, y hay entre ellos reciprocidad de obligaciones y derechos.

3.- A título oneroso porque cada uno de los asociados arriesga su aporte respectivo.

4.- Es de buena fe, pues aunque ésta es necesaria en todos los contratos y en todos los actos de la vida, es aún más necesaria, si es posible, en materia de sociedad la cual reposa sobre la confianza que se tienen entre sí los coasociados.

5.- Es al mismo tiempo conmutativo y aleatorio; se observará la reunión de estos dos caracteres que, en general, se excluyen.

6.- Cada uno de los asociados está obligado para con los otros a aportar una cosa cierta, lo que le da el carácter de un contrato conmutativo, cuando se consideran los asociados y la sociedad con relación al objeto que ellos se proponen, que es la probabilidad de ganancias o pérdidas, se encuentra el carácter aleatorio.
ELEMENTOS ESPECIALES DE FONDO.
Sujetos.
Persona natural o jurídica. Sujetos de derecho y obligaciones y que por regla general se rige en materia contractual. Estos sujetos pueden ser:


  • Sujetos en el derecho privado; se aplica el principio de la pluralidad de las partes por lo menos dos sujetos en toda sociedad que nace de un contrato celebrado entre dos o más partes.

  • Sujetos en el derecho público; se rigen por la Ley Orgánica de la Administración Pública, publicada en la Gaceta Oficial N° 37305 de fecha 17 de octubre 2001. Las empresas propiedad del Estado de Entidades Federales y de los Municipios.

  • Sujetos de un solo socio; Luego de constituida cualquier especie de sociedad por dos o más personas se admite que uno de los asociados o un tercero adquiera la totalidad del capital accionario y la sociedad subsistirá solo con este. Los socios pueden ser personal naturales, jurídicas o concurrir unas y otras.


Affectio Societatis.
Que existan entre los socios una verdadera intención e interés para formar parte de una sociedad mercantil. Rodríguez en su obra “El Registro Mercantil en Venezuela” Tomo II define, “El Affectio Societatis es la voluntad declarada y explicita de las partes de querer formar parte de la sociedad”.(p.78); por su parte el citado autor señala que es un elemento indispensable tanto para el nacimiento como para la subsistencia del ente social, así los contratantes deben tener la voluntad de constituir una sociedad para el cumplimiento de un objetivo determinado (aportes, dinero o bienes, y repartirse entre sí las utilidades).

Rodríguez toma nota de Narváez (p.105-134) señalando que el Affectio Societatis es una voluntad igualitaria porque ningún socio esta subordinado a los demás consocios y es siempre interesada porque el espíritu de lucro los impulsa a todos.



Aporte(s).
Aporte en Especies o Cosas.
El aporte debe consistir, según la Ley (Art. 1649 Código Civil) en "la propiedad o el uso de las cosas" o en la "propia industria". La palabra cosa está empleada aquí en el sentido jurídico y amplio de todo aquello que pueda ser poseído, lo cual incluye tanto las cosas materiales, como los derechos y otras cosas inmate­riales.

E1 aporte puede consistir, en la propiedad de las cosas o en el uso de las mismas. La palabra uso debe entenderse aquí, como equivalente a goce y no en el sentido restringido de derecho real, como desmembración de la propiedad. El aporte del uso de una cosa es un derecho que puede ser tanto real como personal. Ese derecho abarcaría todas las formas legales posibles para gozar o usar de las cosas aportadas.

Generalmente el aporte consiste en dinero: se llama aporte en numerario. Los aportes en especie pueden ser bienes muebles o inmuebles, corporales o incorporales, y consistir en la propiedad o el uso de esos bienes y puede ser también la industria de uno o más de los asociados. Sanojo opina que el crédito de un comerciante no puede servir de aporte, nosotros sí haremos que éste puede consistir en todo objeto apreciable en dinero, aunque sea inmaterial, como una clientela, una marca de fábrica, en el nombre y el crédito comercial del asociado; están muy distantes de pensar como él los autores modernos. Todo lo que puede ser objeto de una obligación, todas las cosas que están en el comercio y que son apreciables en dinero, son, pues, susceptibles de constituir un aporte.

Aporte de Industria.

Generalmente uno o más socios prometen aportar su industria a la explotación de la sociedad, y este aporte constituye una obligación de hacer, extensión indicada por el artículo 1656 del Código Civil. Si el socio que ha prometido su industria, ejerce separa­damente una igual a la que ha prometido a la sociedad debe dar cuentas de todas las ganancias realizadas y a las cuales tiene derecho la sociedad; pero si el socio, empleando su industria fuera de la sociedad, ha causado a esta un perjuicio superior al provecho obtenido, como la atribución de este provecho a la sociedad no es suficiente para indemnizarla, el socio debe reparar íntegramente el perjuicio causado, pues el citado artículo 1656, al indicar un modo de reparación, no excluye el que pueda resultar del dere­cho común.
Fin Económico Común.

Consiste en multiplicar y dividir entre los socios las ganancias.



Beneficios.

Organizada la sociedad por los diversos aportes de los miembros que la componen, debe ser explotada para un fin económico común. Es menester que el fin que se propone la sociedad sea un fin común, es decir, en provecho de todos los asociados y de cada uno de ellos simultáneamente. Ese fin debe tratar de proporcionar ventajas, no simplemente morales, sino pecuniarias, pues es de esencia del contrato de sociedad que el fin perseguido sea un fin económico.

En la distribución de beneficios no es necesario que todos los asociados tengan una parte igual, la parte de uno puede ser mayor que la de otro, habida consideración al valor de sus respectivos aportes, pero sí es menester que todos participen en cierta proporción de los beneficios, de tal mane­ra que sería nula la cláusula que aplicase a uno solo de los socios la tota­lidad de los beneficios, así como también sería igualmente nula la que eximie­ra de toda parte en las pérdidas.
Pérdidas.

Las pérdidas, lo mismo que los beneficios, resultan de la comparación que se hace entre el activo social primitivo, levantado el día de la formación de la sociedad, y el activo tal como resulta del inventario ulterior el día de la liquidación. Habrá beneficios si este inventario arroja un excedente, y pérdidas si establece una disminución de valores activos, deducción hecha del pasivo. La cifra real de las pérdidas o de las ganancias es aquella que da el resultado final de todas las operaciones consumadas por la sociedad durante su existencia más o menos prolongada, y no las que resulten del examen de las operaciones tomadas aisladamente, pues hay que hacer en el conjunto de las operaciones, la compensación entre las pérdidas y los beneficios parciales.
ELEMENTOS FORMALES.
Otorgamiento del Documento.

Según el Art.211 del Código de Comercio, “El contrato de sociedad se otorgará por documento público o privado”. El otorgamiento de documento se da tanto en las sociedades de personas como en las sociedades de capitales.


Inscripción en el Registro Mercantil
Según el Art.212 del Código de Comercio, reviste la importancia de la inscripción del contrato de sociedad en el Registro Mercantil, ya que lo convierte en un acto público por cuanto permite que su conocimiento este al alcance de la comunidad, así dicho documento adquiere la condición de Erga-Omnes.

Conforme al Art.16 en concordancia con el Art.215 del Código de Comercio, se establece los documentos que deben anotarse en el registro de comercio.

De acuerdo al Art.22 del Código de Comercio debe cumplir con la fijación por seis meses del documento registrado en la oficina respectiva y en concordancia con los Arts.25, 219 y 220 del Código de Comercio.

1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal