Saussure copenhague hjielnslev paris bally martinet



Descargar 261,71 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión30.01.2017
Tamaño261,71 Kb.
  1   2   3

Apuntes Lingüística Aplicada Grupo12mas1 (Magín y Jorge)

Apuntes Lingüística Aplicada

21/09/2009

PRAGA FONOLOGÍA≠FONÉTICA TOMÁS NAVARRO TOMÁS

SAUSSURE COPENHAGUE HJIELNSLEV

PARIS BALLY MARTINET

LINGÜÍSTICA

LENGUAJE LENGUA (INMATERIAL) HABLA (MATERIAL)

El estudio de la lengua depende de la época:

Periodo anterior a Saussure

Época Griego-Latina: siempre desde un punto de vista gramatical

Edad Media: desde un punto de vista de acuerdo con la filosofía de la época basada en la lógica

Siglos XVI-XVII: de acuerdo con las ideas cartesianas

Siglo XIX: Con el desarrollo del interés por la historia

Saussure y el desarrollo y evolución de sus teorías (s. XX)

En el siglo XX se comienza el estudio verdaderamente científico con las nuevas ideas y métodos de Ferdinan Saussure. Comienza el estudio de la lingüística, iniciada por F.S. “estudiar la lengua en sí misma y por sí misma”. Autor de la teoría del signo lingüístico (significante, significado…) y estudios del lenguaje de modo científico. Habla de la necesidad de introducir las ideas del estructuralismo (recién aparecido por entonces) en el estudio de la lengua. El estructuralismo es un movimiento que estudia las distintas partes de un conjunto que está desarrollado a través de una serie de relaciones entre estas. Términos de totalidad e interdependencia. F.S. lo aplica de la siguiente manera: la lengua es un conjunto de unidades que están interrelacionadas a través de unas reglas de relación. La lengua es una estructura o conjunto compuesto por una serie de unidades interrelacionadas.

Los pasos que sigue Saussure y por extensión la lingüística en general en su estudio basándose en el estructuralismo son:

Identificación y estudio de las partes

Papel de cada una de las partes en el conjunto

Interrelaciones de las partes con cada uno de los componentes del conjunto

IMPORTANTE: Saussure dice que la lengua “es un edificio lingüístico” en el que hay que saber que unidades lo forman y cuáles son las relaciones existentes entre estas

Saussure muere joven y son sus alumnos quienes sistematizan sus apuntes y publican el libro “Curso de Lingüística General” con las ideas de este. La lengua está formada por distintos planos cada uno de los cuales tiene su unidad correspondiente. Las unidades que definen a la lengua, en su mayoría, tienen terminación en –ema. Esas unidades y planos son:

FONEMA (sonido) es el nivel más básico y simple y pertenece al plano de la diferenciación



MORFEMA es el segundo nivel y pertenece al plano de la significación



PALABRA es el tercer nivel y pertenece al plano del comportamiento lingüístico



SINTAGMA es el cuarto nivel y pertenece al plano de la función





ORACIÓN es el quinto nivel y pertenece al plano de la enunciación





TEXTO es el nivel más complejo y pertenece al plano de la comunicación

Saussure distingue en su teoría tres conceptos:

Lenguaje es una facultad universal del ser humano, este concepto inmaterial se concentra socialmente en la…

Lengua es el producto social de la facultad del lenguaje, concepto inmaterial que se hace realidad en…

El habla es un concepto material e individual

A partir de las teorías de F.S. se crean diferentes grupos de estudiosos o escuelas, formándose tres grupos en Europa, ampliados más tarde, con los que se produce una profundización de los conceptos y estudios.

Uno de ellos se centra en Praga (República Checa), llamado “Círculo Lingüístico de Praga” integrado, entre otros, por Jakobson, Jespersen y Trubetzkov. La escuela de Praga aplica las teorías de F.S. principalmente al estudio de los fonemas.

En Copenhague (Dinamarca) se crea otro grupo de investigación cuyo principal estudioso es Luis Hjielnslev. La escuela de Copenhague se centra principalmente en el estudio de los morfemas, palabras, sintagmas y oraciones.

En París (Francia) se crea otro grupo representado por Bally y Martinet. Esta escuela se centra principalmente en la estilística.

Por último, en el siglo XX con continuación en el siglo XXI se crean tres grupos más, dedicadas principalmente al análisis de los textos:

En La Haya (Holanda) representado por Teun van Djen

En Roma (Italia) encabezado por Umberto Eco

En Madrid dirigido por Antonio García, Tomás Albadarejo Mayordomo y Francisco Marcos Marín entre otros, en la Universidad Autónoma de Madrid.

Todas juntas son las escuelas saussureanas que desarrollan las teorías de F.S. aplicando a cada una de las unidades que componen la lengua el método estructuralista.

Con las escuelas surgen nuevas ciencias derivadas de sus estudios: la fonología (Praga), la morfosintaxis (Copenhague) y la lingüística del texto (en el resto).

La labor del fonólogo y de la fonología es descubrir y describir los métodos que definen los fonemas, es decir, descubrir cuantos fonemas tiene una lengua; las leyes de relación de estos fonemas; y definir el método seguido para concretar cuántos fonemas tiene una lengua.

Una definición de fonología dada por Emilio Alarcos es: “La fonología es la ciencia que estudia las diferencias fónicas asociadas a las diferencias de significación (fonemas), el comportamiento mutuo de estos elementos diferenciales (fonemas) y las reglas según las cuales estos elementos se combinan para formar significantes”. De esta definición se extrae que el “fonema es una unidad fónica asociada a la diferencia de significado”.

Según F.S. las unidades lingüísticas se definen por oposición, llamado técnicamente “prueba de la conmutación”. Haciendo esta prueba descubrimos, por ejemplo, que la lengua española está compuesta por 24 fonemas, de los cuales 5 son vocálicos y 19 consonánticos.

23/09/2009

No pertinentes

Rasgos distintivos Pertinentes

FONOLOGÍA FONEMA Prueba de la conmutación

Jakobson ALÓFONO

Jespersen

Trubeztkov

Punto de articulación

FONÉTICA SONIDO FORMANTES Modo de articulación

Producción Sonoro/sordo

Fisiológica

Física

Tomás Navarro Tomás



El significante es un conjunto de fonemas (inmaterial). El fonema es un elemento inmaterial del plano de la diferenciación, que hay que describir como la unidad más pequeña de la lengua, cuya función es diferenciar significados desde el plano sonoro, con la peculiaridad de que no tienen significado por sí mismos. En cada lengua existe, entre otros, un sistema fonológico, por tanto los fonemas están incluidos en la microestructura de la lengua.

Para saber cuántos fonemas tiene una lengua se usa la prueba de la conmutación que consiste en la oposición de fonemas. También se pueden encontrar variantes de los fonemas, llamados alófonos, que son fonemas que no varían el significado, como por ejemplo la “e” abierta o cerrada.

Los fonemas están compuestos por rasgos distintivos, diferenciadores, que definen a los diferentes fonemas que componen al sistema fonológico. Estos rasgos pueden ser pertinentes (diferenciadores) o no pertinentes (rasgos que comparten distintos fonemas).

28/09/2009

FONOLOGÍA Fonema Lengua Inmaterial

FONÉTICA Sonido Habla Material

El plano sonoro se puede ver desde la perspectiva de la lengua (inmaterial) o desde el habla (material).

IMPORTANTE: la diferencia entre fonema y sonido es que uno es inmaterial y otro material

La fonética estudia el sonido desde el habla (material); y se divide en dos ramas: la que se encarga de estudiar cómo se produce un sonido (fonética articulatoria o fisiológica) y otra que estudia el sonido desde un punto de vista físico (fonética física).

La fonética es la ciencia que se ocupa de estudiar los mecanismos de producción de un sonido y los elementos que integran cada uno de los sonidos. Uno de los principales investigadores en este campo fue Tomás Navarro Tomás (La Roda, Albacete), cuyo libro más importante es “Manual de la Lengua Española”, publicado por el Consejo Superior de Investigaciones Tecnológicas (CSIT).

Fonética articulatoria

En la producción de un sonido en el cuerpo humano encontramos que intervienen diversos sistemas: sistema nervioso, sistema respiratorio y sistema fonador o articulatorio. El proceso comienza desde el cerebro, donde se ubican las neuronas correspondientes que ponen en funcionamiento los procesos necesarios para el habla. Los dos elementos conductores en el cuerpo humano son: el que se encarga de la motricidad y el de la sensibilidad. El primer paso es la orden del cerebro, transmitida mediante los nervios recurrentes (corriente neuromotriz) que culminan en los pulmones, que son los órganos necesarios para poder respirar y para el acto de la fonación. Los dos movimientos de los pulmones son: uno de absorción del aire, y otro de expiración de este. El aire se expulsa a través de los bronquios para pasar por la tráquea, en cuya última parte está la laringe. Aquí se encuentran las cuerdas vocales, situadas entre dos cartílagos. Las cuerdas son dos tendones muy elásticos situados a cada lado de la zona de forma que el espacio entre estos es variable, este espacio se denomina glotis. En esta zona se produce la primera diferenciación de los sonidos, teniendo en cuenta que las cuerdas vocales pueden hacer dos movimientos, uno de aproximación, aumento de tensión y grosor; y otro de distensión y disminución del grosor. En el primer movimiento, el aire que sale choca con ellas y las hace vibrar, produciendo un sonido sonoro. Si las cuerdas vocales están en la segunda posición, o baja tensión, el aire sale directamente sin producir vibración y produciendo un sonido sordo. Seguidamente hay que tener en cuenta dos factores: el lugar o punto de articulación y el modo de esta.

Vibración o no de las cuerdas vocales

Lugar o punto de articulación

Modo de articulación

Las ondas pasan las cuerdas vocales, las ondas llegan a la laringe donde se filtran al penetrar en las cavidades de resonancia, generándose lo que en fonética física se denomina timbre de los sonidos; con la circunstancia añadida de que el impulso de ese aire puede tener más o menos energía articulatoria y, por tanto, determinándose la amplitud vibratoria causante de la intensidad del sonido. Posteriormente, desde la zona laríngea, la corriente de aire puede salir por la nariz (sonido nasal) o por la boca (sonido oral).

Consonantes

En la zona oral es donde se originan la mayoría de los sonidos, debido a la gran movilidad de la lengua y los labios, de manera que en esta zona podemos distinguir diferentes zonas: el paladar duro (sonido falatal), el paladar blando o velo del paladar (sonido velar, que termina en la campanilla), dientes (sonido dental), entre los dientes (sonido interdental), labios (sonido labial), labios y dientes (sonido labio-dental) y alveolos (sonido alveolar).

Según el modo de la articulación, un sonido es oclusivo, cuando se produce un cierre completo de los órganos articulatorios seguido de una pequeña apertura; fricativos, que son aquellos sonidos que se forman estableciéndose un estrechamiento de dos órganos articulatorios o un ligero contacto de la articulación bucal por donde pasa el aire; y africados, que son aquellos en los que se producen los dos movimientos anteriores de forma continuada, compuesto por una interrupción del aire, posterior apertura y salida rozando con algún órgano articulatorio.

Según el modo de la articulación pueden ser líquidos, que tienen la distinción de ser consonánticos con características vocálicas y consonánticas al mismo tiempo. Dentro de estos encontramos sonidos laterales (durante su emisión el aire sale por un lado o por los dos de la cavidad bucal) y los vibrantes (sonidos que durante su emisión se produce una o varias vibraciones del ápice o punta de la lengua contra los alveolos de los dientes, pueden ser simples (una vibración) o compuesto o múltiple (varias vibraciones).

Vocales

Desde el punto de vista de las vocales, se dividen según su punto y modo de la articulación y según la vibración (siempre vibran). Según el modo pueden ser altas, medias y baja; y según el lugar pueden ser anteriores, central y posteriores.



Altas i u

Medias anteriores e o posteriores

Baja a

central


30/09/2009

“Manual de pronunciación española”. Tomás Navarro Tomás.

La expresión hablada (pronunciación, lengua hablada) se hace realidad en el espacio y tiempo lingüístico a través del grupo fónico, que usamos para hablar. Un grupo fónico comienza cuando comenzamos a hablar y termina cuando hacemos una pausa, representada por los signos de puntuación. La expresión hablada tiene unas pausas que constituyen los grupos fónicos. Cada grupo fónico son como cadenas lingüísticas sonoras formadas por una serie de fonemas o alófonos, si hablamos desde la perspectiva fonológica, o por una cadena de sonidos si hablamos desde una perspectiva fonética. Esos fonemas o sonidos se agrupan en unidades superiores que se llaman sílabas. Pueden ser sílabas trabadas (aquellas que terminan en consonante) o sílabas libres (las que terminan en vocal).

Uno de los puntos importantes es que, a la hora de la transcripción fonética, debemos tener en cuenta los fonemas, alófonos y sonidos en relación con su unión, porque se da el caso que, a través de la sinalefa, se puede generar un diptongo con fonemas o sonidos de palabras diferentes, y hay que tratar a este diptongo con las reglas de transcripción correspondientes.

05/10/2009

Fonética


IMPORTANTE: La lengua española no admite dos vocales “semi-“, por tanto, siempre habrá una plena cuando aparezcan dos juntas. Cuando tengamos un diptongo “iu”,”ui”,”yu”,”uy”, la primera siempre será semiconsonante y la segunda plena; y cumplirá las normas que pueden aplicarse a esta vocal.

Ejemplos: muy mwi

muy rígido mwirígido

(Hojas de fonética)

02/11/2009

La competencia comunicativa









Praga







Saussure

Europa

Copenhague













París






















Chomsky

EE.UU.






















Fonológicos







Componentes sintácticos

Semánticos
















Grafofónicos



















Competencia







Estructura profunda

Individuo




Gramática

Transformaciones







Actuación







Estructura superficie






















Gramaticalidad







Lengua

Manifestaciones lingüísticas
















Aceptabilidad







Teoría de Chomsky

La lingüística surgió tras Ferdinand Saussure. Antes de él, los estudios se basan en procesos gramaticales, luego un carácter particular (un método de estudio por cada lengua), por lo que se echa de menos una ciencia general aplicable a todas las lenguas y de carácter científico.

Saussure define a la lengua como un conjunto, una estructura dividida en planos y en unidades de esos planos. La unidad más pequeña es el fonema, seguida de morfema, palabra, sintagma, oración y texto. También dice que el conjunto de unidades de la lengua se caracterizan por las interrelaciones entre esas unidades. Establecer y definir esas unidades y trazar métodos de definición será la labor de los lingüistas.

Aportaciones principales de Saussure: la lengua es un conjunto, formado por unidades interrelacionadas, realización de una teoría general, la lingüística. (Teorías europeas)

En EE.UU. se sitúa Abraham Noam Chomsky, que intenta explicar a través de una teoría cómo un ser humano es capaz de generar oraciones que nunca ha oído. Trata de explicar cómo se genera y qué procesos se llevan a cabo en la adquisición del lenguaje. Se centra en el individuo. Antes de Chomsky se creía que el lenguaje se adquiría por simple imitación. Saussure se centra en la lengua (social) y Chomsky en la persona (individual). Un individuo tiene la capacidad de generar oraciones que nunca ha oído mediante la competencia lingüística, capacidad de generar y entender de manera innata todos los mensajes que puedan hacerse en una lengua. Esta capacidad se hace realidad mediante la actuación lingüística, realización de la competencia lingüística.

04/11/2009

Aristóteles aporta el concepto de potencia, relacionado con la competencia lingüística. El desarrollo de la lengua se realiza mediante la actividad lingüística. A hablar se aprende hablando y a escribir escribiendo. La labor del maestro debe ser desarrollar la actividad de la expresión hablada y escrita en los alumnos. La expresión hablada o escrita, tiene que estar organizada, tiene que estar sujeta al cumplimiento de una serie de reglas. Chomsky: el paso de la competencia a la actuación se realiza mediante un conjunto de normas que son la gramática (principio organizador del lenguaje, contribuye a organizar el pensamiento). Todas las actividades de la lingüística tienen que estar sujetas a la gramática.

Todas las actuaciones lingüísticas tienen las siguientes características: gramaticalidad y aceptabilidad basada en la lógica (los elefantes estudian matemáticas).

Chomsky: “el niño tiene interiorizados los mecanismos gramaticales de su lengua”

La labor del maestro es que el niño haga de manera consciente lo que hace de manera inconsciente o innata.

09/11/2009

La didáctica es la ciencia que surge para la enseñanza de la lengua. Chomsky dice que todas las actuaciones de una lengua deben cumplir las características de gramaticalidad, es decir, que todos los textos, oraciones, sintagmas… deben cumplir con las normas que la gramática establece para cada uno de estos niveles, ya que cuando no se produzca esta situación se va a producir un desajuste que va a influir en el conjunto lingüístico y, por tanto, en el proceso comunicativo. Este hecho refuerza la importancia de su conocimiento. Y también la característica de aceptabilidad, que consiste en que todas las actualizaciones de la lengua tienen que tener un sentido lógico, tienen que estar regidos por los principios de la lógica, que está relacionado con la coherencia. La gramática tiene dos tipos de estructura: una profunda, donde se sitúan los esquemas oracionales y las categorías que lo integran en un nivel abstracto para, a través de una serie de transformaciones, hacer realidad esos esquemas abstractos en la gramática en lo que llamamos estructura de superficie. De ahí que la teoría de Chomsky se llame transformativa o transformacional.



Chomsky




Esquemas oracionales

Categorías y unidades lingüísticas




Individuo













Competencia




Estructura profunda

“María comer chocolate”







Gramática







Transformación

Actuación




Estructura superficie

“María come chocolate”




La competencia es una facultad que se realiza en la estructura profunda de la gramática, que contiene los esquemas para formar oraciones. La actuación del individuo equivale al a estructura superficie. El maestro debe trabajar la estructura superficie (el niño utiliza la actuación), ya que trabajando ésta desarrollamos la competencia, que significa conocer y aprender a usar bien las normas gramaticales de su lengua, es decir, dominar el funcionamiento de las categorías y unidades lingüísticas. El maestro debe conseguir del niño el dominio de una gramática activa a través de una lengua viva. La enseñanza debe realizarse mediante la lengua activa, no teórica.

Los componentes de la gramática, según Chomsky, son los siguientes: componente sintáctico (que tiene la base en el esquema oración: O=SN+SV), éste se tiene que llenar con las aportaciones del componente de contenido semántico (significación) que se hace realidad mediante el componente fonológico, que a su vez se plasma en el componente grafofónico en la escritura.

16/11/2009

La teoría de Chomsky se centra en el individuo, que vive en una sociedad en la cual se desarrollan una serie de relaciones que tienen como principal instrumento la lengua en la comunicación. En este proceso tenemos un elemento emisor, un elemento receptor, un mensaje, un canal, un contexto y una situación comunicativa. De estos elementos se desprenden una serie de condicionantes y una serie de aspectos que es necesario considerar. Hay una serie de variables en el proceso comunicativo a través de la lengua que dependen fundamentalmente de los distintos elementos que están presentes en el proceso comunicativo (variables sociológicas, contextuales, psicológicas, situacionales…). “Variables que se producen en el contexto social como resultado de utilizar la lengua en el proceso de relación”.

De Hains, Canale y Batmann critican que la teoría de Chomsky es incompleta ya que no desarrolla variables sociales, sino que se centra en el individuo. A partir de la teoría de Chomsky y de sus investigaciones surge el concepto de competencia comunicativa.

Competencia comunicativa implica la capacidad o facultad de comunicación. Depende directamente de la competencia lingüística de Chomsky y se basa en el mismo esquema pero aplicado al grupo o sociedad, no al individuo. El maestro tiene que desarrollar suficientemente su competencia comunicativa y, por tanto, debe conocer previamente todas las competencias lingüísticas. Uso de estrategias comunicativas dentro de la capacidad comunicativa (educomunicación).

El conjunto de hablantes de una lengua ponen en funcionamiento una serie de habilidades y conocimientos operativos que van mucho más allá de los meros saberes lingüísticos que intervienen en un proceso comunicativo. Al conjunto de todas estas habilidades se le ha llamado competencia comunicativa, que es el concepto básico de la más moderna didáctica de la lengua desde que este concepto es introducido y diseñado en 1990 en “Sociolingüística” de Hains.

IMPORTANTE. La proyección pragmática de la comunicación es el marco teórico de la orientación que hoy tiene y sigue la didáctica de la lengua que debe centrarse en la enseñanza o el aprendizaje de la lengua del niño. De lo que extraemos como conclusión que la formación lingüística del niño debe centrarse no solo en las habilidades sino de competencias que posibilitan la capacidad de interacción comunicativa.

Los saberes lingüísticos hay que orientarlos hacia la competencia comunicativa. La moderna lingüística tiende a desarrollar la competencia lingüística. La formación lingüística debe orientarse a la formación comunicativa.

Teniendo en cuenta que el aprendizaje lingüístico tiene un carácter progresivo, la adquisición de competencias en el niño tiene un carácter secuencial o progresivo y acumulativo, procedente de diversas fuentes, modelos y aportaciones que es preciso que el maestro tenga en cuenta de forma que la adquisición de la competencia comunicativa tiene un desarrollo secuencializado a través del dominio de los distintos estadios lingüísticos (interlengua). La orientación del proceso de desarrollo en la enseñanza o aprendizaje de la competencia comunicativa debe hacerse de forma ordenada y organizada, orientada por la lógica y de forma progresiva. Esto hizo que la Teoría de Chomsky fuera ampliada y, así, su concepto de competencia lingüística sufrió un incremento teórico al añadírsele la dimensión sociolingüística (los conocimientos y habilidades de adaptación al contexto que permiten la comunicación oral). El concepto de competencia comunicativa, según Canale y Batmann debe entenderse como un conjunto de subcompetencias referidos a los distintos ámbitos en los que se desarrolla la actuación comunicativa. Por esta razón, la competencia comunicativa tiene estas subcompetencias: subcompetencia lingüística (competencia organizativa, elemento sintáctico, elemento semántico, elemento fonológico y elemento grafofónico) y subcompetencia textual (coherencia, cohesión y retórica), subcompetencia pragmática (competencia hilocomunicativa, competencia sociolingüística y psicolingüística) y subcompetencia estratégica.

23/11/2009

La competencia lingüística es una habilidad innata, pero la competencia comunicativa es aprendida, es un proceso de adquisición que se adquiere por parte del aprendiz de una lengua de forma progresiva y mediante un proceso acumulativo a través de la adquisición de estadios de dominios lingüísticos, denominado interlengua (Selinker). Esta interlengua se domina a través de un proceso de formación que implica el conocimiento y formación adecuada de una serie de habilidades comunicativas.












Competencia lingüística




Niño

Progresa

Dominio lengua
















Competencia comunicativa

Subcompetencia gramatical

Subcompetencia pragmática



Subcompetencia estratégica
















Sociedad

Progresa

Comunicación































Proceso de adquisición acumulativo

Dominio progresivo estadios lingüísticos (interlengua)
















Maestro

Técnicas

Didáctica

Principios fundamentales enseñanza lengua










Aplicar el sentido común y la lógica







El desarrollo de la competencia comunicativa sólo es apreciable a partir de la puesta en práctica del domino de habilidades lingüísticas en sistemas comunicativos a través de las cuales se ponga en evidencia la capacidad de intervenir en situaciones reales de uso. El objetivo esencial del maestro es hacer que el niño desarrolle las habilidades lingüísticas-comunicativas necesarias para que tengan los suficientes resortes al objeto que sea capaz de dominar cualquier proceso comunicativo. Por esta razón, la escuela tiene que convertirse en un contexto de instrucción formal, que orientado por la moderna didáctica de la lengua, pase a ser un contexto de adquisición de la lengua considerando que si el objetivo de la didáctica de la lengua moderna es formar hablantes competentes, es decir, hablantes cuya competencia comunicativa les permita afrontar con éxito los procesos comunicativos en los que intervienen. Hay que considerar y concluir entonces que la función más importante del maestro no es otra que hacer posible, a través de una serie de técnicas, que el niño sea capaz de afrontar con éxito sus necesidades comunicativas, que tendrá distintas fases: el desarrollo de la lengua hablada, después, en el manejo adecuado de la lengua escrita que necesita una instrucción formal más precisa, teniendo en cuenta que se trata de un lenguaje artificial.

Conclusión: la escuela debe ser el marco más importante e imprescindible para encauzar al niño en la adquisición de la competencia comunicativa, que supone: el uso de nuevos registros y nuevos códigos, el uso y conocimiento adecuado de la gramática, utilizar los usos adecuados en los contextos necesarios, desarrollar las estrategias comunicativas en el niño.

Hay que convertir la escuela en un contexto de adquisición de la lengua oral y escrita, lo que implica convertir cada aula en un contexto comunicativo significativo donde no solo se aprende sino que también los alumnos tienen la oportunidad de comunicarse y desarrollar sus competencias inmersos en procesos de interacción reales.

De toda esta cuestión derivamos una serie de conclusiones que parten de la idea de que la competencia comunicativa se concreta en el desarrollo de la habilidad lingüística comunicativa, concretada en una serie de procesos que, a su vez, tienen un nivel de concreción en las dos actividades básicas de la comunicación, una oral, que supone entender (emisor, receptor) y otra escribir y leer (ser escritor y lector). En consecuencia estas cuatro habilidades que constituyen el eje central de la competencia deben ser desde la etapa primaria a su vez el eje central de toda la actividad didáctica de la nueva ciencia moderna de la enseñanza de forma que enseñar la lengua oral es enseñar a hablar y a entender (expresión y comprensión oral).Y enseñar la lengua escrita es enseñar a escribir (expresión escrita) y a leer (expresión lectora). Por expresión oral entendemos elaborar el enunciado, elaborar la enunciación del acto del habla, y esto desarrollado a partir de una serie de etapas o estadios, que se centran en: pronunciar bien, seleccionar bien el léxico, componer la estructura sintáctica (desarrollar la competencia lingüística de Chomsky) y organizar el discurso (adecuarse al interlocutor, al contexto, emplear estratégicamente los elementos paralingüísticos y no verbales). El dominio de la comprensión oral no se centra en la mera captación del mensaje, sino también entender e interpretar los significados y el sentido que tiene el texto.

25/11/2009

Diagnóstico de la situación de la competencia comunicativa en la actualidad

Estamos en una situación alarmante respecto al nivel de expresión y comprensión. Uno de cada tres estudiantes no domina su idioma (no ha desarrollado bien su competencia comunicativa). Desde la escuela a la universidad se repiten las faltas de ortografía. Lo que se convierte en un hecho sintomático de esto.

Este dato se expone en El Mundo-Abril 2007. Según el último estudio del Instituto para la Calidad de la Enseñanza en niños de ocho a doce años, el 33% de los alumnos no alcanza los objetivos mínimos en la asignatura de lengua (actualmente aproximadamente un 40%). Más allá de los doce años la tónica sigue por este camino de distorsión, hasta el extremo de que en otro estudio realizado en jóvenes de 14 a 16 años pone de manifiesto una dolorosa conclusión: con la edad existe un empeoramiento en la calidad expresiva oral y escrita. Es una situación de extrema preocupación. Es un conjunto factorial que provoca esto. Una pérdida absoluta de valores, no interesa la cultura o la educación. El sistema educativo favorece a los analfabetos. La concienciación y profesionalidad del maestro tiene que resolver el problema. Ser honesto como persona, tener una gran vocación, educar al niño para formarle como persona y trabajar en pequeñas células (clases) deben ser sus cualidades.

Los motivos que provocan esta situación son, entre otros:

Los errores en los planes de estudio que se concretan en planteamientos generales basados en un conductismo de segunda cuando que ha llevado a la desorientación del profesorado y de algunos aspectos relacionados con la enseñanza de la lengua.

La escasez de hábitos lectores, cada vez más acusado y, sobre todo, con mayores carencias en lo que se refiere a esos hábitos generales. En este sentido es evidente que al ser el maestro una referencia para todo en los alumnos se ha llegado a la conclusión de que los futuros maestros que los profesores que más leen inciden más a trabajar la lectura. También se pone de manifiesto que a distintas actividades relacionadas con la competencia comunicativa (como la ortografía) debemos considerar que el mayor o menor dominio de esta actividad. Además de ser un problema. Un síntoma en el que también se pone de manifiesto que el bajo nivel de lectura contribuye de forma muy negativa a aumentar el problema del dominio ortográfico. Por eso, esta afirmación de que “la peor ortografía es la del alumno que peor comprende” invita a la reflexión. El enfoque que se le puede dar a la enseñanza de la lengua en lo que se refiere a la metodología es también uno de los factores que influyen negativamente en el problema. Hace 15 años la prueba de vocabulario daba resultados superiores en 20 puntos. Según los datos del estudio denominado Evaluación de la Educación Primaria, el 72% de los alumnos de 11 años comete faltas en un texto de 10 líneas. Con la circunstancia añadida que la mitad de esos alumnos fueron capaces de redactar textos inteligibles coherentes y cohesionados (que se pueden leer y comprender) por lo que llegamos a la conclusión que en la actualidad, la pobreza léxica nos atenaza al concluir la primera etapa de escolaridad de los niños. Comprobándose por ejemplo que en la edad de nueve a diez años solamente un 16% de los alumnos muestra un vocabulario variado, un 55% maneja un vocabulario ramplón y el 29% evidencia un vocabulario pobre. Otro estudio pone de manifiesto que los alumnos de ESO son incapaces de escribir 25 palabras sin cometer faltas. Otro realizado en 1400 estudiantes revela que 2 de cada 3 fallos son de acentuación, otro pone de manifiesto que los alumnos de ESO tienen graves dificultades en la expresión del dominio de algunas facetas de la competencia comunicativa. Los alumnos españoles están por debajo de la media de la OCDE en matemáticas y lectura. El 16% de los jóvenes españoles llega a los 15 años con dificultades para leer correctamente.
30/11/2009

Las consecuencias que sacamos del texto leído del otro día son: prácticamente el 40% de los alumnos entre 8 y 12 años no domina su competencia comunicativa, y esto, va a peor.

Seguimos leyendo este artículo y lo complementamos con otros.

¿Cuáles son los motivos que está motivando esta situación? Son varios:



  • Los errores en los planes de estudios que se concretan en planteamientos generales basados en un conductismo de segunda mano que ha llevado a la desorientación del profesorado, incluso de algunos aspectos relevantes relacionados con la enseñanza de la lengua.

  • Otra de las circunstancias negativas que han motivado esta situación es la escasez de hábitos lectores, cada vez más acusada y sobre todo con mayores carencias en lo que se refiere precisamente a esos hábitos generales. En este sentido, es evidente que al ser el profesor para todo una referencia para los alumnos, se ha llegado a la conclusión de que el futuro maestro debe considerar que los profesores que más leen, inciden más en los alumnos en trabajar la lectura. A este propósito, también se pone de manifiesto que en distintas actividades relacionadas con la competencia comunicativa, como es el caso de la ortografía, debemos de considerar que el mayor o menor dominio de esta actividad, además de ser un problema, es un síntoma en el que también se pone de manifiesto que el bajo índice de lectura contribuye de manera muy negativa a aumentar el problema del dominio ortográfico. Por eso, esta afirmación de que la peor ortografía es la del alumno que peor comprende, invita a la reflexión. Incluso el enfoque que se pueda dar en la enseñanza de la lengua en lo que se refiere a la metodología, es también uno de los factores negativos que influyen negativamente en el estado de la cuestión que estamos viendo.

Hace 15 años, la prueba del vocabulario daba resultados superiores en 20 puntos para concretar también que según los datos del estudio denominado “Evaluación de la Educación Primaria”, el 72% de los alumnos de 11 años, comete faltas de todo tipo en un texto de 10 líneas, con la circunstancia añadida que este mismo trabajo constata que la mitad de esos alumnos fueron capaces de redactar textos inteligibles coherentes y cohesionados, es decir, textos que se puedan leer y comprender; por lo que llegamos a la conclusión, que en la actualidad, la pobreza léxica nos atenaza al concluir la primera etapa de escolarización de los niños, comprobándose por ejemplo, que en la edad de 9 a 10 años, solamente un 10% de los alumnos muestra un vocabulario variado, el 55% maneja un vocabulario ramplón (mínimo) y el 29 % evidencia un vocabulario pobre.

Otro estudio, pone de manifiesto que los alumnos de ESO son incapaces de escribir 25 palabras sin cometer faltas. Un estudio de 1400 estudiantes rebela que dos de cada tres fallos son de acentuación.

Otro estudio pone de manifiesto, según el diario “El País”, que los alumnos de ESO tienen graves dificultades ya en el dominio de algunas de las facetas de la competencia comunicativa.

Y así sucesivamente…

“Los alumnos españoles están por debajo de la medio de la OCDE en matemáticas y lectura: el 16% de los jóvenes españoles llega a los 15 años con dificultades para leer correctamente”.

02/12/2009

Según un estudio de la OCDE, uno de cada dos estudiantes no finaliza la ESO, nivel mucho menor que en el resto de países. La tasa de matriculación en bachiller es, sin embargo, mayor a la media de los países de la OCDE.

09/12/2009






Designación semántica




Espacio

Tiempo




Sustantivo

Verbo

Artículo

Adjetivo

Adverbio

Sustituto (pronombre)







Preposición y Conjunción






Texto (enunciado, discurso)







Oración



















Sintagma










Contexto







Palabra







Situación










Morfema




Comunicativa













Fonema

La orientación, el nuevo modelo, el nuevo paradigma, el nuevo enfoque, de la enseñanza de la lengua no es otro que enseñar comunicación; por lo tanto, el enfoque que debe hacerse (en su opinión) es el enfoque comunicativo en la enseñanza de la lengua. Y de esa forma, dejar al margen la idea que se viene repitiendo en una orientación tradicional de que el idioma, en nuestro caso la lengua, es un contenido enseñable, algo que debe aprenderse tomando conciencia del funcionamiento de los elementos y las reglas que lo relacionan aprendiendo también el léxico, la gramática sin más. Esta es una orientación que incluso subyace todavía en la orientación de muchos libros de texto, que no es ni mucho menos la más acertada teniendo en cuenta que si bien es cierto que estas actividades son importantes, no lo es menos, (aquí está la clave) la orientación que hay que darles. Y que en su opinión debe centrarse en una enseñanza de la lengua orientada siempre a través de un enfoque comunicativo cuyos ejes fundamentales son el texto y el contexto comunicativo en el que se hacen realidad las distintas unidades lingüísticas.

A este respecto, lo importante, necesario y fundamental en la enseñanza de una lengua en una clase de primaria, secundaria o bachillerato, está en practicar la comunicación, que implica por tanto, desarrollar la competencia comunicativa del alumno, hecho que se concreta en saber construir textos para utilizarlos adecuadamente en los contextos y situaciones comunicativas que el alumno, la persona, tenga necesidad de desarrollar, considerando que de esa forma y de esa manera se está formando como persona, y se está generando un estado y una situación social adecuada, necesaria, habida cuenta que el hombre y la sociedad se posee en la medida que posee el lenguaje.

La lengua hay que entenderla como un elemento de comunicación.

14/12/2009

La enseñanza tradicional considera el lenguaje escrito y el lenguaje oral como dos aspectos complementarios del mismo código, y se ha centrado en el aprendizaje del lenguaje escrito. Sobre todo con los modelos prescriptivos (no descriptivos). Ni siquiera la lingüística teórica (antes del siglo XXI) ha cambiado esta orientación pese a que las teorías de Saussure tengan su base en que la investigación e instrucción de los alumnos se fundamente en la lengua oral. Los seguidores de Ferdinand Saussure no cumplen con sus ideas porque sus estudios tienen como principio la descripción del signo lingüístico, con el único referente en el lenguaje escrito, con lo que, contrariamente a Saussure, pocos autores se centran en la lengua oral. En consecuencia, las descripciones que se hacen de la lengua tienen su base en el lenguaje escrito y excluyen el estudio sobre la comunicación oral, dejan al margen la importancia del contexto y la influencia de la situación comunicativa, y toman como base la gramática de la lengua escrita y como modelo el lenguaje literario.

Estos aspectos orientan la enseñanza de la lengua hacia la enseñanza del lenguaje escrito aunque hay una aportación que abre un nuevo camino de gran trascendencia, con las ideas de Chomsky, frente al concepto de la lingüística estructural o sistema lingüístico, aparece el concepto de la competencia comunicativa. Este ofrece otra visión de la lengua no como una realidad acabada sino como una actividad del hablante que puede explicarse como consecuencia posteriormente de las aportaciones de la sociolingüística que da como hecho relevante el concepto de competencia comunicativa, y tras las aportaciones de la lingüística del texto, los discursos sobre el análisis del discurso, la pragmática lingüística, la psicolingüística hay ahora un interés por el estudio de la comunicación oral, por el estudio de sus rasgos, de sus condicionantes, y por tanto del estudio de la interacción de la influencia del contexto del discurso, el del estudio estructural de los enunciados más allá de la gramática de la oración y de los estudios sobre la adquisición del lenguaje (sobre todo oral).

Hay que precisar bien las características y las diferencias radicales entre la comunicación oral y el lenguaje escrito. Diferencias: la comunicación es un fenómeno esencialmente oral; el lenguaje oral es natural, esencial en la construcción de la conciencia humana y paralelo al propio pensamiento, cuya adquisición y desarrollo ocurre mediante la inmersión del individuo en situaciones comunicativas o procesos comunicativos reales y significativos, y que es independiente de toda instrucción formal. La forma básica de la lengua oral es la conversación, la interacción entre hablantes, entre el discurso de la comunicación; la unidad básica de la comunicación oral es el enunciado que es una unidad de hechos lingüísticos cuyo sentido depende tanto del contexto como de la intención del hablante. El lenguaje escrito es un código distinto al oral, es artificial y arbitrario, cuyo aprendizaje requiere una instrucción formal y prolongada y su forma base es el monólogo, excluye la interacción y es independiente del contexto comunicativo.

Después de estas evidencias y estas distinciones, se pone de manifiesto la tercera idea, la idea de la necesidad de potenciar la enseñanza de la lengua a través de la comunicación oral, idea expresada también por el consejo de Europa del año 1992, en el sentido de ver la necesidad de priorizar la comunicación oral no sólo en la enseñanza de la lengua materna, sino también para cumplir la necesidad de formar hablantes en lenguas extranjeras como única forma y como única manera de realizar procesos de formación para conseguir hablantes competentes y eficaces; y este planteamiento supone entonces un cambio radical de todos los sistemas y los planteamientos didácticos de la lengua hasta la fecha, que debe entonces orientarse a “enseñar a hablar” y no a “enseñar lengua”. De ahí que el paradigma comunicativo que les comentaba, de que los alumnos, en su proceso de formación, no deben tener en la lengua un planteamiento de que la lengua sea un objeto de estudio, sino un instrumento y un vehículo de comunicación y que como tal no se debe aprender, sino que se debe usar. Es decir, no es que no se deba enseñar la formas y el funcionamiento de los elementos que constituyen la lengua sólo, sino que también se debe hacer este proceso en tanto y cuanto se debe constituir un elemento favorable a la comunicación, y todo eso a través de la propia lengua que usa el alumno; por esta razón, si nuestro objetivo no es “enseñar la gramática”, sino “enseñar a hablar”, llegamos a la conclusión de que la lengua no es enseñable, sino una actividad que debe hacerse, un instrumento que se debe aprender a usar con propiedad y con adecuación; de ahí que insistamos también en la idea de que sólo se puede aprender una actividad haciéndola, sólo se puede aprender a usar un instrumento usándolo. Y así, la orientación fundamental de un maestro de primaria que aplique estos principios no es sólo “enseñar el conocimiento normal de la lengua, su aprendizaje reflexivo”, sino “formar alumnos hablantes, competentes comunicativamente hablando, que sean capaces de relacionarse con otros hablantes, de adecuarse al contexto, de regular sus discursos, de negociar los significados, de hacerse entender, de transmitir ideas y de transmitir afectos”.

Con esto se finaliza que la metodología debe ser centrada en la producción y comprensión de textos completos y reales, trabajando con las unidades lingüístico-discursivas-textuales en las que se integran todos los niveles de la comunicación, es decir, nivel gramatical, nivel conceptual y nivel pragmático.

Conclusión del cuaderno: La enseñanza, según el nuevo paradigma que estamos defendiendo, no debe orientarse de otra manera que a desarrollar la competencia comunicativa del niño, es decir, formar a niños competentes comunicativamente hablando; (oralmente y escritamente hablando).




Nuevo paradigma o modelo de la enseñanza de la lengua

COMPETENCIA COMUNICATIVA

Formar a niños competentes comunicativamente hablando

Desarrollo de la comunicación oral







Conversación
Construir textos correctos o discursos en sus contextos en sus distintas situaciones comunicativas



Niño: su lengua viva

Instrumento de la lengua







Gramática

Gramática

Lengua activa

Contextos y situaciones


No hay que aprender gramática por aprender gramática, sino para desarrollar la competencia comunicativa (lengua oral y lengua escrita).

21/12/2009

La nueva orientación más importante teniendo en cuenta los principios que marcan las nuevas ciencias, lo que entendemos por lingüística, es la de desarrollar la competencia comunicativa del alumno. Por esta razón, la lengua no es y no debe ser un contenido enseñable. Por esta razón, el maestro de primaria no debe de tener como principal objetivo, enseñar gramática, sino enseñar a hablar, enseñar a comunicar. De ahí, que como primera consecuencia o conclusión extraigamos la necesidad de que la lengua es un instrumento que debe enseñarse como una actividad para conseguir que el alumno sea competente comunicativamente hablando, lo que significa: usar la lengua como instrumento para hablar con corrección, con propiedad y con adecuación. Teniendo en cuenta que sólo se puede adquirir competencia en una actividad, que sólo se puede aprender algo desarrollando esa actividad, es decir, sólo se puede aprender a usar un instrumento usándolo, con la precisión de que el planteamiento didáctico debe hacerse no con un desarrollo absoluto de la metodología, sino con orientaciones relativas que deben estar necesariamente encaminadas al fin y al objetivo único que nos hemos trazado. Por esta razón en la enseñanza de la lengua no se debe excluir su aprendizaje reflexivo, y por tanto no deben eliminarse por ejemplo los conocimientos formales sobre la gramática, el léxico, los elementos fonológicos, sino que todo esto debe orientarse hacia la formación y desarrollo de la competencia comunicativa del niño, del hablante. Por tanto, llegamos a la conclusión de que, en términos “chomskianos”, hay que enseñar gramática pero no como un fin en sí mismo y por sí mismo, sino como un medio para desarrollar la competencia comunicativa del escolar, del niño, que supone entonces el correcto, riguroso, variado, extenso, preciso y adecuado uso de la lengua. (Esta conclusión es muy importante, materia de análisis para el examen).



La enseñanza de la lengua ha sido muy parcial, no se ha encauzado bien.

La enseñanza de la lengua debe orientarse hacia el uso de la lengua como instrumento de comunicación, de ahí que podamos decir que la enseñanza de la lengua es enseñar comunicación, de ahí que el nuevo paradigma sea el de enseñar comunicación que se hace a través de la lengua. No se tiene que enseñar como un fin ni como un medio, sino como un medio para desarrollar la competencia comunicativa del niño, para que el niño construya textos hablados correctos, precisos… En conclusión, se enseña gramática para desarrollar la capacidad de comunicación del niño. La enseñanza de la lengua es una actividad, es un acto, es una serie de actos; y esta actividad hay que plantearla a través de una orientación práctica, de ahí que Robles nos diga que simplemente a hablar se aprende hablando, y a escribir se aprende escribiendo. Para la enseñanza de la lengua es mejor utilizar la práctica. Este nuevo paradigma lo podemos definir orientado en tres grandes sistemas: actividad, uso y comunicación. Otra implicación (2ª): utilizando este método, es evidente que hay que orientar la enseñanza de la lengua teniendo en cuenta en que es un instrumento para alcanzar logros de relación social; por esta razón, la actividad didáctica debe potenciar el uso de ese instrumento lingüístico que es la lengua, lo que Austin habla de hacer cosas con las palabras; y en consecuencia y por tanto, una de las implicaciones que estamos viendo, y como apunta ese ensayo de Pedro Salinas, hace al ser humano ser individual, y su participación en esa comunidad, y eso se basa en la comunicación. Una tercera implicación es que el planteamiento didáctico que debe hacerse tiene su base en formar a alumnos para que logren un adecuado intercambio de mensajes. Esta implicación nos conduce a justificar la idea de que esta actividad tiene su base en la producción y en la comprensión de mensajes, por lo que estas actividades (producción y comprensión) deben plantearse desde la perspectiva del aprendizaje significativo. Lo que nos conduce a una cuarta implicación, y es que la metodología centrada en la producción y comprensión de mensajes y en mensajes completos y reales, tiene su punto neurálgico en la construcción de unidades discursivas textuales en las que se integran todos los planos y unidades lingüísticas, es decir todos los niveles de comunicación. En consecuencia, y por tanto, el desarrollo de la competencia comunicativa tiene entonces como base fundamental del planteamiento didáctico, la construcción de textos o discursos. Luego, la orientación didáctica debe tener como principal cauce este objetivo, teniendo en cuenta que un texto es un conjunto de oraciones, formadas por sintagmas, integrado por palabras, morfemas y fonemas que cumpliendo necesariamente con unas reglas, que como decía Chomsky las aporta la gramática, deben cumplir con cuatro condiciones que son esenciales: gramaticalidad, coherencia-cohesión y adecuación, porque un texto no puede entenderse nunca jamás sin un contexto. De ahí que hayamos hablado en muchas ocasiones de lingüista propiamente dicha y pragmática. Esto es el resumen de todo lo que hemos visto de competencia comunicativa.

La orientación de la enseñanza de la lengua debe hacerse principalmente a través de la enseñanza oral.

La unidad más pequeña es el fonema o sonido, que esto lleva a que en la lengua hablada adquiere una importancia primordial la conversación como primer elemento de comunicación entre las personas.

En la etapa primaria debe orientarse hacia el lenguaje oral. La conversación es el primer elemento de comunicación. Construcción de textos implica construcción de oraciones, sintagmas…

Comunicación lengua unidades

reglas


sistema pensamiento gramática

estructura

totalidad

interdependiente

Una variante de un fonema es un alófono, un variante de un morfema es un alomorfo.

Los signos lingüísticos desarrollan la designación semántica

01/02/2010

Vamos a ver la morfosintaxis orientada hacia la competencia comunicativa y hacia el planteamiento didáctico de la morfosintaxis en lo que supone el desarrollo de la competencia comunicativa del niño en este apartado. También vamos a ver los elementos de esta morfosintaxis. Estos elementos son los morfemas, palabras, sintagmas y oraciones. La morfosintaxis está directamente relacionada con el componente gramatical, dentro de la competencia comunicativa. La ciencia que vamos a desarrollar es la ciencia de Chomsky, quien decía que el paso de la competencia lingüística a la actuación se hacía a través de un conjunto de leyes, que esas leyes son la gramática. La morfosintaxis es el estudio de los elementos formales y sus funciones, los cuales están organizados mediante unas leyes, unas reglas (la gramática); de tal modo que el hablante que domina las leyes de organización ha desarrollado más sus competencia lingüística, por lo que está más avanzado para desarrollar su competencia comunicativa.

La morfosintaxis está relacionada con el componente gramatical y estudia los morfemas, sintagmas… elementos formales regidos por unas reglas (gramática)

Saussure: la lengua es forma y no sustancia, debe ser enseñada por sí y en sí misma, se hace realidad a través de signos, está formada por unidades que pertenecen a diversos planos y que se organizan en torno a unos elementos con estructura de manera que las dos palabras definitorias de este sistema son totalidad e interdependencia.




MORFEMA

PALABRA


SINTAGMA

ORACIÓN




COPENHAGE MORFOSINAXIS: LOUIS HJELMSLEV



No se puede entender la forma lingüística sin la función (unión indivisible)

Pedro pega a Luís ≠ Luís pega a Pedro





Formas (son elementos formales)



Función (diferenciar)



Según unas leyes (gramática)

Todas las unidades lingüísticas son formas que realizan una función y esa función en virtud a unas leyes. Conocer formas, funciones y su organización es lo que debemos hacer.

Los estudios gramaticales tienen siglos de tradición desde Antonio de Nebrija. Antes, la forma y la función se estudiaban por separado con la morfología y la sintaxis. En la escuela con los análisis por separado. Como consecuencia de la teoría de Hjelmslev las dos convergen en una ciencia llamada morfosintaxis. Todas las formas hay que verlas en cuanto que realizan una función al mismo tiempo. Por ello, la escuela de Copenhague es la principal precursora de la morfosintaxis.

La lengua está formada por:

Plano del contenido, equivalente al significado (plano pleremático)

Plano de la expresión, equivale al significante (plano cenemático)

Pedro Salinas: la lengua hace realidad lo relacionado con el ser humano. El ser humano se desarrolla lingüísticamente a partir del proceso de significación, que podemos definir como designación semántica

El sustantivo es la categoría formal más importante y abundante, de rango primario y que sirve para nombrar personas, animales y cosas (designación semántica).

03/02/2010

La categoría sustantivo está compuesta de una serie de morfemas de dos tipos: morfemas léxicos (lexemas) y morfemas gramaticales (gramemas).

La categoría verbo está compuesta de una serie de morfemas: el elemento formal sobre el que recae la función de expresar la significación, y a este elemento formal se le denomina lexema.

La expresión del tiempo implica una serie de matices relacionados con la temporalidad, por ejemplo, la expresión de una persona, la expresión del número, la expresión de la acción acabada o inacabada (el aspecto), la expresión de la acción real o irreal (el modo), la expresión de la acción activa o pasiva (la voz), y la expresión de la acción si la realiza una o varias representaciones personales o la deducción a otro tipo de seres (el número.

En consecuencia, estos matices de la temporalidad, se hacen realidad lingüística a través de los distintos morfemas a los que hay que añadir a la composición de un verbo una entidad lingüística más como es la vocal temática en lo que se refiere a su abscricción a una de las tres clasificaciones o más técnicamente llamado conjunciones que tienen verbo. De esta forma, sintetizaremos comentando que un sustantivo está compuesto por un conjunto de morfemas, concretamente compuesto por lexemas y gramemas, género y número, mientras que un verbo está compuesto de un lexema, una vocal temática y de un conjunto de gramemas que son la voz, el tiempo, el número, el aspecto, la persona y el modo.

El sustantivo sólo tiene que actualizar el género y el número, al margen de la carga semántica, mientras que el verbo, como consecuencia de la expresión del tiempo, tiene y debe actualizar más matices.

Esto nos da pie a hablar de la unidad morfema, que puede entenderse y que puede estudiarse desde la configuración teórica, o desde las investigaciones, de distintas escuelas de investigación. Así, por ejemplo, la escuela americana y el círculo de Praga entiende y considera que el morfema es la unidad mínima significativa que tiene un carácter abstracto. Para la escuela representada por el lingüista francés Andrés Martinet, el morfema es denominado monema. Por otra parte, otro lingüista que se llama Pottier, entiende que el morfema es la unidad mínima de significación, y ésta es una de las definiciones.

Y esta es una de las composiciones teóricas que hay que tener en cuenta, con la particularidad de que fundamentalmente, en la categoría del sustantivo, los morfemas pueden tener también variantes sobre todo en la expresión del género y del número, surgiendo entonces lo que denominamos como alomorfo, que hay que entender como las distintas variantes que puede tener un morfema.

Hay que considerar también que en el universo espacio, el hablante tiene necesidad de registrar la amplia y significación de un sustantivo, y para eso, la lengua formaliza la categoría adjetivo, que a su vez está compuesta, desde el punto de vista formal, por un conjunto de morfemas, algunos comunes con el sustantivo, por ejemplo, el lexema, algunos en relación al sustantivo del que dependen, es decir, género y número, y alguno exclusivo del adjetivo como es el morfema de grado, que veremos. Por otro lado, observamos entonces, que al ser el adjetivo una categoría de rango secundario, los morfemas del adjetivo deben coincidir con el sustantivo (que tienen rango primario) a través de la igualación de esos morfemas en lo que se denomina técnicamente como concordancia. De ahí entonces que el adjetivo tenga a su vez la función en este caso de ser el adyacente del sustantivo, mientras que esta categoría, es decir, el sustantivo, tiene la necesidad de determinarse, nos encontramos entonces con la presencia de una nueva inicialmente categoría, el artículo, hoy, por otra parte puesta en duda, por algunos teóricos de investigación lingüística, hasta el punto de ser considerado el artículo como un simple morfema que tiene la principal función de determinar al sustantivo. Por otro lado, el adverbio realiza una función que ya se denomina terciaria en tanto y en cuanto precisa, restringe al verbo indicando cómo es la acción, con la particularidad añadida de que el adverbio no tiene una distribución en su composición interna de morfemas, por lo tanto, desde el punto de vista formal, veremos que el adverbio es invariable.

Todas estas categorías se engloban, se organizan en torno a un microsistema morfosintáctico que denominamos sintagma, entendiendo esta unidad como un conjunto de palabras que tienen unas relaciones formales a través de sus morfemas, denominadas entonces relaciones sintagmáticas, que cuando son dentro del mismo sintagma, se denominan relaciones homosintagmáticas, pero como también se dan relaciones entre elementos de distintos sintagmas, por ejemplo, sustantivo-verbo, tenemos también en lo que se refiere a la relación de morfemas, a la coordinación de morfemas, relaciones eterosintagmáticas.

Junto a todas estas categorías comentadas, dentro del ámbito de la morfosintaxis, existen además los llamados sustitutos o pronombres, y las denominadas preposiciones cuya función más importante es la de unir palabras, y las conjunciones, cuyo papel esencial es el unir proposiciones y oraciones al objeto con la finalidad de aportar la cohesión necesaria al texto y también la coherencia necesaria.

10/02/2010





Designación semántica
Forma

Función


Significación



Espacio

Tiempo
Guillaume Cronogénesis


Sustantivo

Verbo





Tiempo in posse Infinitivo

Tiempo in fieri Subjuntivo

Tiempo in esse Indicativo

Esto sale seguro

Estamos hablando de la morfosintaxis, y lógicamente hablábamos de una ciencia que surge a partir de Saussure con unas ideas de Louis Hjelmslev. La morfosintaxis tiene su campo de actuación en las siguientes cuatro unidades: morfemas, palabras, sintagmas y oraciones. Por esta razón, hablamos en éste ámbito de un esquema fundamental e indisoluble, formado por concepto de forma, concepto de función y concepto de significación. De manera que esta ciencia estudia los morfemas, las palabras abstrayéndolas de su contexto para clasificarlas según sus funciones en distintos grupos analizando las diferentes formas que pueden adquirir para manifestar, para representar las categorías gramaticales con la circunstancia añadida de que establece los medios que el idioma tiene para enriquecer su léxico formando otras palabras a partir de las existentes, con la circunstancia añadida de que esta ciencia tiene también por objeto analizar la elaboración de una gramática que puede ser considerada como un mecanismo que produce las frases de una lengua en lo que se refiere a la organización de sus elementos como principios organizadores reglados. Por esta razón, la morfosintaxis estudia la forma, la función y la significación de las distintas categorías morfosintácticas. El proceso de significación que se desarrolla en las designaciones semánticas se produce desde el punto de vista lingüístico en la formalización de dos categorías que son los ejes, los núcleos sobre los que descansa inicialmente toda la actividad comunicativa de una lengua, categorías que son fundamentalmente el sustantivo y el verbo.

Morfosintaxis: forma, función, significación, relación y organizaciones de esas relaciones.

Todo esto hay que aprenderlo y enseñarlo desde la competencia comunicativa.

El principio de significación (o designación semántica), el proceso de enseñanza, la lengua como creadora de signos, tiene dos opciones: una expresar lingüísticamente todo lo relacionado con el universo espacia y otra expresar lingüísticamente todo lo relacionado con el universo tiempo. Y estas actualizaciones dan como consecuencia la actuación de sustantivos y de verbos.

Hay que definir sustantivos y verbos desde el punto de vista de la morfosintaxis. Ahora se trata de aplicar el esquema de hoy.

Por tanto, vamos a

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal