Principales autores y obras



Descargar 50,85 Kb.
Fecha de conversión05.08.2017
Tamaño50,85 Kb.
PREGUNTA 5ª: GENERACIÓN DEL 98. CARACTERÍSTICAS.
PRINCIPALES AUTORES Y OBRAS.

La Generación del 98 está formada por un grupo de escritores (Ángel Ganivet, Miguel de Unamuno, José Martínez Ruiz “Azorín”, Pío Baroja, Ramón María del Valle Inclán y Antonio Machado) que hacen su aparición a fines del siglo XIX; todos ellos tienen como nexo de unión su actitud ante la crisis nacional que supone la pérdida de las últimas colonias (Cuba, Puerto Rico y Filipinas) y comparten una conciencia moral que es el reflejo de la situación social y política del momento. Proceden de familias burguesas acomodadas, se sienten socialmente desplazados, mantienen una actitud rebelde ante prejuicios y convenciones sociales, son autodidactas, colaboran en las mismas revistas y periódicos y tienen un gran interés por la geografía e historia de España.


Junto a estas características podemos señalar otras: europeísmo y gusto por lo castizo, sobriedad mediante el uso de un lenguaje sencillo y preciso, visión subjetiva de la realidad, amor por los viejos pueblos y por el paisaje, preocupación por los problemas de España, idealización del paisaje castellano convirtiendo a Castilla en el símbolo del alma de España, reflexiones filosóficas en torno al sentido de la vida, la existencia de Dios, etc.
Podemos afirmar que este conjunto de autores forma una generación o grupo generacional porque presentan los siguientes rasgos comunes:
1) Las fechas de nacimiento de sus integrantes no superan la diferencia de quince años entre el mayor y el menor.

2) Presentan elementos educativos similares: son autodidactas y lectores voraces.

3) Participan en actos colectivos comunes, como la visita a la tumba de Mariano José de Larra y la firma de un manifiesto en contra de la concesión del Premio Nobel a José de Echegaray.

4) Frecuentaron lugares comunes: Madrid es su lugar de reunión.

5) Todos ellos proceden de la periferia, aunque residan en Castilla.

6) Aparecen en la escena literaria en fechas aproximadas con artículos, folletos o libros.

7) Influye en ellos un hecho histórico generacional: el desastre de 1898.

8) Su guía es Mariano José de Larra, autor que comparte la preocupación por España.

9) Comparten un lenguaje generacional, basado en la sencillez y sobriedad y un exigente cuidado del estilo. Con frecuencia recuperan localismos y arcaísmos y manifiestan una fuerte subjetividad.

10) Todos ellos buscan en la filosofía respuestas para la vida y el futuro de España, pero esa búsqueda terminó en el pesimismo, ya que no encontraron soluciones a sus interrogantes. En su mayor parte son anticlericales.

11) Todos ellos sienten aprecio por la Edad Media y por el discurrir de la vida cotidiana, por las costumbres y formas de hablar del pueblo, etc.

Los principales rasgos literarios que comparten estos escritores son:


- El fondo filosófico que sustenta su ideología, basado en la lectura de Schopenhauer, Kierkegaard, Bergson y Nietzsche.
- El tema de España, visto desde su decadencia y proyectado en la consideración de Castilla como modelo.
- La voluntad de crear una literatura con géneros renovados en relación a periodos literarios anteriores.
- El rechazo de las ideologías romántica y realista.

Etapas de la Generación del 98
1) Iniciación (1898 - 1900): presenta influencias del regeneracionismo y la búsqueda de un estilo personal.

2) Apogeo (1900 - 1915): es el momento de plenitud creadora.


3) Ruptura: se inicia en 1915 y culmina en 1925.

Podemos afirmar que es un grupo que dura poco tiempo, ya que no encuentran en la sociedad la acogida que buscaban y se orientan hacia el idealismo y las posturas políticas de carácter conservador.


Temas de la Generación del 98
Los principales temas de esta generación son los siguientes:
1) El tema de España: su país es visto con una mezcla de dolor y amor.
2) El tema de la historia: intenta la búsqueda de los valores permanentes y la esencia de Castilla y de España.
3) El anhelo de europeización.
4) Las preocupaciones existenciales, es decir, el sentido de la existencia humana, el paso del tiempo, la muerte, etc. y la problemática religiosa.
5) El problema de la verdad o del sentido de la vida.
6) Los enigmas del mundo interior, es decir, las profundidades de la conciencia.
7) La incursión en el sueño como forma de justificación de determinados comportamientos humanos.
8) La desconfianza en la razón frente al sentimiento como forma de entender el mundo.
En lo que respecta a los géneros literarios, debemos indicar que en prosa se cultiva el ensayo y un tipo de novela ágil y dinámica; la poesía abandona pronto las influencias modernistas y se tiñe de subjetivismo y de amor a la patria y el teatro recibe pocas aportaciones, ya que la mayor parte de las obras carecen de solidez argumental y, a pesar de que se perfilan los primeros intentos renovadores, fueron rechazadas mayoritariamente por el público.
Sin embargo, a nivel literario crearon obras de gran calidad en novela, poesía y ensayo. En lo referente a este último género debemos señalar que es muy utilizado, ya que a través de él plantearán reflexiones de diverso tipo, sobre todo referidas a los problemas del país. Todos ellos coinciden básicamente en un mismo diagnóstico: España se encuentra en un estado lamentable. La visión que nos ofrecen de la vida española es desoladora: incapacidad para investigar, crueldad, envidia, pobreza económica y cultural, etc. Estos escritores están a favor del progreso y de que hay que buscar en Europa aquello de lo que carecemos; no obstante, ven en la historia de Castilla y en su paisaje los rasgos esenciales del carácter español. Así, aceptan lo de fuera pero sin renunciar a nuestras peculiaridades. Muchas veces caen en el escepticismo o pesimismo, llegando en ocasiones a burlarse del regeneracionismo.
En lo referente a la valoración de esta generación, debemos indicar que, como movimiento de regeneración social y política, fracasó porque se limitó a ofrecer una respuesta meramente filosófica y abstracta de los problemas de España y consideró que el cambio espiritual va delante del cambio social, es decir, que nuestro país saldría de su estancamiento si antes se producía un cambio de mentalidad.

La poesía de la Generación del 98


Los principales temas que abordan los poetas de la Generación del 98 son la preocupación por la decadencia de España a todos los niveles, la búsqueda del sentido de la vida y de la muerte, la caducidad de la vida y el paso inexorable del tiempo, la presencia o la ausencia de Dios como respuesta a las preguntas fundamentales sobre la existencia, etc.


En el fondo de la poesía de todos los escritores noventaiochistas se descubre un malestar vital y una honda angustia existencial. Por eso, también son frecuentes los sentimientos de soledad, angustia y pesimismo que esas inquietudes producen en el autor. Los principales poetas son Miguel de Unamuno (1864 - 1936) y Antonio Machado (1875 - 1939).


Miguel de Unamuno (1864 - 1936), escritor bilbaíno, muerto en 1936.
Como poeta aboga por un lenguaje poético discursivo, meditativo, de tono emocional desgarrado y conceptualmente denso; utiliza un estilo sobrio, alejado de toda retórica y métricamente utiliza el verso libre, así como estrofas tradicionales como sonetos, silvas y romances. Los principales temas que aborda en su poesía son tres: la familia, unido al del amor, la patria, unido al de su preocupación por España y el de la religión, unido a su temor a la muerte, su ansia de inmortalidad, su fe agónica y su angustia existencial.
Sus principales poemarios son los siguientes:
Rosario de sonetos líricos (1911), conjunto de 128 composiciones de carácter religioso.
El Cristo de Velázquez (1920), extensísimo poema de 2538 versos endecasílabos blancos, en los que glosa diversos pasajes evangélicos de la vida de Cristo.
Teresa (1924).
De Fuerteventura a París (1925), especie de diario formado por 103 sonetos en los que el autor evoca la experiencia del destierro.
Romancero del destierro (1928) obra que reúne parte de las composiciones escritas en el destierro y en las que el principal tema es la nostalgia y el recuerdo de su tierra.
Antonio Machado (1875 - 1939) nace en Sevilla y a los ocho años (1883) su familia se traslada a vivir a Madrid. De formación liberal, estudia, junto con su hermano Manuel, en la Institución Libre de Enseñanza. Tras finalizar el Bachillerato (1900) y sus estudios de Francés en la Universidad está dos veces en París (1899 y 1902) y se pone en contacto con las nuevas corrientes francesas (parnasianismo y simbolismo). A su vuelta a Madrid publica su primera obra titulada: Soledades (1903).
En 1907 obtiene la cátedra de Francés del Instituto de Soria y conoce a Leonor, su futura esposa; ésta murió a los diecisiete años de tuberculosis y dejó al poeta sumido en una gran depresión, trasladándose primero a Baeza (1912-1919) y de allí a Segovia (1919 - 1924). A partir de esta fecha se instala en Madrid hasta su exilio. En 1927 es elegido académico y conoció a Pilar Valderrama, la famosa “Guiomar” de sus versos. De ideología progresivamente radical y de un profundo humanismo existencial, tras la guerra civil se exilia y muere en Collioure (1939).
Su concepción es: poesía = palabra en el tiempo, por lo que se propone expresar las realidades más profundas del ser humano sin desligarlas del tiempo. El poeta ha de ser alguien atormentado y solitario para el que la poesía sea ‘una honda palpitación del espíritu’ caracterizada por la sencillez, la naturalidad y la expresión directa. Su poesía es profunda, seria y grave y sus temas son variados, aunque reaparecen una y otra vez en sus poemas: la intimidad, los recuerdos, la ensoñación, el paisaje castellano y la preocupación por España, la falta de amor, la correspondencia emocional entre los elementos del paisaje y su estado de ánimo, los desasosiegos producidos por el recuerdo de la infancia y niñez perdidas, el paso del tiempo y la llegada de la muerte, la búsqueda del ‘yo’ a través de las galerías del alma... Siempre busca la expresión exacta, matizada en ese preciso instante (= temporalidad) que se convierte en eterno al fijarlo en forma de poema.
Clasificación de su obra poética:

Soledades (1903), ampliada a Soledades, Galerías y otros poemas (1907) es un poemario de inspiración modernista y temática muy variada pero, sobre todo, trata sobre las emociones íntimas y el tono triste y melancólico; los principales temas que aparecen son los siguientes: el dolor, los recuerdos de un tiempo mejor, la melancolía, el paso del tiempo, la infancia como paraíso perdido que no volverá, la soledad y la tristeza, las reflexiones sobre el sentido de la vida humana, el tiempo y la muerte. Se trata de una poesía simbolista en la que aparecen un pequeño número de motivos (los jardines y parques de cipreses desiertos, la fuente, la tarde, las galerías del alma, etc.) que expresan la angustia y desazón del poeta y los paisajes que aparecen en las composiciones, reales o imaginarios, están referidos a su propia interioridad. El libro está lleno de recuerdos que evocan su infancia y los temas del amor y del deseo recorren la obra. Aparece la tarde como sentimiento de imposibilidad de satisfacer los deseos y los sueños como vías para ahondar en su subjetividad.

La obra se sitúa en el centro de la poesía simbolista del momento: introspección, sugerencia y un conjunto de símbolos evocadores (camino, espejo, agua, etc.) recorren la obra.



El tema central del libro es la búsqueda del ‘yo’ más íntimo y verdadero, pero está condenada al fracaso, ya que mientras el tiempo pasa, la juventud, el amor y la felicidad se pierden, por lo que el poeta se mueve en un mundo de recuerdos y de sueños (crepúsculos, parques vacíos, estatuas, galerías, etc.) por los que camina a oscuras.

Campos de Castilla (1912 y 1917) es su segundo poemario y supuso su integración en la Generación del 98; se trata de un libro regeneracionista y muy poco homogéneo, formado por un conjunto de poemas de temas muy variados: la regeneración de España, el paisaje castellano, el dolor por la muerte de su esposa, las nuevas experiencias en las tierras andaluzas de Baeza, las reflexiones sobre los enigmas del hombre y del mundo, etc.
En esta obra el paisaje aparece unido al alma del poeta y a su estado de ánimo junto a una actitud crítica que da testimonio del atraso y pobreza de Castilla. El paisaje aparece descrito como expresión de una realidad colectiva y Castilla es contemplada desde actitudes regeneracionistas (dureza de la vida rural, miseria moral, odio, cainismo, envidia, etc.) junto a la idea de solidaridad del poeta ante una sociedad empobrecida y cruel. Los poemas de esta obra son evocaciones del paisaje real, del áspero erial castellano que tan bien se adapta a su estilo poético. Las descripciones se convierten en meditaciones que concluyen con la contraposición del esplendor del pasado castellano con el presente monótono y gris. También aparecen retratos de intelectuales y de amigos, composiciones escritas en Baeza en recuerdo de su mujer y de la Soria abandonada, y un conjunto de poemas breves, que recogen aforismos, sentencias y reflexiones, que anuncian su tercera obra. Su poesía se va haciendo más realista, objetiva, austera y sobria al igual que el paisaje que va viendo a su alrededor.

Nuevas Canciones (1924) es una prolongación de los poemarios anteriores; se trata de un libro breve y heterogéneo, más propio de un pensador o filósofo que de un poeta. En él abundan los poemas de inspiración popular y tradicional y las preocupaciones filosóficas. También incluye varios sonetos de temas diversos: amorosos, filosóficos, elogios a amigos, etc.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal