Sentencia t-691/12



Descargar 1,06 Mb.
Página1/16
Fecha de conversión27.01.2017
Tamaño1,06 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
Sentencia T-691/12


Referencia: expediente T-2868287

Acción de tutela presentada por Heiler Yesid Ledezma Leudo contra la Universidad Distrital Francisco José de Caldas – Facultad Tecnológica.


Magistrada Ponente

MARÍA VICTORIA CALLE CORREA

Bogotá, D.C., veintiocho (28) de agosto de dos mil doce (2012)

La Sala Primera de Revisión de la Corte Constitucional, integrada por los Magistrados María Victoria Calle Correa, Mauricio González Cuervo y Adriana María Guillén Arango en ejercicio de sus competencias constitucionales y legales, ha proferido la siguiente


SENTENCIA
En el proceso de revisión de los fallos proferidos, en primera instancia por el Juzgado 31 Civil Municipal de Bogotá y en segunda instancia por el Juzgado 21 Civil del Circuito de Bogotá, dentro del proceso de la acción de tutela instaurada por Heiler Yesid Ledezma Leudo en contra de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas.1
I. ANTECEDENTES

 

1. Hechos


Heiler Yesid Ledezma Leudo interpuso acción de tutela contra la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, por considerar que la entidad educativa no le había protegido adecuadamente ante el trato discriminatorio en razón a su etnia, por parte de unos de sus docentes (en especial, uno de ellos, tanto en el salón de clase como en el manejo de las notas). Para el accionante, la actuación de sus docentes y la institución comporta una violación de sus derechos a la igualdad (art. 13, CP) y a la educación, en especial de grupos étnicos protegidos (art. 68, CP) y, en general, un desconocimiento del carácter pluralista del Estado (arts. 1 y 5, CP). El accionante funda su solicitud de tutela con base en los siguientes hechos.
1.1. Heiler Yesid Ledezma Leudo, oriundo de Quibdó interpuso la presente acción de tutela a sus 27 años, en calidad de estudiante de Ingeniería de Telecomunicaciones. Considera que es un buen estudiante,2 que ha tenido que enfrentar comportamientos discriminatorios y claramente racistas, los cuales han violado su derecho a la igualdad, a la dignidad y a su proceso educativo.
1.2. El accionante sostuvo que en la asignatura de Conmutación Digital, el Profesor Yaroslav José Chavarrio ­–con quien cursaba también la clase de medios de transmisión–, para explicar en clase una serie de conceptos técnicos, presentó un ejemplo lleno de estereotipos racistas. Relata lo ocurrido en la acción de tutela así,
“El día 24 de abril de 2010, me tocó ver clases de la asignatura Conmutación Digital, dictada esta por el Profesor Chavarrio; en el transcurrir de la clase el Docente en mención empezó a tocar el tema de cuantificación de la ocupación de un canal de comunicaciones (en este tema existe un coeficiente cuyo valor adimensional debe estar entre 0 y 1 como límite inferior y superior respectivamente, de tal modo que 0 significa que el canal nunca está ocupado y de igual forma 1 indica que éste siempre está ocupado).
El profesor tomó como ejemplo a un cuidador de carros de un parqueadero, exponiéndolo de la siguiente manera: ‘… un valor de 1 seria como el cuidador de un parqueadero que debe atender 25 carros en 25 minutos, lo que indicaría que este siempre permanecería ocupado’. || El profesor aparte de lo expuesto anteriormente añade: ‘lo cual sería un trato negrero, lo tendrían trabajando como negro!’, mientras miraba con risa de burla al único estudiante Negro que tiene en su clase (Heiler Ledezma), y reitera ‘… eso es, un trato negrero, como un esclavo al que su amo debe darle latigazos para que trabaje’, mientras tanto escenificaba (emulaba), con su mano derecho los latigazos que recibiría un esclavo en tales condiciones mientras decía: ‘¡Trabaje, trabaje, trabaje!’, sin quitar la expresión de burla de mi, y no conforme resalta: ‘eso es un trato negrero’. || En ese momento yo intervine y le dije al profesor que por favor eliminara el matiz étnico racial de tal ejemplo, pues no está bien que usted como profesor asuma esta actitud excluyente, respondiendo el profesor con risa de burla de su cara: ‘!Ah es que se siente aludido, ja, ja, ja’, a lo cual señale que sí; como el único estudiante negro de esta clase de decenas de estudiantes, si me siento aludido, y persistió con el tono de burla en la situación que elaboró.”
1.3. El accionante, Heiler Yesid, considera especialmente cuestionable la actitud del profesor de la clase, por cuanto el asunto debatido era técnico; no era necesario tener que hacer referencia a las cuestiones sociales e históricas a las que hizo referencia. Dice al respecto la acción de tutela,
“No es necesario ser ingeniero o estudiante de telecomunicaciones o áreas afines para saber que si se quisiera establecer una analogía o ejemplo con un canal de comunicaciones, el ejemplo terminaría en el momento en que el cuidador del parqueadero estaría muy ocupado, pues nada tiene que ver la esclavitud, la negritud, la afrodescendencia, los látigos, el amo, etc., con el canal de comunicaciones, el cual no es más que el medio que se utiliza para transmitir señales eléctricas. Así: ¿en qué se relacionan las variables eléctricas con la Esclavitud, la negritud y los demás aspectos que caracterizan las condiciones de explotación de la fuerza laboral a la cual fueron sometidos mis antepasados al ser traídos a América?”
1.4. Indica el accionante que el profesor abandonó el tema de conmutación de sistemas digitales, para crear una situación meramente racial y discriminatoria. Señala:
“Es evidente para toda persona que ha pasado por un aula de clases en calidad de estudiante que la palabra de un profesor en el salón de clases recala en la mente de sus estudiantes como la de un sacerdote en su iglesia, la de la madre o el padre en una cena familiar, la de un juez o jueza en una sala o la de cualquier figura de autoridad y sabiduría en un escenario que preside. Por eso mi opinión coincide con la de la comunidad universitaria que ha sido enterada de los hechos y actitudes que ha mostrado este docente hacia mi (perteneciente a la Población Negra de Colombia): el docente pretendió plasmar en el imaginario colectivo la imagen de los afrodescendientes (representados en mí en el salón de clase) como ‘esclavos negros’ que sólo trabajan bajo tratos forzosos e inhumanos, condiciones que en estos tiempos o en este siglo han sido rechazadas por la comunidad internacional.”
Para Heider Yesid Ledezma Leudo fue especialmente triste que el profesor nunca se hubiese disculpado por lo ocurrido, especialmente, teniendo en cuenta su trayectoria como alumno, la cual incluye reconocimientos materializados en premios e invitaciones a participar en proyectos de investigación destacados.3 Heiler Yesid junto con su hermano gemelo Heicer Enrique, han sido invitados a trabajar en la Universidad de Austin, Texas, en proyectos que se desarrollan en conjunto con la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) en el ámbito de la investigación espacial y los satélites orbitales.4
1.5. A los cuatro días de ocurrido el suceso (el 28 de abril de 2010), el accionante intentó cambiar de docente y así no tener que ver clases con el Profesor Yaroslav José Chavarrio, adicionalmente solicitó que se abriera un proceso disciplinario en su contra por la manera como había actuado.5 Sostiene que la solicitud de cambio de profesor fue negada, a la vez que se advirtió que se abriría eventualmente un proceso de investigación. En efecto, en una carta sin fecha, el Presidente del Consejo Curricular de Tecnología en Electrónica, Ingeniero Frank Giraldo Ramos, respondió la solicitud en los siguientes términos,
“Por medio de la presente me permito informar que el Consejo curricular en su sesión N° 7 del 5 de mayo de 2010 decidió NEGAR la solicitud de tomar las asignaturas medios de transmisión y conmutación digital con el grupo del docente Rafael Fino. || Adicionalmente me permito aclarar que el Consejo curricular le sugirió al Coordinador de carrera la apertura de un proceso de investigación, conforme al capítulo 2, artículo 86 donde se explica el procedimiento para realzar una investigación disciplinaria, con respecto al caso mencionado por usted para esclarecer dichos acontecimientos.”6

1.6. El 11 de mayo de 2010, luego de la respuesta del Consejo curricular, los hermanos Heiler Yesid Ledezma Leudo y su hermano Heicer Enrique remitieron una carta al representante estudiantil, Wilton Angulo Castañeda, para que tomará cartas en el asunto y evitar que hechos similares siguieran ocurriendo en la Universidad. La solicitud fue acompañada por la firma de seis estudiantes más que “consideran que se [debía] esclarecer los hechos mencionados para así tener un ambiente académico de armonía y paz en donde puedan converger todas las culturas en sana convivencia.”7 A pesar de la negativa de cambio de docente, el accionante sostuvo que dejó de asistir a las dos clases que por entonces cursaba con el Profesor Yaroslav José Chavarrio [medios de transmisión y conmutación digital] esperando que su solicitud fuera finalmente atendida. Por ello insistió en presentar la solicitud, nuevamente, en varias ocasiones y ante varias instancias.8 Al final del semestre, sólo contaba con el 40% de las notas en la primera asignatura y el 20% de las notas de la segunda asignatura. El resto de calificaciones habían sido asignadas con la nota de cero (0) por el profesor.9


1.7. El proceso disciplinario dio lugar a una investigación en la que se corroboró las actuaciones racistas del profesor pero, sin embargo, no se adoptó ninguna sanción o medida en contra de éste.10 El informe presentado por el docente se fundó, en primer lugar, en las siguientes consideraciones de orden general y de principios constitucionales e institucionales,
“Que el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia constituyen una negación de los principios de igualdad y no discriminación reconocidos en al cotidianidad de la Facultad Tecnológica.
Dado que la tarea de formación, investigación y proyección social de nuestro proyectos curriculares, se desarrollan en una época en que la globalización y la tecnología deben contribuir a llevar a la práctica el concepto de una comunidad académica basada en la igualdad, la dignidad y la solidaridad y la realización de una auténtica igualdad de oportunidades y de trato para todos los integrantes de la misma.
Que la diversidad cultural es un valioso elemento para el adelanto y el bienestar de nuestra comunidad académica, y que debe valorarse, disfrutarse, aceptarse auténticamente y adoptarse como característica permanente que enriquece nuestras acciones universitarias.
Que los afrodescendientes han sido durante siglos víctimas del racismo, y que por ello debe afirmarse que deben ser tratados con equidad y respeto de su dignidad, y que no deben sufrir discriminación de ningún tipo en esta Universidad.
Que los aportes de la comunidad afrodescendiente a la identidad distrital y nacional, a la educación, la ciencia y la tecnología, son significativos y que enhorabuena esta facultad tiene el privilegio de acoger algunos docentes y estudiantes que pertenecen a ella.
Que la comunidad académica de la Facultad Tecnológica ha tradicionalmente levantado las mejores y dignas ideas libertarias y de rechazo ante cualquier brote de intolerancia de cualquier nivel y sentido, pero que no se debe dejar de ahondar en estos ideales porque el hecho de que así sea, no indica que se dejen de presentar incidentes desafortunados.”
Posteriormente, el docente investigador sostuvo en su escrito sobre los hechos ocurridos y su valoración de los mismos lo siguiente,
“[…] tomando los testimonios del Docente Yaroslav Chavarrio, del estudiante Heiler Ledezma, de una muestra de algunos los estudiantes del grupo donde ocurrió el evento en cuestión, de docentes afrodescendientes que laboran en la Facultad Tecnológica, así como de pares y estudiantes del proyecto curricular, y además de información documental anexa considero:


  • Que el docente actuó sin dolo ni premeditación, aunque de manera incauta, como él mismo lo reconoció, ante la utilización de una analogía que suele ser, infortunadamente racista a la manera de un lugar común para ilustrar una temática del curso en cuestión.




  • Que esta analogía no fue concluyente y bien pudo obviarse, pero no determina el concepto como persona del docente Yaroslav Chavarrio como quiera que, según testimonios generalizados, se ha caracterizado por su calidad e intachable desempeño personal, profesional y académico, así lo indican su evaluación general por algunos de los pares del proyecto circular y por algunos de los estudiantes; los cuales indicaron una disculpa suya por el instantáneo pero bochornoso suceso.




  • Que el estudiante que se siente vulnerado con alguna razón, es un reconocido activista de la comunidad afrodescendiente y realizador ejemplar en el campo de la electrónica, como quiera que ha sido objeto de reconocimientos por la comunidad bogotana, hechos por los cuales debemos sentirnos orgullosos en esta facultad pues significa que lo estamos haciendo bien.




  • Que los procesos académicos del estudiante que se siente vulnerado son de cumplimiento y responsabilidad durante los años que lleva de estudiante, aunque, como suele ocurrir en los procesos académicos, haya tenido, tenga y posiblemente tendrá baches que son, en todos caso, susceptibles de superar y que deben seguramente salvarse por efecto de las calidades académicas que le han sido reconocidas.




  • Que el normal desarrollo de la actividad académica, en el sentido evaluativo y de desempeño no puede estar sujeta a ninguna presión ni pretexto diferente al alcance de la calidad como parámetro de excelencia, puesto que por efecto de la reivindicación de la equidad para con los estudiantes debe mirarse como una forma más de tolerancia en los procesos educativos.”

Finalmente, con base en las valoraciones de los hechos investigados, el docente presentó las siguientes recomendaciones,


“Por tanto, esta investigación resuelve:


  • No ameritar apertura ni proceso disciplinario alguno, en ningún sentido, como una manera de conciliar y reivindicar la solvencia ética y moral de los individuos en cuestión.




  • Recomendar al consejo curricular, el cambio de grupo, por lo excepcional del caso; pero por efectos de terminación de clases, este deba hacerse el próximo semestre. Me parece que la figura debe ser la cancelación extemporánea de la asignatura.




  • Considerar en el proyecto curricular un escenario académico donde divulgue la política distrital frente a la población afro-descendiente, de manera que los procesos pedagógicos no sean presa de lugares comunes que pueden configurarse, sin serlo, como actividades de segregación o racismo. Sea esta la oportunidad para que desde docentes, estudiantes y funcionarios afrodescendientes que con sus realizaciones ejemplares contribuyan al fortalecimiento del proyecto Facultad tecnológica.

Atte. Harold Vacca González



Miembro del Consejo Curricular Electrónica”
No obstante, el accionante indica que pese a las consideraciones del docente que investigó lo ocurrido, sus valoraciones y sus sugerencias, la Facultad decidió no hacer nada. El informe había sido presentado a la Facultad el 28 de mayo de 2010.
1.8. El 31 de mayo del mismo año, la Decana de la Facultad Tecnológica, Dora Marcela Martínez Camargo, respondió negativamente la solicitud de cambio de grupo y advirtió que esperaban el informe escrito del docente investigador para tomar una decisión definitiva, en los siguientes términos,
“En atención a la comunicación de la referencia (solicitud de fecha 26 de mayo/10), y dado lo avanzado del semestre, me permito informarle que no es factible realizar el cambio de grupo. || Por otro lado el Proyecto Curricular de Electrónica, ha adelantado lo pertinente al tema mencionado en su comunicación y una vez se entregue un informe escrito será analizado por esta Decanatura.”
A juicio, del accionante tal respuesta es inadmisible, por cuanto las demoras señaladas por el plantel educativo son adjudicables al profesor investigador, no a él como estudiante.11
1.9. Dos días después (junio 2), el Presidente del Consejo Curricular, Tecnología en Electrónica, respondió que se había resuelto no hacer nada con relación a lo ocurrido y que no se tomarían decisiones adicionales, en los siguientes términos,
“Luego de realizar la respectiva investigación de su caso, el consejo curricular decidió que no se amerita la apertura, ni proceso disciplinario alguno, en ningún sentido, como un manera de conciliar y reivindicar la solvencia ética y moral de los individuos en cuestión, tal cual fue reportado por el docente asignado a dicha investigación.”
El docente investigador había sugerido cancelar la asignatura dónde había ocurrido el incidente, pero el Consejo decidió no aceptar la solicitud.12
1.9.1. Al día siguiente (junio 3), el estudiante presentó una nueva solicitud, para que, por lo menos, se le permitiera presentar los exámenes que se habían realizado en el curso al cual había dejado de asistir (Medios de Transmisión y Conmutación Digital), mientras se le daba respuesta a su solicitud. La petición se presentó en los siguientes términos,
“Teniendo en cuenta los inconvenientes con el docente Yaroslav Chavarrio, por medio del presente escrito les manifiesto mi insatisfacción con esta persona y la manera en que imparte las asignaturas que se le asignan, por eso yo, Heiler Yesid Ledezma Leudo, estudiante de ingeniería en Telecomunicaciones, le solicito permitirme tomar los dos exámenes restantes en lo que va del semestre Medios de Transmisión y Conmutación Digital con otro docente con miras de resolver esta situación de la manera más inteligente y cordial posible para las partes.”
1.9.2. En comunicación de 25 de junio de 2010, el Presidente del Consejo Curricular, Frank Giraldo Ramos, comunicó la decisión de negar la nueva solicitud del accionante, señalando,
“Por medio de la presente me permito informar que el Consejo Curricular en su sesión N°10 de 16 de junio de 2010 decidió negar su solicitud de tomar los dos exámenes restantes en los que va del semestre de las asignaturas Medios de Transmisión y Conmutación Digital con otro docente, por ordenamiento administrativo y por vencimiento de términos.”
1.10. El accionante insistió en la solicitud de cancelación extemporánea de las materias en cuestión, pero, nuevamente, el Consejo insistió en la decisión tomada de negarla. Se aclaró que la sugerencia del docente investigador era sólo eso, una sugerencia. Se le respondió así,
“Por medio de la presente me permito informar que su caso fue estudiado en Consejo Curricular y quedó determinado según acta N°11 de 25 de junio del presente año que el concepto emitido por el docente investigador era a manera de sugerencia, es de anotar que la decisión sobre la cancelación extemporánea la toma el consejo curricular y no el docente investigador, y en vista de las conclusiones a las que llegó el docente en la investigación preliminar respecto al caso, el consejo decidió NEGAR de realizar extemporáneamente la cancelación de las materias en cuestión.”
1.11. El accionante considera que debido a las solidaridades que existen entre los profesores, empezaron a presentarse situaciones que, a su juicio, representaban ataques a él por su posición de defensa y respeto de sus derechos y los de la comunidad afrodescendientes.13 Alega que no se le calificó un examen que remitió tarde, a pesar de que a otras personas sí se les perdonó tal falla en la entrega. Alega también que se le cambió extrañamente la nota de un examen parcial y se le dio un trato discriminatorio, pues injustificadamente se le puso una nota diferente a la de un compañero con el que presento conjuntamente un quiz.
1.11.1. En cuanto a la nota que se cambió, el accionante adjuntó al proceso copia de dos entradas a la página en red (la página web) de la Vicerrectoría Académica (CÓNDOR).14 La primera muestra las notas que finalmente se pusieron al estudiante (2.7 y 1.0) como parciales uno y dos respectivamente, en la clase de Comunicaciones Digitales con el profesor Ricardo Alirio González Bustamante. La segunda, muestra las notas que inicialmente había visto el estudiante que se le habían puesto en tales parciales. En este caso, la copia del ingreso a la página muestra la nota de (2.7) para el primero y para el segundo parcial y no la de (1.0), que finalmente aparecería el boletín final.15
1.11.2. Con relación al trabajo entregado tarde, el accionante reconoce su responsabilidad. Él es consciente de que la entrega era a las doce del día y de que sólo mandó el taller hasta la una de la tarde. La razón por la cual insiste en que se le está discriminando, es que el taller sí se le recibió y calificó a personas que lo remitieron mucho más tarde de lo que él lo había hecho (entre las siete y ocho de la noche).16 El accionante adjuntó al expediente, copia de varias conversaciones electrónicas que darían cuenta del trato discriminatorio. Por una parte, una conversación con el profesor Giovani Mancilla en la que éste le explica que no le calificó su examen por haber llegado una hora más tarde de lo acordado.17 Por otra, una conversación con su compañero de clase, Mauricio Niño Avella, que indica que a él sí le recibieron y sí le calificaron el trabajo a pesar de haberlo entregado más de 7 horas del límite establecido.18 Las notas de la clase con el profesor Giovani Mancilla fueron dadas a la facultad el 5 de junio, y entregadas a los estudiantes el 9 de junio de 2010.19
1.11.3. Por último, alega el accionante que con ocasión de un quiz que presentó con su compañero de clase (Mauricio Niño Avella), también a cargo del profesor Giovani Mancil, fue sometido a un trato discriminatorio. Mientras que a su compañero se le puso definitivamente la nota de 2.5, a él se le puso una nota de cero (0). Aportó como prueba, copia de una conversación electrónica con su condiscípulo. El texto de los mensajes transcritos muestra que la nota del quiz que habían presentado conjuntamente,20 se había modificado para uno de los dos de cero (0) a (2.5).21
1.12. Finalmente, indica que los sucesos que le ha tocado enfrentar lo han puesto en una situación de precariedad académica que su permanencia misma en la Universidad se ha visto en riesgo. Dice al respecto lo siguiente,
“[…] a todo lo expuesto y al problema de exclusión racial que me toco vivir en las aulas de clases, llevo a desencadenar que mi actual estado académico en la Universidad sea el de prueba académica. Así, ha sido tal la idea de materializar mi expulsión de la Universidad, que aprovechando esta figura de prueba académica es como se pretende entorpecer mi normal desarrollo y evolución universitaria. La figura de prueba académica consiste en que la Universidad deja en periodo de prueba (semestre de prueba) a los estudiantes que bajan el promedio a menos de 3.0, cursan una asignatura 3 veces, o pierden 3 o más asignaturas. Al no recuperar alguno de los criterios en que consiste la prueba, la consecuencia directa es la expulsión de la Universidad por periodos que van de 1 a 3 años según lo que determine el Consejo curricular, y luego de estos años, bloquean el acceso del estudiante a la carrera que este cursaba.
Todo esto lo expongo con el propósito de argumentar y sustentar la situación de desprotección del cual he venido siendo víctima por parte de la Universidad, la dejar al libre albedrío a sus docentes permitiéndoles la vulneración de los derechos de nosotros los estudiantes de la población negra.”
Agrega que como miembro del Proyecto Espacial Colombia en Órbita ha mantenido una relación epistolar con el profesor César Ocampo, Ph.D., profesor asociado de la Universidad de Texas, con miras a proseguir sus estudios en esa institución educativa.22
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal