Platón contexto teoría tema 1 (gnoseologíA)(41 a 48, y 55 a 57) tema 2 (antropologíA) (58 a 62) tema 3 (Ética-política)(63 a 73) textos 1,2 y 3 (74, 75 y 76) dibujos (77,78,79) aristóteles



Descargar 6,66 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño6,66 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
INTRODUCCIÓN………………………………………………………….2

PAUTAS PARA LA REALIZACIÓN DEL COMENTARIO DE TEXTO…4

EDAD ANTIGUA…………………………………………………………...10

LOS PRESOCRÁTICOS…………………………………………………12

LOS SOFISTAS Y SÓCRATES……………………………………...…27

PLATÓN……………………………………………………………..….……..37

  • CONTEXTO……………………………………….……..38

  • TEORÍA……………………………………………….….39

    • TEMA 1 (GNOSEOLOGÍA)(41 a 48, y 55 a 57)

    • TEMA 2 (ANTROPOLOGÍA) (58 a 62)

    • TEMA 3 (ÉTICA-POLÍTICA)(63 a 73)

  • TEXTOS 1,2 Y 3 (74, 75 Y 76)

  • DIBUJOS (77,78,79)


ARISTÓTELES………………………………………………………80

  • CONTEXTO……………………………………….81

  • VIDA, OBRA Y EVOLUCIÓN……………………82

  • TEORÍA……………………………………………87

    • TEMA 4 (GNOSEOLOGÍA)( 87 a 89 Y 97,98)

    • TEMA 5 (ANTROPOLOGÍA) (96 a 98)

(Breve resumen del hilemorfismo – 91- y acto potencia-92 y ss)

    • TEMA 6 (ÉTICA- POLÍTICA) (99 a 104)

  • TEXTOS 4,5 Y 6 (105, 106 Y 107)

HELENISMO: CINISMO, EPICUREISMO, ESTOICISMO, NEOPLATONISMO Y MISTICISMO ………………………………….108
COMPARACIONES ENTRE AUTORES…………………113 a 124

INTRODUCCIÓN
A grandes rasgos los temas que vamos a tratar en Filosofía son los siguientes. (La numeración es de los textos que entran en la prueba de acceso a la universidad)
La Filosofía antigua. Las principales cuestiones que cabe considerar son, por ejemplo, el tránsito del mito al logos entre los presocráticos; los primeros intentos metafísicos de Parménides y Heráclito; la significación de los filósofos pluralistas; Sócrates y los socráticos menores; el nacimiento de la "polis" y de la democracia en Atenas, y el proyecto ético del epicureísmo y el estoicismo, etc.
Platón: El problema del conocimiento(1). El problema del hombre(2). El problema moral(3).

Aristóteles: El problema del conocimiento(4). El problema del hombre(5). El problema moral.(6)
La Filosofía Medieval.

Debe contextualizarse la Filosofía medieval mediante los grandes problemas que se suscitan en torno a la necesidad de poner de acuerdo la fe, representada por las religiones monoteístas, y la razón, representada, sobre todo, por las filosofías de Platón y Aristóteles. El platonismo cristiano tiene su expresión más completa en el pensamiento de San Agustín de Hipona, en tanto que la síntesis entre cristianismo y filosofía aristotélica quedó modelada en el de Santo Tomás de Aquino. A partir del siglo XIV se inicia la crisis de la Escolástica medieval que es consecuencia, por un lado, de la filosofía de Guillermo de Ockham y, por otro, de los desarrollos científicos del siglo XIV (Oresme, Buridan, Sajonia).



San Agustín de Hipona: El problema del conocimiento o El problema del hombre(7).

Santo Tomás de Aquino: La concepción teológica tomista o la relación razón y fe (8).
La Filosofía Moderna.

El eje fundamental es el nuevo concepto de racionalidad que surge en los siglos XVI y XVII y se caracteriza por la secularización del pensamiento, el nacimiento de la ciencia moderna, la búsqueda de una nueva antropología basada en el sujeto consciente y una nueva forma de organizar el gobierno basada en la democracia.

En este contexto se deben considerar las grandes corrientes constituidas por el racionalismo y el empirismo, entre cuyos representantes se pueden mencionar a Descartes, Spinoza, Locke y Hume. A lo largo del siglo XVIII, o Siglo de las Luces, surgen diferentes formas de interpretar la Ilustración. En el campo de la filosofía política, adquiere especial relevancia la fundamentación que realiza Rousseau de la democracia. Por otro lado, aparece un nuevo racionalismo crítico con Kant, que realizará una síntesis acabada y completa de los supuestos gnoseológicos y éticos de las corrientes racionalista y empirista.

Descartes: El problema del conocimiento(9). El problema de la realidad(10).

(Hume. Breve explicación para entender a Kant)



Kant. El problema del conocimiento(11). El problema moral (12).

Filosofía Contemporánea.

Entre las corrientes filosóficas del siglo XIX se pueden estudiar el materialismo histórico-dialéctico del marxismo y el vitalismo de Nietzsche, que suponen una culminación de los problemas de la filosofía y, a la vez, constituyen un antecedente del pensamiento actual. El marxismo se centra sobre todo en el análisis de las contradicciones del sistema económico y político propio del capitalismo industrial. Desde otra perspectiva, el vitalismo de Nietzsche se ocupa del ocaso de la cultura occidental dominada por los valores racionalistas de los griegos y los valores morales del cristianismo.



Marx: El problema del conocimiento histórico(13). El problema del hombre(14).

Nietzsche: El problema de la realidad(15). El problema del conocimiento(16). El problema moral(17).

PAUTAS PARA LA REALIZACIÓN DEL COMENTARIO DE TEXTO


1 - RESUMEN DEL TEXTO.
+ Labor previa:

- En casa: Antes de hacer el examen deberemos leer, subrayar y resumir los textos que nos han sido entregados. No basta con estudiar la teoría sino que debemos volver una y otra vez a los textos. Se comprenden mejor los textos si antes hemos entendido bien la teoría. El último repaso será de la teoría y de los textos. Si sólo estudiamos la teoría perderemos un tiempo muy valioso al realizar el examen.
- En el momento del examen. Un buen resumen presupone una lectura atenta. Es muy importante no dejarse llevar por la ansiedad y dedicar el tiempo necesario para la comprensión del texto (Leer las veces que sean necesarias). Este tiempo se reduce mucho si lo hemos trabajado en casa.
En una primera lectura subrayaremos o apuntaremos al margen las ideas principales. Posteriormente intentaremos redactar esas ideas principales del texto, exponiendo el problema que se trata y el modo de argumentar del autor. Muchas veces la puntuación del texto nos ayuda a encontrar la estructura del texto.
+ La redacción del resumen.
Una vez que hemos encontrado las ideas principales del texto y sabemos lo que quiere decir el autor y cómo lo dice, debemos redactar el resumen. Desde la coordinación de la universidad se ha remitido una estructura de carácter formal que ayuda a expresar bien el contenido de los textos. La estructura es la siguiente:

"En este texto de [autor] perteneciente a su libro [título de la obra] plantea un problema [ontológico, gnoseológico, antropológico, ético, político] que responde a la pregunta [forma interrogativa del problema]. Entiende por [primer término a definir]...... Por [segundo término a definir]..... Y por [tercer término a definir].... Argumenta que [primer argumento o justificación] y que [más argumentos si los hubiere]. Para concluir que efectivamente [tesis principal del texto].


Es evidente que en esta estructura se da respuesta conjunta al resumen y a las definiciones.
Quizás resulte más sencillo separar el resumen de las definiciones. Una opción puede ser esta:
-RESUMEN:
"En este texto de [autor] perteneciente a su libro [título de la obra] plantea un problema [ontológico, gnoseológico, antropológico, ético, político] que responde a la pregunta [forma interrogativa del problema]. Argumenta que [primer argumento o justificación] y que [más argumentos si los hubiere]. Para concluir que efectivamente [tesis principal del texto].


  • DEFINICIONES.

De las palabras subrayadas he elegido para su definición las siguientes:
-(PRIMER TÉRMINO):
-(SEGUNDO TÉRMINO):
-(TERCER TÉRMINO):
- ¿CÓMO CONTESTAR A LAS DEFINICIONES?
En todos los textos encontraremos unas cuantas palabras subrayadas. Es muy importante elegir aquellas tres que dominamos mejor. Nos tomaremos el tiempo oportuno para elegir bien.
En la definición deberemos dar, si es posible, (1)el significado ordinario del término, (2)el significado filosófico general y (3)el uso específico en el autor del texto. (Este último suele ser imprescindible.). Si se expresan los tres, mejor que mejor. De los tres el menos importante es el primero.

Una buena definición siempre debe decir qué es lo definido. Una vez que se dice lo que es, se puede hablar de clases, importancia, finalidad, origen, etc.




Es mejor extenderse (sin pasarse) que quedarse corto.



2.- EXPON LA TEORÍA DE ...

De cada autor hay que explicar aquel aspecto problemático (realidad, conocimiento, hombre, ética y política) que aparece en el texto.


La redacción del tema en cuestión no se puede hacer si no se ha comentado en una breve introducción los caracteres generales de la corriente de pensamiento en la que se incluye el autor. Una vez hecho esto se expondrá el tema, resaltando la importancia que tiene ese tema en la filosofía del autor y su trascendencia en la filosofía en general.
Si no se tratan aspectos biográficos e históricos del autor, es conveniente que se comente que más adelante en la pregunta 3 se situará al autor.
3.- CONTEXTO CULTURAL
En esta cuestión podemos hablar de los siguientes temas.


  1. La biografía del autor y su protagonismo en la época que le tocó vivir. (Si no se ha hablado de la corriente a la que pertenece y su trascendencia en la filosofía de su época, este es un buen momento para hacerlo. Si ya se ha comentado en la cuestión anterior, no hay que volver a decirlo)




  1. Los acontecimientos históricos más significativos de la época en que vivió el autor.



  1. Los caracteres más sobresalientes de la cultura de su época (Arte, tecnología, economía, organización política, religión, etc.).

4. Los rasgos más destacados de la mentalidad de la época del autor.


Es muy importante tener muy claro a qué época pertenece el autor. Si hay algún tipo de controversia, se dará una respuesta argumentada. Hay autores que pueden estar a caballo entre dos épocas. Si es así se expondrá con claridad.
Un modo de iniciar la redacción de esta cuestión puede ser la siguiente:
(Autor), (1500-1501), perteneciente a la época de (tal). De este periodo histórico vamos a destacar los siguientes temas:


  • Sucesos históricos más destacados:

+

+

+




  • Los caracteres más sobresalientes de la cultura de su época en los siguientes aspectos:

+ Arte:


+ Tecnología:

+ Economía:

+ Política.

+ Religión.


- Para finalizar se puede intentar relacionar lo anterior con la biografía del autor. ¿Cómo influyeron los sucesos históricos y la cultura en el autor?


4.- RELACIÓN

Este apartado del comentario de texto, de acuerdo con lo decidido en la reunión de coordinación de profesores de historia de la filosofía se restringe en su formulación para la prueba de acceso a la Universidad a los términos siguientes: "Relaciona esta doctrina (metafísica, gnoseológica, antropológica, ética o política) del autor con la doctrina (metafísica, gnoseológica, antropológica, ética o política) de otro autor como por ejemplo....." .




AUTOR

METAFÍSICA


REALIDAD

GNOSEOLOGÍA


CONOCIMIENTO

ANTROPOLOGÍA


HOMBRE
ÉTICA

MORAL
POLITÍCA

PLATÓN












ARISTÓTELES











SAN AGUSTÍN














STO TOMÁS














DESCARTES














KANT













MARX













NIETZSCHE














Los autores están en orden cronológico

En la relación debemos tener en cuenta los siguientes puntos:( EJEMPLO: Relacionar la teoría del conocimiento de Kant y Descartes, y el texto es de Kant.)

- Situación histórica de los autores a comparar. Ver cuál es anterior y cuál es posterior. Esto es muy importante para ver si el autor posterior niega, completa o supone un cambio radical respecto al filósofo anterior. (En el caso de Kant, recoge ciertas tesis racionalistas de Descartes y las completa con ideas empiristas de Hume que le despertó de su sueño dogmático racionalista.)

- Corriente filosófica a la que pertenecen. (Racionalismo de Descartes con el idealismo trascendental de Kant.)

Se determinarán, si los hubiere, los puntos en común, las diferencias y aportaciones entre las dos corrientes. Las características generales de cada corriente vienen muy bien para ver en qué ámbitos se pueden comparar.

- Determinar las variables a comparar. (Por ejemplo, papel de la experiencia, importancia de la razón, elementos del conocimiento, tipos de conocimiento, clases de juicios, consideración de la ciencia, límites del conocimiento, posibilidad de la metafísica como ciencia, fenomenismo, escepticismo, probabilismo científico. etc.)




La relación será más completa cuantas más variables se consideren en la comparación. Os puede servir como guía orientativa el cuadro de comparaciones. (PÁGINA WEB DEL INSTITUTO)

- Importancia de los autores en el tema a comparar. (Descartes fue el precursor de la filosofía moderna y Kant, teniendo muy presente a los racionalistas y a Hume, determinó con claridad en la Crítica de la Razón Pura qué se puede conocer.)

Debemos exponer la relevancia histórica y filosófica de los autores en el problema filosófico que estamos relacionando. Qué punto de vista es el más vigente en la actualidad.

  1. ENSAYO

¿Qué es un ensayo? Una posible definición: Escrito en le que se expone de un modo claro, fundamentado, razonado y crítico el punto de vista personal sobre un tema de relevancia filosófica.
¿Cómo elegir el tema? El tema será de libre elección, pero siempre con una clara vinculación con el texto del examen. Recordad que puede estar relacionado con uno de los 5 grandes ámbitos que se han dado en el curso: REALIDAD, CONOCIMIENTO, ANTROPOLOGÍA, ÉTICA Y POLÍTICA.


TEMAS POSIBLES PARA EL ENSAYO. VER ESQUEMAS DE LOS TEXTOS.

Es importante que tengas claro cuáles son los grandes problemas de la historia de la filosofía en estos ámbitos. Por ejemplo:


  • Conocimiento científico: posibilidad e importancia.

  • La existencia de Dios.

  • ¿Es el hombre un ser compuesto de espíritu y materia?

  • ¿Qué es la felicidad?

  • ¿Es la democracia la mejor forma de gobierno?


Si no sabéis qué tema tratar en el ensayo, es conveniente buscar cualquier excusa en el texto para disertar sobre algún tema que hayáis pensado de modo sistemático.
Otra opción es relacionar el texto, si se puede, con alguna noticia de actualidad. (Por ejemplo: La caverna de Platón con los bajos índices de lectura que nos muestran las noticias; La democracia y la posible ilegalización de Batasuna; etc.)

A lo largo del curso hemos visto una serie de soluciones, dadas por los filósofos, a una serie de problemas. ¿Cómo podemos hacer el ensayo a partir de esto? Posibilidades:




  • Estar de acuerdo con un filósofo en concreto. No basta con exponer su pensamiento, hay que dar razones por las que te parece la opción más correcta. Además, si se da el caso, deberás explicar de modo objetivo y completo los puntos de vista contrarios. Exponer bien las opiniones contrarias para determinar sus carencias de un modo justificado.




  • Considerar que ninguna solución de la historia de la filosofía es completamente correcta. Deberás exponer las razones por las que consideras estas soluciones como incompletas. Puedes intentar completar una solución con la aportada por otro filósofo. Incluso puedes dar una solución personal, siempre que esté justificada.




  • Relacionar la solución de un filósofo con la actualidad. (Por ejemplo: Podemos aplicar la descripción que hace Platón de la caverna con la poca importancia que se da a los conocimientos científicos en la actualidad. La gente se queda en lo superficial ...)




EN EL ENSAYO NO DEBES:
- EXPONER SIN JUSTIFICAR.

- DAR NADA POR SUPUESTO.

- CRITICAR SIN ARGUMENTOS.

- PRESCINDIR DE LA CLARIDAD.

- HABLAR DE LO QUE NO SE ENTIENDE.

- DESCALIFICAR.





ESTRUCTURA DEL ENSAYO (UNA POSIBILIDAD)
Introducción: En la introducción se debe (1) presentar el tema que se va a tratar, (2 )dar las razones que os han llevado a elegir ese tema e (3) indicar cuál va a ser vuestro modo de proceder en el ensayo con un breve esquema.
A continuación se desarrollan los puntos del esquema. Un posible esquema general podría ser este:

  • Exposición de algunas soluciones de los filósofos del temario.

  • Valoración personal y justificada de éstas soluciones.

  • Tomando en cuenta la crítica anterior, redactar vuestro punto de vista personal.

  • Resaltar la vigencia o actualidad del problema tratado.


Conclusión: Un modo sencillo de terminar el ensayo es resumir lo esencial de vuestra argumentación.

LOS PRESOCRÁTICOS. EL PASO DEL MITO AL LOGOS


Dimensión histórica de la Grecia clásica

Contexto geográfico y político de Grecia
EI continente griego es montañoso y muy estéril; solamente algunos valles, con fácil acceso al mar, son fértiles; tienen malas comunicaciones en el interior a causa de las montañas.

La población se agrupaba en estos valles formando pequeñas comunidades aisladas que vivían de la agricultura, y se concentra­ban en una ciudad cerca del mar. En cuanto aumentaba la pobla­ción más que sus recursos, lo único que podían hacer para poder subsistir los que ya no «cabían», era dedicarse a la navegación. Así fueron extendiéndose y fundando colonias en aquellos sitios donde les era más fácil vivir. Estas fueron las fértiles tierras de Asia menor (Efes, Mileto) y el sur de Italia (Elea, Crotona, Siracusa).

En lo político, dominaba la aristocracia, una nobleza de terra­tenientes que tenía todo el poder económico y político en sus manos. El rey, si lo había, era sólo una figura decorativa. La gloria y el honor son los más altos valores de esta sociedad; de tal manera que el ser noble era igual a ser «bueno», y el ser plebeyo era ser «malo». La fama era intocable y siempre debían tener éxito sus empresas porque el fracasar era vergonzoso.

Los griegos no estaban unidos políticamente: vivían en ciuda­des-estados completamente independientes, como Atenas, Esparta, Corinto, Samos, Mileto, etc. La ciudad, la «polis», era un eje en la vida de los griegos: el hombre griego es, ante todo, un ciudadano, sólo concibe su vida en la ciudad y formando parte de la ciudad, nunca aislado o solo.

Los griegos son un pueblo aventurero e imaginativo, lleno de curiosidades y de alegría vital.

Situación sociocultural
La influencia de la religión
La religión griega tenía unas características muy particulares: no contaban con un sacerdocio estable que garantizase y mantuviese una ortodoxia doctrinal, no había libros sagrados y el pensamiento estaba libre de dogmas. Únicamente existían los poemas de Homero y Hesíodo, donde se reflejaban las creencias de los griegos y la interpretación antropomórfica de sus dioses. Para los griegos eran menos importantes las creencias que las prácticas del culto.

Junto a estas versiones poéticas de Homero y Hesíodo, apa­recen intentos de interpretaciones alegóricas o racionalistas de los mitos. Los griegos no tenían ciencia, pero habían creado una amplia mitología con la que trataban de explicarlo todo. Y a partir del siglo VI se empiezan a desechar los mitos para buscar otro tipo de explicaciones. Así, la insuficiencia de la religión griega hace posible la aparición de un pensar distinto: la explicación racional, la filosofía.


La ciencia egipcia y babilónica
Estas culturas son muy anteriores a la filosofía griega; sin embargo, influyeron mucho en la elaboración de su pensamiento; provienen del cuarto milenio a. de C. Incluso la India tiene referencias filosóficas del año 1500 a. de C. Y estas reflexiones tienen su base en el estado de la Ciencia: eran pensadores que reflexionaban a partir de la observación de los cuerpos celestes, como el Sol (como objeto de adoración del hombre primitivo), o bien, la crecida del Nilo, las cosechas, o el calendario; resumiendo, la ciencia se concretaba en la astronomía, la agricultura, la medicina, las matemáticas, etc.
Las condiciones socioeconómicas
La ciudad griega se basa en gran parte sobre el trabajo de los esclavos; no son maltratados, pero carecen de todos los derechos de los ciudadanos libres. El trabajo físico está mal considerado, y no se ve con buenos ojos el dedicarse a una actividad remunerada. Así, el ocio de los hombres libres se apoya sobre la existencia de los esclavos. Es decir, el filosofar, propio del «ocio», tiene una base en la estructura socioeconómica de la ciudad griega.

En el siglo VIII a. de C. hay una crisis social y política que origina grandes transformaciones sociales y políticas:

- Aumento de la riqueza debido a la expansión de los jonios hacia otras colonias (el sur de Italia).

- Progresos en la técnica militar: en el mar se sustituyen los veleros lentos por las trirremes corintias (170 remos en lugar de los 50 de antes).

Consecuencias: Se va consolidando la «polis», se impone el comercio con las nuevas colonias y aparece la moneda; los viajes traen consigo nuevos conocimientos técnicos y geográficos.

- Es la época de los tiranos; no significa abuso de poder, sino que éste se conquista por la fuerza; son, en general, hombres cercanos al pueblo.

- Se consolida la Asamblea: en ella reside el poder y está compuesta por los arcontes, que son los que hacen cumplir las leyes.

Por su sistema político, se pueden distinguir dos ciudades que son claves en la Historia de Grecia:

- Esparta, ciudad aristocrática y guerrera.

- Atenas, ciudad democrática.



Dimensión filosófica
Lo que se pregunta es el origen de la Filosofía griega; se trata de saber cómo empezó a expresarse esa conciencia que se tenía entonces de la Realidad, qué explicación daban de la totalidad, de todo el Universo.

Y se hacían preguntas por lo que veían, por el sol, los astros, el día, la noche, etc., y en todo esto buscaban un principio material, a partir del cual podrían explicar todo lo que se manifiesta en la naturaleza, incluido el Hombre. Este cuestionarse las cosas es una de las características que definen al Hombre: su capacidad y necesidad de interrogarse, de poner en tela de juicio las cosas y a sí mismo. El resultado es una respuesta, un intento coherente de explicar la realidad, el Todo, el universo de cosas que suceden a su alrededor.


El paso del mito al «logos»
El origen de la filosofía griega hay que buscarlo en el paso del Mito al Logos, el paso de la Leyenda a la Razón; de una explicación mítica de la realidad a una explicación racional de la misma.

El nacimiento de la filosofía griega se produce al preguntarse los pensadores por lo que están viendo, por el Universo, por la Naturaleza: sienten curiosidad por saber qué es esa Naturaleza, en qué consiste, cuál es su origen. Ésta es una pregunta racional, sometida al análisis de la razón, y no a la autoridad basada en el Mito.


+ Mito es un conjunto de narraciones tradicionales acerca del mundo, de los hombres, de los dioses, de la sociedad, que pretende ser una explicación total de la realidad (como los poemas de Homero y Hesíodo).

+ En los mitos, las fuerzas naturales son personificadas y divinizadas (el fuego, el viento, los huracanes, son dioses que actúan sobre los acontecimientos), y los sucesos de­penden de la voluntad de los dioses.


Estos pensadores griegos se dan cuenta de que los antiguos no dan razón de lo que dicen, no aportan pruebas, se quedan sólo en elementos imaginativos o sentimentales, no dan respuesta a los verdaderos problemas que se plantea el hombre sobre el mundo, sobre las cosas. La explicación de una tempestad no consiste en decir que el dios Zeus se enfurece, que está airado con los hombres, que los castiga, etc., o que el buen tiempo es propio de la diosa de la fertilidad que da buenas cosechas a los campos. Todo esto es propio del hombre precientífico. El orden natural y los hechos atmosféricos (el día, la tarde y la noche; o el verano, el otoño, la primavera y el invierno) no son inteligibles en el lenguaje poético o mítica, requieren una explicación racional.

La pregunta fundamental (el arjé)
Lo que pretenden resolver es el problema de los orígenes del Mundo, de la naturaleza; quieren dar una respuesta racional que sustituya a la explicación mítica.

Según el mito, todos los dioses son engendrados, son los dioses los que hacen el Mundo; entonces, no hay nada eterno, y el origen último de las cosas, del mundo, queda sin explicar. Para el pensamiento mítico, todos los sucesos del universo dependen del capricho de los dioses.

Los filósofos buscan el determinar cuál es el principio (arjé) último y eterno del que todo procede, y del que todo se compone. ¿Cuál es la naturaleza(physis) de las cosas? ¿Cuál es la realidad permanente y única que está detrás de lo que se ve, de lo que se percibe, de las impresiones sensibles?

Los filósofos buscan una interpretación del universo que ex­plique de verdad la Realidad: tiene que haber un primer principio real (no imaginativo o poético) de donde provenga todo el mundo y todas las cosas; porque es claro que del no-ser, de la no-realidad, no puede proceder el ser, la realidad, el universo.



La explicación racional
Lo racional, lo no-mítico, supone el despojo de los elementos poéticos, imaginativo-sentimentales, para quedarse con el Logos, con la razón: ¿Cuál es el origen del Universo? Y a esta pregunta, responden con elementos reales: agua, fuego, aire, tierra. Estos son elementos objetivos, físicos, naturales, no son religiosos, poéticos o sobrenaturales; aquí no intervienen los dioses para nada. Algunos de estos elementos pueden ser el último constitu­tivo de donde salió el Mundo, las cosas; es el principio que rige el nacimiento y la desaparición de las cosas (aparece el día, des­aparece la noche; viene el verano, ya no existe el invierno, etc.) Y así, se ve que la Naturaleza está sometida a un orden, a una ley, una razón, que está dentro de ella misma, no viene de fuera, del capricho de los dioses; el Mundo es un Cosmos, es algo ordenado y bello, no es un caos. Los misterios que la naturaleza lleva dentro hay que explicarlos desde ella misma, y es materia de reflexión de los filósofos.

Las etapas de la filosofía griega
Etapa cosmológica: Presocráticos
Desde el siglo VI a. de C. a primera mitad del siglo v. Tratan de descubrir la naturaleza(physis) del mundo, el origen esencial que garantice la unidad y el orden en el mundo.

Etapa antropológica: Sofistas y Sócrates
Segunda mitad del siglo V a. de C. Tratan de descubrir la naturaleza del hombre y de la sociedad.

Etapa ontológica: Platón y Aristóteles
Siglo IV a. de C. Tratan de hacer una síntesis del ser del hombre y del mundo. Es la etapa cumbre de la filosofía griega.
Etapa ética: Estoicos y epicúreos
Siglo III a. de C. Tratan de los comportamientos humanos. Es la época de las doctrinas morales.

Resumen
La filosofía empieza cuando se abandona el MITO como ex­plicación de la realidad y se opta por el LOGOS como explicación racional:

+ Se abandona a Homero y a Hesíodo como pre-científicos: sus libros no son sagrados, por tanto no hay que aceptarlos dogmáticamente, y se pueden abandonar sus explicaciones.

+ pesar de todo, algunas veces será peligroso el mero hecho de dejarlos a un lado, y los filósofos que así lo hagan y prefieran sus explicaciones racionales, serán condenados por delito de asebeia, es decir, impiedad.

+ Se dan cuenta de que otros pueblos tienen otros mitos, otras explicaciones de las cosas. Por tanto no son explica­ciones dogmáticas: son relativas y se pueden criticar.
+ El mito se sustituye por la idea de necesidad: las cosas suceden porque tienen que suceder, no por capricho de los dioses:

- Debe haber unas leyes constantes: por ejemplo, el agua a determinadas temperaturas hierve o se solidifica; la activi­dad de las cosas se debe a unas leyes

- Debe haber un principio (arjé) que sea el principio ultimo de todo lo real, del que se compongan las cosas.

ASÍ SE EMPIEZA A FILOSOFAR.


Los presocráticos
(siglo VI a. de C. - mitad del siglo V a. de C.)
Se llaman así porque son los filósofos que aportaron sus modos de pensar antes de Sócrates, como figura principal de todo este período.(Con todo es un término convencional porque alguno de los “presocráticos” son contemporáneos a Sócrates)

La filosofía en este tiempo se desarrolla en las colonias jónicas e itálicas.



+ Colonias jónicas: situadas en el mar Jónico y Egeo, son los núcleos de expansión de las ciudades griegas.

+ Colonias itálicas: los eléatas, en torno a las colonias del mar Adriático y el Tirreno.

Los filósofos jónicos son más empíricos, más apegados a la experiencia sensible, y con caracteres más materiales. Por el contrario, los filósofos eléatas son más especulativos, más abstractos, más espiritualistas.

Estas Colonias tienen independencia total: su unión con las ciudades-estado es puramente espiritual: les une la lengua y la mitología común.

Se plantean fundamentalmente estos problemas:

+ El concepto de naturaleza.

+ La búsqueda del principio (arjé).

+ El problema del conocimiento.
1. El concepto de naturaleza
A estos filósofos se les conoce por ser más físicos que otra cosa, al tratar de estudiar y explicar la naturaleza, la physis de las cosas. ¿Cuál es la esencia, la naturaleza de las cosas (del Hombre, de las cosechas, de las estaciones, etc.)?

(ESENCIA: LO QUE ES ALGO, LO COMUN A MUCHOS, LO PERMANENTE)

El término physis viene del verbo griego en infinitivo «fiei», que significa nacer, crecer, desarrollarse, salir hacia fuera; es decir, indica una fuerza interna que impulsa a crecer y desarrollarse, no a estancarse, a quedarse como estaba. ¿En qué consiste esa fuerza que tiene la naturaleza de las cosas que le hace moverse, cambiar, crecer, mejorar? ¿Cuál es el principio (arjé) a partir del cual las cosas son lo que son, tienen esa naturaleza, esa physis?

¿Cuál es la naturaleza de las cosas? es lo mismo que preguntarse ¿cuál es la ley interna que rige las cosas? Tiene que haber, por tanto, una ley que rija el aparecer y el desaparecer de las cosas, porque el mundo (cosmos) no es un caos, es un todo ordenado y bello. Y esto a dos niveles:

· Como totalidad: la totalidad de las cosas está sometida a una ley, a un orden, un conjunto de leyes que rigen su funcionamiento, que hacen que la naturaleza se comporte de una forma muy determinada.

· Como individuos: cada cosa que existe en la naturaleza tiene que estar determinada por unas leyes internas a cada realidad, que hace que cada cosa se comporte de una deter­minada forma; cada cosa debe estar regida por una ley interior.


2. La búsqueda del arjé
Es un problema derivado del anterior: ¿cuál es el principio de donde provienen todas las cosas? El pensamiento griego es ajeno a la creación del mundo; por otra parte, se ha liberado de las explicaciones míticas, en las que aparecen los dioses haciendo y manejando el mundo. Ellos quieren explicar la realidad que existe a partir de algo (- principio, arjé) que se puede encontrar dentro de las cosas; es decir, pretenden encontrar el constitutivo último de todos los seres.
- En esta búsqueda no se han liberado del todo de los elementos míticos; de ahí que junto a este comienzo o intento del pensar filosófico, se encuentren restos de las antiguas cosmogonías de los antiguos mitos. Por tanto, el proceso es lento: se van dando pasos, hay explicación racional, pero con frecuencia mezclada con elementos míticos; la naturaleza no procede por saltos, la historia del pensamiento es siempre evolutiva, nunca se pasa de una postura a otra, de repente. Se va abandonando la explicación mítica, sustituyéndola por la explicación racional, aunque no se haga de golpe.
En esta explicación hay dos tendencias:

· monista: hay un único principio que explica todas las cosas, que muchas veces tiene carácter divino, aunque no deja de ser completamente material, como en Tales, Ana­ximandro, Anaxímenes, Heráclito...

· pluralista: hay una diversidad de principios que se rela­cionan entre sí; por ejemplo, en pitagóricos, Empédocles, Anaxágoras, atomistas...

3. El problema del conocimiento
Es el tema específico de este inicio de la filosofía: el abandono de la explicación mítica de la realidad y el empleo de la razón como instrumento para tratar de explicar racionalmente la realidad. Se abandona la imaginación, la inspiración poética, la emoción, el sentimiento y se busca la razón para explicar la realidad.
Para responder a estas preguntas, el método que se emplea es el racional, la razón como medio de explicación de la realidad, no es la imaginación que nada explica. Pero existen dos modos de conocimiento:

- Los sentidos, que nos ponen en contacto con las realidades sensibles (el mundo, las cosas, los hombres). Los sentidos nos muestran lo aparente, lo individual, lo material, lo diferente y lo cambiable o mutable.

- La razón, que va más allá de los sentidos y nos hace llegar a la esencia, a la verdad de las mismas cosas. Esta facultad nos muestra lo real, lo universal, lo ideal, lo común y lo permanente o fijo.
Hay una diferencia clara entre lo que percibimos de la natu­raleza por los sentidos, y lo que es esta misma naturaleza captada por la razón. De aquí que parezca que el auténtico camino del conocimiento sea la razón, que va más allá de lo observado.
Esto da lugar a dos modos del conocer: el empírico, basado en la observación de los sentidos, un conocimiento sensible, y otro, el racional, la reflexión intelectual sobre lo observado; de aquí se seguirán, en la Historia de la Filosofía, dos teorías del conocimiento que enfrentan a distintas escuelas a través de los siglos: empirismo y racionalismo, o realismo e idealismo.
La solución de los jonios
El discurso que hacen estos primeros filósofos no está del todo deslindado del elemento mítico; la Historia no procede por saltos, sino gradualmente: quiere esto decir que el paso del mito al logos es lento, es todo un proceso largo. En este primer pensar rudimentario se mezclan todavía elementos míticos con factores nítidamente racionales. La respuesta que dan estos filósofos es más o menos a esta pregunta: ¿Cuál es el arjé de la physis?
1. Tales de Mileto (640-550 a. de C.)
Se le considera como uno de los siete sabios de Grecia, por haber predicho un eclipse de sol que puso fin a la guerra entre los lidios y los medos (28 mayo 585 a. de C.). Hombre de negocios y de acción, matemático, astrónomo, filósofo. Es una mezcla de filósofo y científico.
El primer principio es el agua:

- creía que la Tierra está apoyada en el agua, como flotando sobre ella;

- el agua es el alimento de todas las cosas;

- todo animal, todo ser vivo, no puede vivir sin agua;

- las semillas de todas las cosas poseen una naturaleza húmeda;

- en agua se transforman los distintos estados (sólido, gaseoso), o se convierten otras cosas, como la niebla, la lluvia, las fuentes subterráneas... En la tierra todo se reduce a agua.



2 Anaximandro (610-545 a. de C.)
En su intento de buscar el elemento primordial piensa que no puede ser el agua porque es uno de los elementos que entran en conflicto. Y llega a esta conclusión: El principio de todo es el a peirón: es lo indeterminado, lo inexperimentable. Significa también lo espacialmente indefinido (cuantitativa y cualitativa­mente).
En la lucha de los cuatro elementos (caliente, frío, seco y húmedo) ninguno es infinito, pues los demás dejarían de existir. Tampoco es ninguno de los otros cuatro elementos materiales, aire, tierra, agua y fuego, sino alguna naturaleza indeterminable, el a peirón, de donde provienen todas las cosas y que los engloba a todos.
3. Anaxímenes (585-528 a. de C.)
Supone un retroceso respecto a Anaximandro; vuelve a fijarse en un elemento material, no abstracto. Sigue a Tales de Mileto. El primer principio de todo es el aire; es como el alma del Mundo: el hombre vive mientras respira y muere cuando deja de respirar. El aire es un dios engendrado (elemento mítica) infinito e inmenso; compara el aire cósmico con el alma-aliento vivo. La Tierra es como una gran hoja flotando en el aire.

4. La escuela pitagórica
Toma su nombre de Pitágoras, filósofo de la segunda mitad del siglo VI a. de C. Se le atribuye la tabla de multiplicar y el teorema de Pitágoras: «El cuadrado construido sobre la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la suma de los cuadrados construidos sobre los otros dos lados».

Pitágoras es la figura más representativa de esta época y además es famoso por la escuela que funda. Aunque más que una escue­la es una comunidad de carácter ascético-religioso: lo poseían todo en común, profesaban la transmigración de las almas (políticamente conflictiva porque el alma de un campesino podía reencarnarse en la de un rey y al revés). Eran aristócratas y vivían en una total austeridad.


Principio filosófico: el arjé de la naturaleza es el número.
+ Ante todo son matemáticos y su dedicación a las matemáticas influyó en la explicación de la naturaleza de las cosas.

+ Todas las cosas son explicables por medio de los números: el orden existente es un conjunto que se explica con núme­ros: una unidad es un punto; dos, una línea; tres, la super­ficie; cuatro, el volumen; el número diez es la suma de estos cuatro primeros números.

+ Las cosas, pues, son números: unos puntos forman una línea; varias líneas forman una superficie; varias superficies combinadas forman un cuerpo; es decir, puntos, líneas, superficies (números) son las unidades reales que componen todos los cuerpos.

+Por tanto, todos los cuerpos deben ser considerados como números; a cada cosa, a cada ser, se les puede aplicar un número, y así toda la naturaleza se compone de números.

+ Así, el principio (arjé) no es algo físicamente material, como los anteriores filósofos, sino que es algo formal, abstracto: el número.

5. La solución de Heráclito y Parménides
Heráclito y Parménides han sido presentados en la historia de la filosofía como autores contrapuestos: Mientras Heráclito defendía los sentidos en su gnoseología y una realidad dinámica y diferente, Parménides llevó a la razón hasta sus últimas consecuencias, considerando que la realidad es única y estática.
5.1. Heráclito (544-484 a. de C.)
Natural de Éfeso, de familia noble. Rechaza la invitación de Darío para ser Rey de Éfeso. Es un insatisfecho permanente, disconforme con todas las opiniones de los demás. Le llamaban «el oscuro».

Su filosofía
+ Para Nietzsche, Heráclito fue el más grande de los primeros filósofos, porque defendió la importancia de los sentidos en el conocimiento. Estos son los únicos que pueden captar la realidad tal como es: distinta y dinámica. No rechaza la razón, pero insiste en la necesidad de los sentidos para acceder a la verdadera realidad.

La naturaleza es una unidad, pero formada por elementos contrarios (Madre-hijo: mortal-inmortal; día-noche). Estos elementos contrarios están uni­dos, y esa unidad es la que captan los sentidos. Pero la razón nos lleva a ver la unidad en los contrarios: se trata de esa unidad dialéctica de la que están hechas todas las cosas.



+ Esta dialéctica hace que todo se mueva. Todo está en continuo movimiento, en continua transformación: todo fluye (panta rei, es la frase griega). La fuerza interna de la naturaleza hace que crezca y se desarrolle. Por eso dice Heráclito: «No se puede uno bañar dos veces en el mismo río. Descen­demos y no descendemos al mismo río, somos y no somos. Los que descienden se sumergen en aguas siempre distintas en su fluir incesante.»

+ El arjé es el fuego: «las llamas en incesante inquietud de subidas y bajadas, se enciende y se apaga según medida». ¿Cuál es esa medida?

+ La medida es el Logos. La unidad del cosmos, del mundo se rige por una ley, que es el Logos, la Razón, que es tanto como Dios; es una ley que todo lo ordena; así, el mundo no es un caos, no es el producto del azar, sino que todo está regulado por esta regla, esta ley, este Logos: «Dios es el día y la noche, invierno y verano, guerra y paz, saciedad y hambre, su Ser cambia como el fuego».
En resumen, la naturaleza es dialéctica, pero formando una coherencia que le hace estar en continuo devenir conforme a una ley que la ordena.
5.2 Parménides (540-470 a. de C.)
Tomó parte activa en su ciudad natal, Elea, componiendo leyes. Escribió en verso. Su poema más importante es «Peri fiseos» («Sobre la naturaleza»), compuesto en hexámetros.

Representa un nuevo punto de partida en su filosofar. Se trata de una de las pocas posiciones metafísicas más radicales que se han dado en la Historia de la filosofía occidental.

Su filosofía parte de este principio: sólo el ser es y es imposible que no sea; el no-ser no es, y por tanto no se puede hablar de él.

· La razón: el único camino para llegar a la verdad es la razón, la vía del conocimiento; lo que ofrecen los sentidos son meras apariencias. Hay una oposición entre el conocimiento sensible y el racional; desde el conocimiento racional hay que reflexionar sobre la physis y el arjé.

· La unidad: a partir de la única realidad que existe, que es el Ser, es imposible que exista la pluralidad. No hay más que un solo ser; si éste fuera agua, por ejemplo, sólo podría haber agua, no podría transformarse en ninguna otra sus­tancia. Lo que no existe no ha existido nunca; lo que existe, ha existido siempre.

· Hay un solo ser: una única realidad; si hubiera otro ser, se distinguirían en algo: ese «algo» es ser, o no es ser; si no es ser, no es nada; si es ser, se distinguiría de otro ser, y así hasta el infinito. Luego, sólo existe un ser, una única realidad.

· Es eterno, no puede dejar de existir, no tiene principio ni fin; no puede haber otro ser que lo limitara al principio o al final. Si no fuera eterno, habría un momento en que no existiera, y es una contradicción un ser que al mismo tiempo es y no es.

· Es inmutable, porque si se moviera debería haber algo en donde se moviera, y entonces, ya no habría un solo ser; por lo tanto, el movimiento es imposible.
En conclusión, el ser es uno, único, universal, estático y siempre el mismo.

6. La solución de los mecanicistas
Estos filósofos tratan de reconciliar los dos extremos:

- La explicación de la naturaleza, el principio (arjé) es una unidad estática y única, propia de Parménides.

- La otra explicación de la realidad consiste en el principio del movimiento: el ser es dinámico, de Heráclito.

Optan por una postura intermedia: la explicación del mundo es lo mecánico.


6.1. Empédocles (492-432 a. de C)

Oriundo de Agrigento (Sicilia). Personaje extraño, de profesiones diversas: sacerdote, místico, predicador ambulante, político, médico, poeta... Se dice que la muerte le vino al arrojarse sobre el Etna.



Su pensamiento
· Pluralismo: Después de Parménides, ya no se puede explicar el origen de la naturaleza como un solo elemento, sino que se recurre a la variedad de elementos. Son cuatro: fuego, tierra, aire y agua; son elementos materiales, nada abstracto

· Mezcla: Todo lo que hay en el ser se ha formado por mezcla y separación de estos cuatro elementos; al mezclarse forman nuevas combinaciones; lo que los hombres llaman hacerse y desaparecer, no es otra cosa que mezclarse y de nuevo separarse; es, pues, el movimiento mecánico de los cuatro elementos.

· Dos fuerzas: Existen dos fuerzas externas que impulsan a estos movimientos de mezcla y separación: el amor, que lleva a la unión, a la mezcla; y el odio, que impulsa a la separación. Así se han formado los períodos de constitución del mundo, según vaya predominando una fuerza u otra.

6.2 Anaxágoras (500-428 a. de C.)

De familia noble, renuncia a todo para dedicarse a la Filosofía. Es el primero que introduce la filosofía en Atenas, gobernada entonces por Pericles, la época del máximo esplendor. Desmitifica la Astronomía: el sol es una masa incandescente y la luna recibe la luz del sol: no hay intervención milagrosa en los astros. Por pasar del mito al logos, por ser un intelectual comprometido con la realidad científica, no imaginativa,. sufre las consecuencias de una condena a muerte por asebeia (impiedad, ateísmo).


Su pensamiento
La tesis que defiende sería ésta:

- los principios materiales de las cosas son infinitos;

- la fuerza que les hace moverse es la Mente.
· Homeomerías: las partículas elementales de que constan las cosas son como «semillas» (en griego «spermata»), que contienen en esencia lo mismo que ha de producirse; Aristóteles las llamó homeomerías (omoios=semejante; meros=parte).

Así explica que del no-ser salga el ser: en el hombre, cuando no tiene pelo, no le podría salir el pelo, porque del no-pelo no puede salir el pelo; sin embargo, tiene un germen (homeomería) de pelo en su esencia, del cual, a su tiempo, saldrá el pelo.


· La Mente (nous): esas partículas se encontraban dispersas, mezcladas anárquicamente, formando un caos; y el paso del caos al cosmos (un mundo ordenado y bello) se produce por una fuerza exterior y superior, el Nous, la Inteligencia: es el principio de ordenación del Universo, que introduce el movimiento y el orden; es infinita, dotada de fuerza propia; a veces se ha identificado con Dios, no como creador, sino como Arquitecto del Mundo.

6.3. Demócrito (460-370 a. de C.)
De familia rica, gastó todo su dinero en viajes. Su obra fun­damental es El gran orden del Cosmos. Escribió de todo, aunque solamente se guardan algunos fragmentos.
Su pensamiento
Explica la realidad a partir de dos principios: lo lleno (el ser) y el vacío (el no-ser); el vacío es algo real, aunque no sea material. El mundo está lleno de un número infinito de principios materiales e indivisibles (átomos) que son todos iguales; así se explica la pluralidad de seres, en contra de Parménides.

Su tesis sería esta: Los átomos se mueven en el vacío.



+ Átomos: Son magnitudes compactas (en su interior no existe el vacío); son eternos e infinitos en número, se distinguen unos de otros por sus formas, tamaño, posición; es una explicación de la variedad y plu­ralidad de seres.

+ Movimiento: Se trata de un movimiento eterno, sin cesar, sin un plan determinado, por azar, por necesidad, automá­tico y mecánico; es también violento, se mueven mediante presión y estimulo externo.

+ Vacío: Es un principio material que no ocupa espacio, y es el lugar donde se efectúan los cambios y es infinito; porque existe el vacío existe el movimiento y hay pluralidad de seres.

7. Resumen
La Filosofía griega nace de una actitud crítica ante las explicaciones míticas de la realidad del Universo. Ese pensar crítico consiste en desmitificar las leyendas de Homero y Hesíodo, principalmente, y aportar un pensar racional. Se preguntan por el origen (arjé) de las cosas, por la naturaleza (fisis) de cada cosa, del universo entero.

El método que emplean es la observación y el razonamiento; hacen más caso de la razón que de los sentidos para llegar a una verdad.

Hay muchas formas de elaboración de este primer pensamiento filosófico:

- El arjé, el primer principio de donde dimanan todas las cosas, es único pero diferente:



+ el agua, para Tales de Mileto;

+ el a peirón, según Anaximandro;

+ el aire, según Anaxímenes;

+ el número, para los pitagóricos.

- El arjé es múltiple:



+ fuego – tierra- aire - agua, para Empédocles;

+ homeomerías, según Anaxágoras;

+ los átomos, según Demócrito.

- Otras diferencias:

Según Parménides, el ser es único, estático; el movimiento es imposible; para Heráclito, el universo es movimien­to incesante.

Si para Anaxágoras el Cosmos es producto de una Mente (nous), Demócrito dirá que es el resultado del azar y de la necesidad.

LOS SOFISTAS

Y

SÓCRATES




  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal