S wo/pbc/21/22 original: inglés fechA: 28 de febrero de 2014 Comité del Programa y Presupuesto Vigésima primera sesión Ginebra, 9 a 13 de septiembre de 2013


PUNTO 7 INFORME SOBRE LOS PROGRESOS REALIZADOS EN LA APLICACIÓN DE LAS RECOMENDACIONES DE LA DEPENDENCIA COMÚN DE INSPECCIÓN (DCI)



Descargar 1,3 Mb.
Página6/12
Fecha de conversión21.02.2017
Tamaño1,3 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

PUNTO 7 INFORME SOBRE LOS PROGRESOS REALIZADOS EN LA APLICACIÓN DE LAS RECOMENDACIONES DE LA DEPENDENCIA COMÚN DE INSPECCIÓN (DCI)





  1. Los debates se basaron en el documento WO/PBC/21/16.

  2. El Presidente presentó el documento WO/PBC/21/16. En respuesta a las solicitudes cursadas por los Estados miembros durante la decimonovena sesión del Comité del PBC, el documento WO/PBC/21/16 se somete a examen de los Estados miembros a los fines de informar acerca de la situación en la que se encuentran las 44 recomendaciones pertinentes en materia de órganos legislativos que proceden de los exámenes realizados por la Dependencia Común de Inspección (DCI) durante el período 2010-2012. El documento expone la situación relativa a la aceptación y aplicación por la OMPI de las citadas recomendaciones de la DCI que se dirigieron a los órganos legislativos u órganos rectores de las organizaciones participantes.

  3. La Secretaría ofreció una breve explicación. La DCI llevó a cabo dos tipos de examen: i) exámenes que se refieren a más de una organización (exámenes de todo el sistema); y ii) exámenes específicos de una organización. Algunos de los informes que abarcan más de una organización se limitan en ocasiones a las NN.UU., sus fondos y programas, y no se refieren a organismos especializados, como la OMPI. Cada uno de los informes de la DCI contiene un resumen de las medidas que han de adoptar las organizaciones interesadas respecto a las recomendaciones efectuadas en los informes. Las recomendaciones se dividen en tres categorías: Las dirigidas a los órganos legislativos, las dirigidas a los jefes ejecutivos de las organizaciones, y las que no requieren la intervención de una organización concreta. La Secretaría ofreció información adicional. En respuesta a las solicitudes cursadas por los Estados miembros durante la decimonovena sesión del Comité del Programa y Presupuesto de la OMPI, el presente documento se somete a examen de los Estados miembros a los fines de informar acerca de la situación en la que se encuentran las 44 recomendaciones pertinentes en materia de órganos legislativos que proceden de los exámenes realizados por la Dependencia Común de Inspección (DCI) durante el período 2010-2012. En el Anexo del presente documento figuran las recomendaciones dirigidas a los órganos legislativos u órganos rectores de las organizaciones participantes en la DCI que son de interés para los órganos legislativos de la OMPI y se informa de la situación actual en la aceptación/aplicación de dichas recomendaciones. De las 44 recomendaciones, 23 han sido aceptadas y aplicadas. Nueve han sido aceptadas y están en curso, 11 están siendo objeto de estudio y una no ha sido pertinente para la OMPI. La información se presenta en relación con cada informe individual. En el futuro, la Secretaría propondrá el uso del sistema de seguimiento en línea de la DCI para informar acerca de la situación de la aplicación. La Secretaría hizo notar que el sistema de seguimiento en línea de la DCI está disponible para su consulta por los Estados miembros.

  4. La Delegación del Brasil, haciendo uso de la palabra en nombre del DAG, dio las gracias a la Secretaría por el documento y solicitó una aclaración sobre la página 4 del Anexo respecto a las recomendaciones de la DCI en materia de cooperación Sur-Sur y triangular en el sistema de las NN.UU. El DAG quiere saber por qué se considera que esta recomendación no fue aceptada y pide una aclaración al respecto. La Delegación comunicó que la recomendación establece que los órganos legislativos deben realizar una labor más activa, y tener una política institucional y una estrategia de apoyo concretas de cada organización para la cooperación Sur-Sur y triangular. El DAG no considera que la evaluación efectuada proporcione una respuesta clara sobre la razón por la que no se aplica la recomendación. Dado que la labor realizada por el CDIP tiene un carácter distinto y la cooperación triangular supone un tipo de cooperación diferente a la correspondiente a la cooperación Sur-Sur, el DAG considera que la cuestión reviste suma importancia para todos los miembros de la OMPI, no sólo para los países de la Agenda para el Desarrollo y del DAG, sino también para otros países en desarrollo. El año pasado el Brasil creó también un fondo fiduciario con la OMPI y encomendó a la OMPI la coordinación y gestión de un fondo para desarrollar la cooperación Sur-Sur e invertir en la misma. La Delegación solicitó que se aclare este punto.

  5. La Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, manifestó la satisfacción del Grupo porque todas las recomendaciones presentadas por la DCI han sido recogidas en el documento. Se trata de una práctica que, en opinión del Grupo Africano, debe continuar, y el Grupo recomienda encarecidamente a la OMPI que presente al PBC los informes de la DCI sobre la OMPI. El Grupo Africano mostró su apoyo a los comentarios del DAG y además dijo que, a su juicio, algunas de las recomendaciones presentan una extraordinaria importancia, poniendo como ejemplo las relativas a la planificación estratégica en las organizaciones de NN.UU., la responsabilidad de cada organización de las NN.UU. de lograr los objetivos de desarrollo del milenio y también las referidas al asunto de la cooperación Sur-Sur y triangular en el sistema de las NN.UU. Lamentablemente, las dos categorías de recomendaciones que son de mayor interés para el Grupo Africano han sido clasificadas en el apartado "objeto de estudio" por la Secretaría. El Grupo Africano aseguró además que, si lo ha entendido correctamente, los avances que se han cosechado en esas recomendaciones son en realidad atribuibles a los Estados miembros en lugar de a la propia Secretaría. Eso es lo que el Grupo ha entendido. No obstante, el Grupo no comparte esa opinión. El Grupo considera que la Secretaría puede ya tomar alguna medida en relación con estos asuntos. Por supuesto, existen algunas cuestiones y proyectos controvertidos que se debaten en el CDIP, pero eso no es obstáculo para que la Secretaría tome medidas en este ámbito y, por tanto, el Grupo Africano solicita una aclaración de la Secretaría sobre por qué ésta considera que no pueden aceptarse en la actualidad estas recomendaciones y son todavía "objeto de estudio".

  6. La Delegación de México se refirió en concreto al informe de 2012/9 de la DCI relativo al "pago de sumas fijas en lugar de prestaciones". El informe se refiere a la política de viajes y la Delegación desea abordar un asunto planteado por el Auditor Interno relativo al pago de sumas fijas al personal. La Delegación pidió a la Secretaría que aclare cuándo tiene previsto preparar el informe mencionado por la DCI. Lo que la DCI refiere es que el órgano rector debe pedir un informe sobre el uso de la opción de la suma fija en el que, entre otras cosas, se comparen los costos de la opción de la suma fija con los de la organización del viaje, etcétera. Esta mención se encuentra en la recomendación nº 1 efectuada por la DCI del examen de que se trata. En el caso de los pagos de una suma fija por la OMPI, la Delegación afirmó que desea que la Secretaría aclare si el pago equivale a todo el costo o al 80% del costo de los viajes en clase ejecutiva.

  7. La Delegación de España dio las gracias a la Secretaría por la calidad de la primera edición del informe de seguimiento. Manifestó su deseo de que se convierta en un elemento permanente del orden del día del PBC, pues ello hará posible que los Estados miembros hagan un seguimiento de estas recomendaciones, de una gran importancia, así como de la muy relevante labor realizada por la DCI. La Delegación formuló los siguientes comentarios y pidió una respuesta a la Secretaría. En primer lugar, en relación con la recomendación 3 del documento JIU/REP/12/9 relativo al pago de entre el 15% y el 40% de las dietas al personal, preguntó sobre la situación actual en la OMPI. Otra de las recomendaciones se refiere a la creación de un coordinador de multilingüismo. La Delegación pidió que la Secretaría aclare si la OMPI tiene previsto implantarlo en un futuro próximo. Por último, el documento sólo contiene recomendaciones a los órganos legislativos, mientras que la DCI también formuló recomendaciones para los jefes ejecutivos. Se pregunta si las futuras ediciones de este informe podrían incluir información adicional sobre las recomendaciones formuladas a los jefes ejecutivos, para que el Comité pueda tener conocimiento de tales recomendaciones y hacer un seguimiento de las mismas.

  8. La Delegación de Egipto dio las gracias a la Secretaría por el informe y se sumó a la propuesta presentada por España, de que este asunto conste como punto permanente del orden del día del PBC para que sea posible su continua revisión. Además, también se adhirió a las declaraciones de las delegaciones del Brasil y Argelia relativas a la recomendación de la DCI sobre cooperación Sur-Sur. En opinión de la Delegación, la recomendación 3, que solicita que se establezcan estructuras, mecanismos y coordinadores localizables y específicamente encargados de desarrollar la política institucional y la estrategia de apoyo concreta de cada organización y de proveer a la coordinación de la cooperación Sur-Sur y triangular desde sus respectivas organizaciones, debe efectivamente considerarse como "en curso" o "en aplicación", por formar parte del proyecto Sur-Sur. En relación con la recomendación 9, que aboga por la asignación de un porcentaje específico, no inferior al 0,5% de los recursos presupuestarios básicos, a la promoción de la cooperación Sur-Sur en sus respectivas áreas de competencia, previa consulta con los países del programa, así como acordar con los países donantes el uso de una parte concreta de los recursos extrapresupuestarios para financiar las iniciativas de cooperación Sur-Sur y triangular, la Delegación considera que esta recomendación debe incluirse en la propuesta de presupuesto por programas, ya que se puede planificar, y pidió su inclusión en el presupuesto por programas. Además, se refirió también a las recomendaciones sobre el examen realizado por la DCI del multilingüismo en el sistema de las NN.UU., en concreto a las recomendaciones 6 y 15, que apoyan, incluso por medio del presupuesto, las medidas necesarias para garantizar la efectiva plasmación de la labor básica de la Organización en todos los idiomas oficiales y de trabajo; como es sabido, estas recomendaciones de la DCI tratan de garantizar que se usan todos los idiomas oficiales en relación con todas las actividades, informes, grupos de trabajo, comité, etcétera, de la Organización. Dado que esta recomendación ha sido aceptada por la Secretaría y está en curso, la Delegación espera con interés conocer la situación en que se encuentra la aplicación de esa recomendación concreta. Como conclusión, la Delegación solicitó información detallada de la Secretaría sobre las once recomendaciones objeto de estudio, en particular sobre la situación en que se encuentra el estudio de esas recomendaciones y si van a aplicarse. En caso de que las recomendaciones no se apliquen, la Delegación solicita que se le comunique el motivo.

  9. La Secretaría abordó las cuestiones planteadas del siguiente modo. En primer lugar, desde una perspectiva general y en repuesta a la pregunta de la Delegación de España acerca de la solicitud de un informe más completo que incluya las recomendaciones dirigidas a los jefes ejecutivos de las organizaciones, la Secretaría comunicó a la reunión que, a partir del próximo año, se prevé que el sistema de seguimiento por Internet de la DCI, al que los Estados miembros tienen acceso, sea utilizado para informar sobre el estado en que se encuentran las recomendaciones en la OMPI. Dentro del sistema de la DCI también se podrá acceder a las recomendaciones dirigidas los jefes ejecutivos. De esa forma, los Estados miembros tendrán una panorámica completa. En la actualidad, el sistema de seguimiento por Internet de la DCI no permite que las organizaciones participantes, incluida la OMPI, cambien su valoración de las recomendaciones una vez que se ha cargado la información. Por tanto, si las Delegaciones comprueban la situación de las recomendaciones que se recoge en el documento del PBC, no tiene por qué coincidir con la que en ese momento consta en el sistema de la DCI. La DCI se está ocupando de este problema. A partir de 2014, la Secretaría podrá elaborar directamente un informe desde el sistema de la DCI, lo que permitirá que los Estados miembros se formen una idea completa que también incluya las recomendaciones dirigidas a los jefes ejecutivos; en otro caso, los Estados miembros recibirían un voluminoso documento que podría resultar decepcionante. Esta es una propuesta que hay que tener en cuenta. En relación con el asunto de los viajes, la Secretaría tomó nota de este asunto y comunicó que está siendo examinado. Por lo que respecta a la cuestión planteada por la Delegación de Egipto relativa a la expresión "objeto de estudio", cuando la Secretaría acepta una recomendación significa que está activa en ese momento, porque, una vez que la recomendación es aceptada en el sistema, la situación de su aplicación mostrará automáticamente que se encuentra "en curso", lo que significa que se están tomando medidas para aplicarla. Una vez que es aplicada, puede actualizarse su situación para mostrarla como "aplicada". La DCI se hace cargo del asunto a partir de ese momento. Cuando la situación muestra que una recomendación es "objeto de estudio", significa que la Secretaría llevará a cabo un análisis que servirá de base para aceptar la recomendación, con objeto de determinar si genera un ahorro de costos o si merece la pena aplicarla. Ello no significa que la Organización no la acepte, sino que indica que está siendo examinada en tanto que la Secretaría decide si la acepta o proporciona una explicación, como la CCIS ha señalado muy claramente para cualquiera de estas recomendaciones. Por tanto, cuando no se acepta una recomendación, y no se hace aquí referencia a ninguna de las actuales recomendaciones en particular, la Organización está dispuesta a asumir el riesgo residual derivado de no aceptar esa recomendación, y posteriormente explicará a la CCIS por qué no la ha aceptado. La Secretaría explicó que las once recomendaciones actualmente objeto de estudio pueden tener una situación muy distinta cuando vuelvan a ser presentadas a los Estados miembros, pues la Secretaría habrá hecho una valoración y la recomendación podrá encontrarse en una situación diferente, ya que pueden haberse realizado trabajos para que avance. En un momento futuro, la situación de esas recomendaciones puede cambiar a "aceptada", pero en esta fase concreta, cuando la Organización afirma que una recomendación es objeto de estudio significa que todavía no está disponible la información práctica necesaria para considerarla como aceptada. La Secretaría añadió que, en relación con las recomendaciones relativas a sumas fijas, la Organización está estudiando los ahorros de costos derivados de las mismas. Como los Estados miembros sabrán, las otras organizaciones de las NN.UU. utilizan siempre sumas fijas para las vacaciones en el país de origen. Es poco probable que alguna organización vuelva a utilizar importes reales en lugar de sumas fijas, pues no tendría sentido. Los costos de transacción serán mucho mayores que cuando se utilizan sumas fijas, motivo por el cual se introdujeron las sumas fijas. La Secretaría concluyó comunicando a los Estados miembros que estos son los temas objeto de examen y que en la siguiente reunión se ofrecerá una actualización sobre estas cuestiones, con detalles sobre los avances realizados por la Secretaría.

  10. La Delegación de Argelia pidió a la Secretaría que confirme su idea de que el uso de la expresión "objeto de estudio" no significa necesariamente que la Secretaría no acepta la recomendación, sino que sigue examinando las consecuencias de aceptarla.

  11. La Secretaría contestó que no tiene por qué ser necesariamente así. La terminología empleada en el sistema de la DCI es bastante rígida. Cuando una recomendación se acepta, no existen distintas opciones a utilizar con respecto a su aplicación. Por ejemplo, en lugar de decir "aceptada", "en curso", etcétera, la Secretaría prefiere emplear la expresión "objeto de estudio", porque de esa forma puede más adelante cambiar la situación en que se halla. La rigidez de los parámetros del sistema genera algunos problemas. Cuando se está evaluando una recomendación relativa, por ejemplo, a la cooperación Sur-Sur, cabe que los Estados miembros se estén cuestionando el compromiso de la Organización. Sin embargo, cuando la Secretaría lleve a cabo la evaluación de 2014, examinará entonces lo que hay que hacer. Ello no significa que la Secretaría haya aceptado o rechazado la recomendación.

  12. La Delegación de Argelia expresó preocupación en el sentido de que al indicar simplemente "objeto de estudio" y, por ejemplo, considerar al mismo tiempo que un proyecto forma parte de la cooperación Sur-Sur pueda generarse efectivamente un conflicto. En consecuencia, la Delegación alberga algunas dudas sobre la expresión "objeto de estudio", que significa que la Secretaría puede decidir que no merece la pena ejecutar el proyecto, con lo que la Delegación no está de acuerdo. Por su parte, la Secretaría sostiene básicamente que se trata únicamente de un mecanismo que no es muy flexible y que, si la Secretaría dice que se acepta, tendría que introducir algunos indicadores y señalar el modo de proceder que se ha seguido, algo que la Secretaría no está aún en condiciones de realizar. Por tanto, la situación está totalmente clara para la Delegación. Sin embargo, preguntó si, en lugar de la expresión "objeto de estudio", puede utilizarse otra expresión como "en cours d’acceptation" o su equivalente en inglés.

  13. La Secretaría comunicó que los parámetros del sistema DCI son rígidos y que no existen muchas opciones disponibles. Para adoptar ese texto, la Secretaría tendría que modificar los parámetros de la totalidad del sistema de la DCI con el fin de dar cabida a esa posibilidad. La Secretaría no puede hacerlo en el momento actual.

  14. La Delegación del Brasil, haciendo uso de la palabra en nombre del DAG, dio las gracias a la Secretaría por las explicaciones y manifestó que no puede comprender por qué las labores realizadas en el CDIP se aducen como el motivo por el que la recomendación todavía no ha sido aplicada. El Grupo considera que la reunión debe esperar hasta el resultado final de los debates celebrados en el CDIP y, a continuación, se iniciará o no la ejecución de la cooperación Sur-Sur y triangular. Indicó que existen dos aspectos distintos. La cooperación triangular tiene un aspecto que no está incluido en el debate del CDIP. El Grupo quiere que se examine esta cuestión y que tenga su reflejo efectivo en la cooperación Sur-Sur.

  15. La Secretaría informó a la reunión de que planteará este asunto al director de programa afectado y volverá a informar a los Estados miembros.

  16. La Delegación de Bélgica se refirió al asunto relativo al posible uso de una terminología distinta y señaló que, al menos en relación con la cooperación Sur-Sur y para el seguimiento durante la sesión del CDIP de noviembre, se ha previsto un día después de la sesión del CDIP para que los Estados miembros debatan cualquier asunto adicional en materia de seguimiento. Por tanto, si los Estados miembros aceptan el cambio de la expresión "objeto de estudio" por "posible aceptación", la Delegación considera que en la situación actual ello obstaculiza los debates que los Estados miembros iban a celebrar después del CDIP en noviembre.

  17. La Delegación de Egipto dijo que considera que, a la vista de las aclaraciones facilitadas, cuando se utiliza la expresión "objeto de estudio" se quiere decir que la recomendación puede adoptarse con posterioridad, aunque, de hecho, en la práctica, significa que la Organización está aplicando efectivamente la recomendación, al menos en lo que respecta a la cooperación Sur-Sur y en el caso de las recomendaciones 3 y 9. Hay cooperación destinada a crear un fondo, lo que significa que la recomendación relativa a esta materia está siendo efectivamente aplicada. Existen proyectos para constituir un fondo. Por ejemplo, ¿los Estados miembros suprimirán al coordinador? La Delegación opina que no. En otras palabras, se está aplicando la recomendación. El Proyecto ha sido adoptado. Existen actividades relacionadas con el proyecto, así como acuerdos con donantes para fomentar y financiar la cooperación entre los países del sur. Por consiguiente, la Delegación preguntó por qué en este caso no se utiliza la palabra "aceptada" o se dice que está en proceso de aplicación. Solicitó una aclaración sobre la insistencia en el uso de la expresión "objeto de estudio".

  18. La Secretaría ofreció la siguiente respuesta. Esta recomendación de la DCI se refiere al establecimiento de estructuras y mecanismos identificables y específicos dentro de la Secretaría de la OMPI. Hasta el momento, hay un proyecto para mejorar la cooperación Sur-Sur, que ha sido aprobado en el CDIP y que la OMPI ha ejecutado. La Secretaría recordó a las Delegaciones que este proyecto está sujeto a plazo y tiene un carácter limitado porque prevé un período de dos años. El proyecto se concluirá en diciembre de 2013 y será evaluado en abril de 2014. Sin embargo, también se analizará y debatirá el proyecto durante el CDIP de noviembre, en el curso de los debates de los informes sobre la marcha de los distintos proyectos. La Secretaría añadió que por el momento la Organización está ejecutando este proyecto, pero que se está haciendo mucho menos de lo que la recomendación de la DCI solicita, que consiste en identificar una estructura, unos mecanismos y un coordinador específicos para la cooperación Sur-Sur. Dado que se trata de un proyecto sujeto a plazo y de carácter limitado, ya que concluirá en diciembre, hasta el momento el director del proyecto ejerce o desempeña la función de coordinador en relación con la cooperación Sur-Sur dentro de la Organización. Sin embargo, al final se efectuará una petición para que los órganos legislativos de la Organización, el CDIP o el PBC, establezcan una estructura identificable específica. En consecuencia, la evaluación de este proyecto tendrá lugar en abril del próximo año, lo que explica la inclusión de esa expresión. Entonces se tomará una decisión sobre si continuar con el proyecto, con la fase 2 del mismo, o dotar recursos en el presupuesto ordinario de la Organización para crear esta estructura específica en el marco del mecanismo para la ejecución de proyectos del CDIP. La Organización tiene la posibilidad y el reto de encontrar recursos en el supuesto de que el CDIP tome la decisión de que un proyecto Sur-Sur pase a la segunda fase o continúe de otra forma. Así pues, la Organización dispone de las vías, la estructura y la posibilidad para identificar los recursos. Esa es la razón por la que la Secretaría ha incluido ese texto aquí. Además, se trata de una decisión que debe ser adoptada no sólo por la Secretaría, sino también por los Estados miembros. Por tanto, la Secretaría tiene una vía de ejecución, pero depende de la decisión de los Estados miembros en cuanto a la forma de avanzar en la aplicación de estas recomendaciones.

  19. La Delegación del Brasil dio las gracias a la Secretaría por la información facilitada, pero solicitó aclaraciones adicionales, pues tiene intención de intervenir en nombre de su propio país. El Brasil participa intensamente en la cooperación triangular. El año pasado, el Brasil suscribió un acuerdo con la OMPI y tiene un coordinador trabajando en la Oficina de la OMPI de Río de Janeiro. El Brasil cuenta con la estructura necesaria y comparte estas iniciativas y, en paralelo con las iniciativas del CDIP, colaborará con la institución para mejorar la cooperación Sur-Sur. Añadió que, cuando las NN.UU. recomiendan que la familia de las NN.UU. siga estas recomendaciones, éstas deben ser aceptadas y aplicadas. Ese será el caso cuando el análisis ponga de manifiesto que un elevado número de los miembros de la OMPI están interesados en la cooperación Sur-Sur. La Delegación aseguró también que, en este sentido, desea reiterar la idea de que los Estados miembros no tendrán margen para examinar las recomendaciones, sino que básicamente las aceptarán y posteriormente debatirán la política específica de cada organización, y en el CDIP podrían debatirse las políticas y la forma de aplicar mejor estas recomendaciones en la OMPI; no obstante, para la Delegación no existen motivos para entender que esto no sea aplicable a la OMPI y, por tanto, debe aceptarse.

  20. La Delegación de la India, haciendo uso de la palabra en nombre de su propio país, dio respaldo a la declaración realizada por la Delegación del Brasil en nombre del DAG, y se refirió a la declaración de la Delegación del Brasil en nombre de su propio país, añadiendo que también considera que esta propuesta sobre cooperación Sur-Sur y triangular debe desvincularse de la propuesta de proyecto del CDIP. Ha de tratarse como una recomendación independiente de la DCI y la Secretaría debe tomar medidas para iniciar su aplicación, en lugar de esperar a una decisión del CDIP en la sesión de noviembre o posiblemente durante el examen que se llevará a cabo en el próximo año.

  21. La Delegación de Argelia dio las gracias a la Secretaría por las aclaraciones facilitadas. Declaró que entiende la recomendación nº 3 de forma muy distinta y considera que no es tan rígida como la Secretaría ha comentado. La Delegación no habla en este momento de establecer un mecanismo único para una recomendación, sino que va mucho más allá. La recomendación afirma que las organizaciones de las Naciones Unidas deben establecer estructuras o mecanismos de apoyo a la coordinación y cooperación en el contexto de actividades Sur-Sur, mediante la reasignación que corresponda del personal y los recursos necesarios para ello. No es un enunciado inflexible. Propone que cada Secretaría pueda abordar este tema como considere oportuno y, en relación con la asistencia técnica, la Delegación no la considera incluida únicamente en el marco de la cooperación Sur-Sur. Cuando la Secretaría organiza seminarios en regiones concretas, como América Latina, África o Asia, se trata de una forma de cooperación Sur-Sur y de promoción de la cooperación Sur-Sur. En consecuencia, quizá la interpretación de la Secretaría al respecto es inflexible, pero la recomendación en sí misma no obliga a la Secretaría a crear un órgano para la cooperación Sur-Sur. Afirmó que la Secretaría debe tratar de apoyar la cooperación y coordinación Sur-Sur como proceda. El Grupo Africano considera que la recomendación ha sido aceptada por la Secretaría como consecuencia de las actividades en las que ésta participa, pues ya interviene en materia cooperación. Este es el motivo por el que la Delegación no entiende por qué se está todavía estudiando esta recomendación.

  22. La Delegación de Egipto expresó su agradecimiento a las Delegaciones del Brasil, Argelia y la India por sus declaraciones, y añadió que esta es una recomendación distinta para la OMPI y que debe aplicarse con independencia del proyecto Sur-Sur del CDIP por ser lo correcto. De hecho, la Delegación está aún más perpleja después de escuchar las explicaciones, porque considera que llevan a un callejón sin salida, ya que estas recomendaciones se presentan a la Secretaría para su aplicación y la Secretaría realiza una evaluación para su aplicación, aceptación o para declararlas no pertinentes o en estudio, si bien resulta desconcertante indicar en este momento a los Estados miembros que, en cuanto tales, tienen la responsabilidad de conseguir una resolución del PBC o del CDIP para que la Secretaría inicie la aplicación. En esas circunstancias, la Delegación de Egipto se reserva el derecho a retomar este punto durante los debates del presupuesto por programas y analizar en qué medida puede aplicarse la recomendación en el marco de la propuesta de presupuesto.

  23. La Delegación de Alemania afirmó su deseo de referirse nuevamente a lo señalado por Bélgica en nombre del Grupo B. La DCI dirige la recomendación a los órganos legislativos. No dice que los órganos legislativos tienen que actuar inmediatamente o que tienen que actuar al margen de los procedimientos ordinarios, sino en la próxima oportunidad disponible. En el momento actual, este órgano legislativo ha tomado la decisión de adoptar un enfoque de proyecto. Si los Estados miembros así lo desean, cuando sea necesario algún cambio y una vez que el proyecto esté concluido, podría cambiarse a un sistema diferente, el sistema del coordinador o cualquier sistema que se defina en el futuro, pero por el momento a la Delegación de Alemania le parece totalmente adecuado afirmar que la recomendación de disponer de un sistema de coordinador está siendo objeto de estudio, porque todavía no se ha tomado una decisión. Esta es la opinión de la Delegación y, en este sentido, ésta no aprecia ningún problema. Como toda esta situación cambiará en noviembre, cuando las delegaciones hayan debatido el asunto y después de que dispongan de la evaluación del proyecto, podrá tomarse entonces una decisión. Esto es seguro y Alemania y el Grupo B participarán decididamente en esa decisión. No se trata de aceptar la redacción utilizada, ya que es "objeto de estudio"; esa expresión no conlleva que los Estados miembros deseen detener esto. Se trata de una cuestión del procedimiento adecuado.

  24. La Delegación del Brasil dio las gracias a la Delegación de Alemania por sus comentarios y manifestó su deseo de determinar si se entiende que la práctica de seguir el enfoque del proyecto en el CDIP constituye una opción, pero no significa que una recomendación no se acepte. Dijo que no comprende por qué no debe mostrarse como aceptada y considera que los Estados miembros están tratando de determinar la manera propia de la OMPI para abordar la cooperación Sur-Sur y la cooperación triangular, estando en proceso de aplicación.

  25. La Delegación de España se refirió a las preguntas que planteó en una intervención anterior y que todavía no han sido contestadas, y solicitó una respuesta de la Secretaría.

  26. La Secretaría contestó que hay tres preguntas pendientes, una se refiere a que este asunto sea un punto permanente del orden del día del PBC, como sucede en la actualidad, lo que depende fundamentalmente de los Estados miembros, tema que se planteará en la Sección de Auditoría y Supervisión del orden del día del PBC. La pregunta relativa a las recomendaciones a los jefes ejecutivos ha sido contestada pero, por lo que el representante de la Secretaría puede recordar, la Delegación de España también ha formulado una pregunta sobre el coordinador de multilingüismo y la Secretaría solicitó que confirmase si así era.

  27. La Delegación de España contestó que así es efectivamente y que se ha presentado otra pregunta sobre la recomendación relativa al porcentaje de dietas, solicitando la Delegación aclaración sobre cuál es la situación actual en la OMPI a este respecto.

  28. La Secretaría contestó que, en relación con las dietas, la OMPI no está en sintonía con el sistema de las NN.UU., situación que se está revisando actualmente, y remitió a la Delegación a la recomendación 3, en la página 2 del documento objeto de debate. Esta cuestión acaba de ser examinada por la Secretaría y la Organización está estudiando cómo modificarla.

  29. La Delegación de España confirmó que el asunto relativo al coordinador para multilingüismo no forma parte de la documentación presentada antes de la reunión, pero recuerda haberlo visto al leer el informe de la DCI publicado sobre esta materia y se pregunta por qué no se ha incluido en la documentación. Apuntó que quizá ha sido porque han intervenido los jefes ejecutivos en lugar de los órganos legislativos, y que ese puede ser el motivo por el que no figure en el informe. Sin embargo, la Delegación considera aún que el asunto es pertinente para esta cuestión.

  30. La Secretaría confirmó que así ha sucedido y preguntó a la Delegación de España si puede abordarse este asunto en el punto del orden del día relativo al Informe sobre la marcha de la aplicación de la política lingüística en la OMPI, cuando el Director del Departamento Lingüístico y de Conferencias estará disponible para contestar preguntas.

  31. El Presidente manifestó su esperanza de que los coordinadores de grupo colaboren entre sí para encontrar una solución a la cuestión objeto de estudio, ya que todavía no se ha alcanzado un acuerdo. En consecuencia, este punto del orden del día fue aplazado.

  32. Tras los debates mantenidos en el marco del punto 21, el Comité adoptó la siguiente decisión sobre este punto del orden del día.

  33. El Comité del Programa y Presupuesto recomendó a la Asamblea General de la OMPI que considere este tema y tome las medidas adecuadas.



PUNTO 8 LA GOBERNANZA EN LA OMPI





  1. Los debates se basaron en los documentos WO/PBC/18/20 y WO/PBC/21/20.

  2. Al presentar el punto del orden del día sobre la gobernanza en la OMPI, el Presidente recordó que, durante la decimoctava sesión del PBC se había formulado una petición a la CCIS para examinar la estructura de gobernanza de la OMPI y presentar a los Estados miembros el informe que incluya las recomendaciones de la CCIS. También se ha realizado una petición al Presidente de la Asamblea General para celebrar consultas con los coordinadores de grupo y tres delegados de cada región, con vistas a debatir el informe de la CCIS y presentar recomendaciones específicas a la decimonovena sesión del PBC. El Presidente también recordó que el Presidente de la Asamblea General había presentado el documento WO/PBC/19/26 e informado a la decimonovena sesión del PBC sobre los resultados de su reunión con los siete grupos regionales. Después de una presentación verbal del Presidente de la CCIS, que se centró en los principales puntos anteriormente mencionados, el Presidente de la Asamblea General propuso que el PBC tome note de su informe y decida sobre la posible adopción de medidas adicionales en este asunto. El Presidente dijo que, por tanto, las distintas opciones sobre las que los Estados miembros tienen que decidir son: 1)  que el PBC examine el informe del Presidente de la Asamblea General y tome nota del mismo; 2)  que el PBC siga adelante y encomiende a la CCIS la realización de un estudio a fondo de la cuestión; 3)  si los miembros no desean realizar un estudio completo por razón de los costos, que el PBC solicite a la CCIS, comisión experta independiente del auditor externo, la realización de un estudio previo general. Recordó que se han manifestado distintas opiniones sobre la necesidad de contar con un estudio detallado. De una parte, algunos reconocen que la actual estructura parece estar funcionando con mayor eficacia que antes. Sin embargo, también consideran que todavía existe margen de mejora y que resulta muy necesario fortalecer adicionalmente las tareas del PBC y del Comité de Coordinación de la OMPI al objeto de que cumplan con sus deberes ejecutivos y su mandato con mayor eficacia y eficiencia. El Presidente señaló que, de otra parte, otras delegaciones consideran que no hay necesidad de revisar en profundidad la estructura de la OMPI, y opinan que la CCIS y otros órganos no precisan de una remodelación importante. Dijo que, tras los extensos debates celebrados en los grupos regionales y en foros de carácter más amplio, no se ha alcanzado un consenso sobre el estudio detallado. Parece existir un apoyo limitado al estudio previo, sin que haya acuerdo para establecer un grupo de trabajo formal o para solicitar a la DCI que examine la cuestión. Existe un acuerdo para plasmar las deliberaciones y el resultado del proceso informal en un formato estructurado. También dijo que al término de esas deliberaciones se pudo preparar un texto que ahora se presenta al Comité:

"1)  el Comité toma nota del informe del Presidente de la Asamblea General, del informe de la CCIS y de las observaciones de los Estados miembros al respecto, documento WO/PBC/19/26; 2) tras examinar la cuestión de la gobernanza, decidió continuar su examen de la cuestión, incluida una consulta oficiosa de composición abierta dirigida por un presidente. En dicho proceso se examinarán las propuestas de los Estados miembros sobre la gobernanza, empezando a partir de los documentos ya presentados por los Estados miembros, entre los que se incluyen, sin ánimo de exhaustividad, los documentos WO/PBC/18/20 y WO/GA/38/2. Mediante dicho proceso se pretende determinar por consenso las cuestiones que son de interés común, y posibles mejoras en relación con el sistema de gobernanza de la OMPI, y recomendarlas al próximo PBC en un formato estructurado para su examen, incluidas, sin ánimo de exhaustividad, las siguientes categorías: 1) estructura de gobernanza, incluidas, sin ánimo de exhaustividad, las funciones, responsabilidades y la mejora de la eficiencia de los actuales órganos rectores de la OMPI; 2) cuestiones relacionadas con la eficacia y la gestión. Se celebrarán tres reuniones, ofreciéndose servicio de interpretación al español y al francés. Dicho proceso es sin perjuicio del derecho de los Estados miembros de presentar propuestas; y 3) decidió que la cuestión de la gobernanza de la OMPI permanezca en el orden del día de la vigésima sesión del PBC".

  1. El Presidente recordó que, al inicio de este punto del orden del día, el Grupo Africano presentó una propuesta sobre gobernanza que ha sido distribuida.

  2. La Delegación de Egipto, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, recordó que en el último PBC los Estados miembros acordaron continuar debatiendo la cuestión de la gobernanza. Recordó que la gobernanza constituye una cuestión que tiene pendiente el Comité, que la ha debatido durante mucho tiempo sin resultados concretos. La Delegación remitió al documento WO/PBC/17/2 Rev., que contiene las propuestas y comentarios de los Estados miembros para mejorar la gobernanza de la OMPI efectuados por el Grupo Africano, Australia, China, Francia, Alemania, Japón, Mónaco, República de Corea, Reino Unido, los Estados Unidos de América y el DAG. El contenido del documento del Grupo Africano se basa en estas propuestas de los Estados miembros, se presenta como base de partida para los debates en materia de gobernanza y sus cinco ideas no constituyen una lista exhaustiva, sino simplemente una propuesta de debate. El Grupo está abierto a recibir ideas y sugerencias adicionales de otras delegaciones. La Delegación dijo que las cinco ideas son las siguientes: 1) mejorar la labor del PBC mediante, por ejemplo, una reunión periódica del PBC dos veces al año durante una sesión de cinco días. El PBC debería examinar regularmente asuntos relacionados con los recursos humanos. Se trata de algo que la Delegación considera que se debatió el día anterior, a propuesta de la Delegación de Italia. 2) Mejorar la labor del Comité de Coordinación. La Delegación señaló que el Comité de Coordinación se reúne una vez al año con carácter complementario a la Asamblea General. La Delegación opina que el Comité de Coordinación podría ser dotado de funciones ejecutivas y reunirse con mayor regularidad. También señaló que hay que definir con mayor claridad el reparto de responsabilidades entre el PBC y Comité de Coordinación. Tomó nota de que solo el Comité de Coordinación tiene mandato para introducir un cambio importante en el orden del día de la Asamblea General. La Delegación dijo que es importante que los documentos se traduzcan a los seis idiomas y se publiquen en el sitio web dos meses antes de la reunión, al objeto de permitir que las delegaciones los analicen y consulten; 3) mejorar la interacción entre los Estados miembros y la CCIS. Algunos Estados miembros han presentado otras ideas, como constituir un grupo de trabajo del PBC más pequeño dedicado específicamente a considerar las recomendaciones de la CCIS; una recomendación al PBC para celebrar reuniones trimestrales de la CCIS que incluyan un tiempo dedicado a los presidentes regionales; informes trimestrales que incluyan comentarios y asesoramiento que serán ampliamente divulgados tras la reuniones e incluidos en la documentación del PBC, y que también estarán disponibles por Internet; y que la CCIS siga elaborando una reseña anual para presentarla al PBC en la que se recogerán las opiniones de los grupos regionales y los Estados miembros sobre las cuestiones examinadas; 4) mejorar la interacción de los Estados miembros con los auditores. Esa interacción debe mejorarse mediante reuniones informales periódicas. La última sugerencia contempla el establecimiento de un mecanismo justo y eficiente para la elección de los presidentes y vicepresidentes de los órganos de la OMPI, garantizando la igualdad en el proceso de selección. Se trata de un asunto importante y los Estados miembros deben continuar perseverando para tratar de adoptar dicho mecanismo. La Delegación solicitó a los Estados miembros del PBC que examinen las anteriores ideas propuestas, encaminadas a mejorar la gobernanza de la OMPI, y presten asesoramiento respecto de las mismas. Reiteró la necesidad de realizar un examen completo de estas y otras ideas de otros Estados miembros, como parte de la reunión entre sesiones del PBC, que puede celebrarse en febrero de 2014, a fin de presentar recomendaciones específicas en la vigésima segunda sesión del PBC de septiembre de 2014. Esta reunión también brindará la oportunidad a los Estados miembros de recibir el informe de la DCI, que puede ser considerado como parte de la reunión entre sesiones.

  3. La Delegación de Bélgica, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, recordó que, como ha indicado anteriormente, en el PBC no se aborda normalmente la gobernanza como tal. Dijo que tanto en la presente como en pasadas sesiones del PBC, la interacción de los miembros en materia presupuestaria ya constituye una parte integral de la gobernanza de la Organización. En segundo lugar, la Delegación señaló que los debates generales sobre gobernanza se iniciaron hace bastante tiempo, en la decimoctava sesión del PBC. Desde entonces, la OMPI ha introducido cambios significativos en sus estructuras de gobernanza. El debate sobre gobernanza está algo desfasado. En tercer lugar, el Grupo B y otros grupos han tomado parte durante el PBC en un interesante pero inconcluso debate sobre la gobernanza de la OMPI. El Grupo B considera que ha llegado el momento de poner fin al antiguo debate sobre gobernanza. De otra parte, el Grupo opina que el informe de la DCI puede contener recomendaciones adicionales en materia de gobernanza. Estas recomendaciones, que deberían estar disponibles en la primavera del año próximo, también deben tenerse en cuenta en los debates sobre gobernanza. La Delegación expresó su agradecimiento al Grupo Africano por su reciente presentación de un nuevo documento sobre la gobernanza y dijo que los Estados miembros tienen que reflexionar sobre las propuestas incluidas en el mismo, pero que, como principio de buena gobernanza, el Grupo B no está nunca a favor de reuniones entre sesiones. Por último, la Delegación dijo que el Grupo B también está preparando algunas ideas relativas a la gobernanza.

  4. La Delegación del Brasil, en nombre del DAG, agradeció al Grupo Africano la presentación de la propuesta y manifestó su deseo de sumarse a la misma. Alabó la labor de reunir todas las sugerencias en materia de gobernanza realizadas en las sesiones precedentes del PBC. El DAG considera que algunas de esas sugerencias ya han sido parcialmente aplicadas pero, no obstante, es importante debatirlas para mejorar el funcionamiento y la eficacia de la Organización. El DAG coincide con el Grupo B en que el informe de la DCI supondrá un buen punto de partida para los debates. No obstante, el DAG opina que los Estados miembros deben liderar este proceso. El DAG está de acuerdo con el Grupo B en que, a veces, las reuniones entre sesiones son de una gran exigencia para las delegaciones, y aboga por la inclusión de una de las sugerencias del DAG en el documento propuesto por el Grupo Africano, a saber, la revisión del calendario de reuniones para hacer posible que las delegaciones tengan tiempo suficiente para preparar las reuniones.

  5. La Delegación de Sudáfrica apoyó la propuesta formulada por la Delegación de Egipto en nombre del Grupo Africano, así como la declaración efectuada por el Brasil en nombre del DAG. La Delegación considera que existe la necesidad de mejorar la gobernanza de la OMPI, en concreto estructuras como el PBC y el Comité de Coordinación. La Delegación considera que el enfoque de mayor cooperación y coordinación entre los Estados miembros supone una mejora. La Delegación se mostró convencida de que la mejora de la gobernanza en la OMPI ayudará a acelerar y mejorar la transparencia, y aprovechó la oportunidad para alentar a los Estados miembros a estudiar la propuesta y tomar parte en un diálogo constructivo.

  6. La Delegación de la India acogió con satisfacción la propuesta sobre gobernanza de la OMPI presentada por el Grupo Africano, que es una cuestión que lleva mucho tiempo pendiente en el PBC. Dijo que existen varias ideas muy constructivas y acertadas incluidas en el documento, que tampoco son nuevas. Indicó que hay un informe pendiente de la DCI pero que, a pesar de ello, opina que los Estados miembros deben ponerse de acuerdo en algunos criterios, cuestiones básicas que beneficiarán a la Organización y a los Estados miembros. Acogió con satisfacción la propuesta del DAG, a añadir a la propuesta del Grupo Africano, y espera con interés colaborar constructivamente para lograr un consenso satisfactorio entre los Estados miembros sobre la cuestión recurrente de la gobernanza.

  7. La Delegación de España dio las gracias al Grupo Africano por su propuesta y dijo que considera que la misma es digna de estudio y que el Comité necesita de algo más de tiempo para analizarla con detenimiento. Señaló que existe una lista abierta en la que pueden incluirse asuntos. Añadió además que, de no existir acuerdo sobre los mismos, pueden eliminarse algunos aspectos. La idea presentada por el DAG también es muy interesante. Otra idea que la Delegación considera muy importante y que ha sido debatida en el Grupo B es cómo mejorar la eficacia y la metodología de los comités de la OMPI. La Delegación concluyó que el informe de la DCI abarcará probablemente algunas de estas cuestiones y que lo más aconsejable es esperar al mismo.

  8. La Delegación del Senegal manifestó su apoyo a la propuesta efectuada por el Grupo Africano, que tiene por objetivo mejorar la metodología y gobernanza de la OMPI, para lograr una mejor eficacia y transparencia en la gestión de la Organización. También mostró su apoyo por la propuesta realizada en nombre del DAG.

  9. La Delegación de Bélgica, haciendo uso de la palabra a título nacional, dio las gracias a la Delegación del Brasil por la última adición a la propuesta, y añadió la cuestión de la previsibilidad de las reuniones y el asunto del número de reuniones y de los días por reunión como posibles ideas a debatir.

  10. La Delegación del Brasil tomó nota de los comentarios relativos a las aportaciones que el Comité puede recibir de la DCI, pero dijo que opina que los Estados miembros pueden beneficiarse más de las aportaciones de la DCI si los Estados colaboran, quizá después de que se publique el informe de la DCI. La Delegación recomendó que se tome ahora la decisión de celebrar una reunión y de empezar a colaborar a partir de enero, para poder tener listos los resultados de estos trabajos entre sesiones para el próximo PBC.

  11. La Delegación de Egipto, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, dio las gracias a todas las delegaciones que han colaborado en la propuesta. Les aseguró que el Grupo se ocupará de estas ideas con flexibilidad y espíritu constructivo. La Delegación acogió con satisfacción la nueva propuesta del DAG, sin tener ninguna objeción a que sea incluida dentro de la propuesta del Grupo Africano. En respuesta a la pregunta de la Delegación de España, confirmó que la lista no es exhaustiva, y añadió que acogerá favorablemente otras ideas y propuestas de distintas regiones y delegaciones, así como que el informe de la DCI pueda formar parte del proceso de deliberación. Por tanto, la Delegación propuso celebrar la reunión entre sesiones en febrero, momento en el que los Estados miembros habrán recibido ya el informe de la DCI. Como respuesta a la intervención del Grupo B, la Delegación se mostró de acuerdo en que lo que los Estados miembros hacen en el PBC es gobernanza. Todas las organizaciones que se toman en serio la cuestión de mejorar el rendimiento y los procesos de toma de decisiones muestran interés por los temas de gobernanza. Por tanto, se trata de una cuestión que en sí misma merece ser objeto de la atención y las deliberaciones del Comité. La Delegación no comparte la opinión de que la propuesta presentada esté desfasada. En este sentido, dijo que las ideas del Grupo Africano, así como muchas de las ideas presentadas anteriormente, están siendo consideradas todavía y, por tanto, no están canceladas, anuladas o retiradas. La Delegación no entiende la referencia a poner fin al antiguo debate sobre la gobernanza. Mostró su deseo de que se aclare adicionalmente este punto. La Delegación se mostró de acuerdo en que las recomendaciones de la DCI pueden enriquecer el debate, como ya dijo con anterioridad. Se congratuló por la información de que el Grupo B está preparando ideas para mejorar la gobernanza y pidió al Grupo que comparta dichas ideas con el Comité como lo consideren oportuno, añadiendo que espera con interés poder debatirlas con otros grupos. La Delegación manifestó su deseo de que, por lo que respecta al proceso, éste tenga transparencia y claridad, y considera que la celebración de una reunión en febrero, tras recibir el informe de la DCI, podría ser una forma de proceder.

  12. El Presidente comentó que la gobernanza no constituye una cuestión controvertida. Señaló que nadie gana en concreto con el asunto de la gobernanza, sino que beneficia a todos. De lo que se trata es de que los miembros puedan tomar una decisión que mande un mensaje positivo a la Organización. Es una situación en la que todos ganan. La gobernanza no constituye un asunto del Grupo B contra el Grupo Africano; en ese caso no beneficiaría a nadie. A su juicio, el Comité puede adoptar la postura de declarar que existe un consenso sobre alguno de los elementos de la propuesta del Grupo Africano, así como del DAG, e identificar esos elementos, dejando que el resto sea adicionalmente debatido en el futuro. Además, eso transmitirá el mensaje de que es posible la colaboración en el seno del Comité.

  13. La Delegación de Hungría dijo estar algo desconcertada con la propuesta del Presidente. La Delegación es de la opinión de que la gobernanza de la OMPI está en un estado bastante bueno en comparación con otras organizaciones. El Grupo Africano ha formulado sugerencias interesantes, pero la Delegación no ha tenido tiempo de examinarlas detenidamente. Dijo que ha participado en tres reuniones distintas organizadas por el Presidente de la Asamblea General de la OMPI sobre el asunto de la elección de funcionarios. No se ha alcanzado ningún consenso y se ha decidido que los Estados miembros no se reúnan otra vez. La Delegación proporcionó algunos ejemplos, como la cuestión de la elección de presidentes, en los que no se ha podido alcanzar un acuerdo después de dos años de debates. Recordó que el informe de la DCI aportará una buena dosis de sentido común a estas deliberaciones, y se mostró dispuesta a que las tres cuestiones se debatan en el PBC.

  14. El Presidente señaló que la Delegación de Hungría ha realizado unas observaciones interesantes y mostró su deseo de responder a la cuestión de la elección de presidentes. Señaló que el hecho de que los Estados miembros no hayan podido encontrar un mecanismo para elegir presidentes no significa que no existan problemas con la elección de presidentes en la OMPI. En su opinión, existe un problema y puso el ejemplo del difícil acuerdo alcanzado finalmente entre las Delegaciones de Egipto y los Estados Unidos de América para presidir el PBC.

  15. La Delegación del Brasil solicitó una aclaración sobre la intervención realizada por la Delegación de Hungría, en el sentido de si se opone a debatir globalmente la gobernanza.

  16. La Delegación de Hungría contestó que la Delegación del Brasil debe haber malinterpretado su intervención. No es que no esté interesada en la gobernanza, sino más bien considera que será más eficaz esperar a tener todos los elementos de juicio sobre la mesa, incluido el informe de la DCI, antes de celebrar el debate sobre esa cuestión.

  17. La Delegación de Egipto reiteró que no es una señal de buena gobernanza el que los Estados miembros aparquen los asuntos, dejándolos para el futuro, cada vez que se topen con una cuestión que no les gusta. La buena gobernanza consiste en que, cuando hay problemas, tienen que resolverse del mejor modo posible. En segundo lugar, la Delegación hizo hincapié en que el Grupo Africano no trata de lograr ninguna victoria, ya que no existe una victoria en este sentido. Lo que trata de lograr es que el Comité analice de buena fe todas las propuestas presentadas por todos los Grupos. El Grupo Africano ha tratado de aportar lo que considera son ideas interesantes para empezar las deliberaciones. Las delegaciones deben aprovechar la oportunidad de hacer las cosas mejor y tratar de abordar estas cuestiones de una forma coherente, en lugar de seguir quejándose sobre ellas. La Delegación opina que los Estados miembros podrían acordar celebrar una sesión de dos o tres días del PBC en febrero, al objeto de debatir todas las cuestiones.

  18. La Delegación de Australia manifestó su apoyo a la intervención efectuada por la Delegación de Hungría, además de agradecer al Grupo Africano su propuesta. El documento contiene muchas ideas interesantes que, sin duda, son dignas de consideración adicional. Se merecen un análisis más detallado, no solo por parte de las Delegaciones en la sala, sino también de sus Gobiernos. La Delegación solicitó que los Estados miembros se lleven la propuesta para poder estudiarla con mayor detenimiento, ya que no hace tanto que se ha recibido.

  19. La Delegación de Alemania dijo que no está de acuerdo con el resumen del Presidente de que los Estados miembros no deben aplazar el debate. A su juicio, la reunión ya ha abordado el debate y estudiado bastantes elementos enumerados en el documento. Se ha debatido incluso la propuesta brasileña. Asimismo, la Delegación mostró su apoyo a las delegaciones que solicitan un poco más de tiempo. La propia propuesta dice que deben presentarse los documentos dos meses antes de un debate, mientras que el presente documento se ha propuesto dos días antes. La Delegación sugirió que el Comité prosiga con el debate sobre esta cuestión durante la vigésima segunda sesión del PBC.

  20. El Presidente se preguntó si, en vista de lo que acaba de decir, la Delegación de Alemania está de acuerdo con su propuesta. Dijo que los Estados miembros pueden acordar la primera parte, que el PBC ha iniciado el debate sobre el asunto de la gobernanza y que también ha empezado a estudiar la propuesta africana. El Presidente dijo que lo que la Delegación de Alemania sugiere es que existe un cierto grado de acuerdo sobre la propuesta brasileña, como el Presidente también ha indicado. Propuso adoptar una decisión que refleje que el PBC ha analizado la cuestión de la gobernanza y que la ha debatido. Los Estados miembros han analizado la propuesta del Grupo Africano, que es acogida con satisfacción pero, al mismo tiempo, han solicitado más tiempo para estudiarla adicionalmente. Existe consenso en que este punto debe considerarse después del informe de la DCI, para poder analizarlo de una forma exhaustiva. El otro asunto sobre el que hay que tomar una decisión es si el PBC se reunirá en febrero, después de la publicación del informe de la DCI, para debatir la cuestión. El Presidente dijo que espera que las delegaciones aporten respuestas sobre estos asuntos.

  21. La Delegación de España dio las gracias al Presidente por sus iniciativas y análisis, que pueden hacer posible que las delegaciones lleguen a un acuerdo. Sobre el asunto de si los Estados miembros necesitan una reunión entre sesiones de carácter informal, la Delegación sugirió que se lleven a cabo contactos entre los siete grupos para evitar celebrar una reunión específica entre sesiones, que puede ocasionar problemas.

  22. La Delegación del Brasil dio las gracias a la Delegación de España por la propuesta y por tratar de encontrar una fórmula para colaborar juntos. En lo tocante a la idea de los contactos entre grupos antes de la próxima sesión, propuso celebrar un debate abierto bajo la dirección del Presidente para preparar el debate del siguiente PBC. En opinión de la Delegación, es necesario colaborar entre sesiones, ya sea mediante una reunión entre sesiones o en otro tipo de reunión informal, para que los Estados miembros puedan tener un debate fructífero en el próximo PBC. Se sumó a la idea de tener una reunión en febrero, pero manifestó su deseo de debatir con otros miembros cuál podría ser el formato de dicha reunión.

  23. La Delegación de Suiza dio las gracias al Presidente por su propuesta. Sobre la forma de proceder, la Delegación dijo que considera que, en el momento actual, el Comité debe tomar la decisión más sencilla posible. Cuanto más complicada sea la propuesta, más difícil será ponerse de acuerdo sobre la misma. En su opinión, la mejor decisión es la de tomar nota del documento del Grupo Africano, como han señalado otros colegas. La Delegación dijo que no ha tenido tiempo de analizarlo detenidamente por culpa de los otros asuntos presentados ante el Comité, que todavía están sin resolver, y propuso continuar los debates sobre gobernanza en la próxima reunión del PBC, tras haber considerado el informe de la DCI. La Delegación no está a favor de celebrar una reunión en febrero. El motivo de es que los Estados miembros tienen por delante seis meses de intensa actividad y necesitarán mucho tiempo para debatir y asimilar el informe de la DCI.

  24. La Delegación de Alemania expresó su preferencia por adoptar la decisión procedimental de que el PBC tome nota y reconozca que el documento del Grupo Africano ha sido presentado, y de que los Estados miembros aborden la cuestión durante la vigésima segunda sesión del PBC. En su opinión, con eso bastará.

  25. La Delegación del Brasil dio las gracias a las Delegaciones de Alemania y Suiza por sus comentarios. La Delegación dijo que constata la existencia de una cierta oposición a la idea de las reuniones entre sesiones, pero propuso tomar la decisión de celebrar reuniones para debatir la cuestión de la gobernanza antes del próximo PBC.

  26. La Delegación de Egipto dijo le gustaría que a estas alturas ya se hubieran logrado avances sobre esta cuestión. La Delegación no se mostró de acuerdo con adoptar una decisión de carácter procedimental, es decir, con un aplazamiento hasta el próximo año. Se necesitan resultados concretos en este momento. Insistió en que necesita tener más tiempo para debatir la cuestión con el Grupo Africano, y solicitó que cualquier deliberación adicional sobre este tema se aplace hasta más avanzada la sesión.

  27. La Delegación de Suiza aclaró (para la Delegación del Brasil) que considera que no existe necesidad, y que sería inapropiado, celebrar una reunión entre sesiones antes de la próxima reunión del PBC. Señaló que la próxima reunión del PBC no se ocupará del presupuesto, ya que no se trata de un año en el que se aprueba el presupuesto. En el futuro habrá tiempo suficiente para debatir ese tema.

  28. La Delegación de Sudáfrica se sumó a lo que la Delegación de Egipto acaba de decir y preguntó si la reunión puede aplazar el debate hasta más avanzada la jornada.

  29. El Presidente acordó aplazar el asunto hasta la tarde y dijo que realizará una última propuesta: que haya un grupo de trabajo informal dirigido por el Presidente que debata esas cuestiones y que prepare la siguiente sesión del PBC.

  30. La Delegación de Suiza dijo que no capta la diferencia existente entre esta propuesta y la anterior, y que, por tanto, considera que no es aceptable.

  31. El Presidente aclaró que la diferencia consiste en que no habrá reunión entre sesiones en febrero. Se tratará de un grupo de trabajo informal.

  32. La Delegación de Suiza dijo que no puede aceptar la idea de un grupo de trabajo informal sin un mandato claro. Prefiere que el debate prosiga en la próxima sesión del PBC.

  33. La Delegación de Bélgica, haciendo uso de la palabra a título nacional, dijo que desea comentar las posturas que están sobre la mesa para acercar puntos de vista. Los miembros están de acuerdo en que el Comité no puede debatir asuntos salvo que disponga del informe de la DCI. La Delegación propuso que el asunto se aborde durante las consultas continuadas con los coordinadores de los grupos.

  34. La Delegación del Brasil dijo, en relación con la propuesta formulada por la Delegación de Bélgica, que no debe limitarse a los Coordinadores, sino incluir también a otros grupos, como el DAG, pues existen sugerencias del DAG incorporadas a la propuesta.

  35. A falta de acuerdo, la cuestión se aplaza hasta el final de la sesión.

  36. Tras los debates celebrados al amparo del punto 21 del orden del día, el Comité adoptó la siguiente decisión relativa a este punto del orden del día.

  37. El Comité del Programa y Presupuesto recomendó a la Asamblea General de la OMPI que considere este tema y tome las medidas adecuadas.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal