Robert charroux



Descargar 1,73 Mb.
Página13/13
Fecha de conversión21.08.2017
Tamaño1,73 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

EL DIARIO LUMINOSO DEL CIELO



CAPITULO XIX



REALIDADES, SUEÑOS Y FANTASMAS


...Unas imágenes no hemos

logrado retener en él universo

del sueño...

Cuanto más pasa el tiempo, tanto más se acumulan los testimonios y menos certidumbre tenemos sobre los OVNIS, los extraterrestres y los mensajes que deben ellos o que debemos nosotros enviar para entrar en relaciones.

Desde hace tres mil años y aún más, los hombres creen que sus antepasados habitaban en alguna parte hacia Sirio, Venus, los asteroides o la Vía Láctea...

Las tradiciones son formales y unos indicios extremadamente serios militan en favor de esta tesis, pero un escollo frena o bloquea la creencia que podríamos tener en nuestra patria extraterrestre y en unas visitas de los pueblos del espacio: los astrónomos no detectan nada positivo en este sentido al extremo de sus telescopios y los «platillistas» más fanáticos no pueden aportar la menor parcela de platillo volante, la menor prueba de una presencia extranjera humana sobre nuestro Globo en convulsión.

Sin embargo, pese a esta carencia, los hombres continúan —y cada vez más— creyendo en los extraterrestres.

Pues bien, esta creencia irrazonable, obstinada, ciega, sirve, en opinión nuestra, como símbolo de prueba aceptable.

Cierto es que, durante milenios, unas personas han creído, y otras creen todavía, en los fantasmas, en los elfos, en las dríadas, en los gigantes, en Jesús, en la Santa Virgen de Lourdes, en la bondad y en la justicia... pero desde que Niels Bohr ha dicho que solamente lo insensato tenía posibilidad de ser verdad, desde que los físicos creen que una barra de acero puede ser torcida por el pensamiento, todo se vuelve posible.

Con mayor exactitud deberíamos decir que nada es imposible y que el sueño más exaltado, más inverosímil, debe existir realmente en algún universo del cual no tenemos idea.


UNAS CONTRADICCIONES FASTIDIOSAS


¿Qué pensar en definitiva?

Por una parte, el análisis de las civilizaciones antiguas, el conocimiento de las tradiciones y el desciframiento de los símbolos, nos aportan la casi certidumbre que unos iniciadores vinieron antaño del cielo.

Por otra parte, ninguna prueba tangible apoya esta creencia y el estudio lógico del fenómeno nos obliga a sacar la conclusión de que jamás iremos fuera de nuestro sistema solar, pero que igualmente jamás unas civilizaciones del espacio podrán venir entre nosotros.

Tenemos la posibilidad, mediante nuestros miles de corresponsales —lectores y amigos— de poseer el censo de la casi totalidad de las informaciones mundiales sobre los OVNIS.

Además, seguimos de muy cerca la corriente del pensamiento de los científicos algunos de los cuales, como veremos, se vuelven tan empíricos y cándidos ¡que incluso los mismos creyentes en los platillos volantes no quieren seguirles en sus «extravagabundeos»!

Entonces, para intentar aclararnos, vamos a estudiar el problema dividiéndolo en tres expedientes:

— Tradiciones, indicios y elementos favorables extraídos en la Antigüedad.

— Extravagancias de los «platillistas».

— Lo que opinan los científicos.

Quedará tan sólo sacar una conclusión ambigua, habida cuenta que nada puede ser demostrado en un sentido ni en el otro y que la solución es un asunto de creencia.


AÑO 3000: LOS DIOSES


He aquí, en resumen, lo que las tradiciones y la Historia nos han dejado sobre los iniciadores o los extraterrestres que antaño habrían venido a aportar su civilización a los pueblos de la Tierra.

— Hace 8.000 años, sin transición marcada, la civilización egipcia pasa del nivel del neolítico al de la arquitectura de templos como los de Abidos y Menfis.

— Al mismo tiempo los egipcios adoptan un tipo de escritura: los jeroglíficos, que son inteligibles para las inteligencias más diversas ya que están formados por imágenes. De hecho, es una escritura universal, válida para todo el cosmos.

— Hace 5.000 años, todos los pueblos del Globo ven en el cielo Venus-cometa que, sobre tierra, provoca unos incendios, unas inundaciones y un desplazamiento de los polos.

Después, parece que Venus-cometa se prende en las redes del sistema solar y se fija en ellas como planeta ya que, a partir de aquellos cataclismos, figura en las tablas astronómicas antiguas. Antes, no figuraba.

— Hace 5.000 años, los dioses venusinos sustituyen a los antiguos dioses: Viracocha entre los incas, Quetzalcóatl entre los mayas, Belisama entre los celtas, Hathor en Egipto, Baal y Astarté en Fenicia, Bel e Istar en Asiría y Babilonia.

— Hace 5.000 años, los dioses de América del Norte y del Sur, de Europa, de África del Norte y del Cercano Oriente están representados por un símbolo cornudo (toro o carnero) que corresponde a la impresión producida sobre ellos por la visión en el cielo: de «Venus cornuda», de «Venus con dos cuernos y con crin de fuego».

— Por todas partes en el mundo se encuentran dibujados, grabados o esculpidos, unos dioses montados sobre ingenios voladores, sobre serpientes o dragones volantes, principalmente en Persia, en Egipto, en México, en el Perú.

—Unas realizaciones técnicas y unos secretos científicos que parecen fuera del alcance de los pueblos antiguos eran, sin embargo, conocidos por ellos:

Los pararrayos del templo de Salomón.

Los mapas de Piri Reis.

La lámpara eléctrica de Jechiélé, bajo Saint Louis.

Los misteriosos dibujos de la Puerta del Sol en Tia-huanaco.

Los relatos de guerras atómicas en la Mahabharata.

La pila eléctrica de Bagdad.

Los hombres de cráneo plano del lago Tacarigua.

La losa de Palenque, que representa —al parecer— un cohete a reacción pilotado por un cosmonauta.

El injerto del corazón sin fenómeno de rechazo grabado sobre las piedras del doctor Cabrera.

La diosa Nut de los egipcios que figura el cielo por una mujer en flexión hacia delante, lleva sobre el cuerpo unos uraios (globo y serpientes) separados por unas estrellas. Bajo su vientre está grabado un uraios alado provisto de estrellas y este conjunto celeste está suspendido sobre una representación de nuestro mundo, lo cual evoca irresistiblemente la idea de viajes por el cosmos.

— La Biblia {Génesis I, 2-4) dice que unos «ángeles» sexuados vinieron del cielo para desposar a las hijas de los hombres.

El Libro de Enoch apoya esta mención en 105 capítulos.

— Ezequiel, en la Biblia, describe una máquina volante que ha inspirado el modelo de los actuales platillos.

— El escritor fenicio Sanchoniatón (1000 a. de J.C.) asegura que la diosa Astarté vino del planeta Venus sobre una «Serpiente volando con hélices».

— Los manuscritos mexicanos reproducen unos ingenios volantes y lo que se cree ser unos viajes Tierra-Venus.

— Los textos sagrados hindúes revelan que nuestros antepasados arios venían de una estrella «por el Camino de Ariamán».

El Corán sitúa el paraíso terrestre fuera de la tierra, etcétera.

Este insólito terrestre y estos relatos de viajes interplanetarios que hemos hallado en nuestros libros, y que sería demasiado largo reproducir, constituyen para toda mente honesta unos indicios que conviene tener en cuenta.

LOS ANGELES, J. WEBER Y LOS DRAGONES DE LOS CHINOS


El físico del Aunis, J. Weber, persuadido de que hemos tenido contacto con unos pueblos del espacio y refiriéndose a la Biblia, escribe:

«Los hijos del cielo (los "ángeles") pudieron hacer unos hijos aptos para las hijas de los hombres porque los códigos genéticos y sanguíneos eran idénticos. De donde se deduce que el origen de las especies es el mismo. En otra parte, la Biblia dice: Dios precipitó sobre la Tierra los ángeles malos, y dirigiéndose a su jefe añadió: y aquél será tu reino.

«Somos, pues, los descendientes de estos ángeles extraterrestres.»

Pero resulta muy evidente que esta tesis solamente tiene el valor concedido al libro sagrado de los judeo-cristianos.

En el mismo sentido podríamos conjeturar que el lenguaje hablado por la serpiente en el paraíso terrestre era el de nuestros antepasados del cosmos.

En China también unas tradiciones hacen pensar en la intromisión de los Celestes:

«Cuando unos dragones pelean entre ellos en el aire, caen grandes lluvias. Bajo el reinado del emperador Tsing, de la dinastía Cheu, hubo en el verano de 580, en el Yung-Yang, al norte de las aguas del Pien, una batalla de dragones. En primer lugar, se vio una luz blanca que vino en el cielo directamente del Oriente y un dragón blanco de más de diez brazas de largo, se dirigía hacia el Noroeste, se lamía las zarpas y gritaba.

»Y del Noroeste vino un dragón negro, igualmente montado sobre unas nubes; el viento y el trueno se atacaron, y según se aproximaban o se separaban el uno del otro, cayeron grandes torrentes de lluvias violentas, desde el mediodía hasta la hora tercera.

«Entonces, el dragón blanco subió al cielo, y el negro cayó sobre la Tierra.»

La mitología china añade también (Mythologie genérale, Larousse, página 364):

«Los otros justos admitidos a las felicidades de la vida eterna se van a la Tierra de Extremada Felicidad del Occidente.

«Esta tierra que se encuentra en la extremidad occidental del Universo, está separada de nosotros por una infinidad de mundos semejantes al nuestro.»


EL MEDALLÓN VOLANTE DE SAULGÉ


Louis Jacolliot, en la Histoire des Vierges (1874, génesis de los hindúes, libro Primero de Manu), escribe:

«Un mes de los mortales es un día y una noche de los pitris, antecesores de los humanos deificados que habitan los otros planetas.»

Es, aproximadamente, lo que decía el bardo y héroe galo Taliesin: «Mi país de origen es la región de las estrellas de verano.»

Las tradiciones de los hebreos aseguran que Moisés, Elias y Enoch, fueron transportados vivos al cielo, y una curiosa escultura de la iglesia de Saulgé, en la Vienne, representa el mismo milagro que le habría sucedido a un misterioso personaje llamado Renulphe.

He aquí cómo el historiador del Poitou, Jacques Pi-neau, describe el grabado:

«Según el abate Liége, el primer señor de Montmorillon, Ranulphe, está representado en un medallón llevado por unos ángeles. Se puede todavía leer la inscripción: Ranulfis ad ostra levatur nobile agnetis. P.T.L. (Ranulphe fue noblemente elevado hacia las estrellas) Agnetis significa: donde Agnes (su esposa). Ignoramos el sentido de P.T.L.

»Los autores "platillistas" no dejarán de ver un platillo volante en el medallón y unos extraterrestres en los ángeles.»

A propósito de los Tempestares, esos demonios generadores de tempestades que se llevaban las cosechas en Magonia, Jan y Josiane de Aigure escriben en Vues Nouvelles, n.º 5, suplemento de Lamieres dans la Nuit:

«Magonia es una comarca fabulosa pero no innaccesible. Es mencionada por el arzobispo Agobard en el famoso Traite de Grandine... Una de las escasas certidumbres que podamos tener sobre esta comarca, es que los tempestarios llegaban a ella para robar de tierra el grano y las cosechas segadas por las tormentas que ellos mismos habían desencadenado...»

Según las tradiciones, estos seres del espacio venían sobre unas «nubes sólidas» y los campesinos disparaban con bala sobre ellos y sobre su aparato.

A veces, un tempestario, herido mortalmente, caía fuera de la nube y se aplastaba contra el suelo.

AMIN DADA SALUDADO POR LOS EXTRATERRESTRES


Cierto es que no se puede conceder un gran crédito a estas leyendas y, sin embargo, unos «platillistas» candidos llegan mucho más lejos en sus creencias y por ello mismo, falsean el problema.

El general-presidente de Uganda, el pintoresco e inquietante Amin Dada, tuvo el privilegio de ver un platillo volante zambullirse en el lago Victoria y volver a emerger algunos minutos más tarde, para perderse en el cielo.

Era, según manifestó, ¡un homenaje que los extraterrestres dedicaban a su esclarecida administración!

Una profusión de prospectos procedentes de «OVNI-ARMY: Escuadra del Rayo Verde» anunció a los franceses que el viernes 5 de diciembre de 1975, a las 19 h G.M.T., siete platillos volantes volarían por encima de París, sobre el Ministerio de la Guerra, el Elíseo, el Senado, Notre-Dame y la prefectura de Policía.

Después, ¡se posarían sobre la Casa de la ORTF!

En la misma índole de noticias, inscribimos las declaraciones de Claude Vorillon que, lo mismo que Amin Dada, recibe un trato de favor de los extraterrestres.

La prueba: sobre un planeta desconocido, ha cenado con Jesucristo, Mahoma, Buda y Moisés.

La cena era servida ¡por unos «robots biológicos» y unas jóvenes desnudas!

El escritor Jacques Bergier menciona (Nostradamus, n.º 108) que, según el sabio americano Harold E. Malde, ¡serían los extraterrestres quienes habrían descubierto América!

El semanario mexicano Lunes de Excelsior ha publicado la foto de un extraterrestre descubierto en México. Señas particulares: muñones de brazos, cabeza de perro sin ojos, pero con una trompa. (?)

Según unos norteamericanos, los platillos volantes serían unas emanaciones de Satán y Jesús habría tenido a Venus como patria.

Está dicho, en efecto, Apocalipsis XXII, 16:

«Yo Jesús... Yo soy el retoño y el hijo de David, la estrella brillante de la mañana.»

UN MARCIANO ENTERRADO EN LOS ESTADOS UNIDOS


L'Année scientifique, revista editada por la «Librería L. Hachette y Cía», 1865, deja constancia de un extraño descubrimiento anunciado por el periódico Le Pays, del 17 de junio de 1864.

En la provincia de los Arrapahys, en las proximidades del Pie James, Sir Paxton descubrió, enterrado a más de veinte metros de profundidad, un aerolito caído hace millones de años.

En su interior, John Paxton y el geólogo Davis hallaron un ánfora de metal blanco acribillada de agujeritos y con unos dibujos raros.

Más abajo, debajo de una tarima metálica, los dos caballeros descubrieron una tumba que contenía un hombre envuelto en una mortaja de calcáreo.

Era una momia que medía apenas 1,20 m; la cabeza no tenía cabellos, su forma era triangular y una especie de trompa brotaba de la frente.

Al lado del cuerpo había una placa de plata con una representación del sol y de los planetas, pero Marte era mucho más grande que los otros, ¡lo cual indicaba claramente, según los descubridores, que el individuo era un habitante de Marte!


EL PLATILLO VOLANTE MIETHE


Más cerca de nuestros tiempos, en 1955, la sociedad canadiense «Avro-Canada», construyó una aeronave «VTOL» en forma de platillo «con chorro periférico análogo al de una máquina a efecto de suelo».

Dos prototipos de esta prueba pudieron despegar a dos metros de altura y el programa acabó en pleno ridículo.

Porque el proyecto era clasificado de «secreto»...

«Fue el último intento platillo que conocemos», nos ha escrito la Sociedad de quien poseemos estos informes.

Esto no impide que los «platillistas» crean firmemente en un «engaño destinado a camuflar un arma secreta y psicológica, perfeccionamiento del «V 7» de los ingenieros alemanes Miethe, Habermohl y Shriever ¡ que habrían construido el aparato para el Tercer Reich de Adolf Hitler!

LA ORDEN DE MELQVIDESEC


La verdad es que los platillos volantes parten de la Tierra. Así lo asegura «La Orden del Emperador y de Melquidesec, Imperio del Universo», cuya sede está en París, calle Jules Valles.

La Orden está dirigida por el propio príncipe de Melquidesec, perfecto sosias de Steve Mac Queen, y por la princesa Satya Chana de Melquidesec «caballera del Reino real de Francia, República francesa».

«Nuestra orden —nos escribe la princesa—, va a propagar la enseñanza de la inmortalidad del cuerpo físico, cómo tener hijos inmortales, sin sufrimiento y, por supuesto, sin pasar por el sexo, ya que existen más de mil maneras de dar a luz entre los extraterrestres.

«Igualmente, hemos escrito la Verdad sobre el Cristo que jamás murió sobre la cruz, sino que hizo una ascensión a otro planeta con 11 millones de esenios y hebreos santos...»

Sobre dicho planeta los animales tocan el arpa, el órgano, violín; hablan y hacen esculturas...

¡Cada cual es libre de creer o de rechazar estas revelaciones fantásticas!

Con todo ello el destino del mundo no sufrirá cambios y lo pintoresco sirve para alimentar las imaginaciones.

CAPÍTULO XX



DELIRIO DE LOS LABORATORIOS


Los astrónomos, los físicos, los funcionarios del conocimiento están divididos sobre el problema de los misterios del cielo: aquellos que niegan pura y simplemente a los OVNIS, los platillos volantes y los pequeños marcianos visitantes y, aquellos que, razonablemente, estudian el fenómeno y, aquellos que, lo mismo que determinados «platillistas», deliran y pisan ya en los parterres de los parques extraterrestres.

LOS PLATILLOS VOLANTES: ¿UNAS PROYECCIONES MENTALES?


Para el profesor Cahen, el misterio de los OVNIS es también el de nuestro comportamiento mental. Escribe:

«El ser mental, no es plano. En lo sucesivo, el hombre debe ser considerado cómo un velero con su vela, sometido a todos los vientos del espíritu y del entorno.

»Os percibo como una mancha gris y amarilla, pero para saber quiénes sois, debo proyectar al mismo tiempo sobre vosotros la imagen del hombre que llevo en mí.

»Mi vínculo con el mundo es doble: percepción y proyección.»

Para el profesor Cahen, la proyección, que es la mitad de la vida mental, la imagen resbala algunas veces por su propia cuenta y explica que el individuo interprete mal la cosa percibida.

«Hay que abordar el problema de los platillos volantes como se abordaría un sueño diurno, una imagen de sueño diurno. Aquellos que lo ven son perfectamente sensatos y, con frecuencia, tan racionalizados que han puesto su potencial de inconsciente bajo presión.»

Y entonces, repentinamente, este potencial se libera, estalla y perturba la percepción habitual del mundo.

Del mismo modo que un volcán, cuando entra en erupción, proyecta unas lavas más o menos individuales, el hombre inhibido, no socorrido, inquieto, en resumen, el hombre defectuoso de proyección, exterioriza los deseos y las imágenes-deseos que están en él desde siempre (las estructuras mentales o los arquetipos de Jung).

En este sentido, el círculo de Dios se habría convertido en el redondel de los platillos volantes.

A estas reflexiones extremadamente interesantes, añadamos la opinión del astrónomo Hubert Reeves:

«Nuestro Universo está todavía lleno de cosas que no comprendemos, de cosas misteriosas que extrañan y (sobre el problema de los platillos volantes) no puedo en ningún caso ser afirmativo ni en un sentido ni en otro.

»En este momento, esto me parece casi imposible; en el futuro, creo que vale más ser prudente y no decir nada.»

Lo que se puede decir sin riesgos, es que, cada vez más, ciertos «sabios» se vuelven inteligentes, sensibles, y no temen en absoluto dar un paso en dirección de los poetas y de los esoteristas.

NUESTRO UNIVERSO: UN PULSAR EN FORMA DE PLATILLO VOLANTE


La asociación de ideas quizá parecerá insólita, pero las reflexiones del profesor Cahen nos hacen pensar en las pistas de Nazca cuya explicación nos escapa, quizá porque no poseemos suficientemente el sentido de los fantásticos y de lo imposible permanente.

Una imagen, en particular, nos vuelve a la memoria: la magnífica flecha que, en la pampa, indica una dirección. ¿Sirio? ¿Venus?

¿Y si la pampa de Nazca fuese una tabla de orientación para ir sobre los planetas habitados?

Estos planetas están situados, obligatoriamente, sobre el borde de nuestro universo galáctico que es una especie de pulsar organizado como el átomo, con un núcleo vibrante, denso, energético, y una delgada corona de estrellas que parecen alejarse para diluirse en el infinito.

Nuestra galaxia tiene, exactamente, la forma atribuida a los platillos volantes y... a las tabletas de aspirina, y conservará mucho tiempo esta forma, a menos que un derrumbamiento galáctico no atraiga algún día todas las estrellas dentro de su núcleo para transformarlo ya sea en «agujero negro» o bien en supernova explosiva y estallante.

Los planetas de civilización análoga a la de la Tierra están, pues, situados sobre el perímetro de nuestra galaxia (en ningún caso, podrían estar en el núcleo) o sobre la corona de galaxias vecinas.

¿Es razonable imaginar unas relaciones intersiderales a través de los infinitos de tiempo y de espacio?

Los «platillistas» han franqueado el paso desde hace mucho tiempo y ahora los físicos y los astrónomos van más lejos aún y exponen unas hipótesis extravagantes que arriesgan perturbar el espíritu del gran público para quien el sello oficial es una garantía de autenticidad.


FRED HOYLE: NUESTROS ANTECESORES EXTRATERRESTRES


El astrónomo Fred Hoyle, profesor de astronomía en la Universidad de Cambridge que de astrofísica en la Universidad de Tecnología de California, no tiene la cerrazón de algunos de sus colegas y penetra de lleno en la pluralidad de los mundos habitados.

En un libro que podría ser la Biblia de los «platillistas», declara que debemos prepararnos a la idea de que existen en el Universo unas criaturas aproximadamente semejantes a nosotros, pero que pueden utilizar una ciencia diferente. Escribe:

«Las formas de vida que existen en el Universo, deben presentar el aspecto de un zoo fantástico.»

Desde siempre, el hombre maravilloso, contempla los cielos que siempre ha considerado como morada de sus dioses (excepto los griegos).

Por instinto, tiene tal vez razón, observa muy justamente Fred Hoyle quien, además, piensa que el exilio al hombre en peligro puede venirle del cielo y que hubo antaño sobre la Tierra unos seres venidos de las estrellas.

¡Nuestros antecesores superiores, en cierto modo!

«Es fantásticamente improbable que seamos los primeros»... añade, pero, paradójicamente, no cree en la posibilidad de los contactos, ya que si fuera de otro modo, todos los planetas estarían habitados por unas criaturas del tipo que primero hubiera realizado el viaje.

LA SAGA DE CARL SAGAN


Carl Sagan, profesor en el Instituto de Tecnología de California, profesor de astronomía y de ciencias espaciales, primero en Harvard y en Stanford, después de la Universidad Cornell, laureado con una distinción de la NASA, es extremadamente simpático y posee un registro extenso de conocimientos.

Considerado como una de las más brillantes mentes de fines del siglo XX, su autoridad se extiende sobre todos los continentes y es el promotor de la expedición de la sonda «Viking» sobre el planeta Marte (julio de 1976).

Es también el autor de un libro que devorarán todos aquellos a quienes interesan los misterios del cielo y donde expone su punto vista de sabio.

El problema de los OVNIS no es verdaderamente creíble, escribe, pero, teóricamente, deben existir unas civilizaciones adelantadas sobre unos planetas que no pertenecen a nuestro sistema solar.

¿Pudo aterrizar antaño una nave espacial? No poseemos ninguna prueba.

Debido a la distancia, los terráqueos solamente pueden enfocar un monólogo con los pueblos del espacio: la pregunta planteada tardaría unos miles de años en llegar a un destino y serían necesarios otros tantos miles de años para obtener una respuesta. Por consiguiente, es una esperanza insensata.

Con mucha pertinencia, el sabio norteamericano hace constar que somos como los papúes de Nueva Guinea que, en sus valles aislados, se comunican entre sí mediante el tam-tam sin imaginarse siquiera que, en realidad, unas emisiones radiofónicas pasan, por millares, en torno a sus oídos.

No podemos inspeccionar los OVNIS ni tampoco las emisiones que tal vez nos son enviadas.

Nuestra curiosidad ni siquiera nos ha impulsado a descifrar el rumor que se oye en las conchas en forma de caracola.

¿Y si se tratase de un mensaje?

Qué importa... Es infinitamente poco probable que el terráqueo esté en condiciones de descifrar un mensaje del cosmos, enviado por unos seres cuya programación genética, las estructuras mentales y las bases biológicas son ciertamente diferentes de las nuestras.

¡Ni siquiera somos capaces de traducir la escritura maya, ni los rongo-rongo de la isla de Pascua!

Para los extraterrestres, el hombre de la Tierra sería probablemente un caso anodino de gran estupidez.

Hasta aquí, Carl Sagan es razonable, sensato, incluso si cree en unas supercivilizaciones del espacio, pero se vuelve extravagante cuando considera una homoge-neización cultural en ciertas galaxias, ¡con todas las supercivilizaciones agrupadas en confederación!

Cabe creer que se ha inspirado en las novelas de Jimmy Guieu, especialista en ciencia-ficción.

LA ESFERA DE DYSON


El astrofísico soviético N. S. Kardashev, citado por Sagan, clasifica las presuntas civilizaciones del espacio en tres tipos caracterizados por la cantidad de energía que consumen.

Tipo 1: civilización análoga a la de los terráqueos.

Tipo 2: civilización utilizando 1/1.000 de la energía de su galaxia.

Tipo3: civilización utilizando una fracción notable de la energía de su galaxia (existencia poco probable, ya que tal civilización constituiría un imperio cósmico en unas regiones infinitamente lejanas del Universo).

La galaxia más cercana de la nuestra (pudiendo ser habitada por unos seres super-evolucionados) es la nebulosa de Andrómeda, a 2,2 millones de años-luz.

He aquí, pues, a uno de los más grandes astrofísicos del siglo embarcado en las supercivilizaciones —en compañía de numerosos otros sabios— y, por qué no, ¡en una gran transformación del orden universal!

El Buen Dios, la Inteligencia Suprema, el Gran Arquitecto —llámelo como prefiera— al carecer de diplomas de las Universidades de Harvard o de Princeton, no siendo miembro del CNRS o de la UNESCO, ¡cae por su peso, que no ha sabido organizar el Universo como un sabio lo haría con una ordenadora!

Entonces, el sabio sustituye al demiurgo, tal como el matemático norteamericano Freeman J. Dyson, con su célebre esfera, cuyo principio es el siguiente: una super-civilización, deseando sacar partido de la luz solar irradiada y perdida, pone en órbita una corona de satélites para captar esta energía.

El proyecto ha sido minuciosamente elaborado por Dyson, dibujado, calculado, y ya no queda más que realizarlo.

En este estudio, el planeta Júpiter es «desmontado y transportado sobre una órbita próxima de la Tierra y, reconstituido en la forma de una concha esférica, enjambre de fragmentos individuales que giren alrededor del Sol».

Excelente solución, dice Sagan, para asegurar la supervivencia de una población numerosa... ¡Será sin duda posible construir una esfera de Dyson dentro de algunos miles de años!

Y si así es, añade, es probable que unas civilizaciones mucho más antiguas que la nuestra ejecutaran este programa en un remoto pasado.

¡Parece un sueño!

Pero estas supercivilizaciones mencionadas, ¿existen en el Universo?

Si las hay, no quieren comunicarse con nosotros.

Porque hemos de ser sensatos: una civilización superinteligente y deseosa de establecer consuelo con nosotros, ¡adivinaría que tenemos aparatos de radio y de televisión!

Le sería fácil, gracias a sus fantásticos conocimientos, enviarnos unas emisiones fónicas e incluso en imágenes, no ya en blanco y negro, sino en color y en relieve.

¡Imaginar que no sabemos descifrar sus mensajes entra en lo absurdo!

No somos nosotros, pobres retardados, los que hemos de intentar descifrar... ¡incumbe a los superinteligentes enviarnos unas emisiones claras!

¿No las recibimos?

Entonces, es que estos superinteligentes no, existen o bien no quieren revelar su existencia.

UN CONOCEDOR HABLA: LOS EXTRATERRESTRES NO VENDRÁN


Uno de los que se denominan «iniciados» y que no suele aparecer por los salones, las salas de redacción, los congresos y las empresas editoriales, nos ha hecho las siguientes revelaciones:

«Carl Sagan es el eco perfecto de la reflexión llamada científica. Sus ideas son brillantes. Sabe o cree saber el diámetro del Universo, el número de soles que pueblan nuestra galaxia y el número de galaxias existentes en el cosmos. Explica cómo el universo ha quedado constituido a partir de un gran "¡bang!", que se asemeja al trueno de Zeus y a las fábulas de la Biblia. ¡Esto carece de seriedad!

»Sagan nutre con ilusiones a aquellos que se dejan captar por la magia de su verbo (pero tiene quizá razón sobre el plano psicológico).

»Los seudoplatillos volantes son unos fantasmas, unas ilusiones, unas imágenes-deseos producidas por alucinaciones gregarias.



»Es inútil esperar a los extraterrestres: salvo un caso excepcional y no previsible, no vendrán sobre la Tierra. Y sobre todo ¡no vendrán para salvarnos! Que existan civilizaciones extraterrestres es tan probable que se puede, lógicamente, considerar el hecho como cierto. Que estas civilizaciones puedan, como insinúan Sagan, Shkolvski o Dyson, alcanzar un nivel infinitamente superior al que conocemos: ¡no!

»No, por una razón sencilla, luminosa, evidente y que hubiese debido llegar a la mente de los brujos de la astronomía, de la física y de la geología: no, porque, cíclicamente, la Tierra es asolada por unos seísmos, unos diluvios o unos "fuegos del cielo", y ocurre lo mismo sobre los otros planetas habitados. Se pueden calcular estos ciclos, prever su ritmo.»


LA DEMENCIA DE LOS BRUJOS: REMPLAZAR A DIOS POR EL HOMBRE


«Seísmos, diluvios, fuegos del cielo son queridos y desencadenados por la Gran Inteligencia que habita el Universo, regula su mecanismo y procede a su salvaguardia. Es de la más elemental evidencia que, si el hombre pudiese desarrollar unas civilizaciones durante unos millones de años, adquiriría unos poderes tan peligrosos que pondría en peligro el orden cósmico.

«Resulta también asimismo evidente que sería ilusorio pensar que el hombre pueda convertirse en sabio, bueno, justo y equitativo.

»La ciencia es quizá su patrimonio maldito, pero el espíritu de justicia y de bondad le escapa como huye el agua en una mano cerrada: solamente conserva unas gotas.

»De todos modos, no es sensato concebir una Gran Inteligencia teniendo la estupidez de dejar a unos hombres o a unas Inteligencias extraterrestres adquirir la suficiente ciencia para poner en peligro el Universo o concediéndoles confianza a la vista de un fiador tan dudoso. Tal hipótesis solamente podría ser considerada si se le otorgase al hombre el privilegio de sustituirse poco a poco al Orden universal modificándolo,' hasta convertirse él mismo en la Gran Inteligencia recreadora, el Gran Orden.

»¡El Universo puede muy bien prescindir de nosotros!

»El ser humano es parcela, reflejo, imagen de Dios, sin duda, pero no es Dios: los Conocedores lo saben desde siempre. Encuentro extraño —sigue siendo siempre el Iniciado quien habla— que unos científicos tan renombrados como lo son Sagan, Shklovski, Dyson, Hoyle, etc., puedan escribir seriamente que unas civilizaciones adelantadas tendrán el poder de regir el cosmos, de regular la circulación de los astros, de crear unos sistemas solares artificiales (la esfera de Dyson) y, por supuesto, de hacerlo estallar todo.

«Tanto equivale a decir francamente que el hombre se va a convertir, no en el igual de Dios, sino en un super-Dios, más poderoso, más inteligente, puesto que suplirá sus deficiencias, modificará las configuraciones celestes para darles más eficacia y un mayor rendimiento.

»¡Pues bien, no!

»Lo proclamo con firmeza: estos seudosabios son unos soberbios y su descaro está a la medida de sus errores.

»La ciencia enseñada en los círculos iniciáticos es menos optimista, menos grandilocuente, menos tranquilizadora también para los insensatos: las civilizaciones humanas no tienen más que un tiempo y este tiempo es corto, del orden de los 12.000 años.

»Los terrícolas no colonizarán jamás el cosmos y los pueblos del espacio nunca colonizarán la Tierra.»

Tales son las palabras de un hombre que, por nuestra parte, consideramos como un auténtico sabio y un Maestro.


LOS EXTRATERRESTRES NO PUEDEN SALVAR A LOS TERRÍCOLAS


Que unos iniciados acepten hablar y denunciar la impostura de los Brujos y de los anticristos, he aquí lo que indica hasta qué punto crítico ha llegado y se encuentra la sociedad llamada avanzada.

Por otra parte, es sorprendente que la mayor parte de las escuelas de esoterismo incurran en la conspiración de los que solamente quieren ver la salvación de la Humanidad mediante la intercesión de los extraplane-tarios.

Tal enseñanza es, a la vez, un error y una aberración. ¿Cómo es posible que unos esoteristas, unos investigadores de iniciación puedan admitir la supremacía del materialismo sobre el espiritualismo?

Porque la intrusión de extraplanetarios en nuestro Globo, habida cuenta de la disposición actual de nuestro sistema solar, significaría que en otra parte, en el cosmos, la técnica se ha convertido en omnipotente.

Ahora bien, este fenómeno de omnipotencia de la materia no puede producirse más que en detrimento del desarrollo espiritual.

El hombre tiene la curiosidad de ir al cosmos. Es verdad.

Quizá porque, habiendo salido de una matriz extra-terrestre, aspira a evadiarse de una Tierra que no es realmente su cuna, para ir allá donde le solicita su código genético.

Pero es indiscutible que no está hecho para realizar este sueño, para ir a vivir en el cosmos. Como tampoco está constituido para habitar en el interior de los océanos o de las montañas.

Existe un fenómeno de rechazo a todos los niveles del Universo..

El hombre debe saber que nunca podrá ir físicamente o al modo de un telegrama, al centro de su galaxia y con mayor razón evadirse por los medios preconizados por los brujos.

Que pueda un día escaparse de la Tierra, visitar las estrellas lejanas, no es una hipótesis que pueda excluirse, pero el viaje no se hará seguramente con los cohetes irracionales y ridiculamente lentos de Von Braun.

De hecho, el viaje al cosmos, y también el viaje en el pasado y en el futuro, ya están realizados, ¡y desde hace mucho tiempo, por los verdaderos sabios!

Quizás, incluso sin duda, se harán añadidos a su procedimiento para hacerlo más eficaz y accesible a un mayor número, pero no recurrirán nunca al impulso infernal de una bomba atómica o de una disgregación de carburante.

Sea lo que fuere, creer que unos extraterrestres puedan salvar o prolongar la civilización de los terrícolas está en contradicción con las relaciones tradicionales y, muy ciertamente también, con las leyes cósmicas.

Sería tan monstruoso e irracional como encontrar un elixir de juventud que hiciera inmortal el cuerpo.

NECESIDAD DE UN FIN DEL MUNDO


La enseñanza de la tradición es formal: todo en el Universo, todo el Universo, debe pasar por los tres ángulos de la pirámide, por las tres etapas: juventud, madurez, vejez.

Es ineluctable y justo que nuestra civilización se hunda algún día, y es igualmente ineluctable que la evolución del hombre, no terminada, lo conduzca hacia un destino que los físicos están lejos de entrever.

Carl Sagan piensa que el espacio vital terrestre puede todavía soportar miles de millones de individuos y que nuestros recursos, aliados a la miniaturización y a. la inmensa energía del sol, son ampliamente suficientes para subvenir a las necesidades de una termitera humana gigante y a sus generaciones de robots.

Este pensamiento, que aterrorizará a muchas mentes, es, además de por los esoteristas, combatido por los esoteristas, combatido por los geofísicos que saben bien qué equilibrio aleatorio regula las fuerzas internas del Globo terrestre y el movimiento de relojería del cosmos.

Es un axioma de la ciencia sagrada: ineluctablemente un diluvio o un cataclismo sísmico cierra un ciclo de civilización.

El cuerpo físico del hombre no seguirá la progresión geométrica de su elevación intelectual. Las celdas de los asilos psiquiátricos están más en su colimador que los polos de Marte y las tundras de Júpiter.

Pero irá sobre las estrellas con el pensamiento —ya va a ellas— y tan rentablemente como si se desplazase en cuerpo físico.

Y, si fuera realmente sobre las estrellas, ¿sería para hallar qué, a fin de cuentas?

¿Que desciende del simio? ¿Que es una creación excepcional, privilegiada? ¿O para reunirse con los grandes antecesores maléficos que le han traído el veneno?

Si, ¿como estos antecesores, para ir, él también a contaminar el cosmos y hacer conocer a los buenos salvajes universales el misterio terrorífico del fuego, de la fusión, de los espejos y de los maquillajes de belleza?

Los ángeles han aportado a los terrícolas el fuego del cielo, la ciencia: fusión de los metales, armas, etc., y el secreto de la confección de las pinturas.

El fuego para la futura bomba atómica, las pinturas para corromper la Naturaleza.

El propio Cielo parece haber preparado los maleficios que determinarán el apocalipsis.

En este sentido, no estaría en nuestro destino permanecer buenos, virtuosos, justos, eternos, y el deterioro de la especie humana y quizá también su naturaleza física, serían obra de los extraterrestres de la tradición.


EL LIBRO DEL ECLESIASTÉS


Mucho más sabio que Einstein y Carl Sagan, los antiguos enseñaban las leyes del destino, y la Biblia se hizo eco de ello en el Libro del Eclesiastés, del que cabe admirar la alta filosofía unida a un conocimiento científico asombrosamente profundo. He aquí un extracto de capítulos que merecen meditación:

Capítulo I:

2 Vanidad de vanidades, dice el Eclesiastés: vanidad de vanidades; todo es vanidad.

3 ¿Qué provecho saca el hombre de todo por cuanto se afana debajo del sol?

4 Pasa una generación y viene otra, pero la tierra permanece para siempre.

9 Lo que fue, eso será. Lo que ya se hizo, eso es lo que se hará, no se hace nada nuevo bajo el sol.

10 Una cosa de la que dicen: «Mira esto, esto es nuevo», aun ésa fue ya en los siglos anteriores a nosotros.


  1. No hay memoria de lo que precedió, ni de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

Capítulo 11:

14 El sabio tiene ojos en la frente y el necio anda en tinieblas. Vi también que una misma es la suerte de ambos.

15 Y dije en mi corazón: «También yo tendré la misma suerte del necio; ¿por qué, pues, hacerme sabio; qué provecho sacaré de ello?» Y dije para mí: «También esto es vaciedad.»

21 Porque quien trabajó con conocimiento, con pericia y buen suceso, tiene después que dejárselo todo a quien nada hizo en ello; también esto es vanidad y mal grande.



Capítulo VIII:

17 Examiné también la obra de Dios; que no puede el hombre conocer cuanto se hace bajo el sol, y por mucho que en buscar se fatigue, nada llega a descubrir; y aun cuando dijere el sabio que sabe, nada llega a saber.


EL HOMBRE, ABEJA LIBADORA DEL COSMOS


Si unas civilizaciones extraterrestres avanzadas hubiesen existido, habrían sembrado el Universo porque el hombre es de un orgullo y de un altruismo inconmensurable.

¿Lo han hecho? Tal es la pregunta que debería plantearse previamente. Si esta siembra ha tenido lugar, el Orden universal ha sido gravemente perturbado y el hombre ha suplantado a Dios-Universo.

¿Es posible aceptar tal hipótesis?

La contestamos con fuerza, porque es sacrilega (en el sentido de irrazonable, estúpida) y contraria a los conceptos tradicionales en lo que tienen de más fundado y de más sensato.

A menos que el Orden universal haya utilizado al hombre cómo libador, como abeja cósmica. ¡Lo cual no parece muy admisible!

El astrónomo Francois Biraud deja constancia {Science et Vie, H. S., n.º 114) de una hipótesis de Ball: unas civilizaciones muy avanzadas habrían dominado la técnica de los viajes intersiderales y delimitado unas «reservas naturales» donde estaría prohibido intervenir. La Tierra pertenecería a una de estas «reservas». Sería un zoo cósmico.

Decididamente, los científicos tienen mucha más imaginación y una mentalidad tan aventurera como los escritores llamados de ciencia ficción.

La única supercivilización auténtica y necesaria es la de Dios-Universo, es decir: la civilización de él-mismo, de la Naturaleza... de la relojería cósmica, de las geniales leyes e interacciones que rigen la biología, la química, la física, la astronomía.

El hombre no puede pretender igualar este Existente, y sus computadoras mejor organizadas nunca sabrán crear una rosa, evitar las guerras o inventar una mariposa.

Ineluctablemente, llegará un día en que las civilizaciones humanas consideradas como las más elevadas y las más geniales, serán arrojadas en los cubos de basuras o las descargas de los universos en mutaciones.

En conclusión, la aventura extraplanetaria no es, sin duda, más que una imaginación, una torre de Babel construida por los hombres sacrilegos, inconscientes, y se limitará fatalmente a la exploración de los planetas más cercanos al sistema solar.

¡Un salto de pulga!

Dentro de un orden de ideas puramente especulativo, se puede pensar que los OVNIS son unas alucinaciones de individuos cuyo espíritu vagabundea en unos universos paralelos, unas alucinaciones o unas materializaciones de imágenes-deseos, o también unas misteriosas remanencias de un Ignoto que nos obsesiona, pero que no sabemos identificar.

Muy probablemente los OVNIS no preceden de civilizaciones humanas extraterrestres, pero tienen una relación con los acontecimientos cósmicos o con los sueños, los delirios, las perturbaciones de lo que podríamos llamar el subconsciente de la Gran Entidad o Gran Conciencia universal.

Un sueño de Dios, diría el poeta que es un conocedor.

FIN


Essai sur deux ports antiques de Vestuaire de la Girónde, de Guy Laclau, según los archivos de la Sociedad arqueológica de Burdeos.

La Tabla de Peutinger, que está fechada en el siglo XV, es un valioso mapa-itinerario del Imperio romano, debido al geógrafo-anticuario alemán Conrad Peutinger (1465-1547).

 Chocha o becada significa también cabeza de chorlito, pava. (N. del T.)

 La pértica de arpende medía aproximadamente 6,50 m.

Contes et légendes d'Aunis et de Saintonge, de Robert Colle, ediciones Rupella, La Rochela, 1965.

* A la recherche de la Saintonge, de Francois-Lucien La-bruyére,' editado a cuenta del autor. Ésta leyenda ya fue relatada en 1898 en Une gerbe de légendes, de Avore.

 La inmersión de Ys se remonta o bien al final de la Edad de Bronce hace 4.000 años, o bien al siglo IV o V de nuestra Era. Algunos opinan que la leyenda evoca la desaparición de la Atlántida.

 La Bretagne des ánades, des bardes et des légendes, de Alexandre Goichon. Ediciones O. L. Aubert, Saint-Brieuc, 1930.

 Es preciso establecer una relación de influencia entre los hombres de los megalitos, el ara de piedra en forma de copa vulvar y los menhires esculpidos para representar falos. El arte sagrado de un pueblo es representativo de sus pensamientos, de sus aspiraciones, de sus inhibiciones y de su libido. A relacionar también con los cultos eróticos de Khajuraho y de Konarak en la India, del África negra, y al culto de la castidad entre los cristianos y los judíos.

El eminente erudito Jean Markale, en su libro Les Cel-tes, ediciones Payot, 106, Bd. Saint-Germain, París, 1969, cita Le lai de Graelent-Meur de Marie de France, Le Mystére de saint Gwennolé (siglo XVI) y La Vie des saints bretons del Padre Albert le Grand (siglo xviii) que contaron la leyenda introduciendo en ella la temática cristiana habitual en sus tiempos.

 La princesa de Ys, dice la tradición, tenía un castillo al borde mismo del precipicio. Era el Castel Ghibel cuyas ruinas desaparecieron en el siglo pasado.

 El menhir de la Thiemblaye, comuna de Saint-Samson-sur-Rance (Cótes-du-Nord), es una de los tres tapones del infierno y una de las tres «llaves» del mar. Si se gira ej menhir, se producirá un diluvio.

 Parecería más bien que Rochebonne quedó sepultada por derrumbamiento del terreno.

 Relatado por la revista L'Ere d'Aquarius, 29, calle des Jeüneurs, 75002 París, bajo la firma de Yves Tanneau.

Esta leyenda pertenece también a las tradiciones de Bresse; en la aldea de las Trois-Demoiselles, cerca de Saint-Germain-du-Bois (Saóne-et-Loire) vivían tres muchachas de una maravillosa belleza. Cuando bebían vino tinto, se le veía bajar por su garganta cuya piel era fina y transparente como una gasa.

 El mito es idéntico a la leyenda de la ciudad sumergida del lago de Issarles.

 Mencionado por el Bulletin de la Société de mythologie fratifaise. N.° 12; dirección: 175, rué de Pontoise, 6000O Beau-vais.

 Leer los detalles del descubrimiento en El Enigma de los Andes, de Robert Charroux.

 Nuestra documentación sobre las ciudades desaparecidas de Bélgica y de Luxemburgo procede de las obras notables de nuestro colega y amigo belga Paul de Saint-Hilaire. Leer de este autor: La Belgique mystérieuse (1973); La Flandre mystérieuse (1975); L'Ardenne mystérieuse (1976). Rossel Edition, 134, rué Royale, 1000 Bruxelles y 73, rué d'Anjou, 75008 París.

 Hay numerosas interrupciones en la evolución de los hombres: no existen eslabones entre los simios y el hombre; brusca desaparición del neandertal; detención inexplicable de la civilización del período magdaleniense, etc.

 «Geoglifos y tráfico de caravanas en el desierto chileno», de Lautaro Núñez Atencio, profesor en el departamento de arqueología de la Universidad del Norte en Antofagasta, es el mejor libro sobre los geoglifos chilenos, y sin duda el único. Una gran parte de nuestra documentación se apoya sobre las observaciones del profesor Atencio, del ingeniero Hans Niemeyer y de nuestro corresponsal particular en Chile, el profesor Jean-Pierre Bergoeing. Hans Niemeyer es el autor de dos libros de gran erudición: Petroglifos de la Cordillera andina de Linares, en colaboración con Lotte Weisner. Ediciones Universidad de Chile, Santiago, 1971, y de Las Pinturas rupestres de la sierra de Arica, Ediciones Jerónimo de Vivar, San Felipe, Chile.

Los geoglifos —líneas, pistas y otros dibujos— de la Nazca del Perú han sido revelados al gran público, en 1949, por un librito de María Reiche titulado Mystery on the desert, Editora Médica Peruana, Azangaro 906, Lima. Y en 1974 por el libro de Robert Charroux: El enigma de los Andes y Las pistas de Nazca de Simone Waisbard. Ed. «Plaza & Janes». Col. Otros Mundos.

 Para el Candelabro de los Andes, las momias de Paracas y las piedras grabadas de lea, remitirse a El Enigma de 1 los Andes, de Robert Charroux. Hay que hacer constar que el Candelabro de los Andes, este geoglifo de surcos, como la «alfombra de Siguas», está también orientado, norte-sur, contrariamente a los que habíamos escrito en El enigma de los Andes. Fuimos inducidos a error por una brújula averiada.

La fantástica isla de Pascua, de Francis Maziére, Ed. «Plaza & Janes». Col. La Vuelta al Mundo en 80 Libros.

 El geoglifo es, por definición, grabado sobre el suelo, por consiguiente en hueco (geo: tierra y gliphé: cinceladura); sin embargo, hemos dado a la palabra, de acuerdo con la mayoría del público, la Prensa, las revistas y los arqueólogos, el sentido de: trazado, dibujo, grabado o no, ejecutado sobre el suelo,

En la India, el mándala es un esquema geométrico sagrado en colores simbólicos reproduciendo una cosmogenia o un camino iniciático, según un formulario que solamente conoce el brujo.

 Leer Le Livre du Mystérieux Inconnu, Robert Charroux, Ed. Laffont, Capítulo VI. La civilización de los celtas es la madre de todas las civilizaciones: túmulos, pirámides y cerros funerarios. La mujer blanca de los lenilenapés. Los mexicanos vinieron de Europa. Los amerindios tienen antepasados europeos, etc.

 Es la opinión expresada por John A. Eddy, en un artículo publicado por el National Geographic de enero de 1977.

 Ediciones Time-Life International. Colección «Los Orígenes del Hombre».

 El mame en ruinas de Toui Tonga (Polinesia), el de Papara en Tahití, las aras de holocaustos entre los antiguos judíos, al igual que los zigurats en Asiria-Babilonia, eran unas construcciones piramidales de pisos.

 Comunicado por Les Derniéres Nouvelles d'Alsace, del 27-XII-75.

Correo, del 25-1-75, página 13, columna 4.

 Herbinópolis es el nombre latino de Wurzbureo.

 Este texto figura en las obras siguientes: Les fraudes en archéologie préhistorique, de Veyson de Padenne; Les faux en préhistoire, Boletín de la Sociedad Prehistórica de Francia; Archeology and false antiquities, de R. Munro, Londres, 190S etc.

María Reiche dijo igualmente en su entrevista: «El doctor Cabrera no permite que se coja una piedra y que se la examine de cerca.» ¡Lo cuál es una contraverdad!

 Y autor de El secreto de las Nazcas, editado en 1950 por la sociedad de los americanistas de París.

Editado por Albin Michel, París, 1961

 Desde luego, no atacamos sino a una determinada categoría de «prehistoriadores» del C.N.R.S., aquellos que fechan el imperio inca del siglo XIII (!) y describen las pistas de Nazca «hechas de piedras alineadas...». Sentimos el más profundo respeto hacia los verdaderos arqueólogos tales como los señores Taíeb o Coppens...

lea y el Perú Precolombino. Tomo I, «Arqueología de la provincia de lea». Empresa editora librería Imprenta Ojeda, S. A., lea, Perú, 12 marzo de 1968.

Error del profesor Pezzia. Que nosotros sepamos. la-piedras grabadas de lea hicieron su aparición antes del siglo XVIII.

 Los periodistas de Mundial confiesan en su reportaje que han pagado a Irma Gutiérrez de Aparcana (página 42, columna 2).

 Y, sin embargo, se trataba de cincuenta millones en beneficio del Instituto Pasteur y de la investigación sobre el cáncer.

De hecho, si damos crédito a una tradición difícilmente controlable, pero que acreditan unos indicios y los temas religiosos tratados sobre algunas piedras, el padre Simón habría conocido muy bien el santuario secreto del cerro de Ocucaje. Incluso lo habría quizás inventariado en parte, pero sin revelar su existencia y significado. Por extremado celo devoto y tal como lo hicieron los clérigos de la Edad Media, habría, según se dice, interpolado el mensaje de los Antecesores Superiores intercalando en la gliptoteca algunas piedras grabadas ¡representando el pecado original, la Natividad, la fuga a Egipto y la Pasión de Jesús!

 Hermán Buse ha hablado de las piedras de lea en su libro Introductions au Pérou, Lima, 1965.

Mencionados por La Prensa del 5 de febrero de 1975.

 Numerosos autores, desgraciadamente ignorados por los seudoarqueólogos, han hablado de las piedras del río lea y algunos se han extendido ampliamente sobre las excavaciones hechas en Ocucaje. He aquí unas obras de consulta: L'Amérique précolombienne, de Hans-Dietrich Disselhof y Sigwald Linne (página 152), París, Albin Michel. Paracas, Nazca and Tiahuanacoid cultural relationship in South Coastal Perú, «Memoirs of Society of American Archaelogy», 13 Salt Lake City, 1957 (estudios sobre unos meses de excavaciones en Ocucaje). lea y el Perú precolombino, Alejandro Pezzia Assereto, lea, 1968. Véase también: Álbum histórico de la civilización nazca, Perú, Ediciones de Bronce, Lima, 1921, de Carlos Belli. El Secreto de las Nazcas, de Próspero L. Belli, (1950), etc.

 Indiquemos, no obstante, que la revista belga Bufoi, 13 Berkenlaan, 2610 Wilrijk-Amberes, había reproducido en su número 32, un artículo de Gordon Steven sobre las piedras de lea.

 Porque todos los campesinos de Ocucaje excavan en los cementerios antiguos de las colinas circundantes y todos encuentran en algunas horas, allá donde los arqueólogos oficiales, patentados, condecorados, fracasan en un 90 %. Podemos dar un testimonio formal: en todas las casas donde hemos ido con Francis Maziére, Yvan nuestro chófer e Yvette Charroux, los lugareños poseían piedras y, a menudo, unas alfarerías admirables, cuya autenticidad, al primer vistazo, no dejaba duda alguna. Como tampoco ofrecía la menor duda de autenticidad de las piedras grabadas, gris amarillento, pesando 600 kg o más, que alfombran los patinillos o corralillos de las casas. Estas grandes piedras grabadas habían desaparecido con ocasión de nuestro viaje a Ocucaje en 1976.

 Para saber si una mujer está encinta, se procede frecuentemente por el test llamado de Brouha, que consiste en inyectar orina de mujer a una rana o a una coneja. Por laparotomía (apertura de la pared abdominal) se comprueba en los ovarios del animal si hay formación de quistes sanguíneos, lo cual daría la prueba de la preñez. Más científicamente, en nuestros días, se experimenta un test bioquímico con los prolanes.

Los biólogos oficiales reconocen que, en algunas semanas, el renacuajo relata la historia de la vida, incluida la del hombre.

La Prensa, del miércoles 5 de febrero de 1975. Título del artículo: «El enigma de las piedras.»

 Los emplazamientos y los museos del Perú son literalmente saqueados por los anticuarios y mercachifles europeos. Un ejemplo: el museo de Paracas ha sido vendido, clandestinamente, por entero, a un comprador belga u holandés.

 Ediciones Inti-Sol, avda. Inca-Garcilaso de la Vega, número 1342-B, Lima, Perú.

 La religión de la Galia, escribe P. Saint-Yves, es un palimpsesto donde la escritura romana deja leer con gran esfuerzo alguna cosa sobre las creencias de nuestros antepasados. Los nombres de los dioses celtas eran secretos. Aquellos que se conocen no son, en verdad, más que unos seudónimos. No obstante, se sabe que los megalitos eran llamados piedras de supervivencia.

Sciences et Avenir, n.° 342, agosto de 1975.

 Les Hommes de la pierre ancienne (paleolítico y mesolítico), por H. Breuil y R. Lantier. Ediciones Payot, París.

 En todos los pueblos antiguos se rodeaba la tumba con un círculo de piedras que tenían por misión fijar el espíritu del muerto. En nuestros días, las tumbas son todavía rodeadas de piedras rematadas por una losa.

Les Celtes et Vexpansion céltique jusqu'a Vépoque de la Téne. Ediciones Albin Michel, París, 1950.

 Se encuentran en numerosas cavernas huellas de manos o de pies que son signos de pertenencia, pero el arte mural más antiguo está representado por unos meandros, unos entrelazados y unos arabescos «macarrónicos» (espirales), como decía el abate Breuil, trazados sobre la arcilla o sobre roca, con los dedos. Se encuentran estas raspaduras digitales en las grutas de Gargas, de Baume-Latrone, de Ganties-Montes-pan. Las huellas de manos son frecuentes en Altamira, Castillo, La Pasiega, en España; en las grutas de Gargas, de los Trois-Fréres, del Portel, de Pech-Merle, de Rocamadour, de Font-de-Gaume, etc., en Francia. Existen huellas de pies en la arcilla de la gruta de Niaux, y grabadas en la piedra de la Roche-aux-Fras, en la isla de Yeu, y en la Roche-aux-pieds, de Lanslevillard (Saboya).

Los hombres de la prehistoria no tuvieron el menor reparo en moldear la arcilla y en esculpir toscamente la piedra con formas humanas con una finalidad religiosa, pero no tallaron el sílex salvo para convertirlo en utensilios de la vida cotidiana. Parece ser que el tabú de la talla antropomorfa haya nacido con la toma de conciencia de lo divino.

 El gran iniciado alemán Jakob Boehme (1575-1624) decía: «Una piedra no es, sin embargo, más que agua.» En lo que concierne a la tesis de Louis Kervran, leer El libro de los mundos olvidados, de R. Charroux, capítulo XII: El agua madre y el elixir de inmortalidad, la "polywater", etc. Publicado por esta Editorial.

 Los hebreos, rindieron antaño un culto a esta piedra negra que representaba a Meni, diosa de la fortuna (Isaías, LXV, 11). Ahora bien, Meni era el planeta Venus que los árabes denominan la Pequeña Fortuna y los persas Nanaia o Anaitis, de una palabra armenia (II, Macabeos, I, 13, Estrabón XV, 733). Era también la divinidad árabe Mana adorada bajo la forma de una piedra por las tribus instaladas entre La Meca y Medina (Corán, Lili, 19).

 En su libro notable e iniciático: Le Pape des Escargots, Henri Vincenot recalca la rareza de la oración cristiana «Ave maris stella» cuyo texto es: «Salve, estrella de mar, santa madre de Dios, madre permaneciendo virgen, puerta feliz del cielo, aceptad el saludo de los labios de Gabriel, y cambiando el nombre de Eva establecednos en la paz.» A pesar de su título humorístico, Le Pape des Escargots (El Papa de los Caracoles), de Henri Vincenot, ediciones Denoel, París, 1972, es un libro de alta iniciación particularmente en lo que concierne a la Iglesia cristiana druídica y al simbolismo. Además, este libro-clave es una obra maestra, de lectura cautivadora.

 Léase El libro de los mundos olvidados, de Robert Charroux. Editorial «Plaza & Janes», Capítulo XVIII «La Biblia ha sido traficada».

Los hebreos, dice Oseas, adoraban un dios bajo los robles: Baal. Hablando de su madre a los hebreos, el Señor dice: Oseas —Capítulo II, Versículo 13—: Yo me vengaré en ella de los días que ha consagrado a Baal... Vers. 16: En tal día, ella me llamará su esposo y ya no me llamará más Baali.

Fierres a íégendes et pierres curieuses du Limousin, por Albert Goursaud, Boletín de la Sociedad de etnografía del Lemosín, de la Marche y de las regiones vecinas, C.R.D.P., 44, cours Gay-Lussac, Limoges.

Le Monde Souterrain, de J.-P. Bayard, pág. 61. Ediciones Flammarion.

 La piedra faltante o rechazada simboliza el estado do error en la naturaleza humana, al mismo tiempo que rinde homenaje a la perfección de la divinidad que, sola, puede construir sin que falte algo.

 Véase el número 7 del Buííeíin de la Société de Mytologie française, 60.000 Beauvais.

 El caduceo de los médicos, denominado de Hermes o de Mercurio, no tiene su origen en la fábula griega, sino del símbolo de copulación de las cobras. Se observan en él los símbolos de Siva: el toro, el naga, el lingam, están reunidos en las anillas del caduceo dravídico de Mohenjo-Daro y del caduceo sumerio-acadio de Gudea (3.000 años antes de J.C.). Se puede ver también el símbolo del árbol asociado a la divinidad o mejor aún, el símbolo de los Iniciadores venidos sobre serpientes voladoras (o dragones), que enseñaron a los hombres el arte de sanar. En esta hipótesis, el dragón volante es el artefacto interplanetario y las serpientes son los Iniciadores.

J. Boulnois: Le caducée et la symbolique dravidienne indo-méditerranéenne de Varbre, de la pierre, du serpent ét de la diese mere. Librairie d'Amérique et d'Orient, Adrien Maisonneuve, París, 1939. Este libro es la obra de un escritor al que se puede considerar como un gran iniciado.

 Por veneración hacia nuestra madre la Tierra, en ciertos poblados la mujer da a luz acuclillada directamente sobre el suelo. J. Boulnois indica que «un jarro procedente de Elam, muestra a una mujer acuclillada encima del hombre, en la relación sexual». Un grabado y numerosas cerámicas peruanas representan esta posición y moverían a pensar que era natural y tal vez incluso habitual en la pareja de la prehistoria, aunque se hayan encontrado grabados prehistóricos en los que el hombre y la mujer están acoplados en pie. Si el varón está tendido sobre el suelo, hay que ver en ello, probablemente, o bien el símbolo de la Tierra colocada bajo el Cielo, o quizá, más bien, el homenaje del primer hombre a Gea. Pero es más cierto aún que esta posición obedezca a unas razones físicas y eléctricas de la Tierra, al ser el hombre + y la mujer -.

No hay sacrilegio en reproducir la vida, por el contrario, está en el programa del hombre hacer hijos para perpetuarse en la continuidad espacio-tiempo. Esculpir una estatua puede ser considerado como un homenaje a Dios, una imitación de su criatura. Todo está en la invención. En cambio, confeccionar figurillas con pretensión de vida es magia negra. Traficar los genes y las arquitecturas biológicas para modificar el plan de una especie viviente es también magia negra, un crimen, un pecado.

 En cambio, en la mitología egipcia, el dios Jonsu (El Navegante), exorcista y curandero, delegaba sus poderes a una estatua donde encarnaba su doble dándole la misión de ir por el reino a llevar la curación a sus suplicantes.

Citado por Helena Blavatsky en su Doctrina secreta, por el filólogo Louis Michel James Delátre, y Nostra, n.° 167. Es de advertir que la sidurita es el constituyente principal de los meteoritos y de los bólidos.

 Las «ofitas» de Eusebio, eran probablemente siduritas.

Le Monde Souterrain, de Jean-Pierre Bayard, Ediciones Flammarion, París, 1961. La Kaaba, la piedra negra de La Meca, que representaba a Anahita (Venus) antes que fuese acaparada por los musulmanes, designaba, en los primeros tiempos del Islam, mediante «unas oscilaciones y una voz», a los imanes sucesores de Hussein.

Les Siécles et les Jours. Horizon 1969, 14, Cours Lieu-taud, Marsella, capítulo II, pág. 30. En la «sucesión aritmética), de Fibonnacci: 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, etc., el número de oro es el límite de la relación de dos términos sucesivos cuando se va hacia los términos cada vez más grandes. Se encuentra en cualquier sucesión basada sobre este principio. (Léase Facettes, n.° 38, pág. 9, dirección: B.P. 15. 95220 Herblay, Francia.) Una sucesión de Fibonnacci es tal que cada término es la suma de los dos precedentes.

El número de oro es estrictamente igual a .Su expresión numérica, irracional, comienza por 1,618. {Facettes, n.° 29, pág. 9.) En alta iniciación, se enseña que el número de oro no es una aritmética, pero que está determinado por intuición y relación armoniosa entre el hombre y el cosmos.



Le Monde Souterrain, de J.-P. Bayard, Ediciones Flammarion, 1961.

 Le Pape des Escargots, de Henri Vincenot, Ediciones Denoel, París, 1972, págs. 35-36.

 Los estudios del profesor Alexander Thom sobre Stonehenge y Carnac demostrarían que esos monumentos o emplazamientos eran unos observatorios astronómicos. Los alineamientos del Menee, de Kermario y de Kerlescant habrían sido conectados con el observatorio lunar que constituían el menhir gigante de Er-Kroecht (25 m de altura) y unas piedras de mira. ¡El conjunto habría permitido prever unos eclipses y determinar los solsticios! ¡Los investigadores del C.N.R-S. incluso han escrito (La Recherche, n.° 34) que los menhires eran computadoras! Estamos lejos de pensar que nuestros antepasados eran unos ignorantes. Por el contrario, luchamos para hacer reconocer su existencia y su cualidad de Antecesores Superiores en determinados terrenos. Pero de eso a calificar de «computadora» un menhir, ¡hay un peldaño que nosotros no franqueamos!

 Filitosa está a 50 km al sur de Ajaccio. Se tiene fácil acceso en coche al lugar en donde hay un restaurante, un museo y un parque donde es agradable errar por entre las estatuas armadas, los menhires y los vestigios ciclópeos.

En Siberia, en la región de los ríos Yeniséi y Abakan, están erigidos unos menhires o «ídolos» o «mujeres viejas» notablemente esculpidos de rostros, unas representaciones animales ¡y unos personajes provistos de tres ojos y de largas orejas! Estos menhires tienen una antigüedad de 4.000 años.

Les plus anciens contes de l'humanité, de T. H. Gaster, pág. 114, Ediciones Payot, París.

 Los cirujanos de las islas Filipinas son hábiles charlatanes que simulan extraer del cuerpo de los enfermos los tumores o las infecciones que lo emponzoñan, hundiendo sus manos en las carnes como si fuesen tan fluidas como el agua. Y sin dejar cicatrices. En realidad, esos ilusionistas utilizan unas vísceras y sangre animal para hacer creer en una verdadera y milagrosa intervención quirúrgica y el paciente, sugestionado, crédulo, cura —en ciertos casos— o bien queda persuadido que lo está. Leer El libro del pasado misterioso, capítulo IX, «Agpaoa, el atraviesamuros».

 Telequinesia: desplazamiento de objetos sin contacto. Psicoquinesia: desplazamiento de objetos por el poder del pensamiento. La psicotrónica es la parapsicología de los investigadores de la URSS. Como puede verse, ¡esta nueva ciencia tiene ya un vocabulario bastante bien provisto!

 A consecuencia de unas declaraciones públicas en las que resalta demasiado visiblemente su mala fe, los racionalistas, comprendiendo que estaban perdiendo la poca estima que todavía se les concedía, juzgaron oportuno cambiar súbitamente de opinión. En una emisión sobre la parapsicología, el 1 de julio de 1977, por la Antena 2, el doctor Alfred Krantz, neuropsiquiatra, miembro de «La Unión racionalista», pero erudito honrado, reconocía la autenticidad del fenómeno «psi» y de los experimentos de Jean-Pierre Girard.,

 El newton es la fuerza que comunica a una masa de 1 kg una aceleración de 1 m por segundo.

 Como la mayoría de los médiums, J.-P. Girard puede producir unos efectos negativos, pero muy rara vez positivos, como si el efecto psi pudiese destruir pero no crear.

 El profesor Tocquet, del Instituto metapsíquico internacional, es el autor de numerosas obras sobre lo misterioso ignoto, entre ellas: Tout l'occullisme dévoilé, médiums, fakirs, voyantes. Ediciones Amiot-Dumont, París. Les phénoménes de la métapsychique. Télékinésie. Ecloplasmie. Psycho-kinésie. Ediciones de l'Ermite, 2, rué de Londres, París. La vie dans la matiére et dans le cosmos. Ediciones du Seuil, 27, rué Jacob, París.

 Los fenómenos son conseguidos difícilmente cuando el agujero no tiene más que un milímetro de diámetro, y muy fácilmente con una abertura de 5 milímetros.

Para el profesor Hans Bender, del Instituto de parapsicología de Friburgo de Brisgovia, la energía necesaria para doblar una vara metálica procedería, no del médium, sino del propio objeto. El efecto túnel concierne el franqueamiento de una barrera potencial por un electrón.

 Para ponerse al corriente, sugerimos a nuestros lectores que lean La parapsychologie devant la science, Ediciones Berg-Belibaste, 28, rué Henri Barbusse, 75005, París, que expone las conclusiones del Encuentro internacional de parapsicólogos organizado en Reims, el 16 y el 17 de diciembre de 1975. Los firmantes son: Hans Bender, Rémy Chauvin, Olivier Costa de Beauregard, Jean Kierfcens, André Dumas, Yvonne Duplessis, Francois Fabre, Nicole Gibrat, John Barret Hasted, Pierre Janin, Hubert Larcher y Christian Moreau. La obra es del tipo llamado «serio» pero, de hecho, ¡sobrepasa las imaginaciones más desbordantes de los empíricos que no dejarán de inspirarse en ella para disparatar! Al lado de unos estudios superiormente interesantes, se hallan unas creencias y unas ingenuidades que inducen a la sonrisa.

Cabe notar cuántas veces la palabra «imaginar» es empleada, no solamente por Hasted, sino también por los físicos en su brega con lo Misterioso Ignoto. Lo cual subraya hasta qué punto la imaginación es necesaria para hacer avanzar el conocimiento.

Le libre du Mystérieux Inconnu, de Robert Charroux, «Los Antecesores Superiores», capítulo IV, «Los cromosomas-memorias».

Citado por André Dumas en La parapsychologie devant la science.

Recogido por Guy Lagorce en el periódico L'Equipe.

Este componente es un cuerpo radiactivo. El generador aleatorio es, en cierto modo, análogo al contador Geiger.

 Léase a propósito de estos experimentos, La parapsycho-logie devant la science, Ediciones Berg-Gélibaste, y Ceríaines choses que je ne m'explique pas, de Rémy Chauvin, Ediciones Retz, París

 Según Jacques Monod; el azar y la necesidad serían los factores dominantes de la evolución.

Rémy Chauvin, biólogo, profesor en la Sorbona, es un sabio ilustrado que no teme estudiar el enigma de lo irracional. Denuncia «la espantosa mediocridad» de los libros dedicados a lo raro, a lo fantástico, a la epidemia de las intrusiones de extraterrestres en el menor misterio —y tiene razón—, fustiga la santurronería y el espíritu primario de la Unión racionalista —y tiene todavía más razón—, y como la mayoría de los escritores inteligentes y cultos, concede un cierto favor a la ciencia poética lo cual, desde nuestro punto de vista, le hace extremadamente simpático y le acerca a los criterios de verdad. Debe leerse de este biólogo sin anteojeras: Certaines choses que je ne m'explique pas. Ediciones Retz, París.

 Olivier Costa de Beauregard, director de investigaciones en el C.N.R.S., preconiza una antifísica asociada a la física electrónica y que es, en cierto modo, su imagen invertida o, más bien, volteada. Lo explica escuetamente así: una piscina, unos pies que salen del agua, una saltadora que brota del agua y viene a posarse sobre el trampolín (cine a la inversa); es la antifísica, una retrospectiva, una retrodicción.

Et libro del pasado misterioso, de Robert Charroux, capítulo XVII, «Los museos del petrimundo», «El embarazo nervioso de la Naturaleza», etc. Según esta tesis, la Naturaleza

del mundo prehistórico en el alba de la creación, se habría puesto a soñar en el amor. Su fantástico inconsciente dio entonces a luz fetos y formas de la futura creación: el caos de piedra y las representaciones zoomorfas y antropomorfas de Fontainebleau y de Montpellier-le-Vieux



 Cumberlandismo: registro de las reacciones inconscientes del sujeto mediante contacto con el pulso. El médium que utiliza este procedimiento debe tener una sensibilidad supranormal.

 El artículo que nos ha sido remitido por un lector de Bear Cross (Dorset) está recortado de tal modo que no se puede leer más que el inicio del titular del periódico: The Sunday. Puede tratarse del Sunday Times, del Sunday Express, del Sunday Mirror o del Sunday Telegraph.

 Léase nuestro estudio sobre este tema en El Libro de los mundos olvidados, op. cit. Capítulo XII: «El agua-madre y el elixir de inmortalidad. El sapo de los libros mágicos. El sapo iniciado.

La polywater, encontrada en 1962 por B. V. Deryagin y N. Fedakin, de la Academia de Ciencias de Moscú, fue acreditada en un principio por el conjunto de los físicos y de los químicos, y controvertida después.

 El domingo 27 de marzo de 1977, sobre la pista del aeropuerto de Tenerife, dos «Boeing 747», uno norteamericano, el otro holandés, entraron en colisión. Hubo 579 víctimas. Es probable que la cifra dada por Lee Fried esté más cercana la verdad, al haberse podido producir fallecimientos en los días siguientes.

 Heredar Dios y heredar su padre (sin la proposición «de») significa: volverse Dios, volverse su padre. Es dar la misma identidad a Dios y al hombre, al padre y al hijo. Sobre otro plano, es tener el mismo tiempo, el mismo espacio, el mismo origen, el mismo destino, la misma esencia, el mismo código genético. Profundizando, Ph. Lavastine sugiere que el universo es un vasto sueño, poblado de imaginaciones. En el transcurso de este sueño Dios se imagina en el hombre y en los acontecimientos como el que duerme se imagina en sus fantasmas.

 Léase de Christia Sylf: Kobor Tigan's ou le Régne des géants, Ediciones Robert Laffont, París. A un nivel netamente menos elevado, cuando hace veinte años los prehistoriadores creían en la antigüedad del Hombre de Montbron, en la autenticidad del «eoántropo» de Piltdown —un precioso apelativo para una broma de estudiantes de medicina—, en las cavernas, únicos habitáculos de los hombres prehistóricos, y en unos antepasados con sólo una antigüedad de 800.000 años, afirmábamos, sin pruebas materiales sino por la lógica y la imaginación ¡que estos decretos oficiales eran erróneos y que, principalmente, la antigüedad del hombre se remontaba a millones y millones de años!

Dios sueña el mundo más que lo imagina.

 Personalmente, no concedemos ningún crédito a una creación del universo y pensamos que es eterno y ha existido siempre.

 En «Los mundos de la antimateria», Science et Vie, n.° 672, pág. 58.

 El físico sueco Osear Klein supone un universo original ya formado de un mundo y de un antimundo separados por un escudo protector: el ambiplasma. El físico ruso Sajarov y el estoniano Gustav Naan también imaginan unos universos de materia y de antimateria parecidas pero inversas.

 No disociamos la iluminación de la esquizofrenia y de las interacciones que puede tener nuestra organización psíquica con el modo arcaico de pensar (el pensamiento primitivo del feto). En todos estos casos extremos, el legado genético (los cromosomas-memorias) interviene resucitando los grandes sentimientos que impresionaron a los hombres de los tiempos muy antiguos: miedo a los cataclismos, beatitud en una especie de paraíso primitivo en el que todo era posible. En este proceso fenomenal, el espacio-tiempo y sus conclusiones lógicas adquieren un valor particular no perceptible por nuestras mentes condicionadas. Ciertos poblados primitivos y principalmente los aborígenes de Australia que están todavía vinculados con el «tiempo del sueño» continúan viviendo en este sistema de irrealidad.

 La danza es la más grande de las artes porque es imagen y continuidad espacio-tiempo.

 Se puede decir la irrealidad de lo imaginario, porque lo imaginativo es tan real (e irreal) como lo cotidiano.

Los héroes de los libros de caballerías que Don Quijote toma por modelos son los que se encuentran en las novelas de: — Feliciano de Silva (siglo XVI): Crónica de los valerosos caballeros don Florisel de Nicea y el valeroso Anaxarte. (Sevilla, 1546.)

— Huon de Villeneuve (o un trovador del siglo XIII): Re-naud de. Montauban o la Leyenda de Les Quatre Fils Aymon.

— Vasco de Lobeira, escritor portugués de lengua española, uno de los autores, de numerosas novelas de caballerías, entre ellos Amadís de Gaula, llamado el Caballero del León, o el Caballero de la Verde Espada.

— Anónimo: el Poema de Mío Cid.

— Robert de Boron, Geoffroy de Monmouth y principalmente Robert Wace (autor del Brut) que imaginaron las «Novelas de la Tabla Redonda».

— Chrétien de Troyes: Le Chevalier au Lion (hombre-unicornio de la reina Ginebra).



— Melchior Pfeizing: Aventuras peligrosas del laudable, piadoso y muy renombrado héroe y caballero Tuerdank (Carlos el Temerario, duque de Borgoña, que fuese una especie de Don Quijote y que, como él, se equivocó sobre su tiempo. Fue uno de los últimos caballeros con Francisco I y Enrique IV). Mencionaremos que, en 1654 fue escrito un libro contra la Caballería y contra Don Quijote, por don Jerónimo de San Pedro., Sus héroes eran el Caballero del León (Jesús) y el Caballero de la Serpiente (Lucifer). El libro está dividido en raíces: Raíz de la rosa fragante. Los capítulos son unas Hojas de la rosa o unas Maravillas. El título de la tercera parte del libro, que no fue jamás escrita, debía ser: Flor de la rosa olorosa. ¡El libro fue prohibido por el Index expurgatorias en 1667!

 Es el caso de las partículas singulares descritas por el profesor Bernard d'Espagnat, del Colegio de Francia.

 Véase de nuevo: Aux frontiéres de l'incroyable, capítulo VIII: «Universos paralelos y universos aberrantes.»

Le Paradigme perdu: la nature humaine, Ediciones du Seuil, París.

 Los genes tienen 8.300.000 combinaciones posibles. En la elaboración de un niño, las combinaciones posibles entre genes y cromosomas alcanzan la cifra de 78 mil millones.

 Georges Colomb, llamado Christophe (1856-1945 era un sabio botánico, profesor en la Sorbona. Ha entrado en la literatura francesa con esas obras maestras que son: La fa-mille Fenouiüard (1895), Le Sapear Camembert (18%) y L'idée fixe du savant Cosinus (1899).

Estos razonamientos y estos nuevos modos de pensar constituyen el juego intelectual y rico en prolongaciones de los sahins de la Universidad de Princeton. en los Estados Uní dos. El profesor Raymond Ruyer, de la Universidad de Nancy, ha presentado en su libro: La Gnose de Princeton, Ediciones Fayard, esta ciencia que «exige para ser comprendida una cierta inversión de nuestros esquemas mentales habituales» que desconcierta y encarrila hacia nuevas perspectivas.

 Para los físicos de Princeton, el ojo es un laboratorio que debe transmutar los fotones (cuantos de energía luminosa que se comportan no como ondas, sino como proyectiles, según Einstein) en ondas electromagnéticas. Existirá pues, una distinción, una diferencia de naturaleza, entre los fotones o granos de luz y las ondas electromagnéticas «normales». La naturaleza de la luz es muy mal conocida y según France-Culture del 9-VII-1977, «los físicos todavía no han comprendido el proceso de la fotografía».

Ya lo hemos mencionado más arriba: está admitido en física nuclear que unas partículas (granos de luz o fotones) pueden desaparecer en tanto que materia y reaparecer como irradiación electromagnética.

 Hemos estudiado este aspecto de la individualidad y del libre albedrío en El libro del pasado misterioso, Ed. «Plaza & Janes», Col. Otros Mundos. Capítulo XIII: La escritura cromosómica y el pecado. Invento del nombre. El mote o nombre cromosómico. El pecado mortal, etc.

La jerarquía exigiría el orden siguiente: el + que es el hermafrodita original, el — la mujer, y el I hombre. En esta óptica, la O representa a Dios.

El libro del pasado misterioso, Capítulo XII: La Máter hermafrodita, La Máter y la partenogénesis, El canal de Muller, etc.

El libro del pasado misterioso, capítulo XIII: La escritura crómosómica y el pecado... Elogio del racismo. Toda la Naturaleza es racista. El pecado mortal.

 Jesús no es más que una imagen falsa y copiada del verdadero Salvador: el buen Lucifer que perdió el cielo por amor a los hombres. Jesús no es sino un Usurpador. Ha dado su vida terrestre pero no habría aceptado hacer donación a la Humanidad de su vida eterna. Christia Sylf expone que Lucifer podría ser el admirable «sacrificado» que habría permitido el gran experimento en curso sobre la tierra.

 Filósofo italiano del siglo XVI. Opuso a la religión cristiana la idea de un mundo infinito, entregado a una evolución universal y eterna. Excomulgado, degradado, el ilustre pensador fue condenado por el Santo Oficio a «ser castigado con tanta clemencia como se pudiera y sin efusión de sangre»: ¡fue quemado vivo! Resultó beneficioso que fuera sacrificado para que perdurasen sus ideas. Aquí también hay sacrificio del Dios.

Dictionnaire de la civiUsation égyptienne, por Georges Posener, Serge Sauneron y Jean Yoyotte, ediciones Fernand Hazan. 35. rué de Seine, París.

 Véase el concepto en imágenes que Édouard Pastor ha dibujado bajo forma de tarots en su suntuoso álbum Le Chemin d'images, impreso en el taller de Pastor-Création, en se-rigrafía manual, Chemin du Moulin, 60950 Ermenonville.

 Ediciones Robert Laffont, 1969.

Historias, de Heródoto. libro I, 148.

Una orgya = 1,84 m.

 Leer de Paul de Saint-Hilaire: L'Enigme des labyrinthes. Ediciones Nardon, Bruselas.

 Hay también analogía con la oreja que, extrañamente, reproduce la imagen del feto en el vientre de la madre.

Le Pays des Zendjs, por L.-Marcel Devic, París, Librería Hachette, 1883.

Histoire de la Nature, chasse, vertus, propriétés et usage de la Lycorne, por Laurent Catelan, Montpellier, 1624, pág. 11.

 Le Mythe de la Dame á la Licorne, de Bertrand d'Aslorg. Ediciones du Seuil.

 Lore of the unicorn, de Odel Shepard, Boston, 1930.

 En la tapicería de La Dame á la Licorne del museo de Cluny, la Dama empuña un espejo que refleja lá cabeza del animal. Es la perfecta evocación del paso hacia el Otro Mundo.

El advenimiento de lo supranormal milagroso y de la fe reencontrada nos incita a no rechazar ya la idea del reino submarino donde pueden sobrevivir aquellos que allá han ido con la fe.

 También Dios experimentó una mutación en condiciones análogas: murió al salir de la piedra, del Universo cerrado del betilo asirio-babilónico.

Debe recordarse también a Metis, primera esposa de Zeus, cuyos hijos, al igual que la madre, debían «saber más cosas que todos los dioses y los hombres juntos», según Hesíodo. Ya sabemos cómo impidió Zeus aquellos nacimientos privilegiados: tragándose a la vez a Metis y el niño que ésta llevaba.



 La «tiniebla» hiperluminosa de la iniciada Christia Sylf se identifica con la Gran Luz primordial de la cosmogénesis clásica generadora del universo de partículas y de antipartículas. La «tiniebla hiperluminosa» es un sol negro por el hecho de que ciega y no puede ser percibida.

Edén = jardín en hebreo, o gar-eden: el recinto (Génesis, II, 8, III, 23), la muralla. En los inicios del simbolismo y de la escritura hubo el I =■ el falo y la O = la vulva. Los antiguos no se equivocaron en ello; antes de incurvarse en, forma de edén femenino, de rosa y de espiral, antes de errar en forma de laberinto hacia el punto en que todo nace y acaba, el trazo primero de su escritura representó un hombre, es decir, un falo, o sea: un menhir.

 Mencionemos que Dios muere al salir de la piedra, del universo cerrado, compacto, del betilo. Igualmente el niño al franquear la «muralla» pierde una parte de su identidad divina. Sale del Edén o Beth Edén (la ciudad de Edén, el peñasco de Edén, es decir: la casa de piedra y de luz, la «Ciudad de Luz»).

 Las neuronas son las células del cerebro (corteza cerebral, cerebelo, tálamo), de la médula espinal y de los principales centros nerviosos. Particularmente sensible, recogen, conducen y transmiten las excitaciones. Es por este motivo que vulgarmente se las denomina «simientes de inteligencia».

 Lo que es importante, dice Christia Sylf, es la salida, la cual, de hecho, puede ser una entrada en el yo o en la Otra Parte original, fuera de tiempo, por transmutación. Imagen paralela: la Puerta del Sol en Tiahuanaco permite la entrada y la salida a la vez y por no importa qué lado, puesto que no da ni sobre un interior ni sobre un exterior. En este sentido, es el símbolo del pasaje, de la compuerta que lleva hacia otro mundo.

Curiosa relación: el borde y las volutas de la oreja recuerdan, evocan la imagen del embrión humano y, en acupuntura tienen una correspondencia directa con la mayor parte de los órganos.

 La documentación sobre la Pasión llamada de Jesús y vivida por Osiris, ha sido publicada en El libro del pasado misterioso, de Robert Charroux, Ed. «Plaza & Janes», Col. Otros Mundos.

 Sanchoniatón: «Historia fenicia», extraída por R. Charroux de La Préparation évangéligue, de Eusebio, obispo de Cesárea. El libro de Sanchoniatón, anterior a la guerra de Troya, ha sido varias veces destruido por la conjura de contraverdad. Hemos reproducido una veintena de sus páginas en El libro de los dueños del mundo. Ed. «Plaza & Janes», Col. Otros Mundos. En esta «serpiente», que produce un gran desplazamiento de aire, que tiene una velocidad fantástica gracias a sus hélices, cabe ver un artefacto volador semejante al «Concorde» de 1976, es decir, un pájaro alargado o una serpiente voladora.

 En nuestros tiempos, la selección de sanidad y de calidad (idea de raza superior, banco de esperma) que debería remplazar la selección natural que ya no se observa, sería juzgada bárbara e inhumana: supresión de los niños no válidos, de los niños-burbuja, mal conformados, mongólicos, ciegos; supresión también de las adultos perezosos, malhechores, de los asesinos, de los incurables, etc. Nuestra sensiblería, los escrúpulos de nuestra conciencia deteriorada, nuestra cobardía nos prohiben lo que parece ser una monstruosidad. Por el contrario, acudimos en auxilio de los países superpoblados, salvamos por algunos años a los niños que deberían morir de hambre, dejándoles solamente el tiempo justo antes de morir para procrear y aumentar aún más el sufrimiento y la indigencia de su nación. La ley cósmica supone un Dios inflexible, justo; y no un Dios de amor.

 El coeficiente intelectual de los amarillos es muy superior al de los blancos y los negros. ¿Es quizás una razón para tener esperanza?

Pralaya: Término indio que significa destrucción del Universo.

 La Humanidad del siglo XX no parece en modo alguno tomar el Camino de la recuperación. Según determinadas estadísticas, la potencia de destrucción del planeta sería de 15 toneladas de T.N.T. por habitante; la caza al hombre causa estragos en diversas partes del mundo; en Alaska se mata salvajemente a las crías de foca; en Francia, subsiste todavía la infame y bestial caza de montería, heredada de los tiempos feudales. Por último, en pleno París, una intelligentsia delicuescente aplaude la edificación en la plaza Beaubourg del más vergonzoso monumento de nuestra historia: el «Centro Nacional de arte y de cultura Georges-Pompidou», obra maestra del mal gusto y de agresividad.

 Robar, violar, secuestrar, matar a su padre, a su madre y a sus vecinos, exterminar millones y millones de seres humanos son crímenes, pero no pecados mortales para la Humanidad que puede fácilmente recuperarse y soportar las peores sangrías. Beber vinos de alta graduación alcohólica, whisky, atiborrarse de foie-gras, de mantequilla, de nata, de carnes de cerdo y de caza, con frecuencia pasadas, es decir: alterar su salud, recargar el presupuesto de la Seguridad Social, privar a la sociedad de un elemento sano y fatalmente, procrear niños disminuidos, incluso tarados, que la comunidad sana deberá mantener a título puramente oneroso, es un crimen inexpiable que destruye irreversiblemente el potencial vital de la Humanidad. El más abominable de los asesinos es menos criminal que el «buen hombre» obeso, albuminado o amenazado de infarto.

 Los reactores de enriquecimiento de La Haya, producen más plutonio del que consumen. Se podría hacer a la inversa para eliminar este producto peligroso. El mineral es tan radiactivo como cuando es tratado. Los desechos, con los cuales no se sabe qué hacer, mezclados con arcilla neutra podrían ser integrados a las minas en las que estaban en su origen.

El libro de los secretos descubiertos, Ed. «Plaza & Janes». Primhistoria, capítulo II: El mundo ha nacido en los EE.UU.

 Histoire inconnue des Hommes depuis 100.000 ans, de Robert Charroux, capítulo VII: Los extra terrestres han venido a la tierra. Guerras atómicas en la India, pág. 176.

 Capítulo II: El Enigma del desierto de Gobi. Explosión atómica en Mongolia, etc.

Véase France-Soir del 10-XII-76. «El extraordinario relato de un sabio israelí. He visto un desastre nuclear en los Urales...

 El gas tóxico era el T.C.D.D., un defoliante producido por la fábrica Icmesa de Seveso, en Lombardía. La fuga mortal se produjo el 10 de julio de 1976.

En 1966, de resultas de un accidente, un «B 52» americano soltó cuatro bombas H cerca del pueblo español de Palomares, en la costa mediterránea. Ya el 20 de febrero de 1962, un «F 86 H» de la 2.a Escuadrilla táctica estadounidense de la base área de Phalsbourg (Mosela) había perdido una bomba cargada en la región de Bebing-Kerprich-aux-Bois.

 Las agencias de Prensa anunciaron que el meteorito se habría escindido, hundiéndose el pedazo mayor en unas tierras pantanosas hacia el lago Ihotry. El impacto quedó registrado por el sismógrafo de la estación de Antananarivo a las 15,22 h. El choque, muy violento, fue precedido por una intensa luminosidad. No está excluido que este «meteorito» pudiera ser un cohete gigante portador de satélites artificiales, que habría caído a tierra.

Match, n.° 1.472 del 12 de agosto, pág. 38.

 El 29 de abril de 1977, el Los Angeles Times, revelaba tras diez años de tupido velo, que 200 toneladas de uranio embarcadas a bordo del carguero alemán Mayday ¡habían desaparecido entre Amberes y Genova donde debía ser desembarcado el cargamento! El Gobierno italiano y la muy respetable Comisión europea de la Energía Atómica ¡no se dieron cuenta de nada! ¡Y no somos nosotros quienes hemos robado este uranio!, aseguran los países árabes. Y los israe-líes juran sobre la Tora ¡que tampoco son ellos! En cuanto a los marineros del Mayday, han perdido por completo la memoria. Y por otra parte ¡se ha perdido también todo rastro de la tripulación y de la carga! ¡Hay que recalcar que con 200 toneladas de uranio se pueden fabricar más de 100 bombas atómicas!

Phillips ha revelado que había utilizado principalmente el Manhattan Project y Los Alamos primer, cuyo precio es de 15 dólares. Léase a este propósito: France-Soir del 12 de octubre y Match del 6 de noviembre de 1976.

 La masa crítica es la masa mínima de una sustancia fisible para que una reacción en cadena pueda desarrollarse. Está en función de su grado de enriquecimiento, de la naturaleza y del espesor del reflector de neutrones que envuelve la carga. Para el uranio 235 enriquecido al 100 por cien, la masa crítica es de 15 kg con un reflector de 15 cm de espesor. Con un enriquecimiento de 60, la masa es de 22 kg. Con un enriquecimiento de 10, es de 130 kg.

 Expuesto por Jacques Bergier en Nostra, n.° 216, 162, rué du Fg Saint-Honoré, París.

 Febriles ante la perspectiva de una guerra meteorológica, que sería catastrófica para ellos, ya que son particularmente vulnerables, los rusos, en setiembre de 1976, consiguieron hacer firmar a los norteamericanos el protocolo de un tratado prohibiendo «las transformaciones del entorno con fines militares». Los centros norteamericanos de La Jolla, en California y de Wrangley, eto Colorado, estudian, no obstante, unos extraños proyectos: desviar unos ciclones tropicales hacia unos países extranjeros mediante una pequeña explosión nuclear: desencadenar unos temblares de tierra inyectando agua de mar en el rift de la cortezatejrestre, lo cual produciría también unos tsunamis (maremotos).

 Los convenios de 1974, autorizan a los dos Grandes a construir cada uno un máximo de 1.320 cohetes de cabezas múltiples. Casi todos estos cohetes tienen de tres a diez cabezas buscadoras.

 Idi Amin Dada, 150 kg., ex campeón de lucha libre, fue presidente del Estado de Uganda. Según su humor, alimentaba los cocodrilos del Nilo Alberta con unos ingleses o unos judíos. Dada la ocasión, con un obispo cristiano. Fue un diletante al que le gustaba pasear su corpulencia en un palanquín llevado por subditos blancos de la reina de Inglaterra.

 Anécdtota dudosa. La frase habría sido pronunciada o bien por Dumas, presidente del tribunal que juzgaba a Lavoisier, o bien por el fiscal Fouquier-Tinville, o por el vicepresidente Coffinhal. El ilustre químico había solicitado de sus jueces que aplazasen su ejecución para poder terminar wios experimentos que estimaba útiles.

El Comité Pugwash agrupa, desde 1957, a los más grandes pensadores del mundo, que estudian lo que ellos podrían emprender para salvar nuestra civilización. Leer El Enigma de los Andes, capítulo IX. Los tiempos de apocalipsis. La conjura de Pugwash. Publicado por esta editorial.

 No cabe negarlo: el iniciado es tan sacrilego como el sabio. Los dos franquean los tabúes y abren las puertas prohibidas.

 Todos los «sabios» no ejercen, por supuesto, una acción maléfica ni tienen un concepto demoníaco de su papel. En general, el cirujano es un gran curandero lo mismo que el médico, y el dentista es superior al antiguó sacamuelas. Del mismo modo, el astrónomo —incluso si farolea—, el meteorólogo —incluso si se equivoca—, el geólogo, el botánico, el minerólogo, el zoólogo —incluso si han sido absorbidos por los políticos y los generales— no han ingresado deliberadamente en la vía del crimen (para reiterar el pensamiento de Einstein). Otros, también. Es incluso cierto que unos grandes genios de la física, de la química, de la biología y de las matemáticas —las ciencias satánicas— nunca tuvieron la idea de plantearse preguntas sobre el carácter moral de sus actividades, pero se trata de una minoría. La mayoría de los «grandes sabios» del siglo XX, aquellos de los Estados Unidos principalmente, han sido comprados a golpe de millones al estilo de futbolistas, por los chalanes del «mercado de los cerebros». ¡Saben, pues, a qué atenerse sobre su calidad moral!

Véase: La vie, c'est autre chose ou les malades de la science, por Gilbert Bonnot, Belfond editor. «La ciencia —escribe G. Bonnot—, se ha convertido en una formidable francmasonería, una nueva religión que tiene sus templos, sus ritos draconianos, sus sacerdotes que, en ocasiones, llegan a excomulgar.» Pero, en nuestro criterio, lo que es lo más antipático es la insoportable autosuficiencia de los seudosabios.

 Dios sabe la cantidad que hay cada año de simposios y de seminarios de sabios, de ingenieros, de esto y de lo más allá. El seminario, etimológicamente es un semillero, un lugar donde se colocan semillas, una escuela de formación. El antiguo One, two, two de la calle de Provence, el Chabanais cerca de la Biblioteca Nacional eran unos seminarios. (Ambos lugares fueron famosas casas de prostitución.) El simposio era un establecimiento de la misma índole en la antigüedad griega. Estaba consagrado a las bebidas, a los festines y a los intermedios galantes (de sun: con, y posis: acción de beber). Los sabios son unos humoristas. ¡Por lo menos no intentan engañarnos!

 Antes que las revistas científicas, hemos dado una relación detallada sobre los cohetes de Sibiu, con fotos del manuscrito de la época, en Le Livre du Mystérwux Inconnu, capítulo I, páginas 25 y siguientes.

La vie inconnue de Jésus-Christ, por Nicolás Notovitch, Ediciones Ollendorff, París, 1894.

 Este censo de lo insólito del Globo figura en Histoire Inconnue des Hommes o en El Enigma de los Andes, de Robert Charroux.

El libro de los dueños del mundo, Robert Charroux, capitulo II: Los manuscritos mayas, Capítulo XIII, Ed. «Plaza & Janes», Col. Otros Mundos.

La langue sacrée, de Émile Soldi-Colbert, IV volumen, fascículo 2, 1903.

Montmorillon et sa región, de Jacques Pineau, S.F.I.L. e imprenta Texier, Z. I. République, 8600 Poitiers.

 Lumiéres dans la nuit, Misteriosos objetos celestes y problemas conexos, Les Pins, 43400, Le Chambon-sur-Lignon.

 Los pulsars son unas radiofuentes cuyas emisiones muy potentes vienen siempre del mismo punto alejado del espacio (los bordes de nuestro universo) bajo forma de pulsaciones regulares. Serían quizás unas estrellas de neutrones en rotaciones muy rápidas, es decir, unas estrellas que terminan su ciclo de vida activa.

Fred Hoyle, Hommes et gaíaxies, ediciones Dunod, París.

Cosmic Connection ou l'Appel des Etoiles, de Cari Sagan, Ediciones du Seuil, 27, rué Jacob, 75006, París.

He aquí algunos títulos de las obras de Jimmy Guieu: Le retour des dieux, Les sept sceaux du cosmos, La voix qui venait d'ailleurs, Le pionnier de l'awme, etc. Ediciones Fleuve Noir, París.

 Andrómeda es una constelación del hemisferio boreal que contiene el objeto celeste más alejado que un ojo humano, solo, puede divisar en una noche muy clara: la Gran Nebulosa de Andrómeda. Es extragaláctica.

Cosmic Connection, de Carl Sagan.

 Es una evidencia, ¡pero hay que desconfiar de las evidencias!

 Wilhelm Reich y el doctor Timothy Leary han expresado la misma idea: la Inteligencia suprema siembra el espacio interestelar. Unos aminoácidos se depositan sobre los planetas. Cuando llega la muerte física del hombre de la Tierra, el ADN revela su mensaje secreto: ¡Huyamos! ¡La entidad genética abandona el planeta!

 Libro de Enoch. Parte I, capítulo VII, versículo 10: Y ellos les enseñaron (a las mujeres) la brujería, los encantamientos y las propiedades de las raíces y de los árboles. Capítulo VIII, versículo 1: Azazyel enseñó también a los hombres a hacer unas espadas, unos cuchillos, unos escudos, unas corazas y unos espejos; les enseñó la fabricación de los brazaletes y de los adornos, el uso de la pintura, el arte de pintarse las cejas, de emplear las piedras preciosas y toda clase de tinturas, de modo que el mundo fuese corrompido.

1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal