Tecnicas para enseñar a pensar arthur L. Costa lawrence f. Lowery traduccion: luis gonzalez martinez introduccion



Descargar 356,99 Kb.
Página7/14
Fecha de conversión24.09.2017
Tamaño356,99 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   14

LA RETROALIMENTACION.-

La retroalimentación o respuesta a la conducta de un estudiante debe darse de inmediato, si se quiere que el aprendizaje progrese rápidamente. Esta no necesariamente tiene que venir de una fuentes externas, pero puede surgir también de conceptos, datos y principios que se traen a colación o lo que los estudiantes han recabado.

El recompensar como control disminuye la motivación intrínseca, la recompensa como retroalimentación la incrementa.
Para facilitar la retroalimentación debe haber datos en abundancia., de modo tal que el que indaga, pueda conseguir cualquier dato o información necesarios de manera fácil y rápida, en cuanto sea posible, de varias fuentes, como libros, instrumentos, referencias y/o herramientas; al igual que del maestro y de recursos.humanos externos.

SINTESIS:


Probablemente la principal razón por la que todas las conductas de respuestas aquí señaladas crean un clima favorable para el aprendizaje es que requieren que el maestro sea conciente que:

  1. El uso del silencio de parte del maestro comunica a los estudiantes el valor que el maestro da a las respuestas reflexivas, inteligentes y elaboradas en vez de respuestas impulsivas.




  1. La utilización de conductas de aceptación pide que el maestro sea sensible y entienda las ideas de los alumnos. Indica a los estudiantes que lo que sus mentes producen, tiene significado e influencía a otros seres humanos.



  1. El clarificar corrobora el deseo de profundizar y explorar a profundidad el potencial de las ideas de los estudiantes.

4. Proporcionar información requiere que los maestros escuchen y perciban las necesidades de los estudiantes, de modo tal que se las haga ascequible.



CAPITULO 5


LA METACOGNICION: EL PENSAR SOBRE EL PENSAMIENTO.


  • “ Trata de solucionar este problema por ti mismo “:



  • ¨ ¿Qué tanto es la mitad de 2 + 2 ? ¨



  • ¿Te escuchaste hablando contigo mismo? ¨



  • ¿Pensaste o tuviste que decidir sobre si tenías que sacarle la mitad al primer dos, lo que te hubiera dado como res puesta 3 ? ¿si debías sumar dos y dos primero y luego sacarle mitad?, lo que te hubiera dado como respuesta 2.

Al leer lo anterior, si en un momento dado te das cuenta de un diálogo interno o si tuvieras que hacer un alto para evaluar tu toma de decisión o la solución de un problema, estas experimentando lo que se denomina como METACOGNICION. Es decir, estás pensando en tus procesos de pensamiento.

El fenómeno se da en la neocorteza del cerebro, y este fenómeno del pensamiento, según los neurobiólogos es privilegio único de los humanos. La metacognición es la habilidad que poseemos para darnos cuenta de lo que sabemos y lo que no sabemos. Es una habilidad que nos permite el planear una estrategia para producir la información necesaria, ser consciente de los pasos y las estrategias durante un proceso de solución de problemas, reflexionar sobre y evaluar la productividad de nuestro propio pensamiento. Así como el lenguaje interior, pre requisito del pensamiento, se inicia en los niños, en su mayoría alrededor de los 5 años, la metacognición es un atributo clave de pensamiento formal, el que florece a la edad de 11 años. Curiosamente, no todos los seres humanos logran el nivel de operaciones formales y consecuentemente no todos los adultos producen procesos de metacognición. (Whimbey, 1976).

Los estudiantes con frecuencia siguen instrucciones o desempeñan tareas sin darse cuenta del por qué‚ hacen lo que est n haciendo. De vez en cuando se cuestionan sobre sus estrategias de aprendizaje o evalúan la eficiencia de su desempeño. Algunos estudiantes virtualmente no tienen la menor idea de lo que deben hacer cuando se enfrentan a un problema y son a menudo incapaces de explicar sus estrategias de toma de decisiones. (Sternberg y Wagner, 1982). Existe bastante evidencia que demuestra que aquellos que se desempeñan bien en tareas cognitivas complejas que son flexibles y perseverantes en la solución de problemas, y que conscientemente aplican sus habilidades intelectuales son aquellos que poseen habilidades cognitivas bien desarrolladas (Bloom y Broder, 1950; Browm, 1978; Whimbey, 1980 ).




  1. Estas personas son las que administran bien sus recursos intelectuales:

  2. Sus habilidades básicas percepto motoras.

  3. Su lenguaje, creencias, conocimiento del contenido y los procesos de memoria.




  1. Sus estrategias con intención y voluntad propia, orientadas al logro de un resultado deseado.(Aspen Institute, 1982).

La metacognición es una habilidad cognitiva que monitorea todos nuestros procesos de pensamiento.

Si los maestros quieren desarrollar conductas inteligentes y una forma de pensar efectiva, es preciso que sus estrategias de enseñanza sean intencionadas para desarrollar las habilidades metacognitivas en los estudiantes. Es curioso pero debe saborearse, la instrucción directa de la metacognición, no es benéfica. Cuando las estrategias de solución de problemas son impuestas por el maestro en vez de que sean generadas, por los estudiantes, su desempeño se nuestra muy disparejo. Contrariamente, cuando los estudiantes experimentan la necesidad de estrategias para solución de problemas, las inducen por sí mismos, las discuten y practican en grado tal que estas operaciones llegan a ser expontáneas e inconscientes, su nivel de metacognición se incrementa (Sternberg y Wagner 1982). La clave en este punto de la metacognición, es desarrollar estas habilidades sin crear un peso mayor a su habilidad para atender a la tarea.

Los principales componentes de la metacognici¢n incluyen:

a) Desarrollar un plan de acción.

b) Mantener el plan durante un período de tiempo

c) Reflexionar sobre el plan y evaluarlo una vez que se ha desarrollado.


El planear una acción o estrategia, antes de embarcarnos en un curso de acción, nos ayuda a tener un seguimiento de los pasos, de la secuencia de conducta planeada y de un nivel de conciencia claro, de la duraci¢n de la actividad. Facilita el hacer juicios temporales y comparativos; determinar si se está listo para realizar mas, o actividades diferentes; monitorear nuestras interpretaciones, percepciones, decisiones y conductas. Rigney (1980) identificó las siguientes habilidades de auto monitoreo, como necesarias para el desempeño exitoso de las tareas intelectuales:

  • Manteniendo su lugar, en una larga secuencia de operaciones.

  • Conociendo que una sub-meta se ha alcanzado.

  • Detectando errores y recuperándose de estos errores ya sea haciendo correcciones rápidas y reciclando hasta la última operación correcta que se conoce.

Tal monitoreo implica mirar hacia adelante y retrospectivamente.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal