Sir james george frazer la rama dorada



Descargar 10,97 Mb.
Página41/123
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño10,97 Mb.
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   ...   123


PALABRAS TABUADAS

1. nombres personales tabuados

Incapaz de diferenciar claramente entre palabras y objetos, el salvaje imagina, por lo general, que el eslabón entre un nombre y el sujeto u objeto denominado no es una mera asociación arbitraria e ideológica, sino un verdadero y sustancial vínculo que une a los dos de tal modo que la magia puede actuar sobre una persona tan fácilmente por inter­medio de su nombre como por medio de su pelo, sus uñas o cualquiera otra parte material de su persona. De hecho, el hombre primitivo consi­dera su nombre propio como una parte vital de sí mismo, y en conse­cuencia, lo cuida. Tenemos por ejemplo los indios norteamericanos, que "consideran su nombre no como un mero marbete, sino como una parte definida de su personalidad, de la misma manera que lo son sus ojos o sus dientes y cree que le resultará dañoso el manejo malintencionado de su nombre tan seguramente como una herida que se le inflija en cual­quier parte de su organismo físico. Esta creencia se ha encontrado entre las diversas tribus desde el Atlántico al Pacífico y ha sido causa de mu­chas y curiosas regulaciones respecto al ocultamiento y cambios de los nombres." Algunos esquimales toman nombres nuevos cuando ya son viejos, esperando por este motivo conseguir un nuevo crédito de vida. Los tolampos de Célebes creen que si uno escribe el nombre de una

NOMBRES PERSONALES TABUADOS 291

persona, puede con ello llevarse su alma. Muchos salvajes en el día de hoy consideran sus nombres como partes vitales de sí mismos y por ello toman grandes trabajos para ocultarlos, temerosos de que los manejen personas mal dispuestas hacia ellos, para perjudicar a sus dueños.

Así, comenzando con los salvajes que están en lo más bajo de la

escala social, se nos dice que el secreto en que los aborígenes australianos tienen guardados sus nombres personales del conocimiento de los demás, “nace en gran parte de la creencia de que si algún enemigo conociera nombre, podría de algún modo usarlo mágicamente en su detrimen-to." "Un negro australiano —dice otro autor— está siempre muy re­nuente a decir su verdadero nombre y no es dudoso que su repugnancia



a decirlo se funde en el miedo de que le puedan hacer daño los hechi­ceros mediante su nombre". En las tribus de Australia central, todos los hombres, mujeres y niños, además de su nombre personal, que es de uso corriente, tienen otro nombre secreto o sagrado que les es conferido por los mayores poco después del nacimiento y que sólo conocen los miem­bros totalmente iniciados del grupo. Este nombre secreto no se men­ciona nunca, excepto en las ocasiones más solemnes; pronunciarle o ser oído por mujeres u hombres de otro grupo, es el delito más grave de la costumbre tribal, tan grave como el más flagrante caso de sacrilegio entre nosotros. Cuando es ineludible mencionar el nombre, se cuchichea so­lamente y no sin tomar las más extraordinarias precauciones posibles para que no puedan oír más que los miembros del grupo. "Los indígenas piensan que un forastero que conozca sus nombres secretos tiene poder especial para dañarles por medios mágicos".

Creemos que el mismo temor condujo a una costumbre de la mis­ma estirpe entre los antiguos egipcios, cuya civilización comparativamen­te alta estaba extrañamente refrenada y sojuzgada por reliquias del más bajo salvajismo. Cada egipcio recibía dos nombres conocidos respecti­vamente como el nombre verdadero y el nombre "onomástico", o el nombre grande y el pequeño; mientras el "onomástico" o pequeño era público, el verdadero o grande parece que se ocultaba cuidadosamente. Un niño brahmán recibe dos nombres: uno de uso común y el otro secreto que sólo sus padres conocen. Este último nombre sólo es usado en ceremonias tales como la matrimonial. Se entiende que la costumbre es para proteger a las personas contra la magia, pues un hechizo no pue­de llegar a ser eficaz más que en combinación con el nombre verdadero. Similarmente, los indígenas de la isla Nias imaginan que los demonios pueden dañar a las personas cuando oyen pronunciar sus nombres. Por esto, los nombres de los niños, que por serlo están especialmente ex­puestos a los asaltos de los espíritus diabólicos, nunca se pronuncian, y por razones parecidas las personas se abstienen de llamarse unas a otras por sus nombres en sitios encantados tales como las profundidades som­brías de la selva, las orillas de un río o junto a un manantial burbujeante. Los indios de la isla de Chiloe guardan sus nombres en secreto y les disgusta que se digan en alta voz; dicen que hay hadas y duendes en

292 PALABRAS TABUADAS

la tierra firme y en las islas vecinas que si conocen los nombres de las gentes las dañarán, pero que mientras no los conozcan esos espíritus malévolos son impotentes. Los araucanos difícilmente dan su nombre a una persona extraña, pues temen que de hacerlo adquiera poder sobre- natural sobre ellos. En cierta ocasión, un forastero que ignoraba estas supersticiones le pidió su nombre a un araucano y éste le respondió: "Yo no tengo ninguno". Cuando a un indio ojebway le piden su nom- bre, mira a otro que esté presente y le dice que conteste su nombre por él. "Esta renuencia se deriva de la impresión que reciben cuando jóvenes de que si repiten sus propios nombres se impedirán ellos mismos el cre­cimiento y quedarán de baja estatura. Respecto a esta mala disposición a decir su nombre propio, han imaginado muchos extranjeros que o no tenían nombre o lo habían olvidado". En este último caso, no parece que sientan escrúpulos en comunicar sus nombres y no parecen temer malos efectos como consecuencia de divulgarlos; el peligro sólo existe cuando un nombre se dice por el mismo que lo lleva. ¿Por qué es esto así? ¿Por qué, en particular, se piensa que impide el crecimiento la pro­nunciación del propio nombre? Podemos conjeturar que los salvajes actúan y piensan así porque creen que el nombre personal es una parte de sí mismo cuando se pronuncia por el aliento propio; pronunciado por el aliento ajeno, de otros, no tiene conexión vital con él y ningún daño puede acarrearle. Por cuanto, podrían argüir estos filósofos primi­tivos, que, cuando un hombre deja pasar a través de sus labios su nom­bre, se desprende con éste de una parte de sí mismo y si persiste descui­dadamente en ello, terminará seguramente por disipar sus energías y destrozar su constitución física. Muchos quebrantados por el vicio, mu­chas constituciones débiles consumidas por las enfermedades, pueden ha­ber sido alegadas por estos moralistas sencillos, ante sus discípulos aterro­rizados, como ejemplos espantosos del destino que más pronto o más tarde atrapa al libertino que se consiente a sí mismo el hábito inmoderado, aunque agradable, de pronunciar su propio nombre.

Cualquiera que sea la explicación, el hecho es ciertamente que mu­chos salvajes demuestran la más fuerte repugnancia a pronunciar su nom­bre propio, mientras que al mismo tiempo no oponen objeción alguna a que los demás lo pronuncien, y aun invitan a hacerlo con objeto de sa­tisfacer la curiosidad de un forastero preguntón. En Madagascar es tabú para una persona decir su nombre, pero su esclavo o ayudante responderá por ella. La misma inconsecuencia extraña, como la podemos creer nos­otros, se recuerda de algunas tribus de indios americanos. Así, sabemos que "el nombre de un indio americano es una cosa sagrada y no para ser divulgada por su propietario sin la debida consideración. Se puede preguntar al guerrero de una tribu que diga su nombre y la pregunta tro­pezará con una negativa categórica o con la evasiva, más diplomática, de no poder entender lo que desean. En el momento en que se aproxima un amigo, el guerrero primeramente interrogado le cuchicheará su deseo y el amigo podrá decir el nombre del otro, recibiendo la reciprocidad de



NOMBRES PERSONALES TABUADOS 293

su cortesía". Esta exposición general se aplica, por ejemplo, a las tribus indias de la Columbia Británica, de quienes se dice que "uno de sus más fuertes prejuicios, y que parece preocupar por igual a todas las tribus, es su negativa a decir sus nombres, así que nunca se tiene el ver-dadero nombre por el mismo que lo lleva, pero dirán los nombres de los demás sin hacerse rogar.1 En todo el archipiélago malayo la regla es la

misma y, en general, nadie pronunciará su propio nombre. Inquirir cuál es su nombre, es una pregunta muy poco delicada en la sociedad nativa. Cuando en el curso de los quehaceres administrativos o judiciales se le pide el nombre a un nativo, en lugar de contestar mirará a su camarada para indicar que responda por él, o le dirá sin rodeos: "Pregúnteselo a éste". La superstición es corriente en toda la Malasia sin excepción y se encuentra también en las tribus motu y motumotu, los papuas de Finch Haven en el norte de la Nueva Guinea holandesa y los nufures, así como entre los melanesios del archipiélago de Bismarck y muchas tribus del África del Sur, que los hombres nunca mencionan sus nom­-bres y las mujeres, si pueden encontrar a quien lo haga por ellas, mas no se niegan en absoluto a hacerlo si no hay más remedio.



Algunas veces la inhibición en los nombres personales no es per­manente, sino que está condicionada por las circunstancias, y cuando éstas cambian, cesa de actuar. Así, cuando los hombres de la tribu Nandi están lejos en alguna correría, nadie en su casa pronuncia los nombres de los guerreros ausentes; deben referirse a ellos como si fueran aves. Si un niño olvida esto y se refiere a uno de los ausentes por su nombre propio, la madre le amonestará diciendo: "No hables de las aves que están en el cielo". Entre los baganla del Alto Congo, mientras un hombre está de pesca o volviendo de ella, su nombre queda en suspenso y nadie puede mencionarlo. Cualquiera que sea el nombre del pescador, será llamado mwele sin distinción. La razón es que el río está lleno de espí­ritus que si oyeran el verdadero nombre del pescador podrían obrar con-tra él para que no pescase más que algún pez o ninguno. Aun después de pescar y traer los pescados, el comprador no se dirigirá al pescador por su nombre propio, sino que simplemente le llamará mwele, pues aún entonces, si los espíritus oyen su propio nombre, se lo reservarán para usarlo otro día o para echarle a perder la pesca y que gane poco con ella. Por esto, el pescador puede exigir indemnización de daños y perjui­cios a cualquiera que mencione su nombre, u obligar a los atolondrados charlatanes a comprarle el pescado a un precio tan alto que le devuelva la suerte. Cuando los sulka de Nueva Bretaña están cercanos al territorio de sus enemigos los gaktei, tienen cuidado de no mencionarles a ellos por su nombre propio, pues si lo hicieran, creen que el enemigo les atacaría y mataría. En estas circunstancias, por eso, hablan de los gaktei como o lapsick, que es "los troncos de árbol podridos" e imaginan que dán­doles ese apodo conseguirán que los miembros de sus terribles enemigos

1 Quizá la presentación es una reminiscencia de ello en la sociedad culta, y resulta muy extraño y de mal gusto presentarse por sí mismo.

294 PALABRAS TABUADAS

se vuelvan pesados y toscos como leños. Este ejemplo ilustra el concepto extremadamente materialista que estos salvajes dan a la naturaleza de las palabras; suponen que la pronunciación de una expresión significativa de tosquedad afectará homeopáticamente con tosquedad los brazos y pier -nas del enemigo lejano. Otra ilustración de este curioso y erróneo con­cepto la provee la superstición de los cafres ante la posibilidad de ser modificable el carácter de un ladronzuelo si se grita su nombre sobre un puchero de agua hirviendo y con "medicina", y después se tapa el pu-chero y se deja el nombre macerándose en el agua durante siete días. No es necesario que el ladrón sea sabedor del uso que se está haciendo de su nombre y a sus espaldas; la reforma moral se efectuará sin su con­sentimiento.

Cuando se juzga necesario mantener secreto el nombre verdadero, con frecuencia se le suele llamar, como hemos visto, por su sobrenombre o apodo. Estos nombres secundarios y distintos de los verdaderos o pri­marios, son ciertamente estimados como no participantes del nombre mismo, por lo que pueden usarse libremente y divulgarlos por todas par­tes sin que por ello peligre su seguridad. Otras veces, para evitar el uso del nombre propio, usan el de sus hijos. Así, sabemos que "los negros gippsland en modo alguno querían dejar que nadie fuera de la tribu conociera sus nombres, temiendo que sus enemigos los aprendieran e hicieran de ellos vehículo de sortilegios quitándoles la vida con éstos. Como se cree que las criaturas no tienen enemigos, acostumbran a hablar de un hombre como 'el padre, tío o primo del fulanito, nombrando a un niño. Pero en toda ocasión se abstienen de mencionar el nombre de una persona adulta". Los alfures de Poso, en Célebes, no pronuncian sus nombres propios; en consecuencia, si se desea averiguar un nombre personal, no deberá preguntarse al hombre mismo, sino que se averiguará por otros y si es imposible, por ejemplo, cuando no hay nadie más cerca, le preguntará el nombre de su hijito y después se dirigirá a él como "padre de fulanito". Hay más, estos alfures son cautelosos hasta para pronunciar los nombres de sus hijos, así que, sí su niño o niña tiene un sobrino .o sobrina, se dirigen a ellos como "tío de menganito" o "tía de menganita". En una sociedad malaya pura, sabemos que a un hombre jamás se le pide el nombre, y el uso de nombrar a los padres sirviéndose de los hijos está adoptado como un medio de evitar el empleo de los nombres paternos. El escritor que hace esta relación añade en corrobora­ción de ello que las personas sin hijos son nombradas por los nombres de sus hermanos menores. Las criaturas de los dayakos de tierra, cuando cre­cen, son nombradas según su sexo, como el padre o la madre de un hijo o hija del hermano más joven de su padre o madre, que es llamarles el padre o madre de lo que nosotros denominamos un primo carnal o pri­mos hermanos. Los cafres creían que era descortés llamar a una novia por su nombre propio, así que la nombraban como "la madre de peren-ganito", aun cuando ella solamente estuviera prometida y muy lejos de ser esposa y madre. Entre los kukis y zemis o kacha nagas del Asam,

NOMBRES TABUADOS DE PARIENTES 295

los padres abandonan sus nombres cuando nace una criatura y se llaman desde entonces el padre y madre de fulanito. Las parejas sin hijos llevan el nombre de “el padre sin hijos”, “la madre sin hijos”, “el padre de nadie”, “la madre de nadie”. La costumbre tan extendida de nombrar a un padre por su hijo se ha supuesto en ocasiones que brotaba de un deseo por parte del padre de aseverar su paternidad, indudablemente como medio de obtener ese derecho sobre su hijo, que había estado pre­viamente en poder de la madre, bajo un sistema matriarcal. Pero esta explicación no resuelve la costumbre paralela de nombrar a la madre por su hijo, la que creemos coexiste simultánea y comúnmente con la cos­tumbre de nombrar al padre por su hijo también. Todavía menos, si fuera posible, puede aplicarse a la costumbre de nombrar a las parejas estériles, el padre y la madre de criaturas que no existen, de nombrar a la gente por sus hermanos más jóvenes y de designar a niños como tíos y tías de fulanito o como padres de sus primos carnales. Pero todas estas prácticas se explican de un modo sencillo y natural si suponemos que se originan en la repugnancia a pronunciar los nombres personales verda­deros de las personas a quienes se dirigen o se refieren directamente. Esta renuencia está basada, probablemente, en parte en el temor de atraer a los malos espíritus y en parte en el temor de descubrir el nombre a los hechiceros, que mediante ello obtendrían un medio de dañar al poseedor del nombre.

2. nombres tabuados de parientes

Naturalmente debiera esperarse que la reserva que por lo común se mantiene respecto a los nombres personales se abandonase o al menos se disminuyese o paliase entre parientes y amigos; sin embargo, es fre­cuente lo contrario. Precisamente entre las personas más íntimamente relacionadas por la sangre y en especial por el matrimonio es entre las que la regla se aplica con mayor severidad. Tales gentes suelen tener prohibido no sólo llamarse por el nombre personal respectivo, sino tam­bién hasta el pronunciar palabras corrientes que se parezcan o tengan una sola sílaba en común con esos nombres. Las personas que así eluden la mención mutua de su nombre son especialmente maridos y esposas, el hombre y la familia de su mujer y la mujer y los parientes del marido. Por ejemplo, entre los cafres, una mujer no puede decir públicamente el "nombre de pila" de su marido o de alguno de sus cuñados ni usar la palabra interdicta en su sentido ordinario. Si el marido de ella, por ejemplo, se llama u-Mpaka, de impaka, un pequeño felino, ella hablará del animal dándole otro nombre. Además, una esposa cafre tiene prohi­bido pronunciar ni mentalmente los nombres de su suegro y de todos los varones de la familia del marido en su línea ascendente; siempre que la sílaba enfática de alguno de sus nombres se encuentre en otra palabra común, ella la evitará sustituyéndola por otra enteramente nueva

  1. PALABRAS TABUADAS

o por lo menos con otra sílaba en su lugar. Por esta costumbre se ha originado un lenguaje casi completamente distinto entre las mujeres que los cafres llaman "lenguaje de las mujeres". La interpretación del lenguaje de las mujeres es naturalmente muy difícil, "pues no puede darse reglas definidas para la formación de esas palabras substitutas ni es posible formar un diccionario de ellas, siendo grande su número puesto que puede haber muchas mujeres, aun en la misma tribu, que podrían tener la misma imposibilidad de usar las palabras substitutas empleadas por otras, que las usadas en las palabras originales mismas" El hombre cafre a su vez no debe mencionar el nombre de su suegra ni ella el de él, pero está libre para decir palabras en las que se encuentre la sílaba enfática del nombre de ella. Una mujer kirguíza no se atreve a decir los nombres de los parientes mayores de su marido ni aun a usar palabras que los recuerden por el sonido. Por ejemplo, si uno de esos familiares se llama Shepherd,1 ella no puede pronunciar sheep 2 y tendrá que decir "las que balan". Si su nombre es Lamb,3 para poder referirse a los corderos tendrá que decir "los jóvenes que balan". En la India meridional las mujeres creen que decir el nombre de su marido o pro­nunciarlo aun en sueños le conduciría a un final prematuro. Entre los dayakos marinos, un hombre no puede pronunciar el nombre de su suegro ni el de su suegra sin incurrir en la cólera de los espíritus. Y puesto que considera como tales suegro y suegra no sólo al padre y a la madre de su mujer, sino también al padre y a la madre de las esposas de sus hermanos y de los esposos de sus hermanas, y también a los padres de todos sus primos, el número de nombres tabuados puede ser muy considerable y numerosas las ocasiones correspondientes de errar. Para hacer mayor la confusión, acaece que los nombres propios de per­sonas son con frecuencia nombres comunes de cosas, como luna, puente, cebada, naja, leopardo; así que, cuando alguno de los suegros y suegras de una persona tiene esos nombres, esas palabras comunes no pueden salir de sus labios. La costumbre es llevada a sus últimas consecuencias entre los alfures de Minahassa, en Célebes, pues prohiben el uso de palabras que se asemejan tan sólo en su sonido a los nombres personales. En especial el nombre del suegro es el que cae principalmente bajo interdicción; si él se llama por ejemplo Kallala, su yerno no podrá refe­rirse a un caballo por su nombre común Kawalo,4 y dirá sasacajan (animal para montar). También entre los alfures'de la isla de Barú es tabú men­cionar los nombres de padres y suegros y hasta hablar de objetos comu­nes si sus nombres recuerdan por el sonido aquellos nombres propios. Así, si la suegra se llama Dalú, que significa betel,, uno no puede pronunciar betel por su nombre corriente y deberá decir "boca roja". Si se quieren hojas de betel no dirá dalu'mun, sino Karon fenna (dalu'mun

1 Pastor.

2 Ovejas, rebaño,
3 Cordero.

4 Es probable que esa palabra sea de influencia española de la Gran Luzón.

NOMBRES TABUADOS DE PARIENTES 297

es betel-hojas). En la misma isla es también tabú mencionar el nombre de un hermano mayor en su presencia. Las transgresiones de estas reglas son castigadas con multas. En la Sonda se piensa que aquel que pronunciara el nombre de su padre o de su madre echaría a perder sus mieses.

Entre los nufures de la Nueva Guinea holandesa, las personas que emparentan por matrimonio tienen prohibido mencionar sus nombres respectivos. Entre los familiares cuyos nombres están tabuados de este modo tienen los de la esposa, suegra, suegro, tíos y tías de la esposa y también los hermanos y hermanas de sus abuelos y abuelas y la totalidad de la familia y de su mujer o marido en la misma generación que ellos, excepto que los hombres pueden decir los nombres de sus cuñados si bien las mujeres no pueden. El tabú entra en vigor tan pronto como se "toman los dichos" y antes de celebrar la ceremonia matrimonial. Las familias así emparentadas por los esponsales de dos de sus miembros no sólo tienen prohibidos los nombres los unos de los otros, sino que ni aun pueden mirarse y la regla da origen a escenas de lo más cómico, cuando se encuentran inesperadamente. No sólo son los nombres, sino las palabras comunes cuyo sonido sea también parecido, las que deben evitar cuidadosamente, usando otras en su lugar. Si ocurriera que algu­na persona pronunciara inadvertidamente su nombre prohibido, deberá arrojarse al suelo al instante y decir: "He mencionado un nombre equi­vocadamente. Lo tiro por las grietas del suelo para que yo pueda comer a gusto".
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   ...   123


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal