Retratos y autorretratos



Descargar 22,19 Kb.
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño22,19 Kb.
retratos y autorretratos

Ernesto Sábato – Nicanor Parra – Pablo Neruda


Creo que fue Leo­nar­do el que afir­mó que a los cin­cuen­ta años ca­da uno tie­ne la ca­ra que se me­re­ce, so­bre ella han ido (len­ta pe­ro ine­xo­ra­ble­men­te) de­jan­do sus hue­llas los sen­ti­mien­tos y las pa­sio­nes, los afec­tos y los ren­co­res, la fe, la ilu­sión, los de­sen­can­tos, las muer­tes que vi­vi­mos o pre­sen­ti­mos, los oto­ños que nos en­tris­te­cie­ron o de­sa­len­ta­ron, los amo­res que nos he­chi­za­ron, los fan­tas­mas que nos vi­si­ta­ron (de muer­tos en los sue­ños, de per­so­na­jes que nos arras­tran, y tam­bién los en­mas­ca­ra­dos de nues­tras pro­pias fic­cio­nes, que al mis­mo tiem­po nos ex­pre­san y trai­cio­nan). Esos ojos que re­ve­lan con sus lá­gri­mas las tris­te­zas, esos pár­pa­dos que se cie­rran por sue­ño o por pu­dor o por as­tu­cia, esos la­bios que se aprie­tan por em­pe­ci­na­mien­to o por des­pie­dad, esas ce­jas que se con­traen o du­dan, esas ve­nas que se hin­chan por ra­bia o sen­sua­li­dad, van de­li­nean­do arru­ga tras arru­ga en di­se­ño que fi­nal­men­te el al­ma, así se­gún esa fa­ta­li­dad del al­ma, que so­lo pue­de exis­tir en­car­na­da a la vez su úni­ca po­si­bi­li­dad de exis­ten­cia.

Sí ahí lo tie­nen: con cruel y de­li­ca­da exac­ti­tud, en es­tos re­tra­tos es­tá, co­mo un con­de­na­do en­tre re­jas, mi pro­pio es­pí­ri­tu: el ros­tro con que ob­ser­vo el Uni­ver­so.

Er­nes­to Sá­ba­to

como les iba diciendo


Yo soy nú­me­ro uno en to­do

no ha ha­bi­do –no hay– no ha­brá

su­je­to de ma­yor po­ten­cia se­xual que yo

una vez hi­ce eya­cu­lar die­ci­sie­te ve­ces con­se­cu­ti­vas

a una em­plea­da do­més­ti­ca

yo soy el des­cu­bri­dor de Ga­brie­la Mis­tral

an­tes de mí no se te­nía idea de poe­sía

soy de­por­tis­ta: re­co­rro los cien me­tros pla­nos

en un abrir y ce­rrar de ojos
a lo me­jor us­te­des no tie­nen idea de na­da
han de sa­ber que yo in­tro­du­je el ci­ne so­no­ro en Chi­le

en cier­to sen­ti­do po­dría de­cir­se

que yo soy el pri­mer obis­po de es­te país

el pri­mer fa­bri­can­te de som­bre­ros

el pri­mer in­di­vi­duo que sos­pe­chó

la po­si­bi­li­dad de los vue­los es­pa­cia­les


yo le di­je al Che Gue­va­ra que Bo­li­via no,

le ex­pli­qué con lu­jo de de­ta­lles

y le ad­ver­tí que arries­ga­ba su vi­da
de ha­ber­me he­cho ca­so

no le hu­bie­ra ocu­rri­do lo que le ocu­rrió

¿re­cuer­dan us­te­des lo que le ocu­rrió al Che Gue­va­ra en Bo­li­via?

im­bé­cil me de­cían en el co­le­gio

pe­ro yo era el pri­mer alum­no del cur­so

tal co­mo us­te­des me ven

jo­ven-buen mo­zo-in­te­li­gen­te

ge­nial di­ría yo

irre­sis­ti­ble

con una ver­ga de pa­dre y se­ñor mío

que las co­le­gia­las adi­vi­nan de le­jos

a pe­sar de que yo tra­to de di­si­mu­lar al má­xi­mo.

Ni­ca­nor Pa­rra

¿Có­mo arre­glár­me­las pa­ra pa­re­cer mal y que­dar bien? Es co­mo cuan­do uno se mi­ra al es­pe­jo (o al re­tra­to) bus­cán­do­se el án­gu­lo be­llo (sin que na­die lo ob­ser­ve) pa­ra cons­ta­tar que si­gue sien­do uno mis­mo siem­pre.

Al­gu­nos se plan­tan de sos­la­yo, otros im­pri­mi­rán la ver­dad de lo que qui­sie­ron ser, otros se pre­gun­ta­rán: ¿có­mo soy?

Pe­ro la ver­dad es que to­dos vi­vi­mos ano­tán­do­nos, ace­chán­do­nos a no­so­tros mis­mos, de­cla­ran­do só­lo lo mas vi­si­ble, es­con­dien­do la irre­gu­la­ri­dad del apren­di­za­je y del tiem­po.

Pe­ro va­mos al gra­no.

Por mi par­te soy o creo ser du­ro de na­riz, mí­ni­mo de ojos, es­ca­so de pe­los en la ca­be­za, cre­cien­te de ab­do­men, lar­go de pier­nas, an­cho de sue­las, ama­ri­llo de tez, ge­ne­ro­so de amo­re­s, im­po­si­ble de cál­cu­los, con­fu­so de pa­la­bras, tier­no de ma­nos, len­to de an­dar, ino­xi­da­ble de co­ra­zón, afi­cio­na­do a las es­tre­llas, ma­reas, ma­re­mo­tos, ad­mi­ra­dor de es­ca­ra­ba­jos, ca­mi­nan­te de are­nas, tor­pe de ins­ti­tu­cio­nes, chi­le­no a per­pe­tui­dad, ami­go de mis ami­gos, mu­do pa­ra ene­mi­gos, en­tro­me­ti­do en­tre pá­ja­ros, ma­le­du­ca­do en ca­sa, tí­mi­do en los sa­lo­nes, au­daz en la so­le­dad, arre­pen­ti­do sin ob­je­to, ho­rren­do ad­mi­nis­tra­dor, na­ve­gan­te de bo­ca, yer­ba­te­ro de la tin­ta, dis­cre­to en­tre los ani­ma­les, afor­tu­na­do en nu­ba­rro­nes, in­ves­ti­ga­dor en mer­ca­dos, os­cu­ro en las bi­blio­te­cas, me­lan­có­li­co en las cor­di­lle­ras, in­can­sa­ble en los bos­ques, len­tí­si­mo de con­tes­ta­ción, ocu­rren­te años des­pués, vul­gar du­ran­te to­do el año, res­plan­de­cien­te con mi cua­der­no, mo­nu­men­tal de ape­ti­to, ti­gre pa­ra dor­mir, so­se­ga­do en la ale­gría, ins­pec­tor del cie­lo noc­tur­no, tra­ba­ja­dor in­vi­si­ble, de­sor­de­na­do per­sis­ten­te, va­lien­te por ne­ce­si­dad, co­bar­de sin pe­ca­do, so­ño­lien­to de vo­ca­ción, ama­ble de mu­je­res, ac­ti­vo por pa­de­ci­mien­to, poe­ta por mal­di­ción y ton­to de ca­pi­ro­te.

Pa­blo Ne­ru­da

lec­tu­ra en cla­se



Sa­ra Fa­cio, Ali­cia D’A­mi­co, “Retratos y autorretratos”. Edi­cio­nes de Cri­sis, 1973.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal