Sensibilidad estética medieval



Descargar 14,39 Kb.
Fecha de conversión30.08.2017
Tamaño14,39 Kb.
Sensibilidad estética medieval.

  • El hombre medieval veía a la naturaleza como un reflejo de lo trascendental pero también como una fuente de deleite estético.

  • La belleza para el pensador medieval remite tanto al concepto abstracto (belleza inteligible, armonía moral y esplendor metafísico) como a experiencias concretas (belleza sensible: naturaleza y arte) a partir de analogías.

  • El ornamento no se desdeña pero se evita su uso para finalidades extra-culturales, es decir para fines de lucro.

  • No se debe olvidar que no hay una relación directa entre Belleza y obra de arte ya que el arte sigue considerándose como un saber manual y mecánico.

  • Hay una relación paradójica al interior de la belleza estética, pues se repudia una parte de la realidad estética ya que es perjudicial para la oración pero se alaba el deleite sensible que producen las obras de arte.

  • La experiencia estética proviene del deleite estético que el ánimo reconoce en la armonía de la estructura materia.

  • El deleite estético del hombre medieval proviene todas las relaciones sobrenaturales entre el objeto y el cosmos, en percibir en una obra concreta un reflejo ontológico de la presencia/participación de Dios.

San Agustín de Hipona

  • La experiencia estética cobra su verdadera utilidad y sentido moral en el seno de la religión cristiana.

  • Afirma que deben afirmarse tanto la belleza del mundo como la belleza del arte, pues expresan lo divino y lo perfecto de la Creación

  • El placer estético es racional y no se vincula con algo útil, si bien parte de una impresión sensible (visual o acústica) debe someterse a una valoración racional a través de los conceptos: número, proporción, semejanza, unidad y armonía. Dichos conceptos ya están en la mente del hombre y deben de presentarse en toda obra de arte para alcanzar la Belleza. “Dodo se ordena según medida, número y peso”

  • Hay dos tipos de belleza:

    • Belleza divina e indivisible (pulchitudo), que posee sentido en sí y es imperecedera

    • Belleza terrenal o fugas (pulchra), que se presenta en la naturaleza y en las cosas hechas por el hombre.

  • Alcanzar a percibir a belleza implica alcanzar un estado de felicidad o eudemonía.

  • Conserva la concepción platónica de Bueno, Bello y Verdadero renombrándola Bonum, Pulchrum y Verum

  • La música muestra la vinculación del alma humana con el cosmos, pues el ritmo, la melodía y la armonía están inscritas en el cosmos y en el alma humana.

    • La música se basa en tres principios: unidad, semejanza y ordenación, que a su vez se basan en sencillas y medibles relaciones numéricas, base de la belleza sensible y audible del mundo.

  • La experiencia estética se basa en entender la igualdad numérica de la proporción permite al espectador sentir la belleza, gozar con los ritmos cósmicos de la Creación, poner en sintonía el alma del espectador con el fondo divino de la belleza.

  • Hay una valoración de los diversos géneros artísticos, pues la imitación artística tiene la misión de desvelar los principios más profundos del mundo y de la existencia.

    • Jerarquiza las artes según se apeguen a las normas de la simetría o igualdad numérica: música, danza, poesía, arquitectura, escultura, pintura. Sólo el teatro es relegado pues engaña al espectador.

  • El papel del artista es de un imitador de las formas y principios divinos que se plasman en la igualdad numérica o simetría. Su arte se basa más en la inspiración que en el conocimiento.

Guillermo de Ockham

  • Distingue entre fe y saber, conocimiento intuitivo y conocimiento abstracto. Los universales (conceptos) no existen en la realidad, sólo se dan en el intelecto del hombre o como medios auxiliares de la comunicación (nombres)

  • La percepción intuitiva (individuo) es la única vía posible para el saber y la introspección es la de la psique individual.

  • Define el saber (conocimiento) como la conciencia de la existencia del objeto observado. Sólo el conocimiento intuitivo permite al hombre adquirir algún saber, que siempre resultará limitado y relativo a la existencia de las cosas concretas.

  • La belleza no es trascendente sino inmanente, presente en la cosa particular, depende de la cosa concreta, por lo tanto es relativa y limitada.

  • Los signos son obra del entendimiento de hombre, creados con base en la convención y la percepción humana para poder comunicarse. Hay dos tipos de signos: arbitrarios-convencionales del lenguaje, y naturales-gráficos de las cosas visibles; estos permiten deducir que la belleza depende de la cosa concreta y no de un valor trascendente.

Sensibilidad estética renacentista.

  • Representación de la belleza huana

  • Relevancia de la forma, el colorido y la habilidad en el dibujo

  • Perfeccionamiento de la representación anatómica

  • Mantienen la idea de perfección en virtud de la proporción y la simetría

  • Terminan con el anonimato del artista, éste se desliga del gremio de artesanos

Marcilio Ficino

  • Concibe al universo como un conjunto de esferas superpuestas a la manera pitagórica pero cada una refiere a los conceptos astrológicos y médicos de la época.

    • Hay dos mundos: el sub-lunar y el supra-lunar

    • El supra-lunar se divide en 4 esferas que corresponden a los 4 elementos y a 4 humores (medicina medieval)

      • 1ª esfera: tierra y bilis negra. Es fría, seca y pesada, refiere al comportamiento melancólico

      • 2ª esfera: agua y flema: fría, pesada y húmeda, refiere al comportamiento flemático

      • 3ª esfera: aire y la sangre: cálido, húmedo y ligero, refiere al comportamiento sanguíneo

      • 4ª esfera: fuego y la bilis amarilla: cálida, seco y más ligero, refiere al comportamiento colérico

    • El pnema es un soplo vital y psíquico, material y espiritual

    • Todos estos elementos corresponden a la conformación física y espiritual del hombre

    • La influencia de los planetas es igualmente importante, sobre todo Saturno y el comportamiento melancólico que es ambivalente: puede volverte artista o puede volverte loco.

    • El hombre es ambivalente, divino y terreno, es un daimon. (ver Venus y la Primavera para entender el simbolismo)

  • Ficino le brinda un gran valor al cuerpo humano, al grado de tomarlo como centro de la cosmovisión renacentista. Trata de encontrar en la belleza corporal el preciso lugar de equilibrio donde se unen la bondad y la belleza divinas con la carne terrenal.

    • Jerarquiza los sentido: sublimes: oído y vista; sensibles-concupiscentes: tacto, olfato y gusto.



  • Identifica a la belleza con la figura de Venus.

    • Describe dos tipos de Belleza, por ende dos Venus: la belleza divina o Venus divina y la belleza terrenal o Venus vulgar.

    • Mediante la belleza trata de hacer partícipe al hombre de la luz divina –punto a tratar más abajo- poniendo en sus manos la responsabilidad de su obrar, emulando a Dios mediante su libre albedrío.

    • El ojo al ser la ventana del alma, nos revela el verdadero aspecto, la belleza que nos trae la luz por ello el proceso versa primeramente sobre el ojo, luego la luz pasa a la mente que ordena y transmite el “mensaje” al alma

  • El artista es un daimon que parte de lo que hay en la naturaleza pero lo completa con la visión divina para crear una obra de arte que exprese la naturaleza divina del hombre. Por ello las ideas plasmadas por Botticelli tienden a una evasión de la realidad, de la naturaleza y de la historia a favor de la contemplación pura de lo bello ideal.

  • El pensamiento humanista dota al artista de un status de creador pues mediante su arte se asemeja a Dios; el carácter mimético le da la potestad para elegir qué hacer y qué no hacer en aras de su dignidad. Al rescatar dicho carácter del olvido oscurantista, el artista adquiere la capacidad cuasi mágica para dominar los nobles sentidos (vista, oído) con lo que se erige como portavoz de la divinidad a semejanza el filósofo.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal