Puente Alto, a veintisiete de junio de dos mil doce. Vistos



Descargar 187,6 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión02.05.2017
Tamaño187,6 Kb.
  1   2


Puente Alto, a veintisiete de junio de dos mil doce.-

VISTOS:

Que, con fecha 22 de junio de dos mil doce, ante esta sala del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Puente Alto, integrada por las magistrados doña Myriam Verónica Ortiz Urra , como Juez presidente, doña Gabriela de la Luz Contreras Piderit como Juez redactor, y doña Flavia Donoso Parada como tercer Juez integrante, se llevó a efecto la audiencia de juicio oral en la causa RIT N° 87-2012, RUC Nº 1100974108-0, de este Tribunal, seguidos en contra de FRANCISCO JAVIER DÍAZ TAPIA, soltero, 19 años, obrero, cédula de identidad N° 18.244.658-0, domiciliado en Pasaje Quilacoya Nº01195, Depto. 22, Población El Volcán III, Puente Alto, ÍTALO ANDRÉS GUAJARDO GUAJARDO, 22 años, soltero, obrero, cédula de identidad N° 17.662.004-8, domiciliado en pasaje El Carpintero Nº 01406, Villa San José de la Construcción, Puente Alto y GERSON NICOLÁS MUÑOZ PINILLA, cédula de identidad N° 18.846.604-4, domiciliado en pasaje El Carpintero Nº 01401, villa San José de la Construcción, Puente Alto.

Fue parte acusador en el presente juicio el Ministerio Público representado por el fiscal don Manuel Zara Guerrero en tanto, la defensa del acusado Díaz Tapia estuvo a cargo del defensor Privado Jorge Núñez Silva quien delegó poder en Ximena Triviño Estay, a su vez el acusado Guajardo Guajardo fue defendido por la defensora Pública Angélica Guajardo Coke , mientras que el acusado Muñoz Pinilla lo fue por el abogado Pablo Ehremberg Osorio como defensor privado , todos los intervinientes con domicilios y formas de notificación registrados en el Tribunal.

PRIMERO: Que, según el auto de apertura del juicio oral, los hechos materia de la acusación son los siguientes:

El día 22 de septiembre de 2011, aproximadamente a las 19:15 horas, en circunstancias que la victima D.A.M.P. se trasladaba al interior de un bus del Transantiago y al llegar a la intersección de Avda. Concha y Toro esquina Las Nieves Oriente, Puente Alto, fue abordado por los acusados FRANCISCO JAVIER DÍAZ TAPIA, ÍTALO ANDRÉS GUAJARDO GUAJARDO, GERSON NICOLÁS MUÑOZ PINILLA y un cuarto sujeto no identificado, procedieron a intimidar a la víctima con un arma de fabricación artesanal apta para el disparo, para acto seguido amenazarlo indicándole que lo apuñalarían, todo mientras lo golpeaban en la cabeza, exigiéndole la entrega de sus pertenencias, para acto seguido proceder a registrar las ropas de la victima sustrayéndole un teléfono celular, huyendo del bus con la especie, siendo detenidos por Carabineros momentos después en poder de la especie sustraída.

A raíz de la agresión sufrida por la victima, esta resultó con lesiones de carácter leves.

A juicio del Ministerio Público, los hechos descritos configuran el delito de ROBO CON VIOLENCIA E INTIMIDACION, previsto y sancionado en el artículo 436 inciso primero en relación con los artículos 432 y 439 del Código Penal.

En la acusación se atribuye a los acusados participación en los hechos en calidad de AUTORES tomando parte en la ejecución de los hechos de una manera inmediata y directa, de conformidad a los artículos 14 N° 1 y 15 N° 1 del Código Penal.

Respecto a circunstancias modificatorias de responsabilidad penal, en concepto del Ministerio Público a los Respecto a todos los acusados concurre la agravante prevista en el artículo 456 BIS N° 3 del Código Penal, esto es ser dos o más los malhechores. Además, respecto a los acusados Díaz Tapia y Muñoz Pinilla, concurre la agravante contemplada en el artículo 12 Nº 16 del Código Penal. Respecto a todos los acusados concurre la regla de determinación de pena contemplada en el artículo 450 del Código Penal.

Solicita en consecuencia el Ministerio Público que se condene a los acusados a las siguientes penas:

A Francisco Javier Díaz Tapia e Ítalo Andrés Guajardo Guajardo, en virtud de la autoría de un delito de robo con intimidación y un delito de robo con violencia, la pena de quince años y un día de presidio mayor en su grado medio, más las accesorias del artículo 28 del código penal, esto es, inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, comiso de la evidencia incautada, todo con expresa condenación en costas, según lo señala el artículo 45 y siguientes del código procesal penal.



A Gerson Nicolás Muñoz Pinilla la pena de 10 años de internación en régimen cerrado con programa de reinserción social, con expresa condenación en costas, según lo señala el artículo 45 y siguientes del código procesal penal.

SEGUNDO: Que, el Ministerio Publico en su apertura, indicó que trae a colación un robo con intimidación y violencia cometido a un menor el día 22 de Septiembre de 2011 mientras se trasladaba en un bus del transantiago, es abordado por 4 sujetos de los cuales 3 fueron aprehendidos por Carabineros de Chile, que se encontraban en las cercanías del lugar de ocurrencia de esto, deteniéndolos en poder de la especie sustraída, del arma con la que lo intimidaron, siendo reconocidos inmediatamente por el menor víctima en el mismo lugar de los hechos. Señala que el Ministerio Público sustentará la hipótesis fáctica con el arma, el celular propiedad de la víctima y las declaraciones testimoniales de carabineros de Chile y de la muy potente declaración del menor de iniciales D.A.M.P., quien va a relatar cómo ocurrieron los hechos y a cómo todo encaja en virtud de la prueba objetiva que el ministerio cuenta. Indica que el menor mantiene lesiones que coinciden con su relato. Indica que el niño habla de intimidación con un arma que se va a incorporar. Anuncia que todo se refrendará con la declaración de los funcionarios policiales que efectuaron la detención de los imputados. Cada uno de estos imputados dio versiones matizadas de los hechos, tratando de tal vez de entender que estos constituyen otro tipo legal como porte de arma o robo con sorpresa, todo lo que no se condice con la fuerza de la prueba que el Ministerio Público presentará en esta audiencia.

En la clausura sostuvo que la prueba presentada ha sido bastante solida para sostener hipótesis contenida en la acusación fiscal, sobre todo la declaración del menor D.A.N.P., quien precisa como fueron los hechos, sostiene que lo visto en la audiencia dice plena relación con los hechos por los que han sido acusados los imputados, existió sustracción con ánimo de lucro, sin la voluntad de su dueño, existe dolo común en la forma de actuar, existe intimidación con arma, amenazas y golpes. Agrega que se puede cubrir cualquier hipótesis del art. 436 inciso primero del Código Penal. Indica que en ese orden de cosas también en la evidencia material objetiva, lesiones sufridas por el menor, arma encontrada, dan fuerza a su relato. Por eso estima, que más allá de toda duda razonable, se puede sostener que los 3 acusados acá presentes son autores de los hechos por los cuales son acusados. Señala que respecto de la agravante del artículo 456 bis número tres ésta concurra plenamente, tanto en su faz objetiva como en su faz subjetiva, toda vez que, son más de dos personas las que se encuentran acusadas, la acción y el número mayor, que se ve agravado con el hecho de que es un menor de 13 años, hace que no haya tenido posibilidad de resistirse a la sustracción de las especies y asimismo se favorecía la impunidad y el accionar ya que eran 4 sujetos. Por tanto, señala que procede la agravante que ha sido esgrimida en la acusación fiscal.

TERCERO: Que, la defensa de Francisco Javier Díaz Tapia en su discurso de inicio, solicita la recalificación de los hechos a un tipo jurídico diferente, principalmente debido a la grave incongruencia, desde ya, el mismo auto de apertura habla de un arma o una intimidación con un arma artesanal, siendo que no hay arma alguna, eso será un punto fundamental para la defensa en relación con el artículo 340 y siguientes, específicamente con el 341 que habla de que la sentencia condenatoria no pude exceder el contenido de la acusación. Indica que en consecuencia, no se puede condenar por hechos o circunstancias contenidos en ella, por ello entiende los hechos al menos confusos e ilógicos, ya que habla de intimidación con arma artesanal, amenaza de muerte, y que fue golpeado. Añade que su representado comete robo con intimidación violencia y todo junto, lo que hay ahí es ilógico y lo que se puede revisar en que no hay arma alguna, y tampoco existe en la causa alguna pericia balística o de algún otro tipo. Explica que en este caso, no se puede caer en la congruencia en relación a esta arma artesanal, de ahí se entiende que van a haber situaciones contradictorias, de las que podría haber un hurto o un concurso real quizás de una riña y un hurto, donde estos jóvenes se suben al bus y posteriormente se produce algún tipo de golpe entre ellos, un juego, y alguien sustrae un celular, lo que no tiene que ver con algún tipo de violencia. Indica que además, de ahí que lo mismos antecedentes entiende la defensa que desvirtúan la pluralidad malhechores del 456 bis número 3 por que los 3 puntos son ilógicos: tanto la intimidación, como la amenaza de muerte y golpes, todo se produce por una supuesta arma artesanal que no existe y no va a existir en la causa. Indica que va a declarar la víctima y va a contar como le sustraen y quién el celular del bolsillo, también los funcionarios policiales van a hablar, y van a contar qué dijo la víctima, que dijo que fue amenazado y que se produce un problema en el bus y alguien le sacó el celular. Lo que se produce es una incongruencia en relación a la supuesta intimidación con un arma artesanal. Agrega que por esto se va a escuchar a los funcionarios policiales que participan en el procedimiento en este caso, Cancino Osorio y Venegas realizan la detención de su representado, y cómo es detenido un joven que se le encuentra un bolso, un arma hechiza que repite que no existe en el proceso y se produce la confusión e incongruencia en relación a lo anterior. Indica que no es menor por el artículo 339 que habla de intimidación, malos tratos de obra, intimidación verbal, etc., por lo que entiende que no se va a poder llegar a una conclusión exacta de la relación de causalidad entre la sustracción y hurto del celular y lo que realmente pasó y con lo que dice en la misma acusación.

En la clausura, señaló que se ha cumplido lo señalado en su apertura, en relación a los problemas de congruencia y desde ahí hacer una petición en relación a la participación de de su representado, y el subsidio, una recalificación del tipo penal. Señala que los hechos de la acusación se sostiene que su representado y los demás, habrían intimidado con un arma de fabricación artesanal apta para el disparo, para acto seguido amenazarlo e indicarle que lo apuñalarían y lo golpeaban en la cabeza. Indica que esto va en contra de la lógica del tipo penal de intimidación ya que no entiende por qué iba a ser necesario golpearlo e intimidando y sólo con mostrarle el arma por la experiencia, la lógica, un arma de fuego no necesita estar acompañado de otro antecedente, lo que marca claramente una falta la lógica de acuerdo al artículo 297. Señala que lo anterior queda claro con el balístico en cuyo peritaje habla de que el arma mide casi 70 cms. pesa casi tres kilos, que la tenía en la polera que no era un día de frío, casi imposible correr con eso en el cinto, eso entiende que no corresponde a la lógica y a la máxima de la experiencia. Indica que además entiende que los funcionarios policiales aclararon en este caso Cancino y el otro Venegas, fueron claros en señalar que el principio el menor le señaló que le habían tomado 2 personas y los otros lo habían golpeado lo que destruye los hechos de la acusación. El niño señaló que habría manifestado a los funcionarios policiales, no escucharon que habría sido intimidado con un arma de fuego, con escopeta, nada de eso pasó. Indica que lo que sorprende es la manera de la intimidación. Añade que claramente en relación a su representado se señala que una sustracción del celular, el niño reconoció que su representado el de polerón morado, no le había sustraído nada, que habría habido una especie de golpe que hubiera realizado en explicar que había un concurso real o un robo por sorpresa porque la intimidación no se puede acreditar, porque se tienen pruebas diferentes, tampoco su representado ha sido acusado por porte ilegal de armas entonces estaría destruyendo la acusación , no queda claro por el 339, y pone intimidación verbal sigue fuego la intimidación con el arma, o si fueron golpes, no queda claro porque una cosa dice el niño, otra cosa dice la acusación y otra cosa dice los funcionarios policiales, por lo que la defensa solicita que se califique a hurto o robo por sorpresa por no estar acreditado el robo con intimidación. Señala que por un lado el menor dijo que lo habían golpeado en la cabeza, pero el informe médico aparece que el golpe es en el occipital izquierdo o sea la frente en el lado izquierdo del mismo tribunal le señaló que había sido golpeado en la cabeza. También podría ser que se haya golpeado con la micro o con el forcejeo, que entonces el 339 no está claro porque se ha hablado de todo tipo de intimidación que se pueda imaginar el tribunal mostrando una confusión.

En cuanto a la pluralidad de malhechores, el mismo niño señala la persona a quien le habría mostrado supuestamente el arma había sido Guajardo y que le habría sustraído el celular añade que si se quedan con esa intimidación se estaría frente al hecho de que quien intimidó fuego menor de edad y de acuerdo a la convenciones internacionales en la ley 20.084 hacen imposible pensar que pudiera existir la pluralidad de malhechores. En segundo lugar porque de lo contrario sería una escopeta la que no intimidó, no habría autoridad de los otros dos imputados en la agravante correspondiente.


La defensora Ítalo Guajardo Guajardo en su apertura, señaló que se escuchó lo sostenido por el Fiscal en relación con ocurrencia de los hechos. Indica que su representado Ítalo Guajardo Guajardo declarará dando cuenta de todo los hechos, la forma en que participaron los acusados en las circunstancias que narra la acusación, de qué forma se produce la intimidación y los golpes a la víctima y qué situación de 22 de septiembre de 2011, se valdrá de la misma prueba que el Ministerio Público

En su discurso final indicó que ni la defensa, ni el imputado Ítalo Guajardo Guajardo negaron la participación de su representado en los hechos a diferencia de los otros imputados, indica que él es el único que entrega antecedentes. Reconoce sus participación dando cuenta coherentemente de cómo estos de habrían producido, si bien no son literalmente iguales a lo señalado por la victima, su representado si da antecedentes de bastante peso, señala la audiencia del art. 332 en cuanto a superar contradicción, donde la víctima no reconoce a su representado cuando es citado a la fiscalía, en esas circunstancias su representado si se “autoreconoce” como participante de los hechos, describe la situación de la cual participan todos los individuos presentes el día de hoy en audiencia. Señala la colaboración por parte del representado, y que Gerson reconoce que es él quien traslada el arma hechiza, la victima sindica a su representado Ítalo Guajardo como quien sustrae el celular y porta el arma, a pesar de ello, existe una contradicción que es aclarada por su representado que dice que Gerson es quien sustrae el celular y portaba el arma, de esa forma aclara las circunstancias que rodean los hechos. Entiende que no hay pluralidad de malhechores no procede toda vez que no hay definición en división de funciones, el número no fue determinante

Por su parte, en su discurso inicial la defensa Gerson Nicolás Muñoz Pinilla será coayudante del Ministerio Publico. Ello, por la declaración de su representado sobre todo respeto de los derechos coetáneos anteriores y posteriores en el presente ilícito con lo cual una de no podrá alcanzar los requisitos legales para llegar a condenar a su representado en virtud principalmente en lo concerniente a su participación, pero pedirá la absolución de su representado.



Al finalizar señala que su representado es culpable de la ley de armas, no así, del delito que hoy se le ha formulado en la audiencia. Según el auto acusatorio se produjo un robo mediante intimidación o violencia de una persona. Se ha acreditado más allá de toda duda razonable, que existió un hecho ilícito pero no ha existido la intimidación. Agrega que su representado no actuó con dolo, no hubo una concertación para subirse al bus y robar. En segundo lugar, no hubo exteriorización de la voluntad para desarrollar la conducta del tipo. Su representado asume su responsabilidad en el sentido de que estaba con el arma, nunca actuó con el arma, pero no se ha logrado probar la participación de este el hecho punible. Precisa que la víctima reconoce a Francisco como la persona que se encontraba a su lado, con quien se produce la discusión, un altercado, entra un tercer sujeto, Ítalo, quien también reconoció su participación en el hecho y sustrae el teléfono celular. Señala que su representado se encontraba a 1 metro y medio a 2 metros de distancia de la víctima. Indica que los funcionarios aprehensores son posteriores, y señala que ninguno se refiere al arma. Indica que Cancino señala que, al parecer, andaba con un arma. Precisa que ellos fueron los que estuvieron en el sitio del suceso pero ninguno de ellos indica que el niño le señala que había un arma. Explica que lo que sucedió fue que su representado arrancó como lo explicó al declarar, se asustó porque él sabía que llevaba un arma, quizá ese es su dolo, por un porte de armas. Aclara que a su juicio, no hubo robo con intimidación porque él no participó nunca tuvo voluntad, nunca se concertó para robar. Señala que una persona que con sus emociones, sus sentimientos, sus actitudes vio la oportunidad, tomó un celular y arrancó, señala que su representado arrancó pero no por eso se va a determinar que los cuatro estaban participando en el hecho punible, o que los tres imputados por que el cuarto estaba “prófugo”. Indica que en consecuencia se le debe absolver por el delito de robo con intimidación.

CUARTO: Que, en la oportunidad procesal que contempla el artículo 326 del Código Procesal Penal, previamente advertidos de sus derechos, los acusados optaron por declarar, renunciando a su derecho a guardar silencio. En primer lugar, Francisco Javier Díaz Tapia señaló que ese día, estaba con Gerson e Ítalo y se tomaron una cerveza en una plaza. Añade que Gerson tenía que irse al sur porque estaba viviendo allá y lo iban a ir a dejar al terminal de buses, pasaron al supermercado, al “Doggis” se comieron unos completos y fueron a tomar la micro, en el paradero de Puente Alto, la 210, se subieron y se sentaron. Señala que él se sentó al lado del menor y los otros se sentaron atrás de él. Indica que en eso, iban conversando, “leseando” con sus amigos y de repente hubo como una discusión, ítalo con Gerson se acercan a él e Ítalo sustrae el teléfono celular de la víctima. Añade que se pararon tocaron el timbre de la micro, se bajaron y se subieron a otra que venía de atrás y la abordaron enseguida. De repente, carabineros para la micro en la que iban, en eso tocaron el timbre bajaron corriendo y ahí los carabineros lo detuvieron.

A su defensor señala que se sentó al lado del joven, en la micro número 210. Precisa que esto fue como a las 7 de la tarde del día 22 de septiembre, él iba sentado al lado del pasillo. Explica que Gerson e Ítalo en el asiento atrás. Indica que Ítalo le sustrajo el celular. Agrega que estaban como “leseando”, conversando con sus amigos y de repente por ahí, como que el joven se molesta. Precisa que estaban “tirando la talla, leseando”. Señala que cuando se bajaron del bus, enseguida venía otro, se subieron rápidamente a ese, ahí lo paran los carabineros y se bajaron corriendo. Aclara que se bajan y corrieron hacia el frente cruzando la calle. Agrega que corrieron todos juntos, Gerson bota un bolso y después los detienen los carabineros. Indica él fue detenido primero, después suben a Gerson al carro, llegaron los dos al Sótero, donde se encontraron con Ítalo constatando lesiones. Señala que es detenido por un carabinero y una carabinera. Puntualiza que no vio cuando detuvieron a Ítalo, y tampoco vio cuándo ni dónde encontraron el celular, y aclara que cuando fue detenido no le encontraron especies. Precisa que en el Bolso de Gerson estaba la ropa que se llevaría al sur y en la comisaria encontraron en su interior una escopeta. Señala que antes declaró en la fiscalía, no recuerda cuando lo hizo, fue hace como 3 o 4 meses atrás, y declaró lo mismo que declara ahora.

Contrainterrogado por el Fiscal, señala que se subieron los tres, más otro acompañante que conoce como Alex, eran cuatro. Explica que dentro de la micro, iban hartas personas, no sabe cuántas. Aclara que la víctima se encontraba sentada al lado suyo hacia la ventana, en la parte de atrás del bus, había gente. La víctima estaba sentada sola, él se sentó su lado, atrás de la víctima se sentaron Ítalo y Gerson, el cuarto se sentó un poco más atrás. Señala que no habló en ningún momento con la víctima. Añade que cuando empezó a “travesearse” con sus amigos, la víctima como que se molestó y ahí tuvo un “alcance de palabras”. Puntualiza que se molestó porque estaban “como leseando” y ahí tuvo un intercambio de palabras con él. La víctima les hace callar y le responden, ahí él le dice que no se meta que se quede callado, después de eso viene Ítalo y se pone al lado suyo y le sustrae el celular. Precisa que Ítalo pasa sobre él y le saca el celular a la víctima. Aclara que sabían que la víctima tenía un celular porque él tomó la micro en el mismo paradero, porque subieron juntos a la micro y llevaba el celular en la mano, lo andaba mostrando. Indica que la víctima se lo había echado en el bolsillo, Ítalo se lo saca desde el bolsillo derecho, pasa sobre él y le saca el celular sin decirle nada. Aclara que él no vio como que le pegaron a la víctima, no vio que le pegaron porque cuando se sustrae el celular, se para inmediatamente de al lado de él, no se queda ahí sentado, para irse, eso porque igual andaba con Ítalo. Agrega que mientras Ítalo se abalanzó sobre la víctima no dijo nada, no opuso resistencia y no dijo nada, Gerson estaba atrás parado, igual se acercó, no vio nada de que se le pegara a la víctima. Señala que Gerson no abrió el bolso en ningún momento. No sabía que Gerson llevaba el arma, no vio que se exhibiera el arma e indica que se enteró del arma en la comisaría. Indica que no sabe por qué la victima dijo lo del arma, él iba al lado de la víctima y fue testigo de que no le mostraron un arma. Señala que una vez que le sustraen el celular, tocaron el timbre y se bajaron de la micro por miedo de que los fueran a pillar, no quería caer preso, porque ya había estado preso de menor y estaba trabajando en la calle y estaba bien con su familia. Precisa que “en su parte sí” estaba consciente de que lo que había pasado lo podía llevar a la cárcel. Precisa que tocan el timbre se bajan de la micro justo en un paradero, venía otra micro atrás, se suben a esa micro y no alcanzaron a avanzar nada, cuando los paró carabineros ahí tocaron el timbre y bajaron corriendo para que no los pillaran. Agrega que Ítalo se había quedado con el celular. Añade que corrieron, cruzaron para al frente, la calle donde se bajaron es de doble vía, de los cuatro que estaban, uno logró a escapar, Gerson botó un bolso no sabe por qué lo botó. Relata que cuando son detenidos no vio a la víctima. Precisa que él no amenazó, no sustrajo nada, no le exhibe un arma, no sabe si golpearon a la víctima, no sabe si alguien golpeo a la víctima aunque había dicho antes que estaba en una posición privilegiada. Aclara que la sustracción la hace Ítalo, a él es el único que se le ocurre hacer eso, no iba con ninguna intensión de robarle a nadie, sólo iba a dejar a Gerson, estaba trabajando, no tenía necesidad de robar. Explica que no se quedó ahí porque en ese lapso no lo pensó.

A la a defensa de Muñoz Tapia, Indica que iba al lado, ellos iban atrás de él, no sabe, no recuerda en que parte iban sentados atrás, no sabría decir a qué distancia.

Por su parte Ítalo Guajardo Guajardo, indicó que ese día iban a dejar a Gerson al terminal, cuando se suben a la micro a la 210, se sube el menor con ellos. Señala que le había visto un teléfono en el bolsillo. Explica que su compañero Francisco Díaz se sienta al lado de él, iban a jugueteando ahí en la micro y ellos nos empiezan a “intercambiar palabras” ellos dos, parece que se enojó el menor” y cuando él se le acerca tenía el celular sobresaliendo el bolsillo señala que se “lo pesca” la tocaron el timbre y se bajaron y venia otra atrás, se subieron y ahí apareció carabineros.



A su defensora señaló que esto fue el 22 de septiembre más o menos a las 7 de la tarde andaba con Gerson con Francisco y Alex. Indica que esperan el bus un poco más arriba de la plaza, la víctima estaba en el paradero junto con ellos. Explica que el menor sube primero a la micro el joven se sienta por el lado de la puerta trasera, había gente pero había asientos desocupados. Se sentó al lado de los asientos alto que hay, Francisco se sentó al lado de este joven estaban “leseando”, estaban “jugueteando” estaban diciéndose palabras como garabatos, iban “tirando la talla”. Expresa que la victima él se molestó porque se estaban diciendo palabras con Francisco. Añade que no escuchó nada solo escuchó que estaban alegando, él estaba en los asientos de atrás, estaba un par de asiento atrás no escuchó, pero vio que su compañero estaba palabreándose con Francisco estaba hablando con la victima pasó lo que pasó. Agrega que se empezaron a decir garabatos arriba de la micro y ahí fue que a la víctima como que le molestó que estuvieran así y no sabe qué le dijo a Francisco y empezaron alegar con él. Señala que ese fue el momento en que se acercó y le vio celular “sobresalido” y le saca el teléfono, no sabe por qué hizo eso, nadie le dijo. Nadie le dijo que le sacaran el celular. Gerson llevaba el bolso sabe que era ropa porque él se iba para la casa de él, nunca sacaron “eso que encontraron los carabineros”. Precisa que después se bajan del bus, se subieron a otro cuando van subiéndose al bus y ven a carabineros, se suben al otro para tratar de arrancar. Explica que arrancó porque le había sustraído el teléfono al menor, luego les detiene carabineros. Declaró ante la fiscalía ahí declaró lo mismo o sea que dijo la verdad de los hechos que pasaron

En el contrainterrogatorio del fiscal, señala que por lo que vio no se lo intimidó no se lo golpeó al menor y no sabe cómo explicar las menores de la víctima, señala que en ningún momento se le pegó. Aclara no se le exhibió el arma. Señala que cuando Gerson dijo que iba a buscar su ropa por lo que el bolso venía con la ropa de él no más. Eso según explica, porque Gerson había estado de vacaciones, su familia de vivía en el sur. No sabía del arma, se entera que hay un arma cuando le dicen del arma carabineros Enfatiza en que Gerson nunca les dijo del arma. Insiste en que ningún momento se le exhibió el arma, señala que cree que la víctima debe haber visto el parte de carabineros. Señala que él no habló con la víctima. No les dijo a sus amigos que sacaría el arma. Cuando lo vio alegando le vio el celular, se lo sacó y se bajó. Precisa que se lo sacó del bolsillo derecho. Indica que cuando le saca el teléfono del bolsillo, no pudo hacer nada porque lo sacó rápido, explica que esto fue así porque no era un jeans era un pantalón de buzo.

A la defensa de Díaz señala que tiene 22 años, Francisco 19 y Gerson cumplió 18. Indica que cuando arrancaba de carabineros botó el celular, a él lo pillaron al último porque ellos arrancaron al frente y el siguió por la misma avenida por donde estaban. Explica que el bus era un transantiago y había más gente, fue todo tan rápido que no se dio cuenta de la gente, el menor no se dio ni cuenta cuando le sacó el celular, quedó sorprendido, en ningún momento se le pegó nada.



A la defensa de Muñoz señaló que la distancia de la victima de Francisco y la víctima era un par de asientos más atrás un metro, un metro y medio.

Ante las aclaratorias del tribunal Señala que los 3 se encontraban sentados en la misma línea de asientos de Francisco y la víctima, señala que se para cuando vio estaban intercambiando palabras el joven con Francisco. Aclara que no estaba tan atrás, que se veía todo, estaba como metro y medio de los asientos donde estaba él, se veía todo, los dos estaban discutiendo y ahí fue cuando se levantó. Dice que se percató de que hacía gestos y que Francisco había chispeado los dedos. Aclara que se paró con la intención de ver qué estaba pasando, allí cuando fue a preguntar qué pasó y el niño le empezó a hablar no se acuerda que fue lo que habló. Indica que Francisco le dijo que se había enojado con él porque le decían garabatos y cosas así. Aclara que iban sentados un asiento más atrás, uno por medio. Expresa que en ningún momento incluyeron al joven en sus comentarios. De ahí Francisco le dijo que se quedara tranquilo, que se fuera a sentar y vio sobresalir el teléfono y se lo sustrajo. Señala que para sacar el teléfono pasó por sobre Francisco sacó teléfono tocaron bajaron, Gerson primero, después él y al último Francisco. Gerson se acercó conmigo cuando se acercaron a donde estaba la discusión y Gerson estaba atrás de él cuando eso ocurrió.

Por su parte Gerson Nicolás Muñoz Pinilla señala que se vino de vacaciones del sur a pasar el 18 con su papá después de las fiestas el 22 de septiembre de 2011, les pidió a los chiquillos que lo acompañaran y que lo fueran a dejar al terminal, en la plaza fueron a comer unos completos en el “Doggis” del Jumbo de Puente Alto. Luego, se dirigieron al paradero, ahí estaba la víctima que se subió con ellos a un bus. Agrega que subieron y Francisco se sentó al lado de la víctima y él en los asientos de atrás con los demás participantes. Indica que en ese momento iban por Cocha y Toro, se veía la Municipalidad, cuando Francisco tuvo una discusión, y ahí Ítalo se paró. Señala que también se paró y se quedó atrás, Ítalo sustrajo el teléfono, fue “súper rápido” y se bajaron. Añade que él también se paró, tocaron el timbre y llevaba el arma, Ítalo había sustraído el teléfono, señala que se asustó y corrió porque llevaba el arma, corrió hacia la cordillera y los demás a la costa y lo detuvieron carabineros acá cerca.

A su defensa señaló que llevaba el arma dentro del bolso y que en ningún momento se sacó el arma del bolso. Señala que el recorrido de la micro era el 210, y que Francisco iba al lado de la víctima y los demás, dos asientos más atrás, desde donde declara ahora como hacia (aproximadamente 1.50 mts). Agrega que él se sentó al lado de la cordillera, al lado derecho llevaba el bolso al otro lado izquierdo iba Ítalo y al otro lado Alex. Señala que se asustó y arrancó porque llevaba el arma en el bolso y sabe que eso es un delito.

Contrainterrogado por el Fiscal indica que en ningún momento alguien golpea a la víctima, no exhiben el arma que iba en el bolso y en el bolso iba su ropa que usaba y que esa ropa se la entregaron a su padre que fue a verlo a la comisaría. Añade que vio los gestos de la discusión de Francisco o con la víctima y cuando Francisco alzó la voz Ítalo se para, él también se paró para ver que estaba pasando e Ítalo se paro súper rápido y le sustrajo el teléfono y se bajaron al tiro. En cuanto al arma señala que se la regalaron y que la llevaba al sur para protegerse, en Concepción y que esa arma era para protección. Finaliza señalando que eran cuatro ese día.

QUINTO: Que, a objeto de acreditar los hechos materia de la acusación, el Ministerio Público rindió las siguientes probanzas: a) prueba testimonial, consistente en las declaraciones de D.A.M.P., Feliz Segundo Venegas Norambuena, Rafael Cancino Olguín B) Pericial expresada en los dichos de de Jorge Enrique Donosos Barrera; c) prueba documental, dato de atención e urgencia del hospital Sótero del Río de fecha 22 de septiembre de 2011 c) otros medios de prueba, compuesta por un Set fotográfico compuesto de 1 impresión fotográfica de un teléfono celular, un arma de fabricación artesanal y un bolso y d) evidencia material consistente en un arma de fabricación artesanal Nue: 999992 y un bolso NUE 999993.

SEXTO: Que, según el auto de apertura del juicio oral la defensa de ambos acusados no presentó prueba propia, agregando que se valdría de toda la aportada por el Ministerio Público, y especificando que no se acordaron convenciones probatorias.
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal