Revista de Ciencias Sociales Nº 30 Primer Semestre 2013



Descargar 2,65 Mb.
Página2/6
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño2,65 Mb.
1   2   3   4   5   6
Conclusion

Working-class nationalism that incorporated a diversity of Argentina’s ethnic communities, efforts to unify the labor movement outside the bounds of standard ideological constructs, greater inclusion of popular sectors in Argentine politics, and increasing collaboration between labor and government are processes often associated with the Peronist government of 1946-1955, for good reason. Yet a parallel examination of the relationship between Syndicalists and Radicals in the late 1910s and early 1920s reveals the formation of these processes decades earlier. It followed the dissolution of Anarchist leadership of the labor movement and PAN hegemony within the political system – and the political exclusion, xenophobia, radicalism and violence that marked the decades around the turn of the century.

The period of Syndicalist leadership of the labor movement represented important changes for organized labor in Argentina. The FORA IX and its affiliates sought to dampen revolutionary ideologies as a central element of labor mobilization. This effort was part of a larger project to extend the federation’s footprint to the far reaches of Argentina and to build solidarity across ideological divides. Effective incorporation of larger numbers of workers into a single organization also called for moderation in the tactics and demands deployed in the class struggle, leading Syndicalists believed. For its part, the Radical victory in 1916 represented a significant transformation within Argentine politics. The party sought to dilute the influence of extreme views and outbursts of violence perpetrated by those on the left and right of the ideological spectrum. It did so based on notions of inclusion, social harmony and the role of government as a neutral arbiter between social groups. The relationship between Syndicalists and Radicals – however fraught – grew out of these common concerns and strategies and led to unprecedented collaboration between labor and government.

More than this, the Syndicalists and Radicals embodied important changes occurring in Argentina related to the integration of immigrant communities into mainstream society. Due to the greater role played by children of immigrants on both sides of the relationship, perceived ethnic divisions between labor and government began to dissolve. This transformation is visible through processes of Argentinization within organized labor represented by the Syndicalists, and Italianization in the political sphere represented by the Radicals. It is also apparent in the absence of xenophobic language in the rhetoric used by Syndicalists and Radicals relative to the prior leaders of organized labor and the political system. These hybrid ethnicities led to transformations in language, customs and other cultural forms outside the scope of this project, but no less significant. They would eventually coalesce (with contributions from other immigrant communities as well) into a newfound national identity that blended elements of traditional Argentine society and influences from the millions of immigrants who settled in the country.

Finally, while violent labor-government confrontation existed throughout the 1910s and 1920s, moderation and negotiation became realistic strategies for actors on both sides of this relationship. Indeed, it required substantial effort by both Syndicalists and Radicals to deflect more militant and ideologically fanatical factions within labor, politics and broader society. Argentina’s modern social history, more than a just series of violent confrontations built around extremist views on the left and the right, also contains powerful elements of pragmatism that extend back to the early-twentieth century.


BIBLIOGRAPHY
Primary Sources
Periodicals:


  • “La Acción Obrera” (1910-1911) -- published by the Confederación Obrera Regional Argentina and accessed at Hillman Library, University of Pittsburgh




  • “La Epoca” (1916-1919) -- mouthpiece of the yrigoyenista faction of the Radical Party accessed at the National Library in Buenos Aires and Widener Library, Harvard University




  • “La Organización Obrera” (1915-1922) -- published by the Federación Obrera Regional Argentina and accessed at the library of the Sindicato de Obreros y Empleados de la Madera de Capital Federal, Buenos Aires




  • “La Unión del Marino” (1912-1922) -- published by the Federación Obrera Maritima and accessed at Hillman Library, University of Pittsburgh




  • “La Vanguardia” (1916) -- published by the Socialist Party and accessed at Hillman Library, University of Pittsburgh




  • “L’Italia del Popolo” (1919-1920) -- left-wing (socialist leaning) Italian-language newspaper accessed at the Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos, Buenos Aires; Argentina.



Pamphlets and Publications:
Abad de Santillán, Diego

1932 “La F.O.R.A.: Ideología y trayectoria del movimiento obrero revolucionario en la Argentina”. Publisher unknown.

Árraga, Julio

1913 “Nociones del sindicalismo”. Biblioteca de “La Acción Obrera”; Buenos Aires, Argentina.

Bosio, Bartolomé

1919 “Socialismo político y socialismo obrero”. Biblioteca de “La Acción Obrera”; Buenos Aires, Argentina.

Confederación Obrera Regional Argentina

1910 “Confederación obrera regional argentina”. Marzo 15; Buenos Aires, Argentina.

Federación Obrera Marítima

s/a “Memoria del año 1918-1919”. Publisher unknown; Buenos Aires, Argentina.

Federación Obrera Regional Argentina

s/a “Memoria y balance del consejo federal al undécimo congreso (enero 1919-noviembre 1920)”. Federación Gráfica Bonaerense; Buenos Aires, Argentina.

Federación Obrera Regional Argentina

1918 “Por la unidad obrera: Al proletariado de la republica”. Julio 18, Publisher unknown.

Marinelli, Fortunato

1921 “Por el derecho obrero: Resumen histórico de la gran huelga marítima: febrero 12 de 1920 – marzo 10 de 1921”. Publisher unknown; Buenos Aires, Argentina.

Marotta, Sebastián

1917 “La federación obrera regional argentina.” En: Almanaque 1918. September. Publisher unknown.

“La Patria degli Italiani”

1920 “Annuario Italo-Sudamericano: Giá almanacco dell’italiano nell’argentina”. Editore Proprietario Alfredo O. Francalanci; Buenos Aires, Argentina. .

Pueblo, Juan

1913 “Almanaque socialista para 1913”. Imprenta Moderna; Buenos Aires, Argentina.



Other:


  • Libro de Actas (1915-1919) -- minutes recorded at the meetings of the Federal Council of the Federación Obrera Regional Argentina held at the Center of Documentation and Research of Leftist Culture (CeDInCI) in Buenos Aires.




  • Center of Latin American Migration Studies (Cemla) immigration data available online at: http://www.cemla.com/documentos/INMIGRACION%20ULTRAMARINA%20EN%20ARGENTINA.pdf




  • Santander, Silvano. Transcript of a eulogy of Sebastián Marotta held in the library’s archives at Torcuato Di Tella University.




  • Zugasti, Bernardo. Transcript of a eulogy of Sebastián Marotta held in the library’s archives at Torcuato Di Tella University.




  • Montesano, José. Transcript of an interview by journalist Jenaro Scarano held in the library’s archives at Torcuato Di Tella University.




  • Spreadsheet of election officials and their party affiliations acquired through correspondence with Marcela Ferrari, a leading historian of Radical politicians.




  • Revista de economia argentina XI, no. 124 (October 1928) held at the Center of Documentation and Research of Leftist Culture (CeDInCI).



Secondary Sources
Albornoz, Martín

2010 “Conflagraciones: Anarquistas en 1910”. Grupo Editorial Lumen; Buenos Aires, Argentina.

Alonso, Paula

2000 “Between Revolution and the Ballot Box: the Origins of the Argentine Radical Party in the 1890s”. Cambridge University Press; Cambridge, United Kingdom.

Baily, Samuel

1980 “Marriage Patterns and Immigrant Assimilation in Buenos Aires, 1882-1923,” The Hispanic American Historical Review 60, N° 1.


___1967 “The Italians and Organized Labor in the United States and Argentina: 1880-1910,” International Migration Review 1, N° 3.
___1978 “The Role of Two Newspapers in the Assimilation of Italians in Buenos Aires and São Paulo, 1893-1913,” International Migration Review 12, N° 3.

Baily, Samuel and Franco Ramella

1988 “One Family, Two Worlds: an Italian Family’s Correspondence Across the Atlantic, 1901-1922”. Rutgers University Press; New Jersey, United States.

Baschetti, Roberto

2010 “La clase obrera peronista”. De la Campana; La Plata, Argentina.
Belkin, Alejandro

2006 “Sobre los orígenes del sindicalismo revolucionario en la Argentina. Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini; Buenos Aires, Argentina.

Bertoni, Lilia Ana

2001 “Patriotas, cosmopolitas y nacionalistas: La construcción de la nacionalidad argentina a fines del siglo XIX”. Fondo de Cultura Económica; Buenos Aires, Argentina.

Bilsky, Edgardo

1984 “La semana trágica”. Siglo Veintiuno Editores; Buenos Aires, Argentina.

Choate, Mark

2008 “Emigrant Nation: the Making of Italy Abroad”. Harvard University Press; Cambridge, United Kingdom.

De la Fuente, Ariel

2000 “Children of Facundo: Caudillo and Gaucho Insurgency during the Argentine State-Formation Process (La Rioja, 1853-1870)”. Duke University Press; Durham, England.

Del Campo, Hugo

2005 “Sindicalismo y peronismo: los comienzos de un vínculo perdurable”. Siglo Veintiuno Editores; Buenos Aires, Argentina.

Elena, Eduardo

2011 “Dignifying Argentina: Peronism, Citizenship and Mass Consumption”. Pittsburgh University Press; Pittsburgh, United States.

Ferrari, Marcela

2008 “Los politicos en la república radical: prácticas políticas y construcción de poder”. Siglo Veintiuno Editores; Buenos Aires, Argentina.

Gabaccia, Donna

2001 “Introduction”. In: Italian Workers of the World: Labor Migration and the Formation of Multiethnic States, eds. Donna Gabaccia and Fraser Ottanelli. University of Illinois Press; Urbana, United States.

Horowitz, Joel

1995 “Argentina’s Failed General Strike of 1921: A Critical Moment in the Radicals’ Relations with Unions”. In: The Hispanic American History Review 75, N° 1.


Horowitz, Joel

2008 “Argentina’s Radical Party and Popular Mobilization, 1916-1930”. Pennsylvania State University Press; Pennsylvania, United States.

Karush, Matthew

2002 “Workers or Citizens: Democracy and Identity in Rosario, Argentina (1912-1930)”. University of New Mexico Press; Nuevo México, United States.
Klein, Herbert

1983 “The Integration of Italian Immigrants into the United States and Argentina: A Comparative Analysis,” The American Historical Review 88, N° 2.

Korzeniewicz, Roberto

1989 “Labor Unrest in Argentina, 1887-1907,” Latin American Research Review 24, N° 3.

Marshall, Peter

1992 “Demanding the Impossible: A History of Anarchism”. HarperCollins; London, England.

Marotta, Sebastián

1961 “El movimiento sindical argentina”, Tomo II, Periodo: 1907-1920. Ediciones ‘Lacio’; Buenos Aires, Argentina.


Munck, Ronaldo

1987 “Cycles of Class Struggle and the Making of the Working Class in Argentina, 1890-1920,” Journal of Latin American Studies 19, N° 1.

Munck, Ronaldo, Ricardo Falcón and Bernardo Galitelli

1987 “Argentina: from Anarchism to Peronism: Workers, Unions and Politics, 1855-1985”. Zed; London, England.

Panettieri, José

1965 “Los trabajadores en tiempos de inmigración masiva en Argentina (1870-1910)”. Universidad Nacional de la Plata; La Plata, Argentina.

Rock, David

1971 “The Rise of the Argentine Radical Party (the Unión Cívica Radical), 1891-1916”. Cambridge University Press; Cambridge, United Kingdom.


Rodríguez, Julia

2006 “Civilizing Argentina: Science, Medicine, and the Modern State”. University of North Carolina Press; North Carolina, United States.

Romero, Luis Alberto

2002 “A History of Argentina in the Twentieth Century”. Pennsylvania State University Press; Pennsylvania, United States.


Sábato, Hilda

2001 “The Many and the Few: Political Participation in Republican Buenos Aires”. Stanford University Press, 2001; California, United States.

Schneider, Arnd

2000 “Futures Lost: Nostalgia and Identity among Italian Immigrants in Argentina”. Lang; Oxford, United Kingdom.

Seibel, Beatríz

1999 “Crónicas de la semana trágica: enero de 1919”. Corrigedor; Buenos Aires, Argentina.

Suriano, Juan

2010 “Paradoxes of Utopia: Anarchist Culture and Politics in Buenos Aires, 1890-1910”. AK Press; Edinburgh, Scotland.

Tarcus, Horacio (editor)

2007 “Diccionario biográfico de la izquierda argentina de los anarquistas a la ‘nueva izquierda’, 1870-1976”. Emece; Buenos Aires, Argentina.

Thompson, Ruth

1990 “Argentine Syndicalism: Reformism before Revolution”. In: Revolutionary Syndicalism: An International Perspective, ed. Marcel van der Linden and Wayne Thorpe. Scolar; Aldershot, United Kingdom.

Thompson, Ruth

1984 “The Limitations of Ideology in the Early Argentine Labour Movement: Anarchism in the Trade Unions, 1890-1920,” Journal of Latin American Studies 16, N° 1.

Walter, Richard J.

1978 “Elections in the City of Buenos Aires during the First Yrigoyen Administration: Social Class and Political Preferences,” The Hispanic American Historical Review 58, N° 4.

Walter, Richard

1977 “The Socialist Party of Argentina, 1890-1930”. Austin, The University of Texas Press. Texas, United States.

Recibido: Octubre 2012
Aceptado: Marzo 2013

EL EMPODERAMIENTO DE LAS ORGANIZACIONES EMPRESARIALES AGRÍCOLAS MERCED LA LEGISLACIÓN DE EXTRANJERÍA Y SU TRANSFORMACIÓN EN AGENTES EJECUTORES DE LA POLÍTICA DE CONTROL DE FLUJOS. EL CASO DE UNIÓ DE PAGESOS

Olga Achón Rodríguez0

La normativización del proceso de contratación de extranjeros a través de distintos textos legales (Ley de Extranjería, Reglamentos, Resoluciones de contingentes, etc.), como medida para el control del flujo migratorio a través del trabajo y su incorporación en los sectores productivos más aquejados de escasez de mano de obra nativa o extranjera regularizada (como el sector agrícola), ha provocado el empoderamiento0 de las organizaciones señaladas por ley para la realización del proceso de reclutamiento e importación de temporeros agrícolas. Estas son las organizaciones empresariales más representativas de cada sector para cada comunidad autónoma. Merced el otorgamiento de este estatuto de privilegio los sindicatos agrícolas mutan en una suerte de agentes implementadores de la política de control de flujos. Varios dispositivos permiten esta transformación, la delegación de representatividad legal empresarial –para contratar por un grupo de empresarios- y de función pública –para velar por el regreso del trabajador extranjero a su país de origen, su concentración en alojamientos para ellos destinados y el buen desempeño del trabajo que realizan durante el período que dura su permiso de trabajo y residencia en España. Los problemas que surgen al entorno de este empoderamiento tienen relación con la restricción al disfrute de las libertades públicas y el cercenamiento del derecho al trabajo que implica el sistema que implementa el sindicato agrícola en cuanto ejecuta parte de la política de control de flujos. El caso que se expone es el del sistema de reclutamiento, importación y suministro de mano de obra que lleva a cabo Unió de Pagesos en Cataluña, establecido gracias a la red de alojamientos para temporeros que el sindicato0 mismo gestiona.

Palabras Clave: Contratación en Origen, Ley de Extranjería, Fijación de la Mano de Obra, Agricultura, Control Social del Extranjero.



The normativization of the process planned to hiring foreign manpower through different legal texts (Aliens Act, Regulations, Resolutions of quotas, etc.) as a measure to control the flow of migrants through the work and its incorporation into the productive sectors suffering shortage of native and foreign labor well documented (as the agricultural sector), has led the empowerment of organizations established by law for the conduct of the recruitment process and import of agricultural seasonal workers. These are the most representative business organizations in each sector for each region. Thanks to the delivery of this privilege status, the agricultural unions mutate into a form of agents of the flow control policy. Several devices enable this transformation, the legal representative delegation, to hire foreign workers on behalf of a group of businessmen, and a public function, to ensure the return of this workers to their country of origin, their concentration in the accommodation for them designated, and monitoring the good performance of their work, during the period of their visa. The problems that arise in this environment of empowerment are related to the restriction on the enjoyment of civil liberties and the curtailment of the right to work implies the system that implements the agricultural union runs as part of the flow control policy. The case exposes the recruitment system, import and supply of labor carried out in Catalonia Unió Farmers' Union, established with the network of temporary accommodation for the union itself manages.

Keywords: Recruitment in Foreign Countries, Immigration Law, Fixation of Manpower, Agriculture, Social Control of foreign people.

INTRODUCCIÓN

La transformación del modelo de explotación agrícola familiar en otro de marcado carácter empresarial –singularizado, por lo que a nuestro análisis interesa, por la contratación de mano de obra asalariada- implicó un problema al agricultor, representado por la dificultad de contratar trabajadores dispuestos a ejecutar las tareas agrícolas de recolección, principalmente de fruta, en menor medida mecanizadas. Las condiciones en las que este trabajo suele ejecutarse0, su baja consideración social y su temporalidad intrínseca, han llevado a la deserción del sector frutícola a los trabajadores nacionales y a los extranjeros cuya situación jurídica les permite trabajar en otras áreas de la producción y moverse por el territorio nacional en busca de trabajo. En tal contexto de escasez el agricultor ha optado históricamente por la contratación de extranjeros en situación irregular dispuestos a trabajar en las condiciones ofertadas por los agricultores.

Para el Estado, interesado en la canalización del flujo migratorio en atención a las necesidades de mano de obra de los diferentes sectores productivos, esto ha supuesto un inconveniente que ha tratado de salvar a través del empoderamiento de las organizaciones empresariales agrícolas, transformándolas en agentes ejecutores de las políticas de gestión de flujos. Las trabas administrativas a la contratación de irregulares, así como la creación del modelo de contratación en origen han contribuido al logro de tal objetivo. El desarrollo de diversos tipos de autorizaciones para trabajar y residir en España, que permiten la contratación de mano de obra en origen bajo estrictas condiciones, ha sido clave para ello. En el caso que nos ocupa la autorización de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena de duración determinada, concedida una vez observados los diversos requisitos expuestos en el marco regulatorio de la extranjería, es el dispositivo que ha posibilitado el éxito tanto del modelo de contratación en origen de temporeros agrícolas como el empoderamiento de los sindicatos agrícolas. La fijación de un mínimo de trabajadores a contratar a través del contingente aprobado para el sector agrícola –superior al número de trabajadores que la generalidad de los empresarios agrícolas en Cataluña suele precisar-, la excesiva burocratización del proceso, unido al hecho que para llevar a cabo los procesos de selección de trabajadores en origen es necesaria una inversión importante en viajes y estadía, son los inconvenientes más graves que suele enfrentar un agricultor para llevar a cabo por sí mismo la contratación en origen.

El Estado torna, a través de la normalización del proceso, incompetentes a los empresarios para hacer efectiva la contratación. Para ellos un canal alternativo se ha dispuesto en cuanto se otorga a las organizaciones empresariales poder para representar a los agricultores y desarrollar, en consecuencia, cierta función pública relativa al control de los flujos. Para el caso catalán, ha sido el sindicato agrario Unió de Pagesos la organización beneficiada por la implementación del modelo de contratación en origen en la agricultura, pues le ha permitido ofertar, en situación de monopolio, servicios relativos a la contratación de temporeros extranjeros. En consecuencia, aquello que inicialmente se creó con el propósito de ofrecer a los empresarios mano de obra extranjera regularizada, cuya contratación no entraña riesgo alguno de sanciones administrativas, esto es, su Servei de Contractació de Treballadors, se transformó en un monopolio orientado a la importación y suministro de trabajadores contratados en origen. Su consolidación como servicio eficiente, en la tarea doble de suministrar mano de obra y gestionar el flujo controlando el retorno de los trabajadores reclutados, ha precisado la creación de un sistema basado en su concentración, necesaria para poder hacer efectivo tanto su suministro como su retorno. La obligación impuesta a los trabajadores reclutados de retornar al país de origen una vez concluido el trabajo para el que fueron contratados y la necesidad de reproducir la sinergia propia de las economías de escala –toda vez el costo de la operación de reclutamiento e importación es soportado por todos los agricultores a través de la rotación del trabajador, el pago de un precio unitario por trabajador reclutado y la transferencia proporcional de los costos de movilización, que efectúa el sindicato a los empresarios agrícolas en razón del tiempo que emplearán la mano de obra- son los ejes sobre los que el sistema de Unió de Pagesos se construye. De tal manera, se reclutan trabajadores por cuadrillas, en atención a las demandas de mano de obra que realizan los empresarios agrícolas de un área geográfica determinada cuya producción es equivalente, para concentrarlos en los alojamientos que permitirán su posterior suministro al empresario asignado, así como a otros que en momentos puntuales requieran mano de obra extra.

El sindicato se transforma de este modo tanto en una organización interesada en su reproducción a través de la oferta de servicios a la contratación de trabajadores en origen, como un ejecutor de la política de flujos, toda vez controla el regreso de la mano de obra. Las consecuencias de la aplicación este sistema sobre los derechos de los trabajadores se manifiesta a través de las condiciones de trabajo y de alojamiento que el sindicato impone, por las que logra la sumisión del trabajador, su estandarización necesaria a su suministro intensivo y su control preciso a la gestión de los flujos migratorios. A tal conclusión se ha arribado luego de realizada una investigación durante los veranos que van del 2003 al 2009 en los que estos trabajadores se contratan para la realización de faenas agrícolas. La antropología es la disciplina mediante la cual se ha analizado el objeto de estudio, esto es, el sistema de reclutamiento, importación y suministro de mano de obra implementado por el sindicato agrícola Unió de pagesos; y su reflejo espacial en el territorio con el establecimiento de alojamientos previstos para estos trabajadores. En particular ha sido la observación participante y la entrevista en profundidad los instrumentos de análisis con los que hemos obtenido la información adecuada a la interpretación del asunto. Resulta de especial interés indicar en este lugar que la autora fue contratada por el sindicato para la realización de tareas relacionadas con la dirección de los alojamientos –mantenimiento del orden y la limpieza, control de desordenes entre trabajadores, registros, informar sobre la normativa de orden interno, imposición de castigos, entre otros- y la distribución de los trabajadores a diversos empresarios agrícolas durante el otoño de 2003 en el período de tiempo que ocupa la vendimia en Montblanc (Tarragona). Esta posición de privilegio sirvió a los propósitos de estudio ligados principalmente con el conocimiento en profundidad de las dinámicas de explotación y abuso, asi como de los individuos que formarían el grupo de informantes, fueran encargadas de alojamiento, trabajadores, empresarios agrícolas o mandos medios del sindicato. No solamente ha sido imprescindible el testimonio directo de los afectados sino el haber sido la investigadora parte del problema que se pretendía estudiar. Las líneas que siguen tratan de mostrar lo que en los alojamientos se advertía, el poder social otorgado al Unió de Pagesos para implementación de su sistema de reclutamiento y suministro de mano de obra extranjera.



Transformación del modelo de explotación agrícola familiar. Hacia la industrialización del sector agrario.

La dotación de servicios laborales al agricultor comienza a hacerse necesaria según el modelo de explotación agrícola familiar –basado en el trabajo directo del agricultor y su familia, así como también en estrategias de trabajo cooperativo entre agricultores de explotaciones vecinas0– se hace inviable y es reemplazado por un modelo empresarial que requiere la contratación de mano de obra asalariada0. Este es un proceso lento que evidencia, por un lado, la mejora de las condiciones de trabajo y vida experimentada por los españoles en los últimos dos años de la década del setenta y durante toda la década del ochenta, y por otro, un cambio en el modelo de producción y comercialización del producto agrario, pasando de una economía que producía para un mercado interno poco competitivo, a una economía dirigida a la exportación0. Consecuencia de estos cambios es la obligada reconversión de la economía doméstica que rige el modo de explotación de la tierra0. En adelante “los familiares que ayudaban en los momentos de más necesidad de mano de obra tienen sus compromisos laborales fuera de la explotación” (Peix i Massip, 2003). Efecto de esta evolución fue la disminución paulatina de la población agraria catalana debido, esencialmente, al abandono del sector de aquellas economías que no fueron capaces de resistirla. Por el contrario, la superficie agraria cultivada continuó conservando su volumen. Esto informa de un proceso paralelo de concentración parcelaria, que posibilitó el aumento del tamaño de las explotaciones generando un nuevo escenario compuesto por un menor número de ellas. La conjunción de ambas dinámicas, el abandono del sector por parte de agricultores cuyo modelo de explotación era inadecuado a las exigencias de la competencia, y el aumento del tamaño medio de las explotaciones agrarias, propició la posibilidad de implementar un sistema de producción intensiva. Esto es, un sistema por el que se hace un uso intensivo de los medios de producción a efectos de aumentar la eficiencia de las explotaciones. El aumento de la productividad del suelo generalmente se consigue a través de la aplicación de agroquímicos, la mecanización de los diferentes procesos productivos, la implementación de sistemas de regadío0 y por la introducción de diferentes variedades de cultivos. Como apunta Peix i Massip, “muchas parcelas se intensifican, la superficie del regadío sigue creciendo (una ha. de secano, al implementar el riego puede pasar de 2.000 kg/ha de trigo, por ejemplo, a los 6.000 kg) lo que hace que la producción también aumente” (1999:271). La aplicación de estas estrategias propició la incorporación de la producción agrícola catalana al comercio internacional y, a su vez, supuso la industrialización del sector agrícola y la modernización de sus estructuras productivas0.



Con la introducción de España a la Comunidad Económica Europea y el diseño de la Política Agraria Común (PAC), se inicia el fomento institucional de la industrialización de la agricultura. Sus principales objetivos son el incremento de la productividad del sector, la garantía de un nivel de vida equitativo a la población agrícola, la estabilización de los mercados, la garantía de seguridad de los abastecimientos y la seguridad alimentaria. Éstos tratarán de ser alcanzados a través de la gestión de ayudas para la producción eficiente de productos agroalimentarios, y su posterior comercialización en el mercado mundial, así como para la modernización de los distintos procesos productivos a través de desarrollos tecnológicos. Una de las consecuencias importantes de esta industrialización, siguiendo a Etxezarreta, fue la integración del sistema productivo de la agricultura moderna con el resto de los aspectos económicos, de modo que su dinámica y evolución estará marcada por la dinámica de la economía general (1994:122)0. Del mismo modo sucede con el factor trabajo que, en adelante, trataría de gestionarse como una mercancía más, inserta en el proceso productivo, sujeta a las dinámicas propias de exacción de plusvalor, pues “lo que distingue la producción capitalista de otras formas es la presencia de trabajo asalariado” (Martínez Veiga, 2001:35). Efecto de la profundización del fenómeno industrializador del modo de producción agrícola es la necesidad de mano de obra asalariada para llevar a cabo el trabajo en las explotaciones. Se percibe esta necesidad sobre todo en aquellas comunidades en las que, en el mayor número de explotaciones, el trabajo familiar siempre fue predominante. El abandono del sector por parte de los miembros productivos de la familia es una de las razones que explica el fenómeno0. Éste, vino provocado, entre otras razones, por la caída de las rentas familiares agrarias, el aumento de las diferencias de ingresos en relación con otros sectores productivos, el bajo nivel de vida y la reducción de las oportunidades económicas0.

Especialmente sensible a la necesidad de mano de obra, es el sector frutícola debido a la difícil mecanización del proceso de recolección de la fruta. En los inicios de esta reconversión productiva, los agricultores contrataban principalmente trabajadores escasamente cualificados dispuestos a realizar el trabajo de recolección por uno de los salarios más bajos del mercado, especialmente en épocas de inestabilidad laboral o pérdida de empleo. La baja cualificación, sumada a la alta temporalidad, produjo que determinados colectivos en situación de exclusión social, como es el caso de los gitanos, encontrasen en el sector frutícola un nicho laboral, llegando a especializarse en la recolección de la aceituna0. En este sector, durante su proceso modernizador hasta la consolidación del agricultor como empresario agrícola, la composición de la población temporera fue heterogénea llegándose a contratar desde trabajadores en paro, a estudiantes que aprovechaban el término de sus cursos escolares de bachillerato y universitario para efectuar este trabajo, pasando por la contratación de trabajadores llegados de comunidades autónomas más pobres. Es el caso de los andaluces, que organizados en cuadrillas se movilizaban desarrollando un circuito de campañas agrícolas alrededor del país. La contratación de este tipo de trabajadores, sin embargo, no estaba exenta de complicaciones para el agricultor, pues constituyeron una mano de obra inestable. Así ocurría con los trabajadores en paro que abandonaban las faenas de recolección al encontrar otros trabajos más estables o mejor remunerados. Igualmente, el estudiante representaba una mano de obra muy volátil, debido a su concepción del trabajo temporero cercano a un pasatiempo veraniego que le permitía generar unos ingresos suplementarios. Éstos, aunque bajos, no constituían su medio principal de vida, lo que incidía en su baja permanencia respecto a la necesidad del agricultor de estabilidad en la mano de obra a lo largo de la campaña. De igual modo sucedía con el trabajador venido de otras comunidades autónomas, principalmente de Andalucía y Extremadura, en las que las cifras más altas de desempleo se concentraban. Representaban una alternativa oportuna al problema de la contratación de un trabajador en condiciones de estabilidad. Sin embargo, su elección no pareció ser la adecuada debido a problemas desencadenados por el establecimiento de sistemas especiales de subsidio de desempleo, denominados Planes de Empleo Rural. “En 1984, como reconocimiento del carácter estructural cobrado por el desempleo agrario, fue introducido un sistema integrado de protección de los trabajadores agrarios, que tiene como eje central un subsidio por desempleo en favor de los trabajadores eventuales incluidos en el Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social (REASS), a quienes se les exige, como requisito para acceder al cobro del subsidio por desempleo, la justificación de sesenta jornadas trabajadas” (Izcara Palacios, 2007:3). Este requisito suponía el abandono del trabajo por parte de aquellos trabajadores, perceptores de este subsidio, una vez completaban el número de peonadas suficientes para la obtención del cobro. La demanda de trabajadores parecía no ser resuelta a pesar de las altas tasas de paro0 para el conjunto de la economía. Siguiendo a Etxezarreta, “recuérdese que éstas superaron el 15% durante todos los ochenta, con un máximo de 22% en 1985” (1994:126). Situación contradictoria, que se resuelve con el análisis de las condiciones del trabajo agrícola, caracterizado principalmente por la alta temporalidad y la baja remuneración. Siguiendo a Martínez Veiga, podemos decir que los trabajadores tradicionalmente empleados en la recolección frutícola “votaron con sus pies” en contra de las condiciones degradadas de trabajo (2001:40). Concordamos, asimismo, con Etxezarreta cuando señala lo siguiente: “En bastantes zonas rurales las empresas agrarias modernas se enfrentan con serios problemas a causa de las dificultades que encuentran para contratar trabajadores. Los precios y condiciones de trabajo que pueden ofrecer no son suficientes para atraer a los trabajadores disponibles” (1994:137). Cuando se producía, la contratación de estos trabajadores se caracterizaba por un alto grado de incumplimiento en los acuerdos y la nula formalización de los mismos. Situación que generaba un estado de indefensión del trabajador, al no poder hacer valer sus derechos ante la inexistencia de un contrato escrito. En consecuencia, y debido también a la débil actuación del Ministerio de Trabajo en materia de inspección, el agricultor se encontró facultado para el establecimiento de un tipo de sistema de trabajo basado en condiciones que vulneraban los derechos de los trabajadores. Remuneración por hora trabajada por debajo de lo especificado en convenio colectivo, inobservancia de las normas que rigen la duración de la jornada laboral, así como aquéllas relativas al pago de horas extraordinarias o filiación a la Seguridad Social, constituyen ejemplos de estas condiciones que llegarán a caracterizar el trabajo agrícola como un trabajo de escasa consideración social. Bajo las mismas, la permanencia de los trabajadores en el sector se fue debilitando, a tal punto, que la única alternativa viable para la conclusión del período de recolección, consistió en la contratación de indigentes dedicados al vagabundeo0 y extranjeros, en su mayoría llegados de África del norte y subsahariana0.

Trabas administrativas a la contratación de trabajadores Extranjeros. La creación de Servicios de Contractación de trabajadores agrícolas en el seno de organizaciones patronales

Con anterioridad a la promulgación de la Ley Orgánica 7/1985, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España, se encontraba en vigor para los extranjeros un régimen legal por el que se regulaban materias relativas a residencia y permiso de trabajo, principalmente. Sin concentrarse en un texto único, al modo en que hoy disponemos de la Ley Orgánica 4/2000, sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social, la normativa legal se encontraba diseminada en una serie de leyes y decretos que regulaban, modificaban y complementaban distintos aspectos sobre el tema. De estos textos normativos, los más relevantes fueron el Decreto 522/1974, por el que se regula lo referente a entrada y salida de extranjeros en España, la Circular 2.896 de 28 de abril de 1978, sobre el restablecimiento de los visados de entrada para extranjeros que deseasen permanecer en España por período superiores a noventa días con o sin intención de ejercer actividad laboral, el Real Decreto 1.031/1980, por el que se unifica el período de validez de la autorización de residencia y el del permiso de trabajo, y la Ley 29/1968 relativa a modalidades de Permisos de Trabajo. Bajo su vigencia, los extranjeros con intenciones de permanecer en España para trabajar por cuenta ajena, debían solicitar simultáneamente una autorización de residencia y un permiso de trabajo ante el Gobernador Civil de la provincia. Esta solicitud simultánea hacía suponer que el extranjero solicitante ya se encontraba residiendo en la provincia, lo que implicaba, a efectos de su obtención, la denegación de ambos permisos0, y la consecuente adquisición del estatuto de extranjero en situación irregular. De este modo, su contratación se tornaba jurídicamente impracticable.

La unificación de los períodos de validez de los permisos de residencia y trabajo, propició la ocasión para que muchos empresarios agrícolas iniciasen prácticas de explotación laboral de los extranjeros, cuya su situación de precariedad jurídica y social se vio agudizada. Así sucedía en 1982 en la comarca del Maresme, donde alrededor de cuatro mil extranjeros africanos desarrollaban trabajos agrícolas en lo que una noticia se presentaba en el diario La Vanguardia del 21 de octubre de 1982, como “condiciones laborales y humanas de auténtica esclavitud”. Mermados en derechos, estos extranjeros no tuvieron sino la opción de aceptar condiciones de trabajo como las que se detallan en dicha nota de prensa: “Los sueldos que cobran los trabajadores negros, entre 59 y 225 pesetas-hora -este último como caso excepcional-, ponen de manifiesto tal situación, que determinan unas condiciones de vida infrahumanas, con incluso coacciones sistemáticas de empresarios para evitar reclamaciones y con unos claros contratos de explotación” (La Vanguardia, 21-10-1982). Manifestaciones de explotación laboral como ésta van a repetirse a lo largo del proceso modernizador de la agricultura hasta la actualidad, constituyéndose en estrategia de los empresarios orientada a la rebaja del costo de producción. En este contexto, el Real Decreto 1.031/1980 puede interpretarse como una medida, posibilitadora del empleo de una mano de obra en situación de indefensión jurídica, para el fomento de la industrialización del sector y su transformación en una economía competitiva.

El 1 de julio de 1985 se establece la primera regulación del derecho de extranjería, en un sólo cuerpo legal, mediante la Ley Orgánica 7/1985 sobre derechos y libertades de los extranjeros en España. Desde su entrada en vigor, va a supeditarse la entrada de extranjeros no comunitarios a las necesidades de mano de obra que manifieste la economía española. Elaborada meses antes de la incorporación de España a la Comunidad Económica Europea, ordenó una serie de pautas relativas a entrada y residencia muy restrictivas, promotoras de situaciones de desprotección jurídica y social de los extranjeros no comunitarios que ya se encontraban en España. El tratamiento policial que dispensaba al fenómeno migratorio acabó redundando en la imposibilidad de los extranjeros de manifestar desacuerdos con la misma, condenándolos a una situación de invisibilidad social que agravaba su estado de precariedad. Su carácter coercitivo se evidenciaba a través de la aplicación de medidas de seguridad tales como las detenciones y los internamientos, las prohibiciones de entrada y de salida, y otras con base a la legislación, vigente en la época, sobre seguridad ciudadana. Revelación de este carácter también era su régimen sancionador que consistía, principalmente, en la expulsión del extranjero del territorio español y la aplicación de multas. Como contrapartida, sobre el empresario también pesaba una amenaza punitiva consistente en sanciones pecuniarias tipificadas, cínicamente, por la legislación relativa a los derechos de los trabajadores, fundamentalmente por el Estatuto de los Trabajadores0.

Fruto de estos inconvenientes a la contratación de mano de obra extranjera en situación irregular, y dadas las bajas probabilidades de poder contratar en masa a trabajadores del país en las condiciones en que se ofrece el trabajo temporero, surgen nuevas alternativas al reclutamiento de trabajadores. De forma ejemplar en Cataluña el sindicato agrícola Unió de Pagesos propone la creación de una bolsa de trabajadores autóctonos y extranjeros debidamente documentados. Con este instrumento, el sindicato pretende la ordenación de las ofertas de trabajo de aquellos extranjeros cuya contratación no represente ningún riesgo para el agricultor. Servicios especializados en el reclutamiento de trabajadores comienzan a ofertarse desde este tipo de instituciones, los que pueden interpretarse como los primeros pasos hacia la construcción de sistemas dirigidos a la fijación de la mano de obra temporera. El sistema ideado por Unió de Pagesos para la importación y suministro de temporeros en origen, desarrollado en unión con las administraciones locales y el gobierno autonómico, es paradigmático del empoderamiento de este tipo de instituciones, idóneo al interés del empresariado agrícola de obtener mano de obra disponible durante los períodos de recolección. De algún modo la construcción del estatuto jurídico del extranjero en situación irregular sirvió, en el caso catalán, a Unió de Pagesos para tomar la iniciativa y posicionarse como prestador de un servicio a la contratación de extranjeros debidamente legalizados. Esta posición, en adelante, le otorgaría la posibilidad de convertirse en instrumento al servicio de la ordenación del flujo migratorio en cuanto, a través del sistema que implementa, controla la movilidad de los extranjeros por ellos reclutados, los que se encuentran concentrados en los alojamientos que el sindicato gestiona a lo largo y ancho del territorio catalán.

historiando el origen dE los servicios a la contratación de temporeros En cataluña

Durante el intervalo de años que van de 1985 a 1992, en Cataluña se inician los primeros intentos por establecer un flujo de mano de obra útil al propósito de minimizar los inconvenientes que supone contar con un reducido número de trabajadores en situación administrativa regular. Estos intentos condujeron a la proyección, por parte del sindicato Unió de Pagesos, de una, inicialmente, exigua red de alojamientos por los que se trataría de lograr el propósito de hacer circular al número de trabajadores disponibles, a través de los distintos empresarios agrícolas que a ellos demandasen. La cronología de esta tentativa verifica la capacidad de instituciones de este tipo para su conversión en agentes reclutadores en origen, con capacidad para controlar cierta porción del flujo migratorio. Así, si en 1989, Unió de Pagesos propone estudiar la construcción de albergues en colaboración con los ayuntamientos, ya en 1990 planifica junto a la Administración central, autonómica, los sindicatos obreros y las agrupaciones de cooperativas el establecimiento de un sistema de rotación de trabajadores debidamente documentados (Peix i Massip, 1999:219).

La presentación ante el Congreso de los Diputados de la Proposición no de Ley relativa a la situación de los extranjeros en España el 9 de abril de 1991, representa un indicio más que relevante para conocer la dirección que toma el Gobierno en su afán por proporcionar una solución a la falta de mano de obra, que impida tanto el aumento del precio por hora del trabajo en el campo, como el del número de extranjeros en situación irregular. A través de la misma se establecerá un marco, por el que va a ser posible la formalización de un flujo de trabajadores a mayor escala que aquél instituido por Unió de Pagesos a mediados de la década de 1980. Esta Proposición exponía en sus Antecedentes: “No siendo posible acoger un número ilimitado de inmigrantes, la llegada de éstos debe tener lugar de forma gradual y sólo en la medida en que nuestra economía y nuestra cohesión social vayan permitiendo su integración”0. Para ello, varios grupos parlamentarios0 instaron al Gobierno a desarrollar una política en dicha dirección, basada en la propuesta de diversos objetivos, entre los que figuraban los siguientes:

“1. Desarrollar una política activa de inmigración en la que los poderes públicos, con el amplio respaldo de las fuerzas políticas y sociales, tomen la iniciativa en la canalización y organización de los flujos de inmigración legal en función de las necesidades de mano de obra de la economía española y de la capacidad de absorción de nuestra sociedad.

8. Abordar la reforma y modernización de la estructura administrativa encargada de gestionar la política de extranjería, a través de la creación de una Comisión Interministerial de Extranjería, de Oficinas Únicas de Extranjeros dependientes de los Delegados y Gobernadores Civiles y de un Servicio de Inmigración en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, todo ello al objeto de asegurar la aplicación coherente y coordinada de la política de extranjería y de facilitar las gestiones administrativas de los extranjeros en España”0.

La importancia de esta Proposición radica en que supone el cimiento necesario para el establecimiento de una política inmigratoria centrada en la lucha contra la inmigración ilegal y el establecimiento de la contratación en origen. Paralelamente, el Gobierno inició el primer proceso extraordinario de regularización de extranjeros después de la entrada en vigor de la ley 7/19850. Proceso que se extendió hasta el 10 de marzo de 1992, beneficiando a aquellos extranjeros que pudiesen probar que se encontraban en España desde antes del 15 de mayo de 1991 y que tenían un contrato de trabajo o la posibilidad de tenerlo. Según estimaciones del sindicato de trabajadores U.G.T., mediante el proceso de regularización de 1991 se concedieron 17.249 autorizaciones para trabajar en el sector agrícola, lo que no implicó que los extranjeros fueran efectivamente contratados y dados de alta en la Seguridad Social. Este resultado fue causado por la laxitud de los requisitos solicitados para la presentación de las solicitudes, ya que simplemente se podía iniciar el proceso, adjuntando a las mismas, ofertas de empleo que no suponían un compromiso vinculante de contratación posterior para los empresarios0. En este contexto de escasez de trabajadores, dispuestos a trabajar como peones agrícolas, el sindicato buscó presionar a la Administración para que entregase a los agricultores soluciones al problema de la ilegalidad en la contratación de extranjeros. De tal modo el 23 de febrero de 1992 adhirió a una manifestación unitaria contra la intolerancia, el racismo y la xenofobia convocada por S.O.S. Racismo.0

Ante la falta de soluciones efectivas, Unió de Pagesos, continuó en su empeño por consolidar su sistema de distribución de trabajadores, gracias a la creación de nuevos alojamientos en la provincia de Lleida. Así, en 1992 se abren nuevos establecimientos: “Desde finales de julio funciona en Alguaire y en Artesa de Lleida un albergue para temporeros a iniciativa de Unió de Pagesos, para mejorar las condiciones de trabajo de los jornaleros, a la comarcas de Lleida durante la campaña de la fruta” (Peix i Massip, 1999:245), y, en 1993, la entonces ministra de Asuntos Sociales, Cristina Alberdi, visita el alojamiento de temporeros en Alcarràs en el día de su inauguración. El discurso del sindicato al entorno del alojamiento sugiere una motivación ética para su establecimiento. Sin embargo, éste, resultó ser una pieza indispensable para la gestión de un servicio al agricultor conveniente a su empoderamiento basado en tres ejes fundamentales: la vigilancia de la situación jurídica del extranjero, la constitución de una bolsa de trabajadores que otorguen seguridad a la contratación y la gestión de alojamientos creados a iniciativa de ayuntamientos, bajo el auspicio de las administraciones.

Todo parece apuntar que la falta de voluntad del Gobierno para proceder a una regularización, que permitiese el ingreso del número de trabajadores adecuado a su demanda, implicó una ocasión al sindicato para la implantación de nuevos servicios. Al respecto creemos poder sostener que el sindicato adoptó una posición acomodaticia por la que no pretendía entablar una lucha contra las disposiciones legales que le negaban el acceso a la mano de obra extranjera, sino el afianzamiento de un servicio que le procuró influencia y poderío políticos. Éstos son los orígenes del Servei de Contractació de Treballadors de Unió de Pagesos. Comenzó desarrollándose como un servicio que procuraba seguridad en la contratación y distribución del volumen de trabajadores disponibles entre los agricultores, para terminar consolidándose como un servicio de reclutamiento de mano de obra y de gestión de alojamientos que posibilitan la distribución de los mismos. Inicialmente, el reclutamiento se efectuaba a través de acuerdos generados entre Unió de Pagesos y otros sindicatos agrarios pertenecientes a la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (C.O.A.G.). Tal fue el caso de los acuerdos establecidos en 1992 con la Unión de Zamora, por los que llegó a ser posible la distribución de 150 trabajadores entre los alojamientos gestionados por el sindicato. A pesar de estos esfuerzos, el volumen de trabajadores se mantuvo bajo, por lo que muchos agricultores continuaban contratando extranjeros en situación irregular dificultando al sindicato la extensión del servicio. La causa por la cual resultaba complicado superar ese volumen eran las condiciones en las que se ofrecía el trabajo. Como indica Peix i Massip (2000), "el trabajador busca un trabajo que le dé estabilidad. Nadie tiene vocación de temporero. El trabajo de temporada en el campo se hace mientras no se encuentra una situación mejor”.

Este discurso, válido para los trabajadores autóctonos que se encuentran en el paro y para aquellos extranjeros que tienen concedido el permiso que les permite trabajar sin limitación de área geográfica ni sector productivo, sin embargo, no lo es para aquéllos cuyo permiso les obliga a trabajar en un determinado sector y en un área geográfica determinada. Éstos últimos, son alistados por el sindicato, pues suponen una mano de obra con menor capacidad para desertar del sector agrícola0. No obstante, contar en exclusivo con este tipo de trabajadores resultó al sindicato muy complicado, pues el Gobierno restringía las concesiones de este de permiso (Colectivo Ioé, 2009). Su número no volvería a incrementarse hasta las regularizaciones siguientes de 1996 y 2001.

Mientras tanto, los ayuntamientos, preocupados por la producción agrícola en sus términos municipales, tanto como por la repercusión política que suponen las noticias relativas a contrataciones ilegales de extranjeros, comenzaron a interesarse por el servicio de Unió de Pagesos. Así, se producen los primeros acuerdos de gestión de alojamientos entre el sindicato y algunos ayuntamientos, lográndose varios objetivos. De un lado, el ayuntamiento proporciona a los agricultores un lugar donde alojar a los trabajadores. Con ello logra suplir la responsabilidad que tiene el agricultor en materia de alojamiento, exigida por la legislación en la materia, minimizando el riesgo de obtener una publicidad adversa, resultado de las malas condiciones en que tradicionalmente suelen alojarse. Por otro, el sindicato gestiona el lugar distribuyendo entre los agricultores el volumen de mano de obra reclutado, obteniendo con ello la posibilidad de ser los precursores en la dotación de este tipo de servicios. En este tiempo, y debido al afianzamiento del servicio, Unió de Pagesos comienza a elaborar un discurso útil a la confección de una imagen pública que lo representa como un sindicato altruista y desinteresado. “Es así como el trabajo sindical incorpora la solidaridad humana, social y progresista que diferencia a la Unió de otras organizaciones” (Peix i Massip, 1999:283). Solidaridad que, sin embargo, no deja de reportarle beneficios en términos de poder y prestigio.

Llegados a 1993 no podemos sino mencionar un hecho de vital interés para el análisis. Se trata de la publicación en el BOE de la Resolución que dictaba las instrucciones generales para el establecimiento de la política de contingentes.0 A través de la misma, se formaliza el procedimiento por el que, en adelante, va a regularse el flujo migratorio, permitiendo la entrada al país únicamente a aquellos trabajadores necesarios a la ocupación de demandas de trabajo no atendidas por el mercado laboral nacional. Con ello se alcanza un propósito fundamental: el mantenimiento del precio del trabajo, especialmente en sectores productivos como el agrícola donde las remuneraciones son bajas al igual que las cualificaciones profesionales requeridas, útil a la conservación del sector en condiciones de competencia en el mercado internacional. Queda, de este modo, verificada la intención del Estado de sostener la independencia de los empresarios agrícolas del mercado laboral interno, para la obtención de mano de obra que efectúe el trabajo sin reticencias. Desde entonces, cada año se publicarán los contingentes de autorizaciones de empleo de trabajadores extranjeros no comunitarios, continuando con esta política de importación de miseria. Relativo a esta primera experiencia de contingente de autorizaciones de empleo, podemos decir que tuvo baja cobertura de puestos en los sectores con dificultades para la incorporación de mano de obra. La puesta en marcha de este modelo de contingentes no solucionó los problemas del empresario agrícola, instado a contratar legalmente trabajadores extranjeros a través de un procedimiento de relativa complejidad y del que tenía escaso conocimiento.

Por otro lado, las ayudas a la ampliación de la reducida red de alojamientos erigidos en la comarca del Segrià, que seguían siendo asignadas desde la Conselleria de Agricultura del Gobierno Autonómico hasta el año 1996, disminuyen. Debido a dicha reducción presupuestaria el sindicato “potenciará (...) la contratación en aquellas explotaciones en las que el mismo agricultor ofrezca también un alojamiento” (Peix i Massip, 1999:324). Esto procuró la extensión del servicio de rotación de mano de obra temporera fuera de las comarcas frutícolas de la provincia de Lleida hasta Tarragona, donde se ofreció a los empresarios servicios a la contratación y a la gestión de alojamientos particulares durante la vendimia. El flujo de trabajadores manejado por el sindicato se extiende, evidenciando un aumento en la demanda de trabajadores extranjeros en situación regular debido, probablemente, a la promulgación del Real Decreto 155/1996, de 2 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Ejecución de la Ley Orgánica 7/19850. Este reglamento supuso un nuevo endurecimiento de la política migratoria, especialmente restrictiva en materia de entrada, a la vez que incorporó la figura del contingente a la legislación en materia de extranjería0.

El 17 de diciembre de 1997 el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Federación de Trabajadores de la Tierra del Sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) y la Federación Estatal del Campo del sindicato Comisiones Obreras (CCOO), suscriben el Convenio Marco de Colaboración para la Ordenación de las Migraciones Interiores en las Diversas Campañas Agrícolas de Empleo Temporal. A través del mismo se pretendía satisfacer las necesidades de mano de obra temporal regularizada, a la vez que controlar los desplazamientos de extranjeros en situación irregular, según se explicitaba en su Exposición de Motivos. Igualmente lo manifestaba la Secretaria General de FTA-UGT en las Jornadas Confederales de 2001 del sindicato Unión General de Trabajadores, Blanca Uruñuela Aguado: “Este convenio tiene como objetivo cubrir las necesidades de mano de obra puntual en determinadas zonas geográficas, intentando paliar los desplazamientos incontrolados (...) pretende, ni más ni menos, en primer lugar sintonizar la oferta con la demanda. (...) cuantificar las necesidades y garantizar las condiciones de trabajo es adecuar la oferta a la demanda”0.

Las constantes noticias en los medios de comunicación al respecto de las pésimas condiciones en las que viven los extranjeros, empleados ilegalmente en los campos españoles, y la escasez de trabajadores regularizados sentida por los empresarios, sirvió de presión para que el Gobierno estableciese un marco para la formalización de un sistema de adecuación de oferta y demanda de trabajadores entre Comunidades Autónomas. Para las distintas organizaciones empresariales implicadas, supuso un cambio en sus estructuras, transformando parte de sus instalaciones en lugares previstos para la ordenación de un flujo controlado de trabajadores. Es de este modo que el Servei de Contratació de Treballadors pasa de ser un servicio que asegura la contratación de extranjeros en situación regular y su posterior circulación, a una oficina gestora de un movimiento mayor de trabajadores por todo el país. Se origina, así, una nueva concepción del sindicato agrícola como un instrumento al servicio de la Administración del Estado en materia de control de flujos. Dicho Convenio establecía ciertas responsabilidades a aquéllos que lo suscribieron, siendo relevantes a nuestro análisis las relativas a la adecuada planificación y ordenación de las campañas y la mejora de las condiciones sociolaborales de los trabajadores, haciendo referencia explícita a la habilitación de alojamientos. A lo largo de los años, el sindicato sumó experiencia en gestión de alojamientos y distribución de la mano de obra, configurándose como la institución idónea para la primera tentativa de contratación en origen en Cataluña.

El 21 de septiembre de 1999 se suscribe un Protocolo Adicional al Convenio Marco de Colaboración para la Ordenación de las Migraciones Interiores en las Diversas Campañas Agrícolas de Empleo Temporal. En el mismo, y ante la inefectividad de la estrategia dirigida a la ordenación del flujo de trabajadores, se propone como objetivo el establecimiento de un procedimiento adicional para la contratación de trabajadores extranjeros no comunitarios en sus países de origen, ensayado por primera vez en Lleida mediante de la contratación de 35 trabajadores colombianos a través de Unió de Pagesos. El éxito de esta experiencia propició la continuidad del modelo, que en adelante sería comúnmente denominado con la expresión Contratación en Origen0. Con el objeto de perpetuarlo fueron necesarias algunas modificaciones concernientes al procedimiento por el que se contratarían a los trabajadores de temporada. Hasta el momento ninguna especificación se había dictado en este sentido, siquiera en las resoluciones por las que se fijaban los contingentes de autorizaciones para el empleo de extranjeros no comunitarios. Para ello, fue preciso esperar a la promulgación de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social. En la misma se dota de rango legal al contingente, fortificando así su implantación como instrumento previsto a la contratación de extranjeros0. Asimismo, da reconocimiento legal de Régimen Especial a las actividades de temporada o campaña, en su artículo 41 titulado Régimen Especial de los Trabajadores de Temporada. Su apartado primero regula un permiso de trabajo particular para este tipo especial de trabajador, que permite su entrada y salida del país de acuerdo con las necesidades de mano de obra de las campañas agrícolas. Éste, se completaba con el apartado segundo del citado artículo 41, en el que se establecía la obligación de proveer de vivienda en condiciones de dignidad e higiene adecuadas0. Por otro lado, la LO 8/2000, de 22 de diciembre, de reforma de la LO 4/2000, introdujo otros cambios en la materia. En particular, relativos a la protección del mercado nacional “teniendo en cuenta la situación nacional de empleo”, contratando a extranjeros por esta vía “siempre que exista necesidad de mano de obra”. Introdujo, asimismo, modificaciones relativas a la necesidad que estos trabajadores “no se hallen ni sean residentes en España”, así como a la inclusión de las Comunidades Autónomas en la determinación del contingente a través de las propuestas por ellas elevadas 0.

El Reglamento de la Ley de Extranjería, aprobado a través del RD 864/2001, de 20 de julio, terminará perfilando este régimen especial a través de su artículo 78 relativo a Permiso de trabajo de temporada0. A través del mismo, se especifican dos tipologías de permisos, el Tipo A y el Tipo T, siendo éste último el de aplicación para el desarrollo del trabajo temporal en la agricultura. Éste, autorizaba “la realización de actividades o servicios de temporada o campaña”, pudiendo “limitarse a una actividad y ámbito geográfico concretos.” Otras particularidades de este permiso lo constituyen su duración, coincidente con aquélla del contrato “no pudiendo exceder de nueve meses, dentro de un período de doce meses consecutivos”0, y las condiciones necesarias establecidas para la obtención del mismo. Éstas hacen referencia a obligaciones que deben cumplir tanto empresarios como trabajadores. Para los primeros se establecen las siguientes:



  • verificar la inexistencia de trabajadores en el mercado nacional de trabajo, ya sean españoles, comunitarios o extranjeros autorizados para trabajar, que deseen trabajar en las campañas agrícolas para las que fueron demandados, mediante certificado del Servicio Público de empleo,

  • formalizar el contrato de trabajo con anterioridad a la entrada del trabajador en España,

  • asumir las obligaciones derivadas de la legislación laboral española,

  • disponer de un alojamiento adecuado, cuyas condiciones estén equiparadas a aquellas que disponga la normativa en vigor,

  • garantizar la actividad continuada durante la vigencia del permiso,

  • organizar los viajes de llegada a España y de regreso al país de origen, asumiendo, como mínimo, el coste del primero de tales viajes y los gastos de traslado de ida y vuelta entre el puesto de entrada y el lugar del alojamiento.

Los trabajadores, por su parte, deben asumir las obligaciones que siguen:

  • residir en el exterior en el momento en que se les pretenda contratar,

  • firmar un compromiso de retorno a su país de origen una vez concluida la relación laboral,

  • presentarse en la Misión Diplomática u Oficina Consular en la que se expidió el visado en el plazo de un mes desde el término de su autorización de permanencia en España, a fin de verificar su retorno.

El modelo de contratación en origen se encuentra en este momento firmemente consolidado. Las modificaciones siguientes a la Ley de extranjería no alterarán sustancialmente el régimen que rige el trabajo de temporada, ni en lo relativo al permiso de trabajo ni al procedimiento que rige su concesión, sino que más bien supondrán una ampliación de esos contenidos. Ejemplo de esto lo constituye la modificación del Art. 39 por la LO 14/20030. Por ésta, se establece la necesidad de considerar las propuestas elevadas por las organizaciones empresariales más representativas en la determinación del número y características de las ofertas, con el fin de ajustarlas a las demandas objetivas con mayor precisión. La aprobación del nuevo Reglamento a la Ley de Extranjería RD 2393/20040, que vino a sustituir aquél RD 864/2001, representa otro cambio normativo por el que se desarrolla la evolución del modelo de contratación. En el mismo se efectúa un cambio en la denominación del Permiso Tipo T, que en adelante se designará con la expresión “autorización de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena de duración determinada”. Tal alteración no implicó modificación alguna del procedimiento para su obtención, que siguió manteniéndose en las mismas condiciones exigidas en el RD 864/2001. Cabe hacer mención, dentro del catálogo de instrumentos por los que se afianza el modelo, la firma del último Convenio para la ordenación, coordinación e integración sociolaboral de los flujos migratorios laborales en campañas agrícolas de temporada en 20060, por parte de los mismos actores que acordaron el Convenio Marco de 1997 y su Protocolo Adicional de 1999. El mismo supone el fortalecimiento de la política de gestión de los flujos a través del trabajo. El afianzamiento del modelo, por tanto, viene así realizado manifestándose a través suyo la importancia que adquieren las organizaciones empresariales en su consolidación. Tal evolución, revela cómo estas entidades han adquirido el rol de agentes reclutadores de la mano de obra posibilitando el éxito del modelo de contratación en origen, así como su progresivo empoderamiento. Los sistemas que cada uno de estos agentes implementen significarán un logro en dicha dirección, siendo los más celebrados aquéllos que consigan satisfacer las demandas de empleo y, a la vez, eviten que estos mismos trabajadores engrosen las filas de extranjeros en situación irregular0.
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal