Sesgos e Inconsistencias del Método Científico en Medicina Occidental Moderna



Descargar 40,72 Kb.
Fecha de conversión23.03.2017
Tamaño40,72 Kb.
Sesgos e Inconsistencias del Método Científico

en Medicina Occidental Moderna

Introducción.-

Este modesto trabajo no persigue censurar, sino contribuir a describir e identificar un problema. Un problema en el que comúnmente no nos detenemos, que a veces parece algo casi terminado, casi acabado, casi perfecto. Un problema en el que se necesita invertir mucho tiempo ya se tiene lo que se necesita, y solo pequeños ajustes que algún selecto grupo de pensadores se ha de encargar de llevar a cabo cada vez que sea necesario: el método.



El Método.-

El método científico no es una creación humana arbitraria, fruto solo de su imaginación y fantasía. El método es una necesidad surgida de la realidad, y para ser adecuado debe, en cada caso, reflejar y expresar las leyes y otras regularidades fundamentales del fenómeno al que se aplica. El método ha variado en el transcurso de la historia, se ha ido perfeccionando. En cada momento ha sido expresión y consecuencia de las concepciones filosóficas prevalecientes.

El método es la expresión de una determinada concepción del mundo dentro del ámbito concreto de la Ciencia. Si el método es portador de una concepción del mundo, en todo método sobrevive, de manera encubierta quizá, una parte importante del carácter subjetivo de toda actividad humana, pero no por subjetivo un fenómeno es necesariamente falso o erróneo.

La Medicina no es la rama de la ciencias más desarrollada ni avanzada. Su método, el que emplea en la actualidad, no difiere sustancialmente del desarrollado por Claudio Bernard durante la segunda mitad del siglo XIX, sin que con esto se pretenda decir que ha permanecido inalterable. Se ha desarrollado, pero sus cambios han sido mucho más de forma que de contenido, pues los fundamentos en los que pudo encontrar origen persisten inalterados.

El método clínico es cada vez menos o peor usado, no obstante no ser otra cosa que la aplicación del Método Experimental a la atención individual de enfermos. (1) Esto no es consecuencia de una decisión arbitraria de alguien, sino es el resultado de un proceso complejo en el que determinada concepción del mundo con su método han jugado un papel de cierta magnitud. En ese papel, la necesidad de contar con datos positivos o absolutamente objetivos ha tenido determinado peso, y ha contribuido a la subestimación de todo lo que se pudiera tildar de subjetivo, como lo es la observación directa, esto es, el examen clínico. Pero al hacer esto, se aleja del conocimiento científico aunque lo pretendido sea acercarse más y mejor, en tanto la observación, definida por Einstein como la conexión entre el fenómeno y nuestra concepción del fenómeno (2), se ha debilitado cada vez más. Es también la consecuencia de un cierto menosprecio por lo concreto-sensible a favor de una sobrestimación de las relaciones matemáticas abstractas, pues los datos aportados por los medios tecnológicos no son otra cosa, en última instancia, que una parte del mismo fenómeno dentro de este contexto.

La tendencia a dividirse y subdividir el campo del conocimiento cada vez más, le viene dado a la Medicina desde el mismo momento del nacimiento del método que ha pautado su desarrollo. En su libro “Introducción al Estudio de la Medicina Experimental”, publicado en 1865, expresa:

“... la Medicina se dirige hacia su vida científica. Por la sola marcha natural de su evolución, abandona poco a poco la región de los sistemas, para tomar más y más la forma analítica y de esa manera entrar gradualmente en el método de investigación común a las ciencias experimentales.” (3)

Esta era una tendencia comprensible y avanzada en su momento, con lo que se quiere dejar sentado el profundo respeto y admiración que se siente por este gigante de la Medicina. No pocos de sus conceptos se fueron obviando en aras de una mayor “objetividad”, como la importancia que concedía a la observación, por ejemplo, lo que no parece haber conducido a un sitio necesariamente más elevado, aunque más acabado y erudito.

Al respecto, en otro momento, más adelante en la misma obra refiere:

“En resumen, no podríamos establecer distinción alguna fundada entre los métodos de investigación que se deben aplicar en fisiología, en patología y en terapéutica. Es siempre el mismo método de observación y de experimentación ...” (3)

Ese método lo resumió diciendo que en toda investigación se cumplen ordenadamente cuatro pasos (1):


  1. formular claramente el problema a investigar

  2. obtener toda la información sobre el estado del conocimiento del objeto de la investigación

  3. establecer una hipótesis de trabajo

  4. comprobarla mediante el diseño y realización de experimentos

Examinemos estas expresiones que parecen conclusivas, a pesar de que no lo son ni pretenden serlo, pues no pretenden sino una modesta reinauguración de un tema necesariamente inconcluso por su extensión y complejidad.


Una digresión aparente.
¿Cuáles son las características del pulso radial, de la lengua y de la saburra de un esquizofrénico? Estas cualidades no se han tenido en cuenta porque se han considerado insustanciales en la clasificación de una modificación de la salud que fundamentalmente atañe a la esfera de las actividades mentales, al psiquismo. Sin embargo, paralelamente se afirma que el Hombre es una unidad bio-psico-social, por lo que no es probable que una alteración de la actividad nerviosa superior pueda tener lugar en un organismo que permanece inalterado en el resto de sus componentes. Lo que ha sucedido es que, como consecuencia de la influencia del cartesianismo en el pensamiento médico occidental moderno, se ha considerado a las modificaciones patológicas del psiquismo como capaces de disfrutar un grado considerable de independencia de las alteraciones del resto del organismo. Cuando se trata de clasificar un trastorno de la llamada “salud mental”, tomemos otra vez como ejemplo el de la esquizofrenia, se la tiende a clasificar por las características del pensamiento del paciente o las del curso de la enfermedad. En este segundo caso, la clasificación se suele basar en si el trastorno es continuo o discontinuo y en si se aprecia o no deterioro de sus capacidades mentales.

Si tomáramos el universo de pacientes esquizofrénicos y los clasificáramos según las cualidades de la lengua, la saburra y el pulso, y las correlacionáramos con las peculiaridades del curso de los cambios patológicos, tendríamos una realidad diferente ante nosotros. ¿Es esa realidad falsa? Si no es falsa es aceptable. Pero los pacientes serían los mismos, a pesar de lo cual, las cualidades el fenómeno estudiado que se abrirían ante nuestro sentidos sería otra.

¿Se aceptaría esto por la comunidad de profesionales de la psiquiatría y la psicopatología? De seguro algunos la rechazarían. ¿En ese rechazo predominan los criterios científicos o los del consenso? Probablemente predominarían los del consenso. Sin embargo, el consenso no es un criterio de rigor en la Ciencia, aunque en ocasiones haya que recurrir a él por ignorancia.

Entonces se nos pone en evidencia que, la descripción y la clasificación de un fenómeno está pautada por una determinada concepción de ese fenómeno, y que esa concepción del fenómeno está condicionada, en alguna medida, por una perspectiva filosófica, la de Descartes en este caso.



El Origen.-

¿Cuáles eran las características de la doctrina creada por Descartes?

Descartes establece dos principios o tipos de sustancias independientes: el del universo material, del que el cuerpo forma parte de su extensión, y el del alma, cuyo atributo principal es el pensamiento. Ambas estarían determinadas por una tercera sustancia: Dios. No podía excluir a Dios de su concepción del mundo, tanto por el momento del desarrollo de la Ciencia en que le toco vivir, como por desempeñarse dentro de una sociedad feudal donde todavía el poder de la Iglesia era casi ilimitado.

Su enfoque del mundo material puede enmarcarse sin dificultad dentro de una concepción materialista, pues consideraba que era un conjunto de partículas materiales, que la esencia de la materia era la extensión y el movimiento y que el movimiento del mundo material era eterno, pero reducía los conceptos de movimiento y extensión a los de la física mecánica y a las leyes matemáticas de esta última. Así inaugura la tendencia a dar a las matemáticas un papel principal en la determinación de lo real, más allá del pensamiento del científico que la emplea, y la consideraba como “la ciencia pura”. Al introducir el concepto de magnitud variable en las matemáticas, contribuye al desarrollo de un concepto superior de exactitud.

Atribuye a la materia fuerza creadora propia y considera al movimiento mecánico como su manifestación vital. Profundamente convencido de la fuerza de la razón humana, pretendió crear un método nuevo, el método científico del conocimiento del mundo, y sustituir la fe ciega y el dogma por la razón y la ciencia. Recurre a la duda como método de razonamiento con la ayuda del cual puede librarse de toda idea preconcebida y establecer verdades irrefutables.

En un plano gnoseológico, estimaba que la percepción sensorial nos daban una representación confusa de los objetos, y pueden así inducirnos a error. La real confirmación de la realidad dentro de su concepción, no la dan la experiencia y la práctica, sino la nitidez de nuestras ideas. Pero su razonamiento era un razonamiento abstracto, que menospreciaba lo concreto sensible y la experiencia, y que pretendía resolver las distorsiones humanas apoyado en la pureza de las matemáticas.

Por ese camino, adopta una posición que pudiéramos definir como subjetivista, a pesar de que sirve de base, por esta vía también, a otras concepciones como las del positivismo. Esta última filosofía es la que va a iniciar el desarrollo de las herramientas matemáticas para la validación de los resultados experimentales.

Descartes es el fundador del Racionalismo, creador de la teoría de las ideas innatas, y defensor del criterio de considerar a la matemática como la ciencia pura, independiente de la experiencia humana, que encarnaba el ideal mismo de la Ciencia. El Racionalismo representa la concepción opuesta del Empirismo, a pesar de lo cual tienen puntos de contacto.

Al menospreciar el valor de lo concreto-sensible, resta importancia a la observación, lo que constituye un precedente indispensable de las concepciones positivistas, así como al considerar a las matemáticas como la expresión más pura y suprema de la razón.

Al decir de Claudio Bernard, fundador del método experimental en Medicina y uno de los que ha hecho decisivas contribuciones al desarrollo de la Medicina como rama de las Ciencias, expresó: “(…) Cuando Descartes parte de la duda universal y repudia la autoridad, da preceptos mucho más prácticos para el experimentador que los dados por Bacon para la inducción. Hemos visto, en efecto, que es solamente la duda la que provoca la experiencia, y que es la duda, en fin, lo que determina la forma de razonamiento. Sin embargo, cuando se trata de la medicina y las ciencias fisiológicas, importa determinar bien hasta qué punto debe llegar la duda, para distinguirla del escepticismo, y demostrar cómo la duda científica viene a ser un elemento de mayor certidumbre” (3)(4).

Queda pues en evidencia que el otro pensador que contribuyó al desarrollo del método en Medicina fue Francis Bacon.

¿Cuáles eran las características del pensamiento de Bacon?

Los ingleses Hobbes y Locke, junto a Bacon y otros filósofos franceses que sostenían concepciones similares constituyen el núcleo que desarrolló la corriente filosófica conocida como Empirismo. Éstos atribuían casi todo el peso del conocimiento a la experiencia sensible, siendo incapaces de apreciar cabalmente el valor de las teorías y de las abstracciones en el conocimiento científico. Esta cierta incapacidad los vincula con una de las cualidades del positivismo.

Si bien Hobbes sistematizó el empirismo de Bacon, es innegable que Bacon constituyó la figura central de ese movimiento al menos en Inglaterra, a pesar de que en su pensamiento científico persiste una perspectiva teológica. Sostenía que existían dos almas, una pensante, racional, creada por Dios y otra sensible e irracional, de naturaleza corporal.

Para Bacon la ciencia de la naturaleza era la verdadera ciencia, y la física experimental, la rama más importante. Esa ciencia es una ciencia experimental que consiste en la aplicación del método racional a los datos de los sentidos. Inducción, análisis, comparación, observación, experimentación, tales son las cualidades de lo que él llamó método racional. Bacon fue el primero en elaborar, de manera detallada, el método inductivo. El punto de partida del conocimiento, según él, era el vínculo causal, el análisis de los diversos fenómenos. La verdad auténtica debía apoyarse en el mayor número posible de hechos y, al compararlos, el Hombre tenía la posibilidad de elevarse de lo particular a lo general. Pero, sin negar la necesidad del pensamiento abstracto, no le concedía la verdadera importancia ni reconocía el verdadero papel de éste, por lo que menospreciaba la deducción. Al menospreciar le pensamiento deductivo, su método adquiere, en ese sentido, un carácter metafísico. Este es otra característica que comparte con el positivismo.

Así, al separar una parte del alma de los fenómenos susceptibles del dominio de las ciencias, contribuía, sin proponérselo, al desarrollo de las ideas fundamentales del positivismo. Al defender lo casual como parte de la Ciencia, contribuía a la supervivencia de algunos rasgos de la Metafísica.


¿Cuáles son algunas de las características fundamentales de la metafísica como filosofía? A grandes rasgos son las siguientes:
a) considera los fenómenos aisladamente entre sí y los considera invariables .

b) tiende a considerar los conceptos - consecuencia de los fenómenos que reflejan - como cosas aisladas e inmóviles , así como algo dado y eterno .

c) aprecia a la Naturaleza como una colección accidental o estocástica de fenómenos independientes entre sí en mayor o menor medida .

d) reconoce en el desarrollo solo la acumulación de los cambios cuantitativos .

e) identifica en los cambios solo la influencia de factores externos , desconociendo el papel de los factores internos o intrínsecos .
Sin menoscabo de las características desarrolladas por sí mismo, al positivismo le viene dado un carácter subjetivo, por lo menos desde dos perspectivas:


  1. por los aspectos que comparte con el racionalismo.

  2. por sus características comunes con el empirismo.



Algunos antecedentes.-

Hasta el momento, como indirectamente, se han mencionado algunas de las características que pudieran tener alguna relación con el método que se ha empleado en la M.O.M. para describir y clasificar, a la vez que se han mencionado otras que bien pudieran formar parte de los criterios de organización de las experiencias y de algunos requisitos de nuestros criterios incluir alguna información dentro de lo verosímil.

Parece bueno recordar que, desde el punto de vista gnoseológico, la percepción sensorial, si bien es el punto de partida del conocimiento, por sí sola es incapaz de aportar un conocimiento profundo y completo. Los vínculos y las relaciones internas, de donde se derivan las generalidades, las leyes, las relaciones de causalidad, la jerarquía de las relaciones entre los diversos fenómenos, la diferenciación entre forma y contenido y la de lo esencial de lo no esencial en la delimitación de las cualidades fundamentales de un fenómeno o conjunto de fenómenos, son aportes que solo puede hacer el pensamiento teórico. De ahí la relación biunívoca indisoluble entre teoría y práctica.

¿Qué es el positivismo? ¿Cuáles son, de manera esquemática, si se quiere, algunas de sus cualidades fundamentales? ¿Qué momento del desarrollo del conocimiento representa?

Augusto Comte (1798 a 1857), considerado el padre de la sociología, formula los conceptos fundamentales del positivismo. Al declararse partidario de los “conocimientos positivos”, Comte calificó de metafísica a toda aspiración de penetrar en la esencia de los fenómenos. Por ese camino, su doctrina no propiciaba el reconocimiento de las leyes que rigen los fenómenos. La ciencia tiene, en su doctrina, el objeto de describir las sensaciones subjetivas del hombre, por lo que, en ese sentido, coincide con el empirismo de Bacon, Hobbes y Locke. El positivismo ha jugado un papel trascendental en el desarrollo del método experimental, del método científico en general, en la aplicación y desarrollo de instrumentos matemáticos auxiliares para contribuir a precisar la validez o significación de los datos recolectados, ha impulsado el desarrollo especializado de la Ciencia y la Tecnología y ha propiciado el ímpetu de la economía de mercado, pero ha favorecido la creciente fragmentación del conocimiento y contribuido a entorpecer la integración de una perspectiva sistémica de la realidad.

¿Cuáles son, de manera esquemática, las características generales del positivismo?




  1. la pretensión de no apoyarse en “especulaciones abstractas”, por lo que atiende solo a “hechos positivos” (de ahí su nombre).

  2. pretende elevarse por encima de toda filosofía y basarse solo en los datos precisos que aporta la ciencia.

  3. considera que el papel de la Ciencia se circunscribe a “describir” (no a explicar) los datos que obtiene de la realidad.

  4. como las leyes y otras generalizaciones son el resultado de la “especulación”, su tendencia es a no reconocerlas como parte de la realidad.

  5. al fraccionar el todo, aislar variables y tender a desconocer las leyes y las generalizaciones como parte de la realidad, se les dificulta la comprensión sistémica del “todo”.

  6. tienden a considerar como equivalencia o aproximación al “todo” , la suma de las partes.

Dada la evidencia de algunas limitaciones del positivismo, algunos de sus seguidores desarrollaron lo que se ha dado en llamar “neo-positivismo”, “positivismo lógico” o “empirismo lógico1” declararon haber eliminado todo sesgo metafísico del primer2 y segundo positivismo3 a partir de su reformulación teórica con la finalidad de retocar el método y de mejorar los métodos y modelos matemáticos, pero no modifican radicalmente el fundamento, por lo que su contribución puede considerarse más de forma que de contenido. Si bien la matemática es la ciencia capaz de reflejar de la manera más abstracta, sintética y generalizada las diversas formas de pensamiento, cuando el neopositivismo o empirismo lógico crea y desarrolla nuevos modelos, lo hacen en correspondencia con sus formas de pensamiento, con sus sesgos y limitaciones, y también de sus virtudes, que definitivamente las tienen. Se puede considerar a Franz von Liszt como el fundador del neopositivismo o tercer positivismo, siendo uno de sus teóricos más conocidos Bertrand Russell.



A modo de conclusiones provisionales.-

Entonces comienza a adquirir un cierto sentido el procedimiento, el método empleado por la M.O.M. Comienza a ser más comprensible el por qué de la exigencia, casi intransigente a veces, del empleo de los estudios “a doble ciegas”; por qué la mucha importancia de los datos concretos y la escasa significación de las “especulaciones abstractas”; por qué el furor de la “Medicina Basada en la Evidencia”; por qué la importancia de los protocolos; por qué la fragmentación del conocimiento de la realidad; por qué investigar con tanto ahínco la enfermedad en lugar del enfermo; por qué el mismo tratamiento durante todo el ensayo aunque el enfermo cambie; por qué el destierro de la filosofía del método científico en Medicina; por qué la escasa o nula importancia del estudio de los procesos históricos en Medicina; por qué en los trabajos científicos, la bibliografía idónea es solo la de los últimos cinco años; en fin, por qué las características esenciales del método y de los criterios de verosimilitud de la M.O.M.

Si el método de la M.O.M. tiene sesgos de cierta consideración, como lo son la persistencia de rasgos metafísicos que le impiden apreciar la realidad como sistema único, de rasgos subjetivos tras una apariencia de extrema objetividad y de dificultades para apreciar los fenómenos dentro de una concepción sistemática compleja y en constante movimiento, ¿por qué se asume como criterio insoslayable de verosimilitud? Si en sus orígenes del método se tomó la duda como criterio de certidumbre, ¿por qué ahora es tan difícil admitir la duda de su validez y eficiencia? ¿En qué razones científicas de fundamento se basan?

Pero cuestionarnos el método vigente genera muchas inquietudes. Significa reconocer sesgos, limitaciones, imperfecciones de consideración en una buena parte de lo que damos por conocido. Puede conllevar para algunos el riesgo de la pérdida de poder y para otros la amenaza del caos y el desorden. También significa que, si reconocemos inconsistencias e inconveniencias en el método, una herramienta que ha tomado poco menos de dos siglos en ponerla casi a punto, ¿cuánto demoraría la construcción y consolidación de un nuevo instrumento? ¿Qué y cómo se haría durante todo ese lapso? ¿Sobre qué bases se desarrollaría? ¿A partir de qué experiencia?

En primer lugar, sobre las inquietudes cabe recordar a Claudio Bernard cuando dijo: “El escéptico es el que no cree bastante en sí mismo, para atreverse a negar la ciencia y a afirmar que ésta no está sometida a leyes fijas y determinadas . El que duda es el verdadero sabio; no duda más que de sí mismo y de sus interpretaciones, pero cree en la ciencia ...” o lo que es lo mismo, que el desarrollo de la ciencia ha sido siempre tarea de audaces irrespetuosamente respetuosos de la experiencia acumulada.

En segundo lugar, sobre las tres últimas preguntas, quizá la respuesta a éstas y otras muchas pueda comenzar a estructurarse a partir de un pensamiento médico fundado en ciertas premisas filosóficas y de una concepción del mundo diferentes, y de un pensamiento científico médico que, basado en éstas, ha sido capaz de concebir al hombre y a su salud desde una perspectiva tan diversa, como antigua y novedosa como bien pudiera ser la del pensamiento médico clásico chino.



Bibliografía.-





  1. Moreno Rodríguez, M.A., “El Arte y la Ciencia del Diagnóstico Médico: principios seculares y problemas actuales.” Ed. Científico Técnica, La Habana, 2001.

  2. Betto, Frei, La Obra del Artista: una visión holística del Universo, Ed. Caminos, La Habana, 1998.

  3. Bernard, C., “Introducción al Estudio de la Medicina Experimental”, Emecé Editores, Buenos Aires, 1944.

  4. Díaz Soto, R.L., “Nuestro Método de Trabajo Médico ; Informe a la Quinta Reunión Anual del Centro Benéfico Jurídico de Trabajadores de Cuba”, La Habana, 1957.

  5. Unschuld, P.U., “Chinese Medicine”, Paradigm Pubns., Massachusetts, 1998.

  6. Unschuld, P.U., “La Sabiduría de Curación China”, Ed. La Liebre de Marzo, Barcelona, 2004.

  7. García G., Guillermo, “Historia de la Medicina Tradicional China”, folleto en fase de preparación editorial, sin fecha.

  8. Díaz Mastellari, M., “Medicina Tradicional China y Medicina Occidental Moderna”, Rev. Mexicana de Medicina Tradicional China, Año 2, No. 7, Vol. 2, Agosto, 2000.

  9. Díaz Mastellari, M., “Medicina Tradicional China: una verdad profunda.”, Rev. Mexicana de Medicina Tradicional China, Año 2, No. 6, Vol. 3, Febrero, 2000.

  10. “Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas (2 tomos)”, Ed. Científico-Técnica, La Habana, 1978.

  11. Laín Entralgo, P. “Medicina e Historia”, Ediciones Escorial, Madrid, 1941.

  12. Laín Entralgo, P., “Historia de la Medicina”, Ed. Científico Médica, Barcelona, 1954.

  13. Fedoseev, P.N., Rodríguez Solveira, M. Y Cols., “Metodología del Conocimiento Científico”, Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

  14. Rosental, M., y Iudin, P., “Diccionario Filosófico Abreviado”, Ed. Pueblos Unidos, Montevideo, 1961.

  15. Díaz Mastellari, M. “Pensar en Chino”, 2ª. Edición, Impresiones Hel Ltda. Bogotá, 2003.

  16. Viera, M., “Criminología”, Ed. Universidad de la Habana, La Habana, 1978.

1 Aunque quizá no del todo intencionalmente, el coincidente parecido de los nombres es como para no dejar al azar y que pasen inadvertidas sus relaciones con los puntos de vista de Bacon.

2 Se considera a Comte el fundador del primer positivismo.

3 Hume y Mach desarrollaron las tendencias que después se denominaron por algunos como segundo positivismo..


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal