San manuel bueno, MÁrtir



Descargar 57,93 Kb.
Fecha de conversión05.03.2017
Tamaño57,93 Kb.

SAN MANUEL BUENO, MÁRTIR


Fue publicada en 1931en la revista La novela de hoy. En 1933 se publicó en forma de libro, junto con otros tres relatos: Don Sandalio, jugador de ajedrez, Un pobre hombre rico y una historia de amor.

La novela es considerada por la crítica testamento espiritual de Unamuno, es también su novela más lograda.

A causa de su exilio, Unamuno sufre su segunda crisis espiritual ( la primera se produce en 1877 cuando una enfermedad le hace ver la muerte de cerca ) que le aproxima a sus eternos interrogantes: la personalidad, Dios y la fe, la inmortalidad.

En esta obra puso Unamuno todo su “sentimiento trágico de la vida” ante el “pavoroso problema de la personalidad. Es la novela de la abnegación y del amor al prójimo en la que un hombre sin fe ni esperanza puede convertirse en ejemplo de caridad ( paradoja unamuniana ) al ser conductor de almas y del pueblo, como Moises. Pero frente a la soledad del caudillo, don Manuel busca la comunicación con su pueblo para así salvarse, solo si cree con ellos puede creer.


TEMAS

El tema de la novela es la verdad en relación con la vida, planteado a dos niveles distintos:


a) El de don Manuel, Lázaro, y quizás Ángela. Es el de la conciencia intelectual. Aquí la verdad, considerada como algo “terrible”, “intolerable” y “mortal” se opone a la creencia= fe en la post-existencia, en la inmortalidad. El concepto de verdad unamuniano, compartido en general por el espíritu noventaiochista, es el núcleo de la novela, pues nos sitúa en la bipolaridad cuerpo/alma, vida/muerte, felicidad/tristeza.

El pueblo cree por hábito, por tradición y no hay que despertarle. Con la verdad, con la de don Manuel, se morirían porque dejarían de considerarse inmortales. ¿ Cuál es, pues, en este nivel la función de don Manuel, Lázaro, incluso Ángela? “ Hacer vivir a las almas de los feligreses”, mantener viva la fe de la congregación en la inmortalidad, porque en realidad “no hay más vida eterna que esta…” Pero don Manuel, además, permanece sin desvelar la verdad al pueblo porque al cumplir con su labor pastoral, se aleja de la contemplación desoladora de su incredulidad.


b) El de los campesinos, es en el que coinciden verdad y credo porque don Manuel oculta su verdad, y así ellos además de soñarse eternos, no se llenan del tedio de vivir y no desean la muerte, por el contrario se sienten inmersos en la comunidad de la fe, se consuelan de haber nacido, pensando que todo tiene un fin, y quizás, como propone Ángela, ayudan a don Manuel a sofocar su incredulidad.
Puede afirmarse que el tema central de la novela es el de la inmortalidad del alma. Como tema secundario, derivado del tema central, se produce el enfrentamiento entre una verdad dolorosa (contraria a la vida) y una paz ilusoria (basada en una fe ingenua.

LUCHA DIALÉCTICA ENTRE CONTRARIOS


Planteamiento del tema

La razón nos dicta que:

No hay vida eterna

La fe permite creer en:

La inmortalidad del alma

Reacción

Verdad dolorosa:

Vida angustiada

Verdad gozosa:

Paz y contento de vivir

Personajes

Don Manuel y Lázaro

El pueblo y Blasillo



\/

Esto crea confusión y duda en Ángela : ¿ qué es verdad y qué es mentira ?, ¿ qué es lo vivido y que es lo soñado?, ¿ qué es creer?

Pueden señalarse la presencia de otros motivos en la novela entre los que destaca el problema del pecado.

Según don Manuel el mayor pecado del hombre es haber nacido porque conlleva el dolor, el sufrimiento, y finalmente la aniquilación de la personalidad con la muerte.

Otro motivo frecuente en Unamuno es considerar la vida como un sueño de Dios; otras veces parece creer que es el hombre el que sueña a Dios. Los límites entre lo vivido y lo soñado son dudosos.
ESTRUCTURA

a) Externa: La novela está dividida en 24 secuencias o fragmentos breves, sin numerar. El final de cada secuencia se separa de la siguiente por un espacio tipográfico en blanco. Cada secuencia desarrolla un motivo o anécdota argumental distinto. Las 23 primeras son el relato de Ángela y la última el epílogo del autor.

b) Interna: Subdividida en tres partes.

1ª parte. Secuencias de la 1 a la 8

Partiendo del presente ( proceso de beatificación de don Manuel ) Ángela Carballino, hija espiritual del sacerdote, a modo de confesión , nos narra evocativamente la vida de don Manuel en Valverde de Lucerna.

Las noticias transmitidas aquí no son resultado de las vivencias de Ángela, sino de lo que oye, pues abandonó el pueblo siendo niña para estudiar

Don Manuel es presentado como alto, delgado y erguido en el que lo fundamental son los ojos, hondos y azules como el lago, que arrastran miradas y con ellas los corazones. Hombre que impregna de su aroma de santidad al pueblo entero, pueblo que se le entrega y que es de él como el lago y la montaña.

EL LAGO refleja al cielo, y en él la fe plácida de las gentes del pueblo.

LA MONTAÑA se alza al cielo

Ambos ( montaña y lago ) parecen simbolizar obras de Dios señalando su existencia.

Es un sacerdote que rechazando ofertas importantes en su carrera eclesiástica va a Valverde, Allí quiere a sus feligreses, hace el bien, convierte incrédulos…Pero que clama a Dios “!Dios mío, Dios mío ¡,¿ por qué me has abandonado? “ con voz divina, y parece Jesucristo crucificado a quien su madre grita ¡Hijo mío” En esta escena hay varios planos superpuestos: El bíblico, el autobiográfico y el literario ( símbolo del calvario ).

Hombre a quien no le preocupa la justicia humana, pues para eso está la divina; que se transfigura en el altar, consiguiendo la comunidad de sus feligreses, unidos en una sola voz, como una montaña cuya cumbre era don Manuel, y que sin embargo calla cuando en el credo llega a “ creo en la vida perdurable”. Con ello se nos introduce un elemento de incertidumbre completado por otros:

- Silencio en el credo.

- Hombre de vida activa, que huye del pensar ocioso y de la soledad.

- Siempre alegre, alegría que esconde una eterna e siente tristeza.

- Que vive fuera de sí ( loco) porque se da a su pueblo y así salva su alma. No puede llevar solo la cruz del nacimiento.
Hacia él, Ángela siente el jugo de la maternidad. Ella hija/madre a la vez del padre/hijo suyo = Cristo-Dios de quien tiene hambre y sed.

MANUEL= Dios entre nosotros= CRISTO cuyo testimonio simbólico en la tierra son el LAGO y la MONTAÑA.

Esta relación padre-hija-madre y don Manuel dado al pueblo parece turbarse conla llegada de Lázaro.

2ª parte. Secuencias de la 9 a la 20

Lázaro, hermano de Ángela, vuelve de América, aunque en realidad vuelve del progreso, la civilización y el nacionalismo. En un principio se opone a don Manuel-sacerdote por considerarlo un influjo negativo, pero pronto intuye algo misterioso en él “ es demasiado inteligente para creer todo lo que tiene que enseñar”.

Esta duda se confirma cuando al morir la madre de Ángela y lázaro, don Manuel dice que: el cielo está en la tierra, en ver a los nuestros.

Racionalismo y religión se enfrentan en el pueblo ¿quién vencerá? El pueblo espera el milagro de la conversión y esta se produce cuando Lázaro ya sabe sobre don Manuel.

Don Manuel, según Lázaro, es un hombre maravilloso, y es su nuevo hijo espiritual quien establece la comparación entre el pueblo y don Manuel:

En el pueblo hay un lago, y en él una villa sumergida que en el día de san Juan toca las campanas. Don Manuel tiene un alma y en ella una villa sumergida que de vez en cuando deja oír las campanas.

Lo que equivale a decir que lago=alma y en ambos hay una villa sumergida=secreto; el secreto del lago son las campana y el del alma la falta de fe.

Don Manuel convence a Lázaro para que se convierta.

Se produce la conversión a la fe unamuniana= conflicto entre razón y sentimiento. Sólo el deseo de recompensa en la otra vida podría sostener su amor a Dios y como esta no existe, se cae en la nada.

Lázaro hace posible el milagro de don Manuel= la conversión a la fe, ¿pero esta es real? NO. La causa de la conversión es alegrar a todos, porque don Manuel le hace ver la necesidad de la conversión para no escandalizar, para dar buen ejemplo y le pide que finja creer, que oculte sus ideas. Y así terminará creyendo.

Es por eso que cuando don Manuel toma la sagrada forma, le tiembla la mano y esta cae al suelo. Momento en que el sacerdote llora y el gallo canta ( escena de gran simbología evangélica: la negación de Cristo por Pedro )

Es entonces cuando se desvela el secreto de don Manuel : su sacrificio personal por el bien comunitario ¿es un santo? Su historia produce tristeza (“lago de tristeza”). Él no miente porque cree que terminará creyendo (en el fondo sabe que no es así) y en cualquier caso porque le mueve el amor al prójimo ,la paz, la ilusión y la felicidad de la comunidad que le ha sido encomendada.

Para don Manuel la VERDAD es “algo terrible, algo intolerable, algo mortal” con la que no podría vivir la gente sencilla.

Todas las RELIGIÓNES son verdaderas en cuanto hacen vivir espiritualmente a los pueblos que las profesan, en cuanto los consuelan de haber nacido para morir. Para cada pueblo la religión más verdadera es la suya. La de don Manuel es consolarse al consolar a los demás.

En cuanto a la fe, el pueblo cree por tradición, por hábito, no por convencimiento. Para que ella se mantenga debe permanecer en la ignorancia, en la pobreza de espíritu y de sentimientos ( el dogma engaña al hombre, pero le permite vivir feliz )

El problema de la fe se relaciona con el de la inmortalidad ( necesaria para Unamuno desde que se rebela contra el dogma del infierno).

Don Manuel cree en la vida presente, pero la vida para él es un suicidio continuo, un combate contra el suicidio vital, si bien considera que hay que suicidarse en la obra y en el pueblo para que éste sueñe su vida, como el lago sueña el cielo. Y así los hombres se consuelan de haber nacido.

El mayor pecado del hombre ha sido nacer. El nacimiento es una enfermedad ( la de la vida ), es un sueño que sólo se cura con la muerte.

Y don Manuel muere como vive, predicando y manteniendo la fe del pueblo. Porque él es un caudillo como Moises, y como él, no creyó en Dios ,luego no pudo llevar a su pueblo a la tierra prometida=vida eterna. A Moises le sucedió Josué y a don Manuel Lázaro.

El pueblo no puede conocer la realidad de la fe= que no somos inmortales, porque entonces se moriría sin remedio.

Su testamento es su pervivencia en la vida de las gentes a través de Lázaro y Ángela.

3ªparte. Secuencias 21 a la 23

Lázaro=Josué continúa la labor de don Manuel, quien le curo del progresismo. Debe evitar el contacto con:

- Los que creen en la otra vida y atormentan a los demás para que se la ganen y desprecien ésta.

- los que creen en esta vida y esperando alguna sociedad futura, se esfuerzan en negarle al pueblo el consuelo de creer en la otra vida.

Pues ambos son peligrosos y debe hacer que vivan de la ilusión.

Encarga a Ángela antes de morir que cuide del pueblo y que guarde el secreto de los tres. Ángela recoge el testigo de su padre espiritual y de su hermano. Con ella nos mantenemos en la ENTREGA ( “vivir en el pueblo” y el pueblo en ella) y en la FE ( creer porque algunos se mueren creyendo no creer como su hermano y don Manuel ), aunque duda de ¿qué es creer?

La secuencia24 escrita por el autor nos aporta la ficción del autor desconocido, del manuscrito encontrado ( de origen cervantino ) y la reflexión sobre:

- Las palabras y la obra: se creen las obras y no las palabras, estas no apoyan las obras.

- La novela: es la más íntima historia, la más verdadera ( por ello el evangelio debe serlo ) porque NOVELA ES VIDA.

Podemos considerar a San Manuel Bueno, mártir como una novela cerrada, pues el relato se cierra con la muerte de los protagonistas.

Desde otro punto de vista la novela presenta una estructura circular: se abre en el presente narrativo ;retrocede al pasado ( la infancia de Ángela), punto en el que se inicia un relato que progresa linealmente hacia el presente¸ y se cierra al alcanzar de nuevo el presente narrativo, momento en el que relato, historia y realidad de la narradora se funden.

Respecto al narrador este es Ángela Carballino. Ello supone el abandono de la tercera persona narrativa, a la par que sitúa deliberadamente al lector distanciado de los hechos. Como su nombre indica es MENSAJERA DIVINA, pero una mensajera no omnisciente sino limitada a lo aprendido sobre don Manuel. Su posición en la obra es excepcional por fronteriza: habla de los personajes en la novela y desde ella, pero a un lector situado fuera. Es pues mensajera entre Dios y don Manuel y entre don Manuel y el lector
SIMBOLISMO DE LA OBRA

Novela de almas ,no de personajes de ”carne y hueso”, cargada de simbolismo que afecta a:

a) Nombres:

- Ángela = mensajera divina.

- Lázaro = el resucitado ( del progresismo ).

- Don Manuel = enmanuel ( Dios entre nosotros).

- Valverde = valle verde, símbolo de esperanza.

b) Acciones:

- Día de Viernes Santo = don Manuel-Cristo, clama “Dios mío ¿por qué me has abandonado?” en representación del calvario evangélico y real de don Manuel.

- La conversión de Lázaro = resurrección.

- A don Manuel llora cuando se le cae la sagrada forma y canta el gallo = traición de Pedro.

- Muerte de don Manuel y Blasillo = fe racional y fe inconsciente.

c) Objetos relacionados con la fe y la inmortalidad:

- Flor del breviario de don Manuel = la fe perdida ( de ahí la cruz y la fecha ).

- Nogal = materia prima de su ataúd, es la fe de su infancia ( cuando él soñaba en la vida perdurable ).

- El lago = refleja el cielo; la fe plácida de la gente del pueblo; la nada para don Manuel. Y se recoge todo su azul ( grandeza y divinidad ) en sus ojos . Lo absorbe todo.

- Las campanas = se oyen a veces: en la noche de san Juan; cuando dice misa don Manuel. Son la tradición religiosa intemporal española ( los muertos que se levantan a veces ). Son las dudas sobre la fe de don Manuel, o mejor, la misma fe oculta de don Manuel.

- La montaña = Se alza hacia el cielo buscando a Dios, emblema de la pirámide:

Pueblo/base-don Manuel/cima-Dios.

- La nieve = siempre es la duda racional. Afecta a don Manuel y a Ángela (modificando sus recuerdos del pasado y su confianza en lo que escribe).


EL TIEMPO

El tiempo histórico o externo de la novela puede situarse en la España rural de principios del S.XX. Las escasas referencias permiten situar la época sin concretarla ( progresismo y anticlericalismo de Lázaro y su propuesta de formar un sindicato agrario).

La intención de Unamuno es mantener la atemporalidad del relato, el carácter intrahistórico de la novela. Le interesa poner de relieve un problema humano que puede darse en cualquier tiempo y lugar.

En cuanto al tiempo interno hemos de considerar:

- El presente del editor de las memorias: Unamuno que finge publicar unas memorias halladas por él de las que es autora una tal Ángela Carballino.

- Presente de la narración: el momento en el que Ángela escribe sus memorias a sus 50 años. Utiliza las fórmulas introductorias “ahora”, “recuerdo” insistiendo con ello en el presente desde el que escribe.

- Hechos acaecidos en el pasado por el párroco de Valverde de Lucena. Estos hechos tienen una progresión cronológica lineal. Tiempo lento en el que la narradora recrea sus recuerdos fragmentarios.


ESPACIO

La aldea en que trascurre la novela, Valverde de Lucerna, es trasunto literario de un pueblo real de la provincia de Zamora, situado junto al lago de Sanabria. Así lo indica Unamuno en el prólogo:

Escenario hoy en San Manuel bueno, mártir, sugerido por el maravilloso y tan sugestivo lago de San Martín de Castañeda, en Sanabria, al pie de las ruinas de un convento de bernardos y donde vive la leyenda de una ciudad, Valverde de Lucerna, que yace en el fondo de las aguas del lago”.

La ciudad de Lucerna, que fue conquistada por Carlomagno y que quedó sumergida en el lago que se formó al brotar el agua de la tierra.

El espacio novelesco no se describe dado que se trata de una novela de “personalidad”, no de costumbres. El paisaje adquiere importancia no por sus características físicas, sino por el simbolismo.

Este espacio novelesco es vivido como monasterio por don Manuel y como convento por Ángela, dos ámbitos de vida en comunidad, marcados por el deseo de la fe.

Don Manuel vive en estrecha relación con el paisaje ( aldea, lago, montaña ). Sus rasgos físicos y su personalidad se ponen siempre en relación con elementos del paisaje; se tiende así a ofrecer una imagen duradera, perdurable e inmortal de don Manuel.
PERSONAJES

“San Manuel Bueno, mártir” es una novela de ideas y de personajes, en la que apenas sucede nada.

Los personajes encarnan ideas y sentimientos, sufren, viven, luchan y mueren, son de “carne y hueso”.

No se nos facilitan sus rasgos físicos, sino sus rasgos espirituales: carácter, personalidad, vivencias…No hay descripción a no ser una muy esquematizada de don Manuel.

En cuanto a la caracterización de los personajes es fundamental recordar que los conocemos a través de Ángela, de sus propios sentimientos y su recuerdo.

Es novela de un protagonista, don Manuel, y de dos personajes principales ( Lázaro y Ángela ). Además intervienen la madre de Ángela y Blasillo el Bobo. El resto de los personajes son gentes anónimas del pueblo.

- DON MANUEL: Su personalidad se caracteriza por una contradicción desgarradora entre lo que siente y lo que manifiesta.

Su racionalismo le aleja de la fe, pero ante los demás su fe es ejemplar. Aunque su espíritu está impregnado de una profunda tristeza, ofrece la apariencia de un ser alegre.

Estas contradicciones nos llevan a la conclusión de que para Unamuno el problema de la fe es un estado de duda y de lucha constantes.

Don Manuel confiesa que el suicidio es su tentación mayor. Esto es una consecuencia lógica de la angustia con la que vive su descreimiento en otra vida.

Don Manuel no es en sentido estricto un buen sacerdote, ya que :

- Carece de vocación ( entra en el seminario para atender a los hijos de una hermana viuda ).

- No cree en la vida eterna.

- Consiente que el pueblo acuda a misa no por la ceremonia, sino por oírle y verle a él.

- No lleva una vida de oración, sino que se refugia en la hiperactividad por temor a la soledad.

Don Manuel continúa en el sacerdocio porque desea creer, impregnarse de la fe de su pueblo y creer en la propia salvación.

Según la doctrina de la Iglesia esta actitud no es lícita, pero desde la perspectiva de don Manuel y Lázaro, este comportamiento es el más adecuado, por ello Lázaro lo considera SANTO.

Relación simbólica de don Manuel con Cristo:

Ya vimos el nombre del protagonista. El paralelismo entre Cristo y don Manuel es buscado por el autor en diversos episodios:

- Se dice que tiene “voz divina”.

- se le tenía por santo y se decía de él que hacía curaciones sorprendentes.

- Don Manuel utiliza frases del evangelio “al Cesar”.

- Conversión de lázaro.

La invocación de Cristo al Padre que repite don Manuel en Jueves Santo.

Este paralelismo quiere simbolizar que don Manuel a lo largo de su existencia padecio el mismo sentimiento de abandono y soledad que sintió Cristo en la cruz.



Relación simbólica de don Manuel con Moisés.

Al igual que Moisés guía a su pueblo a la tierra prometida, don Manuel conduce al suyo a la vida eterna. Y al igual que Moisés no pudo entrar en la tierra prometida por haber dudado, don Manuel queda excluido de la fe en la salvación.



Relación simbólica de don Manuel con don Quijote.

Unamuno sentía admiración por el caballero. El apellido de don Manuel, Bueno coincide con el sobrenombre que daban al hidalgo Alonso Quijano, llamado en su tierra “El Bueno”.

El propio autor relaciona en el prólogo a ambos personajes: “Y no quiero quí comentar ya más ni el martirio de don Quijote ni el de don Manuel Bueno, martirios quijotescos los dos”

Relación simbólica de don Manuel con el payaso.

El payaso lleno de tristeza por la muerte de su mujer, trabaja dando apariencia de alegría para alegrar a los demás. Lo mismo hace don Manuel, que a pesar de su íntima congoja, procura transmitir “el contento de vivir” a sus feligreses.


ÁNGELA: Hemos de distinguir dos facetas: la narradora y el personaje que interviene en los hechos.

La narradora para elaborar sus memorias se sirve de:

- Sus recuerdos, de lo que ella vio y oyó directamente y de lo que le contó Lázaro.

- Unas memorias que comenzó a escribir Lázaro tras la muerte de don Manuel.

Mantiene una actitud vacilante ante la verdadera personalidad del sacerdote. Nos presenta a un don Manuel admirable, pero por otro lado cuestiona su falta de fe e intenta convencer al lector de que don Manuel creía, a pesar de sus manifestaciones y de sus evasivas.

El personaje es una mujer madura, sensible, atormentada por la angustia del secreto que guarda. Esa angustia se ha agudizado con la iniciativa del obispo de beatificar a don Manuel.

Nos ofrece una visión nostálgica de su pasado, describiendo imágenes tristes y penosas (“los dos, él y yo, doblamos la cabeza en silencio y nos pusimos a llorar”)

Pero el personaje de Ángela carece de sentido si no lo ponemos en relación con don Manuel. Sus sentimientos hacia el sacerdote evolucionan a lo largo del relato:

- Inicialmente su sentimiento hacia él es de admiración ( padre espiritual ).

- Cuando regresa de la ciudad, siente por él un profundo respeto y decide ponerse bajo su protección.

- pasa después a colaborar con el párroco en las actividades parroquiales.

- Finalmente llega a sentir por él un afecto maternal que le lleva a preocuparse por su vida espiritual.


LÁZARO: Simboliza la resurrección, la transformación de un hombre muerto a la vida de la fe en un ser vivo, creyente. Esta resurrección es sólo aparente, puesta al servicio de la obra de don Manuel. Lázaro no cree y no siente tampoco la necesidad de creer. Al morir el sacerdote pasa, por encargo de don Manuel, a ser el guía espiritual del pueblo.
ESTILO

El texto está impregnado de una terminología abstracta, lleno de paradojas, antítesis, metáforas, metonimias, símbolos…propia del contenido ideológico de la novela. Además, el estilo viene determinado por la presencia de un narrador que recuerda con nostalgia los hechos del pasado, de ahí las reflexiones, exageraciones, reiteraciones…al hilo del relato.

Toda la novela se construye sobre el artificio del manuscrito encontrado. Unamuno con ello intenta afianzar la verosimilitud del relato haciéndonos creer que Ángela es un ser real, así como don Manuel.

Al tratarse de unas memorias es lógico que predomine la narración. No hay descripción ni monólogo interior. El diálogo reproduce bien lo que la narradora oyó directamente, bien de los diálogos de Lázaro y don Manuel, que Lázaro repitió a Ángela, o que esta tomó de los escritos de Lázaro.

El diálogo es un vehículo de ideas; forma de exteriorización de los conflictos ideológicos y dramas íntimos.

Desde el principio domina el uso del Pretérito Imperfecto. Con él se describen acciones pasadas, que frente a los hechos narrados en el pasado, sirven como fondo de actividad continúa. Su uso es indispensable para crear el tiempo de la “MEMORIA de Ángela. Así con el Imperfecto nos adentramos en una continuidad invariable de un modo de vida “eterno” o “intrahistórico”. Las acciones de don Manuel y de sus hijos espirituales se presentan como lo “cotidiano”, “lo de siempre” sin una especificación del presente.

En cuanto al lenguaje Unamuno es consciente de que debe emplear un lenguaje coloquial, ya que la redacción del relato corresponde a una mujer pueblerina de estudios medios; pero lo cierto es que utiliza un lenguaje muy cuidado, de carácter literario e incluso poético. No se aprecian diferencias entre el lenguaje de la narración y el de los diálogos: los personajes y la narradora utilizan el mismo lenguaje; no hay diferencia de registro.

Nos encontramos ante un lenguaje deliberadamente literario y poético como se observa por los siguientes rasgos:

- El tono nostálgico, logrado a través de un léxico sensitivo y de la posición enclítica del pronombre se ( arcaísmo ).Ej.”estremeciase la iglesia”.

- La ambientación romántica y el tono deliberadamente sensorial de algunos fragmentos: ”ibanse por las tardes de paseo, orilla del lago, o hacia las ruinas, vestidas de hiedra, de la vieja abadía cisterciense”.

- El empleo constante de comparaciones, metáforas.

- El uso de palabras infrecuentes: “huideras lágrimas”.

- El orden poco usual de las palabras.

- La utilización del futuro de subjuntivo: “como pensaren y obraren”.

- La tendencia a sustituir el nombre por el pronombre

- La sintaxis compleja.

- el uso frecuente de vocativos retóricos: “Hay, Ángela, dos clases de hombres

Dado el contenido religioso de la novela no pueden sorprendernos la abundancia de citas y referencias bíblicas. Las citas suelen ser tomadas literalmente del Nuevo Testamento y puestas en boca de don Manuel.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal