Semana 2 Reproducido con fines docentes Dra. Claudia Wong de Liu desarollo del conocimiento



Descargar 99,54 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño99,54 Kb.
  1   2
Semana 2

Reproducido con fines docentes

Dra. Claudia Wong de Liu
1. DESAROLLO DEL CONOCIMIENTO
Previo el análisis del proceso de la actividad cognoscitiva, lo cual tiene como objetivo fundamental el descubrimiento de la esencia de los objetos y fenómenos del mundo, así como de sus relaciones y leyes, se considera importante resaltar que los conocimientos son el resultado acumulativo de la práctica y experiencia de los seres humanos, ejercitada a través de su existencia.
Los conocimientos en general han surgido a base de la práctica y de la experiencia y, principalmente, bajo la influencia de la producción material. Desde el inicio de su existencia, el ser humano se vio obligado a realizar alguna actividad para conseguir los medios que pudieran satisfacer tus necesidades; necesidades que fueron creciendo en la medida que la misma sociedad se fue desarrollando.
En el proceso del trabajo el hombre se enfrentó con las fuerzas de la naturaleza y fue conociéndolas paulatinamente. También fue necesario elaborar herramientas para producir más y en mejores condiciones. En este proceso la humanidad fue acumulando conocimientos y experiencias como producto de la práctica constante, pero estos conocimientos no eran el resultado de una actividad de cognición sistematizada, solamente era un conocimiento nacido de la observación, de carácter sensorial de la parte externa de los fenómenos que no explicaban su esencia.
A este tipo de conocimiento se les considera de carácter cotidiano o empírico, porque no han sido sometidos a la comprobación. No obstante, este tipo de conocimientos ha sido y sigue siendo la base o punto de partida para llegar a la esfera de los conocimientos científicos. Al respecto, el rasgo distintivo de la teoría materialista del conocimiento hace énfasis en que el proceso del conocimiento se asienta en la práctica, en la actividad material, productiva de los hombres. Asimismo, la práctica se manifiesta no sólo como punto de partida de la cognición, sino además como criterio de la verdad o de lo acertado de los fenómenos.

2. TIPOS DE CONOCIMIENTOS


Lo anterior nos conduce a distinguir dos tipos de conocimientos, los cotidianos o empíricos y los científicos.
2.1, CONOCIMIENTOS COTIDIANOS O EMPÍRICOS
A los conocimientos cotidianos nacidos dé la experiencia práctica, también se les han llamado conocimientos populares o empíricos, algunos autores, al referirse a los mismos, hablan de conocimientos pre-científicos o asistemáticos. En tal sentido, el empirismo se reduce a registrar y describir los hechos, sin descubrir la esencia de los objetos y fenómenos ni las leyes que los rigen.
El conocimiento empírico tiene un carácter sensorial, porque es el conocimiento obtenido a través de los distintos sentidos que posee el ser humano, que permite captar una imagen exterior de los objetos y fenómenos, una imagen del conjunto, en su apariencia, pero no en su esencia. La adquisición del conocimiento científico requiere, en cambio, la actividad conjunta de los órganos sensoriales y del pensamiento del sujeto cognoscente, apoyada en la reflexión teórica y guiada por una serie de principios y reglas con el fin de poner al descubierto lo que el conocimiento empírico o espontáneo no puede captar.
2.2. CONOCIMIENTOS CIENTÍFICOS O SISTEMATIZADOS
Los conocimientos científicos por el contrario, son el resultado de un estudio premeditado de los objetos o fenómenos del mundo, que han demandado el desarrollo de una actividad sistematizada, como lo es la investigación científica, a través de procesos cuidadosamente diseñados y con la ayuda de métodos que han permitido encausar el pensamiento para el logro de los fines propuestos.
El objetivo principal del conocimiento científico es explicar el origen de los fenómenos, tanto naturales como sociales, así como predecir el comportamiento de los mismos, sus leyes internas y su relación mutua con la mayor precisión posible, según sus propias características. La aproximación más exacta del conocimiento a la realidad objetiva está en función de la disponibilidad de recursos teórico metodológicos y técnicos y desde luego, la capacidad mental del sujeto cognoscente.
El hombre, para poder llegar a la determinación de las leyes, categorías y conceptos pertenecientes a la realidad, ha tenido que recorrer un largo camino y no siempre ha tomado el más correcto. En función de sus creencias ha dado las más variadas explicaciones a los fenómenos que lo rodean y de si mismo, es decir, sus conocimientos no siempre han reflejado adecuadamente la existencia de los fenómenos del mundo.
Históricamente la ciencia registra muchos ejemplos de concepciones irracionales que se fueron superando a través de los siglos. Así, por ejemplo, pasó mucho tiempo para que se determinara y aceptara la redondez de la tierra, sin embargo, también se cayó en el error de considerar válida la teoría geocéntrica, formulada por Tolomeo a principios de la era cristiana, la cual suponía que la tierra era el centro del universo y del sistema solar, de esa manera se llegó a creer que el sol y los demás planetas giraban al rededor de la tierra. Fue necesario el transcurso de más de doce siglos para que surgiera una nueva teoría al respecto, la teoría heliocéntrica propuesta por Copérnico (1743-1543 d.c.) la cual señala al sol como centro de nuestro sistema, al rededor del cual giran los planetas del mismo.
Generalmente el hombre en su actividad cognoscitiva relacionada con los objetos y fenómenos de la naturaleza, parte de conocimientos previos sobre ellos que le sirven de guía en la formulación de teorías científicas. Esos conocimientos preliminares se superan a medida que avanza la investigación, surgiendo nuevos planteamientos que integran, enriquecen o amplían los interiores.
En consecuencia, los conocimientos científicos se caracterizan por ser tentativos, siempre sujetos a revisión, ampliación o modificación. Es decir, no son absolutos, definitivos e inmutables, están sujetos a modificaciones de conformidad con las leyes del desarrollo del universo y la sociedad, relativos a un momento histórico.

3. PROCESO DEL CONOCIMIENTO


En primer término, se puede decir que el conocimiento "es el reflejo de la realidad objetiva en la conciencia del hombre", en otras palabras, es la reproducción de los objetos, fenómenos o procesos de la realidad en el cerebro del hombre, que es donde radica la conciencia. Cuanto más fiel es el reflejo en la conciencia tanto más profundo y verdadero es el conocimiento que se tiene de los objetos. El fin del conocimiento estriba en alcanzar la verdad objetiva acerca de los fenómenos de la realidad, entendiendo por realidad todo aquello que existe fuera y con independencia de la conciencia del hombre (desde el punto de vista del individuo). Pero el mismo sujeto con su conciencia es al mismo tiempo realidad objetiva para otros sujetos. La realidad objetiva existe, se desarrolla y contiene en sí su propia esencia y sus propias leyes.
EL REFLEJO es uno de los conceptos fundamentales de la teoría materialista. El reflejo psíquico surge como resultado de la incidencia o estímulo de los objetos sobre los sentidos, que constituyen el aparato reflejante de los animales y del hombre. En relación a la
CONCIENCIA se puede decir que es el conjunto de procesos psíquicos qué participan activamente y que conducen al hombre a comprender el mundo objetivo y su ser personal. Podemos entender a la conciencia como la manifestación del nivel supremo de desarrollo de la materia y en este proceso de desarrollo de la conciencia, el lenguaje ha ejercido una influencia primordial, especialmente en la formación del pensamiento lógico. El materialismo dialéctico nos dice que el lenguaje se halla ligado al pensamiento de una manara directa e indisoluble, es esta conexión esencial entre uno y otro, lo que determina el papel que el lenguaje desempeña en el conocimiento.
El pensamiento, que refleja en la mente humana la realidad material que nos rodea, es lo secundario respecto a dicha realidad y posee un carácter ideal. Esta conexión se revela en lo siguiente:

  1. El pensamiento como proceso en virtud del cual se refleja la realidad de manera generalizada y mediata, surgió históricamente con la aparición del hombre en el proceso de su actividad de trabajo.

  2. Cualquier pensamiento que surja en la mente del hombre es una función, un
    producto de la materia altamente desarrollada: el cerebro.

  3. Cualquier pensamiento que surja en la mente del hombre, tanto por su contenido como por su forma, no es más que un reflejo del mundo material. Pueden ser objeto de estudio no solo los objetos y fenómenos del mundo material, sino además, los fenómenos espirituales (los conceptos, juicios y razonamientos) pero incluso en este caso se refleja en forma mediata la realidad material.

  4. El pensamiento existe, se reproduce, se transmite de un individuo a otro en forma de su envoltura material, en forma de palabras y de combinaciones de palabras.

En consecuencia, el hombre no habría podido consolidar y transmitir su experiencia, si no hubiera dominado un medio de comunicación de valor pleno, un medio de intercambio de pensamiento y este medio lo constituyó el lenguaje. El lenguaje ha permitido, además, consolidar los éxitos de la actividad cognoscitiva del individuo.


4. GRADOS O ETAPAS DEL PROCESO DE CONOCIMIENTO


En el proceso de la actividad cognoscitiva se distinguen, en forma general, tres grandes etapas o grados, a través de las cuales se generan los conocimientos. A la vez, cada una de estas etapas conlleva diferentes estados de cognición. El siguiente esquema presenta una aproximación de los distintos grados y formas del conocimiento en cada escaño correspondiente.














sensaciones







Grado sensorial




percepciones













representaciones















Proceso










conceptos

del










juicios

Conocimiento




Grado lógico




razonamientos













hipótesis













abstracciones, etc.





















Grado práctico




práctica social

4.1. GRADO SENSORIAL

La cognición empieza siempre por el reconocimiento de los objetos del mundo que nos rodea por medio de los órganos de los sentidos. "El camino dialéctico del conocimiento de la verdad, del conocimiento de la realidad objetiva, es de la contemplación viva al pensamiento abstracto y de éste a la práctica". (Lenin)
Cuando el ser humano dispone estudiar cualquier objeto desconocido o ampliar los conocimientos existentes relacionados con ese objeto, procede a examinarlo minuciosamente y, si es necesario, toca el objeto, lo prueba, etc., para obtener el mayor acercamiento posible. Esta contemplación, viva, directa de los objetos y fenómenos constituye la etapa inicial, el primer peldaño de la cognición, es .decir, es la primera fase de la actividad cognoscitiva del hombre.

Al entrar en contacto con los objetos, fenómenos y procesos de la naturaleza, en el curso de la actividad práctica, el hombre recibe las primeras impresiones de ellos por medio de los órganos de sus sentidos. De tal manera, estos órganos son algo así como la puerta por la que el mundo exterior penetra en la conciencia humana.


4.1.1. SENSACIONES


Las impresiones o estímulos recibidos del exterior por los distintos órganos de los sentidos constituyen las SENSACIONES. En consecuencia, las sensaciones son el reflejo de propiedades, particularidades y aspectos singulares de los objetos que nos rodean, las sensaciones son la base fundamental del conocimiento, éste se apoya en los datos que las sensaciones nos proporcionan de los objetos, Los objetos pueden estar calientes, fríos, lisos, ásperos, pesados, etc., todas estas propiedades y muchas más estimulan nuestros sentidos y producen determinadas sensaciones. Las sensaciones más desarrolladas son las visuales. En el proceso del conocimiento las sensaciones cumplen dos funciones:



  1. Tomadas por separado, actúan en calidad de señales: el color, por ejemplo, en ciertos casos, nos enseñará la temperatura de un metal incandescente.

  2. Formando parte de la imagen dada en la percepción, transmite nexos y relaciones inherentes al mundo objetivo.

Las sensaciones constituyen la relación directa del hombre con el mundo objetivo, de la importancia de las mismas surgen incluso corrientes filosóficas, por ejemplo: si las sensaciones son entendidas como el reflejo de la realidad objetiva, esto conduce al materialismo. Ahora bien, si se toma únicamente en las sensaciones lo subjetivo y de ahí no existe nada, surge entonces el idealismo subjetivo (exponentes Berkeley, Kant).


4.1.2. PERCEPCIONES


Además de las sensaciones, son formas de cognición sensorial las percepciones y las representaciones. La PERCEPCIÓN es una forma más elevada de conocimiento sensual por cuanto nos proporciona un reflejo integral sensitivo del objeto, es decir, a través de las percepciones captamos el objeto en su conjunto, con todas sus particularidades exteriores. Se puede decir que la suma de sensaciones constituyen la percepción de un objeto. Así, la sensación de sus distintas propiedades se efectúa en el momento en que el objeto actúa sobre los órganos de nuestros sentidos. Las percepciones tienen como función:

  1. Servir de base para la formación de las representaciones generales, por ejemplo: hombre, árbol, etc., sin revelar su esencia.

  2. Servir de material de partida para la formación de los conceptos científicos. La percepción nos proporciona la estructura de la imagen exterior de los objetos.



      1. REPRESENTACIONES


Por ejemplo, podemos reproducir mentalmente cualquier persona, objeto o cosa que hayamos conocido previamente. En otras palabras, podemos recordar y reproducir fielmente la imagen de un amigo o compañero que no hayamos visto desde varios años, el mismo se nos representa en la mente.

La imagen sensorialmente obtenida por medio de los sentidos, aún cuando es extraordinariamente rica en contenido, a la vez es limitada y muy incompleta

porque nos proporciona un cuadro de algunos aspectos exteriores de los objetos.


Por ejemplo, por medio de los sentidos podemos contemplar una lámpara
eléctrica, pero no nos podemos imaginar que la corriente eléctrica es un flujo
de electrones que se mueven con determinada velocidad. También es imposible percibir con los órganos de nuestros sentidos la enorme velocidad de la luz, el movimiento de las partículas elementales en el átomo (neutrones, protones y electrones) y muchos de otros fenómenos complejos de la naturaleza y la vida social. ,
En resumen, el grado sensorial no permite conocer la naturaleza interna de las cosas, su esencia, las leyes de su desarrollo. En esta etapa no se percibe, o más bien, no es posible diferenciar lo esencial de lo accidental, lo casual de lo necesario, lo general de lo individual. Y en ello precisamente estriba la misión fundamental del conocimiento. Únicamente el conocimiento de las leyes y de la esencia de las cosas, puede permitir al hombre el dominio y aprovechamiento de la naturaleza en su actividad productiva. Para llegar a la esfera de la esencia de los fenómenos, se hace necesario el pensamiento abstracto; o como también lo denominan, el proceso lógico del raciocinio.

4.2. GRADO LÓGICO O RACIONAL


La cognición es la fase cualitativamente superior del desarrollo del conocimiento, su punto de partida es la percepción sensible, la cual nos da un conocimiento concreto del objeto, es decir, se capta al objeto en toda la diversidad de sus propiedades y aspectos. La posibilidad de alcanzar un conocimiento concreto sensible se da en virtud de que el objeto mismo es la unidad de lo diverso, es decir, unidad de diferentes propiedades, características y aspectos que lo forman. Por ejemplo, el hombre es la unidad de aspectos físicos, biológicos y sentimentales. Todos estos aspectos aún cuando diferentes entre sí, están estrechamente vinculados formando un todo único. Un árbol es un ente concreto porque es la unidad de diversos componentes como son: la raíz, el tronco, las ramas, las hojas, etc., todos ellos son diferentes entre sí, pero todos ellos forman una unidad indisoluble que es el árbol.

La misión de la ciencia estriba en poner al descubierto la multiplicidad de relaciones internas que se dan dentro de la unidad y las leyes de su desarrollo.


En virtud de que el conocimiento concreto-sensible no pone al descubierto la esencia de los objetos o fenómenos, el proceso cognoscitivo trasciende, o más bien, se eleva al dominio de las abstracciones.
Para comprender con mayor claridad el grado lógico del proceso cognoscitivo se hace necesario hacer un examen de las distintas formas del pensamiento y del papel que desempeñan en la cognición.





      1. Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal