Tema 4 El idealismo Tema 5 Tradicionalismo y Conservadurismo Tema 6



Descargar 0,5 Mb.
Página5/7
Fecha de conversión04.06.2017
Tamaño0,5 Mb.
1   2   3   4   5   6   7

TEMA 6 EL PENSAMIENTO POLITICO NORTEAMERICANO: DE LOS FOUNDING FATHERS A LA CONSOLIDACION DE LA NACION AMERICANA



LA ADPATACION AMERICANA A LA NACION ALEMANA
El programa de colonización por parte de los ingleses en las costas de América del norte comenzó a finales del siglo XVI. Recordemos que este proyecto estaba en competencia con el de otras potencias europeas. En los dos siglos posteriores ya había cerca de 13 colonias en América, caracterizadas por estar sometidos a un mismo soberano, Jorge III y la amenaza de los nativos o de los franceses del Canadá y Luisiana. Se dice que la mayoría de estas colonias estaban pobladas de disidentes religiosos o de los que aspiraban libertades en una Inglaterra con monarquía absoluta, y donde la Iglesia amenazaba por quemar a todo hereje.

Tanto la comunidad cristiana como las diferentes comunidades políticas se formaban por individuos que aceptaban el pacto voluntariamente. Además, las colonias tenían el derecho de organizar sus propias colonias, legislar y aprobar sus impuestos, mientras que el rey se reservaba sólo en nombrar gobernadores que ejercían el poder en su nombre. Si aceptamos esta afirmación, llegamos a la conclusión de que las ideologías del individualismo y de autogobierno fueron principios que ya existían desde la misma formación de las colonias.

Tanto la idea de Lock de que el poder de los monarcas no proviene de Dios, y que los son los pueblos que confían a los monarcas el poder que tienen; además que, en caso del abuso de éste, el pueblo tiene derecho a usar la fuerza para entregarlo a otro; como la de Montesquieu de que el poder debe ser limitado por otros poderes, influyeron mucho en el desencadenamiento de la Guerra de la independencia. Los revolucionarios americanos estaban seguros de que el lugar ideal para poner en práctica las ideas de Lock era en la Unión.

John With gobernó en la Bahía de Massachusetts con mano de hierro, imponiendo una rígida moral puritana basada en la estructura familiar patriarcal y en la escolarización de todos los niños. Sin embargo, este autoritarismo social coexistió con una descentralización del gobierno local, o sea las decisiones que afectaban la comunidad requerían el acuerdo unánime de cada colono con derecho a voto. Para Jonh Cotton el mejor de gobierno sería la teocracia según las Escrituras, es decir que el criterio religioso, y no el económico, sea el único tenido en cuenta para detentar la autoridad política en la comunidad. La particular mezcla puritana de dogmatismo moral y de democracia política constituiría una de las herencias más influentes en EEUU.

Por otra parte, la colonia de Rhode Island fundada por el calvinista Roger Williams estableció la distinción entre sociedad civil y religiosa como fundamento de la tolerancia religiosa, de la democracia participativa y de la libertad de conciencia. Estos principios constituirían otro de de los legados del pensamiento político Americano.
RESISTENCIA, REBELION E INDEPENDENCIA: George Washington, Thomas Paine, John Adamas, Benjamin Franklin
La política exterior del monarca inglés, Jorge III, desembocaría en una ruptura con las colonias. La necesidad de recaudar impuestos de los comerciantes que viajaban a la Nueva Inglaterra para disminuir los déficits de la monarquía provocaría una resistencia fuerte en las colonias. La represión militar provocó el establecimiento de gobiernos propios en las colonias. Benjamin Franklin consideraba que el Parlamento tenía derecho de establecer gravámenes al comercio con las colonias, pero no impuestos dentro de de las colonias sin el consentimiento de los sujetos que viven en estas. Además, recordemos que no existía ninguna representación de las colonias en dicho Parlamento. Entre los revolucionarios más activos cabe mencionar a Samuel Adams y su sobrino, John Adams, quien argumentaría jurídicamente el derecho de resistencia y la independencia frente al Parlamento inglés.

Ante esta situación de crisis las colonias, cada una con su representación, decidieron redactar el texto de la Declaración de la Independencia. El pensamiento de ilustrados como Lock: la ley, los derechos naturales y el gobierno por consentimiento de los gobernados fueron muy influentes en dicho texto. En la comisión se destacaron: Benjamin Franklin, Robert Livingstone, Roger Sherman y Thomas Jefferson, quien redactaría el texto de la Comisión. La Declaración de la Independencia fue proclamada, finalmente, el 4 de julio de 1776 por el Congreso de Filadelfia, que resumido queda de la siguiente manera:

Las colonias unidas son Estados libres e independientes… y que como Estados libres e independientes, poseen el pleno poder para declarar la guerra, concertar la paz, establecer alianzas, instaurar el comercio, y llevar todos los demás actos y asuntos, como corresponde al Estados independientes según el Derecho”.

Cabe resaltar que lo novedoso de esta declaración es que cada colonia tiene derecho para organizar jurídicamente su propio Estado, independiente y soberano. Franklin, considerado uno de los padres fundadores del país, estableció la primera milicia y fundó la college que posteriormente sería la universidad de Pennsylvania. Propuso una nueva constitución para Pennsylvania y ayudó a redactar el texto de la Constitución. Además, durante siete años fue el primer enviado en misiones diplomáticas, representando los EEUU en Francia.

Uno de los propietarios de plantación más importantes de Virginia, George Washington fue nombrado por Congreso comandante en jefe los ‘patriotas’ resistentes de las colonias. Siete años después de ganar la Guerra de la Independencia le quisieron coronar, sin embargo, él prefirió que en EEUU se instaure una república.

Tom Paine: Expresión de la demanda de la Independencia y los Derechos del Hombre
Paine, 1737-1809, se destacó por transmitir los ideales de la revolución al pueblo de manera muy sencilla a través de un folleto: Sentido Común. Entre los ideales que propagaba podemos citar la superioridad de una república frente a un régimen monárquico, los beneficios económicos de la independencia y la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Al rey Jorge III lo llamo “bandido coronado” y lo comparó con el papa. Se alistó voluntariamente en la guerra por la Independencia de las colonias inglesas.

En su obra The Rights of Man criticó a Burke, y defendió la Revolución francesa. Según él, la monarquía es un gobierno constituido por encima del pueblo, no por el pueblo. Sin embargo, su postura respecto a la esclavitud puede considerarse conservadora, pues afirmó que el Sur agrario podría conservar su peculiar institución, la esclavitud, ya que sin ella los plantadores no podrían mantener su producción. ¡Vaya, un defensor de Derechos Humanos apoyando la dominación de unos sobre otros, ironías de la historia!


LA ELABORACION DE LA CONSTITUCION: FEDERALISTAS Y ANTIFEDERALISTAS
El Plan de Virginia ideado por James Madison proponía la creación de un nuevo gobierno nacional, es decir que la Convención se constituyera en constituyente y alumbrara una nueva Constitución que se someta posteriormente a la ratificación de los Estados. De toda la producción política de este periodo tan interesante destacan por su ingenio, rigor y claridad de argumentación la labor que históricamente ganaron la batalla, los conocidos como Federalistas: Jame Madison, John Jay y Alexander Hamilton en defensa de la Constitución de los EEUU. En dicha Constitución podemos apreciar claramente la influencia de Lock, la idea libertad y de gobierno por consentimiento; de Montesquieu, la necesidad de respeto a la ley y la separación de poderes. Por otra parte, aunque su intención era establecer una república, los padres fundadores sentían un desprecio por las muchedumbres, sobre todo por su capacidad de elegir a sus gobernantes.

Los delegados de la Convención presentaron a los Estados la Constitución para su ratificación. Unas de las cuestiones centrales que debatieron algunos Estados fue la división de poderes entre el gobierno central y los Estados. Se formaron dos facciones: Los federalistas y los anti federalistas. Los federalistas aspiraban a un gobierno central fuerte, mientras que los anti federalistas deseaban la autonomía relativa de los estados; aunque ambos compartían la idea de que EEUU debía tener una Constitución que garantizase derechos humanos y de la ciudadanía.


Jame Madison y la limitación y control del poder
Madison (1751-1836) fue filósofo de la Constitución. Asumió el cargo de Secretario de Estado en el gobierno de Jefferson, y de la presidencia de EEUU entre 1808 y 1816. El intento de someter a votación un proyecto legislativo que creaba un tributo para subvencionar con dinero público la enseñanza de todas las religiones cristianas, provocó la reacción de Madison, quien argumentó que debía haber una estricta separación entre la Iglesia y el Estado.

Madison no era partidario de una democracia directa, desconfiaba a su pueblo para elegir un gobernante capaz de conducir al país a su destino. Aboga por una republica en el que el presidente tenía que ser elegido por un colegio electoral, que actuaría como filtro para la elección del presidente.

Madison se da cuenta de que las facciones sociales y grupos religiosos son inevitables en una sociedad, ya que representan intereses y sentimientos presentes en la sociedad. Por lo tanto, la única manera de acabar con ellos es dividirlos para evitar que ninguno de ellos forme un interés dominante.

Su argumento político más destacado fue la limitación y control del poder. Defiende una Constitución al estilo federal y nacional: se requiere acuerdo entre estados en asuntos de interés común, y permite al gobierno central el poder de actuación directa sobre asuntos de carácter. La creación de un gobierno federal impediría que una facción pudiera dominar y destruir el gobierno.

En cuanto a la representación del pueblo, Madison defiende que la Cámara tenga un mandato de 2 años, que sea elegida por el pueblo y represente sus intereses en materias de temas locales. El Senado, se encargará de controlar las decisiones tomadas en la Cámara de los Representantes.
Thomas Jefferson, James Madison, y the Bill of Rights (1791)
Madison se encargó de revisar todas las the Bill of Rights o Cartas de Derechos provenientes de las constituciones de todos los Estados y por mandato del Congreso elaboró diez primeras Enmiendas. A continuación presentamos algunas de estas Enmiendas: la libertad de la palabra, la libertad de la prensa y la libertad religiosa; el derecho de reunión y de petición al gobierno o la prohibición de castigos crueles; el derecho a un juicio justo y rápido por un jurado imparcial y a la debida asistencia legal, entre otras.
Alexander Hamilton y el monarquismo, el federalismo y la independencia del poder judicial
Hamilton fue descendiente de una familia inmigrante y sin influencia. En el gobierno de Washington ocupó el cargo de Secretario del Tesoro. Defensor del federalismo, y considerado como uno de los padres fundadores, deseó para la nueva nación la constitución de una monarquía constitucional al estilo inglés. Sin embargo, al no ser posible esta posibilidad se inclinó por la creación de una república en el que el poder ejecutivo recayera en un presidente con carácter vitalicio, esta última opción fue rechazada por la Convención. Además, Hamilton abogó por la necesidad de diseñar un poder judicial independiente, cuyos miembros tuvieran carácter vitalicio y que controlara las leyes inconstitucionales o arbitrarias aprobadas por el Congreso.

El primer gobierno de la estrenada republica fue presidido por George Washington, se trataba de poner en práctica un gobierno de soberanía nacional, de acuerdo a la visión de los ilustrados. John Adams, presidente del Senado, apostaba por un EEUU que favoreciera los intereses de la industria y de las finanzas, y que estos llegaran a identificarse con los intereses del gobierno.

La elección de 1800 cambio los Estados Unidos en ciertos aspectos. T. Jefferson y A. Adams no estaban de acuerdo sobre cómo debía gobernarse la nación. Adams lideraba a los Federalistas y Jefferson a los Republicanos. Se produjo un embate que condujo a Jefferson a la Presidencia.
John Marshall y la revisión constitucional
Marshal, Secretario de Estado de Adams, fue nombrado presidente del Tribunal Supremo de EEUU, tras la dimisión de John Jay. Guiado por el espíritu de la constitución descubrió la revisión judicial: es responsabilidad exclusiva del poder judicial determinar la legalidad de las demás ramas del gobierno, incluyendo declarar la inconstitucionalidad de las leyes estatúales y federales en los casos en que se plantee la cuestión dentro de la jurisdicción tribunal.
Thomas Jefferson (1743-1826) y la posición Antifederalista
Jefferson fue tercer presidente de EEUU. Bajo su mandato se compró el enorme territorio de Luisiana a Francia, y adquirió otros territorios de los indios. Estos hechos le hicieron recibir muchas críticas. Su preocupación por la educación le llevó a fundar la universidad de Virginia, la primera universidad libre de vínculos con la iglesia. Como buen dueño de fincas de algodón, en el Sur, tuvo más de cien esclavos, aunque pensaba que esta institución desaparecería cuando el pueblo se madure. Como terrateniente se opuso a los impuestos sobre las mercancías de los colonos.

Refutó la tesis de Montesquieu; los federalistas, Madison y Hamilton en cuanto a que la forma republicana era inadecuada para los países de grandes extensiones territoriales. Su idea de democracia descansaba en el gobierno libre y equilibrado, en una gran descentralización, el derecho de los Estados y un poder local fuerte que acercara el poder al pueblo. Defensor de la soberanía nacional, aunque su apoyo al sufragio universal llegó a ser solo un desiderátum, creencia que todos los hombres nacen iguales y no están atados por un contrato social original. El contrato social entre los hombres sólo tiene la obligación de garantizar la satisfacción de las necesidades comunes.

Jefferson adoptó una política de moderación. Bajo su mandato se llevó a cabo la derogación de la ley de deportación de los liberales y radicales, de la ley de Sedición, rebelión, contra la prensa opositora, la reducción de los impuestos o el establecimiento de la deuda pública mínima.
EL ABOLICIONISMO FRENTE AL PENSAMIENTO PROESCLAVISTA. LA DOCTRINA DE LOS DERECHOS DE LOS ESTADOS DE CALHOUN
Los primeros esclavos africanos fueron comprados en 1619 por los plantadores de tabaco o algodón de Virginia, veinte años después de la fundación de Jamestown. Esta peculiar institución sobrevivirá más de 200, causará problemas a las promesas de igualdad de la revolución norteamericana y llevará al país a la única guerra civil de su historia. Las plantaciones de arroz de Carolina del Norte, situadas en terrenos pantanosos e infestados de mosquitos necesitaron la importación de esclavos desde África. Mientras que tanto el Norte como el Sur se beneficiaron de la esclavitud, la industrialización rápida del Norte levaría a la concesión de libertades a los esclavos en territorios del Norte.

En los años próximos a la Independencia muchos de los fundadores liberaron a sus esclavos. Sin embargo, los Padres Fundadores del Sur; Carolina del Sur y Georgia, no los liberaron. La época del presidente Jackson trajo el deseo de reconstrucción de la sociedad en el sentido de acercar el espíritu que llevo al reconocimiento de los derechos del hombre recogidos en la Declaración de Independencia a la realidad del Sur, planteándose en la sociedad desde diversos puntos de vista- político, económico, filosófico y moral-la institución de la esclavitud.


La defensa de la esclavitud: Calhoun, Fitzhugh, Happer
Happer, Fitzhugh y Calhoun, teóricos sudistas del siglo XIX, mantendrán que la idea de que todos los hombres nacen libres es totalmente errónea. La prohibición de la esclavitud a partir de los años 1846 en los nuevos Estados que entraban en la Unión, Nuevo Mexico, California, etc., fueron desequilibrando la situación de paridad en el Senado.

Entre los autores que más defendieron el establecimiento de la peculiar institución fue Calhoun, nacido en el Estado de Carolina del Sur, donde el cultivo de algodón siguió hasta 1830. Como darwinista social concibe la vida como un campo de batalla donde vence el más fuerte. El sur, dedicado a la producción de materias primas, estaba a favor de precios bajos para los terrenos de cultivo y sintieron agredidos por las peticiones de abolición de la esclavitud. Con la intención de proteger el Sur frente a las leyes aprobadas en el Norte, Calhoun expuso su teoría de la Nulificarían, anulación, y del Derecho de los Estados. En otras palabras, lo que nos dice esta teoría es que si en el Parlamento de EEUU se aprueba una ley que está en contra de los intereses de algún Estado, este tiene el derecho de pronunciar la anulación de dicha ley hasta que se convierta en Enmienda a la Constitución, eso sí debería ganar un mínimo de votos en los tres cuartos de los Estados para ser aceptada

Fitzhugh, por su parte, criticó el sistema económico del Norte, pues los trabajadores en este sistema, aunque son libres, son ferozmente explotados y carecen de un sistema de protección como el que estaba en el Sur.
El pensamiento antiesclavista: William Lloyd Garrison, Frederick Douglas, William Ellery Channing y Abraham Lincoln
En protesta contra la Esclavitud Garrison llegó a quemar la Constitución en una sesión pública. Fue fundador de la American Anti-Slavery Society en 1833. Por otra parte, la esclavitud es criticada por los cristianos, quienes afirmaban que ningún hombre cristiano puede tolerar la esclavitud porque atenta contra las Enseñanzas bíblicas. Esta tesis fue unos de los ingredientes más importantes para el auge del movimiento abolicionista. Douglas, un esclavo emancipado y autodidacta, en 1845 publicó un libro acerca de su biografía, Narrative of the Life, en la que pedía no solo la emancipación, sino también la igualdad de todos los esclavos. Gracias a él, después de la Guerra Civil. Se empezó a luchar por la igualdad entre blancos y negros.

Channing, pastor que defendía que Dios es sólo una persona, destacó por ser uno de los más activos defensores del movimiento abolicionista. Channing ejerció mucha presión sobre Lincoln haciéndole que defienda públicamente el movimiento abolicionista, y que diera giro a su discurso político durante los primeros años de la guerra.


LA ERA DE LA DEMOCRATIZACION DE ANDREW JACSON: FENIMORE COOPER, RALF WALDO EMERSON, WALT WHITMAN Y D. HENRY THOREAU
Jacson supo articular las aspiraciones democráticas del pueblo llano. Representaba el hombre de las oportunidades para una clase media en una sociedad regida por el liberalismo económico y el derecho de voto para los hombres blancos. Durante su segundo mandato, abolió la ley que obligaba a los candidatos a las elecciones presidenciales ser elegidos por las legislaturas de los estados, quedando elegidos por un voto popular.

Cooper se destacó por reflejar en sus artículos las luchas entre los indígenas y los blancos. Además, de describir sociológicamente la realidad social de la nueva república, fue uno de los más radicales defensores del sufragio universal y derecho de la propiedad. Sin embargo, la irrupción de prácticas deshonestas por parte de los políticos llevó a afirmar que “El sufragio universal dejaba el poder de controlar a sus gobiernos en manos de la peor parte de la sociedad”

A Emerson, por su parte, se le considera como representante de la Nueva Inglaterra. En una conferencia que dio en Harvard, con el tema The American Scholar, hizo un llamamiento a los estudiantes, escritores y artistas para que se dediquen a los nuevos caminos que estaba ofreciendo la ciencia tal como lo hicieron los Padres Fundadores en el terreno de la política. Defendió la entrada de los inmigrantes al país.

Por otra parte, Whitman entendía que la democracia necesitaba un orden moral para su mejor funcionamiento, es decir, ésta tiene que permitir una mente abierta, y la tolerancia.

Thoureau es el máximo representante del hombre individualista. Ideó el concepto de desobediencia civil en 1848. Rehusó pagar impuesto en su Estado, Massachusetts, como acto de protesta contra la guerra entre EEUU y México, y contra la esclavitud. Su obra forma parte del legado del pensamiento estadounidense.
LA PRESIDENCIA DE ABRAHAM LINCOLN (1809-1965): LA CONSTRUCCION DE LA NACION NORTEAMERICANNA
Lincoln en su juventud perteneció al Partido Demócrata, el cual defendía la igualdad de todos los hombres. Posteriormente, militó en el Partido Nacional Republicano, donde encontró mejores oportunidades para desarrollar su vocación de hombre volcado en la política. Tanto para Lincoln como para muchos que Vivian en el Norte había que estar unido para poner en práctica la nueva experiencia de la democracia que comenzó en 1776. Como presidente fue un político prudente cuyo objetivo inicial fue el mantenimiento de la Unión, estaba dispuesto a que los Estados separados vuelvan a la Unión aunque con su institución de la esclavitud. Sin embargo, la inesperada prolongación de la guerra civil cambió su actitud respecto al mantenimiento de la esclavitud. Proclamó la emancipación de todos los esclavos en 1863.

TEMA 7 EL LIBERALISMO POSREVOLUCIONARIO


INTRODUCCION

Tras la Revolución Francesa, el pensamiento político se enfrentará con importantes desafíos: cómo construir un régimen representativo, cómo hacer frente a las demandas de representación política de la burguesía y, sobre todo, cómo eliminar la herencia revolucionaria de sus matices radicales. En este sentido, podemos decir que el liberalismo posrevolucionario aspira a buscar un nuevo papel político para la monarquía, abandonando la idea del Derecho Divino. Otras de las preocupaciones en que se ocuparan los liberales posrevolucionarios fue poner una moderación a la excesiva concentración del poder. Por último, el tema de la libertad será también tratado por los liberales franceses.



BENJAMIN CONSTANT

Constant reflexionó sobre las limitaciones que los planteamientos de Rousseau ejercían sobre las libertades y sobre el control de los abusos de poder. Benjamin Constant fue suizo de nacimiento, aunque trató de conseguir la ciudadanía francesa. A pesar de ser elegido miembro del Tribunado, sus ideas no le acercaron a Napoleón, pues en su libro De l’Espirit de conquete et de l’usurpation le consideraba como alguien que desea imponer otro despotismo.

El asunto principal sobre el que gira el pensamiento de Constan es la relacione entre el individuo y el poder. A partir de este tema central ira forjando su teoría entorno a la limitación de poder, el concepto de soberanía y la defensa de las libertades. Según Constant, la idea de Rousseau de la voluntad general podría atacar los derechos de las minorías, aprobar leyes injustas o permitir la implantación de instituciones perversas. Ahora bien, esto no significa que Constant esté en contra de la idea de que el pensamiento debe emanar de la voluntad popular; lo que quiere decir el autor es que la soberanía popular puede apoyar a candidatos dictatoriales, un caso paradigmático es de la elección de Hitler como presidente en Alemania. Defiende la división clásica de poderes, aunque introduce algunos matices. Respecto al poder legislativo, lo bifurca en dos: poder representativo de la continuidad y poder representativo de la opinión

El primero corresponde a la nobleza. Constant adjudica a la aristocracia el papel de elemento intermediario entre el rey y el pueblo. En el segundo, seria ejercido por los propietarios, que son los verdaderos representantes del poder moderno. Según su punto de vista sólo los que disponen de alguna propiedad y tiempo de ocio pueden ejercer mejor la labor de la política.

En relación con el poder judicial, defendió fervorosamente su independencia, que creía salvaguardada por la inamovilidad de los jueces y el juicio con jurado.

Respecto al poder ejecutivo, cree que este debería estar separado en dos: el poder que corresponde al rey, quien coloca por encima de los otros poderes, y como garantía de estabilidad en el presente y de continuidad en el futuro; y el poder que corresponde a los ministros, verdaderos agentes del poder ejecutivo que deben dar cuenta de sus actuaciones y someterse al juicio.

Sobre estos pilares construye Constant su teoría de la monarquía constitucional, cuya función primordial es la defensa de libertad negativa (otros no me impiden decidir como quisiera) o la reivindicación de la individualidad. Sin embargo, esta libertad no implica que los individuos dejen de cumplir con sus obligaciones públicas.

Constant analiza tres tipos de libertad; derecho a la propiedad, libertad de expresión y la libertad religiosa. El derecho a la propiedad, como hemos apuntado, es garantía para ocuparse de los asuntos públicos y, a la vez, de disponer de fuertes razones para buscar la estabilidad social y política. Sin embargo, a diferencia de Lock por ejemplo, Constant no cree que la propiedad sea un derecho natural. La libertad de expresión, es decir libertad de prensa e imprenta, se alza como garante de otras libertades; pues el principio de publicidad permite divulgar las injusticias del poder y formar al pueblo. Respecto a la libertad religiosa, Constant la considera como elemento compensador de la racionalidad en la vida política. Pero no concebía a la religión como un conjunto inmutable de ritos y creencias, sino como una serie de valores cuya manifestación cambia a la vez que lo hace la evolución de la inteligencia y la cultura.

Frente a autores utilitaristas como Betham, Constant no cree que el hombre debe ser guiado únicamente por principios utilitaristas, o sea la utilidad que sus acciones le reportan, sino por la búsqueda de las libertades individuales.
LOS DOCTRINARIOS
Se trata de un grupo de políticos y pensadores que ejercieron su actividad durante la Restauración y la monarquía de julio en Francia (entre 1814-1848) El objetivo central de los doctrinarios era conciliar lo que merecería la pena rescatar del Antiguo Régimen, régimen mixto; y las herencias más valiosas de la Revolución, la participación política de las clases medias. Para los doctrinarios el gobierno representativo constituye el máximo logro político pues representa la razón encarnada en la sociedad.

A Guizot se le considera como el máximo teórico de la soberanía de la razón. Constata que en el mundo hay un orden objetivo, el cual identifica con la razón, que da sentido y ordena los acontecimientos y los fenómenos sociales e individuales. Para él, la razón tiene su origen en Dios y se en cada hombre. De ahí que Guizot considere que existe una razón individual y una social.

Los doctrinarios conciben al poder como algo que no se deja regularse con la razón. Por lo tanto, la división de poderes seria su único freno. Sin embargo, la división propuesta por los doctrinarios va mas allá de la clásica división de poderes, pues defienden que cada poder y cada instancia que lo ejerce deben, a su vez, ser disociados, es decir ninguna persona o instancia podrá ejercer el mando con total autonomía.

Por otra parte, conciben a los ministros como los encargados de esclarecer o iluminar la voluntad del rey. Es decir, los ministros y el rey constituyen el poder ejecutivo, pero con funciones distintas. Los ministros deben dar cuenta de sus actuaciones en las cámaras.

El segundo pilar tratado por los doctrinarios es: a quién le corresponde ejercer los derechos de voto. Para los doctrinarios el derecho a votar no corresponde a todos los ciudadanos. Este derecho lo reservan sólo para aquellos que tienen la capacidad de comprensión de los asuntos y visión racional del interés social. La forma que esta capacidad se expresa exteriormente es a través de la posesión de la propiedad. Por lo tanto, para los doctrinarios para ejercer los derechos políticos hay tener un mínimo de ingresos.

El tercer tema, elaborado por los doctrinarios, versa sobre la libertad de prensa. Bajo el mandato de Serre, Broglie y Guizot redactaron las tres leyes que resumen la mentalidad de los doctrinarios. La primera se centra en los crímenes y delitos de la imprenta, y partía del supuesto de que ninguna opinión se convierte en criminal por hacerse pública. La segunda ley señala que los delitos de imprenta no fueran juzgados por tribunales correccionales, sino por jurados competentes. La tercera defiende que para la publicación de un periódico ha de poseer un mínimo de garantía de depósito económico.

La revolución de 1848 dio el primer golpe al entramado político construido por los doctrinarios. Unos de los principales objetivos de los seguidores de Guizot, el establecimiento de la monarquía, será lo primero en caer. En efecto, salvo el reinado de Napoleón Bonaparte, (1852-1870), Francia no volverá a ser gobernada por un monarca.
ALEXIS DE TOCQUEVILLE
Tocqueville nació en Paris el 26-07-1805 en el seno de una familia aristocrática. Recibió su educación en un mundo completamente opuesto a la revolución francesa. En 1831 realizó un viaje a los EEUU para examinar el sistema penitenciario de este país. Este viaje fue la base de su famoso libro La democracia en América. Aunque llegó a ocupar cargo de ministro de asuntos exteriores y participó en la constitución de la república, se retiró de la política por enfrentarse con Napoleón (que llego a encarcelarle) y por tener mala salud.

En 1856 publicó El Antiguo Régimen y la Revolución, una obra donde analiza las razones que llevaron al desencadenamiento de la revolución de 1789. Murió en Canes el 16-04- 1859 a causa de la tuberculosis.

El pensamiento central de Tocqueville gira en torno a la reflexión de la libertad y la inevitable llegada de la democracia, con los peligros que ello implica para el mantenimiento de la autonomía personal. A diferencia de la corriente tradicionalista, no deseaba volver al Régimen Antiguo. Con su obra el autor La Democracia en América intenta comprender el funcionamiento de la democracia en un país sin un pasado aristocrático. Uno de los hechos que más le llamó la atención a Tocqueville fue por un lado, la existencia de una comunidad aparentemente sin clases; y, por otro, el otro la llegada de la democracia sin ningún previo proceso revolucionario.

Como dijimos antes Tocqueville considera que la llegada de la democracia era inevitable. Ahora bien, el estudioso debe explorar las diferentes formas de manifestaciones democráticas para evitar que las revoluciones acaben en regímenes de terror, como ocurrió en Francia después de la revolución de 1789.

En su estudio sobre las democracias distingue varios niveles de análisis. El primero es el social. La característica más llamativa de la democracia es la demanda de la igualdad, según el autor, igualdad de oportunidades. Una de las críticas que hace nuestro autor a la democracia es la falta de referencias de excelencia. Sin la aristocracia en la democracia el hombre, en un régimen democrático, no tiene a quien imitar. La presencia de la aristocracia servía en las sociedades antiguas como freno al rencor de las clases en una suerte de traslación de las aspiraciones generales a aquellos que podían cumplirlas. Para Tocqueville el individualismo democrático está muy relacionado con la indiferencia entre los hombres; y con el egoísmo, es decir estar preocupado sólo por el interés personal.

El siguiente nivel del análisis lo sitúa en la política. El individualismo, comentado en el párrafo anterior, le lleva al individuo a un desinterés por lo que pasa en la esfera pública, cuya consecuencia primera es la delegación de su responsabilidad en entidades superiores, el Estado, o el inicio hacia la anarquía. La única forma para acabar con esta situación, dirá el autor, es persuadir a los individuos de que su interés particular se halla intrínsecamente unido al interés de sociedad.

Respecto a la clásica división de poderes, Tocqueville analizando la democracia en EEUU, no se centra tanto en la división del poder, sino más bien en la distribución del mismo. Pudo observar una gran descentralización del poder en las administraciones. Por lo tanto, en este nivel local es donde aprecia una mayor vivacidad política y una mayor actitud vigilante del poder.

Si la democracia había muerto con el Antiguo Régimen, Tocqueville piensa que para suavizar el individualismo excesivo en la sociedad moderna y los peligros de la democracia es muy importante el fomento de asociaciones políticas, científicas, culturales, etc. que puedan suplir el papel de la aristocracia. Es decir, que puedan suplir los principios de excelencia y los referentes de un comportamiento elevado.

Aunque no dio grandes teorías acerca del funcionamiento de la económica, consideraba la aparición de empresas multinacionales como productores de desigualdades. Sin embargo, no se simpatizó con los socialistas por considerarles creadores de desorden social y materialistas.

En su obra El Antiguo Régimen y la Revolución destacó la centralización de poder como causa primordial del desencadenamiento de la revolución de 1789. Con la liquidación de los poderes intermedios se puso fin tanto a la autonomía local como a otras formas de ejercer la tradicional política de contrapesos. Esta misma centralización afecto también a la aristocracia, quienes perdieron poder en la toma de decisiones.

Otras de las razones que contribuyeron al levantamiento popular, según Tocqueville, fue el incremento de las tasas impositivas entre las clases contribuyentes. Incomodidad que se unía por tener que sostener a un estamento, la nobleza, que cada vez se cuestionaba su función en la sociedad.

Al contrario que otros conservadores contemporáneos no temía tanto el desorden como la perdida de la libertad. Con Napoleón en el poder se centralizo el poder, la participación política se redujo y las libertades estaban tambaleando.


1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal