Reacciones psicológicas en situaciones de emergencia



Descargar 1,45 Mb.
Página6/8
Fecha de conversión22.05.2017
Tamaño1,45 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8

El Miedo


¿Qué es el miedo? ¿se puede controlar el miedo?
El miedo es una reacción psicológica del individuo frente al peligro, ya sea real o imaginario, que da lugar, frecuentemente, a actos emocionales repentinos que pueden parecer heroicos. Una antigua publicación sostenía que, en la guerra. son pocos los hombres que no conocen el miedo. y estos sujetos no tan sólo son anormales, sino peligrosos, ya que tienen su mente endurecida para vivir una emoción.
En una situación de emergencia, es normal sentir miedo, además, este puede ser beneficioso si se sabe controlar (miedo activo), puesto que pone a nuestro organismo en estado de alerta. Sin embargo, este control puede ser difícil de conseguir y tienes que tener un gran conocimiento y dominio de ti mismo.
Vallejo – Noguera, afirmaba: “La valentía no consiste en no sufrir miedo, sino en dominarlo y continuar en la línea de la conducta elegida
Tú, en este aspecto, como técnico en emergencias sanitarias, tendrás dos labores: Una controlar tu propio miedo para que tu actuación sea lo más profesional posible, y dos, intentar controlar el miedo y los ataques de pánico que puedan sufrir las personas.
Etapas del miedo y formas de aparición: Emilio Mira, distinguió seis estadios del miedo, que perfectamente podemos aplicar al técnico de emergencias sanitarias frente al peligro:

1.- Aparece el miedo como prudencia. La persona está consciente del peligro y cualquier acción que emprenda está siendo controlada psicológicamente por el sujeto.
2.- El miedo aparece como precaución. Se caracteriza porque la persona toma todas las providencias del caso para enfrentar el peligro. Mantiene una actitud serena y sus conductas son apropiadas a la situación.
3.- Como prevención o alarma. Se caracteriza por vacilaciones y nerviosismo. Este estado del miedo presenta inconvenientes para la labor de rescate.
4.- Como angustia aguda. El sujeto pierde el dominio sobre sí y genera una nueva emergencia. En este caso esta persona debe ser atendida de forma urgente. Debe ser sacada del lugar a la brevedad ya que su conducta puede ser el punto de partida para el inicio del pánico.
5.- Como espanto. Los actos reflejos dominan a la persona, la cual es prácticamente incapaz de emprender alguna acción adecuada frente a la situación.
6.- Como terror. En este estado el individuo está paralizado por el miedo y es incapaz de darse cuenta de lo que sucede. Es muy típico que se produzca una relajación de esfínteres. No olvidemos que las descargas de adrenalina en sobredosis pueden tener efectos letales. En el terremoto de abril de 1992 en Alemania murió una sola persona, y no murió por lesión física alguna, sino de miedo.
    1. El pánico

¿Qué diferencia existe entre miedo y pánico?


El pánico lo podemos definir, según la RAE, como: Miedo extremado o del terror producido por la amenaza de un peligro inminente, y que con frecuencia es colectivo y contagioso.
O sea, que lo podríamos incluir dentro del grupo 5 ó 6 de la anterior clasificación. Pero muchos autores citan al pánico para referirse al miedo colectivo. Este punto si que es importante, ya que el miedo, al igual que otras muchas emociones (como la angustia, la tristeza,...), se contagian fácilmente. Simplemente con un pequeño gesto o una mirada puedes estar trasmitiendo esta sensación a otra persona.
Así pues, a parte de controlar tu propio miedo has de tener cuidado, por un lado, de no transmitírselo a nadie, y por otro, evitar el miedo colectivo. De aquí que cuando alguien tenga un ataque de pánico se deba separar del resto de personas, ya no sólo para que se tranquilice, sino también para evitar el contagio del miedo.



PARA SABER MÁS
Haz el siguiente experimento en casa. Di le a alguien que en dos tarjetas diferentes ponga una serie de operaciones matemáticas para comprobar tu calculo mental (Por ejemplo: ((6*7)+23-5)/6=?). A continuación da le la vuelta a una de ellas y cronometra el tiempo que tardas en resolverlo.
Después repite la operación con la otra tarjeta, pero antes de ello enciende una cerilla y no la puedes soltar hasta que no resuelvas la operación.
La mayoría de la gente tarda más tiempo con la cerilla en la mano, ya que el miedo a quemarse hace que su concentración disminuya. Hay quienes incluso se quedan bloqueados y son incapaces de realizar la primera suma.
Ahora reflexiona sobre esto, si una simple cerilla es capaz de causar tal miedo para que pierdas la concentración de esta manera, ¿Qué puede ocurrir en una situación de emergencia mucho más grave?
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal