Sebastián Scoccia (Instituto de Derecho Comercial de Bahía Blanca) Sumario



Descargar 12,77 Kb.
Fecha de conversión23.03.2017
Tamaño12,77 Kb.
CONFORMACIÓN DEL CERTIFICADO DE SALDO DEUDOR DE CUENTA CORRIENTE BANCARIA
Sebastián Scoccia

(Instituto de Derecho Comercial de Bahía Blanca)

Sumario: La disconformidad manifestada por el ejecutado con relación a la composición del saldo deudor que se le reclama constituye una defensa causal inatendible en el marco del proceso ejecutivo. Es que si el certificado confeccionado en los términos del art. 793 del Código de Comercio constituye título suficiente dotado de autonomía a los fines de la ejecución de su saldo, ni siquiera es procedente exigir en este proceso de cognición limitada la acreditación de que se ha efectuado la comunicación del cierre de la cuenta ni el conocimiento anterior por parte del deudor del saldo resultante. La consideración de estas alternativas queda reservada para la oportunidad prevista por el art. 551 del Código Procesal, regla de la que no cabe apartarse en mérito de alegadas contingencias particulares que afectarían al interesado.

Ref. normativa: Código de Comercio - art. 793 y | art. 521 inc. 5º CPC

Tribunal: Cámara en lo Civil y Comercial de la ciudad de Bahía Blanca, Sala I

Expte./Año: 122855; 2004 – I

Fecha: 12/10/04

Carátula: "Banco de la Provincia de Buenos Aires c/ García José Luis s/ Cobro Ejecutivo"

Mag. votantes : García Festa; Viglizzo; Pilotti; SD

Nota Sumario: En el caso, se agravió el demandado porque la sentencia de primera instancia había desestimado la excepción de inhabilidad de título que opuso al progreso de la ejecución. Sostuvo que la documentación que acompañó al oponerla demostraba que, en la oportunidad del art. 793 del Cód. Com., impugnó las cuentas que le presentó el banco, infiriendo de ello -con apoyo doctrinario- que el título era inhábil pues el saldo deudor así instrumentado no resultaba definitivo ya que no había sido conformado por el cliente. La Alzada confirmó la sentencia apelada.

En los presentes antecedentes, la Cámara prescinde de la notificación al deudor del cierre de la cuenta y por ende de la deuda que registra para conformar el título ejecutivo.

Entiende la Cámara que es título hábil el sólo certificado deudor de cuenta corriente con las formalidades establecidas por ley.

No estamos de acuerdo con esta posición. Si bien el certificado de saldo deudor es título ejecutivo, no es un papel de comercio con los requisitos de literalidad, abstracción, etc. que tienen estos documentos. Es un título ejecutivo causal, no completo, y lo que es más grave, es uno de los pocos títulos de deuda emitido por el mismo acreedor. Esto motiva a la reglamentación de la cuenta corriente, a exigir el aviso y establecer un sistema de impugnaciones.

Es más, calificada doctrina considera que se debe condicionar la emisión del certificado de saldo deudor de cuenta corriente bancaria al previo cierre de la cuenta corriente y de su previa notificación al cuentacorrentista, y la intimación fehaciente del pago del saldo deudor que debía expresarse en la notificación (Carlos Gilberto Villegas, “Teoría y Práctica del Cheque y la Cuenta Corriente Bancaria”, Grupo Editor Villegas, pag. 167).

Conforme con este criterio, la OPASI ha dispuesto en su punto 10.1. que los avisos que, en cumplimiento de la Ley de Cheques y de la presente reglamentación, corresponda enviar a los libradores, a los titulares de cuentas corrientes, a los presentantes o tenedores de cheques, o a los avalistas deberán cursarse en forma fehaciente, dentro de las 48 horas hábiles de producida la causa que determine la obligación de envío

En el punto 10.2.4. expresamente se dispone la forma de la notificación al cuentacorrentista ante el cierre de la cuenta.

Coincidente con este criterio, en la Capital Federal mediante plenario “Banco de Entre Rios c/ Genética Porcino SA” dictado por la Cámara de Apelaciones en lo Comercial de fecha 21/11/84 se dijo que la mora de base legal del cuentacorrentista responsable del saldo deudor requiere la comunicación del primer párrafo del artículo 793 del C. Comercio, o la comunicación del segundo párrafo del artículo 509 del C. Civil.

Porque si la mora requiere la notificación del resumen de la cuenta o del saldo deudor, resulta natural consecuencia que la emisión del certificado de saldo deudor requiera tanto la notificación del cierre de la cuenta como de esta última comunicación. De otra forma, no habría un crédito líquido y exigible, condición necesaria para constituir un título ejecutivo.

Aún más allá puede irse. Conforme el 2° párrafo del 793 C. Comercio, para considerar “definitivo” los saldos deudores, debe darse el tiempo suficiente al deudor (60 días corridos según punto 1.5.2.3. de la OPASI) para que impugne los asientos o lo que es lo mismo, el saldo deudor (Art. 793: ... Si en este plazo el cliente no contestare, se tendrán por reconocidas las cuentas en la forma presentada, y sus saldos, deudores o acreedores, serán definitivos en la fecha de la cuenta...). Esto quiere decir que para conformar el certificado de saldo deudor de la cuenta corriente, a más de los requisitos estipulados de las firmas de los funcionarios de la casa bancaria, se debe notificar del cierre en forma fehaciente al deudor y esperar el plazo que éste tiene para impugnar el resumen de la cuenta. Recién acontecido dichos hechos, puede emitirse el certificado en cuestión.



-Entendemos que la única excepción que puede darse a este procedimiento, es cuando el habiendo transcurrido 60 días desde la emisión del último resumen, y no habiendo nuevo movimiento en la cuenta, la entidad decide cerrarla. En este caso, si bien no se eximiría de la notificación al deudor, no debería esperar el plazo que le otorga la reglamentación para la impugnación del mismo.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal