Qué bonito, no? Podemos ver, que para poder definir el amor, seria limitarlo demasiado, hacer lo más grande, lo más pequeño



Descargar 63,71 Kb.
Fecha de conversión20.02.2017
Tamaño63,71 Kb.

EL AMOR

Qué bonito, no? Podemos ver, que para poder definir el amor, seria limitarlo demasiado, hacer lo más grande, lo más pequeño. Hay amor de todo tipo: de padres, de hermanos, de amigos, de pareja, amor apache (jojJAJA), amordidas ya casi, etc…

Sin embargo, hasta ahorita muchos piensan nada mas en el amor como el sentimiento color rosa, cuando este mismo sentimiento puede ser el mas duro de llevar, incluso hasta situaciones ya casi heroicas. Todavía recuerdo el caso de esa madre, que prácticamente muerta, llevo a su pequeño hijo hasta la orilla del mar. Dicen que incluso estaba muerta al momento de estarlo llevando, pero el sentimiento y la necesidad de salvar a su vástago, la hicieron sacar fuerzas de la nada para seguir…momento, no lo saco de la nada, lo saco del amor que le tiene a su hijo. Eso queda claro.

Pero bueno, sin embargo, considero que muchos al oír la palabra amor, piensan en seguida en algo color rosa, con un corazonzote rojo, diciendo te quiero o

algo...simplemente, se van hacia el lado mas rosa de este sentimiento. Sin embargo, es también la parte más superficial de este, la que es fácil de romper, que muera y que no quede más que en algo pasajero.



Veamos el amor de pareja…cuantas veces, se han visto parejas que se juran amor y al poco tiempo ya oíste que tronaron y que están andando con otro fulano, pero igual de enamorados. En este caso, no están realmente enamorados de la persona, sino que están enamorados de la sensación que tienen, al estar con esta persona. Por eso, cuando simplemente deja de gustarle, ese amor se desaparece, volviendo al gustarle alguien más.

Ese es el primer paso, pero el siguiente y más profundo y duradero, es cuando lo que empiezas a amar es a la persona en sí. Es cuando comienza el amor que sacrifica su placer y beneficio personal por la otra persona. El que da sin esperar a cambio. Cualquier psicólogo supongo que diría que esto no es sano, pero quien sabe, tal vez porque muchas



El amor (del latín, amor, -ōris) es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (científico, filosófico, religioso, artístico). Habitualmente se interpreta como un sentimiento, relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y actitudes. Con frecuencia el término se asocia con el amor romántico. Su diversidad de usos y significados, combinada con la complejidad del sentimiento implicado en cada caso, hace que el amor sea especialmente difícil de definir de un modo consistente. Las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. Con todo, el amor interpersonal se considera sano o «verdadero» cuando es constructivo para la personalidad, para lo cual es indispensable tener una buena autoestima. «Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad».[1]

Como concepto abstracto, el amor se considera normalmente un sentimiento profundo e inefable de preocupación cariñosa por otra persona, animal o cosa. Incluso esta limitada concepción del amor, no obstante, abarca una gran cantidad de sentimientos diferentes, desde el deseo pasional y de intimidad del amor romántico hasta la proximidad emocional asexual del amor familiar y el amor platónico,[2] y hasta la profunda unidad de la devoción del amor religioso.[3] En este último terreno, trasciende el sentimiento y pasa a ser la manifestación de un estado del alma o de la conciencia identificada en algunas religiones con Dios mismo. El amor en sus diversas formas actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales y, debido a su importancia psicológica central, es uno de los temas más frecuentes en las artes creativas (música, cine, literatura). Desde el punto de vista de la Biología, parece estar relacionado con la supervivencia del individuo y de la especie; según algunos, no es privativo de la especie humana, y también pueden presentarlo otros animales capaces de establecer nexos emocionales.

Mientras me hablabas y yo te miraba,


se detuvo el tiempo en medio instante:
el amor me llamaba y yo le obedecía.
Mientras me susurrabas y yo te amaba,
se alzaron los sentimientos,
mandó tu voz,
el cielo se hizo visible en tus ojos,
y yo pronuncié el querer en tus labios.

Fue una mirada,


un frenesí de besos,
una lujuria de sentimientos.
Fue un instante sin fin.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal