Retomar el Frame Analysis desde el Nuevo Institucionalismo Económico: una propuesta teórico metodológica



Descargar 43,2 Kb.
Fecha de conversión21.06.2017
Tamaño43,2 Kb.
Retomar el Frame Analysis desde el Nuevo Institucionalismo Económico: una propuesta teórico metodológica.

Francisco Javier Flores Cruz, El Colegio Mexiquense, A.C. México.

Henio Millán Valenzuela, El Colegio Mexiquense, A.C. México.

Abstract

Esta ponencia propone una opción teórico metodológica respecto del cómo y por qué los individuos hacen parte de su self () las instituciones de distintas organizaciones. Ello, con base en las ideas de North y Goffman.

El elemento clave es la disminución de incertidumbre que, desde la Elección Racional, generaría el vínculo entre una propuesta estructural funcionalista (la de North) con otra (usualmente vista como casi opuesta) desde el interaccionismo simbólico (Goffman)

Palabras clave: organización, individuo, self, apropiación, incertidumbre.



Introducción

Como parte de una investigación doctoral (ya concluida), se partió de preguntas tales como: ¿Por qué los jóvenes mexicanos tienen las actitudes sexuales que tienen? ¿Cuáles son, exactamente, estas actitudes? ¿Las grandes organizaciones de la iglesia (premoderna) y la escuela (moderna) influyen dichas actitudes?

Estas preguntas generaron, ineluctablemente, una propuesta teórico-metodológica.

La propuesta aquí planteada surge de las propuestas de North y Goffmann con un elemento externo (parcialmente) a ellos: la incertidumbre.



Desarrollo

El ser humano ha buscado, siempre, disminuir su incertidumbre; es decir, buscar una explicación a todo lo que acontece en su vida cotidiana. Para lograrlo, ha creado diversas fuentes de certidumbre. La más elemental de ellas, es la institución o regla.

De acuerdo con North (2001), las instituciones “…son las reglas del juego en una sociedad o, más formalmente, son las limitaciones ideadas por el hombre que dan forma a la interacción humana. Por consiguiente, estructuran incentivos en el intercambio humano…” (North: 13).

En cada sociedad se tienen distintos tipos de instituciones respecto de casi cada aspecto de la vida cotidiana de los individuos que la conforman; reglas como la de casarse o unirse en pareja y, más aún, inclusive sobre dónde, cuándo, por qué y con quién casarse; por mencionar sólo uno de entre millones de ejemplos posibles. “Las instituciones reducen la incertidumbre por el hecho de que proporcionan una estructura a la vida diaria. Constituyen una guía para la interacción humana…” (North, 14), de modo que, cuando deseamos realizar una actividad cualquiera, sabemos cómo realizarla.

Estas reglas, en la mayoría de los casos, forman parte de conjuntos más grandes de instituciones e individuos; que denominaremos organizaciones, Las organizaciones u organismos son, entonces, un conjunto de individuos con objetivos comunes que se mueven a través de las instituciones para lograr dichos objetivos. Empleando la analogía del propio North, si las instituciones son las reglas del juego, las organizaciones son los equipos que juegan el juego con el objetivo de ganarlo. Para intentar ganarlo, los individuos se organizan –de ahí el nombre de organización- estructurando sus acciones e inacciones –y, con ello, las actividades de sus miembros dentro de la organización- de modo tal que puedan lograr los objetivos de la organización; es decir, plantean estrategias que les permitan aprovechar las oportunidades que les brindan las instituciones así como el cómo ‘vencer en el juego’ a otras organizaciones e individuos que también buscan lograr sus objetivos.

Ahora, una organización, por lo mismo que es un conjunto de individuos encaminados a la consecución de sus objetivos mediante sus estrategias propias, tiende a crear papeles1 o ‘roles’ que, al menos en teoría, sus miembros han de interiorizar. Estos papeles consisten en un conjunto de comportamientos que un individuo, como parte de una organización, ha de presentar (o representar) para el correcto funcionamiento de la organización en la persecución de sus objetivos; es decir, un papel o role es la función desempeñada por un individuo dentro de la organización.

Además de la creación y distribución de funciones entre sus miembros, las organizaciones promueven, no sólo los comportamientos propios de cada papel, sino un conjunto de ideas, valores, creencias y actitudes que un individuo ha de utilizar como base para la emisión de opiniones y la toma de decisiones; opiniones y decisiones que, idealmente, facilitarán a la organización el lograr sus objetivos. Es a este conjunto de ideas, valores, creencias y actitudes promovidos por una organización a lo que se denomina framework2. Cada organización, entonces, tiene un framework propio. El núcleo de una organización son sus instituciones, sus miembros (con sus respectivos roles o funciones), sus estrategias u objetivos y su sistema de incentivos (positivos y negativos); sin embargo, éste no puede sostenerse sin un “marco” sólido: su framework.

Los individuos, todos, pertenecemos en mayor o menor medida, a una gran cantidad de organizaciones con reglas, muchas veces, contradictorias. Más aún, por muy coercitiva que pueda ser una organización, la identidad del individuo siempre se debatirá entre lo dictado por tal organización y sus reglas con lo determinado por otra.

¿Qué determina que un individuo se apropie (es decir, haga de algo externo, una parte de sí) un framework? La respuesta es: la disminución de la incertidumbre. Si un conjunto de ideas, comportamientos, creencias, actitudes y reglas logran disminuir la incertidumbre de un individuo, es más probable que éste las haga parte de sí; porque le ayudan más que otros frameworks para entender su vida cotidiana.

La religión, la educación formal (y la familia, entre otros), son, entonces, frameworks en sí mismos. Son conjuntos de reglas, ideas, comportamientos y actitudes que pretenden ser interiorizados por sus miembros; pero las personas sólo apropiarán como parte del (de su subjetividad e identidad) aquello que más les facilite la vida cotidiana.

En resumen, si una persona encuentra que al seguir la regla X le explica con claridad una parte de su realidad, es más posible que la asimile como cierta y como parte de sí que a otra regla Y que, pese a que se la han dicho y repetido, nunca ha resultado ser cierta o sus sanciones no afectan mucho a dicho individuo. La regla X y el conjunto del que forma parte (su framework), por tanto, serán considerados por el individuo como más ciertas en el sentido de que le son más útiles y será más viable que las incorpore a su propia subjetividad e identidad.

Es a esta apropiación de un framework que se denomina, aquí, apropiación organizacional. La identidad3 se entiende, aquí, como el conjunto de apropiaciones organizacionales que forman parte del sí de un individuo y, en teoría, al menos, ésta determinaría las actitudes (opiniones) y las acciones (actos) de todo individuo.

Como puede intuirse ya, en esta investigación se denominó religiosidad y apropiación escolar a las apropiaciones organizacionales de los frameworks de la religión (de la organización llamada iglesia) y de la educación formal (de la organización llamada escuela).

No obstante, en el individuo, los frameworks que forman parte de la identidad y del sí están organizados jerárquicamente. Un individuo tiene apropiaciones organizacionales diversas. A veces, insistimos, hasta contradictorias.

El elemento que hace que una apropiación organizacional tenga mayor jerarquía que otra, dentro de la identidad de cada individuo, es la capacidad de ésta para explicar la realidad del individuo en sí. En síntesis, la disminución de la incertidumbre es el factor clave que determina si un framework ha de ser asimilado por el individuo o no. Y, más aún, el lugar de dicho framework, en importancia, en la vida del individuo.

Es por esta razón que los índices que se construyeron para la investigación doctoral (a saber: religiosidad, apropiación escolar y, por sugerencia de la literatura, el de apropiación familiar) persiguen el objetivo de saber qué tan importantes son estas apropiaciones en el sí de los individuos por medio de cinco indicadores.

Cada índice consiste en entre 28 y 37 variables, cada uno, agrupadas en cinco indicadores, a saber: importancia declarada (qué tan importante es, explícitamente, para el individuo la organización), credibilidad organizacional (qué tanto cree el individuo en lo que la organización manifiesta explícitamente), credibilidad jerárquica (qué tanto cree el individuo en lo que las autoridades o jerarquías de la organización manifiestan), importancia relacional (qué tan importante es para el individuo relacionarse con personas que compartan con él la creencia en la veracidad de la organización) e importancia en la vida cotidiana (qué tanto emplea el individuo lo aprendido en la organización para desenvolverse en su cotidianeidad y resolver sus problemas).

Estos índices se construyeron mediante la recodificación de las variables que los componen para ajustarse a valores que van del 0 al 10 de acuerdo con la siguiente función:



VRi = 10(Li - 1) * 10

n - 1

Donde VR es el valor de la respuesta i-ésima; L, es el lugar que ocupa la respuesta de mayor a menor; y n es el número de respuestas posibles y donde 0 y 10 representan:

0 10

Baja apropiación organizacional Alta apropiación organizacional



Así es que se conformaron los índices de religiosidad4, apropiación escolar5 y, por sugerencia de la propia literatura, uno de apropiación familiar. Para cada caso, un 0 representaría que la organización y sus reglas son poco relevantes para el individuo y un valor de 10 que el framework es central para el individuo y su vida.

Siguiendo la misma función, se construyó un índice de actitudes sexuales (el conjunto de actitudes y valores que conducen a tolerar o rechazar el libre ejercicio de la sexualidad entre personas adultas y dueñas de su voluntad y/o aprobar o reprobar a personas que la ejercen en esos términos); en el que 0 representa las actitudes sexuales conservadoras (aquella que necesita uno o varios elementos legitimadores de naturaleza extrahedonista para aceptar el ejercicio pleno de la sexualidad propia o ajena [por ejemplo, amor, matrimonio, reproducción, etc.]) y 10 las actitudes sexuales liberales (aquella en la que el ejercicio de la sexualidad, propia o ajena, no necesita otra legitimidad que el placer que ésta genera y el deseo de practicarla).

Es importante señalar que las prácticas y comportamientos sexuales no son lo mismo que las actitudes sexuales. Los primeros se refieren a las acciones efectivamente realizadas en el ámbito de la sexualidad, las segundas, como ya se mencionó, se refieren únicamente a las posturas u opiniones que se tienen al respecto. Es decir, un individuo puede tener comportamientos sexuales liberales y actitudes sexuales conservadoras, o viceversa.

Así es que se conformaron los índices de religiosidad6, apropiación escolar7 y, por sugerencia de la propia literatura, uno de apropiación familiar. Para cada caso, un 0 representaría que la organización y sus reglas son poco relevantes para el individuo y un valor de 10 que el framework es central para el individuo y su vida.

Es importante señalar que las prácticas y comportamientos sexuales no son lo mismo que las actitudes sexuales. Los primeros se refieren a las acciones efectivamente realizadas en el ámbito de la sexualidad, las segundas, como ya se mencionó, se refieren únicamente a las posturas u opiniones que se tienen al respecto. Es decir, un individuo puede tener comportamientos sexuales liberales y actitudes sexuales conservadoras, o viceversa.

Conclusiones

La investigación arrojó resultados que soportan tanto el nivel de apropiaciones organizacionales como la influencia de la disminución de la incertidumbre en la probabilidad de la fuerza de la apropiación. Por cuestiones de espacio, estos temas no son detallados en esta ponencia.

Las grandes organizaciones siguen siendo parte de la vida cotidiana de los jóvenes; pero no son determinantes de sus actitudes sexuales, al menos.

Bibliografía

Abbagnano, N. & A. Visalberghi (1964) Historia de la pedagogía, México, Fondo de Cultura Económica.

Durkheim, E. (1956), Education and sociology, E.U.A., The Free Press.

___________ (1995), The elementary forms of religious life, The Free Press. E.U.A.



Goffman, E. (1959), The presentation of self in everyday life, Anchor Books, E.U.A.

____________ (1986), Frame analysis. An essay on the organization of experience, Northeastern University Press, Boston, E.U.A.



Instituto Nacional de la Juventud (2011), Base final de la Encuesta Nacional de la Juventud, 2010, Instituto Nacional de la Juventud, México, disponible en: http://cendoc.imjuventud.gob.mx/descargas.php , (Consulta: 05/04/2012).

___________ (s/f), Cuestionario individual de la Encuesta Nacional de la Juventud, 2010, Instituto Nacional de la Juventud, México, disponible en: http://cendoc.imjuventud.gob.mx/descargas.php , (Consulta: 05/04/2012).



Luhmann, N. (1977), Funzione della religione, Morcelliana, Brescia, en R. Cipriani (2004), Manual de sociología de la religión, Siglo XXI, Buenos Aires.

Malinowski, B. (1985), Magia, ciencia y religión, Planeta-Agostini, Barcelona.

Martuccelli, D. (2010), “Los tres ejes de la identidad”, pp. 61-75, en Gutiérrez Martínez, D., (2010), Epistemología de las identidades, UNAM, México.

Montovani, J. (1943), La educación y sus tres problemas, Universidad nacional de Tucumán, Argentina.

Nicolas, A. (1978), Jean Piaget, Fondo de Cultura Económica, México.

North, D. C. (2001), Instituciones, cambio institucional y desempeño económico, Fondo de Cultura Económica, México.

Otto, R. (2001), Lo santo. Lo racional y lo irracional en la idea de Dios, Alianza, Barcelona.

Rockwell, E. (1995), “De huellas, barbas y veredas: una historia cotidiana en las escuelas”, pp. 13-57, en E. Rockwell (coord.) (1995), La escuela cotidiana, Fondo de Cultura Económica, México.

Simmel, G. (2005), El problema religioso, Prometeo, Buenos Aires.

1 Concepto basado en las ideas de Goffman, 1959.

2 El concepto de framework está basado, principalmente, en lo expuesto por Goffman (1986).

3 Siguiendo lo propuesto por Martuccelli (2010) en cuanto al concepto de identidad en uno de sus tres ejes.

4 Concepto basado en las ideas expuestas por Durkheim (1995), Malinowski (1985), Luhmann (1977) Otto (2001) y Simmel (2005).

5 Concepto basado en las ideas expuestas por Durkheim (1956), Nicolas (1978), Abbagnano & Visalberghi (1964), Montovani (1943) y Rockwell (1995).

6 Concepto basado en las ideas expuestas por Durkheim (1995), Malinowski (1985), Luhmann (1977) Otto (2001) y Simmel (2005).

7 Concepto basado en las ideas expuestas por Durkheim (1956), Nicolas (1978), Abbagnano & Visalberghi (1964), Montovani (1943) y Rockwell (1995).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal