Ricardo flores magóN



Descargar 268,6 Kb.
Página3/6
Fecha de conversión23.06.2017
Tamaño268,6 Kb.
1   2   3   4   5   6


Tabla por equipos




Así lo hacíamos en mi generación

Creo que así lo hacen mis alumnos ahora

¿Cómo podemos aprovechar los maestros esta situación para la enseñanza?

Investigar un tema que el maestro solicita










Organizar el trabajo para hacer una exposición por equipo










Organizar una fiesta de compañeros de la escuela










Tener una agenda de tareas a realizar en la semana










Contar con un directorio de las amistades










2. Con base en las exposiciones, y particularmente la última columna de la tabla, cada equipo presente una idea de cómo aplicar el uso de las TIC para alguna actividad escolar, (puede ser una experiencia ya probada por algún integrante del equipo). Usen el siguiente esquema para que la exposición sea breve y ágil.

3. Vean los siguientes videos y comenten en plenaria sus impresiones:



  • Un padre y su hijo: http://www.youtube.com/watch?v=B393pjQj3RQ&feature=related

  • Multitud de jóvenes se cita por Internet para guerra de almohadas http://www.youtube.com/watch?v=oSOOU_w9jwc

  • Ligar por internet. Ventajas de buscar pareja por la red. http://www.youtube.com/watch?v=6Y8Ihl1geeQ&feature=related

  • Visión de los estudiantes hoy http://www.youtube.com/watch?v=1UKaTuxave4&feature=fvsr

4. De forma individual, escriba alguna de las ideas sobre el uso de las TIC para la enseñanza de su asignatura, como proyecto de este curso-taller.



II. Habilidades para la búsqueda y selección de información

Criterios y herramientas para buscar y seleccionar información en la red

Tal vez una de las primeras ideas para usar las TIC en la enseñanza es dejarles investigar un tema con el uso de la red. Pero la queja más frecuente es que los estudiantes “copian y pegan” la información obtenida, sin ni siquiera leer de qué se trata, y mucho menos analizarla o interpretarla. ¿Puedes detectar el “copy&paste”? ¿Qué puedes hacer como maestro para evitarlo? ¿Cómo dejar de quejarse de esta práctica y enseñar a nuestros alumnos a buscar información en Internet?

1. Divídanse en equipos. La mitad de los equipos leerá la lectura A, y la mitad de los equipos la lectura B.

EQUIPOS A



Buscar y seleccionar información en Internet
Carles Monereo (coord..) 2005, Internet y competencias básicas, Graó: Barcelona (36-44)
Orientaciones para el profesorado

En la actualidad, la mayoría de los estudiantes de secundaria terminan sus estudios sin que nadie les haya indicado cómo pueden y deben usar Internet como fuente de información, lo cual resulta paradójico si, como hemos advertido anteriormente, un número creciente de estos jóvenes emplea habitualmente Internet, aunque mayoritariamente sea para actividades relacionadas con el ocio. En todo caso, esta situación tampoco es extraña. En calidad de televidentes, y con las excepciones que se quiera, tampoco los estudiantes reciben una formación específica que les convierta en telespectadores críticos y selectivos. De hecho las voces que se escandalizan, con frecuencia desde entornos educativos, por la invasión de los reality shows y la telebasura del corazón, que tantos seguidores tienen entre los jóvenes, no hacen más que eludir el problema al confirmar que se trata de un asunto ajeno a la escuela. Probablemente si se analizasen en las aulas (insistimos que en algunos casos ya se hace) los géneros y mecanismos discursivos que emplean esos programas, mucho más cercanos al sainete, al esperpento o al cómic que a la tertulia o la mesa redonda, se desmitificaría su importancia y su impacto sobre esa franja de edad.


En el caso de Internet, se reproducen también el zapping, la elección acrítica de páginas web, la participación en foros donde reina el insulto, la xenofobia o la escatología y aún otros comportamientos más inadecuados como la copia masiva de trabajos, el intercambio de pornografía, el posible acceso a fármacos y drogas de todo tipo, etc. Con el agravante de que, si bien la televisión suele estar instalada en un lugar público de la casa y, a menudo, se contempla en compañía, el uso del ordenador se produce mayoritariamente en la soledad de la habitación del joven, sin que los adultos puedan ejercer influencia alguna sobre su utilización.
Así pues, sobran argumentos para subrayar la importancia de desarrollar esta competencia en las aulas empezando en la educación infantil, momento en que puede introducirse la idea de búsqueda mediante distintos criterios (alfabética, numérica, atribucional, procedimental, cronológica, etc.) y terminando en la educación universitaria (por ejemplo, búsqueda en directorios especializados).
Una buena manera de empezar a plantearse la enseñanza de estrategias de búsqueda y selección de información es realizar una reflexión previa del tipo de demandas que van a realizarse, el nivel de precisión y calidad que se va exigir o el conjunto de ayudas que van a proveerse para apoyar al alumnado en sus dudas y progresos, entre otros aspectos. Lógicamente, la respuesta a estos interrogantes estará muy condicionada por la edad y necesidades de los alumnos y alumnas, y por los contenidos que estemos enseñando. En el cuadro 4 se presenta una guía no exhaustiva.
Cuadro 4. Cuestiones orientadas en torno a la búsqueda y selección de la información

PREGUNTAS PREVIAS PARA PLANTEAR LAS TAREAS DE BÚSQUEDA

¿Qué demanda se planteará? ¿Por qué?

¿Qué grado de profundidad se pedirá?

¿Qué extensión y grado de reflexión deberá tener el trabajo final?

¿Cómo se deberá presentar la información encontrada?

¿De cuánto tiempo se va a disponer para resolver la tarea planteada?

¿Quién decidirá el tema de la búsqueda?

¿Cómo se planteará la demanda a los estudiantes y qué orientaciones se les dará?

¿Cuál será la finalidad de la demanda?

¿La actividad se resolverá individualmente o en grupo?

¿Qué criterios e indicadores evaluativos se adoptarán? ¿Se expondrán de antemano a los estudiantes?

¿Se facilitará el acceso a la red desde la escuela?

¿Se dará tiempo para planificar la actividad en la escuela?

¿Se facilitarán pautas de desarrollo para la actividad?

¿Se darán indicaciones acerca de los instrumentos de búsqueda que hay que utilizar?

¿Se reflexionará conjuntamente sobre el lenguaje que se debe utilizar?

¿Se modelizarán posibles procesos de búsqueda?

¿Se reflexionará en torno a las acciones que habrá de emprender?

¿Se deberán justificar las decisiones tomadas?, ¿de qué modo y en qué nivel?

¿Se reflexionará en torno a la selección de los resultados y a su correcta explotación?

A partir de la demanda inicial, el alumnado deberá reformularla y reflexionar en torno al conocimiento objeto de la búsqueda y a las posibilidades que le ofrece el medio de búsqueda escogido. Más concretamente, deberá comprobar:



  • Si dispone de suficiente información para resolver la tarea-problema planteados.

  • Qué tipo de información necesita.

  • Dónde puede encontrarla.

  • Qué elementos debe tener en cuenta.

  • Qué inconvenientes debe prever.

  • Cómo utilizará y presentará la información obtenida.

Para ayudar al estudiante a reflexionar sobre estas cuestiones, se le puede facilitar una pauta interrogativa parecida a la del cuadro 5.

Cuadro. 5. Cuestiones orientadoras sobre las condiciones iniciales de la búsqueda.



PROPÓSITO DE LAS ACTIVIDAD Y SUS CONDICIONES INICIALES

¿Para qué necesito la información?

¿De cuánto tiempo dispongo?

¿Qué extensión deberá tener la información que busco?

¿Qué grado de profundidad debe tener esa información?

¿Qué tipo de presentación deberé hacer de acuerdo a la información encontrada?

A partir de esta reflexión inicial, deben especificarse los objetivos de la búsqueda y las acciones que hay que ejecutar. El proceso de planificación de la búsqueda puede realizarse, por ejemplo, discutiendo con los alumnos y alumnas qué decisiones piensan que es preciso tomar. A partir de sus respuestas, se les debe ayudar a ordenar las ideas y acabar diseñando un conjunto de acciones para resolver la demanda inicial. La hoja de análisis del cuadro 6 puede facilitar la recogida de estas respuestas.


Cuadro 6. Hoja de análisis para la planificación de la búsqueda

PLANIFICACIÓN DE LA BÚSQUEDA

1. ¿Qué me piden?  Necesidad informativa


Necesidad informativa


2. ¿Con qué términos puedo definir mi necesidad? Lista de términos relevantes




Necesidad

Términos relacionados

No necesidad








3. ¿Dónde y cómo puedo realizar la búsqueda?




Fuentes de información y herramientas de búsqueda




Una vez concretada la demanda y sus objetivos, y los conocimientos previos, deben examinarse las distintas posibilidades de búsqueda, es decir, el tipo de herramientas más idóneas para llevarla a cabo. Por poner algunos ejemplos: directorios; buscadores generales o especializados; metabuscadores; catálogos de biblioteca; bases de datos bibliográficas o referenciales, a texto completo, integradas, etc.; hemerotecas digitales; recursos de información interpersonal; correo electrónico; chats; listas de distribución; grupos de noticias, etc.

Cuando ya hemos seleccionado la herramienta (o las herramientas), debemos pensar en el lenguaje que hay que utilizar. Una buena selección de las palabras clave y de algunos conectores para relacionarlas, permitirá al alumnado llegar a una mejor selección de la información, evitando resultados excesivos y desajustados. Las cuestiones que se plantean en el cuadro 7 pueden orientar el proceso.
Cuadro 7. Cuestiones orientadoras sobre el plan específico de búsqueda

PLANIFICACIÓN DE LA ACTIVIDAD

¿Qué necesito saber para iniciar la búsqueda?

¿A qué fuentes de información pertinentes puedo tener acceso?

¿Cómo debo actuar para buscar la información en la fuente escogida?

¿Qué contenido deberá tener esa información?

¿Cuáles son los instrumentos de búsqueda de que dispongo?

¿Qué palabra o palabras resumen mejor lo que busco?


Una vez planificada la búsqueda, debemos proceder a su ejecución. Esta ejecución irá ligada a un proceso de revisión constante que puede producir algún cambio en alguno de los elementos de la planificación. Estamos hablando de un proceso recursivo que supone un movimiento de ida y vuelta desde lo esperado (plan) a lo efectivamente acontecido (ejecución), cuya supervisión o regulación es la que, en definitiva, propiciará el éxito de la búsqueda. Interrogantes como los del cuadro 8 pueden auxiliar al alumnado.


Cuadro 8. Cuestiones orientadoras para regular la búsqueda

SUPERVISIÓN DE LAS ACCIONES TOMADAS

¿Cómo sabré que busco en la dirección adecuada?

¿Qué indicadores darán cuenta de que la búsqueda está resultando fructífera?


Los resultados hallados deberán pasar por un doble proceso de análisis; en primer lugar, la lectura de los títulos y resúmenes de los documentos encontrados debe conducir a una primera criba. Una segunda operación de análisis detallado nos permitirá enjuiciar la calidad de los documentos preseleccionados.

Una vez determinado el valor de la información preseleccionada, se realizará la definitiva selección de documentos.
Cuadro 9. Cuestiones orientadoras para valorar la información seleccionada.

VALORACIÓN DE LOS RESULTADOS

¿Cómo se ha seleccionado la información que se utilizará?

¿Qué elementos se han tenido en cuenta? ¿Por qué?

¿Cuál ha sido el criterio utilizado para desestimar cierta información?

¿Se ha tenido en cuenta la calidad de la información?

¿Se ha cuestionado la credibilidad de la información?

¿Qué aportan los documentos seleccionados?

¿La información hallada es suficiente para resolver la demanda inicial?

¿Se ha revisado y evaluado el proceso de búsqueda seguido?

¿Cómo se recoge y se registra la información? Etc.


Los esquemas y pautas presentados pretenden ser un mero ejemplo de las múltiples actividades que podemos proponer a nuestros estudiantes para ayudarles a buscar la información adecuada en el momento oportuno, y para ser cada vez más críticos y selectivos con la información que utilizan a fin de resolver sus necesidades informativas.





1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal