Surrealidad hoy, ¿Existe el concepto acuñado por André Bretón?



Descargar 27,19 Kb.
Fecha de conversión07.02.2017
Tamaño27,19 Kb.
Surrealidad hoy, ¿Existe el concepto acuñado por André Bretón?

Bolaños Pérez, Juan Manuel

Valencia, UPV, Facultad de Bellas Artes, Dtos. Escultura y pintura, Master de artes visuales y multimedia.
605 575 537

bolanosbolanos@gmail.com

http://broadbol.wordpress.com/


ABSTRACT

Surrealidad hoy, este proyecto pretende hacer un repaso por algunos puntos de la historia y contestar a la pregunta ¿existe el concepto de surrealidad de André Breton?

Categorías y temas descriptores

Documentación, factores humanos, verificación, teoría



Términos generales

Las relaciones que existen entre el psicoanálisis, el surrealismo, las extensiones del ser humano, la televisión, la sociedad del espectáculo y cómo esto es el panorama del modo de vida actual será la investigación que se llevará a cabo a través de modelos de análisis y comparación, llegando así a contestar el concepto de surrealidad. La investigación estará colgada en la red para consultar y aportar, estando así lo más actualizada posible.


Palabras clave

Surrealidad, Postconsciente, Televisión, sueños.


  1. INTRODUCTION

Lo más interesante de la credibilidad de la persona, es saber si llegaría a creer que los lenguajes que se le ofertan a través de los mass media fuesen una reproducción, una extensión real de sus sueños.

En 1920, en una Europa desorientada por la primera guerra mundial(1914-1918), y en plena lucha de sistemas políticos. Aparece el Manifiesto Surrealista (1924) en torno a la personalidad de André Bretón, poeta, y psiquiatra en la 1ª Guerra Mundial. Este movimiento, el surrealismo, comenzó como corriente literaria desarrollándose posteriormente en distintas disciplinas artísticas. Esta corriente está apoyada en la interpretación libre del pensamiento, en los sueños, sin las ataduras impuestas dentro de un marco principalmente capitalista. El apoyo fundamental del movimiento fue: por un lado, el Dadá; movimiento anterior al surrealismo y encabezado por Tristan Tzara. En un principio Dadá fue generado por Breton y Tzara, pero se separo la idea por diferencias en su modo de actuar. Gracias a Dadá, la consecución de que el arte no es nada y lo es todo, el surrealismo tenia las puertas abiertas a Europa y a EEUU. Por otro lado, en Austria nos encontramos con los escritos de Sigmund Freud(1856-1939), creador del psicoanálisis y de la interpretación de los sueños entre otras obras; unos textos revolucionarios que en plena resaca bélica viajaron por todo el mundo y comenzaron a cambiar la perspectiva del comportamiento y conocimiento humano. Con estos dos campos como base, y en pleno meollo artístico – político – existencial, el surrealismo marca la década de los veinte.

La premisa de Breton, como una especie de conquista, seria la posibilidad de llegar a una sobrerrealidad o surrealidad, el momento en que los sueños y la realidad, conviviesen, a la vez. Dos estados, para el, tan contradictorios.

Pero quizás el autentico surrealismo no vino de la corriente francesa, sino que, gracias a su extensión, el surrealismo alemán de Max Ernst o el surrealismo en su vertiente española con Buñuel, Dalí y Lorca entre otros marcaron lo que realmente es el movimiento.

La expansión en EEUU del movimiento surrealista marco a la pintura expresionista abstracta como la principal forma artística en Norteamérica, una pintura que bebió de las corrientes vanguardistas europeas y que según el critico Clement Greemberg se podría considerar el culmen de dichas vanguardias, lo que no se consiguió hacer en Europa, se consiguió en EEUU, más concretamente en la escuela de Nueva York, mediante el Expresionismo Abstracto. Estaban totalmente desvinculados del Expresionismo abstracto Alemán.

La aparición del 2º conflicto mundial, mejoró las comunicaciones, y a pesar de la devastación y la consternación por una guerra muy dura se comenzaron a mostrar pinturas de Willem de Kooning, Jackson Pollock o Mark Rothko, que fueron fácilmente expuestas por todo el mundo, ocultando los verdaderos planes políticos estadounidense, comenzaba o continuaba la denominada guerra fría. El Expresionismo Abstracto frente al Constructivismo ruso, capitalismo frente a comunismo. Es después de la segunda guerra mundial cuando la mejoría de todas las comunicaciones y el avance tecnológico permitió un conocimiento mejorado de lo que acontecía en cada lugar, así el movimiento que nació en San Francisco después de la guerra a finales de los años cincuenta denominado neodadá cobró importancia frente al Expresionismo neoyorquino. Jasper Johns, Robert Rauschenberg, o Claes Oldenburg allanaron el camino de lo que después sería el Pop art, un movimiento cercano a la vida social y separado del lirismo artístico del expresionismo de la escuela de New York. El Pop art nos lleva a la reproducción en masa , a la mercancía, a la explosión del capitalismo en Estados Unidos. Este movimiento artístico se apoderó de todo, incluso de los nuevos medios disponibles como la televisión. Quizás la publicidad se podría enmarcar dentro del Pop art. También en ese momento el Expresionismo abstracto se desarrollaba más por las pinturas de campos de color de Rothko o Newman, lo que hizo que pintores como Frank Stella renunciara al expresionismo propiciando lo que después se conocería como minimal art. En el Minimal ya no es la pintura o la escultura dentro de un pedestal, en el minimal el objeto, la pieza, es algo más que una simple pieza de arte, interactúa con el espacio, se camufla, el objeto forma parte del espectador y el espectador forma parte del objeto. Es aquí donde entra Jacques Lacan, un psicoanalista francés que reinterpretó las ideas de Freud. Para Lacan el sujeto toma consciencia de si mismo durante su primera visión frente al espejo, antes solo se considera una pura ramificación de la madre, es cuando se ve a si mismo por primera vez cuando realmente se separa de la figura materna provocando en él una especie de trauma, con esta teoría la persona ya no es solo uno sino que es él mismo y el que se refleja en el espejo. Los minimalistas se apoyaron en esta teoría para así, dar cuerpo a sus obras.

De alguna forma el surrealismo seguía vivo después de la segunda guerra mundial, como movimiento francés estaba vagabundeando, pero sus expansiones a otros países y las nuevas formas y nuevos medios permitía, en esencia, estar en las diferentes corrientes artísticas posteriores.

Pero dentro de todo este lío cultureta de artistas que viene y van, y de qué es arte y qué no es arte. Se estaba desarrollando un avance que permitía que las comunicaciones fuesen más fluidas. Así, en el periodo de entreguerras en las salas se proyectaban noticias que informaban al pueblo, la entrada de la imagen en movimiento, de las imágenes emitidas junto con la potencia del mercado hizo que se generaran televisores en masa. Entre los años 50 y 60 el afán era vender lo que fuera donde fuera y como fuera. Este pensamiento llevo a toda una sociedad a adquirir compulsivamente todo tipo de nuevos aparatos que mostraban con orgullo dentro de su entorno como su objeto divino, fetichista. Es así cuando la televisión, una clara evolución del cine, o del cinematógrafo, o de la fotografía llevo a cada hogar la posibilidad no solo de la venta o del mercado sino la posibilidad del arte, el objeto minimalista encuadrado dentro de su propio entorno.

Los 60 fueron la explosión. Como ya comenté con anterioridad, tanto en el ámbito artístico como en la comunicación, se comenzó a no saber concretar la separación entre medio de comunicación y arte. Los artistas aprovechaban el nuevo medio y los presidentes de los canales televisivos motivaban a los artistas a actuar, dándoles así audiencia. Pero el publico no estaba educado en el nuevo lenguaje visual, imágenes y sonido. Estamos en los años 60 – 70. El arte tomaba la dimensión de concepto, replanteándose a Duchamp, y mezclando nuevos y antiguos lenguajes.

Es en Canadá en 1968, donde un sociólogo y estudioso de los medios de comunicación llamado Marshall Mcluhan, redacto una serie de escritos relacionados con la evolución que los medios han hecho en nosotros, y de cómo se estructura una sociedad a partir de un entorno propiciado por la rapidez en la información. Sus estudios comprendían el concepto de Aldea Global, la sociedad civilizada. Y como el ser humano sufre un cambio propiciado por el cambio del campo a la ciudad. Denominó las extensiones del ser humano como una explicación a los objetos reproducidos en masa que nos rodeaban. Así, según Mcluhan la rueda es la extensión del pie. Otra denominación conocida de Marshall Mcluhan es la de el medio como “masaje”. Otro estudioso cineasta escritor como Guy Debord definió lo que se denomina la sociedad del espectáculo, una sociedad regida por el capitalismo y que toma decisiones en torno al momento consumista. Los eventos, la explosión de la vida social y la muestra de poder adquisitivo daba la consecución de una sociedad del espectáculo.

Este marco encuadra las tres propuestas que inician la investigación. El siguiente estudio seguirá poniéndolos en común.

  1. MOTIVACION


Yo soy de 1979, y aunque no he vivido la creación de la tele, si he vivido la creación de Internet, de los móviles, de los video juegos, del paso de la 1ª y 2ª a Antena 3, Canal +, y Telecinco. Yo me crié con VIP guay y VIP noche, con Hablando se entiende la basca y las mamachicho, con deportes con Arnaldo de Emilio Aragón, creador de la sexta (cadena televisiva actual).

Es mi motivación entender el medio, saber lo que veo como lo veo y porqué lo veo, Yo me crié acompañado de la tele, y no es raro que dentro de un entorno donde la televisión forma parte de la sociedad sea la propia televisión la que crea nuestros comportamientos.


  1. OBJETIVOS

    1. Objetivos generales


Establecer una investigación en torno al concepto de surrealidad, como el usuario pasa a un estado de trance en su visión televisiva diaria.

Añadir una investigación más a los estudios que anteriormente han tratado el tema de la televisión.

Dar uso a los nuevos medios disponibles para la observación del estudio y posibilitar su avance.

    1. Objetivos específicos


Desarrollar las ideas primarias que pueden estructurar el concepto de surrealidad.

Avanzar en la documentación para definir el término “postconsciente”, útil para explicar la surrealidad.

Utilizar modelos de análisis para poner en común piezas de distintos contextos.

  1. METODOLOGÍA


La base de la investigación es demostrar el concepto de surrealidad que acuñó Breton en 1924 con su primer Manifiesto surrealista. Para ello he decidido afrontarlo desde distintos métodos principalmente cualitativo.
  1. CONTEXTUALIZACIÓN


En la era de la hipermasa tecnológica, en la era de la ansiedad y el trauma, donde las formas se quedan obsoletas cada vez más apresuradamente, todo está abarcado por la tecnología y el comercio. Esa es la base del contexto actual. Con ya mas de 60 años, la televisión necesita saber antes de pasar a mejor vida, la vida real, si los estudios que se realizaron sobre ella llegaron a alcanzar lo que expresa en si misma. Vivimos de la televisión, ella nos da en muchas ocasiones lo que tenemos que hacer, es algo maravilloso, te da el pensamiento. Te lo da o te complementa el que tu tienes. En eso se resume la mayoría de la población civilizada.

Los anteriores estudios sobre el medio televisivo y su desarrollo no hacen más que poner a la televisión como ataque, como la caja tonta. Pero, ¿entendemos el lenguaje visual, entendemos lo que las imágenes nos quieren decir, o las sublevamos al texto, al lenguaje verbal. El desconocimiento de los medios nos hace realizar un mal uso de ellos, no entendemos el medio y por lo tanto no podemos saber que es lo que nos aporta.


  1. REFERENCIAS Y CITAS


  1. “Creo que la armonización de estos dos estados, aparentemente tan contradictorios, que son el sueño y la realidad, en una especie de realidad absoluta, en una sobrerrealidad o surrealidad, si así se le puede llamar. Esta es la conquista que pretendo, en la certeza de jamás conseguirla, pero demasiado olvidadizo de la perspectiva de la muerte para privarme de anticipar un poco los goces de tal posesión.” Breton, Andre. “Primer manifiesto” Manifiestos del surrealismo. Tercera edición. 1980. Barcelona. E.d. Labor, S.A. p 30

  2. “La insoportable manía de equiparar lo desconocido a lo conocido, a lo clasificable, domina los cerebros. El deseo de análisis impera sobre los sentimientos.” Barrés, Proust, en Breton, Andre. “Primer manifiesto” Manifiestos del surrealismo. Tercera edición. 1980. Barcelona. E.d. Labor, S.A. p 24

  3. “La televisión completa el ciclo del sensorio humano. Con el omnipresente oído y el ojo móvil, hemos abolido la escritura, la especializada metáfora acústico-visual que estableció la dinámica de la civilización occidental”. Mcluhan, Marshall. El medio es el masaje. EE.UU. y Canadá. 1967. Bantam Books, Inc. p 125.

  4. “Tales analogías entre el discurso psicoanalítico y el arte visual valen poco si nada los media, pero aquí tanto la teoría como el arte relacionan la repetición y lo real con la visualidad y la mirada”. Foster, Hal. “El ilusionismo traumático” Cap.5 “El retorno de lo real”. El retorno de lo real, la vanguardia a finales de siglo. Madrid. 2002. Akal/Arte contemporáneo. p 140-148.

  5. “Este cableado nos conecta y nos desconecta simultáneamente, nos hace a la vez psicotecnológicamente inmediatos a los acontecimientos y geopolíticamente remotos a ellos; de este modo subsume tanto los efectos imaginarios del espectáculo de Debord como la redificación nerviosa de los medios de comunicación en Mcluhan”. Foster, Hal. “Fantasías de la tecnología” Cap.7 “¿Y qué pasó con la posmodernidad”. El retorno de lo real, la vanguardia a finales de siglo. Madrid. 2002. Akal/Arte contemporáneo. p 226.
  1. BIBLIOGRAFÍA


Bal, Mieke. Conceptos viajeros en las humanidades. Una guia de viaje. 2002. Canadá. Ad Litteram. CENDEAC

Breton, Andre. “Primer manifiesto” Manifiestos del surrealismo. Tercera edición. 1980. Barcelona. E.d. Labor, S.A.

Debord, Guy. La sociedad del espectáculo. 2002 Pre-textos.

Foster, Hal. El retorno de lo real, la vanguardia a finales de siglo. Madrid. 2002. Akal/Arte contemporáneo

Foster, Hal. La belleza compulsiva. Buenos Aires. 2008. Adriana Hidalgo editora.

Freud, Sigmund. La interpretación de los sueños. Alianza Editorial, Madrid, 1979.

Freud, Sigmund. Psicoanálisis del arte. Alianza Editorial, Madrid, 1979.

Mcluhan, Marshall. El medio es el masaje. EE.UU. y Canadá. 1967. Bantam Books, Inc.

Mcluhan, Marshall. Comprender los medios de comunicación, las extensiones del ser humano. Barcelona. 1996. Ediciones Paidos Ibérica. S.A.

Pierre Bourdieu, Sobre la televisión, Barcelona, Anagrama, 1997.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal