Posicion del inconciente



Descargar 1,22 Mb.
Página1/17
Fecha de conversión15.03.2017
Tamaño1,22 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17
POSICION DEL INCONCIENTE

Docente: Lic. ALFREDO EIDELSZTEIN

Clase Nro. 1 - Fecha: 19 de abril de 1996
Esta primer clase la voy a denominar clase de circunstancias. Voy a tratar de durante el transcurso de la misma, justificar su título.

Lo primero que es ya parte de nuestra circunstancia quería recordar junto con ustedes a Mario Fischman, que me imagino que todos saben que falleció hace muy poquito tiempo, profesor de este Posgrado, compañero y amigo mío. Trabajando, seguramente le haremos el mejor homenaje que su memoria requiere.

Este curso tiene como evaluación sólo monografía, la evaluación va a ser para todos aquellos que quieran certificar el curso completo. Monografía de 5 a 10 páginas, y tienen un año completo para entregarlo, o sea fin del año que viene sobre cualquier tema de vuestro interés que se articule de al menos una manera con lo que vamos a desarrollar en el año.

Sólo para los alumnos del Programa: el tiempo que cuentan para cursar materias optativas es 3 años, no 2 como se había informado. O sea que para entregar la tesis final cuentan con un año más, se hace 4 en total.

Y el curso que va a dar la Dra. Diana Rabinovich que es obligatorio dentro del programa también para quienes no lo hagan como obligatorio dentro del programa, lo pueden hacer como optativo dentro del programa, que tiene la misma carga horaria porque es semanal cuatrimestral.

La duración del curso, para los que ya trabajaron conmigo, es imprevisible. Será más o menos para fin de año, o algo así. Sería piola que sea ates de Navidad, pero quizás no. Este año va a ser difícil que yo haga gambeta de terminar de otra manera, porque a mi francamente me gustaría comentar el último párrafo y el agregado del 66, inclusive. Así que después vamos a ir graduando nuestro trabajo.

La modalidad de trabajo de este año va a ser el comentario. El comentario va a ser párrafo por párrafo, renglón por renglón, palabra por palabra de la versión castellana, porque a mí me da mucho trabajo y no me sale fácil traducir directamente cuando leo en voz alta del texto francés. Pero sí, es muy hincha pero lo vamos a hacer, porque sino es imposible el comentario del texto, el texto que vamos a comentar es el de Lacan, no el del traductor, o sea lamentablemente vamos a tener que ir haciendo todas las correcciones de traducción que hace falta. Toda esta semana me maté con un párrafo y Lacan dice otra cosa, y no sé cómo no me dí cuenta, porque leía uno y el otro pero es que no entendía el de castellano, y es que el texto de Lacan es otro. Las diferencias en la traducción son totales. Si ustedes no comprenden lo que Laca dice lo primero que tienen que hacer obviamente es pensar si entienden todas las palabras que él usa, o sea ir al diccionario y demás, sino cómo van a adivinar lo que tienen que entender. Pero lo otro que tienen que pensar es que deben hacerse siempre la pregunta, ¿pero será esto lo que dijo Lacan, o dijo otra cosa. Y les advierto: no son matices, no es que traduce una acepción de esa palabra y a mí me gusta más otra. No le pega ni remotamente, o sea: capital de Argentina es Río de Janeiro. Nada que ver. No sé como es. Creo que no buscó en el diccionario común francés castellano. No es el problema francés-francés, ni problema de acepciones. Esto lo vamos a tener que tener en cuenta, es muy hinchapelotas pero si no no entendemos el texto.

No me avivé, pero para la próxima voy a traer 15 o 20 fotocopias de “Posición del Inconciente” en francés. Para los que sabe francés no hay ningún problema, y para los que no lo saben no hay ningún problema: lo ponen al lado, es un trabajo yuxtalineal. Cuando está la palabra esa que no entiende, no es tan difícil porque tienen la misma estructura gramatical, buscan el equivalente francés, en un diccionario berreta que se compran Francés-Castellano, pero así van a encontrar un montó de problemas que se disuelven, porque son problemas de traducción. Es pésima, la última, corregida.

Muy bien, voy a proponer dos cosas sobre "Posición del Inconciente" que voy a tratar de justificar al menos como argumentos iniciales, que luego en el transcurso de todo el año de trabajo creo que va a ser aceptado por ustedes. Primero, que "Posición del Inconciente" es un escrito de circunstancias. Que ustedes no lo pueden entender porque está mal traducido, si estuviera bien traducido todos sabría que es exactamente así, de circunstancias. Vamos a ver cuáles so son y cuál es la posición que toma Lacan respecto de esas circunstancias. Lo otro que voy a tratar de demostrar es que el tema sobre el que gira "Posición del Inconciente" es la causación del sujeto. Así que ese va a ser nuestro tema.

Habrán visto en la bibliografía que traté de preparar rápido lo que yo tenía así seguro y quería que hoy trabajemos juntos. Es muy escueta la bibliografía, ni siquiera pude para hoy terminar de decidir qué les voy a proponer de Hume, que tiene que ir, que trabajó sobre la causa, Lacan lo cita, etc.

Voy a ir cada viernes agradando la bibliografía que va, pero se habrán dado cuenta que en la que ya tienen se habrán dado cuenta que el problema de la causa es lo que hace eje en ella, y ese va a ser nuestro tema. Varios viernes nos vamos a matar porque es así, con la teoría de la causa. Es un problema complejo, con muchas fuetes filosóficas, muchos problemas para la ciencia, pero lo vamos a tener que hacer, y me da la impresión que si lo hacemos, y lo hacemos bien, todos vamos a salir muy contentos porque todos tenemos la sensación de que es un tema central en la enseñanza de Lacan.

¿Cuáles son las circunstancias de "Posición del Inconciente"?

Si leyeron aunque sea el agregado del 66, que está antes del texto, saben que se refiere a un escrito hecho por Lacan a pedido de Henri Ey, en función de las intervenciones que él había hecho a un Congreso, el de Bonneval. Henri Ey tenía un servicio en el Hospital de Bonneval. Del 30 de octubre al 2 de noviembre del 60. El tema de ese congreso fue “El inconciente freudiano”, y desde ya les propongo que inconciente freudiano para nosotros se va a convertir en un sintagma, o sea que es cuando las partes que constituyen esa oración en esa oración van juntas. Si yo les dijese a ustedes: más vale pájaro en... ustedes diría: mano. Porque entre las cosas que nos aporta la lengua, no sólo nos aporta significantes y relaciones entre significantes y significados, sino que también nos aporta clichés de relaciones entre significantes ya establecidos. Que es muy importante tener en cuenta que esto es un aporte del Otro, porque en muchas interpretaciones e intervenciones del analista se hacen sobre esta base, sobre articulaciones ya dadas en un tiempo anterior por el Otro al sujeto. O sea, hay un uso de inconciente que va asociado a: freudiano. Hay un inconciente que es freudiano. Entonces lo primero que hay que establecer cuando se habla de inconciente es si es el inconciente freudiano o no. Hay otros, y no tienen nada que ver con este. Hay otros que sí tienen que ver con este.

Ya parte de aquel problema es el título que le dió Henri Ey a este Congreso. Allí hubo las exposiciones de Laplanche y Leclaire, alumnos de Lacan en ese momento, e intervenciones de Lacan, esto fue e el 60. Y sobre las intervenciones de Lacan, Lacan redactó este escrito en marzo del 64.

Ubiquémonos un poquito. Octubre del 60, es mientras Lacan está dictando el seminario 7, que es el año lectivo 59/60. En abril del 60 Lacan produce la intervención sobre la exposición de Perelmann “El ideal de racionalidad y la regla de justicia en la Sociedad Francesa de Filosofía” que terminó llamándose “La metáfora del sujeto”. En septiembre del 60, “Las ideas directrices para un Congreso sobre la sexualidad femenina”, para los que leyeron para hoy "Posición del Inconciente" habrán visto que incrusta esa cuestión sobre sexualidad femenina, y uno dice: ¿qué hace esto acá? ¿Vieron que en las primeras páginas se incrustan esos problemas de que la sexualidad femenina se regula según los psicoanalistas yanquis en relación a los ideales del sexo? Es que Lacan en el mismo momento tiene una posición tomada sobre cómo concebir y plantear la sexualidad femenina. Esto es un coloquio internacional de psicoanálisis realizado en Amsterdam en septiembre del 60.

Y en otro coloquio filosófico, es donde Lacan pronuncia “Subversión del Sujeto y dialéctica del deseo en el inconciente freudiano”. De vuelta tenemos inconciente freudiano, ven como empieza a repercutir esto como una designación: hay algo que se llama inconciente freudiano.

Pero creo que son todavía más determinantes las circunstancias correspondientes a Marzo del 64 que es cuando Lacan redacta "Posición del Inconciente". En el año 64 es cuando se despliega el seminario 11, que a diferencia de casi todos los otros seminarios, no corresponde a un año lectivo francés que siempre vieron que toma la mitad de un año y la mitad del otro. Es exclusivamente del 64. Eso tiene que ver con lo que sucedió en la última mitad del 63. El 13 de octubre del 63, la Comisión de la Sociedad Francesa de Psicoanálisis excluye a Lacan de la lista de didactas. Esta exclusión fue ratificada por la Asamblea de socios de la Sociedad de Psicoanálisis el 19 de noviembre del 63. Esta ratificación, segó la propuesta de la IPA que su enseñanza y práctica analítica iba a considerarse para la formación de analistas como “nula para siempre”. Lo más llamativo para Lacan es este “para siempre”, ¿cómo podía ser que no se contemplase dentro del seno del discurso analítico la rectificación por parte de Lacan que le permitiese volver a entrar dentro de los cánones o los protocolos que regían?

El día siguiente, el 20 de noviembre, Lacan dicta la primer clase de su seminario: “Los Nombres del Padre”, que si se hubiese dictado ese seminario sería período lectivo 63-64. Lo que pasa es que se interrumpe.

Si ustedes leen “Disolución, Excomunión...” ese libro que sacó Manantial de Miller, “Escisión..”, van a tener día por día cómo esos sucesos fueron sucediendo, ahí Lacan se retira un poco de escena, empieza a dejar de ir a las reuniones de la sociedad para no producir polarizaciones que promuevan rivalidades inútiles, sale de escena y vuelve el 15 de enero del 64 con la primer clase del seminario 11, y no sé si ustedes habrán visto, por la presentación que hace Lacan de esa clase, Lacan ahí invitó a un montón de gente porque dió un franco alcance de fundar algo a esa primer clase, que está Henri Ey, con quien Lacan ya no tenía nada que ver, estaba Dolto, había gente con quien ya Lacan no tenía nada que ver, pero le pidió que vayan para que avalen seguramente su enseñanza, ya que ella había quedado sin el aval de la Sociedad Internacional de Psicoanalistas y de la Sociedad Francesa de Psicoanalistas, donde él pertenecía.

A esa primer clase del seminario 11 Lacan llama “Excomunión”, y digo que Lacan la llama porque el seminario 11 es el primero publicado, con el trabajo realizado por Miller, fue realizado en vida de Lacan. Salió publicado en el 73, Lacan murió varios años después. Así que ese seminario salió en una época de gran trabajo de Lacan donde seguro que todos los títulos que llevaron las clases de ese seminario fueron o propuestos por él o lo que es lo mismo, avalados por él. Distinto con los seminarios publicados después de su fallecimiento donde corre por cuenta de Miller, no tienen el aval, aunque en la herencia Lacan le dejó a Miller los derechos para la publicación de los seminarios, con lo cual Lacan habrá calculado que lo que hiciese Miller aún después de muerto él valía su aval. Bien, es un problema pero está así la cosa.

Bien, 15 de enero del 64, “La excomunión”.

La clase siguiente, 22 de enero del 64 se llama el “Inconciente freudiano y el nuestro”, otra vez el sintagma, y guarda que ya no es el inconciente, porque ya no es el inconciente de Lacan. El inconciente freudiano y el nuestro. Saben que muchos autores, por estilo, dicen la primer persona del plural cuando corresponde la primer persona del singular. En realidad es El inconciente freudiano y el mío. Pero por estilo expositivo Lacan utiliza la primer persona del plural refiriéndose a él.

En febrero del 64 tenemos la clase del Seminario 11 “Tiche y Automaton”, que saben que son sobre la causa, y tal como la desarrolla Aristóteles.

Y en marzo del 64 la redacción de "Posición del Inconciente". Con lo cual no creo que se nos pueda escapar a ninguno que todas estas circunstancias están implicadas en el contenido de la redacción de ese texto por parte de Lacan.

Esto es así indudablemente porque Lacan lo dice, pero además de porque Lacan lo dice, porque me da la impresión que quienes comentan "Posición del Inconciente" no acentúan esto, que es un escrito de circunstancias, además porque entre el 7 y el 12 de enero del 64 Lacan produce “Del Trieb de Freud y del deseo del psicoanalista”, y ahí de vuelta les quisiera proponer que no se les escape, es un tema de nuestro curso: la pulsión, dentro de lo que vamos a discutir en "Posición del Inconciente" van a ver que dentro de los argumentos que vamos a tener que desplegar muy bien es que no es inconciente freudiano el que sostienen los psicoanalistas cuando para sostener el inconciente sostienen el instinto o lo instintual, como dice Lacan. Si revisan un poquito, entre las cosas que ustedes sostienen y las que sostienen vuestros colegas los psicoanalistas va a ver que ésto es exactamente así, que hay muchísimos que sostienen la hipótesis de inconciente porque para ellos eso implica tomar en cuenta lo instintual.

Por este mismo problema Lacan dice que "Posición del Inconciente" se continúa, y efectivamente en Los Escritos se continúa, porque el Trieb de Freud no tiene en absoluto que ver nada con el instinto o lo instintual, pero ve que se retoma la problemática y se continúa en el escrito siguiente.

Y como el último dato anecdótico les comento que en junio del 64 Lacan produce el acta de fundación de la Ecole Freudiane de París que lleva por fecha 21 de junio del 64. Así que estas son las circunstancias y me da la impresión que no podemos dejar de tenerlas en cuenta y voy a tratar de justificar el hecho de que no podemos dejar de tenerlas en cuenta, que creo que ya dicho así se debe haber justificado el hecho de que este escrito se llame "Posición del Inconciente". Porque implica para Lacan la posición que él y cada uno de los tienen injerencia toma respecto de cada una de estas cuestiones. Y la posición que uno toma es en relación a las circunstancias.

Yo ya medio me lo sé de memoria "Posición del Inconciente". Lo leí 89 mil veces preparándolo para aquí. 89 mil veces otras antes para ver si lograba entender algo en estos últimos 15 años. Va a hacer falta que traigan el texto, al meso unas fotocopias sencillas, que es tan cómodo para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero, porque las citas y las referencias al texto van a ser constantes.

Así, sin dar mucha vuelta, les diría, si se lo supiese de memoria como yo aspiro que francamente lo sepa: ¿vieron que hay un único término griego en todo el escrito? Esperaría que todo el mundo dijese sí, sí. No importa, se los estoy diciendo para la próxima, tienen que traerlo para la próxima, pero aparte tienen que estar familiarizados con el texto porque vamos a ir de adelante para atrás todo el tiempo porque tenemos que encontrar la trama que implica una lectura de este texto, no pasar los ojos por encima.

Ese único término griego, yo lamentablemente no sé mucho griego, sé casi nada, un poquito, tengo buenos diccionarios. Al lado, dice muy bien en la traducción castellana, que ese término griego, que me justificaba que sé poquito porque me parece que se pronuncia coinen, pero no sé bien cómo se pronuncian las palabras griegas, tengo una idea muy vaga. Lo tienen escrito en griego, así que no hay problema para que lo busque en vuestros diccionarios, quiere decir comunidad. El único termino griego que Lacan utiliza, (un término griego salta a la vista pero además saben que cualquier escrito serio debe escribir todo término de otra legua en itálicas) así que es como un semáforo para el que lo lee, pero además uno lo ve porque está escrito en griego, no está trasliterado en letras latinas, y para colmo está en itálicas, o sea es francamente un semáforo. Está en la página 815 de la última edición. Les leo rápido. No voy ahora a comentar estos parrafitos que voy a tomar, voy a justificar las circunstancias de las que se trata, para que se arme todo el tema que vamos a trabajar durante el año.

Dice Lacan en la página 815 al pie: “Que el ideal de autoridad al que se acopla el candidato a médico, la encuesta de opinión en la que se escabulle el mediador de los callejones sin salida relacionales; el meaning of meaning en que encuentra su coartada toda búsqueda: la fenomenología, cernidor que se ofrece a las alondras asadas del cielo: el abanico es amplio y la dispersión grande en el punto de partida de una obtusión ordenada”. No importa si no entienden nada.

“La resistencia, igual en su efecto de negar a pesar de Hegel y de Freud, desdicha de la conciencia y malestar de la civilización. Una xoivn”, allí aparece esta palabra, “una comunidad de subjetivación la subtiende”, sostienen la resistencia, una comunidad sostiene la resistencia, “la cual objetiva las falsas evidencias del yo y desvía toda prueba de una certidumbre hacia su postergación”. Lo que quiere decir es que si somos una comunidad, esto se sostiene por el hecho de que somos una comunidad, las falsas evidencias del yo: yo, tú, tú, tú y todos los otros sostenemos esto, es sostenible porque lo sostienen una comunidad. A Lacan lo habían echado a patadas de una comunidad: la de analistas. Echar a patadas no es una forma de decir, porque yo soy bastante grosero. No sé si ustedes saben que la prenda que significó echar a Lacan así fue la condición que puso la IPA para admitir como Sociedad integrante de la IPA a la Sociedad Francesa de Psicoanálisis que había fundado Lacan con Dolto y los otros. O sea que los propios cofundadores de la Sociedad que corresponden a la primera escisión posguerra de la Sociedad Francesa de Psicoanálisis, muchos alumnos: acá se trata de dos alumnos y sus exposiciones, muchos analizantes y supervisados de Lacan, para ser reconocidos ellos como analistas oficiales de la sociedad oficial de analistas, que es la comunidad de analistas, firmaron echarlo a patadas a Lacan, esa fue la prenda, para que los reconozcan.

“(Que no nos opongan”, dice Lacan, “ni a los marxistas ni a los católicos ni a los freudianos mismos, o pedimos que se pase lista)”. Que no se opongan que hay otras comunidades: la de los marxistas, católicos la de los freudianos mismos, porque sino Lacan va a decir: y vos?, y vos?. Va a pasar lista uno por uno. ¿Entienden cuál es el problema? "Posición del Inconciente". ¿Qué posición tienen?

“Por eso sólo una enseñanza que quebranta esa xoivn, esa comunidad, traza el camino del análisis que se intitula didáctico, puesto que los resultados de la experiencia se falsean por el sólo hecho de registrarse en esa xoivn”. Los efectos de la experiencia analítica, sólo por el hecho de que se implican como tales en la comunidad, tienen el valor que tienen como en testimonio de la práctica analítica. El problema es serio.

“Este aporte de doctrina tiene un nombre: es sencillamente el espíritu científico, que falta absolutamente en los lugares de reclutamiento de los analistas”. O sea que Lacan dice que está la comunidad de analistas, y es en donde más se sostiene qué: las resistencias del yo. Y dice lo que falta en esta comunidad: espíritu científico.

“Nuestra enseñanza es anatema por el hecho de que se inscribe en esa verdad”. Que es una enseñanza que se opone a la comunidad, es verdad, lo echaron a patadas, y por otra parte en relación al espíritu científico.

“La objeción que se ha hecho valer de su incidencia en la trasferencia de los analistas en formación dará a risa a los analistas futuros”, nosotros, esto ya es para las épocas modernas un montonazo, “si gracias a nosotros los hay todavía para quienes Freud existe”. Dará a risa los pretextos mediante los cuales se expulsó a Lacan de la comunidad por lo que esto significaba de transferencia de los analistas en formación, porque a Lacan se lo expulsó como didacta por el efecto en negativo que su enseñanza producía en aquellos analistas que él formaba. Esto dará a risa si llega a haber analistas en el futuro para los cuales Freud existe. Seguro, seguro, apuesto, y a alguno no los conozco mucho o nada, apuesto a que para todos ustedes Freud existe. Ya si lo dijésemos de otra manera, ya no apostaría tanto: si el psicoanálisis existe, porque me imagino que más de uno de ustedes debe estar asustado con esto de que el psicoanálisis muere o que murió, que antes veía tanto tiempo anunciada en la revista Nación y Clarín y que ahora me parece que ha pasado al corazón de los analistas. Mi impresión es que los analistas en este momento, muchos temen, está asustados, tienen miedo por la muerte del psicoanálisis. No apostaría tanto a que para alguno de ustedes el psicoanálisis existe, hasta conozco gente que tiene por esta idea la fantasía de que no hay psicoanálisis en otro lugar del mundo que no sea Bs. AS. Es absolutamente falso, hay un montón de analistas practicantes en un montón de ciudades del mudo, en un monto de continentes del mundo. Hay algunos que piensan que sólo el psicoanálisis queda aquí, donde hay algunos dinosaurios todavía que están en estas viejas cosas del psicoanálisis.

Lacan dice que dará risa a los futuros analistas de que se lo haya expulsado a Lacan, si es que Freud todavía existe. Si Freud existe para nosotros, y de los que aquí estén presentes que tengan mi edad, que hasta Lacan Freud prácticamente había muerto. Prácticamente no se lo leía en Buenos Aires tampoco. Se lo leía como lo que había dicho ese viejo pequeño burgués de fi del siglo pasado que estuvo tan influenciado por neurólogos de Viena, y el psicoanálisis había avanzado tanto, que a mí que trabajé durante varios años con el único que fue dos veces presidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina, el Dr. García Badaraco, tenía que bancarme las cargadas que él me hacía. O sea: hay que ser alguien en el psicoanálisis de Buenos Aires para que seas dos veces elegido consecutivamente presidente. Siempre me cargaba cuando me veía con el libro de Amorrortu, me decía: “Y todavía con esas cosas!....”. No podía creer que yo todavía leyera a Freud cuando estaba absolutamente perimido y muerto, absolutamente para todos los psicoanalistas de mediano criterio y saber. O sea ya había sido pasado y re pasado por lo que había venido después.

O sea que si Freud existe es gracias a la enseñanza de Lacan. Y la enseñanza de Lacan parece que no se lleva muy bien con la comunidad. Parece que la comunidad no se lleva bien con la enseñanza que hace sostener como existente lo que Freud dijo.

“Pero lo que prueba es la ausencia de toda doctrina del psicoanálisis didáctico en sus relaciones con la afirmación del inconciente”. La prueba que él da es que a él se lo hecha justamente por el problema del didáctico, y Lacan dice que en relación al inconciente no hay teoría del didáctico alguna, cosa que es así. Alguno de ustedes puede decirme cuál es la lógica que se aplica en un psicoanálisis que sea diferente de otro análisis como es el didáctico. Hoy ya no se habla tanto de esto, más entre lacanianos ya del didáctico ni se acuerdan quizás. Pero en el 63 y el 64, la pregunta es ¿si para ustedes el inconciente es el inconciente freudiano, cuál es la lógica que soporta la existencia de un análisis en especial que es análisis didáctico?

La idea es: si hay un inconciente que es el inconciente freudiano, ¿cómo esto se arregla con la idea de que hay otro psicoanálisis que es el didáctico? Si hay dos tipos de psicoanálisis tiene que haber al menos dos tipos de inconciente. Si se sostiene la existencia del inconciente freudiano como una particularidad absoluta en la teoría del inconciente, no se puede sostener la teoría del didáctico. No veo ningún motivo, yo no soy un especialista del tema, pero no veo ningún motivo que nosotros no hagamos extensivo eso al problema del pase, cómo se resuelve la cuestión del pase en relación al inconciente, si se articula o no a la noción de inconciente.

El único término griego que Lacan introduce aquí es el problema de la comunidad, ven que la existencia del inconciente freudiano él lo plantea en relación a la comunidad, y su enseñanza se inscribe en oposición a la comunidad como un lugar de resistencia yoica.

Pregunta inaudible.

Suponete que respecto del didáctico se le pregunte a cada uno de qué teoría del inconciente tiene para sostener el didáctico, que no sea el argumento de la comunidad. Es un problema del hombre moderno, ¿quién hoy se puede creer que tenga razón si es el único que lo dice y todos dicen que no? Problema típico del hombre moderno, que es el sujeto light, es el sujeto del consenso, y si 500 dicen que sí y sólo 32 dice que no, están locos, hoy día lo decimos así. Por el problema del consenso comunitario. ¿Cómo entendés sino que sean 500, que son boludos los 500? O sea se le adjudica un valor de verdad al hecho de que constituyen una comunidad. En el caso de Lacan, más complicado todavía porque la propia comunidad donde él ejercía su enseñanza lo echa a patadas. La sociedad francesa para entrar en la IPA lo echa a Lacan de su seno, es una cuestión muy peculiar. Entonces me da la impresión que es en ese nivel en donde Lacan está pidiendo que se dé cuenta, que cada uno dé, desde su perspectiva, creo que es la perspectiva del espíritu científico: que sea con argumentos racionales, demostrables y comunicables de por qué sostiene lo que sostiene. Estoy armado un mapa y estamos en la mitad del recorrido.



Si se acuerdan de la clase uno del seminario 11, la referencia que era muy fuertemente vinculada por una anécdota al filósofo judío Spinoza, porque él sufrió lo que se llama un kherem chammata, que es la expulsión de dentro de la comunidad judía, exactamente 200 años antes del nacimiento de Freud. O sea que no tiene un carajo que ver, sino sería creer en algo así como en una astrología que indicó que los planetas tenían tal configuración el día tal de julio 1656, que no te conviene ese día tirarte contra el grupo, porque sino te echan a patadas, no tiene un carajo que ver. La referencia ahí se nota que es por un encuentro de Lacan con unos significantes que le llamaron la atención. Uy, justo! Creo que la referencia judía no es la importante, y me parece que ese es el problema de que Lacan lo haya puesto a Spinoza y al kherem chammata, porque me da la impresión que el nombre que adquiere el problema respecto del cual vamos a trabajar como circunstancia "Posición del Inconciente", es la Iglesia. Ustedes saben que en psicoanálisis decir Iglesia no es tirarse contra los católicos ni contra nadie, es un tipo de masa, tipificada y estudiada por Freud como una de las dos que en la actualidad determina la posición de comunidad del hombre moderno, la otra es el Ejército. Lean el diario de hoy, lean el de mañana, que yo les juro por Dios que no conozco su contenido, y van a ver que el problema es que para el hombre moderno, la forma fundamental de nuclearse hoy día es la Iglesia y el Ejército. Eso se corrobora solamente haciendo una rápida lectura de los titulares del diario, en esto que Lacan dice que Freud con la Psicología de las Masas vió como nadie 20 años antes lo que iba a suceder. Creo que el problema es que en psicoanálisis la comunidad es, opera, tal como opera una de las dos posiciones posibles de la comunidad para el hombre moderno: es una Iglesia. Y el judaísmo no tiene nada equivalente a la Iglesia. Es cierto que a Spinoza se lo echó a patadas de la comunidad judía, pero la estructura de la comunidad judía no es en absoluto la de una Iglesia, y este es un problema de Iglesia, oculto en el kherem chammata y en Spinoza, pero presente en el término excomunión. Este término viene de ex: privativo y comunión. Obviamente quiere decir: acción y efecto de excomulgar, también quiere decir carta o edicto en que se publica la censura y por extensión otras cosas que se participan por el trato o la aligación con otros. Aligación quiere decir unión o ligazón, o sea que directamente por extensión remite a lo que se transmite dentro del grupo. La excomunión ferendae sententiae es la que se impone por la autoridad eclesiástica aplicando a persona o personas determinadas la disposición de la Iglesia que tiene establecida condena de la falta cometida. Y la excomunión mayor, (se acuerdan que para Lacan la excomunión que él recibe es la excomunión mayor ,dentro de los términos de Spinoza es Kherem chammata, chammata es el adjetivo que viene a decir qué tipo de kherem Spinoza sufrió) y la excomunión mayor es privación activa y pasiva, la menor es sólo pasiva, la mayor es privación activa y pasiva de los sacramentos y sufragios comunes de los fieles. Así que la excomunión es efectivamente cuando la Iglesia, y es un procedimiento de Iglesia, quita a alguien tato de las cosas positivas activas que él hace, como de las pasiva que recibe, de los que hay de comunes entre los fieles.

Tanta vuelta para decir que el diagnóstico de Lacan es que la estructura del psicoanálisis en el año 1963 es de una Iglesia, y lo que él sufrió es un procedimiento típico de la iglesia, que es la expulsión de la comunidad a aquel de sus fieles que comete una falta grave. La falta grave que cometió Lacan es su enseñanza.

Mi impresión, y esto no tiene nada que ver con la clase solamente para hablar entre colegas, es que las cosas están exactamente igual ahora dentro del lacanismo. Que el lacanismo en absoluto ha logrado hacer del psicoanálisis lacaniano una comunidad que no sea tal como es una comunidad la Iglesia. Si quieren en algún momento dedicamos parte de este curso, aunque no es específicamente el tema, a discutirlo y a charlarlo.

Estas son las circunstancias que para mí hacen que "Posición del Inconciente" sea un tema interesantísimo para discutir, pero a su vez, dado que son las mismas circunstancias que las que tenemos actual, la Iglesia, el problema de la comunidad, el problema de la enseñanza, como son para mí los mismos problemas que tenemos ahora, lo que les propongo es todo el tiempo discutir cuál es la posición del inconciente que nosotros sostenemos, cuál es la de cada uno de nosotros, y aquí convendría quizás sí pasar lista, no explícitamente, pero que cada uno de nosotros piense un ratito qué posición tiene respecto del inconciente freudiano, porque me da la impresión que el desafío por parte de Lacan sigue siendo actual porque las circunstancias siguen siendo actuales.

Ahora sí ya les propongo entrar en el texto.

Y leo muy rápido porque es la introducción del 66 que todos la deben haber leído varias veces: “Henri Ey -con toda la autoridad con que domina el medio psiquiátrico francés” , ven ya, no? Con esta referencia honorable ya lo escrachó completamente, “había reunido en su servicio del hospital de Bonneval una amplísima concurrencia de especialistas”, psiquiatras, psicólogos, filósofos y psicoanalistas, “sobre el tema del inconciente freudiano”.

“El informe de nuestros alumnos Laplanche y Leclaire promovió allí una concepción de nuestros trabajos que, publicada”. Traje copias para que lea porque es muy interesante la posición de estos alumnos de Lacan porque no sostiene lo que Lacan dice, léanlo porque hay una referencia al caso del sueño del unicornio. “...Publicada en Les Temps Modernes, desde entonces es testimonio que manifiesta de uno a otro una divergencia.” Lo que dice Lacan es que la posición de Laplanche no es la misma que la de Leclaire así como ambas no es la misma que la de Lacan. Rayos divergentes, se separan, y finalmente se separaron.

“Las intervenciones que se aportan a un Congreso, cuando el debate pone algo en juego, exige a veces un comentario para que se las sitúe”. Las circunstancias. Yo dije esto porque en ese momento se discutió tal cosa y tales habían dicho tal y tal cosa, sino la intervención no tiene sentido, si se la descontextúa, por la lógica del significante: si se descontextúa lo que se dice entonces hay que contextuarlo.

“Y basta con que la remodelación de los textos se practique de manera general para que la tarea se haga ardua”. Efectivamente si ustedes leen la ficha que les traje los autores dicen ahí que modificaron, que no es exactamente lo que dijeron, porque Henri Ey le dió la posibilidad a cada uno de que escriba lo que quiera, no lo que dijo. Retoces Lacan dice que si para colmo lo que se publica no es exactamente lo que se dijo, la tarea es más difícil de contextuar lo que se dijo, porque tiene que ver con lo que uno dice.

“Pierde además su interés con el tiempo que necesitan esas remodelaciones”. Cosa que es verdad, porque ¿quién de ustedes lee intervenciones a congresos de hace 3 o 4 años? Eso se publica y se muere el mismo día. Salvo que haya un artículo de Miller, que a uno le guste, o de Juanqui o de Diana, o de alguien más, pero después las 184 ponencias se desactualizan en el mismo momento en que se publica. “Pues habría que sustituirle lo que sucede en ese tiempo considerado como tiempo lógico”. O sea, lo que pasa es que entre que se dicen y luego se contextúan en una publicación, ese tiempo debería ser aplicado a lo que se publica como tiempo lógico, y no el tiempo que me llevó publicarlo. Tiempo lógico sería, por ejemplo con un paciente de ustedes tres años y medio no sea puro tiempo transcurrido. Por ejemplo, pesándolo bien y a la luz de lo que sucede ahora me doy cuenta que lo que ellos decían era para recagarme, eso es tiempo lógico. Otra cosa es decir: sí, hace cuatro años. Y eso no quiere decir nada, sólo tiempo transcurrido: no, ya no le doy bola, eso sucedió hace cuatro años.

“En pocas palabras, tres años y medio después, por no haber tenido apenas ocio para supervisar el intervalo, tomamos una determinación que Henri Ey, en el libro sobre ese congreso que publicará la editorial Desclée de Brouwer, presenta de esta manera:”, Henri Ey dice, Lacan lo cita cuando presenta los trabajos del Congreso que va a aparecer y todavía no apareció. O sea Lacan puso en su trabajo lo que el otro iba a poner como anticipación a lo que él iba a publicar. “”Este texto”, escribe, “resume las intervenciones de J. Lacan, que constituyeron por su importancia el eje mismo de todas las discusiones”, Henri Ey lo dice. “La redacción fue condensada por J. Lacan mismo en estas páginas escritas, en marzo de 1964, a petición mía”. Después dice Lacan: “El lector habrá de admitir que para nosotros ese tiempo lógico haya podido reducir las circunstancias”, o sea con el tiempo lógico se produce una reducción de las circunstancias, todos los detalles boludos caen y uno se queda con: vos, me cerraste la puerta, eso queda. “.... ese tiempo lógico haya podido reducir las circunstancias a la mención que se hace de ellas”, las circunstancias quedan reducidas a la mención que se hace de ellas, o sea ¿qué maniobra? Pura la del analista, donde todas las circunstancias sobre las cuales el analizante habla tienen el estatuto de “lo que dice de ellas”, es una reducción. “.... en un texto que se encabeza con una más íntima reunión”. Bueno, yo me maté con este “se encabeza”, entonces yo busqué a la cabeza del texto que se haya producido esa reducción que implicaba la más íntima reunión, y no lo hallé. Es que en francés no dice eso, Lacan en francés pone: récense. Viene de, hasta se dan cuenta sólo por la comunidad, de censar uno y otro y otro, que quiere decir inventariar, enumerar. O sea que no tiene nada que ver la cabeza. Habrá soñado con el Hipódromo, o será un burrero, se le habrá escapado algo de su fantasma... El pasa lista de las posiciones, las censa, se ha hecho un inventario de las posiciones.

Lo que Lacan dice es que hizo una reducción, ¿de qué índole? De lo que sucedió en el Congreso a una versión significante de lo mismo. Y que en este texto esa versión significante implica inventariar esas posiciones. Así que eso es lo que vamos a tener aquí.

¿Entienden qué maniobra distinta de otros escritos de Lacan? Porque esta es la maniobra de posición, qué posición tiene cada uno, y hay que hacerlo uno por uno. Lacan dice que aquí va a hacer un censo de las posiciones que se sostuvieron en ese congreso reduciéndolo que pasó a una versión significante, algo así como el pasaje del contenido latente al contenido manifiesto del sueño, tal como si el sueño fuese el relato del sueño. Lacan hace un relato y dice que ese relato va a sustituir lo que sucedió pero que hace un inventario de la posición de cada uno.

Ahora sí con "Posición del Inconciente", quería leer los dos primeros párrafos.

“En un coloquio como éste, que reúne en convivencia”. En francés dice que conviene, o sea que invita. ¿A quién invitó Henri Ey? Filósofos, psiquiatras, psicólogos y psicoanalistas, pero no reúne en convivencia. “En un coloquio como éste, que invita, atendiendo a la técnica de cada uno”, Lacan puede dar una conferencia en la Sociedad Filosófica de París y ahí hay que ver cómo va, acá ¿cómo se invitó a cada uno? Según lo que cada uno hace, la técnica de cada uno. “A filósofos, psiquiatras, psicólogos y psicoanalistas, el comentario falla en ponerse de acuerdo sobre el nivel de verdad en que se mantienen los textos de Freud”. En francés dice manque, que puede ser falla o falta, o sea hay que decidir en este caso. Mi impresión es que lo que Lacan está diciendo es que faltó. “El comentario falta en ponerse de acuerdo sobre el nivel de verdad....” . La diferencia es que una cosa es equivocarse y otra cosa es que falte, o sea esquiva el bulto. Mi impresión es que Lacan está denunciando que no se tomó este puto: ¿Qué valor de verdad tienen los textos de Freud? ¿Son válidos o no son válidos? No se discutió eso.

Bien, y acá empiezan directamente las definiciones. El dice: “Es preciso, sobre el inconciente, ir a los hechos de la experiencia freudiana”. En francés dice: “Es preciso sobre el inconciente, de la experiencia freudiana ir a los hechos”. No es lo mismo. ¿De dónde se parte? De la experiencia freudiana, y se va a: los hechos. No es exactamente lo mismo que decir cuáles son los hechos de la experiencia freudiana? Para el inconciente, hay que ir de la experiencia freudiana a los hechos. Lo que quiere decir: lo que ustedes saben de Freud, lo que estudiaron, con eso ir a atender un paciente hoy a la tarde. Es preciso, sino sonamos. Esta es la vía que hay que tomar. Pero dicho como lo puso el traductor que invirtió, no queda claro el recorrido que hay que hacer. Hay que ir de la experiencia freudiana a los hechos.

La experiencia freudiana se caracteriza por ¿qué? No les pido un resume de Freud. Se caracteriza por ser de Freud. Nosotros eso no podemos compartirlo, porque es de Freud. La palabra experiencia: “Hoy tuve una experiencia increíble”, te la cuento, hasta podrías llegar a llorar conmigo, excitarte sexualmente, un montón de cosas podrían pasar en cualquier dimensión de una supuesta empatía. Supongan las chicas presentes, se encuentran con esa amiga que les entiende todo y ustedes entienden todo de ella, que son más comunes en la adolescencia, que van al baño juntas, ¿vieron? A pesar de eso, y aunque le dé un ataque histérico por contagio, como sucede en el caso relatado por Freud, la experiencia de ¿quién es? ¿Quién se acostó con ese roquero? Una de las dos, aunque la otra quede embarazada, tenga un embarazo histérico. La experiencia freudiana se caracteriza por ser de Freud. Esto es muy importante, porque a esta altura para Lacan empieza a cambiar la designación de “experiencia analítica” por “práctica analítica”. Yo de la experiencia mía te puedo trasmitir sólo un poquito, porque hay parte de ello que es inefable, y es que es mía. Es la diferencia de lo que significa comunicarle a alguien lo que es un psicoanálisis de comunicarle a alguien lo que es mi psicoanálisis, y lo que me pasó en esa sesión. Es difícil contar lo que me pasó en una sesión, siempre parece una estupidez cuando uno se lo cuenta a otro, uno sale shoqueado total, lo contás y te parece una boludez completa, pero el otro no estuvo en esa experiencia, ni podría haber estado porque no son las coordenadas compartibles con nadie.

Entonces, para tener una teoría, para saber lo que es el concepto de inconciente, hay que ir de la experiencia de Freud a los hechos.

“El inconciente”, y lo define, “es”, y está destacado el es, “un concepto forjado sobre el rastro”, en francés dice tras que quiere decir rastro, pista, marca, “de lo que opera para constituir al sujeto”. Definición que yo sepa única vez presentada así por Lacan.

Estos términos los revisé obviamente uno por uno, están bien.

(Escribe en el pizarrón).

B) es constituir al sujeto. A) no sabemos lo que es pero lo definiríamos como lo que opera, y en el rastro, si lo pudiéramos metaforizar así sonsamente con esta flechita, sobre el rastro de esta operancia de a) sobre b) es que aparece el inconciente. Me da la impresión que no tengo que desarrollar una exposición muy amplia para convencerlos de que “opera” ustedes lo pongan rápidamente en relación a la causa. Revise opera, y sus acepciones en francés. Operar, tienen la versión quirúrgica, etc., pero está directamente remitido a la causa.

Quiere decir que directamente la definición que propone Lacan de inconciente es sobre la base de la causación del sujeto. No hay posibilidad de decir qué es el inconciente por fuera de la cuestión de la problemática, de la causación del sujeto. Algo causa al sujeto, y es en el rastro, la pista, en el recorrido de la causación, donde aparece algo que es el inconciente. Así que la posición del inconciente es ésta.

La frase posición del inconciente es muy ambigua. Significa qué posición tienen cada uno sobre el inconciente, ¿vos qué posición tenés? Y, para mí sí, para mí no, yo no sé todavía, podrían decir los alumnos de la facultad. El otro día uno me decía: ¿qué es?, ¿el alma? Porqué no. El problema de la subjetividad moderna es que ya no quedó qué poner en el lugar en que los antiguos ponían el alma, porque si todo es células no nos queda otra que ingerir fármacos.

Eso es posición del inconciente. Pero también una posibilidad es ¿qué posición tiene el inconciente? Entre qué y qué. Que no es novedosa porque para Freud el inconciente tiene un valor tópico espacial, que es una posición. Hay dos fronteras, son distintas, inconciente es lo que queda de este lado de lo que queda de este lado de la conciencia. Tópico es la posición que tiene.

Lacan va a proponer que la posición que le corresponde al inconciente, se inscribe dentro de la problemática de aquello que opera para constituir al sujeto. Que opera tiene que ver con la causa, basta que lo revise, no quiero leer más hoy definiciones del diccionario. Constituir, es muy interesante, porque es una palabra que en todas sus acepciones deriva del Derecho, de la cuestión legal. Como cosa legal. No sé si conocen, y esto les pediría que lo revise, no sé si lo puse en bibliografía pero conviene, si recuerda aquel párrafo donde decía “the meaning of the meaning”, el significado del significado, es una referencia al libro de Obden y Richards, “El significado del significado”, que está publicado por Paidós y agotado hace décadas. Los libros que les puse en la bibliografía están todos agotados salvo uno, “La república”, yo los tengo, lo pueden fotocopiar. En “Instancia de la letra”, también están citados Obden y Richards, en realidad está citado sólo Richards, que está mal citado por Lacan porque pone N. Richards y es I.N. Richards, es un lapsus de Lacan, también “El significado del significado”, en ese párrafo donde Lacan dice la divergencia en la evolución que tiene el termino cosa en latín antiguo, que derivo en francés es rien, o sea la cosa se hizo nada, esto escribe algo para Lacan, o sea hay un saber inscripto en la lengua, esto no lo compartimos en castellano. Así como se dice cosa ahora, esto sí lo compartimos, cosa deriva de causa, causa en el sentido legal. O sea ¿qué es la cosa en el origen? Aquello que se podría plantear en un juicio. No necesariamente como siempre creemos nosotros que tiene que ser una palabra hallable con los sentidos en la realidad. Podría ser la dignidad de alguien. ¿Cuál es la cosa en la que se reclama en una juicio? Con la cual la dignidad pasa a ser una cosa, una cosa que se pueda platear a nivel del derecho.

Es muy interesante que haya elegido constituir. Ustedes calculen que después de 3 años y medio y con todo lo que pasó, esta definición de inconciente que da la posición de cada uno, implica por parte de Lacan, siendo el Lacan que ustedes conocen, un cálculo fino sobre las palabras que eligió? Sin lugar a dudas. A él le llevaba 15 segundos, y a nosotros nos puede llevar 15 años elegir un término así, por su cultura, su inteligencia, no importa, pero el cálculo es fino. Cada término vale, en una fórmula como esta. Y constituir remite a un sujeto de la índole de lo que es el derecho, que también remite directamente al problema de la causa. O sea que el inconciente queda determinado en el problema de la causa. Si ustedes no conoce, no tienen una teoría sobre la causación del sujeto, no podrán localizar en ningún lado la cuestión del inconciente. Eso es absolutamente nuevo, no lo van a encontrar en ningún psicoanalista que no sea Lacan. Jamás se planteó que el inconciente se derive de los rastros que se produce por la operancia de algo que causa al sujeto, y al sujeto como sujeto constituíble.

Y la definición negativa: “El inconciente no es una especie que defina en la realidad psíquica el círculo de lo que no tiene el atributo (o la virtud) de la conciencia”. Creo que se entiende con mucha facilidad siempre y cuando hagamos una maniobra sobre realidad psíquica, porque me da la impresión que Lacan no la está utilizado como la utilizamos nosotros. Nosotros, yo creo que la mayoría de ustedes no utilizan más al menos en vuestra clínica realidad psíquica, porque es una noción absolutamente parasitaria de las nociones psicoanalíticas, porque más o menos es equivalente a la estupidez del analista. Sostener la realidad psíquica del paciente es equivalente a la estupidez del analista. Por ejemplo, ¿qué tal el colegio? No, bien, bárbaro, este año bien. Va a una nocturna porque repitió por tercera vez 2º año. El padre, antes de pasarlo por las armas, lo último que decidió fue probar otro psicoanálisis, antes de matarlo. ¿Estamos? Cuando la persona esta dice: no, bárbaro, este año todo bien, ¿ustedes creen que es la realidad psíquica de él o que les está metiendo un bolazo del tamaño del Zepelin de la Serenísima? Se imaginan si repite de vuelta, y decirle al padre, que ahora viene ya con el arma, con ganas de usarlo de otra manera, decirle: no, pero en la realidad psíquica él aprobó, pasó a tercer. Que es la boludez con la que se utiliza realidad psíquica. No, ella en su realidad psíquica fue violada. En ese sentido Lacan dice que es una noción parasitaria del psicoanálisis, porque es efectivamente la estupidez del analista, ya que viene al lugar del problema de la verdad. El problema de la verdad no hay que sustituírlo por la estupidez de que para él es así. Es aplastar totalmente el problema de la verdad del lado del analizante.

Yo propongo que esta realidad psíquica sea como el mundo de lo psíquico, aquello que ustedes llama lo psíquico. ¿Pueden llegar a imaginarse algo que venga a ese lugar? Pongan un poquito de buena voluntad. Nosotros no trabajamos más con aparato psíquico, pero hay otros que sí. Aquello que constituye una realidad, que no es la realidad material sino lo psíquico, lo psíquico de alguien. Entonces Lacan dice: que no es inconciente aquello que en lo psíquico es el círculo de lo que no participa del atributo de conciencia. ¿Cómo define realidad psíquica? Lo que tiene atributo de conciencia, o no. La realidad psíquica se equipara a conciencia y si se hace esta maniobra, que lo vamos a estudiar, entre los términos que vamos a discutir precisamente creo que uno de los más interesante es ¿qué es conciencia? No es muy claro para nosotros qué es conciencia. Lo vamos a definir con mucha precisión y lo vamos a vincular a problemas sumamente relacionados, pero que no es lo mismo, que es el pensamiento, el yo, la percepción. Lacan dedica párrafos a eso. Entonces definir la realidad psíquica en función de lo que tiene o no el atributo de conciencia. Dicho así, toda la realidad psíquica pasa a tener el valor de connotación en relación a la conciencia. Entonces Lacan dice que inconciente no es el círculo de lo que carece de conciencia. No sé si leyeron pero si lo hicieron, creo que al in-negro, que Laca escribe en latí in-negro, me da la impresión que a lo que se refiere es a un esquema así, que es a la definición de inconciente in-negro. Todo esto tiene una connotación blanca y esto es negro.

Ahora cómo se llama ustedes, no como psicoanalistas lacanianos, ni estudiantes de la enseñanza de Lacan, como personas, si ustedes reciben la propuesta de llamar a todo lo que es realidad psíquica en función de la conciencia y lo rayado es lo que recibe el atributo o la virtud de la conciencia, ¿cómo llamaría a ésto? Inconciente necesariamente. Lacan dice que esa designación de inconciente es inconciente pero no tiene con el inconciente de Freud una relación más que de homonimia. Son dos palabras que se escribe igual, pero no tienen entre sí nada que ver. ¿Conocen casos de homonimia? Son muy interesantes, uno se ensarta muchísimo, más aún uno imaginariza etimologías, y no. Son dos palabras que se escriben exactamente igual y no son la misma palabra en el sentido de que son varias acepciones de la misma palabra. Tienen raíces etimológicas en históricas distintas y entonces lo que podríamos decir es que esta noción de inconciente existe, es inconciente, sin lugar a dudas, pero no tiene ninguna relación con la noción de inconciente en Freud, salvo que las palabras con la que se lo designa son iguales, pero eso es una casualidad, no hay ningún determinante lógico.

Esto es así porque “Puede haber fenómenos que corresponde al inconciente bajo estas dos acepciones: no por ello deja de ser la una a la otra extrañas”. Siendo igualmente que puede haber no por ello dejan de ser extrañas, o sea no se articulan de ninguna manera, el inconciente de Freud con esta designación del inconciente. No sé si están pescando el problema, pero por ejemplo toda la teoría de la psicosomática cambia en función de esto, porque habitualmente lo que aplicamos de inconciente a los pacientes que se quejan de psicosomática tienen que ver con un concepto definido así, y habría que ver si tienen que ver con el inconciente de Freud. Con lo cual ahí es donde aparece una nueva concepción de psicosomática que es la de Lacan que aparece en estos mismos días. Si algo es articulación psique-soma, y el sujeto no lo sabe la causa de eso: inconciente. No tiene un carajo que ver con Freud, eso no es el inconciente de Freud, y nada que ver con el psicoanálisis siquiera, porque es otra definición del inconciente absolutamente independiente de la noción del inconciente de Freud. Para decir que es el inconciente de Freud tiene que estar en juego la causa y la determinación del sujeto, sino no. Y ahora van a ver qué es eso, porque en el próximo párrafo directamente Lacan lo dice.

Pregunta inaudible.

Es que puede ser que coincidan. En términos freudianos. No hay inconveniente. Si un hecho puede recibir en su connotación el inconciente descriptivo de Freud y el inconciente sistemático de Freud. El que reciba esas dos no hace que el inconciente descriptivo y el sistemático coincidan. En realidad en Freud no coinciden. Porque uno es sistemático y el otro es descriptivo. Es como intentar juntar dos cucharas de agua con una de aire. Igualmente habría que hacer la maniobra de preguntarle a Freud qué es el inconciente freudiano, y no los usos de la palabra umbewuste en Freud. El problema con el que nos encontramos es que para este caso Freud no acuñó un neologismo. Utilizó un término de la lengua y no se puede evitar que ese termino designe en esa misma legua un sistema de oposiciones. En el sistema de oposiciones alemán umbewuste designa perfectamente esto. Freud acuño un concepto nuevo pero le puso como nombre una palabra que coincide en todas sus letras con esta. Es la única coincidencia que tiene según Lacan.

Avancemos un poquito más. “Puede haber fenómenos que corresponden al inconciente bajo estas dos acepciones: no por ello deja de ser extraña ........homonimia”.

“El peso que damos al leguaje como causa del sujeto nos obliga a precisar: la aberración florece de rebajar el concepto primero indicado”, el inconciente es un concepto forjado sobre el rastro de lo que opera para constituir al sujeto, “aplicándolo a los fenómenos ad libitum registrables bajo la especie homónima; restaurar el concepto a partir de esos fenómenos no es pensable”. Efectivamente el peso que damos al lenguaje como causa del sujeto. Ahora ya tenemos para sustituir “lo que opera”, lo que opera es el leguaje. Y como es el leguaje lo que opera en la constitución del sujeto y el inconciente es algo que se produce en el rastro de lo que deja el lenguaje como causa del sujeto, es que nosotros no podemos equivocar el punto donde se produce esta homonimia, porque empieza a ser determinante todo lo digamos, el valor de lenguaje que eso tiene. Porque justamente es el leguaje lo que está en la posición de causa y entonces es en términos del leguaje donde pensaremos el problema porque ahí es donde está la causa. Y entonces lo que plantea Lacan es que hay dos términos que son homónimos, absolutamente extraños entre sí. Uno sólo es el freudiano.

Mi impresión actual es que se siguen confundiendo ambas designaciones. El caso de la psicosomática es el más trasparente. ¿Vos no te das cuenta que te salen granitos cada vez que te tiene que llamar un muchacho? Ay, no, la verdad que no, es inconciente. Y es inconciente, por supuesto! Pero ahí empieza todos los problemas, les iba a decir: si la persona no les miente, podría mentir. Siempre lo pensó y lo supo lo que pasa es que no tenía ganas de decírselo, no, la verdad que no, nunca lo pensé. Porque ahí ya empieza la constitución del sujeto, porque después podría venir a decirle la verdad es que yo mentí. Siempre supe, cómo no me voy a dar cuenta si se me llena la cara.... Así que en ese punto hay que distinguir, no creo que sea propio de la clínica actual esa distinción, creo que las cosas siguen igual.

La distinción sólo la vamos a hallar en el punto en que entendamos qué quiere decir que el lenguaje es la causa de la constitución del sujeto. Un poquito más y ya terminamos.

“...Aplicándolo a los fenómenos ad libitum”, es ”a piacere” así como un músico interpreta una música: a piacere, entonces Lacan lo que dice es que hay fenómenos elegidos a piacere para dar cuenta del inconciente, según quién los hace es cómo arma la lista de lo que es el inconciente, y pone del inconciente lo que quiere, por ejemplo afectos, ¿son inconcientes o no? Sí, si yo me dí cuenta que te tengo odio, y te tengo un odio! Ay que odio, pero me dí cuenta después, yo creí que te amaba, el odio era inconciente. El problema es que ahí creemos que estamos hablando en términos de Freud. No tiene nada que ver con Freud. Tiene que estar la causa del sujeto en juego, que es el lenguaje.

“Acusemos nuestra posición”, la posición de Lacan, “sobre el equívoco a que se prestaría el es y el no es de nuestras posiciones iniciales. El inconciente es lo que decimos, si queremos entender lo que Freud presenta en sus tesis”. ¿La pescaron esa? El inconciente es lo que decimos, eso es el inconciente. Y no es nada que tenga que ver con lo que yo no sé de mí en el sentido del inconciente de lo que no participa de la virtud de la conciencia.

El problema, y me parece que Lacan nos lo está metiendo sin vaselina por atrás, es que se produce ya mismo la ambigüedad. A uno le darían ganas de resucitarlo y preguntarle: perdón, ¿a qué se refiere? Porque Ud. está hablando todo el tiempo en plural, se refiere a lo que usted dijo?, porque él dió una definición de inconciente: el inconciente es lo que decimos. ¿Qué quiere decir ésto? El inconciente es lo que digo yo, y ¿qué dice? El inconciente es un concepto forjado sobre el rastro de lo que opera para constituir al sujeto. Pero es ambiguo. Y es doblemente ambiguo cuando en el párrafo anterior introduce el problema del leguaje como causa. El inconciente es lo que decimos también implica que cuando hablamos es donde está el inconciente. Bueno, se dan cuenta que "Posición del Inconciente", es por eso que a mí me interesaba saber bien qué quería decir Lacan cuando decía que los comentarios habían fallado sobre el inconciente, por eso: faltado, o sea no se habló de lo crucial que es la verdad implicada en lo que enseñó Freud. Como el inconciente es lo que decimos, esa es la posición del inconciente. Implica ya el problema de la causa, de la constitución subjetiva en relación directa a lo que decimos. El sujeto es causado por el leguaje, o sea no podemos evitar al decir que se cause un sujeto. Al decir, causándose un sujeto, es inevitable, se produce sobre ese rastro de causación, algo que llamaremos el inconciente.

Es una reubicación interesantísima de los términos, porque los reubica de una manera absolutamente diversa. Pone en el origen el problema del origen. En el origen del inconciente está el problema de la causa.

¿E el origen del inconciente para ustedes qué hay? ¿Por qué hay inconciente? ¿A causa de qué? Pero ustedes ya son lacanianos, seamos sinceros, un minuto de sinceridad. Lo que decimos nosotros: porque no queremos saber algunas cosas porque nos molestan, nos duelen, las reprimimos. ¿Y a causa de qué? Un poco de sinceridad argentinos. De algo que nos pasó en la infancia: a causa de mamá y de papá, o sea algo en torno al trauma, que nos pasó en la infancia. Las cosas se empezaron a poner mal, yo no me acuerdo bien pero desde que me acuerdo ya había problemas, y entonces yo ya no me quise enterar de un montón de cosas y entonces de eso no quiero saber, y eso va todo al inconciente. Esta es la lógica con la que nosotros trabajamos, creo que la más habitual. Digo que es la de ustedes, la que es más habitual, la mía también, porque es la que tiene todo el mundo en Buenos Aires, y ¿de dónde la recibió? De nosotros, y la gente escucha lo que decimos los analistas, no lee Freud. Nosotros recibimos como cualquier cristiano nuestro propio mensaje en forma invertida del Otro.

Mientras que para Lacan no es así. Hay una causa que constituye al sujeto, con lo cual en el origen no está el trauma, y como producto no está el inconciente. En el origen, en la posición de causa, todavía hablamos con mucha imprecisión, después veremos bien.. En el libro de Bunge, que nosotros no lo queremos mucho porque nos odio, es buenísimo. De lo mejor que hay sobre la causalidad. En los libros modernos sobre la causalidad que citan mucha bibliografía lo citan siempre.

No veo ningún motivo para empezar con el nacimiento de uno para la subjetividad que es uno, por qué hay que poner ahí el origen. Si hay cosas que pasaron antes que son super determinantes, pero entonces ahí en absoluto se empieza por el trauma.

La causa que ponemos en el origen es el inconciente: Porque hay leguaje, se dice, se constituye un sujeto. En esa constitución, en ese proceso, que deja huellas es que hay inconciente. No tiene nada que ver con lo que es nuestra concepción ideológica del inconciente.

Pero como el inconciente se manifiesta en lo que decimos, entonces en lo que decimos sobre el inconciente no se puede dejar de manifestar nuestra posición sobre el inconciente. La posición en el coloquio que Lacan va a comentar se caracterizó por no hablar de la verdad que tenía el descubrimiento que implicaba la experiencia freudiana para los hechos del analista.

Pregunta inaudible.

Esa es una definición. Es algo que no se dice, es un saber que no se sabe, es el discurso del Otro, es el propio mensaje que uno recibe en forma invertida desde el Otro. Definiciones de inconciente en la enseñanza de Lacan hay varias, y estas se van modulado, tanto se va modulado que hasta cambian de connotación. Por ejemplo, el inconciente es el discurso del Otro en el seminario 2 es lo que todos creemos que esa frase es, y decimos: qué copado Lacan, no entiendo nada pero en esto tiene razón, nos encanta, y es: ser parloteado por el Otro. Nos encanta, como anillo al dedo. Todo el tiempo decimos Lacan no se entiende, eso sí se entiende porque nos encanta.

Luego la cambia Lacan, y va a decir que que el inconciente es el discurso del Otro quiere decir hablar del Otro, no ser hablado por el Otro. Lo que quiere decir es que cuando yo digo que soy un desgraciado vale la pregunta de mi analista: ¿quién es un desgraciado? Porque podría ser que yo en eso no esté hablando de mí sino hablando del otro. Interesantísima definición del inconciente porque es: cuando creo que hablo de mí es justamente cuando menos hablo de mí y estoy hablando del otro. Y no es lo mismo que ser parloteado. Esto se produce desde el seminario 2 a Subversión del sujeto.

Todas estas definiciones de inconciente se cortan a la altura de "Posición del Inconciente", 1963-64. Donde aparece el inconciente freudiano, que es lo que estamos tratando de definir, y el de Lacan. El inconciente de Lacan no es equivalente al inconciente freudiano. Pero no se puede saber y no se puede tomar posición sobre el inconciente de Lacan si uno no sabe lo que es el inconciente freudiano. El inconciente de Lacan no es lo mismo que el inconciente freudiano. Lo que no significa que el inconciente de Lacan viene en sustitución del inconciente freudiano. Hay que establecer su relación.

A la altura en que Lacan tiene el inconciente freudiano y el inconciente de Lacan, que es exactamente "Posición del Inconciente", y me parece que la oportunidad que le da a Lacan para hablar de las circunstancias es justamente el increíble título que eligió Henri Ey, porque no eligió “El inconciente”, sino “El inconciente de Freud” el que sea el tema de discusión. A partir de este momento Lacan tiene del inconciente una versión íntimamente vinculada a la causa, y todas las otras son sin la causa. Esta es la primer definición del inconciente que está hecha sobre el trazo de la causa. En realidad es la reintroducción del problema de la causa al psicoanálisis, que antes no tenía una puerta de entrada oficial.

Así que las definiciones del inconciente que hay en Lacan anteriores, muy articulables a la enseñanza de Freud y al inconciente de Freud, no es esta definición, ésta es distinta, tiene otro estatuto porque está hecha sobre el trazo de la causa y las demás están hechas exclusivamente en relación al Otro. Y acá se trata de algo que está en posición de causa ya no es en relación al Otro. O sea,, varía notablemente la concepción de inconciente por parte de Lacan, lo que le permite decir que hay una teoría del inconciente de Lacan. El inconciente es el discurso del Otro, yo creo que si uno le pregunta a Lacan, Lacan nos contestaría que eso es decir correctamente lo más subversivo de lo que quiso decir Freud, pero no es aún el inconciente de Lacan.

Y obviamente que esto nos va a remitir a la problemática del objeto, el objeto a. Me parece que estaba claro para todos ustedes que había algo en la noción de causa que se vinculaba íntimamente a la cuestión del objeto. Y el objeto a es lacaniano, no hay objeto a en Freud.

Con lo cual podríamos terminar esta reunión de hoy diciendo que la noción de inconciente que se va a desplegar a partir de aquí de Lacan es incluyendo la noción de objeto a, causa del deseo, y que todas las anteriores eran sin la noción de objeto a, causa del deseo.

Les advierto que aquí también va a haber una nueva definición de inconciente en relación al sujeto y el Otro. Va a ser colocar al inconciente aquí, pero va a ser lo que va a faltar entre uno y otro, con otra lógica, que es la lógica de lo real, de la causa, el encuentro fallido, etc. Va a volver, y nosotros lo vamos a ver en 4 reuniones más a plantearse una teoría del inconciente definida entre el sujeto y el Otro, pero va a decir justamente que es la superposición de los dos vacíos, de dos faltas, y no es así cómo es definido antes. Antes siempre es algo positivo.

Pregunta inaudible.

No es una nueva versión del inconciente de Freud, es de Lacan, es nueva. Ahora estamos definiendo el inconciente freudiano, hay que definirlo con una precisión absoluta para poder después decir qué es el inconciente para Lacan. Este es lacaniano, es la unión de dos faltas. A la altura del seminario 2 el inconciente era lo que efectivamente venía del Otro, siendo que ya no es un Lacan ingenuo y ya sabe que lo que es inconciente que viene del Otro es lo que más bien viene a ser disrruptivo que armónico. “Tú eres mi mujer”, el inconciente es lo que uno recibe en forma invertida del Otro, es ¿cuando ella dice sí o no? Cuando dice no. Porque cuando dice sí no es el inconciente. Cuando dice sí también uno recibe el mensaje en forma invertida del Otro. ¿Quién soy yo? Su esposo, esto se establece a partir de que ella dijo sí. Pero cuando ella dice sí, no es el inconciente, porque no me habilita a la pregunta ¿qué soy yo?, que sólo se me presentifica cuando ella dice no. Si dice no, entonces ¿qué carajo soy yo? Y ahí aparece boludo, cornudo, tantas cosas. Pero ven que recae sobre mí, no sobre ella. Pero es cuando viene algo más bien de lo disrruptivo que de lo armónico, Lacan nunca se equivocó. Pero sea como sea es algo positivo. Es la palabra que viene desde el Otro, viene algo desde el Otro.

Acá es algo, en el camino dela causa, pero que no implica necesariamente esta dimensión de lo positivo. Entonces tendremos un inconciente que más que ser un lugar, no positivo o negativo en el sentido de bueno o malo sino en el de si existe o no existe, un lugar que existe, y se no hacen todas las estúpidas metáforas espaciales de la bolsa de gatos. Lic., qué bueno que saqué esto, después de 20 años sacando cosas, seguiré sacando cosas? Sí, para qué carajo voy a terminar sacándolas?

Ahora, si el inconciente es un tiempo que, exactamente en el mismo punto donde se abre se cierra, es algo positivo o negativo? ¿Alguna vez lo tenés allí, o nunca? Nunca, entonces ya no es el mensaje que uno recibe del Otro, más bien podría llegar a ser el fallido encuentro con ese mensaje que deja a los dos pagando.

Estamos armando como un gran campo de ideas. Pero me parece que no es lo mismo. Se produce un derrotero muy fuerte en la enseñanza de Lacan, del 1, 2 al 11, pero que no vamos a poder hacerlo con precisión si no sabemos lo que es inconciente freudiano.

Bueno dejamos aquí. Yo voy a empezar comentando el párrafo que sigue.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal