Tabla de contenido



Descargar 0,62 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión21.02.2017
Tamaño0,62 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10



Competencias en Ingeniería









Adolfo León Arenas Landínez





TABLA DE CONTENIDO


1.REFERENTES CONCEPTUALES SOBRE COMPETENCIAS 3

1.1DIFERENTES VISIONES DEL CONCEPTO DE COMPETENCIAS 4



1.1.1ENFOQUES TEMÁTICOS DE LAS COMPETENCIAS 4

1.1.2TAXONOMIA DE LAS COMPETENCIAS 10

1.2VISIÓN INTEGRAL DE LAS COMPETENCIAS 14



2.VISIÓN PROSPECTIVA DE LA FORMACIÓN EN INGENIERÍA 17

2.1FACTORES DE CAMBIO 17

2.2EFECTO DE LOS FACTORES DE CAMBIO EN LA INDUSTRIA Y LA EDUCACIÓN 21

2.3EL FUTURO DE LA INGENIERÍA 25



2.3.1TECNOLOGÍAS DE RUPTURA 25

2.3.2RETOS PARA LA INGENIERÍA 26

2.4CARÁCTERÍSTICAS GENÉRICAS DEL INGENIERO 28



3.CARACTERÍSTICAS A NIVEL DE CIENCIAS BÁSICAS DE LA INGENIERÍA 30

3.1Consejo Federal de Decanos de Ingeniería –CONFEDI 30

3.2Tribhuvan University 32

3.3Engineers Australia 33

3.4 European Accreditation of Engineering Programmes–EUR-ACE. 35

3.5Propuesta de Competencias a Nivel de Ciencias Básicas de la Ingeniería 36



4.REFERENCIAS 38


LISTA DE CUADROS

LISTA DE FIGURAS

  1. REFERENTES CONCEPTUALES SOBRE COMPETENCIAS

Se entiende por competencias el conjunto de características individuales que le permiten a un individuo afrontar una situación o desempeñarse de forma exitosa dentro de un contexto específico a partir del conocimiento, comprensión, intervención y transformación de las problemáticas de su entorno. Dichas características se expresan o enuncian como acciones que se pueden evidenciar y por lo tanto están sujetas a un proceso de validación para verificar su cumplimiento. Las competencias hacen referencia al individuo como un ser integral contemplando de este modo cuatro grandes esferas del desarrollo humano: el ser, el convivir, el saber y el hacer.


El concepto de competencia se ha venido construyendo desde una gran diversidad de ángulos y a partir de corrientes psicológicas, filosóficas y sociológicas en las cuales se pueden encontrar una serie de elementos comunes que favorecen la comprensión de su significado y las implicaciones de la adopción de este enfoque. Toda competencia parte del conocimiento como base para su desarrollo. Si bien se puede distinguir entre cuatro componentes o condiciones modales de las competencias, el desarrollo de cada uno de estos componentes requiere un soporte científico a partir del cual se pueden identificar las manifestaciones que evidencian un desempeño idóneo en un campo de actuación determinado.
Las competencias han adquirido sentido en diferentes momentos históricos y asociadas a escuelas de pensamiento como la conductista y la funcionalista las cuales además de su conceptualización, han establecido su propia clasificación de competencias. La escuela conductista plantea la visión de competencias contemplando a un individuo con capacidades y motivaciones para “lo que se debe hacer”, por su parte la funcionalista parte de la ocupación caracterizada por actividades, tareas y resultados para “lo que se debe hacer”. Una visión más concreta la presenta la escuela constructivista la cual toma como punto de referencia la integración entre las funciones que nacen del mercado y los objetivos y posibilidades de la persona.

En esta evolución del concepto de competencia, se puede ubicar su integración en el contexto académico a partir de los aportes realizados por autores como Benjamin Bloom (1975) y David McClelland (1973). Los principios de Bloom respecto a la formación por competencias dieron origen un movimiento que se llamó “enseñanza basada en competencias” y McClelland por su parte revela que aspectos tales como los conocimientos y las habilidades no son los únicos garantes de un desempeño idóneo sino que existen otra serie de elementos fundamentales como los valores, las actitudes y las creencias entre otros.


Esta incursión de las competencias en el ámbito educativo suscita la necesidad de lograr un concepto de competencias que se adapte a los procesos propios de esta realidad. Se requiere también una transformación de los procesos de formación que incluya una nueva concepción de las prácticas educativas, del papel del docente y del estudiante, y del diseño curricular de los programas de formación tanto a nivel macro como a nivel micro.

    1. DIFERENTES VISIONES DEL CONCEPTO DE COMPETENCIAS

      1. ENFOQUES TEMÁTICOS DE LAS COMPETENCIAS


El origen de las competencias procede de las necesidades sociales e individuales marcadas por los cambios científicos, tecnológicos y sociales que exigen al individuo el desarrollo de características que le permitan adaptarse a las exigencias según las tendencias y necesidades de su entorno.

La caracterización particular de las competencias de acuerdo a estas exigencias formales da origen a diversos enfoques temáticos diferenciados por los fundamentos filosóficos o científicos que los soportan. De este modo las competencias se pueden caracterizar a partir de los dominios conceptuales que se aborden para aproximarse a su conceptualización.



  • Enfoque según las escuelas de pensamiento

Desde el punto de vista organizacional , de acuerdo con la visión que se quiera dar al aprendizaje del personal y la posición que ocupa en la estructura de la organización, surgieron tres grandes enfoques: funcionalista, conductista y constructivista a partir de los cuales se pudieron establecer luego una serie de modelos más concretos para categorizar las competencias.

La aproximación funcional se refiere a desempeños o resultados concretos y predefinidos que la persona debe demostrar, derivados de un análisis de las funciones que componen el proceso productivo.

El enfoque conductista se centra en identificar las capacidades de fondo de la persona que conlleva a desempeños superiores en la organización. Se centra en predecir el tipo de conducta o comportamiento de un individuo, frente a circunstancias determinadas.

La visión constructivista no define a priori las competencias del personal, sino que las construye a partir del análisis y proceso de solución de problemas y disfunciones que se presentan en la organización. En esta perspectiva, las competencias están ligadas a los procesos de la organización.



A continuación se resumen los modelos que surgieron bajo la filosofía de esos enfoques y las taxonomías propuestas por cada uno de ellos.

  1. Taxonomías de las competencias

PONENTE

CLASIFICACIÓN

DESCRIPCIÓN

UNESCO

Competencias cognitivas

Aprender a conocer, aprender a comprender

Competencias técnicas

Aprender a hacer lo relacionado con lo técnico y lo científico

Competencias formativas

Aprender a ser y convivir relacionadas con valores, actitudes profesionales, sociales y filosóficas entre otras.

MERTERNS

Competencias básicas

Se adquieren en la formación básica y permiten el ingreso al trabajo (habilidades para la lectura, escritura, matemática, entre otras)

Competencias genéricas

Comportamientos y actitudes laborales propios de los diferentes ámbitos de producción como capacidad para trabajo en equipo y las habilidades para la negociación.

Competencias específicas

Aspectos técnicos relacionados directamente con la ocupación y no son tan fácilmente transferibles a otros contextos laborales.

BUNK

Competencia técnica

Dominio experto de tareas y contenidos del ámbito del trabajo así como los conocimientos y destrezas necesarios para ello.

Competencia participativa

Capacidad para organizar, decidir y aceptar responsabilidades en el ambiente de trabajo.

Competencia metodológica

Aplicación adecuada del procedimiento según las tareas, búsqueda de soluciones y transferencia de experiencias a nuevas situaciones de trabajo.

Competencia social


Colaboración con otras personas en forma comunicativa y constructiva. Comportamiento orientado a un grupo y las relaciones de entendimiento interpersonal.

ECHEVERRÌA

Competencias técnicas

Conocimientos especializados que permiten la experticia en la realización de tareas laborales.

Competencias metodológicas

Utilización de los procedimientos correctos en situaciones concretas.

Competencias participativas

Predisposición para el entendimiento interpersonal y la comunicación y cooperación con las personas pensando en el grupo.

Competencias personales

Autoestima realista, actuación de acuerdo con los principios propios, responsabilidad y toma de decisiones.

COROMINA

Competencias teóricas

Saberes cognitivos y saberes científicos específicos.

Competencias prácticas

Saber hacer, la técnica, el dominio de las funciones y situaciones propias del ejercicio profesional.

Competencias genéricas

Atributos personales, cognitivos, sociales, actitudinales y valorativos que enriquecen el comportamiento profesional

Fuente: Elaboración propia

  • Enfoque a partir de las ciencias

Este escenario constituye un acercamiento a las competencias desde la óptica filosófica y científica. La filosofía griega, de forma tácita, fue un escenario fundamental para la construcción del enfoque de competencias a través de las reflexiones y elaboraciones filosóficas de Protágoras, Platón, y Aristóteles correspondientes a la relación entre el saber y la realidad, las conexiones entre los diferentes temas y problemas y la relación entre el saber y el proceso de desempeño.

Desde la perspectiva del lenguaje surgen, en el campo de la lingüística, los conceptos de competencia lingüística y competencia comunicativa para definir la eficacia en la producción y comunicación de enunciados y se considera que la competencia es innata y se desarrolla con la actuación. Exponentes de esta visión son Chomsky y Hymes.


Chomsky introduce el concepto de competencia en el área de la lingüística a través de los términos competence y performance. Performance hace referencia a la comunicación y concreción del lenguaje y competence se define como la capacidad ideal del hablante-oyente para operar la lingüística.
La investigación de Chomsky es un aporte fundamental en la concepción sobre la noción y adquisición de una competencia desde su investigación sobre el lenguaje. Se ha extrapolado hacia la pedagogía y educación en general, que el dominio o alcance de una competencia es el resultado de la experiencia social junto con el aporte de cada individuo desde su creatividad y capacidad de adaptación.
De otro lado, Dell Hymes planteó que una persona competente en el lenguaje es aquella que lo emplea para integrarse con los otros entendiéndose y haciéndose entender, a esto se le denomina competencia comunicativa la cual incluye las actitudes, valores, y motivaciones relacionadas con la lengua sus usos y características [TOBÓN,2004] . A diferencia de Chomsky, Hymes propone la competencia como un conocimiento en acto y no como un conocimiento formal y abstracto.
Siguiendo los principios de la competencia definida desde las ciencias del lenguaje, la semiótica define la competencia como el proceso de adquisición de las condiciones modales (modos para hacer y ser) las cuales se hacen evidentes a través del acto y reciben un reconocimiento por parte de un evaluador.

De acuerdo con lo anterior la competencia está compuesta por las dos grandes construcciones del sujeto ilustradas en la Figura 1..




  1. Construcciones de la competencia desde la semiótica

FUENTE: Elaboración propia con base en ROSALES José Horacio, De la competencia como resultado del proceso a la competencia como condición del acto, Universidad Industrial de Santander, 2009, Inédito.


La semiótica propone cuatro modalidades o presupuestos de la competencia: Querer, saber, poder y deber. El querer y el deber se manifiestan en la relación del sujeto con un objeto. Por su parte, el poder y el deber ponen en relación un sujeto con otro (dominan las relaciones intersubjetivas detalladas en la Figura 2.). Por esto, el poder y el deber son condiciones intersubjetivas de la competencia.


  1. Modalidades de la competencia

FUENTE: Elaboración propia con base en ROSALES José Horacio, De la competencia como resultado del proceso a la competencia como condición del acto, Universidad Industrial de Santander, 2009, Inédito.



Aportes como los de Wittgesntein, Habermas y Verón, en el área de la sociología, también han hecho referencia al término de competencia. El primero plantea que aprender una ciencia es hacerse competente en una serie de sistemas de comunicación entretejidos, a los cuales denomina juegos del lenguaje, propios de cada disciplina. Habermas por su parte introduce los términos competencia comunicativa y competencia interactiva y plantea que la comunicación requiere de presupuestos universales para que las personas puedan entenderse respecto a un asunto determinado. Finalmente, Verón propone el concepto de competencia ideológica para definir el conjunto de maneras específicas de realizar selecciones y organizaciones de un determinado concurso [TOBÓN,2004] .
Desde disciplinas como la neurociencia y la psicología se introduce el estudio de las competencias afectivas y cognitivas para referirse a la regulación eficaz de las ciencias cognitivas considerando que la competencia se desarrolla en el entorno. Los aportes de la Psicología cognitiva, según lo plantea [TOBÓN,2004] se organiza en tres líneas de investigación: Teoría de la modificabilidad cognitiva, Teoría de la Inteligencia múltiples y enseñanza para la compresión.

El anterior recorrido conceptual demuestra la complejidad de emitir una aproximación conceptual unificada de la noción de competencia. Sin embargo un punto de convergencia está en la intención de consolidar y estimular el desarrollo de características que le permitan al individuo intervenir en su contexto, así como identificar las categorías a través de las cuales se pueden evidenciar y evaluar tales características. Otro elemento común es la intencionalidad de visualizar al individuo en sentido integral, no como la sumatoria de una serie de conocimientos y habilidades; sino como la articulación coherente de atributos personales y profesionales.
En este sentido es necesario abordar el concepto de competencia desde las multidimensiones del hombre para lo cual se deben tener en cuenta las relaciones entre el hombre, la sociedad, la vida y el mundo. A partir de un ejercicio de definición de competencias desde el pensamiento complejo1 , estas pueden ser consideradas como un conjunto de atributos donde se combinan conocimientos, actitudes, valores y habilidades para hacer frente a la incertidumbre en situaciones diversas dentro de una sociedad globalizada en el marco de un mundo cambiante[TOBON, 2004].
Generalmente estos atributos suelen utilizarse de forma aislada y confusa cuando se trata de dar una definición de competencias, cuando realmente corresponden a elementos clave para la construcción de una visión integradora de las mismas. [TOBON, 2004][SARAVIA,2007][RODRÍGUEZ,2007].Estos elementos se diferencian en el siguiente cuadro.



  1. Elementos de las competencias

ELEMENTO

DESCRIPCIÓN

Inteligencia

Estructuras mentales mediante las cuales los seres humanos procesan la información con el fin de potencializar procesos cognitivos de percepción, atención, memoria e inferencia para la resolución de problemas en la cotidianidad.

Conocimiento

Conjunto organizado de datos, información y estructuras teórico-conceptuales científicamente comprobadas y aceptadas por la sociedad.

Funciones

Actividades específicas pre-establecidas en un campo de desempeño, necesarias para el quehacer articulado de una organización.

Aptitudes

Son disposiciones innatas del individuo que actúan como fundamento para el desarrollo de habilidades, asociadas a un determinado tipo de tareas o actividades.

Habilidades

Facilidad para realizar tareas y actividades de forma eficaz y eficiente utilizando conocimiento procedimental e instrumental.

Actitudes

Posición que asume una persona frente a las distintas situaciones que vive y que determinan la manera en que actúa y se comporta, dependiendo de factores individuales como: la motivación, los conocimientos, las experiencias previas, las emociones, el ánimo, los ambientes, los patrones de crianza, etc.

Destrezas

Propiedad para desarrollar acciones, actividades y tareas con precisión y experticia, producto de la práctica y el entrenamiento.

Capacidades

Son condiciones cognitivas, afectivas y psicomotrices innatas o aprehendidas fundamentales para el éxito de los procesos de aprendizaje.

Fuente: Adaptado de RODRÍGUEZ Zambrano, Hernando, El Paradigma de Las Competencias hacia la Educación Superior, Revista de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Militar Nueva Granada,2007.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal