Representaciones historicas



Descargar 6,53 Mb.
Página2/32
Fecha de conversión30.08.2017
Tamaño6,53 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32

I-. AUTÓCTONA:
A) Tesis de Florentino Ameghino (1880): El estudioso Paleontólogo argentino planteó la idea Autoctonista, afirmando que el hombre había nacido en las pampas meridionales argentinas, y desde allí se habría expandido hacia el resto del mundo. Para sostener su teoría, se basó en lo que aparentemente eran antiquísimos restos humanos, lo que fue refutado por Alex Hardlicka al demostrarse el error de las dataciones.
II-. ALOCTONAS:
B) Tesis de Alex Hardlicka: Planteó que los primitivos habitantes del continente habían ingresado por el puente de Bering procedentes de Asia. En dicho lugar como consecuencia de los desplazamientos de los glaciares (glaciaciones) quedó emergida cierta parte de la plataforma continental, lo que hizo posible que hace unos 30.000 años, grupos de esquimales y mongoloides pasaran desde el continente Asiático al nuestro tras los animales, que constituían parte fundamental de su dieta alimenticia.
C) Tesis de Paul Rivet: Este americanista francés acepta la ruta de Bering como la ruta principal de acceso de los inmigrantes asiáticos, sin embargo, considera que el poblamiento de América es el resultado de varios movimientos migratorios distintos y en ese sentido defiende la idea de que a los grupos mongoloides se suman los elementos australoides y malayo polinésicos llegados por vía transpacífica a las costas sudamericanas. Apoya su teoría en elementos raciales, culturales y lingüísticos.
D) Tesis de Mendes Correa:

Postuló que entre los 6.000 y 2.000 años A.C., el retroceso de importantes masas de hielo antártico dejó emergidas algunas islas australes y tierras antárticas, dando paso a una migración de elementos australoides y tasmanoides, que con una navegación primitiva de isla en isla y orillando las costas antárticas, arribaron a las islas patagónicas del extremo austral de América del Sur, dando origen a algunos grupos raciales de esta zona.


Etapas de la evolución cultural los (as) americanos (as)
A) Etapa Paleoindia: (30.000 a.c. – 7.000 a.c.)

Etapa más temprana del poblamiento americano. Fue el periodo de los grandes hielos, caracterizada por la existencia de grupos cazadores-recolectores, organizados en bandas (20 a 30 personas) y eran nómades.


B) Etapa Arcaica: (7.000 a.c. – 2.500 a.c.)

Durante esta época, las condiciones climáticas cambiaron y por ello las formas de vida. El habitante americano aparece organizado en grupos con caracteres sedentarios estacionales; sus actividades continúan siendo la caza, la recolección de moluscos, pesca y frutos silvestres. Aparecen las primeras formas de agricultura elemental; calabazas, pimientos, y mas tarde, maíz.

De esta forma el hombre debió crear herramientas y técnicas para adaptarse a los grandes cambios climáticos de este período, al término del cual se nacieron las primeras experiencias agrícolas vinculadas al maíz del continente.
C) Etapa Formativa: (2.500 a.c. – 750 d.c.)

En este periodo el hombre domina completamente LA AGRICULTURA, por lo cual se produce la sedentarización (instalación), surgiendo de esta manera las primeras aldeas y son capaces de producir su propio alimento. Se cultiva el ají, la papa, los porotos, el cacao y el algodón. Así mismo, al tener mayor tiempo de ocio, se desarrollan otras técnicas como el tejido, la cerámica y la cestería, las que se difunden y perfeccionan.


D) Etapa Clásica: (750 d.c. – 1.250 d.c.)

Este estadio cultural sólo fue alcanzado por pocos pueblos americanos en las regiones Mesoamericana y los Andes Centrales. La característica fundamental de esta etapa fue la aparición del patrón de asentamiento urbano, donde se distinguía un espacio cívico, uno religioso y uno económico, organizados. Las ciudades presentaban calles, plazas, templos y palacios. Su economía se basaba en la agricultura del maíz y era de carácter intensiva, lo que permitía generar excedentes y división del trabajo. Ello posibilito el surgimiento de la industria textil, de la cerámica y de la metalurgia. Es propio de este momento cultural algunos inventos como los primeros calendarios.


E) Etapa Post-Clásica: (1.250 d.c. – Hasta la llegada de los españoles)

Este periodo cultural lo alcanzaron civilizaciones como los mayas, los aztecas y los incas. Se caracterizo este periodo en primera instancia por el nacimiento de los estados, de carácter burocrático y expansionista. Gobernados por autoridades centralizadas y con una sociedad fuertemente jerarquizada. Poseían avances materiales de gran envergadura que incluían técnicas de construcción monumental en piedra, sistemas de medición del tiempo y sistemas de registro y de escritura. Este período culmina con la llegada del conquistador español.


CULTURAS PREHISPÁNICAS: LAS CIVILIZACIONES MAYA, AZTECA E INCA.
LOS MAYAS
El ambiente geográfico
La civilización Maya, surgida en el primer siglo de la era cristiana, se divide en dos períodos: el clásico, representado por la actividad en las ciudades dispersas desarrolladas en el sur de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, sectores donde encontramos las Ciudades Estados de Copán, Palenque y Tikal por ejemplo y donde una buena parte del paisaje es la selva; y el postclásico, centralizado en la península de Yucatán donde brillaron Mayapán y Chichén Itzá, paisaje más seco donde los cenotes constituyeron fuente proveedora del agua tan necesaria.
La ciudad, economía, gobierno y administración
El área donde se desenvolvía la vida de estos pueblos poseía una producción diversificada, lo que permitió a los Mayas mantener activas redes de intercambio. Pedernal, obsidiana, ámbar, lava volcánica, incienso, copal, pieles, plumas y sal eran llevados a todos los rincones por mercaderes especializados, los polomes. Junto a las mercaderías se traspasaba tecnología, creencias y adelantos científicos. De ahí deriva la gran unidad cultural del área Maya. Las transacciones se efectuaban con semillas de cacao y pequeñas plaquitas de oro. Los Mayas clásicos fueron habitantes de las selvas tropicales. Practicaban la agricultura de roza, siendo el maíz uno de sus principales productos. Sin embargo, se construyeron núcleos urbanos, llamados centros ceremoniales, verdaderas polis donde residían los dirigentes, sacerdotes, artesanos y mercaderes. El núcleo de la ciudad era imponente: enormes pirámides sostenían en su cumbre templos a los cuales se accedía por una estrecha escalinata central. Tenían al frente altares de piedra donde ofrendaban sangre a sus dioses, y por doquier se hallaban estelas que representaban a las diferentes divinidades. Grandes palacios cobijaban al grupo dirigente. Los habitantes urbanos no constituían gran número. A ellos, les competía proveer a los campesinos de todos aquellos elementos que no producían en sus campos o milpas. Estos vivían diseminados en pequeños parajes o rancheríos, agrupados en tres o cuatro chozas. Cada urbe tenía un gobierno independiente conformando una ciudad-estado. Al frente se hallaba el Halach Uinic, monarca, quien recibía el cargo de su padre. Su persona era considerada divina. Le asesoraba un Gran Consejo, integrado por sacerdotes. En conjunto administraban, dictaban las leyes y ejercían justicia. Los Batabes representaban al Rey en los parajes y se encargaban de proveer el trabajo tributario y el servicio militar requerido por la urbe.
Religión y Cultura
Los dioses regían gran parte de las actividades mayas. Cada unidad de tiempo era un dios al que debían reverencia. El más importante era Hunab Ku, creador del mundo y padre de todos los dioses; su hijo Itzamná era el señor de la vida; su esposa Ixchel, diosa de la Luna e inventora del arte de tejer. Chaac era patrono de la lluvia y de la fertilidad; Yum Kax, del maíz y los cultivos; Ex Chuah protegía a los mercaderes y Ah Puch señoreaba las tinieblas y la muerte. Creían en una vida extraterrenal. Los espíritus de los sacerdotes, dignatarios y personas de buen comportamiento iban al paraíso de Yax Che, la selva frondosa. El resto lo hacía al infierno o Yum Kimil.

Los Mayas calcularon en 365 días y 6 horas el movimiento de traslación de la Tierra, y ese conocimiento era la base de su calendario civil o Haab, regulador de las actividades agrícolas y civiles. Poseían además un calendario religioso o Tzolkin de 260 días utilizado para elaborar los horóscopos y establecer los ritos. Ambos calendarios se combinaban como ruedas dentadas. Por su diferente duración, sólo coincidían los mismos días y meses cada 52 años, lapso que cerraba un ciclo. A partir de entonces los acontecimientos volvían a repetirse.



Poseían un sistema vigesimal, es decir, contaban en unidades de 20. Para representar los números utilizaban tres signos: una concha equivalía a 0, un punto a 1 y una barra a 5. Conocían las cuatro operaciones básicas. Destacan las observaciones astronómicas que les permitieron calcular con admirable exactitud el movimiento de traslación de la Tierra, el de la Luna en torno a la Tierra y el del planeta Venus. También desarrollaron un sistema de escritura. Mediante jeroglíficos representaban sonidos e ideas, combinación que ha impedido, hasta ahora, descifrarlos. Los libros mayas o códices, eran largas tiras de corteza bañadas con cal. Sobre ellas se pintaban signos coloreados.


La escritura maya era un sistema logo silábico. Los símbolos individuales ("glifos") podían representar bien una palabra (normalmente un morfema) o una sílaba; a decir verdad, el mismo glifo con frecuencia podía usarse de las dos formas.

Cada símbolo podría representar un ente o concepto, como "pescado" o "jaguar".



El fin del esplendor clásico

En el transcurso del siglo IX d.C., las ciudades-estados de la selva fueron abandonadas. Se cree que un aumento poblacional obligó a reutilizar las tierras antes de que se cumpliera el ciclo de descanso. La productividad disminuyó, problema que no pudo ser resuelto por los sacerdotes dirigentes. Los campesinos se rebelaron, dejando de prestar servicios y tributar al centro ceremonial. La difícil situación interna fue aprovechada por otros grupos para invadir el área maya, obligando a sus habitantes a dispersarse y emigrar.


Los Mayas del Yucatán (Período Postclásico)
Algunos grupos emigraron al norte, a Yucatán, donde se mezclaron con pueblos que vivían alrededor de los cenotes. Luego llegaron también pueblos provenientes del centro de México. La unión de ellos posibilitó el renacimiento de la civilización Maya, alrededor del siglo XII d. C. Aparecieron nuevos elementos en la arquitectura, adoptaron el culto a la serpiente emplumada o Kukulcán, se incrementaron los sacrificios humanos y se observó entre el siglo XI y XIII el desarrolló de Chichén Itzá. Después de un breve período de hegemonía de Mayapán sobre una liga de ciudades de la península comenzó hacia 1450 una desintegración que culminó con la ocupación y conquista de los españoles.
LOS AZTECAS
Orígenes, el escenario geográfico, la ciudad, el imperio.
Los mexicas o aztecas arribaron a comienzos del siglo XIV al valle de México, buscando el lugar señalado en una profecía de Huitzilopochtli: allí donde un águila, parada sobre un nopal, devorase a una serpiente. Recibida la señal, en medio del lago Texcoco, luego de haber vivido sangrientos capítulos con otros pueblos que habitaban la zona, emprendieron la edificación de un templo a su dios tribal, eligieron un rey y organizaron las tareas para desecar el pantano y construir diques, canales y chinampas para el cultivo. La ciudad fue planificada en torno a ellos y fue conectada a tierra firme por medio de cinco amplios diques. Fue Tenochtitlán, la famosa capital de Imperio, sobre la cual se yergue hoy Ciudad de México.

El centro de la urbe era el recinto sagrado, rodeado por un muro esculpido con figuras de serpientes. En su interior se alzaban cuatro pirámides con sus respectivos templos dedicados a importantes dioses. Canchas de juego de pelota, muros de calaveras humanas, albergues para los sacerdotes y guerreros, altares y otras construcciones menores completaban el conjunto. Más allá estaban los palacios reales, las casas de los nobles, y el mercado.

Los sacrificios se realizaban sobre la plataforma del templo, a la vista del pueblo. Los aztecas comenzaron a conquistar los reinos vecinos con dos objetivos principales: tomar prisioneros de guerra para sacrificarlos a los dioses, y adquirir bienes que no podían producir, mediante la vía de los tributos.

La educación tendía a formar buenos guerreros para mantener la posición de privilegio frente a los otros pueblos. A los 14 años participaban en las Guerras Floridas; el prestigio del soldado dependía de la cantidad de enemigos que apresaba. Los más destacados integraban órdenes militares, como la de los Caballeros Tigres o Águilas, portando uniformes e insignias que los distinguían. Muchos eran ricos pues recibían tierras y esclavos en las regiones conquistadas o eran compensados con mujeres y adornos de oro, plata y plumas.



La organización sociopolítica
A la cabeza de la jerarquía se hallaba el Tlacatecutli o emperador que acumulaba en sus manos la suma del poder civil, militar y religioso. Era asesorado por un Gran Consejo integrado por los miembros del Calpulli real. Sólo de su familia podían salir el emperador y los máximos jefes civiles, militares y religiosos. Al fallecer, el Consejo se encargaba de designar sucesor eligiendo entre sus parientes a quien consideraban apto para desempeñar el cargo. En el campo militar representaban al Emperador, el Cihuacóatl, jefe de los ejércitos en lucha, y en el religioso los supremos sacerdotes de Huitzilopochtli y Tlálec. El Calpulli era la base de su estructura social. Reunía a linajes con ascendencia patrilineal que creían descender de algún dios, sin embargo no todos sus miembros era de igual rango o riqueza. El Calpulli era propietario de las tierras del linaje, las que se distribuían anualmente entre las diversas familias. La tarea recaía en el jefe del Calpulli, que era el más anciano, a quien también competía presidir las ceremonias en honor a los espíritus de sus antepasados. Todo hombre podía ascender en las diversas jerarquías de acuerdo a sus méritos. Así se creó una nobleza, los Pilli, que componían la corte real. Vivían en casas de dos pisos, podían tener más de una esposa, poseer tierras y esclavos, y enviar a sus hijos a escuelas especiales, el Calmenac, donde se les formaba en religión, ciencia, artes y oficios militares. La condición de noble no era heredada por los hijos, para ascender a ella debían destacarse en sus respectivas actividades. El estrato intermedio eran los mayeques, artesanos independientes que trabajaban en sus talleres el oro, la plata, las plumas, las piedras semipreciosas y la madera. Los macehuales o gente común eran aquellos que no habían logrado distinguirse y trabajaban las tierras de sus respectivos Calpullis; algunos eran muy pobres y se vendían como esclavos a los pillis. La esclavitud era individual y no afectaba al resto de la familia. La mayor parte de los esclavos provenía, sin embargo, de las mujeres y niños capturados durante las conquistas. Un segmento que poseía privilegios eran los comerciantes o Pochtecas. Vivían en una de las islas del lago Texcoco mucho antes de que se fundase Tenochtitlán.
Economía, agricultura y comercio.
Los campesinos aztecas practicaban la agricultura en chinampas sobre las aguas del lago, y obtenían tres o cuatro cosechas al año lo que permitía abastecer a la población especialmente de maíz; sin embargo, la gran influencia que ejercía Tenochtitlán sobre vastas regiones hacía que fluyeran al Imperio mercaderías de la más variada naturaleza, las que junto con las fabricadas por los artesanos locales y las traídas por los pochtecas eran transadas en los mercados para lo cual se utilizaban monedas consistentes en semillas de cacao o discos de oro repujados.



Ilustración sobre el tipo de agricultura Azteca en Chinampas o islas flotantes.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal