Premiación del grupo de alto rendimiento (gar)



Descargar 61 Kb.
Fecha de conversión08.09.2017
Tamaño61 Kb.


PREMIACIÓN DEL GRUPO DE ALTO RENDIMIENTO (GAR)

Quito, 13 de agosto de 2012

Compañeros, compañeras, queridos jóvenes, padres de familia:

Es difícil hablar después de René Ramírez. Más que economista, él es un filósofo -me tiene estudiando como hace dos meses un libro para hacerle el prólogo- y creo que ha definido bastante bien una de las cosas que pasan en el país, ¿verdad? Las expectativas adaptativas: como no lo pude lograr, no valía la pena lograrlo; y así hemos vivido siglos justificándonos y manteniéndonos en la inmovilidad, victimizándonos, cayendo en el paternalismo.

Qué bueno que se hable de esto porque precisamente es de los problemas más graves que tiene el país para salir del subdesarrollo, para alcanzar el Buen Vivir.

Ustedes saben que en el primer Examen Nacional para la Educación Superior, que lo hemos llamado ENES (Examen Nacional de Educación Superior), 214 aspirantes obtuvieron puntajes de excelencia, esto se midió de acuerdo a las desviaciones estándar de la media, más de 2,5 desviaciones estándar. Los que se encontraban 2,5 desviaciones estándar por encima de la media (son términos estadísticos) se los incluyó en el Grupo de Alto Rendimiento y eran 214 estudiantes. De ellos, 148, es decir, prácticamente las tres cuartas partes, manifestaron su deseo de postular para la obtención de una beca para estudiar en cien universidades del mundo a las cuales pueden aplicar nuestros jóvenes.



La Revolución Ciudadana está construyendo una Patria para el futuro (estamos trabajando para ustedes queridos jóvenes) y le apuesta al desarrollo del talento humano más que ningún otro gobierno; sólo entre 2006 y 2012 se ofertaron 2.113 becas para estudiar en el extranjero, con un monto de inversión de más de diez millones de dólares; esto como parte de la política de becas e incentivos implementada por la SENESCYT, programa de becas que incluye el apoyo al Grupo de Alto Rendimiento, este grupo, insisto, seleccionado a través del Sistema Nacional de Nivelación y Admisión.

Todo esto forma parte de una política integral de fomento al desarrollo del talento humano. Ustedes saben que la gente está muy contenta por las carreteras, la sensible mejora en salud, nuevos colegios, pero siempre le repito a mi Gabinete, que esto es lo más importante que estamos haciendo. Puede venir un tsunami y destruir las carreteras, destruir los colegios, los hospitales, pero el talento humano no se destruye y con ello podemos reconstruir cuantas veces sea nuestra sociedad, nuestro país para el buen vivir, por eso le apostamos al talento humano.

Tenemos muchos otros programas adicionales de becas, en general becas en universidades de excelencia para cualquier joven que quiera aplicar a ellas. ¿Cuál es la diferencia con el grupo GAR? Que prácticamente los obligamos a aplicar y los preparamos, van a tener seis meses en los que el Estado les pagará medio salario para que se preparen a la aplicación de las universidades top a nivel mundial, porque no es solo saber, no es solo tener capacidad, hay que conocer cómo aplicar, y créanme que esa es una inmensa ayuda, hay que manejar el idioma, tienen que pasar examen TOEFL, exámenes estandarizados, hay que tener estrategia para pasar esos exámenes, hay que hacer un ensayo, hay que saber qué es lo que busca escuchar de nosotros la universidad, es toda una ciencia aplicar a la universidad, es un proceso dificultoso y costoso incluso, cada aplicación cuesta sesenta, setenta dólares, se tienen que aplicar a seis, siete universidades… En todo eso los va a acompañar el Gobierno Nacional.

Esa es la diferencia del grupo GAR con el programa de becas general, que si bien un chico es aceptado en una universidad top a nivel mundial, en una de las carreras que interesa al país dentro del Plan Nacional de Desarrollo, se le da el financiamiento enseguida, pero se desenvuelve prácticamente por sus propios medios ese joven. Al grupo GAR lo vamos a apoyar con todo.

Y miren, hablamos con mucha experiencia, hemos pasado eso. Cómo hubiéramos querido tener estas oportunidades, alguien que nos indique el camino, cómo aplicar, nos prepare, porque no es solo, insisto, tener buenas notas, ser capaz; se necesita mucho más para ser aceptado en una universidad top, saber lo que busca esa universidad, saber hacer un ensayo, saber poner nuestras metas, nuestros objetivos en función de la visión de esa universidad, en función de esos objetivos también, y en todo eso, insisto, tendrán acompañamiento.

Entonces, en esto se diferencia el programa general de becas con las becas para el grupo GAR.

Tenemos también el Programa de Becas “Enseña Inglés”… El país ha sido un país de los engaños. Ya se acerca una campaña electoral, queridos jóvenes, queridos padres de familia, verán todas las mentiras que se construyen, las patrañas de supuestos pactos y para eso presentan fotos de bebes y todas esas tonterías… Vivimos en el engaño, somos muy tolerantes al engaño y uno de los grandes engaños era la enseñanza de inglés, donde ni los profesores hablaban inglés y, supuestamente, enseñaban inglés. Para remediar todo eso tenemos un programa de becas agresivo para aprender inglés a nivel de profesores. Tenemos el Programa de Becas en Arte y Cultura, la Convocatoria Abierta a Becas a nivel nacional e internacional para posgrados, tenemos la creación de cuatro nuevas universidades de prestigio mundial: Yachay, la ciudad del conocimiento, en ciencias duras; Universidad Regional Amazónica, en ciencias de la vida, en el laboratorio natural mejor y más grande del planeta, que es la Selva Amazónica; la Universidad de las Artes, en Guayaquil; la Universidad Docente en Azogues; y Dios quiera, en un futuro no muy lejano -y eso dependerá mucho de ustedes, queridos jóvenes- ya no tengamos que salir a buscar las mejores universidades del mundo, porque éstas estarán en nuestro país. ¿Por qué no lo podemos lograr? No somos inferiores a nadie.

Pero mientras tanto, a tener la humildad de aprender del que más sabe y debemos reconocer nuestras limitaciones, y Ecuador, como América Latina, no tiene buen nivel de universidades y tenemos, ahí sí, que ir a buscar lo mejor a nivel mundial; pero ojalá pronto lo mejor esté en nuestro país y, les insisto, eso depende muchísimo de lo que hagan todos ustedes.

Al finalizar el 2012 habremos entregado al menos 5.200 becas a estudiantes destacados, 20 veces más que todas las becas entregadas por los últimos 7 gobiernos y más que las becas entregadas en toda la historia del país. Esa es la Revolución Ciudadana. Fundamental de la Revolución Ciudadana, la Revolución Educativa compatriotas.

Y en esto, queridos jóvenes, no hay restricción presupuestaria. ¿Qué significa restricción presupuestaria? Que yo puse diez millones para becas, completados los diez millones ya no hay un centavo más. No, todo dependerá de que nuestros jóvenes a nivel de pregrado y ya no tan jóvenes a nivel de posgrado sean aceptados en las universidades top enlistadas en SENACYT y en las carreras que requiere el país para su desarrollo. Si es aceptado, tiene la certeza de que el gobierno le ayudará con financiamiento para que pueda estudiar, para que pueda seguir sus estudios de pregrado o de posgrado. No habrá restricción presupuestaria para la formación de alto nivel de nuestros jóvenes estudiantes.

Eso sí, la condición fundamental, sine qua non, es que regresen al país para aplicar los conocimientos adquiridos y contribuir al engrandecimiento de la Patria, contribuir a eliminar la pobreza, a alcanzar el desarrollo, a alcanzar el Buen Vivir.

Como les decía, ¿cuál es la diferencia del programa de becas del GAR con el programa de becas general? Que a los 148 estudiantes del GAR se les paga medio salario mínimo para nivelación intensiva y se los va a preparar para maximizar las probabilidades de que sean aceptados en una universidad top. Esto no es fácil, o sea, serán el diez por ciento de los aplicantes que aprueban de las diferentes universidades top. De trescientos, en caso de mi doctorado en Illinois, aplicamos trescientos, aceptaron a veinte, y probablemente en pregrado la competitividad es mucho mayor. Entonces hay que saber aplicar y para eso los vamos a preparar.

¿Cómo identificamos a los estudiantes que conforman el GAR? Ya no es el primo del Ministro, ya no es el sobrino del Presidente, ya no es el pariente, la palanca… Al fin en el país contamos con un sistema nacional que regula el proceso de admisión para las instituciones públicas de educación superior. Y el punto de arranque de este proceso, obviamente está en la admisión. Debíamos regular los procesos, transparentarlos, evaluar a los estudiantes; pero, dada la inequidad que existía en nuestro sistema no podíamos tomar un examen de conocimiento o ahí sí poníamos en desventaja a los más pobres que, tal vez, no tuvieron acceso a esos colegios urbanos, públicos, de muy buen nivel, donde se adquiría más conocimiento. Los niveles de conocimientos adquiridos eran muy disímiles, por ejemplo, entre el campo y la ciudad y entre los colegios públicos y privados; entonces ¿qué prueba debíamos preparar?, una que identifique, más que conocimientos, aptitudes de los postulantes; es decir, sus potencialidades en el campo de la expresión verbal, del análisis numérico y del análisis abstracto. Así nació el Examen Nacional de Educación Superior o ENES.

Miren cómo está cambiando la Patria, hace cinco años esto era imposible, impensable. Cuántas huelgas, paros, se desestabilizaba el gobierno si osaba tomar un examen generalizado de ingreso a la universidad. Hoy, con la Revolución Ciudadana, esto parece cosa cotidiana ya, ¿verdad? El país lo ha integrado, el país lo ha aceptado, incluso ahora el país lo exige y lo seguirá exigiendo. Algo está cambiando y para bien en el Ecuador, compatriotas.

Y en este examen los chicos y las chicas no son evaluados en base a la información que poseen, sino, insisto, a partir de sus capacidades de pensar, analizar, expresarse y manejar relaciones numéricas. En eso consiste la prueba de aptitudes del Examen Nacional de Educación Superior y así es que seleccionamos a nuestros chicos GAR, Grupo de Alto Rendimiento.

Cuando se miden las aptitudes se generan oportunidades bastante similares para todos. De hecho, la estadística nos demuestra que no hay diferencia entre pobres y ricos, campo-ciudad. Todos han tenido la misma oportunidad de sacar buen puntaje en el GAR. Y siempre debemos tener presente que la verdadera democracia… aquí se habla mucho de democracia y confunden democracia con elecciones. Si es votar, somos el país más democrático del mundo: se vota para presidente de grado, para presidente de curso en el colegio, para vocal de curso en la universidad, para director del programa, para decano, para rector… Se vota a cada rato en este país. Si democracia son elecciones somos el país más democrático del mundo. Si democracia es igualdad de oportunidades, todavía nos falta en nuestro país inaugurar la democracia y estos exámenes son un paso fundamental para esa igualdad de oportunidades, basadas en la meritocracia y la verdadera democracia en el país.

Y ese es el futuro, el talento humano. Les insisto chicos, la Revolución está haciendo muchas cosas, pero lo más importante que estamos haciendo es esto, tal vez lo más intangible, porque esto no es una obra que se pueda inaugurar, un nuevo edificio que la ciudadanía la va a ver, la construcción del talento humano.

Países con talento humano han hecho florecer el desierto; países sin talento humano, como los latinoamericanos, han desertificado el jardín más florido.

América Latina tenía todo para ser la región más próspera del mundo, tal vez es la región con mayor cantidad de recursos naturales de todo el planeta, gran enigma para el desarrollo. ¿Por qué seguimos subdesarrollados? ¿Por qué América del Norte se desarrolló? Cuando vino Cristóbal Colón ahí había tribus nómadas, no había civilización; menos recursos naturales que en América Latina; teníamos civilizaciones mayas, aztecas, incas; ciencia y tecnología más avanzada que en el norte; más cantidad de recursos naturales no renovables; y en general ¿por qué no se desarrolló América Latina? Hay muchas respuestas: la clase de dominación que tuvimos, las élites latinoamericanas excluyentes que jamás compartieron con las grandes mayorías los frutos del progreso y todo esto derivó en que la gran masa de la gente no desarrolló su talento humano; y esto se acrecentó muchísimo en las últimas décadas en el país con el neoliberalismo, donde todo se convirtió en mercancía y solo el que tenía dinero para adquirir esa mercancía podía acceder a ella y dentro de esas mercancías estaba la educación, la salud, etcétera, y eso era un suicidio social, una sociedad donde solo el que tiene para pagar puede acceder a una educación de calidad. Esa es una de las mayores y más importantes explicaciones para el retraso de América Latina y no podemos seguir en ese error.

Esto es lo más importante que está haciendo la Revolución Ciudadana, la Revolución del Talento Humano, queridos jóvenes.

Pero por supuesto, eso no es suficiente. ¿De qué nos sirve tener un país de gente muy capaz, genios y cada quien individualistamente, egoístamente hala para su lado? El país se inmoviliza, varias fuerzas en diferentes direcciones, se inmoviliza. También necesitamos un proyecto nacional, un proyecto social, un proyecto de vida en común. Por eso su tarea va a ser no solo dar ese talento humano para su bienestar individual, para el bienestar de la empresa donde trabajen o institución, sino para construir una sociedad sólida, donde todos nos sintamos parte de esta sociedad, donde todos tengamos un proyecto nacional, un proyecto de vida común, donde todos miremos hacia la misma dirección y con el talento humano que cada uno de ustedes va a traer al país, poder avanzar rápido en la senda del desarrollo, del progreso, del Buen Vivir.

Todos sabemos que no son los recursos naturales los que nos permitirán vivir bien, alcanzar el Buen Vivir permanentemente; pero que nadie se equivoque, queridos jóvenes, sí son los que nos pueden dar el impulso inicial para alcanzar ese Buen Vivir.

Decía hace unos días en el Informe a la Nación -y conocemos algo de esto- que nuestra estrategia de desarrollo en este sentido es muy clara, aprovechar los recursos naturales como impulso inicial hacia el desarrollo.

Por ejemplo, los Tigres Asiáticos (Singapur, Hong Kong, Taiwán, Singapur y Corea del Sur para conseguir los procesos más exitosos y más rápidos de desarrollo en la historia de la humanidad, tuvieron que explotar muchísimo su fuerza de trabajo, tuvieron que ser utilizados por las potencias hegemónicas que no podían permitir que estos experimentos fracasaran, porque era un juego geopolítico: Taiwán, Hong Kong al frente de China Comunista, tenían que demostrar que era exitoso el modelo capitalista en Taiwán y Hong Kong; Singapur al frente de Indochina, Vietnam, Camboya, etcétera, una gran efervescencia esos países por liberarse del yugo colonial y el riesgo de que cayeran en manos comunistas; y Corea del Sur al lado de Corea del norte, no podían fracasar, entonces fueron muy mimados por las potencias internacionales, pero en función de sus intereses y tuvieron que aguantar muchísima explotación laboral, y para su programa de becas, que lo aprovecharon muy bien, eran las becas que les otorgaban esos países hegemónicos y en función de la visión, del vaivén de sus intereses geopolíticos.

Ustedes saben que como esta Revolución Ciudadana no se somete ante nada ni ante nadie que no sea nuestro pueblo, nuestro mandante, por el contrario tenemos la animadversión de muchas potencias hegemónicas, pero gracias a Dios tenemos nuestros recursos naturales y no tenemos que depender de esas potencias para, por ejemplo, hacer crecer nuestro talento humano. Y podemos, gracias a nuestro petróleo, ojalá pronto gracias a nuestra minería, gracias al gas del golfo, financiar las becas para nuestros jóvenes, para que se vayan a formar, a acumular conocimiento, a acumular valores, principios, visiones para regresar al país y empujarlo, insisto, en la senda del desarrollo del Buen Vivir.

¿Qué les quiero decir con esto? Por nuestros recursos naturales hoy miles de jóvenes pueden ir a estudiar a diversas universidades del mundo, otra forma de salir de la economía extractivista. Salir de la economía extractivista no es dejar de explotar petróleo, minas, gas, eso es un absurdo y yo sé que con esto me los bombardean mucho a ustedes, jóvenes, y como son buena gente se dejan convencer algunas veces. Hay que ser inteligentes, para eso se van también a preparar al exterior, para que sepan, para que no se dejen engañar por tantas falacias. No basta querer, hay que saber el camino, decía Rabindranath Tagore.

Yo enseñaba economía ambiental en la universidad y siempre empezaba mi curso preguntando a los jóvenes cuál es el nivel óptimo de contaminación, y como son buena gente todo el mundo decía cero. Bueno, si ese fuera el nivel óptimo de contaminación deberíamos regresar a la época de las cavernas, y les aseguro que no habría un mejor nivel de vida, sino un retroceso. Claramente toda actividad humana debe tener cierto impacto ambiental, pero no por eso vamos a renunciar a ellas.

Y son nuestros recursos naturales los que nos dan la oportunidad para hacer todos estos programas y precisamente con esto salir de la economía extractivista y en un corto plazo ya no depender del petróleo, de las minas, del gas, sino depender de ustedes, del conocimiento, del talento humano e ir precisamente hacia una sociedad del conocimiento.

Y para acceder a estas becas el único requisito es ser aceptado en universidades de excelencia y, como les decía, en carreras que contemple el Plan Nacional del Buen Vivir.

Esto no lo pudieron hacer los Tigres Asiáticos, que dependieron para la transformación de su recurso humano de las becas que se movían al vaivén de los intereses políticos de potencias hegemónicas.

Les insisto, salir de la economía extractivista para alcanzar el Buen Vivir, que todos queremos, no es el simplismo de cerrar minas, pozos petroleros, etcétera. Eso es un suicidio social que nos llevaría a una economía de recolección. Es movilizar esos recursos como lo estamos haciendo en el caso de la inversión pública, las becas, las centrales hidroeléctricas, para desarrollar otros sectores de la economía.

Así que, chicos a prepararse, para que nos ayuden a combatir con conocimiento, con argumentación, sin simplismo, con inteligencia, sin vísceras, el disparate que los recursos naturales son una maldición. Por el contrario, los recursos naturales bien utilizados deben ser, debieron ser, pero con la Revolución Ciudadana les aseguro que serán una de las mayores bendiciones que la naturaleza y manos honestas hayan puesto en nuestro país.

Este es un día memorable para la historia, para grabarlo en nuestra memoria colectiva, con emoción y orgullo, porque estamos aquí ante el más importante legado que dejaremos a la Patria: el talento humano, jóvenes preparados al mejor nivel mundial.

Este selecto grupo de jóvenes son la preciada esperanza, ustedes chicos son la esperanza, son nuestra esperanza, son la esperanza de futuro, el mayor de nuestros tesoros, la mejor inversión que podemos hacer, como sociedad, como país, para forjar el Buen Vivir.

Decía René: sus padres le dijeron que la única herencia que le iban a dejar era la educación. Qué mejor herencia. Le dieron los instrumentos para ser libres.

Ustedes saben que no tuve una niñez cómoda, pero mis padres siempre se preocuparon de darme una excelente educación, con becas, y gracias a que éramos buenos estudiantes manteníamos esas becas y ese ha sido el principal instrumento para poder ser libre en la vida y la mejor herencia que me pudieron dejar.

Ustedes, jóvenes, verán con la serenidad que da el paso del tiempo, que la historia se encargará de juzgar este tiempo histórico, el de la Revolución Ciudadana y se evidenciará la ignorancia, la mediocridad, la mala fe que tuvimos paso a paso que enfrentar.

En el Informe a la Nación el día viernes en la Asamblea, cuando hablábamos de los avances en educación que nadie puede negar, un diputado de oposición del partido que destrozó nuestra educación, que politizó, clientelizó la educación a nuestros jóvenes, a nuestros maestros, no se le ocurrió otra cosa que gritar “galletas con gusano”. ¡Qué brillante! O sea, que haya habido un problema de galletas con gusano desmerecía todos los miles de millones que estamos invirtiendo en educación. La historia sabrá juzgar toda la mediocridad, la mala fe que tuvimos que enfrentar.

Creo que les estamos dejando un país mucho mejor del que encontramos, pero ustedes, jóvenes, serán quienes construyan un país aún mejor, donde no haya lugar a tanta mediocridad, a tanta mala fe, a tanta torpeza y serán también los constructores de la sociedad del conocimiento que ambicionamos para nuestra Patria.

Y como lo decía en el Informe, hablé de cosas que no se hablan en el país, nuestra eterna victimización. Como no podemos alcanzar las uvas a la final les decimos que son amargas, pero normalmente seguimos diciendo que son dulces y le echamos la culpa a alguien más, pero no las puedo alcanzar porque éste me está explotando. Nuestra eterna victimización, ¿verdad? Echarle la culpa de nuestros problemas al resto. Y es claro que hemos sido víctimas de injusticia, como país y dentro del país, grupos, los indígenas, afros, etcétera; pero eso no nos exime de la responsabilidad de nuestra situación actual, eso no justifica esa autocompasión, esa falta de autocrítica que nos lleva a la inmovilidad, ese ponernos muchas veces como referencia “somos el ejemplo del Buen Vivir, son los otros los que tienen que cambiar, yo no”.

Tenemos que permanentemente autocriticarnos, tenemos que permanentemente juzgarnos. Dejemos que nos roben todo, menos la esperanza, menos la autoestima. Debemos creernos capaces de alcanzar lo que nos propongamos. Basta de esas expectativas adaptativas y cuando no hay expectativas adaptativas de ese “justificarnos”, de esa victimización, de ese paternalismo.

Ya no hay justificación. Antes los pobres podían decir “seguí siendo pobre porque no tuve oportunidad para estudiar”. Ahora todos, con la Revolución Ciudadana, tienen igualdad de oportunidades. Ya no hay justificación ahora.

A superar esas cosas que tanto daño han hecho al país para el desarrollo y a alcanzar esa cultura de la excelencia que no significa exclusión de la equidad, claro que podemos buscar la excelencia con la justicia, pero la justicia bien entendida; así como extremas diferencias como las que ha vivido este país, destruye una sociedad… Yo les pregunto, un trabajador tercerizado que ganaba un sueldo de 150 dólares sin estabilidad, ¿Por qué se iba a sentir parte de una sociedad? ¿Qué le iba a interesar quién sea el Presidente, el gobierno, lo que pase en el país si lo maltrataban tanto? Nuestros migrantes que tuvieron que salir después de la crisis de 1999 con el congelamiento de sus depósitos, ¿por qué se iban a sentir parte de una sociedad?

Demasiada injusticia, demasiada desigualdad, obviamente destruye una sociedad, pero pretender que todos seamos iguales, independientemente de nuestras capacidades, de nuestro esfuerzo, de nuestro sacrificio, destruye al individuo y tanto sociedad como individuo son necesarias para el Buen Vivir.

Así que aquí vamos a alcanzar una cultura de excelencia, donde habrá igualdad de oportunidades, pero siempre sabremos reconocer el talento, siempre sabremos reconocer a los brillantes, siempre sabremos premiar el esfuerzo y el sacrificio, queridos jóvenes.

Toda nuestra confianza en ustedes. Estamos seguros que no nos van a defraudar y, de hecho, ya nos están llenando de gran orgullo.

Queridos jóvenes, hoy la Patria les acompaña, el pueblo del Ecuador les tiende la mano y el corazón; esto es dinero de ustedes, este es dinero de nuestro petróleo, de nuestros impuestos, de sus vecinos, de sus padres, no es dinero mío, es un gran sacrificio que está haciendo la Patria, pero creemos que es la mejor inversión que podemos hacer. Sigan siempre adelante, a soñar alto. Los sueños se hacen realidad. Sí, los sueños, si es que tenemos suficiente fe en ellos, se hacen realidad. A soñar alto y a perseguir los sueños, cuenten con su país, cuenten con su gobierno, cuenten con su Presidente, cuenten con sus padres, con sus vecinos, no están solos.

Sabemos que para aquellos 148 estudiantes GAR, que han decidido ir a estudiar afuera, es muy duro, al igual que para sus padres. Jóvenes de 17-18 años. ¡Cómo vuela la vida! Lo saben muy bien. Este jueves mi hija se me va cinco años a Francia, pero queridos padres, recuerden lo que decía ese poeta árabe Gibran Khalil Gibran en su poema “Tus hijos no son tus hijos”:



Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.


No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.


Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos; pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.


Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.


Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.


Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Sepan, queridos padres, que este sacrificio que ustedes están haciendo dejando partir a sus hijos, tal vez a una edad bastante temprana, inimaginable tal vez en nuestra generación, sepan que es para que ellos tengan una vida mucho mejor de la que nosotros tuvimos y tengan un país mucho mejor de en el que nosotros vivimos.

Y ustedes, jóvenes, recuerden, la única manera de ser verdaderamente felices es haciendo felices a los demás.

Algunas veces nos dicen, y nos jactamos los latinoamericanos, “pese a todos los problemas somos los más felices”. Cuidado, ser felices rodeados de miseria es lo más cercano a la inconsciencia.

John Stuart Mill, filósofo moral, ingles, decía: “prefiero ser un Sócrates triste a un tonto contento”. No podemos ser felices en un país con tantas contradicciones, al menos no podemos tener felicidad plena, sería lo más cercano a la inconsciencia, en un país con tantas contradicciones, todavía con tanta pobreza, con tanta miseria, con tanta injusticia.

La buena vida de una buena persona solo puede hacerse, queridos jóvenes, realidad en una buena sociedad y ustedes tienen una inmensa responsabilidad para construir esa buena sociedad… Porque algunas veces hay mucha hojarasca y nos desviamos de lo fundamental. Hay muchas cosas importantes: seguridad, naturaleza, etcétera; pero el imperativo moral, fundamental de la nación es combatir y eliminar la pobreza y en sus manos estará gran parte de esa tarea.

Para finalizar, queridos jóvenes, quiero expresarles mi sana envidia. Los envidio por las oportunidades que tienen. Yo hubiera querido tener estas oportunidades a su edad. Los envidio por empezar una senda de conocimiento, de aprendizaje. Ustedes saben que he sido profesor toda mi vida, pero lo único que me gusta más que enseñar es aprender y ustedes van a aprender, y aprendan mucho.

Creo que hablo por muchas personas de mi generación y de generaciones anteriores. Cómo hubiéramos querido tener sus oportunidades, no las desperdicien.

No se crean mejor que el resto. Ustedes son brillantes, pero no se crean mejor que el resto, tan solo con mayor responsabilidad, todo para servir a los demás. El evangelio nos dice que al que más se le dio, más se le pedirá y gratuito lo recibieron, gratuito lo tendrán que dar.

Pero tampoco se desmerezcan. Humildad no es negar lo que se es. Es saber, insisto, que gratuitamente lo recibimos y gratuitamente debemos ponerlo al servicio de los demás.

Y recuerden, que por buenos que sean, siempre habrá alguien mejor que nosotros en algo y de ese alguien tendremos que aprender, sin confundir los humos con las nubes ni tampoco dejarnos engañar por falsos valores.

Y queridos jóvenes, si cometen errores (que los cometerán, todos los cometemos) a levantarse, incluso si fracasan (puede ser que no les vaya bien en sus estudios) a no desanimarse, a seguir adelante. La vida siempre da, para el que lo busca, una segunda oportunidad.

Ustedes saben el sacrificio que está haciendo la Patria por ustedes, dinero precioso, millones de dólares que se necesitan para medicinas, para escuelas, carreteras. Ustedes saben del sacrificio que está haciendo su pueblo, su gente, su país, su patria; pero nosotros sabemos que nunca nos defraudarán.

¡Mucha suerte!



¡Hasta la victoria siempre, queridos jóvenes!

Rafael Correa Delgado

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal