S wo/pbc/21/22 original: inglés fechA: 28 de febrero de 2014 Comité del Programa y Presupuesto Vigésima primera sesión Ginebra, 9 a 13 de septiembre de 2013


PUNTO 3 INFORME DE LA COMISIÓN CONSULTIVA INDEPENDIENTE DE SUPERVISIÓN (CCIS)



Descargar 1,3 Mb.
Página3/12
Fecha de conversión21.02.2017
Tamaño1,3 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

PUNTO 3 INFORME DE LA COMISIÓN CONSULTIVA INDEPENDIENTE DE SUPERVISIÓN (CCIS)





  1. Los debates se basaron en el documento WO/PBC/21/2.

  2. La Vicepresidenta de la Comisión Consultiva Independiente de Supervisión (CCIS) de la OMPI realizó la siguiente declaración:

"Señor Presidente y distinguidos Delegados, me llamo Mary Ncube y soy la Vicepresidenta de la Comisión Consultiva Independiente de Supervisión (CCIS) de la OMPI. Junto con mi colega, el Sr. Anol Chatterji, represento a la Comisión en esta importante ocasión, a saber, la vigésima primera sesión del PBC.

Me complace presentar el informe de la CCIS que cubre el período comprendido entre el 1 de septiembre de 2012 y el 31 de agosto de 2013. Durante dicho período, la Comisión se reunió en cuatro ocasiones. El texto completo de nuestro informe se contiene en el documento WO/PBC/21/2.

Destacaré algunas de las cuestiones más importantes del informe contenidas en sus distintos apartados. El primer apartado se titula Mandato, Metodología y Composición de la CCIS. El segundo apartado se refiere a auditoría y supervisión, y abarca la relación de la Comisión con el Auditor Externo y la División de Auditoría y Supervisión Internas (DASI) de la OMPI. El tercero está dedicado al examen del rendimiento de los programas y de las cuestiones financieras de la OMPI. Y, por último, comentaré los informes sobre la marcha de los principales proyectos y cuestiones administrativas.

En primer lugar me referiré al mandato, la composición y la metodología de la CCIS. Según el mandato de la CCIS, la Comisión es "un órgano independiente, consultivo y de supervisión externa establecido para proporcionar garantías a los Estados miembros de que los controles internos en la OMPI resultan apropiados y eficaces. La Comisión Consultiva Independiente de Supervisión tiene por fin prestar asistencia a los Estados miembros en su función de supervisión y para que ejerzan más adecuadamente sus responsabilidades de gobierno con respecto a las distintas operaciones de la OMPI". La CCIS está compuesta por siete miembros. Durante el período reseñado, los miembros de la Comisión eligieron al Sr. Fernando Nikitin y a mí misma como Presidente y Vicepresidenta, respectivamente, por el plazo de un año, de conformidad con el mandato y el reglamento de la Comisión. Tres miembros actuales de la Comisión, la Sra. Beatriz Sanz Redardo, el Sr. Kjell Larsson y el Sr. Ma Fang, la abandonarán en enero de 2014. En este sentido, la Comisión aguarda con interés la decisión del PBC y de la Asamblea General sobre la selección de tres nuevos miembros de la CCIS.

En el cumplimiento de sus funciones, la CCIS se reunió y colaboró con el Director General y el Director de la DASI en cada una de las sesiones trimestrales que cubre el presente informe. La Comisión también se reunió y colaboró con altos funcionarios de la OMPI, el Auditor Externo, un equipo de inspección de la Dependencia Común de Inspección y un equipo de representantes del Consejo del Personal de la OMPI. Asimismo, la Comisión se reunión con representantes de los Estados miembros al final de sus sesiones trimestrales para informar de su labor.

En segundo lugar, auditoría, supervisión y auditoría externa: en consonancia con su mandato, la CCIS intercambia información y puntos de vista con el Auditor Externo, además de ofrecer comentarios al PBC sobre el informe del Auditor Externo, con objeto de facilitar la presentación de información del PBC a la Asamblea General. Poco antes del período reseñado, la CCIS se reunió con el Auditor Externo e intercambió opiniones acerca de la propuesta de plan de trabajo del Auditor Externo, entre otras cuestiones. La Comisión volvió a reunirse con el Auditor Externo el mes pasado durante su trigésima sesión para examinar su informe.

La Comisión deja constancia de que valora positivamente la labor realizada por el Auditor Externo. Esperamos con interés la resolución de la OMPI y la aplicación por su parte de las recomendaciones formuladas en el informe del Auditor Externo y queremos destacar las tres cuestiones planteadas siguientes: en primer lugar, la necesidad de una indicación más clara, en los estados financieros, de las reservas destinadas a los proyectos de construcción; en segundo lugar, la importancia y el valor de formular y ejecutar una política de tesorería y gestión de efectivo adecuada, así como de fortalecer los controles sobre la apertura de cuentas bancarias; en tercer lugar, la necesidad de fortalecer el marco regulador relativo a la adquisición de servicios por la OMPI a través de acuerdos de servicios especiales.

División de Auditoría y Supervisión Internas: conforme a su mandato, la DASI examina la eficacia de la función de auditoría interna de la OMPI, promueve la coordinación de actividades de auditoría interna y externa y verifica la aplicación de las recomendaciones en materia de auditoría. La CCIS desea reconocer las mejoras habidas en el desempeño de la DASI durante el período reseñado. La DASI ha introducido un programa informático que permite seguir de manera más fácil y rápida la aplicación de las recomendaciones por parte de la DASI y las unidades operativas de la OMPI. Esta mejora ha tenido una acogida muy favorable en toda la Organización. El plan de trabajo de la DASI para 2012 fue ejecutado casi en su totalidad durante el período. La aplicación del plan de trabajo de 2031 marcha en general según lo previsto. Los niveles de dotación de personal de la División han mejorado.

Con arreglo a los párrafos 28 y 29 de la Carta de Supervisión Interna, la CCIS presta asesoramiento en lo que atañe a la asignación de recursos a la DASI en la propuesta de presupuesto por programas, y a velar por que la DASI cuente con personal idóneo y suficiente. A este respecto, la Comisión respalda la asignación de recursos que se propone para el programa 26 en la propuesta de presupuesto por programas para 2014/15.

Informes de auditoría interna: durante el período objeto de examen, la Comisión recibió y examinó cinco informes de auditoría que cubren el proceso de generación de ingresos del PCT, la gestión de viajes y misiones, los procesos de pago, los servicios de conferencias y lingüísticos y los nuevos proyectos de construcción. La Comisión continúa examinando y haciendo un seguimiento de las recomendaciones de auditoría pendientes, junto con la DASI y la OMPI.

Evaluación: la Comisión recibió y examinó dos informes de evaluación, uno sobre la mejora de la capacidad de las instituciones de P.I. y de los respectivos usuarios, y el segundo sobre la creación de instrumentos de acceso a la información contenida en las patentes.

Investigación: la Comisión ha apreciado una mejora en la frecuencia de conclusión de los casos de investigación. Se han concluido 24 casos durante el período, frente a los 29 casos del período anterior. A 30 de agosto de 2013, había tres investigaciones pendientes, en comparación con 11 investigaciones al 1 de agosto de 2012. La CCIS ha aportado comentarios a la DASI sobre el proyecto de Política de Investigación y la versión revisada del Manual de Procedimientos de Investigación. El 16 de julio de 2013, se puso en marcha una línea telefónica para las investigaciones, que se dio a conocer a nivel interno.

Conflictos de intereses: de conformidad con el párrafo 5 de la Carta de Supervisión Interna, el Director de la DASI solicitó el parecer de la CCIS sobre un posible conflicto de intereses respecto de dos demandas que había recibido. El Director procedió́ de conformidad con la recomendación de la CCIS de que llevara a cabo evaluaciones preliminares de las demandas y siguiera examinando la cuestión con la Comisión en su siguiente sesión. En esa sesión, la Comisión observó que las evaluaciones preliminares se habían efectuado razonablemente, de conformidad con la Carta de Supervisión Interna y las normas profesionales. Además, aconsejó al Director proceder de conformidad con la línea de acción propuesta que él mismo expuso en sus informes.

Dependencia Común de Inspección (DCI): durante el período examinado, la CCIS se reunió en dos ocasiones para intercambiar opiniones con un equipo de la DCI que en la actualidad lleva a cabo un examen de la gestión y administración de la OMPI. La CCIS toma nota de la inclusión del informe sobre los progresos realizados en la aplicación de las recomendaciones de la DCI en el orden del día de la vigésima primera sesión del PBC.

Examen del rendimiento de los programas y financiero. Con arreglo a su mandato, la Comisión contribuye, gracias a su función de escrutinio, al mantenimiento de las mejores normas posibles de gestión financiera, examina la aplicación y la eficacia del Reglamento Financiero y la Reglamentación Financiera, verifica la presentación y el contenido de los estados financieros conforme a lo dispuesto en el Reglamento Financiero de la OMPI y verifica que la Administración reaccione oportuna, eficaz y adecuadamente a las recomendaciones de los auditores.

Estados financieros anuales: la Comisión toma nota del dictamen sin reservas del Auditor Externo en relación con los estados financieros de 2012.

Utilización de las reservas: durante el período reseñado, la CCIS pidió́ aclaraciones sobre una serie de cuestiones de información financiera, entre otras, acerca del uso de las reservas de la OMPI y su comunicación en los estados financieros. La Secretaría acordó que podría modificarse el actual modelo de presentación de informes para favorecer una mejor comprensión y comunicación de la utilización de las reservas en los estados financieros.

Recursos humanos: la Comisión deja constancia de su satisfacción por la finalización de la estrategia de la OMPI en materia de recursos humanos. En su último informe anual, la Comisión llamó la atención de los Estados miembros en relación con el gran número de recomendaciones clasificadas de alto riesgo en el informe de la DASI en materia de gestión de recursos humanos. La Comisión toma nota de la aplicación de 39 de las 52 recomendaciones de auditoría pendientes en materia de recursos humanos existentes en julio de 2012. La Comisión continuará el seguimiento de los avances y del estado de aplicación de las recomendaciones pendientes.

Aplicación de medidas de fomento de la eficacia en función de los costos: la CCIS toma nota de la respuesta de la Administración a las directivas dadas por el PBC para aplicar las medidas de fomento de la eficacia en función de los costos contenidas en el documento WO/PBC/21/19, en el que se dan detalles de los esfuerzos realizados y de los resultados logrados hasta la fecha. La Comisión debatió este asunto con el Subdirector General de Administración y Gestión, quien señaló que siguen adelante las iniciativas en curso para identificar y aplicar medias adicionales.

Informes sobre la marcha de los principales proyectos y cuestiones administrativas: Durante el período objeto de examen, la Comisión continuó supervisando el Programa de Alineación Estratégica (PAE) de la OMPI y la evolución de los nuevos proyectos de construcción.

PAE: la Comisión recibió y examinó los informes trimestrales de la Secretaría acerca del PAE, incluido el informe final sobre el PAE de nuestra sesión de mayo. En el ámbito del PAE, desde 2011, la Comisión se ha centrado en la gestión de riesgos y la ética profesional. La gestión de riesgos ha sido también objeto de examen en relación con la hoja de ruta de gestión del riesgo a nivel institucional preparada por la Secretaría.

Durante el período reseñado se alcanzó una serie de importantes logros en materia de gestión institucional de riesgos, a saber: incorporación de un procedimiento de gestión de los riesgos en el ciclo anual de planificación del trabajo: inclusión de medidas de identificación y mitigación de riesgos en el proyecto de presupuesto por programas para 2014/15; y elaboración de una política de la OMPI en materia de riesgos. La Comisión ha acogido con satisfacción el establecimiento de una junta de la OMPI encargada de gestión de riesgos y controles internos, presidida por el Director General, la publicación de una orden de servicio sobre la gestión de la continuidad de las operaciones y la decisión de la Secretaría de solicitar la certificación de conformidad con la normativa ISO relativa a técnicas de seguridad en materia de tecnologías de la información y sistemas de gestión. La Comisión aguarda con interés seguir progresando en la puesta en práctica de un sistema de gestión institucional de riesgos que incluya la definición del apetito de riesgo de la OMPI, la presentación de informes de rendimiento en materia de riesgos a los Estados miembros y mejoras en los controles de mitigación de riesgos.

Ética profesional: Durante el período reseñado se publicó́ una Política de protección de los denunciantes de irregularidades y se organizó́ un cursillo de formación en materia de ética profesional destinado a todo el personal de la OMPI. Se informó́ a la Comisión que a finales de 2013 se terminará de elaborar la política de la OMPI de divulgación financiera. La CCIS aguarda con interés que se presente un informe sobre los progresos realizados en cuestiones relacionadas con la ética profesional en su próxima sesión, que tendrá́ lugar en noviembre.

Nueva sala de conferencias y nuevos proyectos de construcción: marcha del proyecto de la nueva sala de conferencias: A raíz de la decisión de la OMPI de prescindir de los servicios de un contratista general y asumir directamente la responsabilidad de la construcción de los proyectos, la revisión y examen de la marcha de los proyectos de construcción ha sido objeto de atención adicional por parte de la Comisión. La Secretaría ha señalado que el costo de construcción de la nueva sala de conferencias se ajustará al presupuesto y que el retraso previsto en la finalización del proyecto solo será de unas cuantas semanas. Durante la vigésima séptima sesión de la CCIS se acordó un modelo mucho más detallado para el informe sobre los progresos realizados. Los informes emitidos desde entonces por la Secretaría continúan mejorando, contienen más información y proporcionan una indicación del gasto real frente al presupuestado, los calendarios de finalización y un registro actualizado de riesgos.

Progresos en el nuevo edificio administrativo: la Comisión siguió siendo informada acerca de las obras en curso de reparación y sustitución en el nuevo edificio administrativo. La conclusión de las obras está prevista para finales de 2013, salvo la sustitución de algunas ventanas, que quedaría terminada en el verano de 2014. Se ha informado a la Comisión de que todas las obras pendientes se seguirían sufragando con el dinero retenido por la OMPI del saldo adeudado al contratista general.

Auditorías de los nuevos proyectos de construcción: en junio de 2013, la DASI publicó un informe de auditoría interna sobre los nuevos proyectos de construcción. Habida cuenta de la relevancia de los proyectos en el balance de la OMPI, el Auditor Externo ha señalado que tiene previsto llevar a cabo una auditoría de los proyectos en marzo de 2014. La CCIS fue informada de que la DCI ha iniciado un examen de buenas prácticas en la gestión de contratos de proyectos de capital, renovación y construcción en el sistema de las Naciones Unidas.



En conclusión, la Comisión desea ratificar al PBC su compromiso de seguir desempeñando sus funciones de acuerdo con los más estrictos criterios profesionales. La Comisión desea agradecer al Director General y a todos los miembros del personal de la OMPI con los que ha colaborado su disponibilidad y flexibilidad, así como la pronta entrega de los documentos. También desea agradecer a los Estados miembros por compartir sus preguntas y comentarios en las sesiones de información de la CCIS y espera con interés continuar esa colaboración y diálogo. Igualmente, la Comisión quiere dejar constancia de su agradecimiento por la gran consideración que el PBC siempre ha mostrado por su labor. En nombre de mis colegas y en el mío propio, me gustaría expresarle, señor Presidente, nuestra más alta estima y consideración. Gracias."

  1. El Presidente agradeció a la Vicepresidenta de la CCIS la completa presentación realizada y cedió el uso de la palabra para el debate.

  2. La Delegación de España dio las gracias a la Comisión por su informe, así como por la enorme cantidad de trabajo realizada y la profesionalidad con la que ha trabajado en los meses precedentes para cumplir con sus funciones. Dijo que agradece que la CCIS haya estado disponible para contestar preguntas y ser consultada en relación con las numerosas cuestiones que se han examinado. Las sesiones informativas han sido muy útiles para ayudar a los Estados miembros a seguir la labores de la Comisión. La Delegación señaló que desea destacar brevemente tres recomendaciones. La primera se refiere a la descripción de la situación de las reservas en los estados financieros, en términos de adecuación de la información relativa a los gastos relativos a los proyectos cubiertos por las reservas. La Delegación considera que quizá la Secretaría deba proporcionar información más detallada, ya que la información está repartida entre varios documentos distintos. A su juicio, sería útil que esa información sea más fácilmente accesible y que se facilite su comprensión por parte de las delegaciones. También dijo que la cuestión de la gestión adecuada de los importes financieros debe someterse a nuevos criterios. La Delegación hizo hincapié en estas recomendaciones porque guardan relación con otros debates, como los relativos a cuestiones relacionadas con el ahorro y el déficit, así como los relativos a la situación de la utilización de las reservas y a si deben usarse en proyectos nuevos.

  3. La Delegación de México dijo que la Delegación de España ha tratado de varios puntos que deseaba plantear. Dio las gracias a la Vicepresidenta de la CCIS por el informe que se acaba de presentar y declaró que, en los últimos meses, ha tenido lugar un diálogo continuo entre la CCIS y los Estados miembros en las sesiones informativas de la CCIS posteriores a la conclusión de la reuniones trimestrales de la CCIS. Expresó su agradecimiento a la CCIS por dichas sesiones, así como a la Secretaría por haber facilitado las labores de la CCIS. Dio su respaldo a la Delegación de España en lo relativo a las recomendaciones en materia de reservas y la importancia de la política de gestión del efectivo. Hizo referencia a los intensos debates mantenidos entre la Secretaría y la CCIS en materia de reservas, que han tenido lugar en vista de las preocupaciones manifestadas por los Estados miembros que se recogen en el Informe de la CCIS. En el Informe, la CCIS menciona que, entre otras cuestiones, ha debatido con la Secretaría determinadas definiciones y terminología. La Delegación preguntó si puede facilitarse información adicional sobre este asunto, pues tiene la impresión de que la actual política ofrece un elevado grado de flexibilidad, que a veces ocasiona alguna confusión entre la Secretaría y los Estados miembros en cuanto a la utilización de las Reservas. En relación con la División de Auditoría y Supervisión Internas, como se ha mencionado, la División lleva trabajando satisfactoriamente desde la llegada del nuevo Director y cuenta con recursos suficientes para ejecutar su plan de trabajo. En lo relativo a la transparencia, la Carta de Supervisión Interna se revisó el año pasado para hacer posible que los Estados miembros tengan acceso a los informes de auditoría a través de un procedimiento en línea. La Delegación solicitó información adicional sobre la efectividad que este nuevo procedimiento ha tenido. Dijo que ha constatado por sí misma la utilidad del nuevo procedimiento y que desea saber si todos los Estados miembros comparten esta opinión o es necesario extenderse sobre el asunto. Manifestó su deseo de conocer la opinión de la CCIS.

  4. La Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, dijo que la CCIS, como órgano independiente, tiene responsabilidades de supervisión, y ayuda a la Secretaría en sus tareas de gobernanza de la OMPI en relación con determinados mandatos importantes. El Grupo Africano mostró su apoyo a las labores de la CCIS y le dio las gracias por la reuniones informativas que ha organizado para mantener consultas con los Estados miembros. En relación con el formato del informe, el Grupo Africano dijo que no entiende los motivos para presentar un informe que ofrece determinadas recomendaciones, pero que se limita a pedir a los Estados miembros que tomen nota. Mostró su deseo por conocer si será posible que el PBC adopte el informe de la CCIS, sin limitarse a tomar nota del mismo, ya que contiene recomendaciones que son muy pertinentes. Mostró también su convencimiento de que la Secretaría comparte la misma opinión. Por tanto, la Delegación considera algo sorprendente que solo se tome nota de un informe que contiene recomendaciones, y desea saber si será posible avanzar y simplemente adoptar el informe con objeto de crear un mecanismo de seguimiento oficial de las recomendaciones. Este punto se refiere a la forma en que el Informe ha sido presentado. En cuanto al contenido, el Grupo Africano expresó su deseo de contar con información sobre el párrafo 28. El Grupo Africano espera con interés que la gestión de riesgos de la OMPI se aplique y desarrolle de forma continuada. Preguntó si la CCIS ha tenido oportunidad de leer el informe de la Dependencia Común de Inspección sobre este asunto y si tiene algún comentario. La Delegación considera que se trata de un informe importante, por lo que desea contar con la opinión de la CCIS al respecto. También expresó su interés por contar con más información sobre la participación de la CCIS en el examen de la División de Auditoría y Supervisión Internas. Los párrafos 21, 22, 23 y 24 hacen referencia al hecho de que la CCIS ha examinado y leído los informes que se le han remitido en materia de auditoría, evaluación e investigación internas, pero no ofrecen realmente ninguna información sustantiva sobre los comentarios de la CCIS. La Delegación preguntó si puede disponer de información adicional relativa a los comentarios formulados por la CCIS sobre dichos informes.

  5. La Delegación de Egipto dio las gracias a la CCIS por su informe. Dijo que agradece las labores de la CCIS y las consultas y debates que han tenido lugar sobre los distintos puntos mencionados. El mandato de la CCIS está claramente identificado en su informe, lo que ayuda a los Estados miembros a desempeñar sus funciones en materia de supervisión y gobernanza, así como a asumir sus responsabilidades en relación con las distintas actividades de la OMPI. Indicó que desea hacer varios comentarios generales, así como algunos comentarios específicos sobre el informe. En cuanto a los comentarios generales, señaló que, en su conjunto, el informe no es analítico. Antes al contrario, se limita a describir las actividades realizadas durante el año sin analizarlas realmente. A juicio de la Delegación, las distintas actividades se examinan sin ningún análisis sobre el contenido de las recomendaciones y las actividades y opiniones concretas expresadas sobre las mismas. Pese al hecho de que la CCIS ha debatido un gran número de actividades, no ha presentado recomendaciones concretas, sino que más bien ha dicho que espera que esto o aquello tenga lugar o se consiga en el futuro. Obviamente, las recomendaciones pueden agruparse en una determinada sección con el fin de que estén claras para los Estados miembros. En concreto, la Delegación señaló que desea mencionar el punto 7 del orden del día, relativo a la aplicación de las recomendaciones de la DCI. La CCIS dijo simplemente que ha tomado nota de la inclusión de este punto. La Delegación indicó que habría deseado que la CCIS ofreciera un análisis más detallado de la cuestión, ya que es un asunto muy importante. La DCI ha presentado varias recomendaciones para su aplicación. Entre siete y nueve recomendaciones han sido analizadas y aceptadas, mientras que otras todavía están siendo estudiadas. La Delegación mostró su deseo de que la CCIS debata esas recomendaciones y comparta sus opiniones sobre la aplicación de las recomendaciones aceptadas y sobre aquellas otras que todavía se están examinando, facilitando información sobre la forma en que pueden aplicarse. Las recomendaciones de la DCI son muy importantes y la Delegación aboga por que la CCIS realice un seguimiento. En cuanto a la última parte del informe, la Delegación constata que la CCIS ha planteado cuatro cuestiones importantes. La CCIS mencionó medidas de seguimiento para el futuro respecto a cada una de ellas. Dijo que espera que la CCIS presente recomendaciones sobre su aplicación, en lugar de limitarse a expresar sus deseos. La Delegación reiteró su agradecimiento a la CCIS por las labores realizadas. Declaró que es posible llevar a cabo una mejor presentación y aplicación de las distintas cuestiones. En el informe se recogen algunas opiniones sobre recomendaciones que por supuesto acoge con satisfacción. Pero también manifestó su deseo de que la CCIS facilite un informe de seguimiento sobre la aplicación de las recomendaciones. La Delegación señaló que tiene una opinión clara de cómo pueden aplicarse las recomendaciones de la DCI y quizá pueda elaborarse un informe para las Asambleas a este respecto. Como conclusión final, la Delegación dijo que es importante que continúen las consultas entre los Estados miembros y la CCIS. Las opiniones expresadas por la CCIS son muy útiles, pero la Delegación manifestó que desea un mayor análisis. Las opiniones de la CCIS sobre sus distintas reuniones no están tan claras. Puede que ello se deba a que las reuniones de la CCIS sean simples consultas de carácter extraoficial, motivo por el que las opiniones no se mencionan en el informe. Quizá sea necesario adoptar medidas para ofrecer información adicional sobre estas reuniones extraoficiales. También pueden convertirse en reuniones oficiales. El informe de la CCIS debe, por supuesto, ofrecer una descripción global de las deliberaciones que han tenido lugar durante las reuniones.

  6. La Delegación de El Salvador dio las gracias a la Vicepresidenta de la CCIS por la excelente información facilitada sobre las labores de la CCIS, que es muy importante para el seguimiento por los Estados miembros de determinados puntos. Señaló que desea expresar su apoyo a las declaraciones de la Delegación de Egipto acerca de la importancia del seguimiento a efectos de una hoja de ruta, así como a las propuestas efectuadas en relación con las consultas con los Estados miembros.

  7. La Vicepresidenta de la CCIS dijo que contestará a las preguntas formuladas y que también pedirá a su colega de la CCIS que realice comentarios. En cuanto a la cuestión de las reservas, manifestó que se trata de un asunto que la CCIS lleva bastante tiempo analizando con la Secretaría. También ha sido planteado por el Auditor Externo. A juicio de la CCIS, las partes están tratando de este asunto para llegar a una solución sobre la forma de proceder en la presentación de información, y sobre cómo deben mostrarse las reservas en los estados financieros. La CCIS no desea anticipar ahora qué solución se adoptará, pero se le ha informado de que la Secretaría está trabajando efectivamente en ese sentido. Respecto al asunto de la transparencia, planteado por la Delegación de México, la CCIS dijo que tiene conocimiento de que varios Estados miembros han solicitado acceder en línea a los informes de auditoría. Sin embargo, no ha valorado la efectividad de dicho acceso. Considera que eso es algo que los Estados miembros pueden hacer por sí mismos, es decir, señalar si creen que la provisión de acceso por Internet ha sido efectiva teniendo en cuenta sus respectivas circunstancias. El Grupo Africano ha planteado la cuestión de por qué sólo puede tomarse nota del informe de la CCIS, sin que pueda ser adoptado. La Vicepresidenta dijo que considera que no es algo que la CCIS pueda decidir y que el Presidente del PBC debe poder facilitar orientación al respecto.

  8. El miembro de la CCIS que también representa a ésta en el PBC señaló que la DCI está considerada como una agencia de supervisión del sistema de las NN.UU. que colabora con la CCIS exclusivamente para mejorar su propia comprensión de las cuestiones de supervisión incluidas en el mandato de la CCIS. La CCIS no se pronuncia sobre la labor realizada por la DCI, como hace en los casos del Auditor Externo y de la DASI, en los que su mandato le atribuye tal cometido. Por lo que respecta a la CCIS, la DCI elabora independientemente sus informes. Por supuesto, la CCIS valora las preocupaciones de los Estados miembros. La CCIS recaba información de la Secretaría en relación con los progresos logrados en la aplicación de las recomendaciones de la DCI. El miembro de la CCIS también dejó constancia de que la propia DCI publica periódicamente informes, que son de dominio público, pudiendo los Estados miembros acceder a los mismos. Estos informes exponen claramente la recomendaciones formuladas por la DCI, así como las respuestas dadas por la Secretaría sobre cuántas recomendaciones han sido aplicadas en total, qué recomendaciones se han aceptado y qué medidas se han tomado. Sin embargo, la CCIS no se pronuncia sobre las recomendaciones, ya que la DCI constituye una agencia de supervisión independiente. La parte analítica del informe es tomada definitivamente en cuenta por la CCIS. No obstante, el miembro de la CCIS indicó que también desea mencionar, al hablar de las recomendaciones, de la terminología utilizada por los auditores. Las recomendaciones son las que los auditores realizan a la Administración para abordar cuestiones que principalmente se refieren a los riesgos que corre la Organización en lo tocante a los asuntos planteados en sus informes de auditoría. La función de la CCIS consiste en comprobar que la DASI y los Auditores Externos han podido asegurarse de que han tenido pleno acceso a toda la documentación y de que no se ha producido ningún supuesto de "limitaciones del alcance", tal como se denomina entre los auditores, en la realización de la auditoría. Las recomendaciones son relevantes. Cuando la CCIS considera que determinadas recomendaciones revisten una naturaleza que merece una especial atención del PBC (porque puedan efectuarse un elevado número de recomendaciones), la CCIS las pondrá en conocimiento del PBC. Igualmente, corresponde principalmente a los propios auditores cerciorarse de que las medidas adoptadas por la Administración son realmente adecuadas y de que las medidas de riesgos y control que necesitan mejora propiciarán una reducción del riesgo para la Organización. Cuando se trate de asuntos referentes al riesgo y se hayan aplicado las recomendaciones, la CCIS informará sobre su adecuación cuando lo considere necesario. Pero, en general, la CCIS confiará en gran medida en el criterio profesional del Director de la DASI y del Jefe de la Sección de Auditoría Interna a efectos de aceptar las medidas adoptadas para aplicar las recomendaciones. Pueden darse casos en los que exista un desacuerdo profesional o un acuerdo de disconformidad entre los auditores y la Secretaría sobre las recomendaciones. Con objeto de resolver estos problemas, un buen número de los cuales han dificultado efectivamente la adecuada resolución de las recomendaciones, la CCIS ha aconsejado –consejo que ha sido seguido por el equipo directivo superior– contar con una documentación formalizada de aceptación del riesgo para que, cuando en el ámbito del equipo directivo superior o del Director General se considere que existen motivos por los que no deben aceptarse o aplicarse las recomendaciones, se haga constar en un documento formal que indique los motivos para ello, firmado por el Director General. Este procedimiento será revisado periódicamente por los auditores externo e interno correspondientes, para comprobar que la aceptación de riesgos no se ha traducido en realidad en pérdidas para la Organización. Como los Estados miembros han tenido la amabilidad de señalar, la CCIS no tiene mucha colaboración con la Secretaría ni los auditores internos y externos. La CCIS trata siempre de mejorar los beneficios obtenidos por la Organización en el proceso de auditoría. La Comisión seguirá sin duda informando al PBC sobre las recomendaciones que considera que requieren el valioso tiempo del PBC, de forma que el PBC pueda concentrar sus esfuerzos. Respecto a cuestiones como la contabilidad apropiada y el uso de la información facilitada en los estados financieros, la CCIS ha debatido estos asuntos separadamente con el Auditor Externo y la Secretaría, e informará a los Estados miembros acerca de la adecuación de los estados financieros sobre los que se haya tomado una decisión. Igualmente, en lo relativo a los acuerdos de servicios especiales, se informará de si se han registrado avances apropiados y de si la Comisión considera acertadas las medidas adoptadas por la Administración. La CCIS mostró su deseo de asegurar a los Estados miembros que ha tenido en cuenta los comentarios efectuados relativos al formato de los informes de la CCIS, y que la Comisión tratará de garantizar que, en futuros informes, se reflejen las preocupaciones de los Estados miembros relativas al enfoque analítico adoptado.

  9. La Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, dio las gracias a la Vicepresidenta y al representante de la CCIS por las aclaraciones facilitadas. Dijo que ha tomado debida nota de lo manifestado. Sobre el asunto de las recomendaciones de la DCI, toma nota de los comentarios efectuados por el representante de la CCIS. Señaló que, de hecho, no se ha ofrecido ninguna opinión sobre las recomendaciones efectuadas por la DCI. Dicho esto, se preguntó por qué existe entonces un punto del orden del día referido a esta cuestión. ¿Deben los Estados miembros limitarse a entender que la CCIS ha tomado nota de las recomendaciones o que algún tipo de decisión se ha tomado o se tomará al respecto? La Delegación no tiene claro cómo va a abordar la CCIS las recomendaciones y solicitó explicaciones adicionales. La Delegación también señaló que indiscutiblemente existen coincidencias entre las recomendaciones de la DCI y de la CCIS, sobre todo en asuntos de auditoría y gestión de recursos humanos. En algunos ámbitos, el trabajo ha de realizarse conjuntamente, mientras que en otros ha de efectuarse por separado. Existe la necesidad de cooperar en determinadas áreas, especialmente en aquellas a las que la Delegación se ha referido. Por tanto, la Delegación reiteró su solicitud de cara al futuro: desea examinar esta materia mucho más detenidamente y contar con la opinión de la CCIS sobre dichas cuestiones, así como con una hoja de ruta clara sobre los pasos que está previsto adoptar para aplicar las recomendaciones pertinentes.

  10. La Delegación de México se refirió a una cuestión planteada por la Delegación de Egipto. En efecto, son los Estados miembros quienes han pedido a la Secretaría que incluya, como punto del orden del día permanente, el seguimiento de las recomendaciones de la DCI. La Delegación dijo ser bien consciente de que la CCIS no tiene obligación de comentar las recomendaciones de la DCI, pero que, en relación con las respuestas dadas por la Secretaría a dichas recomendaciones, considera acertadas las opiniones de las Delegaciones de Egipto y Argelia. Preguntó si la CCIS examinará la respuesta de la Secretaría a las recomendaciones de la DCI. Asimismo, la Delegación pidió a la Vicepresidenta de la CCIS que aporte más detalles y brinde información adicional sobre los debates que han tenido lugar acerca de la utilización de las reservas. La información solicitada no se limita a la inclusión de las reservas en los estados financieros, sino más bien a las diferencias de opinión o interpretación sobre cómo deben utilizarse esas reservas.

  11. La Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, dio las gracias a la CCIS por la información facilitada. Asimismo, se hizo eco de los comentarios formulados por las Delegaciones de Egipto y México, que han indicado que la idea de que la CCIS colabore con la DCI no contradice que se coordinen sus respuestas a las recomendaciones entre ellas y con la Secretaría. No tiene por qué haber contradicciones en la forma en que se lleva a cabo esa tarea y, ciertamente en términos formales, el Grupo Africano considera que no es así. Dicho esto, el Grupo Africano dijo que considera que puede pedirse efectivamente a la CCIS que examine las recomendaciones de la DCI y que presente información sobre las mismas. También señaló que de los informes de la DASI y del Departamento de Gestión de los Recursos Humanos (DGRRHH) deduce que la DCI efectuó varias recomendaciones. Se preguntó si es posible que todas las recomendaciones se adjunten como anexo al informe de la CCIS: recomendaciones a la Secretaría, a la DASI y al DGRRHH; todas las recomendaciones de la CCIS pueden incluirse en el informe empleando un sistema para agruparlas de modo que los Estados miembros puedan ver qué recomendaciones se refieren a qué asunto, pudiendo también existir una lista de recomendaciones generales, si las hubiera. En su opinión, sería posible preparar un anexo que recoja todas las recomendaciones y que señale qué recomendaciones son de aplicación en cada uno de los ámbitos.

  12. La Vicepresidenta de la CCIS señaló que contestará a la pregunta formulada sobre las reservas y los debates que la Comisión ha mantenido con la Secretaría. Indicó que, desde el momento en que la CCIS ha empezado a funcionar como una nueva Comisión de la OMPI, ha constatado que, en términos de definición o descripción de las reservas, a los Estados miembros, así como a los miembros de la CCIS, les resulta muy difícil comprender la situación realmente existente. La CCIS ha celebrado debates durante algún tiempo para intentar entender qué es lo que sucede realmente. En el pasado reciente, los debates de la CCIS con la OMPI se han referido al asunto de si, cuando se tiene una reserva, es necesario que se pueda mostrar como reserva separada en el balance de los estados financieros. La CCIS tampoco puede realmente identificar separadamente en las cuentas las reservas correspondientes a los nuevos proyectos de construcción. Sin embargo, la Secretaría ha explicado la situación realmente existente en relación con esas reservas, que la CCIS ha entendido y de la que ha tomado nota. Las IPSAS (normas internacionales de contabilidad del sector público) establecen la obligación de que, cuando se haya designado una reserva como tal, tiene que consignarse separadamente y mostrarse específicamente como reserva en las cuentas. La Secretaría y el Auditor Externo están debatiendo este asunto en la actualidad. La CCIS considera que la Secretaría está preparando una posición común sobre la forma de mostrar las reservas. Los Estados miembros han expresado su preocupación al respecto durante mucho tiempo, pues tampoco les resulta fácil comprender la situación existente por lo que se refiere a las notas explicativas de las reservas, sobre todo a la hora de comprender la situación real cuando es diferente de lo que se recoge en las cuentas, ya que se espera ver una reserva pero no se encuentra. Se ha dado una explicación a este respecto. La CCIS dijo que considera que, a partir de 2013, se aclarará la situación relativa a las notas, así como al reflejo de las reservas en los estados financieros.

  13. El miembro de la CCIS afirmó que, en relación con la DCI, la CCIS acepta la petición de los Estados miembros de que la CCIS debe incluir entre sus cometidos el control del cumplimiento de las recomendaciones de la DCI. La Comisión planteará este asunto a la Secretaría y presentará informes periódicos a los Estados miembros a través de sesiones informativas de la CCIS celebradas al finalizar todas las reuniones trimestrales de la CCIS, dependiendo del orden del día de cada reunión concreta. En informes subsiguientes de la CCIS habrá una sección independiente dedicada a las recomendaciones de la DCI. No se ha tenido en cuenta separadamente a la DCI porque la DCI elabora sus informes de forma independiente dentro del sistema de las NN.UU. El único motivo por el que la CCIS, en su actual informe al PBC, ha señalado que toma nota de ese punto del orden del día, de entre los diversos puntos que los Estados miembros indican, es porque comparte la preocupación de los Estados miembros acerca de la adecuada resolución de las recomendaciones pendientes. Con objeto de satisfacer las peticiones de los Estados miembros, la Comisión se compromete a informar sobre estas cuestiones por separado. El miembro de la CCIS reiteró que, hasta el momento, el papel de la CCIS ha sido fundamentalmente coordinar las distintas respuestas a las recomendaciones formuladas por los auditores internos y externos en relación con la Secretaría.

  14. La Secretaría respondió a la solicitud de la Delegación de Argelia de contar con listas consolidadas. Aunque es algo factible, la Secretaría quiere asegurarse de que las labores no se acaban duplicando. La Secretaría recurre al sistema de la DASI para hacer un seguimiento de las recomendaciones. La DCI también tiene su sistema. Pero ambos sistemas son distintos. Este año, la Secretaría tiene que elaborar lo que denomina un híbrido. Elabora un informe sobre las recomendaciones de la DCI porque el sistema de la DCI no permite que la Secretaría reproduzca informes en la forma que ésta desea. En el futuro, la Secretaría elaborará informes mediante el sistema de la DASI, como ya está haciendo, e igualmente preparará un documento con un formato similar sobre las recomendaciones de la DCI, de forma que exista coherencia en los informes procedentes del sistema de la DCI. El problema es que la Secretaría todavía está negociando con la DCI sobre esta cuestión. Todos están pidiendo lo mismo. Otras organizaciones (la OMC y probablemente la OIT) obtienen informes directamente del sistema de la DCI y los utilizan como forma de informar a los Estados miembros, en lugar de tener que recurrir a otro sistema, como hojas de cálculo, tal como la Secretaría ha tenido que hacer. Todo es posible. En la actualidad, los Estados miembros tienen tres informes distintos pero, en el futuro, la Secretaría podrá agruparlos de forma que los informes puedan leerse conjuntamente. Como los Estados miembros comprenderán perfectamente, será un informe bastante voluminoso. Al mismo tiempo, lo que la Secretaría está tratando de hacer es no duplicar las labores. Se trata de una tarea en curso y la Secretaría informará sobre este asunto en el punto 7 del orden del día, relativo a la recomendaciones de la DCI. Lo que los Estados miembros han recibido no es lo que debe esperarse para el año próximo en términos de formato, pues la Secretaría utilizará el sistema DCI para preparar informes. Asimismo, los Estados miembros han tenido acceso al sistema de la DCI para que también puedan supervisar las recomendaciones de forma permanente.

  15. El Presidente señaló que algunos Estados miembros han propuesto que, cuando el texto del párrafo de la decisión recomiende tomar nota, los Estados miembros puedan adoptar en su lugar el documento WO/PBC/21/2, con una actuación prevista por parte del PBC. El párrafo en el que figura la decisión tiene el siguiente tenor: "Se invita al Comité del Programa y Presupuesto a recomendar a la Asamblea General de la OMPI que adopte el contenido del presente documento".

  16. La Delegación de Australia declaró que adoptar el informe le parece un tanto irregular. Los Estados miembros no han actuado así en el pasado y la Delegación no está muy segura de las consecuencias. Dijo que probablemente no está preparada para adoptar el informe en este momento, pero que le parece bien tomar nota del mismo, como los Estados miembros han hecho en el pasado. Prefiere seguir reflexionando sobre las consecuencias de adoptar el informe porque le parece algo poco habitual.

  17. La Delegación de Alemania indicó que desea adherirse a las declaraciones de la Delegación de Australia. Dijo que, en cualquier caso, se trata de una propuesta para modificar una propuesta. Por tanto, aboga por que se haga constar por escrito, de conformidad con la regla 21 del Reglamento General de la OMPI.

  18. La Delegación de Egipto manifestó que desea aclarar algunas cuestiones. Lo que se está debatiendo es la adopción de las recomendaciones presentadas por la CCIS. La CCIS ha planteado unas recomendaciones a los Estados miembros que serán aplicadas en el futuro, y los Estados miembros están ahora reunidos para adoptarlas. Para que la CCIS pueda continuar con sus labores, los Estados miembros tienen que tomar una decisión al efecto. La Delegación desea aclarar ese punto, así como plantearlo a las Delegaciones de Alemania y Australia. Con la adopción del informe, los Estados miembros harán posible que la CCIS prosiga sus labores. La Delegación señaló que no se refiere a la adopción de la totalidad del informe.

  19. La Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, afirmó que, como proponente de dicha propuesta, no puede entender el sentido de tomar nota de un informe que incluye las recomendaciones. Es como si los Estados miembros no consideraran lógico adoptar un informe que recoge recomendaciones que los Estados miembros han estimado adecuadas. Eso es algo que la Delegación comprende perfectamente. Hasta cierto punto, puede estar de acuerdo con las preocupaciones expresadas por las Delegaciones de Australia y Alemania. Lo que la Delegación pide no es hacer posible la práctica de que los Estados miembros sólo tomen nota de un informe que recoge recomendaciones. Esto es lo que la Delegación teme, aunque no sea un gran motivo de preocupación. Quizá los Estados miembros podrían "invitar a la Asamblea General a que tome nota y a que pida a la Secretaría que tenga en cuenta las recomendaciones propuestas". Se trata de una solución muy flexible. No equivale a una adopción, pero al menos hace posible que las recomendaciones sean adecuadamente aplicadas por la Secretaría.

  20. El Presidente leyó en voz alta la propuesta: "Se invita al Comité del Programa y Presupuesto a recomendar a la Asamblea General de la OMPI que tome nota del contenido de este documento y que pida a la Secretaría que aplique las recomendaciones contenidas en el mismo".

  21. La Delegación de Bélgica, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, afirmó que prefiere conservar la redacción original. El documento sólo está para tomar nota del mismo, por entenderse que los Estados miembros están aquí para ser informados. Asimismo, la Delegación dijo que desea reflexionar adicionalmente sobre la propuesta.

  22. La Delegación de México señaló que para las recomendaciones debe utilizarse el término "aplicar". Dijo que comprende la preocupación de otras delegaciones acerca del cambio de procedimiento. Si la Delegación ha comprendido correctamente las preocupaciones de la Delegación de Argelia, lo que se solicita es que se acepten las recomendaciones de la CCIS. Durante el debate, la Delegación no ha oído que ninguna delegación esté en desacuerdo con las recomendaciones, y la Secretaría no ha efectuado comentarios. Indicó que las recomendaciones de la CCIS proceden de las del Auditor Externo, por lo que no comprende realmente las reticencias a aceptar el texto utilizado. La Delegación es flexible, pero considera que es importante emplear ese texto en la medida en que los Estados miembros han tomado nota de las recomendaciones y han solicitado su aplicación.

  23. El Presidente comunicó que los debates se reanudarán después de la pausa para el almuerzo.

  24. La Delegación de Australia aseguró que la redacción propuesta aún le suscita preocupación. El motivo es que el documento no contiene recomendaciones propiamente dichas. Por tanto, para la Delegación no está claro qué se pide exactamente a la Secretaría aplicar. El informe se refiere a algunas recomendaciones del Auditor Externo en sus primeras páginas. La Delegación no sabe si son esas las recomendaciones a las que las otras delegaciones se refieren. De ser así, quizá el momento adecuado para debatir las recomendaciones sea cuando los Estados miembros aborden el informe del Auditor Externo. Los Estados miembros pueden formular recomendaciones en ese contexto, y en referencia a las opiniones de la CCIS, cuando proceda.

  25. La Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, dijo que, tras los debates informales celebrados con otras delegaciones, entiende que algunas delegaciones no consideran que los elementos incluidos en el informe de la CCIS se refieren a las denominadas "recomendaciones adecuadas". Afirmó que toma nota de esas preocupaciones, pero se mantiene el problema de que, incluso si no se denominaran recomendaciones, la CCIS está proponiendo de hecho algún tipo de actuación. Lo realmente importante no es que se les llame recomendaciones o propuestas de actuación. La Delegación señaló que considera que la forma más factible de avanzar en este asunto consiste en esperar hasta que los Estados miembros escuchen al Auditor Externo, ya que algunas de las recomendaciones del Auditor Externo están incluidas en el informe de la CCIS, al igual que algunas de las recomendaciones de la DASI. Las delegaciones quieren comprobar si estas recomendaciones están recogidas en las que contiene el informe de la CCIS y, a continuación, volver a plantearse la cuestión de si las preocupaciones de la Delegación han sido debidamente tenidas en cuenta.

  26. La Delegación de Egipto señaló que, durante la pausa, ha debatido este asunto y ha tratado de explicar que, en varios párrafos, la CCIS ha aceptado algunas de las recomendaciones que ha examinado. Por ejemplo, en los párrafos 14 y 15, la CCIS expone su opinión sobre las correspondientes cuestiones. En el párrafo 15, la CCIS afirma incluso que una cuestión debe ser considerada como principal prioridad de la Organización. En otros párrafos, la CCIS afirma expresamente que hará un seguimiento y se ocupará de determinados asuntos, y en otras ocasiones se refiere a que algunas cosas deben tener lugar. La Delegación dijo que considera que se trata de recomendaciones y que los Estados miembros deben adoptarlas y posibilitar su aplicación. Como prueba de su flexibilidad sobre este asunto, la Delegación opina que el informe puede hacer referencia a las recomendaciones de la DASI y del Auditor Externo, y que acepta que se aplace una decisión hasta que se hayan debatido los informes de la DASI y del Auditor Externo. A continuación, los Estados miembros pueden tomar una decisión sobre la base de esos tres informes.

  27. El Presidente del PBC dijo que, como no hay objeciones, el PBC aplazará la adopción de una decisión sobre este asunto hasta que se debata el punto 21 del orden del día.

  28. El acuerdo sobre el texto de la decisión sobre este punto del orden del día tuvo lugar dentro del punto 21 del orden del día y el correspondiente debate tiene su reflejo en el mismo. El Comité adoptó la siguiente decisión.

  29. El Comité del Programa y Presupuesto (PBC) recomendó a la Asamblea General de la OMPI que tome nota del contenido del documento WO/PBC/21/2 (Informe de la Comisión Consultiva Independiente de Supervisión (CCIS)) y pida a la Secretaría que continúe tomando las medidas adecuadas para dar respuesta a los puntos de vista de la CCIS. El PBC también pidió a la CCIS que continúe examinando y supervisando las medidas que tome la Secretaría de conformidad con su mandato, y que presente un informe al respecto al PBC.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal